noticiero julio 2011

Download Noticiero Julio 2011

Post on 23-Mar-2016

214 views

Category:

Documents

2 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Noticiero Julio 2011

TRANSCRIPT

  • Julio 2011 N 369

    S A L E S I A N O E C U A D O R

    Julio 2011 N 369

    S A L E S I A N O E C U A D O R

  • Julio 2011 N 369NOTICIEROSALESIANO

    PORTADA

    Marcelo Meja. Delegado Inspectorial de Comunicacin Social;e-mail: dcomunica@salesianos.org.ecTatiana Capelo. Coordinadora de la Oficina Salesiana de Comunicacin;e-mail: comunica@salesianos.org.ecDiagramacin: Erika Delgado Ch.Distribucin: P. Segundo Torres, sdbdistribucion@salesianos.org.ecwww.salesianos.org.ec

    Inspectora Salesiana Sagrado Corazn de JessMadrid E12-68 y Andaluca, Quito.PBX: 2566484 / 2564492 ext.108Telf.: 2221506 / 2506256 Fax.: 2541436

    ANIMACIN INSPECTORIAL04 Carta a los hermanos07 Vicario09 Crnica Inspectorial12 Resoluciones del Consejo Inspectorial

    15 EIPAJ18 CONESA

    FORMACIN20 III Encuentro de Formandos Salesianos

    22 Formacin de Seglares24 Archivo Histrico

    VIDA COTIDIANA30 Testimonios Vocacionales32 Reporteros48 Calendario51 Novedades

    Julio 2011 N 369

    S A L E S I A N O E C U A D O R

    Julio 2011 N 369

    S A L E S I A N O E C U A D O R

    072444

    Escuela de Acompaamiento Espiritual Salesiano

    P. Domingo Barrueco (1924-2002)

    Carrera de Administracin de Empresas de la UPS festeja sus 10 aos

    Vicario

    VidaCotidiana

    ArchivoHistrico

    III Encuentro de Formandos Salesianos, 18 de junio de 2011.

  • ANIMACIN INSPECTORIAL

    II Reunin del Directorio del CONESA, jueves 23 de junio de 2011.

  • 4AN

    IMA

    CI

    N

    Cada Casa Salesiana un Aspirantado

    Queridos hermanos,

    Estamos seriamente empeados en repensar toda la accin pastoral en clave vocacional, de tal manera que lleguemos a crear una verda-dera cultura vocacional en nues-tros ambientes. Fruto de ese cultivo sern tambin las especiales voca-ciones de servicio a la Iglesia en la vida religiosa y sacerdotal y tambin para la vida salesiana. Con el riesgo de caer en cierto idealismo podra-mos afirmar que la experiencia de los clsicos aspirantados al crear el ambiente y las condiciones para el cultivo de las vocaciones, genera-ba un clima vocacional en toda la Inspectora. Por supuesto sin querer volver a estructuras y mtodos de otros contextos sociales y culturales; sin embargo, parece importante mi-rar nuestras casas y obras desde esa inspiracin. Por qu no organizar nuestros ambientes como ofertas de maduracin y propuesta vocacional; en otras palabras, por qu no repen-sarnos como aspirantados?

    De hecho, toda casa y obra sale-siana tienen sentido en la medida en que sean evangelio -buena noticia- para los jvenes y no ni-

    camente una oferta de servicios. La propuesta de repensarnos como aspirantados no significa ni-camente contar con estructuras o nuevas formas de aspirantado como nos pide el CG XXVI, sino en recu-perar, fortalecer, crear ambientes y propuestas en los cuales los jvenes puedan cultivar opciones de vida segn el evangelio.

    Con todo, sera muy alentador, que tambin pensemos en ofrecer m-nimas experiencias y estructuras en nuestras casas que permitan a los jvenes el discernimiento de su vocacin. Como dicen nuestras Constituciones: Al que se orienta hacia la vida salesiana se le ofre-cen el ambiente y las condiciones adecuadas para que conozca su vocacin y madure como hombre y como cristiano. De este modo, con la ayuda de un gua espiritual, pue-de decidir con mayor conocimiento y libre de presiones externas e in-ternas. (C 109). Este objetivo muy bien puede ser alcanzado en cada una de nuestras comunidades. De hecho, para muchos jvenes la ex-periencia del voluntariado ha signi-ficado precisamente una experien-cia de aspirantado.

  • 5AN

    IMA

    CI

    N

    Nuestros Reglamentos usan ese nombre aspirantado- y ofrecen algunas indicaciones para la reali-zacin de esa experiencia: El as-pirantado mantenindose abierto al ambiente y en contacto con las familias, ayuda a los adolescentes y a los jvenes, que manifiestan apti-tudes para la vida religiosa o sacer-dotal, a conocer su vocacin apos-tlica y corresponder a ella (Reg. 17). Aspirantado es un nombre ge-neral, que puede variar segn los lugares, culturas y sensibilidades (FSDB 329).

    Como nos indica el documento de conjunto del Dicasterio de Pastoral Juvenil y Formacin Orientaciones sobre el Aspirantado, la experien-cia del aspirantado la inician jve-nes que ordinariamente, dentro de la pastoral juvenil de una comuni-dad salesiana o de una Inspectora, han hecho un camino de madura-cin en la fe y de orientacin vo-cacional, orientado a suscitar voca-ciones apostlicas para la Iglesia y para la Familia Salesiana. Empiezan esa experiencia tambin otros jve-nes atrados por el carisma de Don Bosco, que no han vivido en una comunidad educativa pastoral sa-lesiana. Ambos grupos de candida-tos, procedentes tanto de ambientes salesianos como de no salesianos, deben ser apoyados; se les acompa-a en el aspirantado, aunque de un modo diferente.

