semanario impreso 405

of 32/32
Para las pruebas de canotaje en Tuxpan, ya terminaron el río Guillotina MIÉRCOLES 24 DE SEPTIEMBRE DE 2014 XALAPA, VERACRUZ DIRECTOR: MANUEL ROSETE CHÁVEZ SUBDIRECTOR: ÁLVARO BELIN ANDRADE www.formato7.com AÑO VIII 5 PESOS NÚMERO 405 @Formato7oficial Formato Siete / MANUEL VÁSQUEZ Editorial Urge revisar políticas de combate al narco Vía libre / Raymundo Jiménez Arponazo a Yunes ¿Qué está pasando? / Gonzalo López Polvo de historia: un siglo de crisis Hora Libre / Álvaro Belin Agosto: alta incidencia delictiva Entre… líneas / José Ortiz Medina Chirinos Calero, el más briago La minería en México: muerte y depredación Salman Rushdie, en el Hay Festival Xalapa Cantor, que pintas con amor /José Miguel Flores Morelos LUIS BARRIA RAFAEL PÉREZ CÁRDENAS El jazz bajo la manga NORMA TRUJILLO BÁEZ Sedesol desacata la suspensión de siembra transgénica La minería en México: muerte y depredación Sedesol desacata la suspensión de siembra transgénica

Post on 04-Apr-2016

232 views

Category:

Documents

5 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

 

TRANSCRIPT

  • Para las pruebas de canotaje en Tuxpan, ya terminaron el ro

    Guillotina

    Mircoles 24 de septieMbre de 2014 Xalapa, Veracruz

    DirecTor: Manuel roseTe chvez subDirecTor: lvaro belin anDraDe

    www.formato7.com ao Viii 5 pesosNMero 405

    @Formato7oficialFormato Siete /

    manuel vsquez

    editorial

    urge revisar polticas de combate al narco

    va libre / Raymundo Jimnez

    arponazo a Yunes

    qu est pasando? / Gonzalo Lpez

    polvo de historia: un siglo de crisis

    Hora libre / lvaro Belin

    agosto: alta incidencia delictiva

    entre lneas / Jos Ortiz Medina

    chirinos calero, el ms briago

    La mineraen Mxico:muerte y depredacin

    Salman Rushdie,en el Hay FestivalXalapa

    Cantor, que pintas con amor /Jos

    Miguel Flores MorelosluIs BaRRIa

    RaFael PRez CRDenas

    El jazz bajo la manga

    nORma TRuJIllO Bez

    Sedesol desacatala suspensin desiembra transgnica

    La mineraen Mxico:muerte y depredacin

    Sedesol desacatala suspensin desiembra transgnica

  • Mircoles 24 de septiembre de 20142 /

    ConsensoManuel Rosete Chvez

    regresa a Xalapael hay Festival

    El Hay Festival regresa en su cuarta edicin a Xalapa para estrechar lazos de amistad e intercambios entre los pases y sus exponentes culturales, anunci en conferencia de prensa el secretario de Turismo y Cultura, Harry Grappa Guzmn, al destacar la presencia de 140 renombrados escritores, artistas y creadores en este evento que abrir un espacio para nios, jvenes y adultos que gustan de la literatura, la ciencia, el arte y el cine.

    Por cuarto ao consecutivo, destac, Xalapa refrenda su vocacin histrica por la promocin, difusin, creacin y proyeccin nacional e internacional de arte y cul-tura; del 02 al 05 de octubre la capital del estado se vestir de gala literaria y ofrecer a visitantes y turistas su abundancia como centro ideal para el turismo de reuniones y de aventura y naturaleza.

    En esta ocasin, agreg, se tienen programados ms de 70 eventos, entre los que se encuentran actividades para nios y jvenes, que fomentarn el hbito de la lectura; en materia turstica, precis, se prev una ocupacin hotelera superior al 70 por ciento, lo que beneficiar a los prestadores de servicios tursticos de Xalapa y la regin.

    El Hay Festival es un escaparate de promocin y de proyeccin turstica, no slo para Xalapa y Veracruz, sino para el pas, mostrando el patrimonio artstico y cultural de la entidad.

    Grappa Guzmn destac que el gobernador Javier Duarte de Ochoa reitera su compromiso para la realizacin de este festival y respalda el esfuerzo colectivo entre el gobierno estatal, la Universidad Veracruzana (UV), Consejo Nacional para la Cul-tura y las Artes de Mxico (Conaculta), el Ayuntamiento de Xalapa, el British Coun-cil, Accin Cultural Espaola, el Gobierno de Espaa y de las embajadas de Francia y de Colombia para lograr un evento exitoso, interesante y nutrido en participacin.

    Adems, anunci que este ao tambin se celebrar la segunda edicin del En-cuentro Talento Editorial, un espacio para el intercambio de experiencias entre ms de 20 editores inter-nacionales; de igual modo, dijo, con el apoyo del programa miescape.mx se facili-tar el traslado de tu-ristas desde diferentes puntos de la Repblica a Xalapa, en rutas se-leccionadas por ADO.

    En la conferencia

    de prensa estuvieron presentes la rectora de la UV, Sara Ladrn de Guevara Gonz-lez, y el director del Instituto Veracruzano de la Cultura (IVEC), Rodolfo Mendoza Rosendo.

    siguen en aumentolos secuestros

    Segn la agencia informativa Comunica Networs, a casi tres meses de que con-cluya el ao Veracruz ya super el nmero de secuestros cometidos en todo 2013; las estadsticas precisan que este delito increment ms del 60 por ciento, sin em-bargo, el gobierno del estado se niega a reconocer los altos ndices de delincuencia que existen en la entidad.

    Independientemente del lugar nacional que ocupa Veracruz en materia de se-cuestros, el reporte del Sistema Nacional de Seguridad Pblica (SNSP), seala que de enero a agosto del ao pasado, fueron denunciados en el estado 73 secuestros y en el mismo periodo pero de 2014, la cifra ascendi a 123 casos. A pesar de esta informacin que la propia Procuradura General de Justicia de Veracruz notific al SNSP, el gobernador Javier Duarte de Ochoa, ha desestimado las estadsticas que actualmente colocan a la entidad en el tercer lugar nacional por secuestros denun-ciados de enero a agosto de 2014.

    El mandatario insiste que de enero a julio del presente ao, se ha vivido una baja considerable superior al 40 por ciento en cuanto a la incidencia de diversos delitos, incluido el secuestro, pero las denuncias presentadas de enero a agosto de este ao en las Agencias del Ministerio Pblico demuestran que los secuestros incrementa-ron.

    Las cifras del Sistema Nacional de Seguridad Pblica, rgano que concentra la informacin de todas las procuraduras de justicia del pas, revelan que del 1 de enero al 31 de diciembre de 2013, se cometieron 109 secuestros; estadstica que ya fue superada en el mes de julio del presente ao, cuando se contabilizaban 111 denuncias por este delito.

    Actualmente, el SNSP destaca que en materia de secuestros Tamaulipas ocupa el primer lugar nacional con 446 casos denunciados, el Estado de Mxico se ubica en segundo lugar con 124 y Veracruz aparece en tercer lugar con 123 secuestros reportados durante el periodo enero-agosto del presente ao.

    En enero de 2014 la Procuradura General de Justicia de Veracruz recibi 10 de-nuncias por secuestro, 14 en el mes de febrero, 18 en marzo, 25 en abril, 14 en mayo, 19 en junio, 11 en julio y 12 en el mes de agosto, que suman 123 casos reportados en lo que va del ao.

    El mayor nmero de secuestros ha sido registrado en municipios del centro y sur de la entidad, donde el gobierno de Veracruz se vio obligado a establecer operativos de seguridad o blindaje con el respaldo del gobierno federal y las fuerzas armadas.

  • Mircoles 24 de septiembre de 2014 / 3

    Editorial Urge revisar polticas de combate al narco

    Director

    Manuel rosete chvez

    Subdirector

    lvaro belin andrade

    Colaboradoresrafael Prez crdenas, norma Trujillo

    bez, Gernimo rosete Pozos, luis barria, raymundo Jimnez, Jos ortiz Medina,

    Joaqun rosas Garcs, lobolpez, hctor F. coronel-brizio, Gonzalo lpez barradas,

    hctor alejandro Quintanar, Manuel vsquez, Guillermo h. ziga Martnez, Juan antonio nemi Dib,Tere G. Quintero

    CorresponsalesGuadalupe Gmez buere,

    Martnez de la TorreEdicin

    vctor Manuel vlez lenAdministracin

    Martha b. Jimnez MoralesAsesor Jurdico

    lic. rafael santorum vzquez

    Oficinasbeatrz ortega hernndez

    20 de Noviembre Oriente No. 513. Colonia Modelo. C.P. 91040.

