concejos deliberantes

of 19/19
7/18/2019 Concejos Deliberantes http://slidepdf.com/reader/full/concejos-deliberantes 1/19  1 TEORÍA Y PRÁCTICA LEGISLATIVA: CONCEJOS DELIBERANTES Les damos la bienvenida al Seminario Teoría y Práctica Legislativa: Concejos Deli- berantes . A lo largo de las clases nos proponemos analizar, comprender e interpre- tar los diversos escenarios que componen la vida política del municipio en su fase legislativa.; y desarrollar herramientas para resolver las complejidades de los fenómenos políti- cos locales; a la vez, proponer, diseñar, ejecutar y evaluar políticas públicas, todo lo cual le de- be permitir liderar los procesos de transformación que exige el desarrollo del país y la región, en un marco de pluralismo democrático. Las transformaciones políticas, científico-tecnológicas, económico-sociales y culturales, son hoy realidades cotidianas que afectan a la administración pública y a la gestión legislativa, por lo que implican nuevos desafíos para entender los problemas del poder, de la ciudadanía, de las instituciones, de la democracia y del Estado. Le proponemos ahondar sobre diversas aristas que componen la temática legislativa, en particular lo relacionado con el funcionamiento en el ámbito local de los Concejos Deliberantes de los municipios argentinos. ¡Comenzamos! Origen del Municipio Desde el inicio de los tiempos los seres humanos buscaron vivir en comunidad. La tribu, el clan, el poblado y demás son formas de la antigüedad para darse una organización que reúna a un número de personas con sentido de pertenencia y que compartan cultura, relaciones económicas y administración desde la política. El zoo politikon de Aristóteles, como ser social y necesariamente político, es una realidad que aún antes de las Polis helénicas definen al hombre. Atenas y Roma son las ciudades símbolo de expansión cultural, económica y política del mundo antiguo del mediterráneo, donde a la capacidad del Reino, República o Imperio debía sumarse la administración de la ciudad en sí. El medioevo europeo traerá el desmembramiento del Imperio Romano, el auge del poder Papal, el surgimiento de los reinos germánicos y la atomización del poder entre el rey y nobles. La península ibérica, con la lucha entre visigodos y musulmanes, donde al ser triunfantes estos últimos se inició un largo período denominado Reconquista, protagonizada por los reinos cristianos, supuestos herederos de los visigodos.

Post on 14-Jan-2016

2 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Politica

TRANSCRIPT

  • 1

    TEORA Y PRCTICA LEGISLATIVA: CONCEJOS DELIBERANTES

    Les damos la bienvenida al Seminario Teora y Prctica Legislativa: Concejos Deli-

    berantes. A lo largo de las clases nos proponemos analizar, comprender e interpre-

    tar los diversos escenarios que componen la vida poltica del municipio en su fase

    legislativa.; y desarrollar herramientas para resolver las complejidades de los fenmenos polti-

    cos locales; a la vez, proponer, disear, ejecutar y evaluar polticas pblicas, todo lo cual le de-

    be permitir liderar los procesos de transformacin que exige el desarrollo del pas y la regin,

    en un marco de pluralismo democrtico.

    Las transformaciones polticas, cientfico-tecnolgicas, econmico-sociales y culturales, son

    hoy realidades cotidianas que afectan a la administracin pblica y a la gestin legislativa, por

    lo que implican nuevos desafos para entender los problemas del poder, de la ciudadana, de

    las instituciones, de la democracia y del Estado.

    Le proponemos ahondar sobre diversas aristas que componen la temtica legislativa, en

    particular lo relacionado con el funcionamiento en el mbito local de los Concejos Deliberantes

    de los municipios argentinos.

    Comenzamos!

    Origen del Municipio

    Desde el inicio de los tiempos los seres humanos buscaron vivir en comunidad. La tribu, el

    clan, el poblado y dems son formas de la antigedad para darse una organizacin que rena a

    un nmero de personas con sentido de pertenencia y que compartan cultura, relaciones

    econmicas y administracin desde la poltica.

    El zoo politikon de Aristteles, como ser social y necesariamente poltico, es una realidad

    que an antes de las Polis helnicas definen al hombre.

    Atenas y Roma son las ciudades smbolo de expansin cultural, econmica y poltica del

    mundo antiguo del mediterrneo, donde a la capacidad del Reino, Repblica o Imperio deba

    sumarse la administracin de la ciudad en s.

    El medioevo europeo traer el desmembramiento del Imperio Romano, el auge del poder

    Papal, el surgimiento de los reinos germnicos y la atomizacin del poder entre el rey y nobles.

    La pennsula ibrica, con la lucha entre visigodos y musulmanes, donde al ser triunfantes

    estos ltimos se inici un largo perodo denominado Reconquista, protagonizada por los reinos

    cristianos, supuestos herederos de los visigodos.

  • 2

    All jug un rol fundamental la figura del Cabildo, tal como la expres Jos Mara Rosa:

    Alrededor de un burgo o castro (en romance castiello) ha surgido la ciudad castellana. No

    es el municipio romano: es algo nuevo, de distinta poblacin y modalidades diferentes. Moran

    en ella y alzan o restauran sus defensas, conquistadores llegados del Norte (astures, gallegos,

    vizcanos) o mozrabes escapados del Sur.

    Constantemente sobre las armas, la ciudad castellana es un cuartel listo para el combate.

    La habitan soldados y la gobiernan capitanes. En la judera estarn luego los comerciantes y en

    la morera los artesanos, pero ni unos ni otros participan poltica o militarmente de la ciudad.

    Viven bajo la proteccin de su castillo, porque el trueque y el arte son indispensables en la vida.

    Tampoco los cristianos que no son soldados pertenecen oficialmente a la ciudad: son minores,

    menores, tolerados que no admitidos.

    La ciudad es una milicia comandada por el Seor (sinior, mayor). El primero fue el ca-

    pitn que la arrebat a los moros; luego la milicia eligi al sucesor.

    Ciudadano y miliciano son sinnimos, pero el nombre habitual es el de caballeros, ya que

    combaten a caballo. Son los conquistadores de la ciudad o sus descendientes, y tambin quie-

    nes merecieron el privilegio por acciones nobles.

