volver a los fundamentos de la enseñanzas de la kehilah del mashiaj yahshuah del 1º siglo

Click here to load reader

Post on 28-Oct-2015

176 views

Category:

Documents

20 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • 1

    VOLVER A LOS FUNDAMENTOS DE LAS ENSEANZAS DE LA

    KEHILAH DEL MASHIAJ YAHSHUAH DEL 1 SIGLO

    Moreh: Bendavid Alejo Jorge

    Comunidad juda Mesinica Betel Shadai

    Puerto Cabello, Venezuela.

    Cel. 0412-7474029.

  • 2

    Estas pginas que estn delante de usted querido hermanos y amigo, fueron Plasmada por un Hombre que ha encontrado sus orgenes y al mismo tiempo, los fundamentos hebreos de mi fe (Emunah). Primero quisiera ante todo aclarar que no fui criado como un judo, sino como un gentil. Mi formacin teolgica respondi a una perspectiva totalmente separada de la cultura hebrea tal como la encontramos en la Escritura y en la Historia. En trminos prcticos esto significa que los pensamientos, las costumbres y las tradiciones de mi familia no correspondan con la mentalidad las fiestas y las celebraciones bblicas, sino con las que imperan en la cultura propia de mi patria (Venezuela) donde nac en adicin a' aquellas que fueron de alguna manera establecidas por la denominacin religiosa en la cual fueron asimilados mis abuelos y mis padres. Debido a estos hechos, una gran cantidad de postulados teolgicos fueron absorbidos en mi mente totalmente alejada de los valores teolgicos del Judasmo de mis abuelos, cuyos ancestros llegados de Europa escapando del horro y las matanzas de la guerra mundial el cual por razones que desconozco olvidaron ellos continuar. Ahora los llamados Cristianos Romanos, padres de la Iglesia, en cuya doctrina fui formado en mi niez, eran todos gentiles, ninguno judo. Por lo tanto la conexin que tena en mi mente estableca que la Iglesia no tena nada que ver con Israel con los judos o con el Judasmo al contrario se nos presentaba como un pueblo que fue desobediente a Dios y que por eso fue castigado y sustituido por la iglesia en la fe. No dudo en afirmar que el acontecimiento ms grande en mi vida es la experiencia de mi salvacin en Jess el Cristo dentro del Cristianismo Evanglico, la considero totalmente vlida e insustituible con experiencia maravillosas, pero no tena siquiera un punto de referencia para verificar los orgenes de esa nueva formacin teolgica que estaba aprendiendo y fueron aceptados pasivamente como parte de la realidad cultural de la que emerga como producto de esa educacin Cristiana Evanglica. Con esto no deseo decir que las enseanzas recibidas fueron en todo inadecuadas o malintencionadas. En ninguna manera Yahweh me libre de decirlo, pues estaba consciente y sigo consciente de que fueron las mejores de mi tiempo como estudiante en el instituto teolgico y alabo a Yahweh por la oportunidad de haber sido entrenado para pensar Teolgicamente con ms amplitud. Lo que s quiero decir es que la institucin y la denominacin que me formaron, simplemente trasmitieron lo que a su vez les fue trasmitido a ellos por la generacin anteriores. En esa transferencia de informacin, tanto el Judasmo como los judos e Israel eran vistos, como algo totalmente separado, superado y sustituido por el Cristianismo en el tiempo. Sobre estas columnas de estos hechos, yo y otros estudiantes fuimos teolgica y culturalmente desconectados de Israel y de la manifestacin directa de Yahweh en las Escrituras para Su pueblo. No tengo intencin ni propsito de culpar a nadie en particular de estos hechos, porque ahora entiendo las razones histricas, teolgicas, espirituales y profticas por las que han ocurrido, y gracia a Yahweh por su habilidad para dirigir los destinos de la historia a pesar de nosotros. Ahora que me ha sido revelado por misericordia de Yahweh, el mesianismo de mi salvador, sus races, su historia y sobre todo el gran plan de redencin de su pueblo Israel. Y del crecimiento del conocimiento de su amada Iglesia cada da. Lastimosamente por error o ignorancia estn siendo plantados nuevos fundamentos religiosos y dogma de hombre supuestamente dado por Di-s que est muy lejos de las races hebreas del cristianismo y a su vez encadena ese crecimiento alejndola as de los conocimientos de las fiestas de Yahweh que son en realidad cdigos celestiales y proftico de los acontecimiento ocurrido y por venir a la humanidad por seguir las tradiciones de sus llamados padres de la iglesia que son Romanistas. Este material es con el fin nico de ayudar a mis hermanos creyente en Jess (Yahshuah) y al que no lo conoce ayudarlo a entender cmo pudieron pensar los apstoles o mejor dicho los emisarios de Yahshuah el Mashiaj y como ensearon a los primeros discpulos en el primer siglo, no con la influencia griega filosfica ni con el pensamiento romanista papal o protestante evanglico cristiano actual. que fue una vulgar copia de su madre la iglesia romana de su poca. El pensamiento judo es la forma ms cercana y directa para entender los propsitos eternos de Yahweh a travs de su Hijo Yahshuah para la humanidad, recordemos este pasaje escritural Proftico muy importante que se cumplir en tiempo muy cercano a nuestra era:

    YESHAYAHU ( Isaas) Cap:2:1-3. 1 Esta es la palabra que Yeshayah (Isaas) hijo de Amotz vio referente a Yahudh (judad) y referente a Yerushalayim( Jerusaln):[cp 1:1; 13:1; Am 1:1; Mi 1:1 6:9; Hab 1:1] 2 En el ajarit-hayamim (En los das venideros) [Je 23:20; 30:24; 48:47; 49:39; Ez 38:16; Job 19:25; Da 2:28; 10:14; Hch 2:17; 2T 3:1 ] el Monte de la casa de YAHWEH [He 1:2; 2P 3:3][cp 30:29; Sal 68:15,16; Da 2:35,45] ser establecido como el monte ms glorioso. Zc 8:3; Re 20:4; 21:10-27] Ser considerado ms exaltado que los otros montes,[cp 11:10; 27:13; 49:6; 60:11,12; Je 3:17] y los Goyim (gen-tiles) corrern all. [Mal 3:12; Sal 2:8; 22:27; 72:8,17-19; 86:9; Re 11:15] 3 Muchas naciones irn, y dirn,[Je 31:6; 50:4,5; Zc 8:20-23] "Vengan, subamos al Monte de YAHWEH, y a la casa del Elohim de Ya'akov! El nos ensear sus caminos,[De 6:1; Sal 25:8,9; Mt 7:24; Lu 11:28; Jn 7:17; Hch 10:33; Ya 1:25] y nosotros caminaremos en sus sendas." Porque de Tziyon saldr la Torh,[cp 51:4,5; Sal 110:2; Lu 24:47; Hch 1:8; 13:46-48; Ro 10:18] la palabra de YAHWEH de Yerushalayim.

  • 3

    Solamente en el Monte de YAHWEH, cesar la contienda de (Judas e Israel) y estar el lugar de descanso para un pueb-lo de Pacto restaurado. YAHWEH envi a Yahshah para traer a la casa de Israel de su vagar por las colinas de la vana religin de Roma al Monte Tzion que El ha prometido. El ha prometido establecer el Monte Tzion en los ltimos das en Israel, para su nacin remanente redimida y gobernar a las naciones de la tierra (Mi 4:7-8).

    ESTUDIOS SISTEMTICO DE LOS FUNDAMENTOS ESCRITURAL DE LAS ENSEANZAS DE LA KEJILAH DE MASHIAJ EN EL PRIMER SIGLO SEGN EL RABINO SHAUL Y EL SHELAJ SHIMON A SUS AJIM.

    El Rabino Yahshuah HaMashiaj en Mateo. 28:19-20 dijo: Por lo tanto, vayan a hacer Talmidim a gente de todas las naciones, dndoles la inmersin en mi Nombre. 20 Y ensenles a obedecer todo lo que les he ordenado! Yo estar con ustedes, s, hasta el fin de la poca."

    He de informar a los lectores que Israel del tiempo del Mashiaj gran parte del pueblo se encontraba dispersos por la tierra habitada y en su mayora ya estaban asimilado a los pueblos, envueltos en sus culturas y lo ms fuerte de esos es que avan perdido su identidad hebrea a travs de los aos e inclusive tenan generaciones que no conocan al Elohim de sus antepasado. Por eso tenan ellos y tenemos nosotros que hacer talmidim en todos sitios del mundo. Adems dice la versin que dndoles una tevil (inmersin) en mikve (bao ritual) mayim en HaShem (las aguas de Elohim" Yejezqel/Ez.36:25-28. Entonces esparcir sobre ustedes agua pura, y sern purificados de todas sus impurezas. Los purificar de todos sus dolos. 26 Les dar un corazn nuevo y pondr un espritu nuevo dentro de ustedes. Quitar de su cuerpo el corazn de piedra y les dar un corazn de carne. 27 Pondr mi espritu dentro de ustedes y har que anden segn mis leyes, que guarden mis decretos y que los pongan en prctica. 28 Y habitarn en la tierra que di a sus padres. Ustedes sern mi pueblo, y yo ser su Elohim. "). Puesto que en Su Nombre (Yahshuah) est el Nombre de ABBA, pues es YAHWEH Salva, esta es la lectura correcta. En la lectura ms cercana al original no tena un tono "trinitario" aadido despus por los supuestos padres de la iglesia luego del concilio de Nicea. Debido a las dispersiones pasadas de Israel en el reino del Norte y del Sur (Despus de la muerte de Salomn en alrededor de 931 a. C., todas las tribus de Israel a excepcin de Jud y Benjamn (llamado las diez tribus del Norte) se negaron a aceptar a Roboam, el hijo y sucesor de Salomn, como su rey. La rebelin contra Roboam surgi despus de que l se negara a aligerar la carga de los impuestos y servicios que su padre haba impuesto a sus sbditos. Despus de la revuelta en Siquem al principio slo la tribu de Jud permaneci fiel a la casa de David. Pero muy poco despus de la tribu de Benjamn se uni a Jud. El reino del norte sigue siendo llamado el Reino de Israel, o Israel, mientras que el reino del sur fue llamado el reino de Jud. Tambin dice que los miembros de las tribus de Efran, Manass y Simen huyeron a Jud durante el reinado de Asa de Jud 1 Reyes 12 a 2 Reyes 16.) , la tierra est llena de sangre Israelita de ah la necesidad de "La Gran Comisin" (vv 19-20). Si t perteneces a Yahshah por misericordia, por medio de la Emunah (fe), entonces debes de ser uno de ellos! YAHWEH orden predicar la besorah (evangelio) por toda la tierra tanto para redimir a las personas, de manera individual, como para restaurar de manera simultnea TODO Israel, y a todos los extranjeros/guerim que se quieran unir. Est claro (v 20) que hay que obedecer TODA la Escritura.

    Significado de la palabra hebrea Talmid Talmd (): Discpulo o Alumno, Estudiante. Que proviene de la raz lamd; raz prim.; prop. Aguijonear, i.e. (Por impl) Ensear (siendo la vara un incentivo oriental) acostumbrar, adiestrar, aprender, diestro, domar, ensayar, enseador, ensear, indmito, instruir, hbil.( ) limmd; instruido: acostumbrar, discpulo, ensear, habituar, sabio. Entrenado, habituado (Jer. 13:23 Puede un Etope cambiar su piel o un leopardo sus manchas? Si ellos pueden, entonces t puedes hacer el bien, que ests tan acostumbrada a hacer el mal.). 2) Discpulo (Isa. 8:16 Sella este documento, y limita su enseanza para aquellos que Yo he instruido). leshn limudm = lengua De discpulos, es decir, una lengua adiestrada (Isa. 50:4 YAHWEH Elohim me ha dado la habilidad para hablar como un hombre letrado, para que, yo, con mis palabras, pueda saber cmo sostener al fatigado. Cada maana El despierta mi odo para or como aquellos que son enseados).

