Ramón Gómez De La Serna, António Ferro y la gregueríardpc. . Sáez.pdf · Ramón Gómez De La Serna,…

Download Ramón Gómez De La Serna, António Ferro y la gregueríardpc. . Sáez.pdf · Ramón Gómez De La Serna,…

Post on 27-Sep-2018

212 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

<ul><li><p>Antonio Sez DelgadoUniversidade de vora</p><p>Pennsula, Revista de Estudos Ibricos | n. 4 | 2007: 195-202</p><p>Ramn Gmez De La Serna, Antnio Ferro </p><p>y la greguera</p><p>Ramn Gmez de la Serna fue el escritor del vanguardismo espaol ms vinculado a Portugal,formando parte, junto a otros como Miguel de Unamuno, Eugeni dOrs o, en otra dimensin,Adriano del Valle (el nico escritor espaol que trat a Fernando Pessoa), del selecto grupo deautores espaoles interesados activamente por el pas vecino en las primeras dcadas del siglo XX.Ramn viaj varias veces a Portugal, donde lleg (en Estoril) a construir una casa, escribi bas-tantes pginas dedicadas a este pas y a sus cafs y escritores, particip en alguna de las revistasprximas al primer modernismo portugus, escribi en Portugal varias de sus novelas y, en suma,fue amigo de algunos de los artistas lusos ms notables del periodo, que despus le visitaran ensu tertulia del caf madrileo de Pombo.</p><p>Gmez de la Serna fue, en muchos sentidos, precursor de las novedades literarias enEspaa a principios del siglo XX. Desde las pginas de la revista Prometeo1, entre 1908 y 1912, dioa conocer los primeros textos de Marinetti sobre el Futurismo, as como una Proclama futurista alos espaoles2 del vanguardista italiano traducida por l mismo y varios textos de su autora enlos que reflexiona sobre los valores fundamentales de la nueva literatura3. Pero Ramn consiguiser un precursor de las novedades literarias de principios del siglo XX con la extraa (en la poca)habilidad de saber conjugarlas en su universo esttico con las aportaciones ms interesantes delXIX, consiguiendo una original fusin de elementos simbolistas, modernistas y vanguardistas,como indica Rafael Cansinos Assens, el apstol del Ultrasmo, en 1919:</p><p>1. Sobre Ramn Gmez de la Serna y Prometeo, vanse los textos de Ioana ZLOTESCU, Prembulo al espacio litera-rio de Prometeo, y de Jos-Carlos MAINER, Ramn en Prometeo, ambos en Ramn Gmez de la Serna, Obras Completasvol I (ed. De Ioana Zlotescu), Crculo de Lectores/Galaxia Gutenberg, Barcelona, 1996, 79-92 y 138, respectivamente.</p><p>2. F.T. MARINETTI, Proclama futurista a los espaoles (trad. RGS), en Prometeo n 20, Madrid, 1910, 519-531.3. Destaca, en este sentido, En concepto de la nueva literatura, en Prometeo n 6, Madrid, abril de 1909, 1-32.</p></li><li><p>Antonio Sez Delgado196</p><p>Las nuevas modalidades estticas nos han llegado por la interseccin de Prometeo () Con la ms-cara de Trisin, Gmez de la Serna glos apasionadamente los manifiestos futuristas que Matinetti lan-zaba desde su encharcada Venecia. Y el mismo Marinetti, instigado por Tristn, envi a Prometeo suencclica futurista a los espaoles, habitantes de ciudades muertas, de infecundas lagunas de polvo.No obstante su devocin a los ltimos maestros del siglo XIX, manifiesta en traducciones de Wilde,de Remy de Gourmount y de Rachilde, Prometeo fue entre nosotros un manifiesto de arte nuevo, queensanch el horizonte de los espejos, de los ltimos cenculos novecentistas4.</p><p>Efectivamente, Ramn fue un hombre de vanguardia que respira de muy diversos movimien-tos, escuelas y tendencias literarias sin entregarse en exclusiva a uno de ellos. Fue, en sentidoamplio, un modernista, un hijo de su tiempo abierto a todas las novedades estticas en su obraliteraria, que abarca la novela, las memorias, el ensayo, la biografa, la traduccin, el libro misce-lneo y, muy especialmente, el gnero que l mismo invent y por el que fue internacionalmenteconocido: la greguera.