    Xalapa, Ver. Telfonos: (228) 817 14 32 y

    (228) 820 39 30 www.formato7.com

    e-mail: [email protected]: ROCM500407BLO

    A pesar de lo que reiteran funcionarios del gobierno federal la violencia en Mxico persiste, como contina el nmero de personas asesinadas por armas de fuego. Tan slo hay que recordar el terrible acontecimiento sucedido recientemente en el municipio de Tlatlaya, ubicado en el sur del Estado de Mxico y en donde murieron por armas de fuego 22 personas.

    Segn informacin oficial, la muerte de estas personas fue resultado del enfrentamiento entre elementos del Ejrcito mexicano y bandas delincuenciales que operan en esta regin. Sin embargo, otras informacio-nes dan cuenta de un presunto fusilamiento. Desde luego que esto deber investigarse por las autoridades correspondientes, pero en el fondo de ste y otros eventos en donde se hace presente la violencia extrema, se encuentran dos elementos que deben abordar con seriedad y objetividad el gobierno y el conjunto de la sociedad mexicana.

    En primer lugar hacer una revisin del prohibicionismo como la estrategia nica de combate al narcotr-fico. Es evidente que esta poltica impuesta por el gobierno norteamericano a nuestro pas ha resultado un fracaso en cuanto a reducir el consumo de drogas ilcitas tanto en Mxico como en Estados Unidos, pero al mismo tiempo tambin ha ocasionado el aumento de la violencia y los delitos relacionados con este redi-tuable negocio.

    El negocio de la produccin, trfico y venta de las drogas ilcitas es tan enorme e involucra a tantas personas e instituciones incluyendo funcionarios gubernamentales de Mxico y EU, a fuerzas policiacas, a bancos, etcte-ra que es iluso pretender terminar con ste a partir de liquidar o encarcelar a los jefes del negocio.

    Pero esta estrategia prohibicionista se agrava cuando se presenta la terrible paradoja de que siendo el go-bierno de Estados Unidos el que nos haya impuesto una guerra contra el narcotrfico, sean precisamente ellos los norteamericanos los que provean de armas a los narcotraficantes mexicanos.

    Segn datos de la Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos de los Estados Unidos (ATF) y otros de la PGR y la Sedena, 71% de las armas aseguradas en nuestro pas provienen de Estados Unidos, pero hay un dato ms revelador que da cuenta de la estupidez de continuar con esa estrategia de vio-lencia y muerte: Segn la Government Accountability Office del gobierno estadunidense, 90% de las armas utilizadas en Mxico provienen de dicho pas. En este sentido ellos siguen poniendo las armas nosotros los muertos.

  • Mircoles 24 de septiembre de 20144 /

    * Da cereal para subsidiar Cruzada contra el hambre y Prospera* Un milln de toneladas de maz modificado entra por Veracruz

    La Sedesol desacata la suspensinde permisos de siembra transgnica

    norma trujillo bez

    A unos das de celebrarse el Da Nacional del Maz habr poco que festejar, pues desde 1999 no ha parado la entrada de maz transgni-co por el puerto de Veracruz, lo que se calcula en un milln de toneladas anua-les; mientras que, en 2010, el Colegio de Posgraduados encontr que en un mues-treo que hicieron a cultivos de cereal en la entidad el 40% result contaminado y que hay una suspensin de permisos a trasnacionales Monsanto, Syngenta, Dow y Pionner-Dupont, para la siem-bra experimental, piloto o comercial, emitida por el Poder Judicial de la Fe-deracin, an el Ejecutivo federal, a tra-vs de la Sedesol, sigue entregando este cereal transgnico a los beneficiarios del subsidio Cruzada contra el hambre y Prospera.

    Lderes campesinos, investigadores y organizaciones no gubernamentales se quejan de que nada sirven las reso-luciones judiciales pues no se obedecen, pues a juicio de Moiss Reyes Fausto, secretario general de la Central Campe-sina Cardenista en Veracruz, acus que la forma en cmo est combatiendo la Sedesol el hambre, como con leche, ga-llinas y puercos, es con el maz Liconsa, ya que busca liquidar el maz criollo de las comunidades indgenas, pues se est

    trayendo maz de otras partes del mun-do: la poblacin lo compra porque no sabe y porque es el ms accesible en su comunidad, cuando en otras partes del mundo se est prohibiendo por el peli-gro que implica su consumo.

    Por su parte, Ramn Pino Mndez, vocal del Sistema Nacional Producto Maz y miembro del Consejo Veracruza-no de Productores, denunci que se est sembrando maz transgnico en dos mil a dos mil 500 hectreas de los municipios de Paso de Ovejas, Cotaxtla y Puente Na-cional, convenciendo a los productores de usar la semilla para tener una mayor cose-cha; y que probablemente sea la lder esta-tal de la CNC, Bertha Hernndez, quien gestiona ante la Sagarpa un subsidio del 30 por ciento de su precio comercial. Por lo que Veracruz recibe anualmente un mi-lln de toneladas de maz importado, que afecta a 15 mil maiceros agrupados en 108 asociaciones en la entidad.

    Aunque las autoridades lo niegan, el Colegio de Posgraduados, a travs de su investigadora, Araceli Rojas Cruz, realiz una investigacin en la entidad en la que concluyeron que el cultivo de maz es muy importante para el agri-cultor, pero que desconoce lo que es el maz transgnico; y que dentro de la cadena de consumo los habitantes de

    las ciudades desconocen cules son los alimentos procesados con transgnicos, pero lo ms grave es que el 40% de maz muestreado en los cultivos de la entidad, aplicando las pruebas ELISA y PCR, re-sultaron positivas; y concluyen que en el estado existe contaminacin de los cul-tivos locales, que las leyes no protegen los cultivos nativos y el agricultor y con-sumidor mexicano desconoce lo que es el maz transgnico y sus implicaciones.

    La investigacin reporta que, desde 1999, es Veracruz la fuente de entrada de maz transgnico, por lo que buscaron conocer el marco regulatorio mexicano de la bioseguridad de cultivos de ori-gen y los derechos correspondientes de productores y consumidores; evaluar el grado de conocimiento del consumidor veracruzano sobre alimentos transgni-cos o con contenido transgnico; evaluar la importancia del cultivo de maz para el agricultor maicero y sus conocimien-tos de consecuencias por contaminacin en el Estado de Veracruz, con resultados desalentadores para los indgenas.

    Por su parte, Eckart Boege Schmidt, del Programa Agricultura y Alimenta-cin, Grupo de Maz Transgnico de la Unin de Cientficos Comprometidos con la Sociedad, denunci que a pesar de la suspensin de permisos a trasna-

    cionales Monsanto, Syngenta, Dow y Pionner-Dupont para la siembra ex-perimental, piloto o comercial de maz transgnico en Mxico, emitida por el Juzgado Dcimo Segundo de Distrito en Materia Civil, confirmada por el Segun-do Tribunal Unitario en Materias Civil y Administrativa y que el Dcimo Tribunal Colegiado en Materia Civil, todos en el Distrito Federal, determinarn desechar el amparo que interpuso la empresa Syn-genta, el Ejecutivo federal, a travs de la Sedesol, sigue entregando este cereal transgnico a los beneficiarios del subsi-dio Cruzada contra el hambre.

    El Investigador del Instituto Nacio-nal de Antropologa e Historia dijo que estos maces se reparten dentro del pro-grama federal, pero si se contina con esta poltica de la reparticin de maces en la Cruzada contra el hambre se afectarn los derechos humanos y cultu-rales de los pueblos indgenas y en la me-dida que se introduzcan los transgnicos se estar afectando el territorio indgena y la variedad de maces que Mxico tiene: est demostrado que con los transgni-cos se incrementa el uso de herbicidas, aumentan los costos y crean dependen-cia hacia empresas como Monsanto, que son conocidas por sus fines de mono-polizar la semilla del maz en el mundo entero.

    Las empresas trasnacionales, dijo, quieren introducir su semilla y luego ha-cer que los campesinos la compren y que compartan las ganancias que obtengan a partir de su cultivo, dijo Eckart Boege; quien adems expuso que de aprobar-se la introduccin comercial masiva de maz transgnico en Mxico se veran afectados 2 millones de campesinos que subsisten bajo el concepto de milpas y es precisamente el sistema de milpa el que se debera estar fomentando en la pro-duccin.

    Esto implicara que el juez respon-sable debera fincarle responsabilidades a los encargados de los programas de la Sedesol, pues, de acuerdo con la Ley de Amparo, el desacato a una ejecutoria fe-deral implica no slo la destitucin sino que hasta podran ir a la crcel.