  • 4

    Ministerios y dones para la preparacin De la Kehila del Mashiaj Expresado por el Rab. Shaul

    1.1 EFESIYIM (EFESIO 4: 23-24.) 23 y tienen que permitir que sus mentes y sus ruajim permanezcan renovndose ,24 y se vistan con la nueva naturaleza, creada para ser semejanza de YAHWEH, y se expresa as en justicia y en Kedushah, que emanan de la verdad. [Nota: Esto slo se adquiere dejando que el Ruaj(espritu) de YAHWEH nos lleve a toda verdad por medio de las Escrituras.]

    JUSTICIA SUMARIO:

    I. La justicia en la cultura de hoy. II. Antiguo Testamento: 1. Terminologa; 2. La "justicia" de Abrahn (Gn 15); 3. Los justos de Sodoma y Gomorra; 4. Tamar es justa; 5. La justicia en la obra Deuteronomista: a) La misin del rey, b) La "trah"; 6. La predicacin de los profetas preexlicos; 7. Profetas del perodo babilnico; 8. El "justo" en los Salmos; 9. Los libros sapienciales. III. Nuevo Testamento: 1. La predicacin de Jess; 2. San Pablo; 3. Otros escritos del NT; 4. Conclusin.

    I. LA JUSTICIA EN LA CULTURA DE HOY. "Justicia" es una palabra de abundante consumo en la cultura contempornea, pero tambin una nocin cambiante, que se especifica de diversas formas segn el cuadro ideolgico y cultural en que se coloca. Est presente sobre todo en el lenguaje jurdico, poltico y tico con significados diferentes.

    En el plano jurdico, la nocin de justicia que nos parece ms corriente es la que elabor el antiguo derecho romano y que formul as Ulpiano: " Iustitia est constans et perpetua voluntas ius suum cuique tribuendi La justicia es la constante y perpetua voluntad de dar a cada uno su derecho (Dig. I, 1,10). Este "suum" que corresponde a cada uno es un conjunto de derechos humanos. Hacer valer la "justicia" significa entonces reconocer y defender los derechos de cada persona.

    La determinacin de tales derechos depende de opciones ideolgicas, polticas y sociales previas. En el plano tico-religioso, la nocin corriente de justicia recoge sustancialmente la definicin de Ulpiano, como en el caso de santo Toms de Aquino, para quien la justicia es "habitus secundum quem aliquis constanti et perpetua voluntate jus suum unicuique tribuit" (S. Th., II-II, q. 58, a. 1). "El hbito por el que un hombre hace a cada uno de sus atributos a la constante y perpetua voluntad.

    La justicia entendida de este modo, en sentido Cristiano Romano, es la primera exigencia de la caridad como reconocimiento de la dignidad y de los derechos del prjimo. Observemos la dificultad de compaginar esta definicin con la falta en los evangelios de reglas sobre los derechos de justicia; ms an, da la impresin de ser una definicin ms jurdica que cristolgica, ya que falta la referencia a Yahshuah El Mashiaj.

    La justicia y la injusticia pueden referirse tambin a estructuras o situaciones socio-polticas opresivas, que niegan los derechos de la persona, o bien a las que son promotoras de la dignidad y de los derechos del hombre.

    Esta simple alusin a la acepcin tan difundida de justicia tiene solamente la finalidad de preparar el terreno para nuestra encuesta bblica. Efectivamente, nos preguntamos si el trmino/concepto hebreo de sedaqah o el griego de dikaiosyne corresponden exactamente a aquellas definiciones de justicia antes recordadas y comnmente aceptadas. De este modo aparecer ms claramente el carcter especfico y la originalidad de la concepcin bblica de la justicia.

    II. ANTIGUO PACTO. 1. TERMINOLOGA. El trmino hebreo que solemos traducir por "justicia" est cargado de dos significados fundamentales, de los que se derivan luego connotaciones diferentes segn los contextos en que se le emplea. Por un lado designa una relacin no primariamente con la norma tica o jurdica, sino con la comunidad: indica una actitud fiel, leal y constructiva respecto a la comunidad, y no tanto obediencia a unas normas.

  • 5

    Por otro lado, la justicia bblica indica tambin una condicin ptima de la comunidad, un estado de salud comunitario, por el que el individuo se encuentra viviendo dentro de una red de relaciones pblicas armoniosas y saludables.

    Por consiguiente, creemos que el trmino $edaqah puede traducirse como ya han propuesto varios exegetas por "fidelidad / lealtad a la comunidad" o por "solidaridad con la comunidad". Se trata, pues, de un trmino/concepto vinculado siempre a la idea de relaciones sociales armoniosas que dan origen a un bienestar, a un "orden" comunitario.

    En relacin con la definicin de Ulpiano y de Toms podramos decir que no interesa tanto el lado subjetivo de la "voluntad" cuanto ms bien el lado objetivo de "unicuique- cada uno ", puesto que indica la comunidad. El ser justo no se mide por una norma abstracta y absoluta, sino por las exigencias concretas de relaciones de comunin con Elohim y con los hombres. Algunos autores preferiran distinguir, en hebreo, entre sedaqah para indicar un "acto" justo, y sedeq, que designara ms bien una cualidad, un orden justo. Pero esta distincin no parece estar justificada. 2. LA "JUSTICIA" DE ABRAHN (GN 15). Abrahn no tiene hijos. Cul ser su descendencia? Quiz su criado? Yahweh le promete: "Levanta tus ojos al cielo y cuenta, si puedes, las estrellas. As ser tu descendencia" (Gn 15,5). Resulta ya paradjico prometer un hijo a un anciano de noventa y nueve aos (Gn 17,1); pero ms increble todava es la promesa de una descendencia numerosa como las estrellas del cielo. Evidentemente, se quiere resaltar precisamente el carcter paradjico de la promesa divina y la exigencia de una Emunah a toda prueba.

    Pues bien, Abrahn crey en su Yahweh. El verbo lehaamin que significa "creer" actualmente es sin dudar literalmente en hebreo "apoyarse fijamente en alguna cosa". Abrahn renuncia a buscar en s mismo un apoyo, una seguridad, y se fa completamente de Yhwh, por muy paradjica e increble que le parezca su promesa. As pues, Abrahn crey en Yahweh, "que le consider como un hombre justo" (Gn 15,6).

    El verbo traducido por "considerar" o "acreditar", segn otras versiones se deriva del lenguaje cultual (cf Lev 7,18; 13,17.23.28.37.44; 17,4; Nm 18,27), para indicar la aceptacin de un sacrificio que agrada a Yahweh; o bien sirve para designar la declaracin de la pureza o la impureza de una cosa. Aqu, en Gn 15, el contexto no es cultual, sino que se refiere a la relacin entre Abrahn y Yahweh en un contexto de vida ordinaria familiar.

    Yahweh declara que la Emunah de Abrahn es "justicia", esto es, una actitud de disponibilidad para la comunin con l. En efecto, creer quiere decir estar pronto y dispuesto lealmente para la comunin con Yhwh; y esto es ser justo. Solamente el justo es realmente creyente. La "justicia", en este trozo, designa, por consiguiente, una conducta que se desarrolla en el interior de una relacin de comunin entre dos partes, Yahweh y Abrahn. La justicia establece, garantiza y mantiene la comunin; Abrahn es justo porque se abre a la comunin con Yahweh; pero su justicia es reconocida y acogida por el Yah-weh justo.

    Entre Yahweh y Abrahn reina la justicia porque han desaparecido todos los obstculos para la comunin entre los dos.

    3. Los JUSTOS DE SODOMA Y GOMORRA. Con Yahweh tuvo Abrahn una disputa sobre la suerte de la ciudad de Sodoma (Gn 18,22-23). La imagen dominante es la de un proceso: Yahweh es acusador y juez, Sodoma es la acusada, Abrahn es el abogado defensor. El problema consista en encontrar 50, 45, 40, 30, 20 10 justos entre los sodomitas, o sea, 10 personas que en el proceso intentado contra ellos por Yahweh resultasen inocentes.

    Para comprender este prrafo del Gnesis es necesario preguntarse: Quin es "justo" en un proceso? Cmo establecer el criterio de la justicia? Qu es la justicia? Para responder, me permito recoger una larga cita de G. von Rad: "Tambin la convivencia de los hombres se juzgaba por completo desde el punto de vista de la fidelidad comunitaria.

    Cuando Sal deca que David era ms justo que l, intentaba decir que haba tomado en serio la relacin comunitaria que exista entre los dos y la haba tenido ms en cuenta (1 Sam 24,18). El hecho de que David no hubiera tocado a Sal mientras ste se encontraba indefenso en su poder es designado como justicia suya (1 Sam 26,23). Naturalmente, era tambin a menudo funcin de los tribunales locales examinar el comportamiento de un hombre sobre la base de su fidelidad comunitaria y declarar su inocencia o su punibilidad.

  • 6

    Sin embargo, no se puede decir ni mucho menos que este concepto Deuteronomista de justicia sea un concepto especficamente forense; abarcaba toda la vida de los israelitas, siempre que se encontrasen en una relacin comunitaria. Y sobre todo un comportamiento de fidelidad comunitaria incluye mucho ms que una simple correccin o legalidad, ms que una justicia en nuestro sentido del trmino. Aquella relacin de interdependencia exiga pruebas de bondad, de fidelidad y segn las circunstancias de compasin caritativa con el pobre y con el que sufre (Prov 12,10; 21,26; 29,27)".

    As pues, una vez establecido el sentido de "justicia" como fidelidad comunitaria, quines son los "justos" del prrafo del Gnesis? Desde Sodoma y Gomorra se levanta hasta Yahweh el "gran grito" de los oprimidos, de los dbiles, de los explotados por la violencia ajena; el pecado o el mal por el que llega hasta Yahweh el grito de lamento y de invocacin es un obrar violento y destructor de las relaciones comunitarias. La violencia es el pecado de Sodoma ( Gn 19,1-29), es decir, una actitud anti comunitaria.

    Los justos que Yahweh busca incluso en Sodoma y Gomorra son hombres solidarios de los dems, capaces de edificar la comunidad renunciando a la violencia; y no slo a la violencia sexual (Gn 19), sino a toda violencia.

    4. TAMAR ES JUSTA. La saga de Tamar (Gn 38) es otro ejemplo para ilustrar el sentido bblico de justicia. Tamar se casa con Er, pero ste muere sin dejar descendencia. Entonces Jud le da como marido a su otro hijo, Onn, que acta de forma que evita tener hijos, y el Seor le hace morir. Entonces Tamar se viste de prostituta y seduce a Jud, que no reconoce a su nuera y tiene un hijo de ella.

    Acusada de prostitucin y llevada ante Jud como juez, Tamar es condenada a muerte. Pero ella demuestra que no es una prostituta, sino que ha querido tener un hijo de la familia de su marido. Y Jud exclama entonces: "Ella es ms justa que yo" (Gn 38,26).

    Jud no haba querido dar a su hijo ms joven como esposo a Tamar (Gn 38,26), ya que tema que Sel muriese como los otros (Gn 38,11). No se preocupa de la familia ni, por tanto, de la descendencia. Tamar, por el contrario, aunque recurriendo a medios extremos, ha demostrado fidelidad a la familia de su marido, procurando a toda costa darle una descendencia. Segn ciertos criterios morales, se dira que Tamar actu mal, injustamente. Pero juzgando desde el punto de vista de la fidelidad comunitaria, es preciso reconocer que fue ms justa que Jud. La relacin comunitaria es el criterio para valorar si una persona es o no justa.