    Habitan en el recinto de la ciudad y viven del producto de las tierras repartidas por el Seor

    o por el Rey, que payeses o rsticos laboran por una parte de los beneficios. Con la otra el caba-

    llero mantiene casa en la ciudad y caballos, armas y arreos de guerra, pues es soldado ante

    todo. Si su valor es espiritual ms que fsico, ser clrigo O ambas cosas a la vez. ()

    La milicia gobierna a la ciudad. Anualmente se rene en Concejo para nombrar las autori-

    dades administrativas (regidores), judiciales (alcaldes) y militares (alfrez y capitanes). El con-

    junto de stas acabarn por recibir el nombre de pequeo Concejo, luego Cabildo (de capi-

    tulum, a la cabeza).

    () A fines del siglo XII hay una transformacin en la Ciudad. El recrudecimiento de las gue-

    rras ha obligado a adiestrar a los minores: de simples escuderos en un comienzo, han acabado

    por ingresar en la milicia formando cuerpos de infantera (peones). Y al participar de la guerra

    adquieren tambin derecho al gobierno de la ciudad: milicia y ciudad son sinnimos entre los

    siglos XIII y XIV los hombres libres acuden al Concejo y llegan a las magistraturas comunales.

    En el XIV est constituida la Repblica (el vocablo es sinnimo de ciudad autnoma), com-

    puesta por el comn de caballeros y villanos. Aquellos (llamados tambin fijodalgos o hidal-

    gos) mantienen la propiedad de la tierra y como tales usan la partcula Don, abreviatura de

    dminus, propietario. Estos viven de las profesiones liberales, y en menor grado del comercio y

    la artesana.

    Los infieles (moros o judos) siguen excluidos de la ciudad y no forman parte de la milicia,

    Se les tolera en barrios especiales.

    El Concejo es la reunin del comn. Ha dejado de reunirse anualmente para elegir Cabil-

    do, y lo hace solamente en ocasiones extraordinarias (una guerra, una contribucin); ha perdi-

    do su nombre, y se le llama Cabildo abierto. La ciudad est gobernada por el Cabildo (llamado

  • 3

    ordinario en contraposicin al abierto), formado por el regimiento o conjunto de regidores,

    generalmente en nmero de veinticuatro (da all la expresin veinticuatro como sinnimo de

    regidor), e integrado en partes iguales por caballeros y villanos; tiene la administracin de la

    ciudad y entiende en apelacin de las sentencias de la Justicia. Uno de los regidores (necesa-

    riamente un caballero) es el Alfrez, que lleva el estandarte comunal y dirige la milicia. Subsiste

    el Procurador (tambin un caballero) con la funcin de representar el conjunto de la ciudad:

    estudia las peticiones particulares y hace de acusador en las causas criminales. La Justicia est

    constituida por dos o cuatro Alcaldes, caballeros y villanos por partes iguales: entienden en

    primera instancia en las causas judiciales, y uno de ellos preside el Cabildo. (Rosa: 1963).

    Cabildo

    En Amrica la cuestin de cuerpos deliberativos auxiliares del jefe tribal se encuadraba en

    los Concejos de ancianos, extendindose de norte a sur. En formas organizativas ms avanza-

    das como Mayas, Aztecas e Incas lo institucional adquiri mayor complejidad, an en estos

    temas.

    Es precisamente con el Inca donde se desarroll el Ayllu, como forma de comunidad fami-

    liar originaria con una descendencia comn, donde trabajaban en forma colectiva en un territo-

    rio de propiedad comn. El curaca era su jefe, quien distribua la tierra, organizaba los trabajos

    colectivos y actuaba como juez. Dicho cargo era seleccionado a travs de una ceremonia espe-

    cial o designado por el Inca.

    Lo invitamos a visualizar un informe hecho por nios sobre el Ayllu en Per:

    Ayllu en Per

    Aparte del trabajo, tambin deba proveer hombres para la mita, sea para hacer caminos,

    puentes y edificios pblicos.

    An perdiendo la autonoma de antao, en poca de la conquista de Amrica, los espao-les trajeron no slo la institucin Cabildo a estas tierras, sino que la dotaron de la antigua autonoma.

  • 4

    En el caso argentino se tuvo como dato cannico la gesta patritica en el Cabildo de Buenos

    Aires de la creacin de la Primera Junta de gobierno patrio el 25 de mayo de 1810, debido a la

    noticia de la cada de la Junta de Sevilla en la pennsula ibrica y la influencia ideolgica de la

    revolucin francesa.

    Nada se mencion en la historia oficial argentina de la lucha del pueblo rioplatense contra

    las invasiones inglesas de 1806 y 1807, ni de la influencia ideolgica de los claustros de La Uni-

    versidad Mayor, Real y Pontificia de San Francisco Xavier de Chuquisaca, en Sucre, Bolivia, co-

    mo fundamental para nuestros patriotas rioplatenses como Mariano Moreno, Juan Jos Paso,

    Juan Jos Castelli y Bernardo de Monteagudo.

    Lo invitamos a visualizar un captulo del Programa Algo habrn hecho en el que se

    analiza el momento histrico de las Invasiones Inglesas:

    Invasiones Inglesas

    De all se gest la revolucin del 25 de mayo de 1810, donde tuvo a Monteagudo como su

    mximo propagandista, y como autor de la proclama y del Dilogo entre Atahualpa y Fernando

    VII en los Campos Elseos.

    Tambin esa revuelta, unida al espritu de Tupac Amaru y de su mujer Micaela Bastidas,

    moviliz a Manuel Ascencio Padilla y a su esposa Juan Azurduy a plegarse a la lucha revolucio-

    naria en el Alto Per.

    Tampoco fue destacado el espritu jacobino de Mariano Moreno y Juan Jos Castelli. El

    primero como secretario de la Primera Junta portea con su Plan de Operaciones de centralismo

    estatal, independentista por la lucha armada e impulsor de revueltas en la Banda Oriental y el

    sur de Brasil. El segundo, al frente del ejrcito del Norte convocando a las comunidades ind-

    genas en las ruinas de Tiahuanaco a luchar en memoria de sus ancestros incas.