  • Mircoles 24 de septiembre de 2014 / 5

    Evoco con mucho cario la actitud de mi hermana Dora quien de-seaba que un servidor se dedicara al estudio. Resulta que en alguna oca-sin, por el ao de 1956, me pidi que la acompaara a la academia Teodoro Kerlegand, de esta ciudad. Era un cole-gio particular y los maestros enseaban, segn lo recuerdo, aritmtica, gramtica, historia, y sometan a los alumnos a la habilidad manual para escribir con ra-pidez y precisin en las viejas mquinas Remington; tambin les brindaban la enseanza de la taquigrafa, actualmen-te casi en desuso, ya que pocas perso-nas poseen este conocimiento antiguo y muy til para el trabajo acadmico y burocrtico. Asist a clases y era atento a las explicaciones de los profesores, pero comprend que los datos que entregaban a los alumnos eran propios para conta-dores privados.

    En pocas semanas desert y dej ese plantel, ubicado a un costado del parque Jurez, en la calle Jos Joaqun Antonio Florencio de Herrera y Ricardos, perso-naje que naci el 23 de febrero de 1792 y entreg su existencia el 10 de febrero de 1854; fue amigo de Antonio Lpez de Santa Anna, quien siendo presidente peda licencias constantes y tres de ellas las cubri el xalapeo.

    Quiero mencionar que los es-tudios tcnicos que all se impartan tu-vieron una enorme influencia entre la juventud, porque servan para persuadir a los jvenes de la importancia que tena trabajar en la administracin pblica o en compaas privadas.

    La verdad, no me convenci la ten-dencia pedaggica que practicaba esa institucin; de taquigrafa, slo aprend la forma de escribir mi nombre y, por cierto, jams lo he olvidado.

    Asista temprano a clases pero cuan-do faltaba un profesor me sala a ca-minar por el parque. Rememoro con mucha claridad que visitaba el puesto instalado exactamente en la esquina de la calle citada y rsulo Galvn, porque se encontraba desde aquel entonces el seor Luis Hernndez, mejor conocido como El Teclas, un destacado paisa-no que se ha caracterizado por ser muy trabajador, nacido en Xalapa el 18 de no-viembre de 1934, y que se ha mantenido en la misma actividad durante 65 aos.

    El Teclas tiene muchas amistades

    que lo recordamos con gratitud ya que preparaba los tacos de una manera es-pecial. S, dado que no es correcto es-conder lo que ha pasado en la evolucin de la economa, que en aquella poca eran de ms de veinte centmetros, es-taban bien rellenos de alimento y de lo ms sabroso; adems de la crema que le colocaba encima, as como la salsa ver-de, que eran exquisitas. Resulta que all, cada maana, la enorme cantidad de clientes terminaba con la preparacin de la taquiza y las tortas; tarea que sigue realizando nuestro amigo vendiendo sin pena alguna el mismo producto, aunque de tamao menor; es ms, creo que aho-ra no llega a diez centmetros la tortilla acacalada que ofrece cotidianamente a los consumidores.

    Tambin es fascinante que El Te-clas sigue disfrutando su estatura, por-que es muy bajito -apenas 1.45 metros-, sus ojos grandes y desorbitados, as como su sonrisa plena y llena de entu-siasmo y de respeto para todos.

    Los viejos alumnos de la aca-demia Kerlegand, as como los trabaja-dores de diversas negociaciones siguen acordndose de El Teclas, pero prin-cipalmente de la comida que prepara con maestra, aunque sigue utilizando la misma vitrina de hace muchsimos aos; pero eso s: ha reducido las por-ciones debido a los costos y al aumen-to de precio que han tenido la tortilla y los condimentos que utiliza para seguir promoviendo el disfrute de los tacos y el tortero. Noms fjate, antes costaban 50 centavitos y ahora salen en siete pe-sos cada uno, comenta Luis; quien no tiene hijos pues nunca se cas, aunque ha tenido amoros con muchas mujeres de barriada.

    Cuando mis recuerdos me lle-van hacia el inters de mi hermosa her-mana Dora Mara, aprecio que desde que era un chiquillo deseaba que me pre-parara, pero prefer ir a realizar tareas de carcter manual y luego ejercer trabajo en la tienda de don Vctor Landa Lpez, oriundo de Tepetln, establecida en la calle de Revolucin nmero 56, donde crec como joven, pero dedicado a ejer-cer la fuerza fsica todos los das.

    Despus de estar detrs de un mostrador y de conocer por las tardes y las noches el funcionamiento de las escuelas nocturnas, pude encontrar una

    vocacin nueva y llena de responsabili-dad que se basa en el estudio y en el tra-bajo intelectual cotidiano, para servirle a la sociedad con mayor eficacia en su desarrollo y prosperidad. Pero no me ol-vido de El Teclas.

    Las instituciones educativas no han

    perdido la memoria, pero tambin estn presentes la mirada amplia y la sonrisa sincera y cordial de un xalapeo que provoca la satisfaccin de muchos ciu-dadanos con los productos que ofrece diariamente en aquella esquina histrica.

    [email protected]

    El Teclas y los tacos doradosGuillermo Ziga Martnez

  • Mircoles 24 de septiembre de 20146 /

    Gonzalo Lpez Barradas

    Qu Est pasando?

    Polvo de Historia: un siglo de crisis

    Amat Victoria Curam (La victoria es para los que se

    preparan): locucin latina

    Por qu no escribir sobre los tiem-pos idos? Qu nos detiene cuando apenas llevamos catorce aos del

    nuevo siglo?Desde los albores del Siglo XX, que

    ya muri y que dio paso al nacimien-to prodigioso de un milenio, la vida de Mxico fue sacudida por crisis sucesivas.

    En 1911 fue una crisis de violencia; el general Porfirio Daz no entendi el signo de los tiempos; olvid al impulso de la soberbia, que aos y poder acumu-lados desgastaron; se crey Dios y como tal inmortal, a los ochenta aos acept otra reeleccin para dar paso a treinta y cuatro aos de ejercicio irrestricto y absoluto, del poder. No lo comparti ni con amigos ni con instituciones; y tal vez borracho de vanidad so en las celebra-ciones del centenario de su propia vida.

    El pueblo cansado de la dictadura, agobiado hasta la asfixia de persecucin y de injusticia, desat con la revolucin la primera crisis del siglo. Madero incen-di el fuego y la hoguera lo devor. Fue profeta, pero no supo realizar el trnsito del mensaje mesinico a la administra-cin del gobierno; no fue el lder para la promocin del cambio; dbil, titubeante, inexperto en el arte de la gobernacin, pas sobre la historia como relmpago fugaz; Ni l ni don Porfirio, protagonis-tas de la crisis, percibieron la dimensin de la tempestad que desataron.

    Lo que fue intento victorioso para derribar a un dictador y aniquilar una dictadura, se convirti en huracn de violencia que sacudi al pas durante casi veinte aos; un milln de muertos en-sangrentaron la geografa y salpicaron de odios y revanchas la convivencia nacio-nal. Abundaron los caudillos que atiza-ron el fuego, que desataron en anarqua y en desorden las pasiones desbordadas; y desde 1910 hasta 1929 Mxico vivi la ms violenta y la ms prolongada de sus crisis.

    Y ni el dolor ni la sangre fueron abo-no para la generacin del liderazgo. Ni Carranza, ni Obregn, ni Calles, las tres figuras que dominaron la escena alcan-zaron la dimensin del lder capaz de promover el trnsito de la violencia a la paz; los destruy el apetito desordenado

    de poder, el amor desenfrenado a la si-lla presidencial, el deseo irrefutable de perpetuarse en la mitad del foro, la va-nidad aldeana del hombre indispensable. Y al final de cuentas, la crisis encontr desenlace en la fatiga y no en el impulso renovador.

    El general Crdenas desat en el apar-theid la crisis del miedo; con la paz, el ge-neral Calles restableci el porfiriato; con sus virtudes y con sus defectos, calma chicha que gener progreso y tranquili-dad; Crdenas decidi interrumpir la tran-quilidad, retom las banderas de Zapata, el profeta de la tierra, del Constituyente con sus sueos revestidos con ropajes de literatura pica que trajo a presencia las voces de la Revolucin Francesa, se erigi en defensor de los ms y asust a los me-nos que pretendieron construir sobre los escombros de un liberalismo trasnochado huertos cerrados a las voces que claman justicia en el decoro.