</p><p>La palabra greguera significa gritero, confusin, barullo, y probablemente todos estos significa-dos estn en la raz de la voluntad que Ramn quiso imprimir a su nueva creacin, con la firme cons-ciencia de que el gnero nuevo fuese una respuesta a la velocidad y al ritmo trepidante del tiempoque le toc vivir. Ramn defini la greguera como humorismo+metfora, siguiendo un esquemaliterario cercano en algunos aspectos al aforismo, pero con una contundencia en la fuerza de la ima-gen que lo separa de l. Se trata de una manifestacin literaria que ensalza el valor de lo fragmen-tario (una de las propuestas defendidas por Italo Calvino para la literatura del prximo milenio5)como reflejo fiel y visible de la heterogeneidad y multiplicidad de significados del mundo moderno,en el que la bsqueda incesante de la novedad (Lo Nuevo) forma parte intrnsecamente del que-hacer del escritor. El propio Ramn, escritor y dibujante, articulista y provocativo conferenciante, serefiri a su voracidad por alcanzar ese sueo dorado de Lo Nuevo con las siguientes palabras:</p><p>Lo nuevo, en su pureza inicial, en su sorpresa de rasgadura del cielo y del tiempo es para m laesencia de la vida.</p><p>Lo nuevo nace ms veloz. Hay que emplear hoy dos imgenes cada cinco segundos de escriturapara emplear maana tres en los mismos cinco segundos.</p><p>Si el nuevo da dijese en qu consiste su novedad, nadie lo comprendera. Lo mejor que tiene esque es nuevo. Esto es lo que revelan las nuevas imgenes6.</p><p>El propio Ramn defini en el prlogo de la edicin de Gregueras de 1960 la gregueracon unas palabras que se aproximan mucho al espritu de las que acabamos de transcribir: La gre-guera es el atrevimiento a definir lo que no puede definirse, a capturar lo pasajero, a acertar o ano acertar lo que puede no estar en nadie o puede estar en todos7. Ese atrevimiento es una delas caractersticas ms destacables no slo en su obra, sino tambin en su propia vida, colmada deactividades de agitacin pblica y de gestos vanguardistas. La greguera es, de este modo, algo ascomo una metfora de toda su obra, que podramos calificar, con el significado que los simbolis-</p><p>4. Rafael CANSINOS ASSENS, Ramn Gmez de la Serna (1911-1927), en La nueva literatura, Madrid, Mundo Latino,1925-1927. Recogido en Rafael CANSINOS ASSENS, Obra crtica, vol. II, Sevilla, Diputacin Provincial, 1998, 231-251.</p><p>5. Vase Italo CALVINO, Seis propuestas para el prximo milenio (trad. Aurora Bernrdez), Madrid, Siruela, 1989.6. Ramn GMEZ DE LA SERNA, Ismos, Madrid, 1931. Cito por la reedicin de Madrid, Guadarrama, 1975, 14-15.7. Ramn GMEZ DE LA SERNA, Prlogo, en Gregueras (seleccin 1910-1960) (ed. Csar Nicols), Madrid, Espasa-</p><p>Calpe, 1990, 51.</p><p>Pennsula, Revista de Estudos Ibricos | n. 4 | 2007: 195-202</p></li><li><p>Ramn Gmez De La Serna, Antnio Ferro y la greguera 197</p><p>tas y modernistas otorgaron a este trmino, como rara, ajena a los grandes compases de la lite-ratura al uso y ms proclive a trabajar con aspectos ms vinculados al mundo de los pequeostemas extrados directamente de la vida cotidiana.</p><p>Ramn inicia su coleccin de gregueras a principios de la segunda dcada del siglo XX, muypoco tiempo antes de que descubra Portugal, alrededor de 1915, cuando llega a Lisboa acompa-ado por su compaera sentimental, la tambin escritora Carmen de Burgos, Colombine, que vivircon Ramn una profunda pasin por Portugal y sus escritores, siendo agasajados por Ana de Cas-tro Osrio y por Tefilo Braga, entre otros8. De hecho, el libro de Colombine Peregrinaciones, de1916, en el que narra al estilo de la poca sus viajes por Suiza, Dinamarca, Suecia, Noruega, Ale-mania, Inglaterra y Portugal, cuenta con un extenso eplogo de Ramn en el que se refiere al des-cubrimiento de Portugal por parte de su compaera y a la inequvoca voluntad de conocer en pro-fundidad el pas vecino. Ramn suea con encontrar en Lisboa una ciudad llena de cafs y de ter-tulias literarias semejantes a su Pombo:</p><p>Portugal es el verdadero descubrimiento