    5. LA JUSTICIA EN LA OBRA DEUTERONOMISTA. La obra histrica Deuteronomista (Dtr), que comprende los libros desde Deuteronomio a 2Reyes y fue redactada probablemente en dos fases, entre la poca del rey Josas (640-609 a.C.) y el destierro [/ Deuteronomio I, 3; / Pentateuco I-VII], nos ofrece la posibilidad de verificar ulteriormente el sentido de "justicia".

    a) La misin del rey. En 2Sam 8,15 se lee: "David rein sobre todo Israel, y administr rectamente (mispat) la justicia (sedaqah) a todo su pueblo". Est aqu compendiada la misin propia del rey: hacer valer el derecho (mispat), es decir, un prspero orden social, y la justicia (sedaqah), es decir, una ordenada vida comunitaria.

    La reina de Sab, ante el rey Salomn, exclama: "Bendito sea el Seor, tu Elohim, que se ha complacido en ti, ponindote sobre el trono de Israel! En su amor eterno a Israel te ha constituido rey para administrar el derecho (mapa') y la justicia (sedaqah)" (1 Re 10,9).

    A menudo se habla de la justicia como misin del rey (1Sam 24,18; 26,33; I Re 3,6). La justicia representa la sntesis de las funciones del rey, y no es solamente una cualidad entre las dems. La justicia del rey, que es tambin la suprema corte de apelacin en los procesos, no es tampoco solamente la equidad de los juicios, sino la conducta con que el rey se hace fiador y promotor de la prosperidad, de la paz, del bienestar de la comunidad nacional. Pero tambin como juez (sfet), el rey interviene para dirimir un conflicto que amenaza a la vida de la comunidad (2Sam 14; l Re 3).

    Lo mismo que en el uso jurdico, tampoco para el rey la justicia se refiere nicamente a la conducta del rey, sino tambin a la restauracin de las relaciones comunitarias que haban quedado alteradas por un delito o por algn comportamiento injusto. Por eso el salmista reza: "Oh Yahweh, haz que el rey ejerza tu justicia (sedaqah), que el descendiente real ejerza tu

  • 7

    derecho (mispat)" (Sal 72,1). La justicia y el derecho pertenecen a Yahweh ("tu derecho" - "tu justicia"), que los concede al rey. Tenemos aqu un replanteamiento radical de la figura del rey, puesto que se reconoce que si el rey hace valer el derecho y la justicia, como era su cometido, es solamente porque los ha recibido como don de Yahweh. ltimamente, por tanto, no es ya el rey, sino el Seor, la fuente de la construccin armnica de la sociedad. "La justicia y el derecho son la base de su trono (del de Yahweh)" (Sal 89,15; 97,2); "La justicia marchar delante de l (Yahweh), ir preparndole el camino" (Sal 85,14).

    La justicia significa tambin "paz" (shalm), es decir, integridad y plenitud saludable de la existencia. Tanto la justicia como la paz son don de Yahweh, inseparables la una de la otra: "La justicia y la paz se abrazarn" (Sal 85,11). Yahweh es capaz de hacer brotar la paz y la justicia, es decir, de instituir una sociedad nueva: "La tierra producir lealtad y la justicia mirar desde los cielos" (Sal 85,13).

    As pues, le corresponde al rey la misin de hacer valer y mantener, dentro del pueblo de Israel, una conducta fiel a la comunidad, la lealtad y la solidaridad, la paz y la justicia que ha recibido como don de Yahweh.

    b) La "trah". El concepto de justicia aparece varias veces en el contexto de los cdigos legales. Es justo el que es fiel a la trah y la observa; culpable el que no la sigue (Ex 23,7: "No hagas morir al inocente y al justo, porque yo no absolver al malvado"). Se ha querido ver una derivacin cultual del concepto de justicia, en el sentido de que se referira siempre a la declaracin de los sacerdotes, que reconocan en los que participaban en el culto la observancia de los preceptos de la ley (Sal 24). Creo que no siempre es posible derivar exclusivamente del culto el concepto de justicia, el cual est relacionado ms bien, a mi juicio, con la vida concreta de la sociedad del pueblo de Yahweh. Esto significa que justo no es simplemente aquel que acta en conformidad con la norma o con la ley, e injusto el que vive sin ley (los LXX, que traducen ra, malvado, con el trmino nomos, "sin ley").

    Yahweh ha dado a su pueblo "leyes y mandamientos justos" (Dt 4,8). Toda la obra histrica del Dt exhorta con calor e insistencia a la obediencia a la "ley" dada por Yahweh. Pero qu es la trah? Se suele traducir este trmino hebreo por "ley" o "instruccin"; pero, mirndolo bien, no se trata simplemente de una "orden" o mandamiento, ni de una pura instruccin, en el sentido de una enseanza doctrinal abstracta. La trah es una instruccin terico-prctica, dada con vistas a la edificacin de la comunidad de Yahweh. Por tanto, podramos traducirla por "ordenamiento comunitario". Efectivamente, atae a todos los comportamientos justos, es decir, constructivo, de la comunidad. Por tanto, es justo aquel que observa la trah, no tanto y no slo porque obedece a una ley, sino porque realiza su fidelidad a la comunidad, obedeciendo y practicando la trah. Por otra parte, hay que recordar que Israel no es capaz de observar la trah si Yahweh no le circuncida el corazn: "El Seor, tu Elohim, circuncidar tu corazn y el de tus descendientes para que le ames con todo tu corazn y toda tu alma, y as vivas" (Dt 30,6).

    Por eso la justicia es gracia de Dios y no un mrito de Israel, es un don y no una conquista: "No digas en tu corazn: `Por mi justicia me ha dado el Seor la posesin de esta tierra', siendo as que es por su injusticia por lo que el Seor echa a esas naciones lejos de ti. No por tu justicia ni por la rectitud de tu corazn vas a entrar en posesin de la tierra, sino por la injusticia de esas naciones las echa el Seor lejos de ti, y tambin para cumplir el juramento hecho a vuestros padres Abrahn, Isaac y Jacob. Reconoce que el Seor, tu Dios, no te da la posesin de esa buena tierra debido a tu justicia, pues no eres ms que un pueblo de cabeza dura" (Dt 9,4-6). Tanto Israel, que tiene la "cabeza dura", como los cananeos son "pecadores"; nadie puede reivindicar la posesin de la tierra por su justicia. La posesin de la tierra es concedida gratuitamente por Dios a Israel slo porque Dios es fiel a las promesas hechas a los padres. Dios se dirige a Israel pecador, que no tiene una "justicia" propia, y lo "hace justo", le da una justicia al darle la tierra. Israel es "justificado" por pura gracia. Si observa la trah, Israel mostrar que ha sido "justificado" por Dios: "Esta ser nuestra justicia (ante Dios): guardar y poner en prctica ntegramente estos mandamientos en presencia del Seor, nuestro Dios, como l nos lo ha ordenado" (Dt 6,25).

    La "justicia" se manifiesta de la manera ms clara en la conducta social del individuo: "Si haces algn prstamo al prjimo, no entres en su casa para elegir la prenda, cualquiera que sea, sino que esperars fuera a que el deudor te saque la prenda. Si ste fuera pobre, no retendrs contigo la prenda ni siquiera una noche, sino que se la devolvers a la puesta del sol, para que l, al acostarse, pueda arroparse con su manto y te bendiga. Esta ser una buena accin (lit.: una justicia) a los ojos del Seor, tu Elohim" (Dt 24,10-13). La comunin con Yahweh se mantiene a travs de la fidelidad a su trah, que exige fidelidad social a la comunidad.

  • 8

    6. LA PREDICACIN DE LOS PROFETAS PREEXILICOS. El profeta / Ams fue definido justamente como "el profeta de la justicia". Efectivamente, denuncia a aquellos que convierten el derecho (mispat) en ajenjo y echan por tierra la justicia (sedaqah) (5,7; cf 6,12). El mispat y la Sedaqah son las columnas fundamentales de la convivencia comunitaria, el ro de agua viva que parte de Yahweh y que es capaz, si es acogido, de sanear de nuevo a la sociedad, como suea Ams: "Quiero que el derecho (mapa') fluya como el agua, y la justicia (Sedaqah) como torrente perenne" (5,24). El inocente, que es vctima de la opresin de los poderosos, es llamado "justo" (2,6; 5,12), ya que su pobreza y su miseria son una denuncia silenciosa, pero poderosamente concreta, de la injusticia. El pobre, injustamente pisoteado, es definido justo, ya que solamente de los pobres no culpables de violencia y opresin es de donde puede partir una renovacin de la sociedad y la instauracin de la justicia. Observemos que para Ams, como para los dems profetas, la "justicia" es un comportamiento que va ms all del puro principio de "darle a cada uno lo suyo" o del puro "dar y recibir", puesto que implica la compasin, la misericordia, la solidaridad, o sea, la fidelidad comunitaria.

    Para / Oseas la justicia es el precio nupcial que paga Yahweh para unir consigo como esposa a Israel: "Me casar contigo para siempre, me casar contigo en la justicia y el derecho, en la ternura y el amor; me casar contigo en la fidelidad, y t conocers al Seor" (Os 2,21-22). El Elohim justo paga, como precio nupcial, una ordenacin social saludable y vivificante para Israel, la justicia. La justicia es don de Yahweh y es la condicin para la comunin con Yahweh y para la prosperidad social y econmica pacfica de Israel.

    / Isaas denuncia la corrupcin de Jerusaln, en otros tiempos ciudad fiel, pero que se ha convertido ahora en una meretriz (Is 1,21-27): "Cmo se ha prostituido la ciudad fiel, Sin, tan llena de justicia! Moraba en ella el derecho: ahora, en cambio, asesinos!" (v. 21). La ciudad est ahora llena de asesinos, de ladrones, de prncipes corrompidos, que "no hacen justicia al hurfano ni atienden la causa de la viuda"(v. 23). Yahweh intervendr para hacer de nuevo justa a la ciudad, smbolo de todo el pueblo de Israel: "Har a tus jueces como eran y a tus consejeros como antes. En adelante se te llamar ciudad de la justicia, ciudad fiel. Sin ser redimida con el derecho, y sus convertidos con la justicia" (v. 27). La justicia, o sea, la condicin nueva en que Jerusaln podr vivir prspera y feliz, no puede venir ms que de Yahweh para aquellos que se conviertan, es decir, que se abran a acoger el don de la justicia.

    7. PROFETAS DEL PERODO Babilnico. / Jeremas denuncia la desaparicin de la fidelidad comunitaria en el reino de Jud, que se ha hecho todava ms prfido que el reino tan corrompido del norte; en comparacin, ste ahora resulta ms justo (3,11). En Jer 9,22-23 leemos: "Esto dice Yahweh: No presuma el sabio de su sabidura, no presuma el fuerte de su fuerza, no presuma el rico de su riqueza; quien quiera presumir, que presuma de esto: de tener inteligencia y conocerme, porque yo soy el Seor, que hago misericordia, derecho y justicia en la tierra. S, esto es lo que me agrada dice Yahweh".

    Son tres los posibles dolos del hombre: la sabidura, la fuerza y la riqueza; pero el verdadero valor es el conocimiento de Yahweh como aquel que crea relaciones humanas justas, estableciendo en la tierra la justicia.

    La corrupcin social y la ausencia de justicia resuenan tambin en labios de / Ezequiel (16,51-52). Pero Jeremas afirma claramente que Yahweh es siempre justo (Jer 12,1). Y el profeta Sofonas proclama que Yahweh es el nico sol de justicia para Israel: "El Seor es justo en medio de ella (Jerusaln), no hace nada injusto; cada maana dicta su sentencia, nunca falta al alba" (Sof 3,5).

