Medicina Interna en el Siglo XXI - Acta Médica ?· Colombiano de Medicina Interna. Medellín, 24 a…

Download Medicina Interna en el Siglo XXI - Acta Médica ?· Colombiano de Medicina Interna. Medellín, 24 a…

Post on 27-Sep-2018

213 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

<ul><li><p>278</p><p>H. Sarasti</p><p>ACTA MDICA COLOMBIANA VOL. 34 N 2 (SUPLEMENTO) ~ ABRIL-JUNIO ~ 2009</p><p>ARTCULOS EDUCACIN Y PRCTICA DE LA MEDICINA</p><p>Los organizadores de este Simposio sobre la medicina interna decidieron muy sabiamente encargar de la parte relativa al futuro al mas veterano de los participantes.</p><p>Sospecho que la idea es la de que soy el que menos peligro corre de tener que responder personalmente por la exactitud de mis predicciones</p><p>Pero aun as el compromiso es considerable y me he tomado la libertad de enfocar esta presentacin ms hacia el tema amplio del futuro de la medicina y menos al ms especfi co del futuro de la medicina interna.</p><p>Me atrevo a pensar que todo lo que vamos a analizar se puede aplicar a nuestra especia-lidad.</p><p>Sigo as tambin el ejemplo de profeta y futurlogos profesionales que descubrieron hace mucho tiempo que entre ms vagas las profecas mayores las posibilidades de acertar.</p><p>Miremos entonces en la bola de cristal y tratemos de imaginarnos cmo ser la medicina dentro de una o dos dcadas.</p><p>Pero antes que todo, qu es el futuro? cmo describir algo que todava no existe?Las versiones sobre el futuro van desde la humorstica de Andy Warhol cuando profetizo que </p><p>en el futuro todo el mundo ser famoso durante quince minutos, hasta los pronunciamientos un poco dramticos de Camus cuando afi rma que el futuro es el nico valor trascendental para los hombres sin Dios</p><p>Personalmente me siento ms a gusto con el emperador Marco Aurelio cuando nos aconseja que no nos dejemos perturbar por el futuro y enfrentmoslo con las mismas armas de la razn con que enfrentamos el presente.</p><p>O el agradable optimismo de Saint Exupery cuando nos dice que nuestra responsabilidad con el futuro no es adivinarlo sino hacerlo posible</p><p>Pero antes de embarcarnos en esta exploracin tenemos que hacernos otra pregunta: Qu es la medicina?</p><p>He escogido una defi nicin sencilla y simplemente descriptiva.La concibo como una noble y difcil profesin cuya preocupacin central es la enfermedad </p><p>humana.Tiene como misin prevenir, eliminar y aliviar el dao y sufrimiento que la enfermedad </p><p>causa en los seres humanos.Como en cualquier otra profesin, hay en la medicina tres elementos: informacin, des-</p><p>trezas y valores.Voy a tratar de explicarme. En mi ya lejana juventud, el primer da de mi primer ao de </p><p>medicina contemplando los recientemente adquiridos 12 tomos del texto de anatomia de Testut.-Latarjet sent una tremenda sensacin de angustia.</p><p>El dilema al que me enfrentaba a los 18 aos recin cumplidos, era el de memorizar una cantidad monumental de informacin, en francs, sobre la morfologa humana, o renunciar a ser mdico.</p><p>Venan luego la fsica mdica, la qumica biolgica, la histologa y todas esas materias que llevamos todava en nuestro subconsciente como nombres, smbolos e imgenes entremezclados con recuerdo angustiosos, insomnios y en ocasiones terror qumicamente puro.</p><p>Ocanos, cataratas, avalanchas de datos, defi niciones, cifras, frmulas y diagramas que tenamos que memorizar o perecer.</p><p>Andbamos cargados de libros, conferencias en mimegrafo y cuadernos de apuntes. En poca de exmenes se dorma muy poco y se sufra mucho.</p><p>En ocasiones se elaboraban comprimidos con las frmulas y datos ms difciles de me-morizar y se escondan hbilmente en la manga de la camisa.</p><p>Medicina Interna en el Siglo XXI</p><p>HERNANDO SARASTI BOGOT, D.C.