la historia del ceip san antonio abad cartagena

Download La historia del CEIP San Antonio Abad Cartagena

Post on 25-Mar-2016

212 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Resumen de la larga historia de nuestro Centro

TRANSCRIPT

  • Nuestra historiaCEIP San Antonio Abad

    CARTAGENA

  • Una larga historia Nuestra historia se inicia en la poca de la Segunda Repblica, Cartagena era la

    Covadonga de la educacin; haca 25 aos que se haban inaugurado en nuestra ciudad

    las primeras Escuelas Graduadas de Espaa y exista una gran sensibilidad por extender

    la educacin. Al mismo tiempo, los distintos barrios demandaban la construccin de

    escuelas.

    1928 El principio

    Exista en el barrio de San Antn una asociacin denominada El Trabajo, la

    presida don Rosendo Zamora. En el acta de la sesin del da 17 de marzo de 1928

    acuerdan ofrecer unos terrenos, que posea dicha sociedad (de unos dos mil

    cuatrocientos metros cuadrados), al Ayuntamiento para que se construya una Escuela

    Graduada en el barrio. Se registra la entrada de esta peticin en el Ayuntamiento, el da

    22 de marzo de dicho ao.

    La Comisin Permanente del Ayuntamiento se rene para tratar este tema el da

    13 de abril (1928); en el acta se reconoce la necesidad del barrio (por su gran nmero de

    habitantes) y se tienen en cuenta los estudios tcnicos realizados; por todo ello, acuerdan

    la adquisicin de los terrenos con un valor de 70 cntimos el metro cuadrado.

    La institucin Amigos de los Nios adquiere los solares

    El 9 de octubre de 1928, el Diario CARTAGENA NUEVA, publica un artculo con

    motivo de la conmemoracin del XXV aniversario de las Escuelas graduadas; en l se

    exalta la figura de Don Enrique Martnez Muoz y se reconoce la preocupacin del

    Ayuntamiento por la educacin (este Ayuntamiento, enamorado de la escuela y el nio, en el que sabe ver el porvenir ciudadano). Hace un recorrido por las actividades que la Comisin de Instruccin Pblica ha realizado y, entre otras, menciona

    que la admirable institucin Los Amigos del Nio ha adquirido unos solares para

    construir una escuela graduada en el barrio de San Antonio Abad.

    El Ministerio concede la creacin de la Escuela

    En otro artculo de la misma fecha se publica un resumen de la Sesin de la

    Comisin Permanente donde se recoge textualmente: El presidente seor Mediavilla, de

    cuenta de una reciente visita hecha al Ministerio de Instruccin Pblica, y como resultado

  • de la cual hace constar que se crean dos Escuelas Nacionales de nios para los poblados

    de San Antonio Abad y la Puebla

    1933 Se inician las obras

    El viernes 15 de julio de 1933 se publica un artculo en l se comenta la

    construccin de varias escuelas en Cartagena; el presupuesto del Ayuntamiento es de

    cien mil pesetas y se espera una aportacin por parte del Ministerio de Instruccin

    Pblica. Comenta el articulista: el coste real de los edificios ha de ser muy pequeo si las

    cosas se hacen bien y con la debida economa y vigilancia no hay que hacer

    desembolso alguno, ya que se dispone de los terrenos se podran emprender dos o

    ms a la vez, hasta dotar de buenos edificios escolares a los principales barrios de

    extramuros. Respecto a nuestro Centro comenta que los terrenos del barrio de San Antn estn situados en el lugar ms sano y alegre del barrio y, que este mismo ao (1933) se iniciar la construccin.

    1936 La inauguracin

    El 20 de abril de 1936, EL NOTICIERO, publica:

    Ayer maana la Asociacin Pro Infancia entreg al Ayuntamiento los tres grupos

    escolares de escuelas que han construido y que pasan a poder de este Ayuntamiento.

    Grupo escolar de San Antonio Abad. Consta de ocho secciones para nios y nias, dos bibliotecas, cantina escolar y vivienda para el guarda, con campo escolar cercado.

    Est emplazado en un solar de 1905 metros cuadrados, adquirido por la Asociacin

    Pro Infancia a don Enrique Gmez Quiles.

    Las edificaciones son una verdadera prueba de arte y buen gusto, por lo que la Asociacin Pro Infancia merece toda clase de elogios, como igualmente el constructor

    seor Oliver que recibi muchas felicitaciones, porque cada grupo es un alarde de

    construccin.

    Con mucho cario para todos mis profesores

  • M ngeles Ramos, antigua alumna y madre de alumno actual, Hugo Martnez

    Segn mi ERPA (los guardo impecables gracias a mis padres), tena 6 aos, meda

    1,16 metros y pesaba 20 kilos cuando puse mis pies por primera vez en este Centro.

    Desde entonces han pasado unos cuantos aos; ahora tengo 43 aos, no s exactamente

    lo que mido y lo que peso tampoco es un dato relevante.