de este viaje de Carmen y ms que del viaje, de sus con-fidencias ntimas. Despus de las palabras de Carmen sobre Portugal tenemos que visitarle urgente-mente () Iremos a Portugal. ()</p><p>Qu cafs debe tener Lisboa! Qu Pombos con aire transatlntico, con olor a buen caf, concierta presencia de marinos modestos, de habla afable, de ojos grandes y mulatos varoniles y serenos!Qu Pombos en los que habr colgado un cuadrito con un barco y con un mar de cola de pescado!Tanto insiste en nosotros esta idea de un Pombo acrecentado, que nos parece Lisboa como una ciu-dad creada salida de un Pombo cordial, ubrrimo, sensato, incubado de todo con proporcin, bon-dad y cario9.</p><p>Entre este ao y 1926, Ramn y Colombine (cuya relacin con Portugal merece una atencinque sobrepasa el mbito de estas pginas) viven una dcada marcada por su presencia y contac-tos en y con Portugal, por un lado, y por las numerosas apariciones de temas y motivos portu-gueses en sus propios libros, por otro.</p><p>Desde 1918, ao de publicacin de su libro Pombo10, son frecuentes las apariciones de temas,referencias o motivos relacionados con Portugal en varias de sus obras. En Pombo, en concreto,Ramn dedica varias decenas de pginas a este tema en los captulos titulados Cartas desde Por-tugal y Segundo viaje a Portugal. Aunque los pocos aos transcurridos entre el eplogo al librode Carmen de Burgos referido y la publicacin de Pombo le sirven para desilusionarse en su creen-cia de que Lisboa sera una ciudad llena de cafs literarios, por las pginas de este libro multige-nrico de raz biogrfica circulan algunas informaciones valiosas, como una extensa definicin dela saudade amparada en la sombra de Teixeira de Pascoaes o una amplia referencia a los escrito-res encontrados a la mesa de las tertulias lisboetas:</p><p>La juventud aqu es admirable. Podra compartir nuestras noches de Pombo. Yo me he sentido suhermano, realmente su hermano en medio de ellos. Declaman los versos como si llorasen. Estn enel momento en que es slo de iniciados su dignidad espiritual. ()</p><p>8. Los datos ms actualizados sobre la relacin de Carmen de Burgos con Portugal (en compaa de Ramn) puede ellector encontrarlos en Concepcin NEZ REY, Carmen de Burgos, Colombine, en la Edad de Plata de la literatura espa-ola, Sevilla, Fundacin Jos Manuel Lara, 2005, 375 y ss.</p><p>9. Ramn GMEZ DE LA SERNA, Eplogo, en Carmen de Burgos (Colombine), Peregrinaciones, Madrid, Imprenta dealrededor del mundo, 1916, 454-458.</p><p>10. Ramn GMEZ DE LA SERNA, Pombo, Madrid, Imprenta Mesn de Paos, 1918.</p><p>Pennsula, Revista de Estudos Ibricos | n. 4 | 2007: 195-202</p></li><li><p>Antonio Sez Delgado198</p><p>Los editores son muy contados, pero el movimiento intelectual es amplio y podr con el burgusy su indiferencia. Existe en Oporto una sociedad editora llamada Renascena Portuguesa que editamuchas obras y una bella revista mensual Aguia, de la que es director el gran poeta Teixeira de Pas-coaes, fundador del movimiento saudosista, y donde han colaborado algunos de los ms brillantespoetas nuevos, como Jaime Corteso y Augusto Casimiro, que combate en las trincheras de Francia.</p><p>Otro gran poeta, Joao de Barros, dirige en Lisboa la gran revista Atlntida. Perdidos, pero fren-ticos de inspiracin, hay muchos jvenes de corazn hijo del sol naciente, como Veiga Simes, comoJoaquim Correia da Costa, como Mrio Beiro, Afonso Duarte, Mrio de S-Carneiro, suicida del queotro gran poeta que fue su amigo, Antnio Ferro, ha dicho que fue el ltimo suicida de su obra, Fer-nando de Pessoa, Augusto de Santa Rita, Lus de Montalvor, Silva Tavares, Pedro Menezes, Luis J. Pinto,Augusto Cunha.</p><p>(Quiero repetir todos los nombres. Djenme. Retnganlos y apntenlos en nuestro lbum de Pombotan lleno de firmas)11.