De la poesía a la teología y de la teología a la poesía 1

Download De la poesía a la teología y de la teología a la poesía 1

Post on 14-Mar-2016

224 views

Category:

Documents

9 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

De cmo se han combinado el arte y la teologa a lo largo de los siglos, de cmo el arte no est reido con la ciencia, ni con la filosofa.

TRANSCRIPT

<p>De la poesa a la teologa y de la teologa a la poesa</p> <p> De la poesa a la teologa y de la teologa a la poesa.</p> <p>Desde las ms remotas edades, desde obras de los ms antiguos registros hasta el presente, quiz ms antao que ahora, pero siempre, han andado mezcladas la poesa y la mitologa en la prehistoria, y la poesa y la teologa en la era cristiana. Slo hay que recordar, por ejemplo el poema del Gilgamesh, el Himno al sol de Akenaton, la Teogona de Hesiodo, la Ilada y la Odisea de Homero los Salmos o El Cantar de los cantares de la Biblia, hasta llegar finalmente, pasando por alto muchos siglos llenos de ejemplos al respecto, a obras tan excepcionales como La Divina Comedia del Dante, El Paraso perdido de Milton, el Essay on Man de Alexander Pope, y las poesas de Sta. Teresa de Jess y de San Juan de la Cruz, etc. Siempre han andado mezcladas, pero no siempre amistosamente. Igual que la filosofa, la poesa ha tenido sus siglos oscuros, sus siglos claros, y sus respectivos representantes. Pero el hombre tiene la costumbre de desunir, de dividir, de separar y despus encuentra muchas dificultades para volver a unificar las ciencias o disciplinas que tan fcilmente dividi. No digo que esto sea totalmente incorrecto, as se originan las especialidades, sino que el romper los vnculos por completo, sin conservar y respetar los lmites o mrgenes que hermanaban las ciencias es un error. El principio de correspondencia de Niels Bohr es un ejemplo de cmo habra que proceder.Ya en los tiempos remotos hubo hombres que se dieron cuenta de esto: las cosas bajas -- deca Platn deben volver a encontrarse en las cosas altas, aunque en otro estado. James Blish argumentaba en honor de Einstein que ste se ha tragado vivo a Newton. Louis Powels aseveraba que si nuestro pensamiento se eleva a una ms alta visin de la vida, debe absorber vivas las verdades del plano inferior. Leibnitz deca que las cosas inferiores existen en las cosas superiores de una manera ms alta que en s mismas. Y sabemos por la teologa que la gracia no destruye la naturaleza sino que edifica sobre ella.Quiz lo que ocurri en la poesa es que sta se dejo influenciar a veces por la filosofa y a veces por la teologa, dando por resultado obras que por un lado, escrutaban los misterios divinos, que invocaban a los dioses solicitando su apoyo o auxilio entre los paganos, o alabando las acciones salvificas de Dios en favor del hombre entre los Judos, y, por otro, obras mediante las cuales el hombre pretenda hacerse igual a Dios: alcanzar el status divino.</p> <p>Esto ltimo tiene sus mejores representantes entre los poetas franceses posteriores al prerromanticismo, algunos de los cuales pretendieron crear y establecer una mstica potica; lo cual no es de extraar: ms o menos simultneamente se estaban creando la mstica marxista y algunas otras de carcter filosfico. Nerval por ejemplo, trata de transformar el canto potico en algo casi mgico. Pero es Baudelaire, el prncipe de los poetas nocturnos, el que, jugando como diramos ahora, con las fuerzas del lado oscuro, quien convierte la poesa en la liturgia de un oficio de tinieblas. Mediante sus sortilegios poticos trata de recrear o generar el paraso perdido. Segn Jean Danielou en l el acto potico adquiere un valor demirgico mediante el cual trata de dar vida a su creacin. Lo que principi con Nerval, realmente slo alcanza su culminacin con Rimbaud, slo el toma en serio la muerte de Dios de Nietzsche, slo l trata de establecer el acto potico como algo absoluto, slo el acaba desmitificar la poesa en un intento de servir al humanismo ateo. Segn Danielou despus de Rimbaud la poesa slo puede conducir a la crcel, al manicomio o a la cartuja, slo puede producir monjes, locos o presidiarios: con ejemplos en Artaud, Reverdy o Gent. Para Rimbaud