    El establecimiento de una comunidad prspera y armoniosa es esperado para el futuro mesinico, ligado a la llegada de un rey justo: "Vienen das dice Yahweh en que yo suscitar a David un vstago legtimo, que reinar como verdadero rey, con sabidura, y ejercer el derecho y la justicia en la tierra" (Jer 23,5). La convivencia comunitaria debidamente ordenada, la lealtad y la solidaridad aparecen como un don salvfico del Elohim justo. El mesas futuro ser incluso llamado "Seor-nuestra-justicia" (Jer 23,5).

    As pues, se fue haciendo cada vez ms clara en los profetas la conviccin de que una sociedad nueva, es decir, la justicia, no puede ser ms que fruto de una intervencin salvfica de Yahweh. Esto puede explicar la tendencia a identificar la justicia de Yahweh con su accin salvfica, como en Is 45,19: "Yo, Yahweh, predico la justicia y anuncio el derecho" (Is 46,12: "Prxima est mi justicia, no est lejos, mi salvacin no tardar"). Cuando en el AP se le atribuye la justicia a Yahweh, se pone de relieve sobre todo el aspecto positivo de salvacin, ms bien que el aspecto negativo-penal de castigo. En 2Crn 12,6 la derrota de

  • 9

    Robon bajo el faran Sesac es atribuida al Seor, que ha abandonado a Israel en manos del enemigo; pero el pueblo reconoce: "Justo es Yahweh "; es decir, reconoce que l todava puede salvar y quiere salvar. La justicia de Yahweh est hecha de gracia y de fidelidad a las promesas (Dt 32,4: "Todos sus caminos son la justicia misma; el Yahweh fiel, en l no hay maldad; es justo y recto"). Por eso las justicias (sedaqt) de Yahweh para Israel son sus acciones salvficas (Jue 5,11; lSam 12,7). En los profetas solamente hay tres pasajes que parecen considerar la justicia de Yahweh como castigo por los pecados (Is 5,16: "El Elohim santo su santidad mostrar al hacer justicia"; 10,22: "La destruccin est decretada como plenitud de la justicia"; " Yahweh es justo en medio de ella, no hace nada injusto; cada maana dicta su sentencia"). Mirndolo bien, incluso en estos textos el castigo no es la ltima palabra de Yahweh, sino que est en funcin de una voluntad de salvacin; el castigo es una correccin disciplinar con vistas a la conversin y a la liberacin del pueblo.

    En todos los profetas, "justicia" equivale a plan salvfico de Yahweh o a accin salvfica. Yahweh no quiere ms que la salvacin. El es justo porque salva (Is 45,21); si castiga, lo hace pensando siempre en la salvacin.

    Israel no es justo: ms an, est lejos de la justicia (Is 46,12); todo lo ms, lo es alguna vez; pero pronto desaparece su justicia "como las olas del mar" (Is 48,18).

    El tema de la justicia es dominante en el Segundo versculo y en el Tercero de Isaas. Nos detendremos tan slo en un pasaje significativo: " Yahweh quiere, por amor a su justicia, engrandecer y magnificar la ley(trah)" (Is 42,21), es decir, instituir un nuevo orden social (trah). ste es el sueo de Yahweh, su voluntad: que su accin salvfica, dirigida a crear una sociedad nueva (justicia), se concrete en la historia visiblemente; por eso ha dado a Israel la trah, una ordenacin comunitaria nueva.

    8. EL "JUSTO" EN LOS SALMOS. En el libro de los Salmos es donde aparece ms frecuentemente, y con diversos significados, la raz hebrea sdq. En la oracin slmica se entrecruzan a menudo la justicia divina y la humana.

    Para el orante, Yahweh mismo es la justicia: "Cuando te invoco, t me atiendes, oh Elohim de mi justicia" (Sal 4,2). Yahweh es el nico rey perfectamente justo: "El Seor hace justicia y libera a todos los oprimidos" (Sal 103,6). Incluso "los cielos proclaman su justicia" (Sal 97,6). Y el salmista se hace eco de la voz de los cielos: "Mi lengua anunciar entonces tu justicia y proclamar tu alabanza todo el da" (Sal 35,28). En el canto de accin de gracias exclama el salmista: "Pregon tu justicia a la gran asamblea, no he cerrado mis labios; t lo sabes, Yahweh. No he dejado de hablar de tu justicia, he proclamado tu lealtad y tu salvacin, no he ocultado tu amor y tu fidelidad ante la gran asamblea" (Sal 40,10-11). Justicia es sinnimo de lealtad, de fidelidad, de salvacin, de misericordia de Yahweh; es decir, es la salvacin comunitaria que viene de Yahweh.

    La justicia divina es la fuente de una vida individual y comunitaria prspera, buena y feliz. Cuando es enviada por Yahweh a la tierra, produce vida y fecundidad (Sal 66,6-14), da la victoria sobre los enemigos (Sal 48,11), concede al pueblo de Israel la capacidad de hacer reinar el derecho y la justicia (Sal 99,4).

    El mbito de la justicia creada por Yahweh no es solamente el individuo y su vida interior, sino su existencia en la comunidad y sus relaciones con los dems hombres. Yahweh acta con su justicia, que es la voluntad eficaz de crear la comunidad de su pueblo, y le da a Israel la capacidad de ser fiel a la comunidad. El mbito de la justicia es ms amplio que el que circunscribe las leyes. As pues, el salmista presupone que el hombre no es capaz por s solo de construir la comunidad y de tener una vida justa sin la intervencin de la justicia divina. La justicia divina equivale, por tanto, a la salvacin que Yah-weh realiza para el hombre tanto en el mbito individual como comunitario. Cuando Yahweh es llamado "justo juez" (Sal 9,9; 96,13; 98,9), se desea expresar no tanto una justicia distributiva cuanto ms bien la funcin regia que Yahweh ejerce liberando a los dbiles, a los oprimidos, a los pobres. Yahweh es justo porque ayuda, porque es benvolo y misericordioso, porque libera y da la victoria, porque salva y hace a los hombres capaces de ser justos.

    Es frecuente en los salmos la protesta del salmista que se declara justo delante de Yahweh. "La desenvoltura con que los orantes afirman continuamente que han observado todos los mandamientos y con que utilizan el atributo de saddiq refirindolo a ellos mismos es realmente asombrosa" (G. von Rad). "Los salmistas no pretenden hacer un examen de conciencia y demostrar que son justos frente a Yahweh, es decir, moralmente irreprochables. Ms bien se sitan a s mismos en la imagen del saddiq paradigmtico" (G. von Rad); afirman su firme voluntad de ser justos ante Yahweh o, mejor dicho, de que Yahweh

  • 10

    los haga y los encuentre justos. Por eso "justo" tiende a ser equivalente de "creyente" (Sal 1,5-6; 32,11; 33,1; etc.). Al proclamar que es justo, el salmista expresa la voluntad de acoger la justicia divina.

    9. LOS LIBROS SAPIENCIALES. En la literatura sapiencial se tiende a identificar "justicia" con "sabidura". La sabidura es la cualidad caracterstica del rey, del juez y del gobernante; por eso mismo el juez tiene que ser justo (Prov 8,15-16; 16,13; 31,9), como el rey; pero "la justicia y el derecho" son "democratizados", es decir, se convierten en una funcin de cada individuo frente a su prjimo (Prov 1,3; 2,9; 8,20; 21,3). La "justicia" tiende a equivaler a la "religiosidad" (Prov 10,2; 11,4-6.19), a la benevolencia (Si 3,34; 7,10; 12,3), a la piedad para con los padres (Prov 2,20; 3,33; 4,18).

    El libro de los / Proverbios identifica al justo con el sabio. El justo es generoso (21,26), no miente (13,5), se preocupa de los pobres (29,7), en el tribunal intenta defender al oprimido (18,5; 24,23-24). Tambin aqu "justo" es el que se muestra fiel a la comunidad con una actitud constructiva. Solamente la sabidura puede dar la capacidad de ser justos y de practicar la justicia. "Por m dice la sabidura reinan los reyes y los prncipes decretan la justicia... Yo voy por las sendas de la justicia, por los senderos de la equidad" (Prov 8, 15.20).

    El libro de / Job pone en discusin la justicia de Yahweh, entendida como la conducta con que Yahweh premia a los buenos y castiga a los malos, segn la tesis de los amigos de Job. Elifaz, por ejemplo, dice: "Te castiga acaso por tu piedad y entra en juicio contigo?" (22,4). Yahweh castiga solamente al culpable. Frente a Yahweh la justicia del hombre es nula, sostiene Elih: "Si eres justo, qu le das con ello? Qu recibe l de tu mano? A un hombre igual que t afecta tu maldad, aun hijo de hombre tu justicia" (35,7-8). La justicia de Yahweh es desinteresada. Yahweh es "maestro de justicia, a nadie oprime" (37,23).

    Job critica la justicia de Yahweh: "Por el Yahweh vivo, que me ha quitado mi derecho; por el Todopoderoso, que me amarga el alma!" (27,2). Y proclama, en voz alta su propia justicia: "De justicia me haba vestido y ella me cubra, la justicia era mi manto y mi turbante" (29,14). Job era la encarnacin de la justicia: ayudaba a los pobres, a las viudas, a los hurfanos, y defenda la causa de los dbiles (29,11-17). Sin embargo, Job se interroga: "Cmo frente a Yahweh puede tener razn el hom-bre?" (9,2). Y a su vez Yahweh le interroga: "Es que quieres anular mi derecho (mispat)? Para justificarte, me vas a condenar?" (40,8). Yahweh rechaza el razonamiento de Job, segn el cual hay que acusar a Yahweh para justificar al hombre o acusar al hombre para justificar a Yahweh. En realidad, Yahweh es justo porque quiere salvar al hombre en su sabidura; pero la justicia del hombre no es una auto-salvacin independiente de Yahweh. Al final, Job, que "se tena por justo" (32,1), se reconoce pecador y se arrepiente (42,6), reconociendo el misterio de la justicia insondable de Yahweh.

    Todos los sabios, que reflexionan a partir de la observacin de la vida diaria, advierten la falta de justicia en el mundo. El ms desencantado observador de la vida es / Qohlet, que indica: "Y he visto ms debajo del sol: en el lugar del derecha est el delito; y en el lugar de la justicia, la injusticia" (3,16). El orden social est alterado y el sabio asiste impotente al imperio de la injusticia. Uno oprime al otro con su injusticia: "Si ves en la regin al pobre oprimido, el derecho y la justicia violados, no te sorprendas por eso; es que sobre una autoridad hay vigilando otra autoridad, y sobre sta hay an otras autoridades" (5,7). La sociedad es una cadena de injusticias.

    Qohlet se pregunta cmo puede la justicia jactarse de un valor salvfico o de una superioridad sobre la injusticia, siendo as que "estas dos cosas he visto en mis das de vanidad: justo que perece a pesar de su justicia, e injusto que prolonga sus das a pesar de su injusticia" (7,15). Y somete a verificacin la teora de la justicia-felicidad, es decir, que el justo es feliz y que el impo acaba mal, confrontndola con la experiencia cotidiana. Pues bien, es evidente que tanto los justos como los malvados-necios mueren, y que incluso estos ltimos viven ms tiempo: "Justo que perece a pesar de su justicia, e injusto que prolonga sus das a pesar de su injusticia" (7,15). Todos mueren de la misma manera (3,20), tanto los sabios justos como los necios-injustos. Cmo salir de este callejn sin salida? Qohlet ve slo una solucin: lo que importa es temer a Dios y evitar los dos peligros (cf 7,18), es decir, pensar que la felicidad est mecnicamente vinculada a la justicia, y negarse a aceptar que hay un sentido en el mundo. El mundo tiene un sentido, hay una justicia; pero ese sentido y esa justicia se le escapan al hombre, porque slo los conoce Dios. El hombre tiene que aprender a fiarse de Dios y a recibir de l lo que le concede en el momento presente.

