clasificacion ceap

Click here to load reader

Post on 30-Nov-2015

225 views

Category:

Documents

16 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • III Jornadas sobre Tratamiento Ambulatorio de las Varices

    96 Anales de Ciruga Cardaca y Vascular 2004;10(2):96-143

    Presentacin de la mesa

    J. Marinello. Servicio Angiologa y Ciruga Vascular

    Correspondencia: Josep MarinelloHospital de Matar, CSdMCarretera de Cirera, s/n - 08304 Matar

    En pocas enfermedades en el mbito de nuestra especialidad tiene tantosentido referirse con la terminologa de conceptos actuales como en laInsuficiencia Venosa Crnica (IVC).

    Genricamente, bajo el epgrafe de IVC se clasifican un nmero muy eleva-do de situaciones clnicas que no obstante difieren de forma muy impor-tante entre ellas en su propio concepto, pero sobretodo en su curso evolu-tivo y en su trascendencia para las personas a quienes afecta.

    El propio concepto aislado de IVC, exento de la adicin de matizaciones,es de una notable ambigedad, hasta el punto de ser cuestionado por estemotivo por algunas publicaciones.

    En mi criterio, la necesidad de avanzar en una mayor concrecin afecta ala IVC en todos sus aspectos: epidemiolgicos, fisiopatolgicos, y clnicosy como consecuencia de stos, a los teraputicos.

    Desde el punto de vista epidemiolgico, las cifras de prevalencia de la IVCen la bibliografa se mueven en mrgenes que van del 25% al 65%,absolutamente inadmisibles para ser utilizados como base de plantea-mientos rigurosos1-5.

    La Clasificacin de la CEAP, todo y aceptando algunas de sus limitacio-nes, es un elemento de referencia que debera tenerse en cuenta en larealizacin de los estudios epidemiolgicos.

    No obstante, del anlisis de los Registros de Actividad de la SociedadEspaola de Angiologa y Ciruga Vascular, se concluye que la prevalenciade la IVC no tan solo es elevada, sino que su incidencia es creciente: de5.358 intervenciones quirrgicas para el diagnstico de varices realiza-das en el ao 1999, se ha pasado a 13.879 en el ao 2003. Concrecimientos interanuales del 33% en el ao 2000; del 36,6% en el 2001y del 42,4% en el 2003.

    A pesar de la mayor capacidad de resolucin quirrgica en los Serviciosde Angiologa y Ciruga Vascular, la lista de espera para una intervencinsobre varices ha pasado de 8.090 personas a finales del ao 1999 a10.349 en el ao 2002. En el ao 2002, y a pesar de haber incrementado

    Anales de Ciruga Cardaca y Vascular 2004;10(2):96-143

    9:00 - 9:45 h. Mesa I

    Insuficiencia Venosa Crnica.Conceptos actuales

    la capacidad de resolucin en un 42,4% con respecto al ao anterior,esta lista creci en un 16,6%6-9.

    Las razones para avanzar tambin en los aspectos fisiopatolgicos de laIVC son igualmente importantes, a fin de conseguir la capacidad decorrelacionar sus diversos estadios con las causas que los provocan, ycomo paso previo ineludible para el planteamiento de teraputicas con-trastadas y por tanto, vlidas.

    En este ltimo aspecto, pero tambin en el quirrgico, el Estudio Funcio-nal Hemodinmico (EFH) puede valorarse, en mi criterio, como el avancems sustancial en la IVC de los ltimos cinco aos.

    No obstante en el momento actual es una metodologa que corre el riesgode ser victima de su propio xito.

    Entiendo que es necesario consensuar y estandarizar protocolos, acredi-tar y homologar a las personas que los realicen y racionalizar su actualdemanda.

    Para debatir sobre todo ello, esta mesa cuenta con la participacin deprofesionales con experiencia en IVC:

    el Dr. Jordi Calvo, del Servicio de Angiologa y Ciruga Vascular delHospital Dos de Maig.

    el Dr. Oriol Lapiedra, del Servicio de Angiologa del Hospital CreuRoja de Hospitalet de Llobregat.

    el Dr. Ramn Vila, del Servicio de Angiologa y Ciruga Vascular delHospital Princeps d'Espanya de Hospitalet de Llobregat.

    Bibliografa

    1. Gesto Castromil R. Y Grupo Detect-IVC. Encuesta epidemiolgica realizada en Espaasobre la Prevalencia asistencial de la IVC en atencin primaria. Estudio Detect-IVC.Angiologa 2001;53:249-60.

    2. Callejas JM, Manasanch J. Problemtica asistencial y estudios epidemiolgicos.AngioMaresme 2003. An Cir Card y Vasc 2003;9(5):357.

    3. Macroestudio Prospectivo Delphi sobre costes sociales y econmicos de la IVC. Hori-zonte del ao 2010. SEACV y CEF: 2004. (En prensa).

    4. Sobaszek A, Frimat P, Tiberguent A, Dormont A, Chevalier H, et al. Venous insufficiencyof the lower limbs and working condition. Phlebology 1999;13:133-41.

    5. Encuesta de la Sociedad Espaola de Angiologa y Ciruga Vascular. Opinin del mdicosobre la patologa venosa de los miembros inferiores. Angiologa 1988;2:75-83.

    6. Moreno Carriles RM. Registro de Actividad de la Sociedad Espaola de Angiologa yCiruga Vascular. Ao 1999. Angiologa 2000;5:195-208.