</p><p>Dr. Hernando Sarasti: Fundacin Santa Fe de Bogot. Profesor de Medicina, Escuela Colombiana de Medicina.Este articulo fue presentado como conferen-cia en el simposio Presente y futuro de la Medicina Interna durante el XIII Congreso Colombiano de Medicina Interna. Medelln, 24 a 28 de septiembre de 1994.Acta Med Colomb 1994; 19: 367-372</p></li><li><p>ACTA MED COLOMB VOL. 34 N 2 (SUPL.) ~ 2009 279</p><p>ARTCULOS EDUCACIN Y PRACTICA DE LA MEDICINA MI en el siglo XXI</p><p>El da del examen era el momento de la verdad. A nivel de los primeros aos una implacable seleccin </p><p>darwiniana nos permita a algunos sobrevivir y continuar la carrera, y condenaba a un gran nmero a habilitar, repetir y no pocas veces a renunciar a ser mdicos.</p><p>En mi primer ao de estudios un compaero se degoll con su bistur de diseccin en el anfi teatro despus de perder un examen de anatoma.</p><p>As se adquira la informacin. Venan luego las destrezas. Algunas intelectuales. Cmo hacer una historia clnica, cmo seleccionar y organizar los datos que nos da el paciente.</p><p>Cmo llegar a un diagnstico tentativo y hacer un prons-tico razonable y un plan de tratamiento.</p><p>Otras destrezas ya no eran solamente intelectuales sino tambin sensoriales y psicomotoras. Implicaban movimientos, coordinacin, visin, audicin, tacto.</p><p>Cmo medir la presin arterial, cmo coger una vena, cmo auscultar corazones y pulmones, cmo percutir y palpar un abdomen, cmo suturar una laceracin, cmo atender un parto, cmo practicar una puncin lumbar, cmo hacer el nudo de una sutura</p><p>Despus de incontables desvelos, terrores y ms exmenes, se nos entreg por fi n un diploma que nos proclamaba ante nuestros conciudadanos como mdicos y ms discutiblemente como cirujanos.</p><p>Pero es que ser mdico es poder recitar de memoria los nombres de los huesos del carpo?, o escribir en un tablero el ciclo de Krebs?, o practicar una circuncisin?, o extraer un apndice?, o enumerar la lista completa de las posibles causas de una fi ebre de origen desconocido?</p><p>Indudablemente hay ms. A lo largo de nuestro entrena-miento todos adquirimos insensiblemente algo ms sutil e indefi nible pero a su vez mucho ms importante y perma-nente.</p><p>Permtanme continuar compartiendo con ustedes ms recuerdos personales. Las clases de fi siologa en el bachi-llerato a cargo de un mdico cincuentn, sencillo, cordial, buena persona, que no rajaba a nadie, y que tal vez fue el primero en proyectarnos una imagen atractiva de la profesin hipocrtica.</p><p>Qu diferencia tan grande con el ogro que nos enseaba lgebra Los maestros de fsica mdica y qumica biolgica, y las sucesivas revelaciones de la fi siologa, la microbiolo-ga, la farmacologa, la patologa fascinantes a pesar de las angustias y las trasnochadas.</p><p>Cada una de estas disciplinas nos qued indeleblemente asociada con la fi gura de un profesor.</p><p>Tomaban con gran seriedad su tarea. Casi todos eran puntuales. Muy pocas veces se dejaban aplicar la ley del cuarto.</p><p>Llegaban a la facultad frecuentemente a pie o en bus, ra-ramente en carro, con sus vestidos oscuros de saco cruzado, casi todos con sombrero y paraguas.</p><p>Con obvio deleite y entusiasmo y frecuentemente en un lenguaje elegante y elocuente, nos introducan al mbito de </p><p>sus respectivas predilecciones: la histologa, la bacteriologa, la farmacologa, la medicina preventiva, la anatoma pato-lgica, la medicina interna, la pediatra, la dermatologa, la psiquiatra, la ciruga, la ginecoobstetricia</p><p>Sabamos los microscpicos emolumentos que reciban por su trabajo docente.</p><p>Percibamos muy claramente que cuando se esforzaban por transmitirnos los conocimientos y experiencias que haban recibido de sus profesores en las primeras dcadas de este siglo y acrecentado a lo largo de toda una vida, se sentan cumpliendo una misin, ofi ciando un rito.