    Mientras las luchas independentistas tuvieron su curso, la idea de despojar al Cabildo de su

    poder, con la excusa de una institucin peninsular caduca, los tuvieron al gobernador bonae-

    rense Martn Rodrguez y a su secretario Bernardino Rivadavia como ejecutor e idelogo de su

    final.

    Pero el Cabildo se impuso como la unidad poltico administrativa caracterstica del pero-do colonial americano donde, espaoles primero y criollos despus, comenzaron a discutir sobre el manejo de la cosa pblica local. La poca independentista los encontrar como el recinto donde se amplificar el cuestio-namiento al poder espaol y/o las adhesiones a Fernando VII ante la prisin napolenica.

  • 5

    El ejemplo de Buenos Aires cundi por las dems provincias que, paulatinamente, fueron

    suprimiendo la tradicional institucin. Institucin por la que bregar aos ms tarde Alberdi

    para que sea reimplantada en toda su amplitud, como esencia del gobierno local y rezumo de

    las aspiraciones del pueblo. (Lpez Rosas: 1990)

    Lo invitamos a visualizar un documental sobre Juan Bautista Alberdi y conocer su

    pensamiento y su obra:

    Juan Bautista Alberdi. Su pensamiento y su obra

    Rgimen municipal

    Siguiendo a Mnica Iturburu, se entiende que El rgimen municipal argentino compren-

    de distintas formas de gobierno con particulares denominaciones y estructuras organizativas:

    municipios con o sin carta orgnica-, comunas, delegaciones, comisiones municipales, vecina-

    les o de fomento. No obstante esta diversidad, en todas ellas puede reconocerse la existencia

    de tres elementos comunes e interdependientes: el social, el territorial y el institucional

    (Hernndez, 1984; Ossorio, 1998).

    Para 1820, como consecuencia de la presin ejercida por Rivadavia la Junta de represen-tantes suprimi los Cabildos de Buenos Aires, quedando pendiente la sancin de la ley de las Municipalidades. Desgraciadamente el cmulo de facultades y atribuciones que estaba en manos de los Cabildos pasaron a diversos organismos, diluyndose as ese poder mu-nicipal que haba regido la administracin en todas las ciudades, ejerciendo la justicia y dando carcter a una serie de instituciones locales.

    Justamente Juan Bautista Alberdi en sus Bases y otros artculos seal la importancia del cabildo y de la administracin municipal. Este tema, tras la Confederacin Argentina y el perodo de reorganizacin nacional, se encontr implcito en la Constitucin Argentina de 1853, con sus posteriores reformas, donde recin en la reforma de 1994 se explicit en los artculos 5, 123 y 75, en su inciso 30.

  • 6

    Esta suerte de "vida propia" e "intereses especficos" de cada gobierno local, influidas por la

    impronta que las distintas circunstancias histricas, polticas, econmicas, sociales y an an-

    tropolgicas dejan en los municipios, fueron conformando a lo largo del tiempo y en los distin-

    tos mbitos geogrficos, estructuras de naturaleza y caractersticas particulares. (Iturburu)

    Ya en la Constitucin de 1853 y con el impulso de Alberdi, el rgimen municipal comenz a

    redefinirse y a legislarse. Ya como ideas de municipio podemos encontrar 3 ejemplos:

    a) Municipalidad cabildo. Es la idea de Alberdi un municipio estructurado como el po-

    der provincial autnomo, poseedor de una parte de la soberana popular, electos

    sus cabildantes, mediante comicios, con funciones ms polticas aunque tambin

    judiciales.

    b) Municipalidad arrinconada. Es el municipio "de delegacin", segn la estructura y las

    competencias que a l asigne cada provincia, de modo absolutamente discrecional.

    No es una entidad poltica, sino administrativa, "autrquica".

    c) Municipio estado. Una doctrina entiende que los municipios no nacen por voluntad

    de las provincias, sino por imperativo constitucional (el Art. 5 exige la presencia de

    un rgimen municipal), y esto impone reconocer su gobierno local, "autnomo y

    poltico" que puede contar con tres poderes locales: el ejecutivo (intendente), el

    legislativo (un concejo deliberante) y el judicial (la justicia municipal de faltas). In-

    cluso, podra haber un poder constituyente municipal (el que dicta la carta de cada

    poblacin). De ah que a este modelo se lo denomine "municipio de convencin.

    (Arrechea: 2006)

    Viendo este panorama se observa que La Constitucin Nacional de 1853 estableci:

    Cada Provincia dictar para s una Constitucin (...) que asegure su administracin de jus-

    ticia, su rgimen municipal y la educacin primaria. Bajo estas condiciones, el Gobierno federal

    garante a cada provincia el goce y ejercicio de sus instituciones.

    El municipio ha sido definido como: una comunidad natural con vida propia e intereses especficos, con necesarias relaciones de vecindad. Como consecuencia de ello es una institucin poltica administrativa-territorial, que sobre una base de capacidad econmica, para satisfacer los fines de un gobierno propio, se organiza independientemente dentro del Estado, para el ejercicio de sus funciones.

    Sin embargo, la expresin "rgimen municipal" result tan ambigua que slo sirvi para generar ms de un siglo de controversias respecto del papel que nuestros constituyentes decidieron asignarle a los gobiernos locales, dividindose las aguas entre los que conside-raban al municipio como ente administrativo (autrquico) y los que abogaban por su au-todeterminacin poltica (autnomo).

  • 7

    A pesar de la disputa, los defensores de una u otra posicin, coincidieron mayoritariamente

    en la definicin de las competencias o el papel que tenan los municipios respecto del manejo

    de los asuntos locales, aunque les otorgaran un contenido y un sentido diferente (Rossatti,

    1994; Ternavasio, 1990; Passalacqua, 1992)

    En forma simultnea, al reconocimiento de los distintos niveles de gobierno, la Constitucin

    defini las competencias de las jurisdicciones nacional y provincial y delimit expresamente las

    fuentes de recursos de cada una.

    En la prctica, el sistema impositivo separaba totalmente las fuentes de recursos y casi no

    haba transferencias entre los distintos niveles de gobierno (Saiegh y Tommassi, 1998b; Dalla

    Va y Garat, 1998).

