semanario impreso 436

Click here to load reader

Post on 22-Jul-2016

230 views

Category:

Documents

4 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

 

TRANSCRIPT

  • Guillotina

    Mircoles 20 de Mayo de 2015 Xalapa, Veracruz

    Director: Manuel rosete chvez subDirector: lvaro belin anDraDe

    www.formato7.com ao Viii 5 pesosNMero 436

    @Formato7oficialFormato Siete /

    Por sus graves fallas, el portero Melitn se integra al gabinete

    MANUEL VSQUEZ

    Hora Libre / lvaro Belin

    cul ser el saldo de duarte cuando se vaya?Editorial

    en el tobogn del priEntre Lneas... / Jos Ortiz

    los chantajes de carlos sosa MadrazoVa libre / Raymundo Jimnez

    lo caro de carolinaConsenso / Manuel Rosete

    pepe yunes es el necesario

    El Moscow Ballet Theatre, en el Teatro del Estado

    El Jazz BaJo la Manga

    Viejo Lobo dejazz: Cris Lobo

    LUIS BARRIA

    NORMA TRUJILLO BEZ

    FERNANDO ANGUIANO

    El Moscow Ballet Theatre, en el Teatro del Estado

    * De marzo a mayo van 99 homicidios, 10 secuestros, 59 desaparecidos, 9 balaceras y 3 candidatos vctimas de la violencia

    Renta de vientres y venta de vulos, negocio millonario

    En riesgo, las elecciones por la inseguridad

    Viejo Lobo dejazz: Cris Lobo

    En riesgo, las elecciones por la inseguridad

    Renta de vientres y venta de vulos, negocio millonario

  • Mircoles 20 de mayo de 20152 /

    ConsensoManuel Rosete Chvez

    Pepe Yunes es el necesario

    En 1986, el presidente Miguel de la Madrid Hurtado y la nomenklatura decidieron mandar como candida-to al gobierno de Veracruz, un estado vital para el PRI en el poder, a don Fernando Gutirrez Barrios, en virtud de que l, y na-die ms, era la persona idnea para rescatar a un estado en manos de la delincuencia, al borde de la ingobernabilidad, cuyo man-datario, el economista Agustn Acosta La-gunes, haba cedido a las presiones de los lderes de las pandillas de caciques de aquel tiempo que tenan en su poder a Veracruz dividido en regiones.

    Haca falta alguien que con mano firme pusiera orden e hiciera poltica, dos cuali-dades de las que careca don Agustn.

    Y era tan eficiente para esas cosas Gutirrez Barrios que, desde su campa-a, se encarg de echar de Veracruz a los caciques de cada regin, dueos hasta ese entonces de la vida y el patrimonio de los veracruzanos.

    Posiblemente en lo personal Acosta Lagunes no le caa mal al presidente Miguel de la Madrid, pero por encima de las que-rencias personales est el inters del estado y del pas, en este caso, de la permanencia del partido en el poder. Si Agustn Acos-ta Lagunes, con el psimo gobierno que haba hecho pona en riesgo la estabilidad poltica y social del estado y la permanen-cia del PRI en el poder, no haba de otra que buscar a un sucesor que recompusiera la situacin por el bien de todos, y as fue.

    El pasado viernes nos sentamos a desa-yunar con el senador de la Repblica Jos Yunes Zorrilla, presidente de la Comisin de Hacienda del Senado de la Repblica, los periodistas Vctor Murgua Velasco, Joaqun Rosas Garcs, Raymundo Jimnez Garca, Jos Ortz Medina, Arturo Reyes Isidoro y el que esto escribe, adems de los polticos Gonzalo Morgado Huesca, Armando Lpez Contreras y el dirigente petrolero sureo Carlos Vasconcelos, y obviamente la charla gir en torno al futu-ro inmediato de Veracruz, a la situacin en la que nos encontramos, a lo que vendr despus de las elecciones federales del 7 de junio y, obviamente, al proyecto del sena-dor Pepe Yunes, quien ratific su decisin de ir por la gubernatura de dos aos que promovi y logr imponer el gobernador Javier Duarte de Ochoa, con lo que agot

    la nica posibilidad que tena de conseguir del presidente Enrique Pea Nieto una de-cisin de esta magnitud, otra ya no.

    Y, bueno, la interrogante que flotaba en ese ambiente de camaradera y poltica de primer nivel era en torno al futuro inmedia-to del grupo en el poder, autor de la debacle econmica en que se encuentra Veracruz y del desorden que impera en todas las reas de la administracin pblica estatal.

    El escenario est ms que listo para que al pasar el proceso electoral federal suce-dan cosas importantes en Veracruz, como relevos en la delegaciones federales, cam-bios al interior del gabinete del gobernador Javier Duarte de Ochoa, acciones penales en contra de quienes estn demandados por la Auditora Superior de la Federacin (ASF) ante la Procuradura General de la Repblica (PGR) por presunto desvo de recursos en contra de colaboradores y exfuncionarios de las administraciones de Javier Duarte y Fidel Herrera, querellas que fueron interpuestas en noviembre pasado aunque apenas salieron a la luz pblica, luego de que el Senado apoyara un punto de acuerdo para exhortar a la dependencia federal a que deslindara responsabilidades y, de ser necesario, emitiera rdenes de aprehensin en contra de los involucrados.

