“la conquista del estado” -  · ramiro ledesma ramos al enfrentarse con la situación

Download “La Conquista del Estado” -   · Ramiro Ledesma Ramos al enfrentarse con la situación

Post on 14-Feb-2019

212 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

INTRODUCCIN

El objetivo bsico de este Manual es ofrecer a los estudiosos del tema, un instrumento pedaggico al servicio de la propagacin, defensa y actualizacin de la

doctrina nacional sindicalista, como orientacin para cursos, seminarios, conferencias,

etc.

Este Manual es una obra colectiva y de recopilacin y, por tanto, susceptible de

ampliacin complementaria. Los investigadores-recopiladores hemos consultado

cuantos textos conocemos y obtenido.

Se han agrupado cronolgicamente las lecciones de este Manual:

De 1931 a 1936, desde La Conquista del Estado al inicio de la Guerra Civil.

De 1936 al Decreto de Unificacin1975, que supone la desaparicin de Falange

Espaola como partido poltico.

De 1976 a nuestros das, desde la llamada Transicin Poltica hasta el presente,

incluyendo el Congreso Ideolgico de la Falange refundada.

Puede que sorprenda al lector avezado las de notas al pie con referencia histricas

muy conocidas, innecesarias para muchos. Sin embargo, no hemos de olvidar que las

ltimas generaciones espaolas se estn formando en un sistema en el que las llamadas

humanidades se han relegado a un segundo plano, y que la historia que se les est

enseado en las escuelas es escasa y partidista. Es sobre todo a ellos, a las nuevas

generaciones, a quienes van dirigidas las notas al pie.

El libro El Yugo y las Letrassobre la bibliografa del nacionalsindicalismo es

imprescindible para conocer los textos y recorrido de nuestra doctrina familiar desde su

nacimiento al da de la fecha. En cada leccin consta la bibliografa sobre el tema

estudiado. El apndice final es una invitacin para desarrollar conceptos histricos y

actuales.

Todos los libros relacionados en las bibliografas de este Manual se encuentran en la

Biblioteca Falangista de la Hermandad de la Vieja Guardia. Esta formada por mas de

1800 libros, 2000 documentos y un incontable nmero de peridicos y folletos -cuyo

vaciado se est realizando continuamente para ordenarlos temticamente para su mejor

estudio- y est a disposicin de todos los espaoles, esperando que en el futuro las

donaciones y adquisiciones hagan posible la Gran Biblioteca Nacional Sindicalista.

Algn da, cuando se consiga la imprescindible unidad falangista, tendr que

convocarse una Asamblea Nacional que, partiendo de lo recogido en este Manual,

incorpore los acuerdos y escritos, colectivos e individuales, aparecidos durante los

ltimos cincuenta aos y, adems, aporte la dimensin internacional de nuestra

doctrina, cuya vigencia est demostrada y en el futuro necesaria para la construccin de

una Espaa justa, de una Europa unida y de una confraternidad con los pueblos

americanos. De una Patria con destino comn. Que Dios nos ayude.

TEMA I

LAS RACES DEL NACIONALSINDICALISMO. LA TRADICIN POLTICA OCCIDENTAL Y ESPAOLA

Todo en este mundo tiene un origen, un subsuelo en que apoyarse. Y por tanto toda

doctrina poltica tiene tambin su antecedente en el pasado siendo cuestin de

inteligencia el saber aadir a lo ya existente algo nuevo que lo haga actual y eficiente.

Si hoy nosotros tenemos una doctrina poltica se debe, por una parte, a la existencia

anterior de otras doctrinas, y por otra al talento de nuestros Fundadores para recoger lo

que de actual y eficaz poda haber en ellas y encajarlo en el pensamiento poltico que

haba de informar al Movimiento que creaba. Hemos de buscar, pues, las races

histricas del pensamiento falangista en el "horizonte histrico" en que nace. Tiene este

horizonte histrico dos caractersticas:

1.a De signo positivo, representada por las incitaciones fascista y sovitica que, en

formas distintas, supieron despertar en sus pueblos una inquietud y poner en

movimiento a fuertes masas populares.

2.a De signo negativo: La crisis del liberalismo como doctrina, no porque hubiera

fracasado sino por haber cumplido su ciclo.