    Las constituciones provinciales, en tanto, fueron las encargadas de definir las competencias

    y los recursos de la jurisdiccin municipal.

    Se destaca la preeminencia que otorgaron a la dimensin administrativa en las funciones

    municipales, reservando la poltica a los gobiernos provincial y nacional, reduciendo la auto-

    noma al manejo econmico administrativo de la institucin local como si se tratara de una

    empresa privada; en cuanto a las potestades tributarias, fueron limitadas al cobro de tasas

    retributivas de servicios. (Iturburu)

    Volviendo a la Carta Magna se observa ms en detalle que la cuestin municipal se detalla

    nicamente en:

    a) El Art. 5 dispone que cada provincia dictar para s una constitucin, bajo ciertas

    condiciones: una de ellas es que asegure su rgimen municipal;

    b) El Art. 123, referido igualmente a las constituciones provinciales, indica que tendrn

    que sancionarse "asegurando la autonoma municipal y reglando su alcance y con-

    tenido en el orden institucional, poltico, administrativo, econmico y financiero";

    c) El Art. 75 Inc. 30 que admite poderes impositivos municipales sobre los estableci-

    mientos de utilidad nacional. (Arrechea: 2006)

    En este sentido es valioso reconocer la influencia de Alberdi en las cartas que comenzaron a sancionarse a partir de 1854 y explica la existencia de elementos comunes entre las mismas.

  • 8

    Delimitacin de la autonoma municipal

    Segn los antecedentes histricos en materia jurdica, la autonoma del rgimen municipal

    argentino debera estar contemplada, pero en el texto de la Constitucin alude en el Art. 5 al

    rgimen municipal en las provincias. El vocablo rgimen se asimil como sinnimo al de

    autonoma, considerndose entonces la existencia de tal autonoma municipal.

    No obstante, la jurisprudencia tradicional de la Corte Suprema de Justicia de la Nacin (es

    decir, lo que ha dicho la Corte Suprema a travs de sus fallos) sostuvo desde 1853, hasta 1989,

    que las municipalidades eran simples entidades con descentralizacin administrativa, lo que

    les fijaba el carcter de autrquicas pero no de autnomas.

    Esta discusin, de si los municipios eran o no autrquicos, qued cerrada en lo formal con

    un fallo en 1989, Rivademar c/ Municipalidad de Rosario en el que se destacan diversos carac-

    teres de los municipios que no se avienen con el concepto de autarqua, y se sostiene que la

    existencia necesaria de un rgimen municipal impuesta por el Artculo n5 de la Constitucin

    Nacional.

    El fallo expres: Las municipalidades son organismos de gobierno de carcter esencial,

    que tienen un mbito propio a administrar.

    Lo invitamos a visualizar el registro documental de un encuentro de Concejos Deli-

    berantes del NOA:

    Encuentro de Concejos Deliberantes del NOA

    Aun prescindiendo de las prescripciones concretas de las constituciones provinciales vigen-

    tes, debe reconocerse que mal se avienen con el concepto de autarqua diversos caracteres de

    los municipios, tales como:

    su origen constitucional frente al meramente legal de las entidades autrquicas;

    la existencia de una base sociolgica constituida por la poblacin de la comuna, au-

    sente en tales entidades;

    la imposibilidad de su supresin o desaparicin, dado que la Constitucin asegura su

    existencia, lo que tampoco ocurre con los entes autrquicos;

    el carcter de legislacin local de las ordenanzas municipales frente al de resoluciones

    administrativas de las emanadas de las autoridades de las entidades autrquicas;

    el carcter de personas jurdicas de derecho pblico y de carcter necesario de los

    municipios frente al carcter posible o contingente de los entes autrquicos;

    el alcance de sus resoluciones que comprende a todos los habitantes de su circuns-

    cripcin territorial, y no slo a las personas vinculadas, como en las entidades autr-

    quicas;

  • 9

    la posibilidad de creacin de entidades autrquicas en los municipios, ya que no pa-

    rece posible que una entidad autrquica cree a otra entidad autrquica dependiente

    de ella;

    y la eleccin popular de sus autoridades inconcebible en las entidades autrquicas.

    Por tanto determina que las leyes provinciales no solo no pueden omitir establecer municipios

    sino que tampoco los pueden privar de las "atribuciones mnimas necesarias" para el desempeo de

    su cometido.

    Este nuevo rumbo del derecho judicial de la CSJN, merece computarse como antecedente

    de la autonoma municipal.

    Ms all de las discusiones doctrinarias, el constitucionalismo provincial desde 1957 y 1985

    hasta la actualidad, da un dato importante: "los municipios provinciales" integran nuestra es-

    tructura federal, en la que damos por existente una trinidad constitucional; municipio provincia

    Estado federal.

    Si bien las competencias municipales se sitan dentro del rea de cada provincia, y los mu-

    nicipios no son sujetos de la relacin federal. Es esta la que lo reconoce y exige; por eso, cuan-

    do hablamos de competencias duales (federales y provinciales) hay que incluir y absorber en

    las provinciales las que pertenecen al sector autonmico del municipio que, no por esa ubica-

    cin constitucional, deja de formar parte de la citada trinidad estructural del federalismo argen-

    tino.

    En el actual Art. 123. Incluido por la reforma de 1994, se explaya lo que se haba dado por

    implcitamente nombrado en el Art. 5, en la parte que obliga a las provincias a asegurar el rgi-

    men municipal en sus constituciones locales.

    Las municipalidades no son una mera reparticin administrativa del gobierno central, pues poseen autoridad en su territorio y poder para designar y remover a sus empleados.

    Ahora se expresa el aseguramiento de la "autonoma" municipal, conforme al alcance y contenido que en el orden institucional, poltico, administrativo, econmico y financiero debe prever la constitucin de cada provincia. (Arrechea: 2006)

  • 10

    Gobiernos Municipales

    La evolucin del Rgimen Municipal Argentino se orienta con firmeza en un rumbo auto-

    nomista del gobierno local. No todas las leyes supremas provinciales reconocieron los cuatro

    aspectos de la autonoma municipal, lo hicieron las de Chubut, Formosa, Neuqun y Ro Negro

    en 1957 y Misiones en 1958. Ese proceso fue continuado con la reforma de las Constituciones de

    las provincias de Santiago del Estero en 1960 y Catamarca en 1966. Es decir que hasta 1983,

    siete Constituciones provinciales posibilitaban la sancin de cartas orgnicas municipales, pero

    slo una ciudad, Santiago del Estero, logr sancionar la suya en 1961.