</p><p>La sagrada cripta de Pombo (1923), segunda parte de la obra en marcha que comenzara conPombo, est salpicada de detalles portugueses. Por sus pginas figuran descripciones de cafs delmomento como el Leo dOuro, retratos literarios de pintores como Guilhaume Filipe, fotografasde escritores portugueses como los que aparecen sentados a una mesa del caf Martinho (JulioQuintinha, Augusto dEsaguy, Antnio Ferro y Jos B. DOliveira), fotografas de autores portugue-ses que visitaron el caf madrileo de Pombo (Jos de Almada Negreiros y Rogrio Garca Prez),as como un extenso pasaje en el que narra con todo lujo de detalles la peripecia de la construccinde El Ventanal en Estoril y cmo tuvieron, por problemas econmicos, que vender la posesin antesde residir en ella el tiempo deseado. Ramn suea con escribir toda su obra desde el retiro tran-quilo de esta casa con amplias vistas sobre el Atlntico, en la que mand colocar una mesa de tra-bajo de ocho metros de largo para poder dar respuesta a sus numerossimos compromisos literarios.All so con una amplia serie de personajes que, sin duda, pueblan las novelas que escribi en ElVentanal: El novelista, Cinelandia, Falsas novelas y La Quinta de Palmyra, como indica en las pgi-nas de Automoribundia, su libro de memorias12, adems de iluminar otros libros como Caprichos ydisparates, El novelista o La Quinta de Palmyra, donde la presencia de Portugal es bien palpable.</p><p>En los aos veinte, Ramn fue amigo de algunos escritores y artistas portugueses, entre los quecaben destacar Almada Negreiros (que despus vivira en Madrid desde 1927 hasta 1932, siendo aco-gido por Ramn y el crculo literario vinculado a la revista La Gaceta Literaria), Antnio Ferro y elarquitecto y diseador Jos Pacheco, director de la revista lisboeta Contempornea13, en la que Ramnpublica dos textos14 y el discurso pronunciado con motivo de un banquete organizado por la revistaen homenaje a su director a finales de 192215, en el que ensalza el valor del papel desarrollado porla revista como aglutinadora de tendencias, en la misma lnea esttica defendida en otros textos:</p><p>Jos Pacheco ha logrado que su revista pueda estar al lado de las revistas ultra-modernas y hastase poda decir que lleva a su compaa una cosa que falta en las otras: Salud.</p><p>11 Idem. Cito por la edicin de Madrid, Visor, 1999, 417-418.12 Cf. Ramn GMEZ DE LA SERNA, Automoribundia, vol. II, Madrid, Guadarrama, 1974, 444.13 Sobre las relaciones de Ramn Gmez de la Serna con la revista Contempornea, vase Pierre RIVAS, A revista Con-</p><p>tempornea e Ramn Gmez de la Serna: dois aspectos da modernidade, en Encontro entre literaturas. Frana-Portugal-Brasil, So Paulo, Hucitec, 1995, 113-121.</p><p>14 Ramn GMEZ DE LA SERNA, Nuevo muestrario verano 1922, en Contempornea n 3, julio de 1922; y El enteplstico, en Contempornea n 7, enero de 1923.</p><p>15 Rmon GMEZ DE LA SERNA, Discurso no banquete da Contempornea, en Contempornea n 7, enero de 1923.</p><p>Pennsula, Revista de Estudos Ibricos | n. 4 | 2007: 195-202</p></li><li><p>Ramn Gmez De La Serna, Antnio Ferro y la greguera 199</p><p>Pero lo que ha hecho de ms maravilloso Contempornea y su director, su hallazgo, su aportacinal movimiento moderno del arte, su misturacin original, ha sido el unir el cubismo al rusticismo, elcerrar el crculo, el que de nuevo la cabeza se muerda la cola.</p><p>Lo inaudito de Contempornea es que ha promovido la unin de lo rstico y de lo ultramodernoy de la pintoresca privanza del espritu nacional a la ms audaz de las novedades. Lo portugus quees este movimiento moderno de Contempornea y lo que ha debido chocar en el resto de Europa16.</p><p>A pesar de que, como afirm Jos Osrio de Oliveira, las relaciones de Ramn con la literaturaportuguesa debieron ser superficiales17, su figura se convirti pronto en un referente de la nuevaliteratura espaola para los jvenes escritores portugueses, que vean en l a un interlocutor vlidopara conseguir sobrepasar sus propias fronteras.</p><p>Pero si hay un autor portugus entre...</p></li></ul>

Recommended

View more >