</p><p>Daro Cadena, Santacoloma, Schoenewolf, Daza, Perilla, Pava, Convers, Esguerra, Garca, Barriga, Hayoz, Kalman Mezey, Hernando Ordez, Almnzar, Claudio Snchez, Grillo, Fischer, Osorno, Hernando Groot, Jun Pablo Llins, Snchez-Herrera, Pablo Elas Gutirrez, Otlora, Alfonso Uribe Uribe, Luis Jaime Snchez, Jcome-Valderrama, Di Domnico, Mario Negret, Hernando Anzola-Cubides, Botero-Marulanda. Cubides-Pardo, Cavelier, Medina Pinzn, Bernal-Tirado, Uribe-Cualla, Fajardo-Pinzn, Iriarte-Rocha, Snchez-Medina, Jos del Carmen Acosta, Hernando Caice-do,. y tantos otros ms</p><p>Y a travs de ellos desde el remoto pasado, en una cadena ininterrumpida a travs de los siglos: Hipcrates, Galeno, Avicena. Maimnides, Vesalio, Ambrosio Pare, Sydenham, Harvey, Boerhaave, Jos Celestino Mutis, Jenner, Ramn y Cajal, Claude Bernard, Luis Pasteur, Osler, Lister, Roentgen, Koch, Pinel, Semmelweis, Charcot, Freud, Vichow, Ehrlich, Carrin, Carlos Finlay, Houssay.</p><p>Nos haramos interminables. Todos mdicos. Una misma misin: la conquista de la enfermedad y el alivio del sufri-miento humano.</p><p>Casi medio siglo despus me doy cuenta de que la medicina es para m el eco de las voces de todos ellos.</p><p>Cada nombre es una imagen, una emocin, un recuerdo.Algunos a travs del contacto personal. Los otros a travs </p><p>de un dilogo misterioso, pero muy real, desde las penumbras del pasado y a travs de sus escritos, sus descubrimientos, sus enseanzas y su ejemplo.</p><p>Qu gran privilegio tener algo en comn con todos ellos!</p><p>Qu responsabilidad tan grande la de no malgastar ni degradar la herencia que nos entregaron!</p><p>Orgullo de ser mdicos. Aceptacin de nuestras limitacio-nes. Dedicacin. Honestidad intelectual. Compasin. Audacia y fi rmeza cuando son necesarias.</p><p>Deseo de aprender. En ocasiones un poco de humor y cierta dosis de escepticismo ante la naturaleza humana. Algo de estoicismo.</p><p>En anfi teatros saturados de vapores de formol, salones de clase, fros, incmodos y oscuros y en hospitales crnicamente al borde del cierre por falta de recursos, stos son, queridos amigos, los valores que con el compromiso implcito de preservarlos y transmitirlos, me legaron mis profesores de medicina hace ya casi medio siglo.</p></li><li><p>280</p><p>H. Sarasti</p><p>Sea sta la oportunidad de expresarles mi profundo reco-nocimiento tanto a los que ya han muerto como a los pocos que todava nos acompaan.</p><p>Qu pas con los conocimientos? Muchos se olvidaron por falta total de utilidad prctica. Nunca le encontr aplica-cin a la lista de las doce ramas de la maxilar interna ni a las inserciones de los msculos interseos.</p><p>Otra parte desapareci vctima de la obsolescencia. El tra-tamiento triconjugado de la sfi lis. Las frmulas magistrales de los jarabes antitusivos.</p><p>Nuevamente, en mi caso personal, casi todos los conoci-mientos que todava tengo, los adquir ya no en la Escuela de Medicina, sino en el internado, las residencias, la prctica en el hospital, los libros, las revistas, los congreso y primordialmente con los pacientes en el consultorio.</p><p>Y las destrezas? Tambin en mi caso particular, unas cuantas las he tratado de preservar y perfeccionar a travs de los aos y continan siendo mi capital mdico hasta el da de hoy.</p><p>La gran mayora las he perdido totalmente porque nunca fue-ron necesarias en el ejercicio de la especialidad que escog.</p><p>Me aterra pensar que tuviera que aplicar a estas alturas de mi vida una inyeccin intravenosa o atender un parto, o hacer una circuncisin.</p><p>Los valores son otra cosa. Siento que ah estn todava.Golpeados por los rudos golpes de la vida. Pero al mismo </p><p>tiempo depurados y robustecidos. Cada vez ms ntidos con el paso de los aos.</p><p>Y se preguntarn ustedes qu tiene todo esto que ver con el futuro de la medicina en general o la medicina interna en particular?</p><p>Tratemos de explicarnos. Una de las pocas predicciones que se puede hacer en relacin con el futuro de nuestra profesin sin temor a equivocarnos, es la del profundo impacto que van a tener sobre ella los computadores y la informtica.</p><p>Los conocimientos mdicos que nuestra generacin ad-quiri penosamente en libros, conferencias mimeografi adas y pintorescos cuadernos de apuntes estarn fcil y atractiva-mente disponibles en discos compactos como programas de autoinstruccin, con hipertexto, imgenes, sonido, animacin y video.