    A diferencia de otros ciclos histricos de reformas constitucionales provinciales, precedidos

    por la reforma de la Constitucin nacional, esta vez se sigui un camino inverso, pues primero

    se produjeron las modificaciones en el orden provincial y municipal y finalmente la reforma de

    la ley suprema nacional, con un signo claramente federalista.

    En este ciclo comenzado en 1986 y todava no concluido, se debe indicar que no slo hubo

    ejercicio de poder constituyente derivado para reformar Constituciones provinciales, pues

    tambin se asisti al ejercicio de poder constituyente originario, en 1991, en el caso de la nueva

    provincia de Tierra del Fuego.

    Se efectuaron reformas constitucionales en 1986 en las provincias de Jujuy, La Rioja, Salta,

    San Juan y Santiago del Estero; en 1987 en Crdoba y San Luis; en 1988 en Catamarca y Ro

    Negro; en 1989 en Misiones; en 1990 en Tucumn; en 1991 en Formosa; en 1993 en Corrientes y

    en 1994 en Buenos Aires, Chaco, Chubut, La Pampa, Neuqun y Santa Cruz. Adems se san-

    cion un nueva Constitucin en 1991 en la provincia de Tierra del Fuego. Se reformaron, enton-

    ces, diecinueve Constituciones provinciales y se estableci en otra provincia la primera ley su-

    prema.

    Dichos estados estn obligados por el artculo 123 de la Constitucin Nacional a modificar

    sus normas y posibilitar la sancin de cartas orgnicas municipales para asegurar el orden

    institucional de la autonoma local.

    Posteriormente a la reforma de la Constitucin Nacional reformaron sus leyes supremas las provincias de: Santiago del Estero y La Rioja en 2002; Formosa y Salta en 2003. Slo cinco provincias no han asegurado todava todos los aspectos de la autonoma municipal: Buenos Aires, Entre Ros, Mendoza, Santa Fe y Tucumn.

    Los municipios que organiza cada provincia deben ser autnomos y los caracteres de esta autonoma deben estar fijados en las constituciones provinciales.

  • 11

    Queda claro que las constituciones provinciales deben ajustarse a la Constitucin Nacional,

    y que las provincias que no tengan incorporada en sus constituciones la autonoma municipal

    tienen que adaptar el texto de las mismas, y estn obligadas a reformar dichas constituciones.

    (Jan Casao: 2004)

    Lo invitamos a ver un video en el que, en la Ciudad de Villa Mercedes, los nios

    asumen como autoridades del municipio por un da:

    Autoridades municipales por un da

    Dentro de la estructura federal, en nuestro pas contamos con un (1) Gobierno Nacional,

    veintitrs (23) Provincias y una (1) Ciudad Autnoma de Buenos Aires.

    En el nivel de Gobiernos Municipales el nmero asciende a dos mil ciento cincuenta y cinco

    (2155) unidades polticas, dividindose stas en:

    - 1139 Municipios,

    - 494 Comunas,

    - 112 Comunas Rurales,

    - 97 Comisiones de Fomento,

    - 184 Juntas Vecinales, y

    - 129 Comisiones Municipales

    Los 2.155 gobiernos locales se encuentran distribuidos en forma muy heterognea a lo largo

    de las distintas provincias, esto se debe a que cada provincia cuenta con su propio criterio para

    definir a los municipios y a su vez, en la mayora de los casos no han establecido un nico tipo

    de administracin local sino varios, atendiendo especialmente a la importancia numrica de la

    poblacin de las ciudades o villas.

    Todas estas formas de organizacin presentan sus propias caractersticas, siendo los mu-

    nicipios la organizacin de mayor jerarqua. Como se puede observar existen distintas categor-

    as de administraciones locales, las mismas son funcin de los criterios de creacin de munici-

    pios que cada Constitucin Provincial haya previsto.

    En general, las Constituciones Provinciales slo determinan la cantidad mnima de habitan-

    tes que pueden dar lugar a un municipio, sin vincularla, salvo excepciones, a una superficie

    territorial delimitada.

    La cantidad mnima necesaria para la conformacin de un municipio vara segn las

    Constituciones Provinciales.

    En ciertas provincias se establecen jerarquas municipales (municipios de 1 categora,

    de 2 categora, etc.) siguiendo el criterio de cantidad de habitantes. As por ejemplo, las

    provincias de Corrientes, Chaco, Misiones, Neuqun, San Juan y Santiago del Estero de-

  • 12

    finen tres categoras de municipios; en otras slo se definen dos categoras y hay algu-

    nas que no hacen tal distincin, como por ejemplo Mendoza y Buenos Aires.

    En otros casos, se hace una distincin entre municipios y otras entidades menores, co-

    mo ocurre en Santa Fe, Provincia en que se diferencian los municipios y las comunas.

    Para los centros poblados que no alcanzan la cantidad mnima fijada, las Constitucio-

    nes Provinciales establecen diversas formas organizativas (Jan Casao: 2004)

    Cartas Orgnicas y Gobierno Municipal: Intendente

    En el caso de su autonoma, como ejemplo, la Carta Orgnica de General Roca se expresa:

    AUTONOMIA - ARTICULO 2 - El municipio de General Roca es autnomo dentro del sis-

    tema representativo, republicano y federal, solidario y democrtico, de acuerdo con los princi-

    pios, declaraciones y garantas establecidos en la Constitucin Nacional y Provincial. ()

    INDEPENDENCIA - ARTICULO 5 - El municipio es independiente de todo otro poder en el

    ejercicio de sus facultades. Su autonoma se funda en la soberana del pueblo que gobierna y

    delibera a travs de sus representantes, sin perjuicio del ejercicio de los derechos populares

    reconocidos en esta Carta Orgnica y en la Constitucin Provincial.