    No son muchos los recuerdos que tengo de mis

    primeros das en el Colegio, aunque algunos flashes me

    llegan y la verdad, es que los recojo con cario. Y si esto

    es as no cabe duda que las primeras personas que

    encauzaron mi formacin tuvieron mucho que ver.

    Recuerdo perfectamente a todos y cada uno de los

    profesores que me dieron clase desde 1 hasta 8

    (antigua EGB). Doa Amelia fue una de esas personas,

    concretamente la que me dio el primer curso, mi primera

    toma de contacto con el Centro que sera mi escenario

    diario durante ocho aos.

    La recuerdo como una profesora de carcter pero siempre cariosa con sus

    alumnos. De presencia impecable, me llamaba mucho la atencin la forma en que se

    maquillaba los ojos y su peinado cardado que no se mova jams ni un solo pelo.

    Hacamos la fila delante de la puerta donde pona con letras muy grandes Nias 8 por

    detrs estaba la de Nios). No s muy bien en qu momento las clases fueron mixtas,

    pero lo que s recuerdo es que a partir de ese momento eran ms divertidas. Antes de

    empezar cada da lo primero que hacamos era rezar. Me suena bastante remoto, al igual

    que aquellos meses de Mayo en los que los cnticos a la Virgen, unas veces ms

    afinados y otras no tanto, salan por las ventanas de los pasillos. Recuerdo a doa Amelia

    paseando con Doa Emilia por el patio; siempre estaban juntas y hablaban y hablaban

    hasta la hora de volver a clase de nuevo.

    Con ella aprend a sumar y a restar. Me ayud con la lectura y la escritura; ella y

    ms tarde mi Senda (los libros de lectura que llev durante algunos aos). Me cre

    hbitos de estudio y alguno de comportamiento tambin. Pienso que las cosas no caen en

    saco roto y seguro que algo se quedara. Hoy da es muy difcil saber cmo va a ser el

    destino de una persona, pero lo que est claro es que lo que empieza con buena base y

    fuerte es ms difcil que se caiga con el tiempo. Yo quiero aprovechar este momento para

  • agradecerle a ella y al resto de profesores que tuve en ese colegio el granito de arena que

    aportaron, junto con mis padres por supuesto, para que yo no tropezara y me cayera.

    Hace unos aos he vuelto a pisar los pasillos de este Centro. Tengo a mi hijo en 2

    de Primaria y he tenido la suerte de participar en todos los eventos que ha tenido en su

    etapa de infantil. Ha sido una experiencia muy bonita y he vivido la vuelta a mi colegio de

    una forma enriquecedora y gratificante. Me ha brindado la oportunidad de conocer a sus

    profesores y hasta hoy puedo decir que ha tenido la misma suerte que tuve yo en mi da.

    Me hace mucha ilusin celebrar con l el 75 aniversario del Colegio, pero ms

    ilusin me hace volver a ver a mis profesores, en especial a Doa Amelia que espero y

    deseo se encuentre bien y pueda disfrutar con todos nosotros de tan sealada fecha en el

    Centro.

    Nuestro alumno ms veterano: Sr. D. Crisanto CarraleroConsecuencia del abandono secular en la enseanza pblica que haban tenido los

    distintos gobiernos de la Monarqua Espaola, en el Barrio de San Antonio Abad, al

    principio de los aos treinta, no exista ninguna escuela que uniese en un solo edificio a

    todos los grupos escolares existentes. stos se encontraban diseminados por todo el

    barrio, en locales no aptos para el menester que se les destinaban. De los dedicados a los

    chicos estaba uno, el grupo cuarto le llamaban, en la calle Real, hoy Avenida de Coln.

    Recuerdo que, con 5 aos, y debido a la relativa amistad que una a la familia de

    mis padres con la del Maestro, fuimos admitidos como alumnos en dicho grupo cuarto, mi

    primo y yo. Posteriormente mi primo, un poco menor que yo, fue trasladado a uno de los

    dos grupos existentes en la Plaza de la Iglesia. Exista tambin otro grupo, creo que el

    tercero, en la zona del Molino, prximo a donde posteriormente fueron construidas las

    Escuelas Graduadas.

    No s si en los grupos femeninos existan otros cuatro, al menos de uno de los s

    tena noticia, estaba ubicado en la calle del Palmero.

    Antes de los seis aos la enseanza estaba en manos de particulares que, sin ttulo

    alguno y a cambio de una pequea aportacin econmica, se dedicaban a ensear las

    primeras letras. Creo recordar que la primera escuela a la que asist era la del To

    Pepeino que estaba en la calle Mayor del barrio y que slo dispona de unos bancos

    corridos en las que nos sentbamos todos los nios frente a una pizarra en la que el

    profesor nos enseaba las letras y los nmeros. stos nos entraban ms mediante la

  • letana que los chicos cantaban mientras el To Pepeino nos iba sealando los nmeros

    con un puntero. Exista otro colegio en la calle Real que era slo para nias; lo

    regentaban madre e hija, Las Pujantas, muy beatas

Recommended

View more >