Huizinga Homo Ludens Cap 2

Download Huizinga Homo Ludens Cap 2

Post on 02-Aug-2015

425 views

Category:

Documents

1 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

<p>2. El concepto de juego y sus expresionesen e1lenguajeHemos hablado del juego como algo conocido y hemos tra-tado de analizar, o por lo menos de determinar aproximada-mente, el concepto expresado por la palabra. Pero no hemosperdido de vista la posibilidad de que el concepto quede li-mitado, angostado, por la palabra comn que lo expresa en-tre nosotros. No es la ciencia, sino el lenguaje creador el queha dado origen, a la vez, a la palabray al concepto; ellengua-je, es decir, los infinitos lenguajes del mundo. Nadie supon-dr que todos ellos han designado un mismo concepto idn-tico de juego conuna sola palabra, as como cada idiomatiene una palabra para la mano o el pie. Lacuestin no es tanfcil.No nosqueda msremedio que partir del concepto dejuego que nos es comn, esto es, talcomo lo circunscribenlas palabras que le corresponden, con algunas divergencias,en la mayora de los idiomas europeos modernos. Cremospoder definir este concepto como sigue: el juego es una ac-cin u ocupacin libre, que se desarrolla dentro de unos l-mites temporales y espaciales determinados, segn reglasabsolutamente obligatorias, aunque libremente aceptadas,accin que tiene su fin en s misma y va acompaada de un45Este material es proporcionado al alumno con fines educactivos, para la crtica y la investigacin respetando la reglamentacin en materia de derechos de autor. Este ejemplar no tiene costo alguno. El uso indebido de este ejemplar es responsabilidad del alumno. Huizinga, Johan. (1972). El concepto de juego y sus expresiones en el lenguaje. En Homo ludens (pp. 45-66). Espaa: Alianza Editorial.46 HOMO WDENSsentimiento de tensiny alegra y de la conciencia de ser deotro modo que en la vida corriente. Definido de esta suerte,el concepto parece adecuado para comprender todo lo quedenominamos juego en los animales, en los nios y en losadultos: juegos de fuerza y habilidad, juegos de clculo y deazar, exhibicionesyrepresentaciones. Esta categora, juego,parece que puede ser considerada como uno de los elemen-tos espirituales ms fundamentales de la vida.Pronto se veque el lenguaje en modo alguno ha distingui-do desde un principio con la misma precisin semejante ca-tegora universal, comprendindola en una sola palabra. To-dos los pueblos juegan y lo hacen de manera extraamenteparecida y, sinembargo, notodos los idiomas abarcan elconceptojuego conunasolapalabra, de manera tanfirmey al mismo tiempo tan amplia como los modernos idiomaseuropeos. En este punto podra surgir la duda nominalistaacerca de lalegitimidad de los conceptos universales y decir-se: para cada grupo humano el concepto de juego no contie-ne ms de lo que dice la palabra que para l emplea: y, en lu-gar de palabra, podramos decir palabras, Es posible queun idioma hayaabarcado enuna solapalabra, mejor queotros, las diferentes formas de manifestarse el concepto.y sta es, en efecto, la situacin. Laabstraccin del conceptogeneral o juegose ha llevado a cabo en unas culturas antesy demanera mscompleta que enotras, y esto hatenidocomo consecuencia que lenguajes muy desarrollados hayanconservado, paralas diversas formas de juego, palabras muydiferentes, y que esta multiplicidad de designaciones con-ceptuales haya impedido la subsuncin de todas las formasde juego en un solo trmino conceptual. Este caso se puedecomparar con el hecho conocido de que los lenguajes primi-tivosposeen, enocasiones, palabras para designarlasdiver-sasespeciesde ungnero,sinqueposeanningunapara ste.As, por ejemplo, poseen un nombre para la trucha y otropara la anguila, pero ninguno para el pez.Este material es proporcionado al alumno con fines educactivos, para la crtica y la investigacin respetando la reglamentacin en materia de derechos de autor. Este ejemplar no tiene costo alguno. El uso indebido de este ejemplar es responsabilidad del alumno. Huizinga, Johan. (1972). El concepto de juego y sus expresiones en el lenguaje. En Homo ludens (pp. 45-66). Espaa: Alianza Editorial.2. ELCONCEPTO DE JUEGOYSUS EXPRESIONES EN ELLENGUAJE 47Diversas indicaciones sealan que la abstraccin del fe-nmenojuegohatenidolugarenalgunasculturasdemodo secundario mientras que la funcin misma del jugarha tenido carcter primario. En este aspecto me parece muyimportante que en ninguna de las mitologas que yo conozcose haya encamado el juego en una figura divina o demona-calmientras que, alcontrario, muy a menudo se nos apareceuna divinidad jugando. Tambin nos sugiere la concepcintarda de un concepto general del juego la noexistencia deuna palabra indoeuropea comn que lo designe. Hasta elmismo grupo de los idiomas germnicos se dispersa en ladesignacin del juego, pues posee tres palabras diferentes.No es ningn azar que, precisamente, aquellos pueblos enlos que el juego, en todas susformas, estaba metido en lamasa de su sangre, cuenten con diversas designaciones deesta actividad. Creo que puedo afirmar esto, conmayor omenor seguridad, del griego, del snscrito, del chino y delingls.Elgriego posee una admirable expresin del juego