michels atlasdemusica1 a

Download Michels Atlasdemusica1 A

If you can't read please download the document

Post on 06-Dec-2015

113 views

Category:

Documents

44 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

atlas de la musica parte a

TRANSCRIPT

  • Ulrich Michels

    Atlas de Msica, I

    AdministradorNew Stamp

  • Sobre este libro

    Desde hace milenios, el placer de la msica se halla profundamente arraigado en el hombre. Junto a la religin, la msica se cuenta entre las necesidades espirituales ms primigenias del ser humano. Ni siquiera en nuestro mundo tecnificado se ha atrofiado esta necesidad de msica. Aunque la frase de Goethe ...un fenmeno como Mozart sigue siendo un milagro que no tiene mayor explicacin conserva an su validez, y pese a que no puede aprenderse la percepcin de la belleza musical, la forma musical requiere una explicacin, del mismo modo que la tcnica musical.

    Este atlas ofrece una visin panormica de los fundamentos de la msica; explica sus reglas y teoras y expone su historia.

    El sistema que se ha seguido es el de yuxtaponer minuciosas pginas de texto y sus correspondientes lminas en colores. Mediante representaciones grficas y ejemplos musicales, en especial mediante un intencionado empleo de los colores para ilustrar relaciones, se ha tratado de poner de relieve estructuras musicales.

    El presente volumen, primero de los dos que componen el Atlas de la Msica, abarca la parte sistemtica completa as como la parte histrica hasta el siglo XVII. La parte sistemtica contiene, entre otros temas, la organografa, la teora musical, as como los gneros y las formas. La parte histrica comienza con los ms antiguos monumentos musicales de la prehistoria y de la historia primitiva y llega, a travs de las grandes civilizaciones de la Antigedad (incluyendo las extraeuropeas), hasta el final del Renaci-miento.

  • Prefacio

    Este Atlas de la Msica pretende ser una introduccin al terreno de la ciencia musical y

    ofrecer, en reducido espacio, una visin panormica de los fundamentos y la historia de la

    msica. Mediante ejemplos musicales y representaciones grficas intenta poner de relieve

    estructuras musicales y otros aspectos particulares.

    El Atlas se divide en una parte sistemtica y una parte histrica. La historia ocupa la mayor

    parte pero tambin impregna la parte sistemtica. Ello se debe a la historicidad de la msica:

    casi todas sus manifestaciones tienen su situacin histrica.

    La divisin por pocas en la parte histrica es una de las tantas posibilidades de

    ordenamiento de un material que, en su multifactico desarrollo, se resiste tanto al trazado

    de una clara delimitacin de pocas como a la calificacin de las pocas mediante frases

    Para una mejor visualizacin se han formado, en lo posible, unidades temticas compuestas

    por cada lmina y su correspondiente pgina de texto.

    A continuacin de las unidades relativas a la notacin (escritura musical, partitura) hemos

    insertado un vasto registro de las abreviaturas, signos e indicaciones para la ejecucin que

    aparecen en las partituras, y que el lego con frecuencia no conoce con exactitud.

    Karlsruhe, primavera de 1977

    Ulrich Michels

  • Msica e Historia de la msica

    El concepto de msica se remonta a la palabra griega musik ( , que contiene el de musa), por la cual la Antigedad griega entenda, al principio, las artes de las Musas, poesa, msica y danza, como una unidad, y luego el arte de los sonidos en particular. En la historia de la msica, las vinculaciones de sta con la lengua y la danza han asumido formas constantemente renovadas (cancin, ballet, pera, etc.). Por otra parte, con la msica instrumental se desarroll un fenmeno musical autnomo, en la medida en que la misma no se liga estrechamente a acontecimientos extramusicales (como ocurre en la msica programtica).

    La msica contiene dos elementos: el material acstico y la idea intelectual. Ambos no se hallan yuxtapuestos como forma y contenido, sino que se combinan, en la msica, para formar una imagen unitaria.

    Para convertirse en vehculo de la idea intelectual, el material acstico experimenta una preparacin premusical, mediante un proceso de seleccin y ordenamiento: se escogen sonidos de entre los mltiples sonidos naturales. La estructura del sonido, la escala de sonidos armnicos, exhibe ya un ordenamiento que la predestina para ser el vehculo de la intencin intelectual. En ese mismo sentido, y con el fin de un entendimiento general previo, se ordenan los sonidos en intervalos, sistemas tonales, escalas prcticas, etc., en virtud de lo cual adquieren cualidades especficas. La incorporacin de un material acstico ampliado en el siglo XX (por ejemplo, de los ruidos) produjo a veces dificultades de informacin, por falta de un sistema vlido de entendimiento previo. Adems, el sonido vincula la msica al tiempo, su existencia al presente. A partir de la duracin de los sonidos, del tiempo, del ritmo, etc., se originan nuevos principios de ordenamiento y posibilidades de composicin.