</p><p>Uno solo de estos CD-ROM puede almacenar el equiva-lente a ms de 400.000 pginas de texto, o sea varias veces ms que la totalidad de los libros de cualquier pensum de medicina.</p><p>Los estudiantes de medicina del futuro entrarn a la facultad seleccionados por un programa de computador.</p><p>Me asalta la inquietud de que los escoja a su imagen y seme-janza: poco imaginativos, nada emocionales, intolerantes a los cambios de voltaje, propensos al general system failure</p><p>Una vez escogidos, pasarn centenares de horas ante las pantallas de otros computadores en donde programas elaborados por tcnicos en la psicologa del aprendizaje, les permitirn, a su propio ritmo, asimilar la enorme masa de conocimientos necesarios para ejercer su profesin.</p><p>En laboratorios de realidad virtual, disecarn cadveres, auscultarn pacientes, atendern partos, suturarn heridas.</p><p>Para la enseanza de la medicina interna se les ofrecern magnfi cos programas de simulacin de casos clnicos y de diagnstico ayudado por computador.</p><p>Las destrezas requeridas para los procedimientos de car-diologa invasiva y endoscopias, se adquirirn en cmaras de realidad virtual tal como se entrenan en la actualidad los pilotos de jet en simuladores de vuelo. </p><p>Algunos estudiantes se graduarn en cuatro aos, otros en ocho. Todos le tendrn que demostrar el implacable compu-tador que ya adquirieron los conocimientos y las destrezas mnimas que previamente se les haban sealado como meta indispensable para obtener su ttulo.</p><p>Podran tericamente recibir su diploma sin necesidad de entrar en contacto en ningn momento con seres humanos de carne y hueso.</p><p>Fantasas? Tal vez no. Todos los instrumentos y tcnicas para esta facultad de medicina del futuro ya existen. Solamente se necesita adaptarlos a los requerimientos especfi cos de la educacin mdica.</p><p>Resulta urgente preguntarse: cmo adquirirn estos mdicos exhaustivamente informados e impecablemente adiestrados por computador, los valores de que hemos venido hablando?</p><p>Cmo van a interactuar estos astronautas de ciberespa-cio con pacientes de carne y hueso?</p><p>Estos colegas del siglo XXI llegarn a la facultad con 15.000 a 20.000 horas de programas de televisin y de juegos electrnicos almacenada en sus jvenes neuronas a lo largo de la infancia y la adolescencia.</p><p>Qu pasar cuando los saturemos en la facultad de Me-dicina con miles de horas adicionales de multimedia y de realidad virtual?</p><p>Cul ser su percepcin de la realidad y de otros seres humanos? Se adaptarn a este mundo imperfecto, desor-denado y contradictorio, o buscarn refugiarse en el cibe-respacio donde todo es predecible, manejable, racional y en colores?</p><p>Estas consideraciones son las que me despiertan cierta preocupacin cuando colegas entusiasmados con el innega-ble y enorme potencial de la informtica nos profetizan que solucionar todos los problemas de la educacin mdica y de la medicina en general.</p><p>Qu hacer entonces ante estos cambios tan prometedores y al mismo tiempo tan amenazantes?</p><p>No se pueden cerrar los ojos ante el gigantesco aporte de la informtica a la medicina. Nos condenaramos a la obso-lescencia y a la marginacin.</p><p>En mi caso personal y muy modestamente he tratado de adentrarme en este mundo fascinante y todas las semanas nos reunimos durante un par de horas alrededor de un com-putador con un grupo de residentes y tratamos de refrescar conocimientos con un magnifi co programa de casos clnicos simulados.</p></li><li><p>ACTA MED COLOMB VOL. 34 N 2 (SUPL.) ~ 2009 281</p><p>ARTCULOS EDUCACIN Y PRACTICA DE LA MEDICINA MI en el siglo XXI</p><p>Lo encontramos enormemente estimulante y lo disfruta-mos muchsimo.</p><p>Pero sera ingenuo y un poco peligroso aceptar la revolu-cin informtica sin benefi cio de inventario y hacindonos la ilusin de que va a...</p></li></ul>