    Se entiende que todo nace del co-razn del joven que ha experimen-tado el esplendor del carisma sa-lesiano porque alguien de alguna manera ha sido capaz de revelarle.Comunidades y obras repensadas como aspirantados sern capaces de ayudar a que jvenes con in-quietudes vocacionales, alcancen objetivos como:

    - desarrollar su maduracin huma-na y cristiana;- profundizar en el conocimiento de s mismo y del designio de Dios en su vida;- asumir gradualmente la responsa-bilidad para el propio crecimiento vocacional;- aprender la prctica del acompa-amiento personal y de la gua es-piritual;- hacer experiencia vital y directa de la vocacin consagrada salesia-na, especialmente en la vida espiri-tual, comunitaria y apostlica;- discernir la llamada de Dios sobre s mismo y llegar a la opcin por la vida consagrada salesiana, si sta fuese la propia vocacin;- verificar las condiciones de ido-neidad para la vida consagrada sa-lesiana.(Attard y Cereda: 2010)

    Siguiendo las lneas del documento Orientaciones sobre el Aspiranta-do podemos indicar algunas con-diciones que hacen posible el culti-vo vocacional:

  • 6AN

    IMA

    CI

    N

    Ante todo es importante la vida comunitaria. Esta experiencia se la realiza sea a nivel de relacin entre los mismos candidatos, con la co-munidad salesiana y con la comu-nidad educativa pastoral. El da de hoy plantear una vida comunitaria total sin un proceso previo de expe-riencia grupal o de relacionamiento no es posible. Adems, el compar-tir un camino contribuye a un me-jor conocimiento, comunicacin, acompaamiento que finalmente llevar a un discernimiento ms s-lido. De aqu que es esencial que nuestras comunidades se abran a la presencia de jvenes con inquietu-des vocacionales para ofrecerles es-pacios y tiempos de discernimiento.

    En segundo lugar el ambiente co-munitario que ofrecemos debe te-ner un estilo oratoriano: es activo y abierto, sencillo y familiar, alegre pero trabajador. Destacan las rela-ciones de amistad y familiaridad con los salesianos y entre los mis-mos candidatos. En la comunidad se vive una fuerte vida cristiana y se encuentra alegra en el cumpli-miento de los deberes, en las tareas de apostolado y en el generoso ser-vicio a los dems. Se evita el gre-garismo y la uniformidad, favore-ciendo un clima de sana libertad y de responsabilidad que permiten el crecimiento. La misma vida de ora-cin, compartida en algunos mo-mentos con la comunidad salesiana

    y tambin con otros jvenes, ayuda a superar el formalismo, busca la sen-cillez, favorece la participacin. Se entiende, de esta manera, que una autntica vida comunitaria es fer-mento de nuevas vocaciones (C. 57).

    Todo lo anterior nos anima a ser ms audaces en nuestras propuestas de animacin vocacional. La respon-sabilidad es de toda la comunidad inspectorial y, por tanto, de cada sa-lesiano y de cada comunidad.

    Para concluir comunico que en es-tos prximos meses se iniciarn en diferentes comunidades de nuestra Inspectora experiencias diversas de Aspirantado que buscan ofrecer a los jvenes el acompaamiento necesario para que madure la semi-lla vocacional. Sin embargo, toda casa salesiana, al modo de la expe-riencia de Valdocco, tiene que ser un verdadero seminario del cual surjan nuevos hijos de Don Bosco.

    P. Marcelo Farfn, sdbInspector

  • 7AN

    IMA

    CI

    N

    Escuela de Acompaamiento Espiritual Salesiano

    Convocados por el P. Javier Altami-rano, director del CSRFP, nos reu-nimos distintos representantes de las inspectoras de las 2 regiones de Amrica, en el Centro Salesiano Regional de Quito desde el 2 al 4 de junio, con el fin de concretizar el diseo metodolgico y curricular de la Escuela Salesiana de Acom-paamiento Espiritual.

    En la reunin estuvimos las siguientes personas: P. Fernando Peraza (CSR), P. Javier Altamirano (CSR), P. Josu Nascimiento (CSR), P. Rafael Bor-ges (RMG), P. Miguel Garca (RMG), P. Jaime Morales (COB), P. Ronaldo Zacaras (BSP), P. Fidel Yamanouchi (ARN), Viviana Montalvo (ECU), Yo-landa Alderete ((PAR), P. Juan Sols (MEM), Sr. Andrs Cejas (ARS), Sor. Mara Maza (ECU), Ivn Donoso (ECU) y P. Jorge Molina (ECU). Esta iniciativa tiene su origen en la Visita de Conjunto para la Regin Intera-mrica, desarrollada en Bogot en octubre del 2005, en la cual se ha-ba considerado la necesidad de la formacin de Acompaantes Espiri-tuales. Al presentarse la iniciativa al Dicasterio de la Pastoral Juvenil, el P. Fabio Attard acoge y alienta la pro-puesta de iniciar el proceso del dise-o para una Escuela de acompaa-miento espiritual salesiano.

    As pues, el equipo del Centro Re-gional de Formacin Permanente

    convoca a un Seminario del 4 al 10 de octubre del 2009 para elabo-rar el Diseo y los criterios de una Escuela de Acompaamiento Es-piritual Salesiano. Este Diseo es presentado en la Consulta Mundial del Dicasterio para la Pastoral Juve-nil, sobre el acompaamiento