especies vegetales invasoras

Download Especies vegetales invasoras

Post on 28-Mar-2016

230 views

Category:

Documents

3 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Especies vegetales invasoras

TRANSCRIPT

  • Plantas invasoras en Espaa: un nuevo problema en las

    estrategias de conservacin

    Captulo V

    D.L.

    Sn

    chez

    . Esc

    hsch

    olzi

    a ca

    lifor

    nica

    (Ten

    erife

    , Isl

    as C

    anar

    ias)

  • Plantas invasoras en Espaa: un nuevo problemas en las estrategias de conservacin

    1011

    IntroduccinDesde que la humanidad inici el proceso de domes-ticacin y cultivo de las plantas, miles de especiesvegetales se han extendido ms all de sus reas natu-rales y muchas de ellas han llegado a naturalizarse demanera efectiva tanto en bitopos antropizadoscomo naturales. Este proceso se ha intensificado demodo paralelo a la mejora en las comunicaciones alarga y corta distancia y al aumento de las transaccio-nes comerciales, de modo que actualmente es factibleimaginarse el Planeta como una apretada red denodos interconectados, que actan como donadoresy/o receptores de especies, a lo largo de cuyos hilosmigran numerosos taxones de un punto a otro,impulsando de modo artificial la coexistencia deespecies que hasta ahora nunca haban convivido. Laintensidad de estas migraciones est determinadaesencialmente por variables sociales, mientras que lasprobabilidades de cada individuo para prosperar enun ambiente dado estn definidas, no slo por lascaractersticas de ste, sino adems, y en gran medi-da, por eventos estocsticos, lo que hace que el estu-dio de este tipo de procesos sea especialmente com-plicado. Por ello, las consecuencias de este fenmenoan no se conocen con exactitud y son difcilmentepredecibles a largo plazo. No obstante, existen dosprocesos ya iniciados que se pueden inferir de loexpuesto hasta ahora. El primero de ellos consiste enla aparicin de nuevas tensiones o relaciones ecolgi-cas interespecficas; el segundo, ms fcilmente cons-tatable, es la homogeneizacin de una fraccin delcomponente vivo a meso-escala por casi todas lasreas del Planeta, lo que puede considerarse comouna consecuencia medioambiental del proceso deglobalizacin de la economa.

    Por todo ello, resulta innegable la necesidad deincluir los aspectos relacionados con los procesosasociados a las invasiones de especies en el diseo deestrategias de conservacin de la biodiversidad,especialmente si se desea enfocar estos problemas deacuerdo con la nueva tendencia en la biologa deconservacin, en la que se trata de emplear enfoquesholsticos y dinmicos, orientados no slo al mante-nimiento activo de poblaciones amenazadas, sinotambin, a la identificacin de los procesos ecolgi-cos implicados en el mantenimiento de las especies yecosistemas objetivo y al estudio de cmo puedegarantizarse su permanencia.

    En este sentido, el nivel de integracin de losestudios sobre invasiones como una parte ms de losestudios sobre conservacin vegetal vara con cadapas. En efecto, por una parte, depende de la magni-tud de los problemas de conservacin que causan lasespecies alctonas de modo directo y fcilmente

    observable (recurdese que pueden subyacer conse-cuencias igualmente graves y ser ms difcilmentedetectables), lo que explica por qu en ciertas regio-nes como Estados Unidos, Australia, Nueva Zelan-da o la Micronesia y Polinesia, zonas isleas o que,biogeogrficamente se comportan como islas, estecampo de conocimiento se encuentra tan avanzado.Sin embargo, por otra parte, existen notables dife-rencias entre pases con niveles de problemas seme-jantes (STARFINGER et al., 1998) y, dentro de Euro-pa, Espaa se encuentra entre los pases en los quems escasean este tipo de enfoques y, si bien, afortu-nadamente, parece que estamos asistiendo a un cam-bio de tendencia, a veces es difcil distinguir en quocasiones las fuerzas esenciales que motivan la par-ticipacin creciente de la comunidad cientfica y dela Administracin, responden al afn por seguir unatendencia en boga o realmente responden a un con-vencimiento pleno de la necesidad de poseer, cuantoantes, esta clase de conocimientos. Lgicamente, lacontinuidad de estos trabajos, la profundidad de losenfoques empleados, as como las posibles implica-ciones tanto en el plano de la ecologa terica, comode las posibilidades reales de trasladar a la prctica elconocimiento as generado, diferirn sensiblementeen ambos casos. No obstante, es indudable que, engran medida, este incremento en el grado de con-cienciacin de la sociedad en general viene dado porlos casos, cada vez ms frecuentes, de especies intro-ducidas que se asientan en entornos protegidos ycuya expansin ha tenido que ser frenada dentro delespacio. Podemos citar, a modo de ejemplo, los planesde actuacin llevados a cabo en los Parques Naciona-les de Garajonay para el control de Tradescantia flu-minensis, de La Caldera de Taburiente contra Agerati-na adenophora, de Doana contra Gomphocarpusfruticosus y Nicotiana glauca, y de Timanfaya contraNicotiana glauca, o en el Parque Natural del Delta deEbro contra Eichhornia crassipes.

