el problematicismo aristotélico de p. aubenque la

Click here to load reader

Post on 13-Feb-2017

227 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • EL PROBLEMATICISMO ARISTOTLICO DE P. AUBENQUE

    IGNACIO YARZA

    La dispersin de los escritos de ARISTTELES y sus peculiares caractersticas, han constituido uno de los problemas ms arduos para sus intrpretes de este ltimo siglo. La tradicin escolstica, preocupada sobre todo por el contenido de su doctrina y su aplica-cin a los problemas que en su momento se debatan, acept y trans-miti un ARISTTELES sistemtico y compacto, completando con su propia interpretacin las dificultades y lagunas que en sus obras podan encontrar o, en todo caso, presentando como incompleto lo que as les pareca, sin pretender resolver un problema historiografa) que ni les preocupaba ni podan solucionar con los medios de que disponan. Los intrpretes contemporneos, al contrario, han tenido el mrito de poner en primer plano los problemas de ndole espe-culativo que se desprenden del anlisis detallado del corpus aristo-telicum, con el intento de encontrar la solucin que permita conocer con la mayor precisin posible el pensamiento exacto de ARIST-TELES.

    En esta lnea surgi, especialmente desde la publicacin del Aristteles de JAEGER, una abundante bibliografa l que entenda la filosofa de Aristteles dentro de un amplio margen de posibili-dades en sentido evolutivo o gentico. Con esta matriz de fondo

    1. Un buen resumen de las distintas interpretaciones 'genticas' se puede encontrar en Et BERTI, Aristotele, dentro de Questioni di storiogmfia filosfica, v. 1, ed. La Scuola, Brescia 1975, pp. 155 ss.

    177

  • IGNACIO YARZA

    se ha trabajado durante la primera mitad de nuestro siglo, y de modos muy diversos se han propuesto distintos itinerarios en la evolucin del pensamiento del Estagirita y, por tanto, distintas po-sibilidades de interpretar cada uno de los mltiples temas por l tratados. La posibilidad de variantes y la complicacin se multiplica en cuanto que de la reconstruccin cronolgica del corpus, o de cada una de sus obras, depende en gran parte la interpretacin de todo su pensamiento. Prueba evidente de la mltiple variedad de posibi-lidades interpretativas la constituye la ya mencionada abundancia bibliogrfica.

    El mtodo gentico, que indudablemente ha dado sus frutos, se ha demostrado sin embargo incapaz de resolver el problema que afrontaba, bien sea por la envergadura del mismo, o bien por los postulados en buena medida hipotticos de los que parta. No es por eso extrao que las soluciones propuestas por los comenta-dores ms recientes se orienten aceptando ciertamente una nece-saria evolucin en la invencin aristotlica hacia otras direccio-nes Una de ellas es la que Pierre AUBENQUE propuso en su obra Le problme de l'tre chez Aristote, recientemente publicada en es-paol 2. En nuestra lengua conocamos ya, a travs de la Historia de la filosofa. La filosofa griega de la Encyclopdie de la Pliade 3, la interpretacin personal que AUBENQUE hace de la filosofa de ARISTTELES. En El problema del ser se encuentra la justificacin detallada de tal interpretacin aportica. En estas pginas intentar sealar los puntos ms relevantes de esta ltima obra y, al final, al-guna de los objeciones que se le han presentado.

    Para AUBENQUE los criterios evolutivos no sirven a la hora de entender la complejidad que suscita el corpus aristotelicum, y pro-pone como solucin aceptar la dispersin misma que encierran las obras del Estagirita. Tal dispersin ser la expresin del devenir

    2. Pierre AUBENQUE, Le problme de l'tre chez Aristote, P.U.F., 4.a ed., Pars 1977 (1.a ed. 1962). La edicin castellana de esta obra es de Vidal PEA, El problema del ser en Aristteles, ed. Taurus, Madrid 1981, p. 532.

    3. Historia de la Filosofa. La filosofa griega, bajo la direccin de Brice Parain, ed. Siglo XXI, 8.a ed., Madrid 1980. Las pp. 184-244 dedicadas a Aristteles son de P. AUBENQUE. Este libro se corresponde con el volumen 26 de la Histoire de la Philosophie. 1. Encyclopdie de la Pliade, ed. Gallimard, Pars 1969.

    178

  • PROBLEMATICISMO ARISTOTLICO DE P. AUBENQUE

    laborioso de una verdad que se va haciendo camino a travs de di-ficultades y contradicciones, y no la expresin sistemtica de una doctrina acabada. La unidad de la filosofa de Aristteles, y de modo especial de su Metafsica, sera por tanto una unidad buscada y AUBENQUE se propone precisamente reconstruir el orden de esa bsqueda, el orden de los problemas tal como ARISTTELES lleg a planterselos. Ese orden nos permitir hallar la estructura efectiva de la Metafsica, una estructura que no tiene por qu ser necesa-riamente explcita, sino que al contrario ser aportica.