    Y el sexenio termina en una crisis; la crisis personal de Crdenas que en el

    ejercicio del privilegio no escrito para designar sucesor, entre Mjica y el pro-feta del Constituyente, el de la voz que es incendio, sueo, huracn; y vila Camacho el caballero de la reconcilia-cin opta por el segundo; crisis entre los menos que aterrados ante los gritos exigentes que interrumpieron digestin y siesta, acudieron al caudillo de cartn y de utilera para inflarlo en una campaa electoral cargada de violencia y ayuna de consistencia doctrinaria.

    Y en el desenlace otro sexenio tran-quilo, el primero de muchos ms, enca-bezado por el Presidente caballero, el promotor de la unidad nacional, pastor de nubes, que al retrasar el tiempo de la justicia devuelve entre ropajes de recon-ciliacin la tranquilidad que genera pro-greso aunque atropelle justicia.

    El lder que durante seis aos sacudi conciencias, desat polmicas, perma-neci en la cresta del huracn, se apag como se extingue el fuego mal avivado; quien hereda poder y crisis queda en la

    historia como un hombre bueno, sin aliento y sin perfil de liderazgo.

    En 1968, Mxico fue sacudido por una terrible crisis: de identidad y de conciencia, de protesta y de fatiga. Se inici en la Uni-versidad Autnoma de Mxico; contagia a millares de jvenes que se lanzaron a las calles para expresar su inconformidad con el sistema; lo secund la inteligencia; du-rante cuatro meses el sistema confront la ms aguda resistencia; el tab de la ma-jestad presidencial qued roto, el altar fue profanado, y el templo, el zcalo, es desa-cralizado; tal vez uno de los pocos instan-tes en que la masa amorfa, indiferenciado, resignada se volvi pueblo grito y protesta, ira y esperanza; el sistema amenazado, aco-rralado, desat la escalada de la violencia; y el dos de octubre, despus de muchos aos de calma chicha, de beatera, de paz y de progreso, el gobierno acudi a la fuerza y enfrent al ejrcito con el pueblo; otra vez sobre la tierra la sangre estril continuar

    [email protected]

    -Primera de dos partes-

  • Mircoles 24 de septiembre de 2014 / 7

    Raymundo Jimnez / Va libre

    Arponazo a Yunes

    E l 23 de octubre de 2013, casi cuatro meses despus de las co-micios locales de Veracruz, en la Cmara alta del Congreso de la Unin, senadores de todos los partidos polti-cos, incluidos los priistas veracruzanos Hctor Yunes Landa y Jos Francisco Yunes Zorrilla, aprobaron por unani-midad el punto de acuerdo presentado por el panista de Boca del Ro, Fernan-do Yunes Mrquez, mediante el cual se exhortaba a la Procuradura General de la Repblica (PGR) a informar sobre el avance de las investigaciones en contra de los 57 funcionarios pblicos federa-les y estatales denunciados por los l-deres del blanquiazul como ladrones de elecciones por el presunto desvo de recursos pblicos para las campaas polticas del PRI en esta entidad.

    Pero en la sesin de ese mismo da, de igual manera, a propuesta del hijo de Miguel ngel Yunes Linares los inte-grantes del Senado de la Repblica fueron unnimes al votar a favor de otro punto de acuerdo por medio del cual se peda a la PGR que, a la brevedad, les informara si ya se ha iniciado alguna investigacin derivada de las declaracio-nes de Jos Carlos Hinojosa, ex contador de la organizacin delictiva Crtel del Golfo, un testigo protegido que durante el juicio iniciado contra el empresario tuxpeo Francisco Colorado Cessa, implicado en lavado de dinero para el grupo de Los Zetas, haba afirmado ante la Corte del Distrito Oeste del Esta-do de Texas que en el 2004 entreg la cantidad de 12 millones de dlares al en-tonces candidato del PRI a la gubernatura del estado de Veracruz, Fidel Herrera Beltrn, el enemigo poltico ms odiado de los Yunes del PAN.

    Adems, el punto de acuerdo de la Cmara de Senadores sostiene que en caso de que la Procuradura an no haya analizado el caso, se le exhorta respe-tuosamente para que se determine si es legalmente viable iniciar las investiga-ciones que correspondan, contemplando, en su caso, solicitar al Gobierno de los Estados Unidos, por las vas diplomticas adecuadas, copia del expediente del juicio antes mencionado, plante Yunes Mrquez segn se destac en el comu-nicado que el Grupo Legislativo del PAN difundi con el siguiente titular: El

    Senado pide a la PGR que investigue a Fidel Herrera por los 12 millones de dlares que obtuvo del crimen organi-zado.

    Sin embargo, a casi un ao de este exhorto a la PGR la cual est por cam-biar de nombre y transformarse en la Fiscala General de la Repblica, segn la iniciativa de ley que envi este martes 23 el presidente Enrique Pea Nieto a la Cmara de Diputados, nada se ha sabido de este asunto y ningn senador, incluido el propio hijo de Yunes Lina-res, ha dado seguimiento ni presionado sobre l.

    Es ms, este nauseabundo caso aca-ba de dar un giro espectacular, revir-tindosele al joven senador del PAN.

    Y es que ayer, entrevistado por el periodista Ciro Gmez Leyva para Ra-dio Frmula, el polmico empresario veracruzano Colorado Cessa, quien se encuentra recluido en la prisin de Bastrop, Texas, declar va telefnica que Miguel ngel Yunes Linares le pidi dinero para su campaa en 2010 como candidato del PAN a la gubernatura de Veracruz.

    Segn declar Colorado, el recurso econmico se lo solicit el ex abanderado panista a travs de Manuel Muoz Gnem, compadre y cercansimo colaborador de Yunes Linares en la desaparecida Secretara de Desarrollo Urbano y Eco-loga (Sedue), en Aeropuertos y Servicios Anexos (ASA), en la Secretara de Gobierno de Veracruz, en el Comit Directivo Estatal del PRI y, ltimamente, en la Direccin General del ISSSTE, cargo que ocup el ex priista durante los primeros cuatro aos del sexenio del presidente Felipe Caldern, de diciembre de 2006 a febrero de 2010.

    Miguel ngel Yunes, mand a Manuel Muoz Gnem a pedir dinero. Pero no les di nada, afirm Colorado Cessa al columnista del diario capitalino Mile-nio y panelista del programa Tercer Grado, que se transmite todos los mir-coles por el Canal 2 de Televisa.

    Volver a subir a la tribuna del Senado de la Repblica el panista boqueo Fernando Yunes para proponer otro punto de acuerdo para que la PGR les informe a la brevedad si ya se ha iniciado alguna investigacin contra su padre derivada de las declaraciones del empresario tuxpeo Francisco Colorado, re-cin sentenciado a 20 aos de prisin en Estados Unidos por presunto lavado de dinero para el grupo de Los Zetas?

    Y los senadores veracruzanos del PRI, Hctor Yunes Landa primo herma-no del ex candidato del PAN a gobernador y Pepe Yunes Zorrilla, estaran dis-puestos a respaldar y votar otra vez a favor de la propuesta de Yunes Mrquez?

    Lo ms lgico y congruente sera que s, pues ambos buscan gobernar en 2016 un estado cuya seguridad fue gravemente vulnerada por esos grupos del crimen organizado y sus cmplices. Slo habra que preguntarles cundo, dada la cercana de la eleccin federal de 2015.

    Y es que todo parece indicar que el arponazo contra Yunes Linares habra sido operado desde el primer crculo del poder presidencial. Ya se sabr en su momento, a ms tardar a principios de 2015, por qu este apretn al belicoso y desacreditado aspirante del PAN a gobernador que hasta la dirigencia nacional de su partido supuestamente buscara tambin marcar distancia con l.

  • Mircoles 24 de septiembre de 20148 /

    Firma la UV convenio para revisarlos planes de desarrollo municipal*Se crear una comisin para analizar los planes y emitir recomendaciones para mejorar los mecanismos de gestin

    La Universidad Veracruzana (UV) refrend su compromiso con la vinculacin, en particular con los distintos niveles de gobierno en la enti-dad, al signar el convenio de colabora-cin interinstitucional para la revisin y anlisis de los planes municipales de de-

    sarrollo 2014-2017, en evento realizado el 23 de septiembre en el Congreso del Estado de Veracruz.

    A nombre de la mxima casa de es-tudios de la entidad, la rectora Sara La-drn de Guevara, resalt que resulta indispensable para el fortalecimiento y

    desarrollo de los municipios veracruza-nos conjuntar esfuerzos institucionales y acadmicos.

    Las formas de gobierno requieren da con da una mayor profesionaliza-cin, en eso estamos comprometidas las instituciones de educacin supe-rior pblicas; en el caso de Veracruz, la Universidad Veracruzana reconoce el compromiso con los municipios, con el gobierno del estado, con la Legislatura, para un mejor desarrollo de nuestra enti-dad, refiri la Rectora.