hacer poesa representa comer del fruto prohibido. Segn Thierry Maulnier su poesa: concentra el espritu humano para un minuto de posesin de los secretos del universo. En el autntico acto potico el hombre segn Rimbaud trata de igualarse a Dios (Danielou). Es de maravillarse como y de cuantas formas, tanto en la filosofa, en la poesa o en la ciencia, por no mencionar ms que algunos casos, la tentacin del fruto prohibido acecha al hombre ofrecindole las antiguas promesas de ser como Dios. Despus de la cada no solo la ciencia sino tambin el arte, se convirti en el arte del bien y del mal, y ha contribuido tanto o ms que la ciencia en uno y otro sentidos.</p> <p>Pero por otra parte, siendo en si neutra la poesa es susceptible tambin de ser utilizada para cantar el amor entre Dios y el hombre, para celebrar sus hazaas, para intuir sus misterios y darles expresin usando el poderoso atractivo de la poesa. En la Ilada y la Odisea las pasiones y las </p> <p>acciones de hombres y dioses se encuentran intrincadamente mezcladas; para los griegos de aquel tiempo su vida estaba regida por los olmpicos caprichos de los dioses, y eran objeto del favor de algunos y de la ira de otros, todo lo cual condujo su filosofa al eterno retorno y su literatura a la tragedia ineludible. Sino que aguarda tambin a toda ciencia o filosofa que tratan de prescindir de Dios y ser autosuficientes para resolver los problemas de esta vida. Pero, afortunadamente, no todos los poetas tratan de utilizar su arte para sobresalir y alcanzar dimensiones sobrehumanas; hay otros que simplemente cantan la belleza de la creacin o los avatares del amor correspondido o desdeado, las concepciones del mundo y de la creacin, o su intima o incierta relacin con Dios, o mil otros temas de los cuales han tenido una intuicin digna de compartirse con los dems.Porque en eso se basa la creacin potica: en una intuicin o penetracin de algo que rebasa las posibilidades normales de observacin y comprensin del comn de los mortales, asociada a una mayor sensibilidad y capacidad de expresin. La concepcin puede ser tan pequea como un cuarteto, muchos de los versos de Becquer y de Machado tienen esta forma, o tan grande como la Odisea o la Divina Comedia; pero siempre tiene algo que delata la inspiracin del poeta.</p> <p>Quiz el ejemplo ms grande de unificacin sea la Divina Comedia del Dante, cuyas ilustraciones de Gustav Dore contribuyen a realzar lo que ya de por si no puede ser ms elevado; en ella el vaci todos sus conocimientos de literatura, historia, geografa, filosofa y teologa, para dar una obra monumental a la humanidad y a la historia, desde su inspirado y significativo principio, tan conocido de todos:</p> <p>Nel mezzo del camin di nostra vitaMi retrovai per una selva oscura</p> <p>Ch la dirittavia era smarrita.(Inferno)</p> <p>Pasando por </p> <p>Considerate la vostra semenza:</p> <p>fatti non foste a viver come bruti,</p> <p>ma per seguir virtute e canoscenza.</p> <p>(Canto XXVI, Inferno)O, traduciendoConsiderad cul es vuestra prosapia:hechos no estis a vivir como los brutos,</p> <p>mas para perseguir virtud y ciencia.A veces su poesa se convierte en alabanza pura:</p> <p>Osanna sanctus Deus Sabath</p> <p>superillustrans claritate tua</p> <p>felices ignes horum malacth!Que se puede traducir:</p> <p>Gloria a ti, santo Dios de los ejercitos,que derramas tu luz sobre las almas</p> <p>felices que habitan tu reino!</p> <p>(Canto VII, Paraso)</p> <p>Hasta llegar al ltimo verso, que practicamente enuncia una ley universal:</p> <p>A lalta fantasa qui manco posa;</p> <p>ma gi volgeva il mio disio e il velle,s come rota chigualmente mossa,lamor che move il sole e laltre stelle.</p> <p>(Paraso)</p> <p>Traduciendo:</p> <p>Ya mi alta fantasa fu impotente;</p> <p>mas cual rueda que gira por sus huellas,el mo y su querer movi igualmente</p> <p>el amor que mueve el sol y las estrellas.Pero Pope no se queda atrs en cuestiones de unificacin:</p> <p>All are but parts of one stupendous whole</p> <p>Whose body nature is, but God the soul</p> <p>All nature is but art, unknown to the;</p> <p>All chance , direction which canst see;</p> <p>All discord, harmony not understood;</p> <p>All partial evil, universal good:And spite of pride, in erring reasons spite;One truth is clear, whatever is, is right.