  • 11

    Todo el libro de la / Sabidura est preocupado por el tema de la justicia (dikaiosyn), que es el tema central del libro. El ttulo de la obra podra tomarse de Sab 1,1: "Amad la justicia los que gobernis la tierra". Ya en Prov 16,12 se deca: "El rey debe odiar la injusticia, porque el trono est establecido en la justicia".

    La justicia va unida al recto pensamiento sobre Yahweh y a la bsqueda de su voluntad: "Pensad del Seor con rectitud, buscadle con sencillez de corazn"(Sab 1,1). En efecto, "el Seor es justo y ama la justicia" (Sal 11,7). El que tiene de Yahweh una idea equivocada acaba amando la injusticia, y el que ama la injusticia acaba teniendo una idea equivocada de Yahweh (cf tambin Rom 1,18 respecto a los que "detienen la verdad (la revelacin de Yahweh) con la injusticia"). En efecto, "conocerte a ti (Seor) lleva a la justicia perfecta" (15,3), que conduce a la inmortalidad: "Reconocer tu poder es la raz de la inmortalidad" (15,3). Aqu se encierra el jugo de todo el libro de la Sabidura: la sabidura hace conocer a Yahweh; el poder de Yahweh es fuente de justicia ("Porque tu fuerza es el principio de tu justicia": 12,16); "la justicia es inmortal" (1,15). He aqu la trada fundamental y la secuencia sinttica que se desarrolla en la Sabidura: sabidura-justicia vida inmortal bienaventurada.

    El justo es aquel que posee la sabidura, es decir, el conocimiento de Yahweh (2,13). Por el contrario, el culto a los dolos sin nombre es principio, causa y fin de todo mal (14,27). Una comunidad o sociedad que no reconoce a Yahweh no puede tener otra ley que "la fuerza" (2,11), es decir, la violencia injusta. El justo est iluminado por la luz de la justicia (5,6); se reviste de la coraza de la justicia (5,18).

    La injusticia se va acumulando de generacin en generacin, dando lugar a una estructura injusta en el mundo (12,10-11), a una especie de fuerza insuperable. Pero Yahweh interviene dando lugar a la conversin, otorgando la sabidura, que es fuente de justicia. Por eso el Pseudo-Salomn de la oracin de Sab 9 reconoce que es "incapaz de conocer el derecho y las leyes" (9,5) y pide el don de la sabidura divina para gobernar con justicia (9,12).

    La injusticia es la fuerza al servicio del egosmo; la justicia es el amor al servicio de la vida: "Tienes misericordia de todos porque todo lo puedes, y pasas por alto los pecados de los hombres para llevarlos al arrepentimiento. T amas todo lo que existe y no aborreces nada de lo que hiciste, pues si algo aborrecieras no lo habras creado. Y cmo podra conservarse si no hubiese sido llamado por ti? Pero t perdonas a todos, porque todo es tuyo, Seor, que amas cuanto existe" (Sab 11,23-26). Si en Yahweh la justicia es su amor poderoso que hace vivir y que perdona, la justicia humana no ser ms que amor y perdn recproco.

    III. NUEVO PACTO. Tampoco en el NP es unvoco el concepto de justicia. Sigue estando presente la idea de ser fiel a la comunidad, pero tambin el sentido de justicia como observancia de la ley (idea desarrollada sobre todo por los fariseos, aunque ya presente en el AP). Sin embargo, es predominante la idea de justicia de Yahweh como salvacin.

    1. LA PREDICACIN DE YAHSHUAH. "La exhortacin a la justicia en el sentido jurdico de la palabra no est en el centro del mensaje de Yahshuah. No encontramos en el evangelio ni normas sobre los deberes de justicia, ni una evocacin insistente de una clase de oprimidos, ni una presentacin del mesas como juez ntegro". Sin embargo, el tema de la justicia es, al menos segn Mateo, una palabra-clave de la predicacin de Yahshuah. Ser justo se identifica con hacer la voluntad del Padre (Mt 7,21.24.26), revelada en las palabras de Yahshuah. Pero remitindonos a la parbola de los dos hijos (Mt 21,28-31 a), nos preguntamos: "Quin hace la voluntad del Padre?" Yahshuah responde as: "Os aseguro que los publicanos y las prostitutas entrarn en el reino de Yahweh antes que vosotros. Porque Juan vino por el camino de la justicia y no cresteis en l, mientras que los publicanos y las prostitutas han credo en l. Pero vosotros, aun viendo esto, no os habis arrepentido ni credo en l" (Mt 21,31b-32). Hacer la voluntad del Padre es creer en el anuncio del camino de la justicia, del que habla Yahshuah en el sermn de la montaa, y ponerlo en prctica (Mt 5,6.10.20; 6,1.33). El mismo Yahshuah cumple toda justicia (Mt 3,15), ya que realiza perfectamente el plan salvfico de su Padre.

    Pues bien, para Mt la justicia es querer vivir como Yahshuah en una sociedad nueva, en la que la regla es Yahshuah mismo. El "camino de la justicia" es por tanto una nueva ordenacin social, que se contrapone a todos los proyectos humanos de sociedad. La nueva sociedad de hermanos y hermanas de Jess, los que hacen la voluntad del Padre (cf Mc 3,35), realiza la justicia, que Yahshuah sintetiz en el mandamiento del amor a Yahweh y al prjimo (Mt 22,37-40).

    As pues, en la perspectiva de Mt la justicia no es una virtud ni una exigencia tico-legal, sino que indica el camino comunitario nuevo de aquellos que siguen a Yahshuah. Efectivamente, en Mt "la justicia es un concepto resumido de todo lo

  • 12

    que constituye precisamente la `religin' de la comunidad que se ha separado ya del judasmo" (K. Berger). El dualismo justo-injusto equivale a la contraposicin Iglesia-mundo. Pero la parbola de la cizaa muestra que el grano (Iglesia) y la cizaa (mundo) crecen juntos, y solamente al final podr ser clara y definitiva la separacin. La Iglesia "convive" con el mundo, "con crece" con el mundo; pero no se identifica con l.

    Mientras que en Marcos falta por completo el concepto de justicia, en la obra de Lucas es caracterstico el uso del adjetivo "justo" referido a Yahshuah, que es por excelencia "el justo" (Lc 23,47; He 3,14; 7,52; 22,14). Yahshuah es el mrtir inocente, que da su vida por amor a Yahweh y a los hermanos: "justo" aqu significa ser fiel hasta la muerte a la comunin con Yahweh y con los propios hermanos. Pero tambin Zacaras e Isabel son justos "ante Yahweh, pues guardaban irreprochablemente todos los mandamientos y preceptos del Seor" (1,6). Tambin Simen (2,25) y Jos de Arimatea (23,50) son justos. Hasta un pagano como el centurin Cornelio es un "varn justo y temeroso de Yahweh " (He 10,22). En todos estos casos la justicia implica una relacin con Yahweh.

    2. PABLO. En el campo de las cartas paulinas es central el tema de las relaciones entre justicia del hombre y justicia de Yah-weh. La justicia de Yahweh, para / Pablo, no es el atributo por el que Yahweh le da a cada uno lo suyo, sino que es en el sentido anticipado ya por el AP la actividad salvfica, misericordiosa y fiel de Yahweh por el hombre [/ Romanos III; / Glatas III].

    La justicia de Yahweh se revela plenamente en Mashiaj Yahshuah: "Ahora, sin la ley, se ha manifestado la justicia de Yahweh, atestiguada por la ley y los profetas; justicia de Yahweh mediante la Emunah (fe) en Mashiaj Yahshuah, para todos los creyentes, sin distincin alguna" (Rom 3,21-22). En Yahshuah, Yahweh ofrece al hombre la justicia, o sea, la salvacin.

    Por consiguiente, la justicia de Yahweh es la salvacin divina ya presente en la existencia del mesianismo-cristiano, aunque en esperanza todava, y que se cumplir solamente al final. Yahweh da y manifiesta su justicia entre los hombres que creen (Rom 1,17; 3,21-22). El que no cree no se somete a la justicia divina: "Pues no reconociendo la justicia de Yahweh y buscando establecer la justicia propia, no se sometieron a la justicia de Yahweh " (Rom 10,3). La bsqueda de la justicia mediante el legalismo de la ley es un callejn sin salida. Mashiaj ha puesto fin a ese camino humano de justicia, y al mismo tiempo Mashiaj es el fin al que lleva ese camino, porque l da lo que el legalismo de la ley no poda dar, o sea, la justicia de Yahweh: "Porque el fin del legalismo de la ley es Mashiaj, para justificacin de todo el que cree" (Rom 10,4). Cambia tambin as la visin de Yahweh: en el AP un Yahweh que exige, que premia y que castiga; en el NP un Yahweh que da y que perdona. Y cambia la manera de entender la Fe: en vez de las obras del fiel, la Emunah (fe) del creyente. Esta contraposicin paulina tiene que entenderse en el contexto polmico de la diatriba de Pablo con los judos, y no como una representacin precisa del AP; l quiere mostrar la novedad dada en Mashiaj.

    La justicia pertenece propiamente a Yahweh, el cual se la da a la humanidad mediante Yahshuah y en l. Al obrar as, Yahweh demuestra su fidelidad a sus promesas a los padres (Rom 4,9ss) y no hace ms que revelar lo que ya estaba "atestiguado por la ley y los profetas" (Rom 3,21), es decir, por el AP. Puesto que justicia es la accin salvfica divina y don de Yahweh, se contrapone a la justicia que los hombres buscan de forma autnoma.

    As pues, el hombre no puede hacer valer una justicia propia suya, conquistada con sus obras, sino que tiene que recibirla como don de Yahweh. Segn la mentalidad del / judasmo de los tiempos de Yahshuah y de Shaul, la justicia del hombre se obtiene mediante la observancia de los mandamientos y de la ley. Esta manera de pensar puede engendrar la conviccin de que el hombre es el autor de su propia justicia (cf Rom 10,3). Shaul, por el contrario, liga la justicia a la Emunah (fe) en Yahshuah: "Decimos, pues, con razn, que el hombre es justificado por la fe sin la observancia de la ley" (Rom 3,28; 4,23; Gl 3,6). Creer en Yahshuah significa no jactarse de la "posesin de mi justicia, la que viene de la ley", sino aceptar "la que se obtiene por la Emunah (fe) en Mashiaj, la justicia de Yahweh, que se funda en la Emunah (fe)" (Flp 3,9).

    Ser justos quiere decir creer en Yahshuah; recibir de l el Espritu que obra de manera que los creyentes "seamos en l (Mashiaj) justicia de Yahweh " (2Cor 5,21), hombres nuevos, "creados segn Yahweh, en justicia y santidad verdadera" (Ef 4,24). Por consiguiente, Yahweh no slo declara justos, sino que hace justos, mediante Yahshuah y el don del Espritu, a los que se adhieren a su Hijo por la Emunah (fe).

  • 13

    La Emunah que hace justos es la confianza total puesta solamente en Yahweh, como hizo Abrahn (Rom 4); y, por tanto, tambin esperanza, que se apoya nicamente en l. "La esperanza en el amor supremo de Yahweh en Mashiaj Yahshuah es, por tanto, el verdadero `xodo' de s mismo, para vivir de Yahweh y en Yahweh: comunin de vida y de amor, en el cual el hombre recibe el don de Yahweh, que es el mismo Yahweh como amor, y se abandona a Elohim en el mismo acto de recibirlo; se somete en lo ms profundo de s mismo a la gracia de Yahweh y, en el abandono completo de su existencia al misterio de Yahweh que nos reconcilia en Mashiaj, recibe el don de la justificacin" (J. Alfaro).