    Detall que el objetivo del convenio es coordinar esfuerzos para que, en ape-go a las legislaciones estatal y federal, se elaboren acciones conjuntas para la revi-sin y anlisis de los planes de desarrollo de los municipios.

    En la misma medida se crear una comisin tcnica especial que a travs de la colaboracin y gestin implementar las siguientes acciones: para el desarrollo y la colaboracin municipal que prevean una mayor participacin de los munici-

    pios; asistencia tcnica, asesora en de-sarrollo regional y jurdico; proponer a las autoridades locales mecanismos que mejoren la capacidad de gestin pbli-ca y administrativa; implementar un sis-tema de capacitacin de los servidores pblicos, as como organizar y participar en reuniones a efecto de analizar temas prioritarios e identificar experiencias exi-tosas.

    A nombre del gobierno del estado, Erick Lagos Hernndez, titular de la Se-cretara de Gobierno, expres que es un convenio histrico que se deriva de una coordinacin muy estrecha entre los poderes Ejecutivo, Legislativo y, por su-puesto, nuestra mxima casa de estudio: la Universidad Veracruzana.

    Asimismo destac que la Rectora lleva un ao de resultados, y se ve y se siente el cambio; junto con ella, expreso mi ms sincera felicitacin a toda la comunidad universitaria por el 70 aniversario de nuestra mxima casa de estudios.

    Mara del Carmen Valds Mart-nez, directora general del Sis-tema de Enseanza Abierta (SEA) de la Universidad Veracruzana (UV) manifest a la rectora Sara La-drn de Guevara, en representacin de la comunidad acadmica y administra-tiva de esta entidad, su preocupacin por las consecuencias negativas que genera la toma de las instalaciones del edificio del SEA por parte del grupo denominado Movimiento por la Cali-dad Acadmica.

    En oficio dirigido a la Rectora, Val-ds Martnez seala: Reconocemos y respetamos el derecho de manifestar la libre expresin de ideas, siempre y cuan-do stas no violenten impunemente la vida acadmica y laboral de las entidades acadmicas que comparten este edifi-cio.

    La toma de las instalaciones del SEA, aclara, altera el funcionamiento de 15 programas educativos que se ofrecen en los cinco campus universitarios, matri-

    culando cerca de siete mil estudiantes y 700 profesores.

    Interrumpe, adems, procesos ad-ministrativos como la contratacin de personal docente interino, situacin de especial gravedad para regiones como Orizaba, donde el programa educativo Sociologa enfrenta un emplazamiento por parte de la representacin sindical.

    Igualmente queremos manifestarle nuestro total desacuerdo por el uso in-debido de la infraestructura, particular-mente del mobiliario escolar inventaria-do en el SEA y que fue utilizado como barricada, agreg.

    Agradeci el apoyo y respeto cons-tante que la Rectora ha dado a la comu-nidad del SEA y concluy: Reiteramos nuestro total apoyo a las decisiones aca-dmicas apegadas a las normas que ri-gen la vida de nuestra Universidad, por lo que confiamos que, con su decidida intervencin, este problema que hoy nos afecta sea resuelto de manera favorable para el SEA.

    Legisladores y funcionarios destacaron su adhesin

    La comunidad del SEA solicita liberacin de sus instalaciones

    La toma de las instalaciones del SEA altera el funcionamiento de 15 programas educativos.

    A nombre de la UV, la rectora Sara Ladrn de Guevara sign el convenio.

  • Mircoles 24 de septiembre de 2014 / 9

    * Chirinos Calero, el ms pedo* Acosta Lagunes, una sola copa

    * Los gobernadores y la bebida

    Jos Ortz Medina / Entre... lneas

    Como que se sobredimension en redes sociales el incidente del pasado 16 de septiembre en la guardia que mont el gobernador Javier Duarte de Ochoa. No creen?Digo, porque el hombre no iba hasta atrs. Ms bien iba trasnochadn, desve-

    lado, pero de eso a que anduviera hasta las chanclas, pues como que no.Ligeramente flameado por los brindis del da anterior? Tal vez. Pero nada que

    ver con las jornadas etlicas de pker y de whisky que hicieron famoso al ex gober-nador Fernando Lpez Arias y dos de sus tres cercanos colaboradores y amigos, en los aos sesenta.

    Tampoco nada que ver con las legendarias guarapetas que se pona Patricio Chi-rinos Calero, quien era aficionado al vodka Smirnoff rebajado con Fanta de naranja.

    Tan beodo era don Patricio que quien gobernaba, haca y deshaca, era el mega-lmano y frentico Miguel ngel Yunes Linares.

    De don Rafael Murillo Vidal se saba que durante su juventud y hasta que fungi como senador, fue muy competente para el chupetn, pero ya como gobernador y con el peso de los aos se retir por completo del alcohol.

    Dicen que otro que se pona muy seguido sus alipuses (sobre todo los coaquitos Chateau Paulet) era don Rafael Hernndez Ochoa, aunque ms bien su fama fue de mujeriego, algo similar a Fidel Herrera Beltrn, quien hizo famoso al helicptero del amor.

    A Fidel s le gustaba beber vino, pero exclusivamente marca Vega Sicilia nico (aunque tampoco despreciaba un buen Ptrus, de la zona de Burdeos, sobre todo si provena de un amigo agradecido) ese que segn los aos de aejamiento tiene varios precios. Hay desde 8 mil hasta de 46 mil pesos la botella o ms. Y todo, a cargo del erario estatal.

    Cuando invitaban a Fidel a inaugurar un hotel, restaurante o cualquier estable-cimiento comercial, pona como condicin a los propietarios de esos negocios que compraran Vega Sicilia para brindar. O de lo contrario, no iba a inaugurar.

    Y si los empresarios marros se hacan que la virgen les hablaba y no adquiran esa marca, el cuenqueo los humillaba mandando a traer a su camioneta varias botellas de ese generoso lquido.

    Miguel Alemn Velazco era feliz con sus dos o tres caballitos de tequila aejo o reposado a la hora de la comida, que hasta la fecha sigue disfrutando pero ya como magnate de las aerolneas.

    Tanto le gusta el destilado de agave a don Mike que en las pasadas fiestas septembrinas a los pasajeros de Inter-jet les daban de be-ber gratis el tequila. Cuando se bajaban de los aviones, sen-tan que todava iban volando.

    Fuentes prove-nientes del Mayor Flix, su eterno jefe de ayudantes, solan contar (pues si algn rasgo caracterstico de su personalidad era ser sumamente discreto, reservado),

    que don Fernando, el desaparecido Hombre leyenda, era afecto a una cuba, es decir una copa del tan preciado ron Matusalem, pero el de la misma produccin limitada de la cava de su amigo Fidel Castro, como aperitivo a la hora de la comida.

    A Dante Delgado no se le supo jams que fuera afecto a la bebida, aunque se saba que primero tena cierta predileccin por el brandy (como el Fundador) y luego en sus eventos o cenas oficiales puso de moda el entonces no tan conocido Paradise. Y si beba, era con moderacin. Si alguna vez se puso alguna borrachera, seguramente lo hizo con discrecin.

    Don Agustn Acosta Lagunes acostumbraba degustar con la comida una sola copa de los mejores vinos del Rhin, particularmente de la zona de Alsacia, Alemania, que l personalmente adquira en sus viajes a Houston, pero ms que adicto a las bebidas espirituosas, l hizo fama de ser grun, marro (ahorrativo, dira l), y los mal pensados decan que la nica cruda que le gustaba gozar era la de otros (no entend, dira Catn).

    Pero volviendo a Javier Duarte, siempre lo he visto tomar con moderacin en las comidas con periodistas. Le gusta el vino tinto de la Ribera del Duero (como el Lan, gran reserva, cosecha 2007, o un buen Matarromera, reserva, de la zona de Rioja) pero lo disfruta con calma. Degusta poco a poco el autntico bouquet.

    No han faltado los maledicentes que aseguran que al mandatario estatal se ha puesto alegre en algunas reuniones, sobre todo en el sur de la entidad.

    Los malquerientes comentan de una comilona en Coatzacoalcos en donde el number one degust finos vinos con Carlos Romero Deschamps.

    O la otra en donde se reuni con sus colaboradores para festejar el triunfo de la eleccin a Gobernador. Pero han de ser puras leyendas urbanas. Porque nada de eso me consta.

    Lo que s me consta es que Javier Duarte es muy mesurado con las bebidas etli-cas. Nunca lo he visto ebrio, ni mucho menos decir incoherencias.