    Los problemas interpretativos que suscita la Metafsica de ARIS-TTELES son ciertamente numerosos. El primero que seala AUBEN-QUE en la Introduccin: La ciencia sin nombre (pp. 23-68), es el de su ambigedad. En esos catorce libros no parece contenerse una sola ciencia, sino ms bien dos, una ontologa ciencia del ser en cuanto ser y una teologa o filosofa primera. De otro modo, considera AUBENQUE, no podra justificarse dicha ambigedad. Si ambas cien-cias se identificaran, si la ciencia buscada por ARISTTELES fuera la teologa, poseera ya un lugar claro en el edificio del saber y un nombre; si no fuera teologa, se explicara mejor el carcter no teo-lgico de los libros hecha excepcin del A y tambin la nece-sidad de justificar y titular la nueva ciencia. Si adems el nombre que los comentadores otorgaron a la ciencia buscada es Metafsica, y su significado etimolgico implica posterioridad tanto cronolgica como en el orden de su objeto, quedar impedida su identificacin con la teologa o filosofa primera. El error de los comentadores es-tara ms bien en haber querido hacer de Metafsica el ttulo de la filosofa primera, como si investigaciones 'post-fsicas' pudieran cum-plir el proyecto aristotlico de una ciencia 'anterior a la fsica'. Par-tiendo de ah no podan resolver la paradoja sino jugando con los sentidos aparentemente mltiples de anterior y posterior. Pero si, como hemos intentado mostrar, hay que tomar en serio a la vez la anterioridad de la filosofa primera y la posterioridad de la metafsica es decir, entender que en los dos casos se trata de un orden de su-cesin temporal, habr que conceder que los dos ttulos no pue-den aplicarse a la misma especulacin (p. 68).

    En la primera parte del libro, La ciencia buscada (pp. 71-291), AUBENQUE trata de descubrir las races de la ciencia del ser en cuan-to ser. Y en primer lugar sita el pensamiento de ARISTTELES den-tro del movimiento de la historia del pensamiento. Segn explica

    179

  • IGNACIO YARZA

    AUBENQUE, la concepcin misma que ARISTTELES tuvo de la his-toria ayuda a comprender su posicin personal y la estructura apo-rtica que permea su metafsica. Si en un principio el Estagirita pudo tener una idea optimista del progreso de la historia, creyendo in-cluso que la filosofa tendra en l su trmino, poco a poco va ale-jndose la perspectiva de un fin cercano; a lo largo de su obra vis-lumbramos una evolucin que condujo a ARISTTELES de una con-cepcin finalista y optimista de la historia de la filosofa a una con-cepcin dialctica, relativamente pesimista, de la idea de un progreso necesario a la de una cierta progresin, de la esperanza en un prxi-mo acabamiento a la aceptacin de una bsqueda indefinida (p. 91).

    AUBENQUE sita el nacimiento de la ontologa aristotlica en la ciencia del lenguaje. Empujado por la temtica sofstica, ARISTTELES elaborara una teora de la significacin cuyo fundamento la oo-foc, garante de la unidad de significado de las palabras le revelara que el plano de la significacin reenva al plano del ser; si los hombres comunican, lo hacen dentro del ser, cualquiera que sea su naturaleza profunda (...) el ser resulta presupuesto en principio por el filsofo como el horizonte objetivo de la comunicacin (p. 128). De este modo la ontologa aparece ante Aristteles como el discurso total sobre el ser, y su objeto no ser otro, por tanto, que establecer el conjunto de las condiciones a prior i que permite a los hombres co-municarse por medio del lenguaje (p. 128), esto es la determinacin de los significados del ser.

    El ser para ARISTTELES no tiene un nico significado, como pensara PARMNIDES, sino los mltiples sealados en la teora de las categoras, y esa multiplicidad presenta un nuevo problema: cmo compaginar la diversidad de significados del ser sin caer en la equivocidad como lo hicieron los sofistas y sin negar el discurso significante? Si el ser no es uno sino mltiple, ser sin em-bargo necesario descubrir su unidad, pues slo as podr salvarse el significado significante. Qu es el ser? Es la pregunta central de toda la ontologa aristotlica, la cuestin que traduce la exigencia de unidad del ser. La respuesta que la tradicin posterior dio a tal pregunta se apoya en la teora de la analoga; siendo mltiples los significados del ser, pueden todos ellos reducirse a uno principal, la sustancia, respecto del cual todos los dems se dicen analgica-mente seres. Sin embargo, la doctrina de la analoga del ser no slo es contraria a la letra del aristotelismo, sino tambin a su es-

    180

  • PROBLEMATICISMO ARISTOTLICO DE P. AUBENQUE

    pritu (p. 192). Aristteles no resolvi la cuestin en estos trminos. Si para l el ser mltiple es un rcp

  • IGNACIO YARZA

    una definicin indicara no slo la ausencia ms radical de ciencia del ser, sino tambin su propia vacuidad. El ser no puede identificar-se con la nada, y Aristteles en ms de una ocasin se debate con-tra quienes mantienen tal identificacin, pero a la vez se manifiesta carente de esencia, de positividad; el discurso de Aristteles eviden-ciara en este punto una cierta impotencia que en ningn caso podra, segn AUBENQUE, reconducirse a la interpretacin positiva que TOMS DE AQUINO hace del ser aristotlico. Que el ser no sea un gnero implica una universalidad vaca, ausencia de diferencias es-pecficas y no, como pretende SANTO