    La justicia de Yahweh se identifica, para Shaul, con la misericordia, como se ve por Rom 3,25: "( Yahweh) puso de manifiesto su justicia al pasar pacientemente por alto los pecados del pasado, pero al presente la pone ms an demostrando que l es justo y es quien justifica al que tiene Emunah en Yahshuah ". Yahweh es justo en cuanto que quiere y puede hacer justos. Y ser justo es fruto de la muerte-resurreccin de Yahshuah, que libera del pecado (Rom 4,24-25): "Con mucha ms razn, justificados ahora por su sangre, seremos librados por l del castigo" (Rom 5,9).

    La justicia de Yahweh es la voluntad eficaz divina de una liberacin integral del hombre con vistas a una comunin con Yah-weh y con los hermanos. Justificarlos, los Creyente forman una sociedad nueva y visible, el cuerpo de Mashiaj: "Vosotros sois el cuerpo de Mashiaj, y cada uno por su parte es miembro de ese cuerpo" (1Cor 12,27); forman la Novia de Mashiaj (Ef 5,21-33).

    Como cuerpo de Mashiaj y como Novia suya, la comunidad de creyente debe vivir nuevas estructuras de relaciones entre los creyente y de stos con el resto de la humanidad. En Rom 12,9-21, Shaul delinea concretamente la fisonoma de la comunidad Mesinica, en la que reina la justicia dada por Yahweh: "Que vuestro amor sea sincero. Odiad el mal y abrazad el bien. Amaos de corazn unos a otros, como buenos hermanos; que cada uno ame a los dems ms que a s mismo. No os echis atrs en el trabajo, tened buen nimo, servid a Yahweh; alegres en la esperanza, pacientes en los sufrimientos, constantes en la oracin; socorred las necesidades de los creyentes, practicad la hospitalidad. Bendecid a los que os persiguen; bendecid, y no maldigis. Alegraos con los que se alegran, llorad con los que lloran. Vivid en armona unos con otros. No seis orgullosos, poneos al nivel de los humildes. No devolvis a nadie mal por bien. Procurad hacer el bien ante todos los hombres. En cuanto de vosotros depende, haced todo lo posible por vivir en paz con todo el mundo. Queridos mos, no os tomis la justicia por vuestra mano; dejad que sea Yahweh el que castigue, como dice la Escritura: `Yo har justicia, yo dar a cada cual su merecido'. Tambin dice: `Si tu enemigo tiene hambre, dale de comer; si tiene sed, dale de beber; que si haces esto, hars que se sonroje'. No te dejes vencer por el mal; al contrario, vence el mal con el bien". Esta larga cita nos dispensa de referir otros muchos pasajes paulinos, en los que el Emisario expresa claramente su conviccin de que la justicia recibida de Yahweh tiene que manifestarse en una praxis renovada de la comunidad de creyentes, pero tambin en una relacin singular del mesianismo con los no creyentes. El compromiso fundamental del mesianismo consiste en "no acomodarse a este mundo" (Rom 12,2), es decir, a sus estructuras e ideologas, sino discernir la voluntad de Yahweh, es decir, qu es lo bueno. Al obrar as, los creyente viven realmente no ya "en la carne", o sea, de forma egosta e injusta, sino "en el Espritu" (Gl 5,13-25). La justicia es fruto del Espritu presente en el hombre y se expresa en amor, paz, gozo, longanimidad, bondad, benevolencia, confianza, mansedumbre, dominio de s mismo. Tanto a nivel individual como en cuanto comunidad mesinica en el mundo. Ante todo formando una comunidad que vive la justicia es como los creyentes hacen que reine la justicia de Yahweh en el mundo.

    Sigue todava en la concepcin de Shaul el sentido hebreo de justicia como fidelidad a la comunidad, solidaridad, lealtad, pero con una fuerte acentuacin ontolgica y una insoslayable referencia a la accin salvfica de Yahweh en Mashiaj. La justicia de Yahweh es su amor liberador, que se nos ha dado mediante Mashiaj, en el Espritu, para hacer de nosotros una comunidad nueva de amor a Yahweh y a los hermanos. "El (Mashiaj) es nuestra Shalom" (Ef 2,14); l reconcilia a la humanidad con su muerte y resurreccin, introduciendo en este mundo la justicia de Yahweh, hacindonos entrar en su cuerpo para formar la familia de los hijos de Yahweh y estableciendo la posibilidad de unas nuevas relaciones entre nosotros y con el "mundo". Consiguientemente, cada uno de nosotros est involucrado en la justicia de Yahweh por el mundo.

    3. OTROS ESCRITOS DEL NP. Para 2Pe 3,13 nosotros, los creyentes, "segn su promesa, esperamos unos cielos nuevos y una tierra nueva, en los que reinar la justicia". El mundo plenamente salvado ser un mundo en donde reinar la justicia, o sea, la comunin de los hombres entre ellos y con Yahweh. La instauracin plena del reino de la justicia implica la salvacin integral del hombre en su misma dimensin corporal de relacin con la comunidad humana y con el mundo.

  • 14

    Segn la carta a los Hebreos, los creyentes poseen "la doctrina de la justicia" (5,13), puesto que creen en Yahshuah, que "am la justicia y odi la iniquidad" (1,9). La justicia es una realidad escatolgica, pero que ha entrado ya en el mundo por medio del justo, que es Yahshuah.

    En las cartas pastorales, la justicia tiende a convertirse en una virtud entre las dems, vinculadas al amor fraterno y a la misericordia. Es una concepcin que se refiere al sentido de dikaiosyn como "limosna" del judasmo helenstico tardo.

    4. CONCLUSIN. En un intento de recoger sintticamente el mensaje bblico, podemos encontrar una frmula breve para describir el contenido y el sentido de justicia? Como ya se ha visto, para la Biblia la justicia es la garanta de un espacio de relaciones que edifican y conservan la comunin-comunidad de los hombres con Yahweh y entre s. Por tanto, la justicia de Yahweh coincide con su accin salvfica, mediante la cual Yahweh crea su familia y la sociedad nueva de los que creen en l, hacindolos justos, es decir, capaces de comunin, y liberndolos del pecado, que es egosmo y violencia, impedimento para la comunin con Yahweh y con los hermanos. Por tanto, la justicia entre los hombres no es slo cuestin de modo econmico o poltico, sino un "milagro" de la gracia misericordiosa y liberadora de Yahweh. Los creyentes se comprometen en la actuacin de la justicia, dispuestos a ser para el mundo signo de justicia en la medida en que edifican de verdad la KEHILAH como lugar y signo para el mundo de la presencia en la historia del Elohim justo, que quiere la liberacin integral de los hombres. Todo el hombre, tanto en su interioridad como en su corporeidad (relacin con los dems y con el mundo), es decir, el hombre como "espritu en el mundo", es el destinatario de la justicia divina. La liberacin del mundo de las injusticias y la esperanza en un mundo ms justo, la solidaridad Mesinica con los oprimidos y las vctimas de la injusticia, tienen su raz en la Emunah (fe) en Mashiaj como actuacin de la justicia de Yahweh para el hombre y el mundo. Solamente a partir de Mashiaj le viene al hombre la capacidad y la esperanza de hacer al mundo ms justo.

    Apoyo textual: BIBL.: BERGER K., Justicia, en Sacramentum Mundi 4, Herder, Barcelona 1977, 162-169; CRUSEMANN F., Jahwes Gerechtigkeit (sedaqad-sedeq) im A T, en "Evangelische Theologie" 36 (1976) 427-450; DACQUINO P., La formu-la "Giustizia di Dio"nei libri dell'AT, en "RBit" 17 (1969) 103-119, 365-382; DESCAMPS A., Les justeset la justice dans les vangiles et le christianisme primitif, Lovaina 1950; ID, Justicia, en Vocabulario de Teologa Bblica, a cargo de X. Lon-Dufour, Herder, Barcelona 1980, 460-466; GELABERT M., En el nombre del Justo, Paulinas, Madrid 1987; KocH K., sdq - Ser fiel a la comunidad/ser saludable,en DTMA T II, 639-668; LUCK U., Gerechtigkeit in der Welt - Gerechtigkeit Gottes, en "Wort und Dienst" 12 (1973) 71-89;SCHMID H.H., Gerechtigkeit als Weltordnung, Tubinga 1968; SPINETOLI O. da, La "giustizia" nella Bibbia, en "BibOr" 13 (1971) 241-254; STRECKER G., Der Weg der Gerechtigkeit, Gotinga 19713; STUHLMACHER G., Gerechtigkeit Gottes bei Paulus,Gotinga 1965; VELLA J., La giustizia forense di Dio, Paideia, Brescia 1964.

    1.2. Santo. Kedushah

    Los santos (< latn sanctus, -i; griego (hagios), hebreo qdosh ['elegido por Yahweh']) son hombres o mujeres distingui-dos en las diversas tradiciones religiosas por sus atribuidas relaciones especiales con las divinidades o por una particular eleva-cin tica; este segundo sentido se preserva en tradiciones espirituales no necesariamente testas. La influencia de un santo supera el mbito de su religin cuando la aceptacin de su moralidad adquiere componentes univer-sales: por ejemplo, es el caso de Teresa de Calcutao de Gandhi, y, en general, al menos hasta cierto punto, de todos los funda-dores de las grandes religiones.

    Empleo del trmino

    Los vocablos hebreo y griego para santidad transmiten la idea de puro o limpio en sentido religioso, apartado de la corrup-cin. La santidad de Yahweh denota su absoluta perfeccin moral.

  • 15

    En espaol se utiliza la palabra santa delante del nombre de una mujer (por ejemplo, Santa Ana de Nazareth). Cuando se trata de un hombre se utiliza siempre la apcope san, con las excepciones de Santo Tom, Santo Toribio, Santo Toms, y Santo Domingo, en las que se emplea el trmino completo.

    La palabra santo se utiliza como adjetivo para indicar una relacin directa con Yahweh. Por ello, se aplica a personas (los san-tos), lugares (como el Monte Athos), textos (como las Sagradas Escrituras), etc.

    En muchas tradiciones religiosas testas son los intercesores o los protectores y son objeto de culto por entenderse que, despus de muertos, disfrutan de la compaa de la divinidad.

    En la tradicin mesinica se trata de personas destacadas por sus virtudes y son como modelos capaces de mostrar a los dems un camino ejemplar de perfeccin. Como, de acuerdo con la Biblia, Yahweh es amor su principal virtud es consecuentemente su capacidad para amar a Yahweh y a los dems seres humanos. La comunidad mesinica considera adems que toda la humanidad est llamada a ser santa y a seguir a los santos, que representan el ejemplo de creencia y seguimiento de Yahweh cuya vida puede resumirse en un slo concepto: el amor al ser supremo.

    En la Iglesia catlica el reconocimiento de un santo se produce despus de un proceso judicial llamado canonizacin. Ac-tualmente, slo el Papa, al quien se llama protocolariamente Su Santidad, puede determinar la santidad de fieles catlicos. Este proceso tiene anlogos en algunas otras confesiones cristianas.

    En el budismo, al no existir el concepto de Dios, un santo es una persona iluminada o cercana a la iluminacin, y por consi-guiente, al Amor Universal. De este modo, es su karma el que determina su grado de pureza espiritual, el cual puede ser verifi-cado por medios metafsicos (percepcin extrasensorial de los chakras) por otros santos. Al orar y fijar el pensamiento en una figura santa o en algo relacionado con ella se entra en conexin metafsica respecto a determinado campo de la conciencia con lo que representa dicha figura y con todos los que estn y hayan estado pensando u orando sobre lo mismo. As, estas figuras se realizan desde tiempos ancestrales con colores vivos y detalles caractersticos invariables para, segn la creencia, facilitar una imagen mental comn. Por lo tanto, el objetivo no es realmente venerar lo sagrado, sino entrar en conexin con la conciencia universal, aunque, para evitar el apego, no suele recalcarse ningn objetivo. Actualmente, y para santos an vivos o de vida reciente, se usan tambin fotografas.