    Por eso es que me extraan las versiones que fueron propaladas en el ciber espa-cio y en algunos medios impresos.

    Vi las fotos y escuch el audio de ese polmico 16 de septiembre. Y no puedo afirmar de manera categrica que el Gober haya ido pedo a una ceremonia tan importante.

    Como dicen los abogados: sin temor a equivocarme, puedo afirmar que al multi aludido jams lo he visto borracho.

    El pasado 16 de este mes, s lo escuch y lo vi un poco cansado. Y no era para menos, luego de la noche de El grito y la cena que fue ofrecida en Palacio de Go-bierno.

    Finalmente, cada quien escucha y ve lo que quiere or y ver.Qu iba trasnochadn? Tal vez un poquito.Pedsimo?... Jams!

    el colorado Gate Dicen que el que busca encuentra, y eso es lo que le pas a Miguel ngel Yunes

    Linares.Y es que, seguramente, jams imagin que Francisco Colorado Cessa, quien pur-

    ga condena en Estados Unidos, respondera a las tantas veces que el panista lo ha aludido en sus mensajes.

    Yunes ha dicho que Pancho Colorado financi la campaa de Javier Duarte para la Gubernatura, en el ao 2010, entre muchas otras cosas.

    Y el empresario le respondi a nivel nacional en el noticiario de Ciro Gmez Leyva, quien lo entrevist al respecto.

    Dijo Pancho, palabras ms palabras menos, que a Duarte lo apoy con su voto y confianza, pero quien lo busc para pasarle charola fue Yunes Linares, a travs de Manuel Muoz Gnem. Sopas!

  • Mircoles 24 de septiembre de 201410/

    lvaro Belin Andrade

    HoRa LIBRE

    Agosto: alta incidencia delictiva

    Aunque hasta el domingo pasado no se le haba dado ninguna di-fusin meditica, el secretariado ejecutivo del Sistema Nacional de Segu-ridad Pblica (SNSP) ya subi a su por-tal los datos de incidencia delictiva en el pas incluyendo el mes de agosto, con algunos ajustes en el caso de Veracruz, porque se hacen perdedizos 11 expe-dientes de secuestro, si bien se observa que entre julio y agosto la cantidad re-portada se mantiene en 10 casos.

    Explica el documento que la inci-dencia delictiva se refiere a la presunta ocurrencia de delitos registrados en ave-riguaciones previas iniciadas, o carpetas de investigacin, reportadas por las Pro-curaduras Generales de Justicia y Fisca-las Generales de las 32 entidades fede-rativas, quienes son responsables de la veracidad y actualizacin de los datos.

    Decimos que se pierden expedien-tes de este delito para el caso de Vera-cruz porque, mientras en los primeros siete meses (enero-julio) se hablaba de 114 plagios, citados la semana pasada por el mismsimo zar antisecuestros Re-nato Salas Heredia, en esta ocasin se establece que en el mismo periodo solo hubo 103, con lo cual, hasta el 31 de agosto, se habran registrado 113 con los diez reportados en el octavo mes.

    Como quiera que los ciudadanos no tenemos posibilidad de conocer pronto las razones de ese cambio, operado por la Procuradura General de Justicia de Veracruz, es claro que la cifra de secues-tros registrada en agosto no ha detenido la famosa cada citada el mes pasado por el procurador Luis ngel Bravo Contre-ras, sino que se mantuvo sin cambio.

    En su oportunidad, cuando la en-tidad se coloc en el nada decoroso segundo lugar en la incidencia de este delito (solo detrs de Tamaulipas), Luis ngel Bravo Contreras dijo que de junio a julio haba habido una sen-sible disminucin en el nmero de secuestros, pues mientras en junio se haban registrado 19 casos, en julio haban cado a 11 (la nueva estadstica habla de 14 y 10, respectivamente, seis menos en la nueva estadstica).

    Hay otros meses en que se observan datos menores que los reportados en el anterior informe de incidencia delictiva, como en los casos de marzo y abril, con uno menos.

    creci dramticamente el robo con violencia

    Mientras las cifras oficiales de secues-tros, sin contar las cifras negras (en que se consideraran los casos que no fueron denunciados ante el Ministerio Pblico por temor o desconfianza), muestran una tregua por decirlo de alguna mane-ra (tanto en julio como en agosto se re-gistran 10 plagios), los delitos de robo, robo a negocios y robo de vehculos, to-dos con violencia, repuntaron en agosto.

    Mientras en julio se haba experimen-tado una baja en robos con violencia respecto a junio (al pasar de 472 a 467) en agosto se observa la cifra ms alta de casos en lo que va del ao al llegar a 571, casi 100 ms que en junio que, segn el reporte del Sistema Nacional de Seguri-dad Pblica, registraba la cota ms alta. Lo mismo pas con los robos sin violen-cia que pasaron de 1139 en julio a 1169 en agosto.

    El salto ms espectacular lo registra el delito de robo a negocios con violencia, cuyo nmero creci en los dos primeros meses del segundo semestre del ao. En el primer semestre, el promedio mensual fue de 42 casos, pero este nmero creci a 83 en julio (casi el 100 por ciento de incremento) y en agosto los fueron 108 robos a negocios con violencia, es de-cir, un crecimiento de ms del 250 por ciento respecto al promedio mensual del primer semestre.

    No es gratuito que en Crdoba y Coatzacoalcos, por primera vez, los empresarios se hayan puesto a la cabe-za de manifestaciones para exigir mayor seguridad, mientras que en Poza Rica, Veracruz y Xalapa haya habido fuertes declaraciones del sector comercial por la andanada de hechos delictivos de los que fueron vctimas en sus negocios.

    El robo de vehculos con violencia tambin sufri un incremento. El mayor nmero estaba registrado en marzo, con 91 despojos, pero en julio fueron 99 y en agosto se tiene registro de 132 actos delictivos de esta naturaleza.

    Aunque se han implantado los ope-rativos de blindaje en el norte del estado, Crdoba, Coatzacoalcos y Minatitln, lo cierto es que las bandas delictivas han acentuado su accionar, diversificando los tipos de delitos con un mayor uso de la

    violencia. Ello permite fundamentar las crticas

    que se realizan a la actuacin de la Se-cretara de Seguridad Pblica que, pese al crecimiento del nmero de efectivos y la adquisicin de armamento y vehculos, no ha logrado siquiera contener el nmero de delitos. El hecho de que, en lugar de dis-minuir, la incidencia haya crecido permite poner en duda incluso la accin comparti-da de las fuerzas federales.

    Mientras se ha puesto nfasis en atacar el alza en el delito de secuestro, donde se supone que hay un impasse, en cambio los dems se han elevado, lo que en conjunto elevan en la poblacin la percepcin de inseguridad. En las cifras de homicidios dolosos tambin se regis-tra una tendencia estable; es cierto que de julio a agosto pas de 40 a 44 casos, pero est muy lejos de los 60 registrados en abril.

    En total, en los primeros ocho me-ses del ao, la entidad registra 32 mil 641 delitos (robo, abigeato, lesiones, homi-cidio, delitos patrimoniales, secuestro y violaciones, en sus diversas gamas), con lo que se ubica en el dcimo lugar na-cional, detrs del Estado de Mxico (166 mil 455 delitos), Distrito Federal (120 mil 458), Baja California (71 mil 539), Guanajuato (62 mil 219), Jalisco (61 mil 858), Puebla (49 mil 755), Tabasco (41 mil 118), Chiahua (39 mil 876) y Coahui-la (35 mil 427).

    En cambio, en materia de secues-tros, Veracruz se mantiene en el segun-do lugar (con 113 plagios), despus de Tamaulipas (178); ambas entidades su-peran al Estado de Mxico (108), Mi-choacn (94), Morelos (88), Guerrero (81) y Tabasco (78).

    Los directivos de la Secretara de Se-guridad Pblica de Veracruz debieran acudir a entrevistarse con sus similares de los estados de Aguascalientes, Baja California Sur, Campeche y Yucatn, donde no se registra un solo secuestro en lo que va del ao.

    la ciudad se come a sus hijos

    Mientras el alcalde Amrico Ziga Martnez va a inaugurar negocios en pla-zas comerciales de las orillas de la ciudad, como el que acaba de abrir la exalcaldesa de Tlapacoyan, Nayeli Jarillo Nez, los negocios del centro histrico sufren los

    embates de un tumulto de obras munici-pales acometidas sin considerar los da-os y perjuicios al trnsito cotidiano y al comercio, y de manifestaciones multi-tudinarias sospechosamente financiadas desde diversas oficinas pblicas con ob-jetivos siniestros y perversos.