Ante este hecho de la ineficacia del liberalismo, tenan que nacer y nacieron otras

doctrinas polticas que toman ante l algunas de estas posturas:

a) La preliberal o de reaccin, encontrndose en esta postura el Tradicionalismo espaol y el Legitimismo francs. Encarnada por hombres buenos, comete el error

de querer volver a lo anterior sin darse cuenta de que en la Historia no puede darse

marcha atrs. De ellos podemos decir que su bondad no les priv de ser inactuales.

b) Crtica postliberal, que sostiene que es necesario tomar posturas despus del liberalismo, hacindolo de una de estas dos maneras: o arrasndolo y destruyndolo

todo como hizo el comunismo en Rusia, o intentando salvar algo del liberalismo,

como el fascismo italiano, que, a decir verdad y falto del sentido de la medida,

salv demasiado (Monarqua, Constitucin, etc.). Conviene advertir que tanto el

comunismo como el fascismo, ms que doctrina son accin poltica.

c) El neo-liberalismo, que pretende reformar el liberalismo desde dentro, caso de Ortega y Gasset

1 en Espaa, los socialistas moderados en Europa y el laborismo

ingls. Este ltimo quiere ser liberal en lo poltico y socialista en lo econmico.

Sobre este horizonte histrico se inserta una tradicin que tiene precedentes

inmediatos, y ms all de estos y en forma de crculos concntricos estas facetas:

1 Ortega y Gasset, Jos: (1883-1955) Probablemente haya sido el filsofo que ms influencia ha ejercido

en las generaciones de filsofos espaoles posteriores.

1. Una tradicin poltica espaola informada por un pensamiento poltico que nace

con Alfonso X el Sabio y contina con Raimundo Lulio, el prncipe Don Juan

Manuel, etc.

2. Una tradicin poltica europea, cuyo pensamiento poltico lo inicia Santo Toms.

3. Una tradicin poltica occidental con races orientales, informada por un

pensamiento poltico que comienza en Grecia y contina en el Cristianismo con San

Agustn.

Veamos ahora cmo estos fenmenos generales se dan particularmente en Espaa

durante el reinado de Alfonso XIII y la II Repblica.

Existe un pensamiento poltico liberal que se expresa en accin poltica a travs de

los liberales ortodoxos, bien monrquicos como Romanones o republicanos como

Lerroux, de los regionalistas y de algunos republicanos de izquierdas.

Las formas de reaccin preliberal se dan: en el tradicionalismo, separatismo vasco y

populismo (CEDA). Esta ltima cubre un nacionalismo aguado (tipo gaita), con unos

procedimientos liberales, intentando a la vez jugar a ser fascistas.

Las formas postliberales las encontramos en el marxismo, sindicalismo (CNT y

FAI) y separatismo cataln, en el que se dibujan dos corrientes, una de tipo fascista,

representada por las juventudes de Dencs, y otra en torno a un nacionalismo romntico

y liberal en los viejos que acaudilla Maci2.

En esta situacin poltica nace la Falange, y siendo como era el ms consciente de

todos los movimientos polticos, tena forzosamente que hacerse cargo de la situacin

que la rodeaba y del fin que pretenda alcanzar. Los Fundadores saban bien dnde

estaba lo que queran.

Veamos ahora por qu va de tradicin poltica occidental esos sistemas terico-

activos operan en la gestacin doctrinal de nuestro Movimiento, principalmente en lo

que se refiere a Ramiro Ledesma Ramos y a Jos Antonio.

Ramiro Ledesma Ramos al enfrentarse con la situacin de la Espaa de su tiempo, se sita frente al hecho concreto de las formas de gobierno en sus versiones

tradicionales de Monarqua y Repblica. Ambas son para l, al menos en su forma

liberal, una farsa estpida de seoritos monrquicos y republicanos. La crisis del

liberalismo como doctrina la acusa de un modo difuso, hablando de l y de sus

instituciones como de los viejos mitos del viejo siglo". Vive intensamente la incita-

cin sovitica y fascista y de ellas ha de asimilar no lo exterior, sino estos dos

principios: Prepotencia del Estado y Unin de lo Nacional con lo Social. En el

manifiesto de la Conquista del Estado se afirma concretamente que "no hay libertad

fuera del Estado''. Respecto al fascismo, podemos decir que la actitud adoptada por

Ramiro fue de admiracin, pero no de comprensin. La revolucin sovitica para l,

est justificada en Rusia, pero no en el resto del mundo, ya que su realizacin

equivaldra a una entrega total al imperialismo sovitico. Esta actitud se comprende

perfectamente con esta frase de Ramiro: "La revolucin rusa en el mundo equivaldra

a la entrega de este al espionaje sovitico".

2 Maci y Dencs pertenecan a Ezquerra Republicana. El primero fue uno de sus fundadores y presidente

de la Generalidad Catalana. El segundo cre los escamots, grupo paramilitar.

Ramiro Ledesma, buen intelectual, trata de descomponer o desintegrar los

ingredientes doctrinales del comunismo y del fascismo, descubriendo a los dirigentes

tericos de esos hechos: Karl Marx y Sorel3. Para Ramiro, Marx es un gran filsofo y

precursor, pero anulado por el peso de la Historia o cado en el primer choque. Sorel,

en cambio, es para l un pensador con doctrina viva y eficiente y como l, piensa que

la revolucin es obr

Recommended

View more >