    La idea intelectual convierte el material acstico en arte de los sonidos. Con el intelecto, la msica adquiere historia. Esto vale en especial para la msica polifnica de Occidente desde el siglo XII, y menos para ciertas prcticas musicales populares (usos tradicionales invariados en lo posible) y para gran parte de la msica extraeuropea.

    En este sentido, la historia de la msica es, en cierto modo, autnoma: es una historia de la tcnica de la composicin, de las formas, de los estilos, de los gneros, etc. Pero el elemento intelectual que contiene liga asimismo la msica al trasfondo general de la historia de la cultura y del pensamiento. La msica suena en cuanto expresin y gesto de su poca, y slo como tal puede comprendrsela por completo.

    La conciencia acerca de la historicidad de la msica no siempre tuvo igual intensidad. Hasta entrado el siglo XIX, la msica contempornea de cada momento se compona segn una sobreentendida y obvia relacin tradicional para con la precedente. Slo el Romanticismo experiment a la historia en un proceso de apropiacin consciente.

    Hoy en da, la msica histrica es actual en dos sentidos: En virtud de la investigacin de la historia de la msica. que se inici en el siglo XIX, dicha historia se ofrece ahora como un arsenal de materiales disponibles. Ediciones. ilustraciones y ejecuciones velan por una contemplacin viva de ese material. Al resonar en el presente, la msica histrica adquiere un sentido de contenido nuevo: se

    convierte en una parte de nuestro tiempo. La apertura con respecto a la msica histrica resulta menos sorprendente que el rechazo, bastante habitual, contra la contempornea. El mbito de la msica actual es decir, de la msica que se hace sonar hoy en da incluye asimismo a la msica histrica, evidentemente en un nuevo modo de comprenderse el hombre a s mismo y a la historia. Incluso domina en ampla medida la vida musical actual, fenmeno que no es dable observar en ninguna otra centuria. Lo cual resulta fructfero en la medida en que la ejecucin de msica histrica no tenga lugar en la forma de una estril imitacin, sino que conduzca a una interpretacin viva y subjetiva.

    Otro aspecto de actualidad adquiere la msica histrica en virtud de la tradicin histrico-musical, que tambin se infunde en la Nueva Msica del siglo XX, sin que pueda abrirse

  • juicio an acerca de su lugar histrico o de su orientacin. La historia de la msica resulta eficaz incluso all donde slo sirve de realce o de polo opuesto a lo nuevo.

    Puesto que el sentido de la msica cobra realidad en el sonido, la interpretacin ms apropiada de la msica es la sonora. La vivencia global de la percepcin sensorial y de la comprensin intelectual de la msica en el oyente acrecienta, en su complejidad, la emocin, la fantasa y la capacidad vivencial de aqul.

    En cambio, el tratamiento terico de la msica y de su historia debe limitarse a aspectos individuales. Puede exponer, con gran objetividad, datos y hechos, formas musicales, estilos, etc. Adems, debe tratar de asir el contenido ideativo de la msica y su carcter.

    As, por ejemplo, es posible describir y explicar con algn acierto el aspecto de una fuga de Bach, mediante la terminologa correspondiente. Ms problemtica resulta la interpretacin de su contenido (p. ej. imagen de un orden universal) y de su irradiacin especfica (p. ej. colmada de dolor).

    Tambin en este aspecto se trata de lograr una objetividad (histricamente fundada). Pero conforme a su naturaleza, las interpretaciones y caracterizaciones desembocan en lo subjetivo. En la interpretacin verbal de la msica, ello constituye a menudo un motivo para restringir aqullas, a fin de poner a sta al abrigo de fantasas caprichosas. Sin embargo, para el msico y para el oyente, en la subjetividad de los sentimientos y en la fantasa reside una condicin necesaria para vivenciar, en forma constantemente renovada, aun la msica ya conocida e histrica.

  • Musicologa

  • Musicologa

    Es posible rastrear el enfoque terico de la msica hasta la ms remota Antigedad. En las civilizaciones cultas se cuenta fundamentalmente entre los factores que coadyuvaron a que la msica se convirtiese de un hbito tradicional (usus) en un arte conscientemente estructura do (ars). Por ello, la teora tiene una participacin especfica en la msica, en particular en la occidental. Todos los interrogantes tericos que se formulan a la msica y todo el conocimiento en torno a la misma pueden agruparse en un rubro que responde al concepto global de musicologa. Durante el siglo pasado, el concepto ms general de teora musical (su contrario: la prctica musical) experiment una restriccin que no concuerda con el concepto griego original de la teora en cuanto contemplacin, examen: desde entonces significa lo mismo que teora de la armona y de las formas. Al mismo tiempo surgi el concepto de musicologa. Su modelo lo constituyeron las restantes disciplinas de las ciencias intelectuales y artsticas.

    En ella, las exigenc