    Nadie en su sano juicio podra poner en duda la necesidad histrica de la capi-tal veracruzana para mejorar su vialidad y para sustituir la obsoleta red de agua pota-ble que permite la fuga de ms del 30 por ciento del lquido con que se abastece a sus habitantes, de no ser porque la premu-ra por tener listo todo antes de los Juegos Centroamericanos y del Caribe ha abierto todos los frentes posibles bloqueando la circulacin y la convivencia cotidiana, y colocando a muchos empresarios ante la disyuntiva de aguantar, con el riesgo de una quiebra total o cerrar sus negocios para intentar al menos la sobrevivencia de sus muy mermadas fortunas.

    Frente a un flujo inusitado de recur-sos pblicos a favor de la capital, posible ante el desinters por invertirlos en mu-nicipios tradicionalmente beneficiados pero que ahora estn en manos de la oposicin, como el caso de Boca del Ro, el centro histrico ha visto cmo sus ca-lles son abiertas por el yugo de la maqui-naria pesada y mantenida por semanas inacabables en estado de enfermedad, antes de ser puestas de nuevo en uso.

    Ese fragor reconstructivo, que la ciu-dad demanda hace varios sexenios, ha provocado una onda expansiva de estrs citadino mucho mayor al que ya se viva, la prdida de incontables horas-trabajo, el gasto excesivo de combustibles y la cancelacin del centro histrico como polo comercial y de diversin, con la consecuente quiebra de los pequeos y medianos negocios, a muchos de los cua-les ha sido imposible acudir por semanas y meses pues parecieran colocados en el centro de un intenso bombardeo.

    El reciente regreso a clases ha pues-to en jaque a los automovilistas y tanto ellos como los que viajan en transporte pblico prefieren ya evitar esas moles-tias si no hay una necesidad imperiosa de acudir al primer cuadro.

    Para colmo, desde las propias oficinas gubernamentales se han promovido (o, por desatencin de los problemas socia-les, provocado) manifestaciones grandes y pequeas que bloquean la circulacin y

  • Mircoles 24 de septiembre de 2014 /11convierten en la peor pesadilla lo que de-bera ser el mayor disfrute para propios y extraos: el apropiamiento del centro de la ciudad como un eje de esparcimiento, disfrute y convivencia.

    Y han sido tan evidentes los movi-mientos que, previo al grito del 15 de septiembre, la Plaza Lerdo fue objeto de invasin por parte de hordas sin sen-tido que colmaron la paciencia del ms tibetano de los pobladores o visitantes con la exposicin de extraas querellas, como la de pedir juicio poltico contra un gobernador cuya gestin concluy hace 15 aos!, Patricio Chirinos, por parte de los nudistas del Movimiento de los 400 Pueblos, o la de exigir el cum-plimiento de nadie sabe qu demandas enarboladas por el deleznable Partido Cardenista y su dirigente Antonio Luna Andrade, ferviente del culto a la perso-nalidad, o de los atrabiliarios seguidores de Antorcha Campesina.

    Y todo ello para impedir que el cen-tro histrico fuera tomado por legti-mos luchadores sociales a los que no se les atiende o se les desoye, maquinado desde la Secretara de Gobierno, donde manda rick Lagos Hernndez, famoso por manejar sin disimulo al PRD y a las organizaciones paraestatales.

    El resultado: no solo xalapeos y visitantes sufren verdaderos ataques de histeria sino negocios pequeos y me-dianos desde restaurantes, taqueras y centros de diversin hasta boutiques, pticas, zapateras han debido dismi-nuir su plantilla laboral o, en el peor de los casos, cerrar por la falta de clientela y de seguridad. Sin ir muy lejos, comen-tbamos en este mismo espacio el cre-cimiento experimentado en los delitos patrimoniales, particularmente el robo tanto a personas como a negocios con lujo de violencia, sealado en el reporte del Sistema Nacional de Seguridad P-blica para el mes de agosto.

    la sopa, el smbolo del dao

    El restaurant La Sopa, en el Calle-jn del Diamante, no lleg a cumplir tres dcadas. En los ltimos 26 aos se constituy en un foro cultural ciudada-no, indiscutible y memorable, donde se fraguaron proyectos culturales y artsti-cos, y se trabaron amistades que habran de unir no solo a los creativos locales sino a estos con los del resto del pas y el mundo, por lo que siempre estuvo en las guas no solo tursticas sino de los circui-tos culturales.

    Creado originalmente para brindar alimentos baratos y de calidad a los miles de estudiantes que tomaban la ciudad, bajo la direccin del chef Pepe Ochoa

    y del fotgrafo Miguel Fematt La Sopa rpidamente se convirti en una buja del quehacer cultural. Bajo sus antiqusi-mas techumbres de bveda de crucera, que sirvieron como caballerizas en siglos pasados, se promovieron artistas plsti-cos noveles, se mezclaron la literatura, la msica y la danza, y fue centro para la convivencia de quienes convertan a la ciudad en un escenario nico.

    Que el sbado 20 de septiembre, si-lenciosamente haya dado por terminada su propia leyenda, es algo que quienes conocemos su valor no estamos dis-puestos a digerir. Desaparecidos casi todos los centros en que es posible dia-logar, compartir experiencias y risas, inventar o construir amores, furtivos o duraderos, conocer en plano de igualdad y camaradera lo mismo a luminarias del cine nacional y artistas de todo el mundo como a teatreros, pintores, msicos, fo-tgrafos y literatos, La Sopa era la nica luz que acaba de extinguirse.

    Por eso, de inmediato, cientos de co-frades nos hemos unido a la iniciativa lanzada en Facebook, Apoyo a La Sopa. Siendo siempre una iniciativa ciudada-na, los de a pie debemos corresponder materialmente para que este oasis de-mocrtico y fascinante vuelva a abrir sus puertas, pese a todas las vicisitudes que hayan servido como causa de su cierre que, esperamos, deje de ser definitivo.

    Y ojal la ciudad deje de comerse a sus hijos prdigos, como est a punto de hacerlo tambin con otro sitio cercano, La Tentacin, ubicado en el centro de la batalla constructiva que postra a los vecinos de la calle de Hidalgo. Como en Baja California, el gobierno estatal y el

    ayuntamiento debieran disponer de un fondo a favor de los damnificados de su lentsima maquinaria inversora. De otra manera, la Jarocha no prospera.

    Ms de un veracruz

    No hay un Veracruz. Hay al menos dos que estn jugndose las contras co-tidianamente. Conocemos un Veracruz seguro y otro que vive el flagelo de la de-lincuencia; se divulgan perspectivas en-vidiables de un crecimiento econmico desbordado, basado fundamentalmente en la reforma energtica, frente a la per-cepcin de una economa colapsada, con desempleo, cierre de empresas y caren-cia casi absoluta de inversin pblica.

    En materia de seguridad, la versin de las autoridades de que prcticamen-te estn controladas las corporaciones delictivas choca con lo que sucede en las calles, que se van llenando crecien-temente del estupor, el miedo y la ira de cientos de pobladores que salen a exigir una reaccin pblica porque ven en gra-ve riesgo su vida y su patrimonio

    La seguridad y el bienestar social que se filtra en los discursos, desde los del gobernador Javier Duarte de Ochoa hasta los del ms ignorante de los dipu-tados locales, pasando incluso por los senadores priistas y los diputados fede-rales del PRI y el PVEM, no se refleja en la vida de los veracruzanos, que ven a sus familias asediadas y golpeadas por la delincuencia, que lamentan secuestros que terminan en la prdida de sus seres queridos o de su patrimonio, mientras deben cerrar sus negocios porque son constantes las visitas de los ladrones.

    Para colmo, las nicas obras que se realizan, esas que tienen el propsito de atender el inoportuno compromiso de organizar los Juegos Centroamericanos y del Caribe 2014, mayormente con re-cursos del gobierno federal, han pasado por gestiones torpes y desaseadas.

    Y no hay una actitud gubernamental que busque conciliar estas dos visiones.

    El cambio en la poltica de comu-nicacin social ha cado en el sopor, se nota la falta de rumbo, el privilegio de los medios electrnicos, particularmente la televisin, y la presencia en pginas de diarios en los que ya no creen sus anti-guos lectores, mientras buena parte de la poblacin empieza a alimentarse infor-mativamente de los portales en internet y las redes sociales, con los riesgos que estas ltimas representan por la falta de seriedad, objetividad e informacin pre-cisa.