    En cuanto a los tipos de gobiernos municipales que pueden existir en la Ley Orgnica de las

    Municipalidades de Santa Fe de 1939, con sus reformas, estableci que:

    Art. 1: Todo centro urbano en que haya una poblacin mayor de diez mil habitantes

    tendr una Municipalidad encargada de la administracin comunal, con arreglo a las prescrip-

    ciones de la Constitucin y de la presente ley; a este efecto las Municipalidades se dividirn en

    dos categoras, a saber: sern de primera categora las Municipalidades que tengan ms de

    doscientos mil habitantes; de segunda categora las que tengan entre diez mil y un habitantes y

    doscientos mil.

    Art. 2.- (MODIFICACIN INTRODUCIDA LEY N 12065) Las Municipalidades son indepen-

    dientes de todo otro poder en el ejercicio de las funciones que le son propias, forman sus ren-

    tas, pudiendo establecer impuestos, tasas, derechos o contribuciones, sobre los ramos y mate-

    rias que se determinen, administran libremente sus bienes y sus miembros solo responden

    La organizacin local est asentada jurdicamente en la Carta Orgnica Municipal, la cual poseen casi todos los gobiernos municipales, dependiendo el carcter del mismo. All define y reafirma su autonoma, las funciones y competencias locales, del Intendente, del Concejo Deliberante, del Tribunal de Faltas, de otros poderes de contralor, y dems organismos locales.

  • 13

    ante los magistrados del Poder Judicial en los casos de malversacin, extralimitacin de sus

    atribuciones y dems actos reputados culpables.

    El Poder Ejecutivo prestar asesoramiento en materia legal, tcnica y administrativa a las

    Municipalidades en los casos en que las autoridades de las mismas expresamente lo requieran.

    Quienes ejerzan cargos pblicos electivos o sean nombrados polticamente debern cum-

    plimentar las normas que en el orden provincial resulten de aplicacin a funcionarios pblicos

    que ejerzan cargos electivos o polticos, en lo que refiere a declaraciones sobre antecedentes

    curriculares y patrimoniales. Las autoridades municipales debern dar a conocer por los me-

    dios que estimen pertinentes la nmina completa de todas las autoridades polticas y agentes -

    con independencia de su situacin de revista- que presten servicio remunerados en el munici-

    pio, en cualquiera de sus rganos o dependencias, consignndose los haberes totales que cada

    uno percibe y todo pago que el ente disponga en provecho del mismo, sea o no de ndole re-

    munerativa.

    Art. 3: La jurisdiccin asignada a cada Municipalidad ser ejercida dentro del territorio del

    respectivo municipio y de acuerdo a las prescripciones de la presente ley.

    Dentro de los dos aos de la vigencia de esta Ley las Municipalidades confeccionarn su

    respectivo expediente urbano y plan regulador, que contendr las previsiones necesarias de su

    organizacin y el desarrollo futuro de la ciudad. Las Municipalidades que se crearan en adelan-

    te dentro de igual trmino confeccionarn su respectivo plan regulador.

    Art. 4: Comprobada la existencia del nmero de habitantes requeridos por la Constitucin

    y la presente ley para establecer el rgimen municipal, sea atenindose a los resultados que

    arroja el ltimo censo nacional o provincial o el que se efectuare a ese solo objeto, el Poder

    Ejecutivo lo decretar de inmediato, disponiendo la convocatoria a elecciones de los miembros

    que han de componer el Concejo Municipal y de la persona que desempear el cargo de In-

    tendente, fijando la fecha para la reunin de constitucin del Concejo.

    Las funciones del Gobierno Municipal las explicita, a modo de ejemplo, la Carta orgnica de

    Rawson:

    Gobierno Municipal - Artculo N 47: El Gobierno Municipal de la Ciudad de Rawson se

    compone de un Poder Legislativo y un Poder Ejecutivo.

    A su vez expresa que:

    Intendente - Artculo N 95.-: El Poder Ejecutivo est a cargo de un ciudadano de la Ciudad

    de Rawson con el ttulo de Intendente Municipal.

    Sistema de Eleccin- Artculo N 96.-: El Intendente ser elegido a simple pluralidad de su-

    fragios. En caso de empate se convocar a una nueva eleccin, la que deber efectuarse dentro

    del trmino de treinta (30) das, y de la que solo tomarn parte los candidatos que hubieren

    alcanzado la paridad de sufragios.

    Este artculo no puede modificarse por el sistema de enmiendas.

  • 14

    Requisitos - Artculo N 97.-: Para ser candidato a Intendente se requiere:

    1) Ser argentino.

    2) Tener como mnimo Treinta (30) aos de edad.

    3) Estar inscripto en el padrn electoral de la Jurisdiccin Municipal.

    4) Tener como mnimo cinco (5) aos de residencia continua e inmediata anterior a la fecha

    del comicio en el Municipio ().

    5) No estar comprendido en alguna de las inhabilidades establecidas por esta Carta Orgni-

    ca para ser Concejal.

    Incompatibilidades:

    Artculo N 98.-: El cargo de Intendente es incompatible con:

    1) Todo otro cargo pblico, excepcin hecha de los docentes.

    2) Puede ejercer oficio, profesin, comercio o industria siempre que en sus actividades no

    contrate con el municipio.

    3) Estar a sueldo o recibir retribucin de empresas que contraten obras o suministros con el

    municipio o con cualquier otro organismo pblico

    4) Ejercer otra funcin pblica electiva, cualquiera sea su naturaleza.

    5) Tramitar o dirigir asuntos propios o de terceros ante el municipio, en los pudieren estar

    comprometidos los intereses de este ltimo.

    Juramento - Artculo N 99.-: El Intendente presta juramento al asumir su cargo ante el

    Concejo Deliberante reunido en Sesin Especial.

    Duracin y Reeleccin - Artculo N 100.-: El Intendente dura cuatro (4) aos en su funcin.

    Puede ser reelecto por un nuevo perodo. Para poder aspirar a una nueva eleccin debe dejar

    transcurrir un perodo completo de cuatro (4) aos.