    El presente captulo se encuadra dentro de estecontexto de cambio de mentalidad, de conciencia-cin creciente tanto de la comunidad cientfica espa-ola como de los organismos implicados en la ges-tin del medio. Ms an, debemos celebrar que stasea la primera vez, en la historia de la conservacinvegetal en Espaa, en que en una obra de dimensinnacional se incluya un apartado especfico dedicadoa las invasiones de plantas. Sin embargo, debe consi-derarse como una primera aproximacin al proble-ma. En efecto, se trata en sntesis, del primer trabajoque aborda el problema de las invasiones de modoglobal para todo el territorio espaol, que conllevatanto aspectos positivos como otros que no lo sontanto, y de ningn modo, debe considerarse como

    Plantas invasoras en Espaa:un nuevo problema en las estrategias de conservacin

    E.D. DANA, E. SOBRINO y M. SANZ-ELORZA

  • Atlas y Libro Rojo de la Flora Vascular Amenazada de Espaa

    1012

    un tema zanjado, sino todo lo contrario: un exposi-tor de la cantidad del trabajo que queda an por rea-lizar y de la necesidad de aunar esfuerzos para lograrprofundizar de modo eficaz en el conocimiento delos procesos asociados a las invasiones que afectan alos ecosistemas espaoles. Como una contribucinen esta lnea, en este apartado del libro se expondrla metodologa seguida en el Informe sobre taxo-nes introducidos y los problemas de conservacinque plantean, como parte del Proyecto AFA, y seperfilarn las principales conclusiones extradassobre los problemas asociados a las especies alcto-nas introducidas en Espaa.

    MetodologaLa redaccin de este captulo se ha preparado una vezexaminada la informacin recogida en una base dedatos informtica previamente compilada por nos-otros. En ella, a partir de referencias bibliogrficas, seincluy, de cada especie, informacin taxonmica,histrica (fecha y rutas de introduccin, nombresvernculos en las cuatro lenguas oficiales del EstadoEspaol cuando estuvieron disponibles), corolgicay cartogrfica (origen geogrfico, distribucin enEspaa por provincias mediante mapas de cuadrcu-las UTM de 50 x 50 km y 10 x 10 km), demogrfica(abundancia y tendencia poblacional), biolgica (bio-tipo, xenotipo sensu KORNS (1990), hbitat, per-odo reproductor, va de propagacin), sobre los pro-blemas de conservacin generados y sobre losmtodos de control (fsicos, qumicos y biolgicos)ms adecuados en cada caso. En total, se han recopi-lado datos bibliogrficos de ms de un centenar deespecies seleccionadas por su especial amplitud dedistribucin y/o por generar (o ser capaces de hacer-lo a medio plazo) una interferencia apreciable en losecosistemas, hbitats, o especies nativas. Respecto alos xenotipos, en este texto se manejarn los siguien-tes trminos: metfito epecfito (especie naturalizadaen bitopos antrpicos); metfito hemiagrifito(especie naturalizada en hbitats seminaturales, esdecir, sometidos a una moderada influencia de la acti-vidad humana, por ejemplo, pastoreo o aprovecha-miento forestal moderados); metfito holoagrifito(especie naturalizada en bitopos naturales); y, debi-do a la dificultad para clasificar algunas especies, se haincluido la categora intermedia de epecfito-hemia-grifito (especie que crece en situaciones en las que elsoporte fsico del ambiente es un bitopo seminaturalque, debido a un mayor nivel de degradacin, presen-ta ya caractersticas de transicin hacia las tpicas delepecofitismo, es decir, comienza a presentar semejan-zas con los hbitats tpicamente antrpicos rudera-les, viarios, etc., del mismo modo designa aquellosantrpicos que aparentan una cierta transicin haciala seminaturalidad por ejemplo, antiguos cultivosabandonados, se incluyen tambin en esta categoralas especies epecfitas que, ocasionalmente, han sidohalladas en ambientes seminaturales.

    Para la clasificacin de una especie como invaso-ra se ha seguido la reciente corriente terminolgica,impulsada a raz del estudio de RICHARDSON et al.(2000). En esta propuesta se eliminan por fin dosaspectos hasta ahora manejados por una parte de lacomunidad cientfica para considerar como invasoraa una especie dada: por un lado, la independenciarespecto al tiempo que la especie lleva asentada enuna regin dada; y por otro, respecto al tipo dehbitat ocupado. Se elimina as, tanto la exigencia deque se trate de especies de introduccin reciente,como la necesidad de que una especie ocupeambientes no humanizados para que sea considera-da como invasora, necesidad que obviamente resultalimitante por cuanto la inmensa mayora de los pai-sajes europeos se hallan influidos por el ser humanoen algn grado y por cuanto casi la totalidad de lasespecies introducidas ocupan bitopos perturbadosdurante un perodo de tiempo variable antes depenetrar (si lo hacen) en ambientes no humanizados,realidad que con las propuestas vigentes hasta elmomento permaneca enmascarada. Finalmente, delcontingente inicial de especies invasoras que inclu-a taxones exclusivos de ambientes antrpicos, seseleccionaron aquellas que actualmente aparecen enambientes seminaturales (en