    Si el gobierno de Enrique Pea quiere recuperar credibilidad tiene que actuar, y aqu tiene la oportunidad histrica de ha-cerlo para contener un poco la ofensiva de actores polticos de oposicin que lo califi-can de incongruente, por crear instrumen-tos que se suponen van a luchar contra la corrupcin y a transparentar el uso de los recursos pblicos y por el otro se convierte en cmplice de quienes transgreden la ley para enriquecerse.

    Por otra parte, los colaboradores cerca-nos al presidente Pea, a quienes escucha y cuyas opiniones pesan, consideran que la Federacin debe entrar al rescate de Vera-cruz ya que hoy, ms que nunca, el riesgo de que Miguel ngel Yunes Linares (dipu-tado plurinominal del PAN y virtual can-didato a la gubernatura del estado) gane la de dos aos est ms cerca que los pro-cesos anteriores en los que ha participado logrando el voto de un milln 300 mil sim-patizantes. Abandonar al estado a su suerte o a los caprichos de Fidel Herrera Beltrn, equivale a ceder la plaza al PAN.

    En estas circunstancias, el perfil del poltico priista que hace falta en estos mo-

    mentos para garantizar la permanencia del tricolor en el poder es el de una persona que tenga conocimiento de las cuestiones financieras, con las relaciones suficien-tes con la Federacin para, con su apoyo, resolver los grandes y graves problemas econmicos en los que est hundido el es-tado; que tenga la mano firme para impo-ner orden en su equipo de trabajo, castigar a quienes hayan dispuesto de los fondos pblicos en anteriores administraciones y garantizar la seguridad de los veracruza-nos; que no tenga ninguna relacin con el grupo de la fidelidad causante de la si-tuacin en que se encuentra Veracruz; que tenga autoridad moral y esto quiere decir sin antecedentes de haber cometido actos de corrupcin al amparo del poder o de la funcin pblica; que sepa hacer poltica, seria y profesional, cumpliendo los com-promisos que contraiga y se convierta en el factor de unidad de los grupos polticos excluidos del poder por quienes hoy lo de-tentan como propietarios de una factura que los veracruzanos les firmaron, y que garantice que el PRI le gane la eleccin al panista Miguel ngel Yunes Linares.

    Ese personaje se llama Jos Yunes Zo-rrilla quien, por cierto seguir recorriendo el estado de lado a lado, gestionando re-cursos para los municipios y los grupos ms necesitados, apoyando a los candida-tos priistas a diputados federales, y con un discurso crtico, congruente con el que ha venido manejando, pero ahora ms fuerte en relacin con el gobierno estatal.

    Por un chayote seguro

    Hace cuarenta aos, las empresas perio-dsticas pagaban a sus reporteros salarios ms o menos decorosos pero, adems, exista la comisin por publicidad que era del 25 por ciento. Un reportero de a pie o cazanoticias poda mantener a una familia, tener su casita y llevar una vida tranquila dentro de la clase media, con el producto de su trabajo diario, de su oficio de periodista.

    Pero resulta que comenzaron a sur-gir nuevos medios, impresos porque ni la tele ni la radio daban la importancia que tiene el aspecto informativo a su barra de produccin, no haba noticieros, todo era mercantil.

    Muchos de los nuevos empresarios de los medios ni idea tenan de lo que era el ejercicio periodstico; crearon diarios y semanarios para usarlos como negocio o como instrumento poltico, y en sus filas de colaboradores aparecieron personas que por azares del destino fueron a parar ah, en un medio impreso, a embadurnar cuartillas a cambio de una paga simblica como lo era su trabajo periodstico, una cosa por otra, los rellenos para las planas

    por unos pesos que malamente alcanza-ban para echarse unos tragos el da en que pagaban.

    Pero resulta que los polticos narcisistas y eglatras comenzaron a fijar su atencin en esos medios y empezaron a desviar re-cursos del erario para alimentarlos, con tal de aparecer en las primeras planas, men-cionados en las notitas con elogios desme-didos que pagaban gustosos con dinero de las arcas pblicas.

    Y fue de tal grado su egocentrismo que comenzaron a entregar ddivas a los reporteros a cambio de una mencin en sus notas. Pagaban al propietario del me-dio una iguala y, para garantizar el servi-cio, le aventaban una migaja al reportero; as fue que apareci el chayote, embute, iguala, convenio, maz para el gallo, entre un montn de denominaciones ms que le han venido dando a esos pagos peridi-cos que se entregan a los trabajadores de los medios con los cuales se sustituye la obligacin patronal y se prostituye lo que debiera ser una profesin al servicio de las mejores causas de la sociedad, no de los gobernantes y polticos en general.

    Esto es una realidad que se arrastra desde hace muchos aos inventada quin sabe por quin; al menos en Veracruz no sabemos en qu momento apareci pero se convirti en una prctica comn, en una relacin prensa-Estado que se ve como lo ms natural. Los polticos con dinero aje-no pagan lo que los dueos de los medios debieran pagar de sus ganancias y todos felices; de la capacidad para andar de pe-digeo del periodista o extorsionador de-pende la magnitud de sus ganancias men-suales, hay chayoteritos