infantilen el sufijo inda. No designa otra cosa que jugar. Setrata de unsufijo sin flexin e inderivable filolgicamente", Los niosgriegos jugabancr. La pala-bra jugar suele aplicarse, especialmente. para aquellas rela-ciones erticas que se salen de las normas sociales. Como yavimos, el idioma de los pies negros emplea lamisma palabrakoani para el juego de los nios en general y para las relacio-nes amorosas ilcitas. Si se tiene en cuenta todo esto, tendre-mos que admitir que, en el caso de la significacin ertica dela palabra jugar, por muy extendida que se encuentre y pormuy obvia que parezca, existe una metfora tpica y cons-ciente .El valor conceptual de una palabra, en cualquier idioma, secodetermina por aquella otra que expresa lo contrario. Fren-te al juego tenemos . 10 serioy en un sentido ms especialtrabajo: a la palabra primera se le puede oponer, tambin,ela broma. La oposicin complementaria, el juego-lo se-Este material es proporcionado al alumno con fines educactivos, para la crtica y la investigacin respetando la reglamentacin en materia de derechos de autor. Este ejemplar no tiene costo alguno. El uso indebido de este ejemplar es responsabilidad del alumno. Huizinga, Johan. (1972). El concepto de juego y sus expresiones en el lenguaje. En Homo ludens (pp. 45-66). Espaa: Alianza Editorial.2. ELCONCEPTO DEJUEGOy SUSEN ELLENGUAJE 65ro, no siemprese expresa con dos palabras de maneratanperfectacomo en los idiomas germnicos, en los que el es-candinavoalvaracorresponde exactamente, en su aplica-cin y sentido, al Ernst del grupo alemn, bajo alemn eingls. De igual manera claraseexpresa la oposicinCJltOUOl;-ltatoui en griego.Otros idiomas poseen, frente ajuego, unadesignacin adjetiva, pero no, o apenas, unasustantiva. Esto quiere decir que no se ha llegado por enteroa la abstraccin del concepto. El latn posee el adjetivo serius,peroningnsustantivo quelecorresponda. Gravis, gravitas.pueden significar lo que en alemn ernst, ernsthaft, pero noson especficospara el concepto. Losidiomas romnicosseayudan con una derivacin del adjetivo, as, en italiano, se-rieta, en espaol seriedad. El francs sustantiva el conceptocon renuencia, pues sriosit tiene, como palabra. unavidamuyprecaria.El punto de arranque semntico de CJltOUOl; es el signifi-cado de 'empeo' (Eifer), de 'prisa' (Eile), de serius acasoel significado 'pesado', 'grave' (Schwer)al que se le consi-dera emparentado. Mayores dificultades ofrece el vocablogermnico. Como significado fundamental deernest, er-nust, eornostvalen Streity Kampf('pelea' y'lucha'). Efectiva-mente, ernestpuedesignificar, envarioscasos, Kampf. Peroes dudoso que el nrdico antiguo orrusta (proelium) y el in-gls antiguo ornest, 'duelo', Pledge, 'prenda', 'reto al duelo'-que en el ingls posterior han coincidido formalmente conearnest- procedan, por mucho que todos estos significadosse traben, del mismo tronco etimolgico que eornost.Resumiendo, acaso pueda decirse que las designacionesde lo serio en griego y en los idiomas germnicos o enotros, representan un intentosecundariodel lenguaje paraacuar, frente al concepto general juego, otro para el nojuego. Laexpresinse encuentraentonces en la esferadeempeo,esfuerzo, pena.apesardequeestos conceptospue-den, muy bien, ligarse al de juego. La elaboracin de una de-Este material es proporcionado al alumno con fines educactivos, para la crtica y la investigacin respetando la reglamentacin en materia de derechos de autor. Este ejemplar no tiene costo alguno. El uso indebido de este ejemplar es responsabilidad del alumno. Huizinga, Johan. (1972). El concepto de juego y sus expresiones en el lenguaje. En Homo ludens (pp. 45-66). Espaa: Alianza Editorial.66 HOMOWDENSsignacin para lo serio indica que el complejo conceptualjuego, como categora general independiente, ha llegado aser consciente. De aqu procede que los idiomas germnicosque han concebido el concepto juego de modo tan amplioy concreto, hayan designado tambin su contrario de mane-ratanexpresiva.Si, prescindiendo ahora de la cuestin filolgica, conside-ramos ms de cerca la pareja conceptual el juego y lo sero, veremosque nosonequivalentesambostrminos,pues el primero es positivo y el segundo negativo. El conteonido significativo de lo serio se determina y agota con lanegacin del juego. Lo serio es lo que no es juego y no otracosa. El contenido significativo de juego, por el contrario, nise define ni se agota por el de no serio, pues el juego es algopeculiar y el concepto juego, como tal, de un orden msalto que el de noserio. Lo serio trata de excluir el juego,mientras que el juego puede muybien incluir en s lo serio.Despus de recordar una vez ms el carcter primario eindependiente del juego, podemos pasar a considerar el ele-mento ldico de la cultura como fenmeno histrico.Este material es proporcionado al alumno con fines educactivos, para la crtica y la investigacin respetando la reglamentacin en materia de derechos de autor. Este ejemplar no tiene costo alguno. El uso indebido de este ejemplar es responsabilidad del alumno. Huizinga, Johan. (1972). El concepto de juego y sus expresiones en el lenguaje. En Homo ludens (pp. 45-66). Espaa: Alianza Editorial.</p>