    Por otro lado, si bien la mayor parte de las religiones de la India tienen a menudo tendencias sincretistas, no es as en los tres grandes monotesmos (Judasmo, Cristianismo e Islam), que conciben la santidad encuadrada en una pertenencia comunitaria osacramental. El islam y el cristianismo protestante rechazan incluso la nocin de santo y el culto dedicado a los seres humanos. Esto no impide, no obstante, al islam popular haber desarrollado, al margen de las corrientes oficiales y cultas, un fervor en torno a las tumbas de los santos.

    Mesianismo

    Comunidad primitiva

    La Kehilah afirma, desde sus orgenes, siguiendo la tradicin judaica, que slo Yahweh es santo. Sin embargo, por el hecho de la Inmersin de Purificacin por conversin y la adopcin que conlleva, los creyentes son asociados y llamados a la santidad, que es una vocacin universal. El Emisario Pablo designaba como santos a los creyentes que vivan en una ciudad determinada, expresando la santidad como el estado de comunin con Yahweh, en la Kehilah, por Tevila de conversin. Poco a poco, la nocin de santo se ira ampliando, y numerosas personalidades locales de la comunidad primitiva y de las nue-vas poblaciones mesianisada adquiriran la reputacin de la santidad.

    Catolicismo

    Para los catlicos, los santos forman la llamada Iglesia triunfante e interceden ante Di-s por la humanidad, por los vivos en la Tierra y por los difuntos en el Purgatorio: es la llamada comunin de los santos. Todos ellos, incluso los que no han sido oficialmente reconocidos como tales, tiene su festividad conjunta en el Da de Todos los Santos, que se celebra el 1 de no-

  • 16

    viembre y que para los catlicos representa que, ms all del nmero de personas canonizadas (es decir, de las cuales la santi-dad se afirma sin ambigedad y se les puede venerar), hay abundantes cristianos (e incluso no cristianos en sentido estricto, como Abraham, Moiss, David, Job), que ha alcanzado el ideal de comunin con Di-s.

    Los santos inscritos en el martirologio romano son los declarados por la Iglesia Catlica como indudablemente presentes en el Cielo y, por tanto, pueden ser objetos del culto pblico, el llamado culto de dula, a diferencia del culto de latra, que no debe dirigirse ms que a Di-s. Una excepcin en estas categoras del culto representa la Virgen Mara, receptora de la hiperdula que se celebra en los lugares de apariciones marianas.

    Aunque los antiguos santos eran declarados como tales por los obispos, el procedimiento, a lo largo de los siglos, se ha ido centrando en Roma y, desde hace un milenio, slo el Papa puede celebrar canonizaciones. La Iglesia Catlica establece la santidad de ciertas personas mediante los procesos abiertos por la llamada Congregacin para las causas de los santos. El pro-ceso de santificacin tiene que pasar por las etapas de venerabilidad, beatificacin y canonizacin. El proceso de canoniza-cin adopta las formas de un proceso judicial en el que una persona (el promotor de justicia, tradicionalmente llama-da abogado del diablo) examina y cuestiona la supuesta santidad del candidato propuesto por el postulador de la causa.3 En este sentido, el postulador asume el papel de fiscal, pues debe demostrar la santidad del candidato, y el promotor acta como la defensa, pues le basta mostrar dudas razonables contra la causa. Aunque el derecho cannico establece un tiempo mnimo entre el fallecimiento de una persona y el inicio de su causa de canonizacin en Roma, los plazos son muy variables.

    El papel de los santos en la Iglesia y entre los creyentes ha evolucionado mucho durante la segunda mitad del siglo XX. El culto que se les sola rendir se ha ido matizando y sus imgenes son ms utilizadas como ejemplos que como agentes de inter-cesin, papel que desempearon con fuerza durante siglos. El Papa Benedicto XVI afirma:

    El santo es aquel que est tan fascinado por la belleza de Di-s y por su perfecta verdad que stas lo irn progresivamente transformando. Por esta belleza y verdad est dispuesto a renunciar a todo, tambin a s mismo. Le es suficiente el amor de Di-s, que experimenta y transmite en el servicio humilde y desinteresado al prjimo.4

    Desde el Concilio Vaticano II, los procedimientos han cambiado, los plazos se han hecho ms cortos y el nmero de milagros post-mortem necesario, que antes poda alcanzar varias centenas (en funcin de la credulidad de las pocas), se ha reducido a dos.

    Existen ms de 10 000 beatos y santos.5 El reverendo Alban Butler, public Lives of the Saints (La Vida de los Santos) en 1756, conteniendo 1,486 santos. La ltima edicin de esta obra, editada por el padre Herbert Thurston, S.J. y el autor britnico Donald Attwater, contiene las vidas de 2,565 santos.6

    Bajo el pontificado de Juan Pablo II, en un perodo de 25 aos, se proclamaron no menos de 2.000 beatificaciones y canoniza-ciones, mientras que sus predecesores necesitaron varios siglos para unas centenas de declaraciones.

    Santos laicos de estirpe real

    Desde los inicios de la Edad Media comienzan a aparecer canonizaciones y a desarrollarse cultos en torno a reyes y prncipes que no pertenecen al clero, y que han muerto como mrtires. Un claro ejemplo de este fenmeno fue San Wenceslao de Bo-hemia. Sin embargo, a partir del siglo XI, esta concepcin cambia y los reyes santos comienzan a tener caractersticas de gue-rreros y hombres justos, nobles cristianos. El primer rey canonizado segn estos nuevos parmetros fue San Esteban I de Hungra, el cristianizador de su gente y fundador de su Estado Medieval. Posteriormente la estirpe de San Esteban dio ms personas que concordaron con este perfil y as, la familia que ms santos le ha dado a la Iglesia Catlica es la Casa de rpad, dinasta real hngara conocida como la familia de los Reyes Santos (en hngaro: Szent kirlyok csaldja). Esta familia entre beatos y santos dio un total de 10, entre los cuales los ms destacados son la princesa Santa Isabel de Hungra cuyo culto al-canz gran importancia en los territorios germnicos, y la princesa Santa Margarita de Hungra, una piadosa monja del siglo XIII. Fue recurrente desde la Edad Media el motivo de los Reyes Santos, donde los tres monarcas hngaros fueron representa-dos juntos, dando testimonio de cmo debe ser el rey cristiano perfecto.

  • 17

    Posteriormente a lo largo de la Edad Media, otros reyes fueron canonizados, como Eduardo el Confesor en Inglaterra, y uno de los ms conocidos, Luis IX de Francia, quien condujo varias guerras cruzadas para reconquistar la Tierra Santa en el siglo XIII. San Luis de Francia lleg a ser sin duda uno de los principales ideales del caballero medieval del siglo XIII, envuelto en una atmsfera de romanticismo y piedad cristiana. Por otra parte, desde la primera dcada del siglo XII, San Ladislao I de Hungr-a ocup antes que el propio Luis el lugar como el prototipo perfecto de rey, caballero y santo. Como hecho curioso, la vida de San Ladislao estuvo envuelta constantemente de milagros y revelaciones, donde tras sus rezos, Di-s converta monedas en piedras, atraa hordas de animales para alimentar a su ejrcito y ngeles con espadas incandescentes volaban a su alrededor protegindolo, todos estos motivos que no aparecen en las crnicas sobre San Luis, el cual es el caracterstico rey-santo-caballero gtico, contrapuesto a San Ladislao, quien es el rey-santo-caballero del periodo romnico.7

    Iglesia ortodoxa

    La santidad es para la Iglesia ortodoxa una participacin en la vida de Cristo, y los santos son llamados as en la medida en que son cristforos, es decir, suficientemente obedientes a la figura de Cristo como para representar fielmente su imagen, ser su icono.

    La Iglesia Ortodoxa ignora la nocin de bienaventurado; la palabra equivale a santo. Tampoco conoce el proceso de canoniza-cin o el nmero mnimo de milagros para ser proclamado santo. Cuando la veneracin de la memoria de un difunto se extien-de entre los fieles, el snodo de la Iglesia afectada se rene en torno al primado (patriarca o arzobispo) y estudia la cuestin de la santidad de la persona. Sucede con frecuencia que para entonces ya han sido pintados iconos en su memoria. Cuando la santidad es proclamada, se determinan los das (pueden ser uno o varios) de fiesta litrgica y se adopta un himno en su honor. El canon iconogrfico del santo comienza entonces a elaborarse. En el calendario ortodoxo, el da consagrado a la memoria de todos los santos el primer domingo despus de Pentecosts.

    Anglicanismo

    En la Comunin Anglicana y en el Movimiento anglicano de Continuacin, el tratamiento de santo se refiere a la persona que ha sido elevada por la opinin popular como persona pa y sagrada. Los santos son considerados modelos de santidad a ser imitados, y como una "nube de testigos" que fortalecen y alientan al creyente durante su viaje espiritual (Hebreos 12:1). Los santos son considerados hermanos mayores en Cristo. Los credos anglicanos oficiales reconocen la existencia de los santos en el cielo.

    En cuanto a lo que respecta a la invocacin de los santos,8 uno de los Treinta y Nueve Artculos de la Iglesia de Inglaterra "Del Purgatorio" condena la "Doctrina catlica concerniente a...(la) invocacin de santos" como "una cosa cariosa vanamente in-ventada, sin fundamento en la Escritura, y ms bien repugnante a la Palabra de Di-s". Sin embargo, cada uno de las 44 iglesias miembro de la Comunin Anglicana son libres de adoptar y autorizar sus propios documentos oficiales, y los Artculos no son oficialmente normativos en todos ellos (e.g., la iglesia episcopal de los EE.UU., que los relega a "Documentos Histricos"). Los Anglo-Catlicos de las provincias anglicanas que usan los Artculos a menudo hacen una distincin entre una doctrina "Catlica" y una "Patrstica" con relacin a la invocacin de los santos, permitiendo la ltima.

    En contextos de la Iglesia alta, tales como el Anglo-Catolicismo, un santo es generalmente alguien a quien se le atribuye (y a quien generalmente se le ha demostrado) un alto nivel de santidad. Segn este uso, un santo no es, por consiguiente, un creyen-te, sino alguien que ha sido transformado por la virtud. En el Catolicismo romano, un santo es una seal especial de la activi-dad de Di-s. La veneracin de los santos a veces es malentendida como adoracin, en cuyo caso es denominada con sorna "hagiolatra".

    Algunas iglesias anglicanas, particularmente los anglo-catlicos, personalmente piden plegarias de los santos. Sin embargo, tal prctica es rara vez encontrada en una liturgia anglicana oficial. Ejemplos inusuales se encuentran en la Liturgia Coreana 1938, la Liturgia de la Dicesis de guinea 1959 y el Libro de la Oracin Inglesa Melanesia.

    Los anglicanos creen que el nico mediador efectivo entre el creyente y Di-s el Padre, en trminos de redencin y salvacin, es Di-s el Hijo, Jesucristo. El Anglicanismo Histrico ha hecho una distincin entre la intercesin y la invocacin de los santos. La primera era generalmente aceptada en la doctrina anglicana, mientras que la ltima era generalmente rechazada. Algunos,

  • 18

    sin embargo, en el Anglicanismo, s piden la intercesin de los santos. Quienes piden a los santos interceder por ellos hacen una distincin entre "mediador" e "intercesor", y alegan que pedir plegarias de los santos no es diferente en esencia de pedir plegarias a cristianos vivos. Los anglicanos catlicos entienden la santidad de una manera ms catlica u ortodoxa, a menudo pidiendo intercesiones de los santos y celebrando sus fiestas.

