san antonio abad

Download San Antonio Abad

Post on 29-Jul-2015

49 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

1. San 1 2. San Antonio Abad 17 de enero 3. EVANGELIO SAN JUAN 1, 35-42 En aquel tiempo estaba Juan con dos de sus discpulos y jndose en Jess que pasaba, dijo: -Este es el cordero de Dios. Los dos discpulos oyeron sus palabras y siguieron a Jess, Jess se volvi y al ver que lo seguan, les pregunto: -Qu buscis? Ellos le contestaron: -Rab (que signica Maestro), dnde vives? l les dijo: -Venid y lo veris Entonces fueron, vieron donde vivan y se quedaron aquel da, seran las cuatro de la tarde. Andrs, hermano de Simn Pedro, era uno de los dos que oyeron a Juan y siguieron a Jess; encontr primero a su hermano Simn y le dijo: -Hemos encontrado al Mesas (que signica Cristo). Y lo llev a Jess. Jess se le qued mirando y le dijo: - T eres Simn, el hijo de Juan; t te llamars Cefas (que signica Pedro). Palabra del Seor 4. San Antonio Abad 17 de enero Naci en una poblacin del alto Egipto, al sur de Mens, el ao 251.Antonio se retir a la soledad siguiendo el ejemplo de un anciano ermitao de los alrededores. El trabajo manual, la oracin y la lectura constituyeron en adelante su principal ocupacin.Alos 54 aos de edad, hacia el ao 305, abandon su celda en la montaa y fund un monasterio en F a y o . E l m o n a s t e r i o c o n s i s t a originalmente en una serie de celdas aisladas, pero no podemos armar con certeza que todas las colonias de ascetas fundadas por san Antonio estaban concebidas de igual manera. Ms tarde, fund otro monasterio llamado Pispir, cerca del Nilo. San Antonio exhortaba a sus hermanos a preocuparse lo menos posible por su cuerpo, pero se guardaba bien de confundir la perfeccin, que consiste en el amor de Dios, con la morticacin. Aconsejaba a sus monjes que pensaran cada maana que tal vez no viviran hasta el n del da, y que ejecutaran cada accin, como si fuera la ltima de su vida. "El demonio-deca- teme al ayuno, la oracin, la humildad y las buenas obras, y queda reducido a la impotencia ante la seal de la cruz". Hacia el ao 355, hizo un viaje a Alejandra a peticin de los obispos para refutar a los arrianos. Ah predic la consustancialidad del Hijo con el Padre, acusando a los arrianos a confundirse con los paganos "que adoran y sirven a la creatura ms bien que al Creador", ya que hacan del Hijo de Dios una creatura. Muri en el ao 356, a la edad de 105 aos. Parece que en 561, sus restos fueron descubiertos y trasladados a Alejandra, despus a Constantinopla, y nalmente a Vienne de Francia. Las imagenes representan generalmente a San Antonio con una cruz en forma de T, una campanita, un cerdo, y a veces un libro. La liturgia bizantina invoca el nombre de San Antonio en la preparacin eucarstica, y el rito copto. 5. La vocacin de san Antonio De la Vida de san Antonio, escrita por san Atanasio, obispo Cuando murieron sus padres, Antonio tena unos dieciocho o veinte aos, y qued l solo con su nica hermana, pequea an, teniendo que encargarse de la casa y del cuidado de su hermana. Haban transcurrido apenas seis meses de la muerte de sus padres, cuando un da en que se diriga, segn costumbre, a la iglesia, iba pensando en su interior los apstoles lo haban dejado todo para seguir al Salvador, y cmo, segn narran los Hechos de los apstoles, muchos vendan sus posesiones y ponan el precio de venta a los pies de los apstoles para que lo repartieran entre los pobres; pensaba tambin en la magnitud de la esperanza que para stos estaba reservada en el cielo; imbuido de estos pensamientos, entr en la iglesia, y dio la casualidad de que en aquel momento estaban leyendo aquellas palabras del Seor en el Evangelio: Si quieres llegar hasta el nal, vende lo que tienes, da el dinero a los pobres as tendrs un tesoro en el cielo y luego vente conmigo. EntoncesAntonio, como si Dios le hubiese infundido el recuerdo de lo que haban hecho los santos y con aquellas palabras hubiesen sido ledas especialmente para l, sali en seguida de la iglesia e hizo donacin a los aldeanos de las posesiones heredadas de sus padres (tena trescientas parcelas frtiles y muy hermosas), con el n de evitar toda inquietud para s y para su hermana. Vendi tambin todos sus bienes muebles y reparti entre los pobres la considerable cantidad resultante de esta venta, reservando slo una pequea parte para su hermana. Habiendo vuelto a entrar en la iglesia, oy aquellas palabras del Seor en el Evangelio: No os agobiis por el maana. 