</p> <p>(Essay on Man, Alexander Pope)</p> <p>Espero que los lectores de este artculo puedan traducir la poesa anterior, pues slo as se aprecia su riqueza, y al tratar de traducirla lo ms probable es que la destruyera. Creo que es posible apreciar tambin, que Pope percibe y expresa de forma inmejorable la unidad no slo de la naturaleza, sino tambin de los eventos o sucesos que ocurren en el mundo, y en nuestras vidas, y expresa su fe en que todo est bien. Rilke el poeta aleman que pudo escapar de las ideas de Rimbaud y Baudelaire, en unas cuantas frases deposit mucha teologa y filosofa: Slo donde tu estas nace un lugar.</p> <p>Estrictamente aplicable slo a Dios y tambin la siguiente:</p> <p>La belleza es aquel grado de lo terrible que apenas podemos soportar.Slo al Dios de el antiguo Testamento, el Dios que nadie puede ver sin morir, recab para si sta frase de advertencia a los hombres.</p> <p>Recordemos ahora algunos trozos de las poesas de Sta. Teresa de Avila y de Sn. Juan de la Cruz diametralmente opuestas a las de Rimbaud y Baudelaire:</p> <p> Vuestra soy, para vos naci;</p> <p>Qu mandis hacer de m?</p> <p>Soberana Majestad, </p> <p>Eterna sabidura,</p> <p>Bondad buena al alma ma,</p> <p>Dios, alteza, un ser, bondad,La gran vileza mirad</p> <p>Que hoy os canta amor as,</p> <p>Qu mandis hacer de m?</p> <p>O bien:</p> <p>Nada te turbe,</p> <p>nada te espante,</p> <p>todo se pasa,</p> <p>Dios no se muda,</p> <p>la paciencia</p> <p>todo lo alcanza;</p> <p>quien a Dios tiene</p> <p>nada le falta:</p> <p>slo Dios basta.</p> <p>Sta. Teresa.</p> <p>Posiblemente en la poesa no haya nada tan sublime como aquel romance que escribi Sn. Juan de la Cruz sobre el principio del evangelio de Sn. Juan apstol:[1]En el principio moraba</p> <p>el Verbo, y en Dios viva,</p> <p>en quien su felicidad</p> <p>infinita posea.</p> <p>El mismo verbo Dios era,</p> <p>que el principio se deca.</p> <p>el moraba en el principio,</p> <p>y principio no tena.</p> <p>[2]</p> <p>En aquel amor inmenso</p> <p>que de los dos proceda,palabras de gran regalo</p> <p>el Padre al Hijo deca</p> <p>de tan profundo deleite, que nadie las entenda;</p> <p>slo el Hijo lo gozaba,</p> <p>que es a quien perteneca. Es como ponerle msica al principio del evangelio, y, al mismo tiempo se puede ver, s se sigue leyndola, que ha logrado arrojar luz sobre el misterio. </p> <p>La unificacin que tan arduamente y desde hace tanto tiempo buscan la fsica y otras ciencias, la han alcanzado en un grado mucho mayor el arte y la mstica, quin dice que slo la ciencias nos pueden llevar al conocimiento profundo de la verdad? Quien crea esto debe recordar que la ciencia, por propia eleccin, se ha reducido exclusivamente a la materia. Como en todo encontramos tambin en la poesa, los dos tipos bsicos de hombre en que se divide la humanidad, como el buen y el mal ladrn, como los levitas y el fariseo, o quiz, como las dos partes de nuestra alma tantas veces en pugna, entre el bien que deseamos y el mal que no siempre podemos evitar; hasta que no se define mediante alguna eleccin decisiva, tal vez cerca ya de la muerte. Excepcin hecha de los religiosos, casi toda vocacin es previa: Jess les dijo a sus apstoles: venid que yo os hare pescadores de hombres. La vocacin de maestro, por ejemplo, empieza por ensear una disciplina cualquiera, para terminar tratando de combinarla con las verdades trascendentales, o con las que ms apegados estamos, aprendidas a lo largo de nuestra vida. En la vocacin del mdico se manifiesta la caridad. La vocacin del psicologo no es otra que la de investigar los misterios del alma. La astronomos, fsicos, y muchos otros investigan los misterios del origen y evolucin del universo y del hombre, etc. La vocacin inicial es solamente una preparacin, un prembulo, para que ms adelante se una y transforme en alguna forma ms apropiada para acercarse ms a Dios y/o trabajar por el prjimo. Hasta que no logremos esto, no alcanzaremos la plenitud o realizacin a que Dios nos llama.Fis. R. Joaquin Sada AnayaProfesor Emrito de la UASLP.</p>