    Segn la Iglesia de Inglaterra, un santo es aquel que est santificado, como se traduce en 2 Crnicas 6:41 de la Versin Auto-rizada del rey Jacobo:

    Now therefore arise, O Lord God, into thy resting place, thou, and the ark of thy strength: let thy priests, O Lord God, be clot-hed with salvation, and let thy saints rejoice in goodness. (Y ahora levntate, oh, Seor Di-s, hacia tu reposo, t y el arca de tu fuerza: que tus sacerdotes, oh, Seor Di-s, se revistan de salvacin, y que tus santos se regocijen en la felicidad!)

    En la Biblia, solamente una persona es expresamente llamada santo: "Cuando en el campamento tuvieron envidia de Moiss, y de Aarn, el santo del Seor." (Salmo 106:16). El apstol +Pablo se auto-declar "menos que el ms pequeo de todos los santos" en Efesios 3:8.

    Protestantismo

    El protestantismo se distingue especialmente del resto del cristianismo Romano por su rechazo del culto de los santos y de sus reliquias. La acepcin de la palabra santo como sinnimo de cristiano es la ms corriente entre los protestantes, que insis-ten en la afirmacin de que slo Di-s conoce a los que le pertenecen. Por ello, se abstienen de declarar a nadie particularmen-te santo. El protestantismo ms clsico suele llamar santos a los personajes del Nuevo Testamento, sin que ello d lugar a ningn culto. Por tradicin, algunos pases protestantes han conservado el patronazgo de los santos a los que atribuyen haber jugado un papel importante en su evangelizacin: santa Brgida en Suecia, san Olaf en Noruega, etc.

    Mormones

    La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los ltimos Das reclama que es la misma iglesia que Cristo estableci y que ha sido restaurado en nuestros das en preparacin para la segunda venida del Salvador. Y de ah, como su nombre indica, la Iglesia dice que slo es diferenciada de la Iglesia primitiva en que los santos, o los miembros de la iglesia, viven en estos, los ltimos das. Elder Russell M. Nelson, miembro del Qurum de los 12 apstoles de dicha iglesia, clarific la definicin de la Iglesia de un santo de la siguiente manera:

    La palabra cristiano aparece en slo tres versculos de la versin Reina Valera de la Biblia. Un versculo describe el hecho histrico en que 'a los discpulos se les llam cristianos por primera vez en Antioqua.' (Hechos 11:26); una otras cita un no creyente sarcstico, el rey Agripa (vase Hechos 26:28); y la tercera indica como un cristiano 'debe estar preparado para sufrir' (1 Pedro 4:16).

    En contraste, el trmino santo (o los santos) aparece en treinta y seis versculos del Antiguo Testamento (salmos 106:16. por mencionar uno) y en sesenta y dos versculos del Nuevo Testamento.

    Pablo dirigi una epstola 'a los santos que estn en feso, y al fiel en Jesucristo' (Efesios 1:1.). A conversos recientes all, les dijo, 'Por eso, ya no sois extranjeros ni forasteros, sino conciudadanos de los santos y miembros de la familia de Di-s' (Efes. 2:19; vase tambin a Efes. 3:1719, 3:8). En su epstola a los efesios, Pablo utiliz al santo de palabra por lo menos una vez en cada captulo!

    A pesar de su uso en noventa y ocho (98) versculos de la Biblia, el trmino santo todava no es entendido bien. Algunos pien-san errneamente que la palabra, cuando se refiere a una persona, implica la beatificacin o la perfeccin No es as! Un santo es un creyente en Cristo y sabe de Su amor perfecto... Un santo sirve a los otros, sabiendo que el ms uno sirve, la ms grande la oportunidad para el Espritu para santificar y purificar. Russell M. Nelson9

  • 19

    Otras religiones

    Dispora africana

    Religiones afroamericanas.

    La santera cubana, el vud haitiano, la umbanda y el candombl brasileos, y otras religiones sincrticas adoptaron los san-tos catlicos, o al menos sus imgenes, y les aplicaron sus propias deidades. Son adorados en iglesias (donde aparecen como santos) y en festivales religiosos, donde aparecen como las deidades. El nombre santera era originalmente un trmino peyorativo para aquellos cuya adoracin de los santos se haba des-viado de las normas catlicas.

    Judasmo

    El trmino hebreo para la santidad (Kedushah en hebreo: ) significa apartamiento o separacin. En la religin hebrea, lo santo es lo diferente o apartado, y en ese sentido Yahweh es santo, distinto del mundo profano.

    Los objetos y las personas se santifican por su relacin con Yahweh, habitualmente a causa de la eleccin divina, o por una ofrenda especial hecha a la divinidad.

    As, por ejemplo, el santo de los santos del Templo de Jerusaln era el santuario reservado para el culto especial, separado especialmente del resto de los atrios, para significar su propiedad especial por parte de Yahweh, y esta santidad se extenda a Jerusaln, la ciudad santa, los das santos reservados para el culto por Yahweh, y al pueblo hebreo, elegido por Yahweh. Buena parte del sentido de santo de la religin hebrea permea en toda la tradicin cristiana.

    El trato con lo santo, Yahweh en particular, se considera deseable pero cuidadoso: en la religin hebrea antigua la profana-cin era especialmente penada, incluso con la muerte.

    Islam

    En teora, el Islam rechaza todo culto que no se dirija a Al. Sin embargo, el chiismo reconoce santos cuyas tumbas son desti-nos de peregrinajes. El islam africano practica tambin un cierto culto de los santos llamados morabitos. El sufismo conoce los wali, expresin susceptible de ser traducida como santos.

    Budismo

    Los budistas en su doctrina veneran a los arahants y bodhisattvas, y, en el Tbet, a los monjes lamas. Al Dali Lama y al Karmapa se les llama protocolariamente Su Santidad.

    Hinduismo

    Los practicantes del hinduismo hacen reverencia a sus gurs o santones, maestros espirituales de vida asctica.

    Sijismo

    El concepto de santo o bhagat se encuentra en el pensamiento norindio incluyendo el sijismo.

    Figuras como Kabir, Ravidas, Nanak, y otros son ampliamente considerados pertenecientes a la tradicin Sant. Algunas de sus composiciones msticas estn incorporadas en el Guru Granth Sahib. El trmino "Sant" an se aplica libremente a individuos vivos en el sij y comunidades relacionadas.10

    Notas de fuente escritural

    Diccionario panhispnico de dudas. Consultado el 6-11-2012.

  • 20

    Nuevo Testamento. Epstolas - Primera epstola de San Juan: Dios es amor (62:4:7 - 62:4:21)

    Procesos y Decretos definidos para las causas de los santos

    de las Heras Muela, Jess (2013). Qu significa la solemnidad de Todos los Santos?. Catholic.net. Consultado el 25 de mayo de 2013.

    All About Saints at Catholic Online (USA) FAQs- Saints and Angels

    Religion: 2,565 Saints - TIME.

    Dmmerth, D. (1977). Az rpdok Nyomban. Budapest, Hungra: Panorma kiad.

    Article XXII

    Russell M. Nelson, Thus Shall My Church Be Called Liahona (En: Ensign), mayo de 1990, p. 16

    The Divine and the Demonic: Supernatural Affliction and Its Treatment in North India. New York: RoutledgeCurzon. 2002. pp. 25.

    Nota

    El creyente en Mashiaj est sujeto por amor a los principios fundamentales de la kehilah cuyo fundamento base es empez por los enviados (Shlujm ( ): Emisarios enviados en representacin de aquel que los enva. Sing. Shalaj. Apstoles) y seguido por los profetas (Navh ( ): Lit. uno que trae, traducido como Profeta. Para la preparacin de los primeros Talmidim de Yahshuah Hamashiaj para que fueran en crecimiento con las dems bases que serian aadida despus para as crear el piso donde se formara la gran asamblea de Yahweh.

    Estos otros fundamentos serian:

    a) Proclamadores de las Buenas Noticias (Bsorh ( ): Buena Nueva.) Nota evangelista La palabra evangelista viene del griego koin (euangelos, = "bueno, buena", = noticia, mensaje), que significa dador de buenas noticias, dador de buenas nuevas.

    b) Roehim = Pastores: La palabra Roeh, pastor, viene de la raz padre [r. En el hebreo pictogrfico est formada por la r (Resh) que es una cabeza y la [Ayin que es un ojo, por lo que literalmente pastor significa "hombre que mi-ra." Y es que el pastor continuamente est mirando a sus ovejas y como pasa tanto tiempo junto a ellas, ellas son sus compaeras. Y es por eso que encontramos los siguientes derivativos de esta palabra Hebrea:

    C) Moreh = Maestros (En hebreo, un " moreh ", un "maestro" es alguien que te instruye para que tu vida sea un xito, es decir, se trata de alguien quien te imparte el conocimiento necesario para que alcances la meta de Elo-him para tu vida.) El significado exacto de esta palabra "maestros" es: en Griego.- didaskalos.- maestros; Hebreo.- moreh, morim (pl.), y el significado es el mismo, maestro. Pero este verso lo han tergiversado para autonombrarse a dedo "rabinos" en desobediencia a la orden de Yahshah en Mt 23. En las versiones Hebreas dice morim, plural de moreh, maestro.

    Efesio 4:5-6. 5 Y hay un Adn, una confianza, una inmersin, 6 y un Elohim, el Padre de todos, quin gobierna sobre todos, obra por medio de todos y est en todos.[31]

    Nota: [31] Un cuerpo, as que la Kehilah pertenecen a ese cuerpo, en ese cuerpo no hay ningn miembro pagano, porque no se podran mantener en unidad ese cuerpo, y un cuerpo (como ejemplo del Bet haMiqdsh ( ): La Casa del Santuario, traducida comnmente como Templo.) que no se mantiene en unidad, se destruye desde adentro. Hay tambin una sola esperanza, una sola verdad y esa es para el Yisra'el de YAHWEH, HaleluYah!

    a) adn; de una raz que no se usa (que sign. gobernar); soberano, i.e. controlador (humano o Divino):amo, dueo, seor. Comp. Tambin los nombres que empiezan con Adoni-.

  • 21

    B) emunh; Confianza fem. de 529; lit. Firmeza; fig. Seguridad; mor. Fidelidad:, fidelidad, fielmente, firmemente, honradez, leal, lealtad, reinar, veraz, verdad. Emunh ( ): Deriva de Aman ( disciplin, cri), en el concepto hebreo no existe ni la Fe y el Creer; solo la Lealtad, Fidelidad o Firmeza en la Verdad.

    c) una inmersin en la mikv

    Siendo que la mayora de los creyentes mesinicos hoy da provienen del cristianismo tradicional, es una realidad que muchos retienen los conceptos del llamado "bautismo" de la cristiandad. "Bautismo" es una palabra griega (baptisms) que simplemente significa "inmersin.

    Pero en la actualidad se le ha adjudicado a esta palabra el significado de "ceremonia de iniciacin a la iglesia." Por eso en los medios mesinicos ms conservadores (y en el judasmo tradicional) no se usa la palabra "bautismo", porque sta ha cambiado de significado a travs de los siglos.

    En la Emunah hebrea la inmersin pude tener muy diversos propsitos y puede realizarse en muy diversas ocasiones, y muchas veces, no solamente una vez. Cuando el Rabino Shal (Pablo) habla de "una Emunah, una inmersin..." (Efesios) est refirindose obviamente a la inmersin que se hace por conversin, cuando una persona entra a unirse a la Emunah mesinica. Pero el mismo Shal habla en otro lugar de "inmersiones" en plural: 1 Por eso, dejando aparte la en