    Mesa redonda

    Moderador: J. MarinelloPonentes: J. Calvo, R. Vila, O. Lapiedra

  • 97Anales de Ciruga Cardaca y Vascular 2004;10(2):96-143

    7. Moreno Carriles RM. Registro de Actividad de la Sociedad Espaola de Angiologa yCiruga Vascular. Ao 2000. Angiologa 2001;53(4):228-48.

    8. Moreno Carriles RM. Registro de Actividad de la Sociedad Espaola de Angiologa yCiruga Vascular. Ao 2001. Angiologa 2002;54(5):415-30.

    9. Moreno Carriles RM. Registro de Actividad de la Sociedad Espaola de Angiologa yCiruga Vascular. Ao 2002. Angiologa 2003;55(6):561-77.

    Epidemiologa. Redes venosas. Fisiopatologade la insuficiencia venosa crnica

    J. Calvo. Servicio de Angiologa,Ciruga Vascular y Endovascular

    Correspondencia: Jorge Calvo. Hospital Dos de MaigConsorci Sanitari Integral. Dos de Maig, 301 - 08025 Barcelona

    Las enfermedades venosas afectan entre el 10 al 40% de la poblacinadulta segn diferentes estudios1,2 a nivel de las extremidades inferioresen especial, y su posible evolucin a la cronicidad, provocando unasimportantes repercusiones personales y econmicas. La gran magnituddel problema producido por la perdida de jornadas laborales y la genera-cin de mltiples ingresos hospitalarios, con un numero muy importantede estancias hospitalarias, junto a un gasto sanitario en aumento, hacende la enfermedad venosa una patologa de primer orden socio sanitario.

    Posiblemente debido a una evolucin de la especie humana a labipedestacin, al ortostatismo prolongado, sedentarismo de la sociedadoccidental, obesidad, aumento de la esperanza de vida, culto a la imagen,necesidades estticas, y otros factores, hacen que exista un aumento de laincidencia de la enfermedad venosa.

    Recuerdo histricoEl Papiro de Evers (1550 a.C.) describe la enfermedad varicosa y hacemencin al tratamiento de las varices y de las lceras venosas mediantecauterizacin. En el Museo Arqueolgico Nacional de Atenas (siglo IVa.C.) existe un Bajorrelieve votivo que representa una pierna con una venasafena interna varicosa (Figura 1).

    Hipcrates describe la puncin repetida de las varices para conseguir suoclusin. Galeno diferencia entre venas y arterias, y recomienda pcimasy emplastos para conseguir la curacin de las lceras. En La Biblia existela referencia donde Ezequiel es curado de su lcera venosa crnica alaplicarle emplastos de pescado seco y agua por Isaas. En el Siglo XIII lacultura rabe por Avicena, describi el tratamiento de la insuficienciavenosa y realiz diversos estudios anatmicos de la circulacin mayor. Sedescriben muchos trminos anatmicos, como la vena safena (que pro-viene de Al-Safen).

    Miguel Servet en el Siglo XVI describe la circulacin menor y WilliamHarvey en el siglo XVII en su publicacin Conocimientos de la circula-cin del ao 1648 describe la circulacin de retorno y el sistema circu-latorio en general.

    La descripcin anatmica de las vlvulas venosas y su funcionalismo fuerealizada por Fabricio d'Acquapendente en su texto De venarum ostiolis.Diferentes intentos de tratamiento de las lceras venosas mediante in-crustacin de pequeos tallos de plantas en las venas prximas a laslceras, consiguen la cicatrizacin al provocar la trombosis de dichasvenas. Posteriormente la inyeccin de diferentes sustancias para provo-car la trombosis, intentan explicar el origen venoso de las lceras y elreflujo como factor etiopatolgico. Fue Toms Rimas quin postul el

    reflujo venoso del cayado de la vena safena interna como factordesencadenante y preconiz la ligadura del cayado. Babcock en 1907que propone la extraccin completa del eje safeno mediante el arranca-miento o stripper, como tratamiento definitivo de las varices.

    No es hasta los aos 90, cuando la disponibilidad del Eco-Doppler veno-so, permite el estudio generalizado de las varices y sus orgenes, demos-trar los diferentes patrones anatmicos, y al planteamiento hemodinmicodel problema, son cuando surgen diferentes valoraciones y seguimientode las tcnicas previas, a la introduccin de otras tcnicas hemodinmicas(CHIVA), cuando se da un salto importante en dicha patologa.

    EpidemiologaPara poder determinar la incidencia y prevalencia de una patologa deter-minada, debemos primero definir la enfermedad a estudio y clarificarmuy bien los conceptos de la enfermedad. Los trminos insuficienciavenosa crnica y varices llevaron a confusin, y la Unin Internacional deFlebologa estableci la definicin de Insuficiencia Venosa Crnica, comoaquellos cambios producidos en las extremidades inferiores resultado dela hipertensin venosa prolongada, incluyendo la hiperpigmentacin, ec-cema o dermatitis de stasis y las lceras. Tambin se defini las varicescomo venas dilatadas a consecuencia de la alteracin de las vlvulas y/ode la pared venosa. Posteriormente la definicin de varices ha sido modi-ficada, entendiendo como vrices aquellas venas que presentan una di-reccin del flujo no cardiopeto, es decir que se detecta un reflujo.

    Las flebopatas afectan especialmente a los pases desarrollados, perolos diferentes estudios epidemiolgicos dan valores de incidencia y preva-lencia con gran disparidad de resultados y no comparables, generalmentepor utilizar conceptos no homogneos.

    Mesa I

    Figura 1. Bajorrelieve