    Distinto es el caso de Crdoba, donde la Ley n 8102 sobre el Rgimen de Municipios y Comu-

    nas se agrega a la citada forma de gobierno local un sistema de comisin:

    Gobierno Municipal. Opcin de Formas de Gobierno

    Artculo 9- Los Municipios podrn optar por las siguientes formas de gobierno:

    1) Un Concejo Deliberante y un Departamento Ejecutivo a cargo del Intendente Municipal;

    2) Un sistema de comisin. Los integrantes de estos organismos sern electos en forma directa

    por el Pueblo de los respectivos Municipios.

    Primera Forma de Gobierno

    Artculo 10- Cuando se reconozca un Municipio, su primera forma de gobierno ser la pre-

    vista en el Inciso 1) del artculo anterior.

    Cambio de Forma de Gobierno

    Artculo 11- Cuando el Municipio pretenda cambiar la forma de gobierno, por la prevista en

    el inciso 2) del artculo 9, la decisin deber ser aprobada por referndum.

  • 15

    Concejos Deliberantes

    Ms complejo es el caso de los Concejos Deliberantes tambin se encuentra delimitado su

    funcin y atribuciones, como la eleccin y caractersticas de los concejales en las citadas Cartas

    Orgnicas, as como el modo de formacin y sancin de las ordenanzas.

    En el caso de la ciudad de San Carlos de Bariloche su Carta orgnica determina para el Con-

    cejo Deliberante, denominado all DEPARTAMENTO DELIBERANTE estas caractersticas:

    Art. 9) El Concejo Municipal estar compuesto por un concejal cada 10.000 habitantes,

    con un mnimo de once miembros. El Concejo Municipal proceder al ajuste del nmero de

    concejales a elegir en el comicio inmediato siguiente sobre la base del ltimo censo nacional o

    provincial.

    Art. 10) Para ser elegido concejal se requiere haber cumplido veintin aos de edad y tres

    aos de residencia inmediata en el Municipio, al tiempo de su eleccin. Los extranjeros inscrip-

    tos en el padrn electoral podrn ser elegidos, pero en ningn caso excedern la tercera parte

    del total de miembros que componen el cuerpo...

    Art. 11) El cargo de Concejal es incompatible:

    a) con cualquier otro cargo electivo o poltico nacional, provincial o municipal.

    b) con ser propietario, director, gerente administrativo o mandatario de empresas que cele-

    bren contratos de suministros, obras o concesiones con el gobierno nacional, provincial o mu-

    nicipal.

    Art. 12) No podrn ser Concejales:

    a) los que no puedan ser electores.

    b) los deudores del tesoro municipal, provincial o nacional que, condenados por sentencia

    firme, no abonen sus deudas.

    c) los militares en actividad.

    d) los inhabilitados para el desempeo de cargos pblicos.

    Art. 13) Durarn en sus cargos cuatro aos y podrn ser reelectos. El Concejo se renovar

    totalmente al cumplirse dicho trmino.

    Art. 14) Los Concejales prestarn juramento al asumir sus cargos y presentarn al

    Concejo Municipal una declaracin jurada ante escribano pblico de los bienes patrimonia-

    les que posean al iniciar sus funciones.

    Art. 15) El Concejo Municipal elegir anualmente su Presidente, dictar su propio Regla-

    mento Interno, y sesionar con la mayora de sus miembros.

    Art. 16) Las sesiones del Concejo Municipal sern pblicas.

    Art. 17) Son deberes y atribuciones del Concejo Municipal:

    1) Sancionar ordenanzas y declaraciones.

    2) Ejercer funciones administrativas dentro de su mbito.

    3) Sancionar anualmente la Ordenanza Fiscal, entendindose como ejercicio financiero el

    comprendido entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de cada ao...

  • 16

    4) Declarar de utilidad pblica los bienes que considere necesarios, con la aprobacin de

    los dos tercios del total de sus miembros.

    5) Fijar las remuneraciones de los Concejales, del Intendente y dems funcionarios polticos.

    6) Establecer las estructuras y organizaciones de las reparticiones municipales.

    7) Comprometer emprstitos, autorizar convenios, concesiones o adhesiones a las leyes na-

    cionales o provinciales, con la aprobacin de los dos tercios del total de sus miembros.

    8) Dictar el estatuto del personal municipal asegurando lo dispuesto en el Art. 14 bis de la

    Constitucin Nacional y dictar ordenanzas de previsin social del empleado pblico municipal.

    9) Someter a cualquiera de sus miembros, al Intendente Municipal o a los integrantes del

    Tribunal de Cuentas, a Revocatoria de Mandato con el voto de los dos tercios del Concejo Mu-

    nicipal.

    10) Dictar el Cdigo de Faltas, disposiciones complementarias y organizar la Justicia Muni-

    cipal de Faltas.

    11) Convocar a elecciones municipales en el caso que no lo haga el Departamento

    Ejecutivo.

    12) Aceptar o rechazar toda transmisin a ttulo gratuito hecha al Municipio.

    13) Sancionar los regmenes de contabilidad, contrataciones y de servicios pblicos.

    14) Someter los casos que correspondan a Referndum Popular.

    15) Formar los organismos intermunicipales de coordinacin y cooperacin necesarios para

    la realizacin de obras y la prestacin de servicios pblicos comunes.

    16) Aprobar las cuentas anuales de la administracin.

    17) Considerar la renuncia o licencia del Intendente Municipal.

    18) Solicitar informes al Departamento Ejecutivo, e interpelar a sus secretarios y directores.

    19) Nombrar de su seno comisiones investigadoras o de estudio.

    20) Sancionar ordenanzas sobre adquisicin, gravmenes y enajenacin de bienes de la

    Municipalidad.

    21) Elaborar planes reguladores.

    22) Prestar acuerdo a los Concejos asesores honorarios del gobierno municipal.

    23) Prestar acuerdo a los pliegos de licitaciones pblicas.

    24) Crear entes autrquicos.

    25) Promover el establecimiento y la prestacin de servicios pblicos, municipalizando

    aquellos que estime conveniente.

    26) Ejercer las dems facultades autorizadas por la presente Carta Orgnica y aquellas que

    no han sido delegadas expresamente al Intendente Municipal.