6. Agenda Arquidiocesana 15 al 27 de Enero Misiones Juveniles Parroquia Seor de los Milagros Marino Melgar JUUM Jvenes Unidos Mariano Misionero Informes e Inscripciones: 453204 17 de Enero Convivencia Parroquia San Juan de la Cruz Lambramani Horas: 8:30 a 14:30 18 de Enero Misa de Fiesta en Honor a San Antonio Abad Parroquia San Antonio Abad Miraores Despus de la Misa habr procesin y bendicin de mascotas Horas: 10:00 19 de Enero Inicio Cursos de Verano Organiza: Escuela Arquidiocesana de Catequistas Lugar: Calle Melgar 716 - Cercado Informes e inscripciones: 213308 - 959253684 19 al 22 de Enero Taller de Lectio Divina Organiza: Pastoral Bblica de la Parroquia Parroquia Madre de Misericordia - Umacollo Horas: 19:30 a 21:00 19 al 25 de Enero IV Asamblea Plenaria MVC Arequipa 2015 Organiza: Movimiento de Vida Crsitiana - MVC Informes: Palacio Viejo 414 - Cercado 7. Homila "Yo esperaba con ansia al Seor..." (Sal 39, 2) Hay momentos en los que se percibe con claridad meridiana que la ayuda que los hombres puedan prestar vale bien poco, instantes en los que uno se da cuenta de la mentira de las palabras humanas, de la falsedad de esas promesas risueas que tarde, mal y nunca, sern una realidad. Momentos en los que uno entiende que slo Dios es fuerte, slo l dice siempre la verdad, slo l no nos puede fallar, slo l hace ms cortas las palabras prometedoras que los benecios concedidos. Con el salmista, el poeta y trovador de Dios, podemos entonces decir que hemos esperado en el Seor, con una gran conanza. Y que l se ha inclinado hasta nosotros y ha escuchado nuestro angustiado clamor, sacndonos de la fosa mortal, del fango cenagoso... S, t tambin, si has recurrido conado al Seor, te sentirs rme y seguro, apoyado en la roca, capaz de caminar con pasos decididos y alegres. Puso en mi boca un cntico nuevo, un himno de gozo que canta la grandeza y el amor de Dios. Dichoso mil veces el hombre que pone en el Seor su esperanza, el que no se confa a los poderosos y arrogantes, esos de palabras largas y realidades cortas... Cuntos son, Seor, los benecios que nos concediste, qu abundantes tus maravillas, qu consoladores tus planes. Qu cierto es que tu bondad excede con mucho a todo posible clculo. Por: Padre Antonio Garca-Moreno 8. El Papa nos Habla.. "Muchos de nosotros no tienen el ms mnimo recuerdo de la celebracin de este Sacramento, y es obvio, si hemos sido bautizados poco despus del nacimiento. Pero yo he hecho esta pregunta dos o tres veces, aqu en la plaza: quin de ustedes conoce la fecha de su Bautismo, levante la mano. Quin la sabe? Eh, pocos, eh? Pocos. Pero es importante, es importante conocer cul ha sido el da en el que yo he sido sumergido, puesto justamente en aquella corriente de salvacin de Jess. Y me permito darles un consejo. Pero, ms que un consejo, una tarea para hoy. Hoy, en casa, busquen, pregunten la fecha del Bautismo y as sabrn cul ha sido el da tan bello del Bautismo. Lo harn? No noto entusiamo, eh? Lo harn? Eh, s! Porque es conocer una fecha feliz, aquella de nuestro Bautismo. El riesgo de no saberlo es perder la conciencia de lo que el Seor ha hecho en nosotros, del don que hemos recibido. Entonces llegamos a considerarlo slo como un evento que ha ocurrido en el pasado - y ni siquiera por nuestra propia voluntad, sino por la de nuestros padres por lo que ya no tiene ninguna incidencia sobre el presente. Debemos despertar la memoria de nuestro Bautismo: despertar la memoria del Bautismo. Estamos llamados a vivir nuestro Bautismo todos los das, como una realidad actual en nuestra existencia. Si conseguimos seguir a Jess y a permanecer en la Iglesia, a pesar de nuestras limitaciones, nuestras fragilidades y nuestros pecados es precisamente por el Sacramento en el que nos hemos convertido en nuevas criaturas y hemos sido revestidos de Cristo. Es en virtud del Bautismo, en efecto, que, liberados del pecado original, estamos injertados en la relacin de Jess con Dios Padre; que somos portadores de una esperanza nueva, porque el Bautismo nos da esta esperanza nueva.

Recommended

View more >