    A modo de ejemplo expresa la Carta Orgnica de Santiago del Estero, sobre la formacin y

    sancin de las ordenanzas:

    Artculo 50: Las ordenanzas tendrn origen en proyectos presentados por las Comisiones

    del Concejo Deliberante, uno o ms Concejales, el Departamento Ejecutivo y dems institutos

  • 17

    con derecho para hacerlo de acuerdo a lo que establece esta Carta Orgnica Municipal. En la

    sancin de las Ordenanzas se emplear la frmula siguiente: "El H. Concejo Deliberante, san-

    ciona con fuerza de ORDENANZA".

    Artculo 51: Todo proyecto sancionado por el Concejo Deliberante y no vetado, total o par-

    cialmente por el Intendente dentro de los diez das corridos de recibida por el Departamento

    Ejecutivo la comunicacin correspondiente, quedar convenido en ordenanza.

    Artculo 52: Vetado totalmente un proyecto por el Intendente, volver al Concejo Delibe-

    rante. Si este no insistiese en su sancin, el proyecto quedar rechazado y no podr repetirse

    en las sesiones de ese ao. Si el Concejo insistiese en su sancin por el voto de los dos tercios

    de los miembros presentes, el proyecto se convertir en ordenanza. Vetado parcialmente un

    proyecto por el Intendente, volver al Concejo Deliberante. Si ste aceptase las observaciones,

    el proyecto se convertir en ordenanza con las modificaciones que motivaron el veto. Si el Con-

    cejo Deliberante insistiese en su sancin con el voto de los dos tercios de los miembros presen-

    tes, el proyecto se convertir en ordenanza.

    Devuelto vetado un proyecto de ordenanza, el Concejo Deliberante deber tratarlo dentro

    de los treinta das durante las sesiones ordinarias. Si el Concejo hubiere entrado en receso, el

    trmino para pronunciarse sobre el mismo ser de treinta das a contarse desde la apertura del

    perodo ordinario de sesiones. Si hubiese comenzado a correr, el receso del Concejo lo suspen-

    der para ser completado durante las sesiones ordinarias del nuevo perodo.

    Lo invitamos a visualizar un informe en el que se advierte el vnculo entre el Poder

    Legislativo Provincial y los Concejos Deliberantes en Corrientes:

    Encuentro de Concejos Deliberantes y la Legislatura Provincial

    Artculo 53: El Intendente no podr poner en ejecucin una ordenanza vetada ni aun la par-

    te no afectada por el veto, con excepcin de la ordenanza sobre Presupuesto General de Gastos

    y Clculo de Recursos que podr cumplirse en la parte no vetada.

    Los proyectos de ordenanza sern aprobados por la simple mayora de los miembros pre-

    sentes del Concejo Deliberante, salvo los casos que se exigiere un nmero mayor por la presen-

    te Carta Orgnica.

    Artculo 54: Las ordenanzas slo sern obligatorias desde el da siguiente al de su publica-

    cin, las que sern registradas en un libro especial que se llevar al efecto y tienen carcter

    imperativo para todos los habitantes del municipio.

  • 18

    A modo de conclusin

    El rgimen municipal, visto en esta evolucin histrica, planteo jurdico y funcionamiento

    administrativo y legislativo, depara desde hace aos una adecuacin no slo a las formas mo-

    dernas de construccin poltica sino de gerenciamiento pblico, con una mayor transparencia y

    desarrollo dinmico de las actividades en la esfera local.

    Las Cartas Orgnicas intentan emular la impronta de la Constitucin Nacional y de las

    constituciones provinciales, con el agregado de nuevos derechos sobre medio ambiente, demo-

    cracia semidirecta y participacin en el contralor de los gastos locales, donde la participacin

    de la ciudadana es fundamental.

    Y es justamente que las polticas pblicas tiene sentido como una alternativa a la crisis de

    un Estado liberal clsico, que sobrevino en estos aos, y debe entenderse como una solucin

    democrtica y social superadora dentro del marco capitalista, como un sistema de domina-

    cin y legitimacin poltica, adecuando la acumulacin de capital, y logrando una mayor de-

    mocratizacin, tal como se planteo en la prctica con el Peronismo y en las administraciones de

    Nstor y Cristina Kirchner.

    En dicho Estado es imprescindible que el Estado sea dotado de nuevos sectores consustan-

    ciados con las transformaciones a producir por dichas polticas pblicas a travs de la ocupa-

    cin de los espacios burocrticos de lites determinadas con una decisiva consubstanciacin

    en un pensamiento nacional que desplace una clase burocrtica tradicional amparada en es-

    quemas perimidos y retardataria de cualquier proceso de recuperacin nacional

    Por eso es fundamental conocer y potenciar el rol de aquellos que estn cerca de las nece-

    sidades del pueblo en lo inmediato, del vecino que quiere la solucin inmediata.

    Lo invitamos a compartir comentarios acerca de un encuentro de COFELCO (Con-

    sejo Federal de Legisladores Concejales)

    Encuentro de COFELCO

    A inicios del nuevo milenio las polticas pblicas implican algo ms que verse reducidas al rea social o asistencial del Estado, o que corresponde a determinados Estados de perfil nacionalistas o socialistas revolucionario, sino que se atribuye esta caracterstica a toda actividad o gestin de la autoridad pblica, ya sea esta nacional, provincial, o Municipal.

  • 19

    Conocer el funcionamiento del municipio, del rol del ejecutivo y de los concejos deliberan-

    tes, sobretodo, nos acercar la confianza del ciudadano y permitir con la informacin al alcan-

    ce de todos un mayor compromiso.

    Las polticas pblicas no atienden a nmeros sino a personas, ciudadanos, vecinos y com-

    paeros. Ellos, nosotros, tenemos voz y voto, voto de confianza por el rumbo seguido, por lo

    que puede venir en nuestro distrito, en la provincia y en la Nacin, y por lo que podemos apor-

    tar si se nos tiene en cuenta en un marco de respeto poltico - por nuestro esfuerzo donde da

    a da, apostamos por algo mejor para todos.

    Llegamos al final del Seminario. Esperamos, le haya resultado de utilidad y le brinde herramientas para una mejor comprensin de la realidad local.