    La amplia franja existente entre so-ciedad y gobierno se ha ensanchado pe-ligrosamente. En las ltimas semanas, incluso, se han observado descuidos graves en materia de imagen de quienes gobiernan. Nadie, dentro de la estructu-ra de gobierno, quiere tomar la respon-sabilidad de conducir con sobriedad el comportamiento de los funcionarios estatales.

    Por ello, cada uno hace lo que le viene en gana: mientras algunos estn cmodamente instalados en disfrutar la quincena y los inenarrables benefi-cios de su posicin, porque finalmente no hay presupuesto para idear y operar proyectos, otros aprovechan los pocos recursos pblicos para dedicarse casi exclusivamente a inflar su presencia en los territorios por los que quieren ser candidatos a diputados federales el prximo ao.

    Nadie parece tener ganas de trabajar, al menos por el bien de los veracruza-nos. Y eso es grave.

    Estn confiados en que los nicos partidos de oposicin que pueden ha-cerle competencia, han sido divididos y los han puesto en fuertes confrontacio-nes, lo que evitar que sean una alterna-tiva en 2015.

    Ya veremos cul es la respuesta que tiene Movimiento Regeneracin Nacio-nal (Morena), que puede atraer a quienes piensan desde la izquierda y estn as-queados de dirigencias corruptas como la que Sergio Rodrguez Corts se em-pea en mantener, con apoyos desde la Secretara de Gobierno.

    As que, Veracruz, mal y de malas.

    comentarios: [email protected] | http://formato7.com/author/abelin/

  • Mircoles 24 de septiembre de 201412/

    Miguel Angel Cristiani

    Respuesta inmediata en materia de seguridad en Minatitln

    La ya tradicional conferencia de prensa del gobernador de Vera-cruz, Javier Duarte de Ochoa en el saln de Banderas de palacio de gobier-no, este lunes se llev a cabo en el sur de la entidad, en el municipio de Minatitln, en donde el mandatario estuvo el vier-nes para poner en marcha el operativo de blindaje de seguridad, comprome-tindose a que el lunes estara para dar a conocer personalmente los resultados logrados.

    Para iniciar la pltica con los reporte-ros del sur de la entidad, el gobernador

    Duarte de Ochoa inform que este fin de semana, La procuradura general de justicia de Veracruz, desarticul una de las bandas de secuestradores ms peli-grosas del sureste del pas.

    Esta banda era responsable de pla-gios en Acayucan, Las Choapas, Minatit-ln y Coatzacoalcos.

    Con la detencin de esta banda, se esclarecieron 9 casos de secuestro en el sur de la entidad.

    Como consecuencia de la puesta en marcha del operativo de blindaje en Mi-natitln, Se detuvo a 5 personas de esta

    banda de secuestradores que operaba en el sur de Veracruz, Tabasco y Chiapas.

    En su mansaje desde el sur de Ve-racruz, el ejecutivo estatal asegur que se responde con todo el peso de la ley a quienes intentan vulnerar la paz social.

    Pusimos en marcha los operativos Blindaje en el norte del estado y este viernes en Minatitln.

    Tambin pusimos en marcha los operativos Blindaje en Coatzacoalcos y Crdoba.

    En materia de seguridad, fortalece-mos la coordinacin con gobiernos lo-cales y fuerzas federales.

    Tenemos desplegados por todo Ve-racruz elementos de Secretara de Mari-na Armada de Mxico y de la Secretara de la Defensa Nacional.

    La tranquilidad de las familias y una justicia pronta, es mi mayor preocupa-cin y compromiso apunt el goberna-dor Javier Duarte.

    Finalmente asegur que los avances alcanzados en fechas recientes, confir-man que juntos, sociedad y Gobierno de Veracruz, podemos enfrentar y superar cualquier reto.

    Son muchas las razones que tienen en este da los tuxpeos, para estar feli-ces y de fiesta.

  • Mircoles 24 de septiembre de 2014 /13

    Luis BarriaCantor, que pintas con amor /Jos Miguel Flores Morelos

    EL jazz Bajo La manga

    Jos Miguel Flores Morelos, diseador, pintor, compositor y cantante nos narra

    su historia

    Distantes instantes

    Nac en la Ciudad de Mxico, mi familia era grande como antes se acostumbraba, ramos cinco hermanos y una hermana, yo soy el de en medio; tengo dos hermanos mayores y tres menores. Mi hermano Felipe, el mayor, tocaba la guitarra clsica, el clari-nete y qu s yo, despus se volvi fraile y agarr otra onda, su historia es bastan-te especial. El que le sigue, Javier Flores alias El Zoa, es el que ms me influy en la msica que actualmente toco.

    Yo era un muchachito de escuela pri-maria cuando fabriqu una guitarra. Era una tabla de madera con el brazo y le puse unas ligas; obviamente no sonaba, nada ms haca geing, geing y mi pap me dijo:

    -Creo que con eso no vas a hacer nada, vamos a tener que contratar al maestro que le dio clases a tu hermano Felipe.

    No era clsico, era un maestro de msica popular, pero tocaba muy bonito, muy limpio y me ense algunas piezas que todava toco; valsecitos, cosas espa-olas. Estuve con l como tres o cuatro aos; en ese lapso acab la primaria, hice la secundaria y empec la prepa.

    Despus me dio clases don Ado, que era uno de los guitarristas que to-caban en un programa que promocio-naban los Cerillos Clsicos. l sufri mucho porque su pap le pegaba, en-tonces tocaba muy bien tcnicamente, pero era muy rgido y muy fro, no ha-ba un corazn ah.

    Tal vez te suene esta tonada como transistorizada

    En la prepa empez lo difcil, empe-c a ir mal en la escuela, a juntarme con los cuates, toda esa onda de la prepa en la que si no haba Ron Rico o Ron Batey, no haba nada. Unos cuates me invitaron a tocar el bajo, porque no tenan bajista. Yo no lo haba tocado pero lo agarr y se me hizo fcil porque ya tocaba la guita-rra. Le agarr la onda al bajo y tocamos en algunas fiestas.

    Con mis vecinos Juan y Manuel Acosta (mayores que yo), que eran unos

    pequeos hampones en potencia, em-pec a or a los Every Brothers, a Ric-ky Nelson, a Elvis Presley. En la casa, a partir de mi hermano Javier, se gener un ambiente de msica. Se reuna con sus amigos, ensayaban en el garaje, to-caban a Fats Domino, Little Richard, todos los negros que empezaron con el rhythm and blues. Hicieron un grupo que se llam Los Sparks, ah tocaba Fito de la Parra, que despus se fue a Estados Unidos y fue baterista de Canned Heat (Calor Enlatado), un grupo de boogie famoso en su momento. Mi hermano toc con los Hooligans, con los Rebel-des del Rock, con los Teen Toops, con los que t quieras de esa poca y algunos pasaron a ensayar a la casa.

    Juan Acosta y los del grupo de la cuadra conocieron a unos chavos de la Colonia del Valle y me dijeron que no te-nan bajista, que si quera tocar con ellos.

    Tres almas que en el mundo / haba unido Dios

    Eran Alex Lora y sus acompaantes. Lora viva con su mam, su pap quin sabe en dnde andaba, no andaba por ah. Era hijo nico, tena lo que quera, todo el equipo de sonido y un represen-tante que viva cerca de ah, un seor joven, un cuate de clase media, gerito, normal. Cuando me vio llegar con un saco, dijo:

    -Por fin lleg una persona decente!Llegu, me present con Lora, toca-

    mos un rockito y sali bien. Empezamos a ensayar. Desde entonces empec a des-variar en la prepa, a tronar en los estu-dios porque tena que ir a ensayar y por otros problemas de la familia.

    Empezaba el asunto de la psicode-lia y nos juntbamos en la casa de Lora

    a tocar, ensaybamos todas las tardes pero, cuando no haba ensayo, era pren-der las caricaturas, quitarles el volumen y meterte un churro de mota para ver qu se senta. Empezamos a creernos que ramos los Rolling Stones de Mxi-co. Entr un guitarrista que se llamaba Ernesto, vena de la Mquina del Sonido; era un cuate de la colonia Doctores, he-cho a trancazos, pero tocaba bien. Em-pezamos a tener jales, mi mam empez a sufrir mucho.

    Presta para andar igual / de lo que te pones as

    Con el Three Souls in my Mind hubo de todo porque eran muy intensos. Una vez los llev a tocar a casa de mi ta y

    acabaron cantando arriba de la mesa y mi ta, toda sacada de onda, deca:

    -Quines son estos? (carcajadas)Los dej en una fiesta a las que nos

    invitaron en el Pedregal de San ngel. Tenamos un amigo dizque poeta que se pona hasta las chanclas. Me acuerdo que haba un tumulto de gente que que-ra entrar y un polica que no los dejaba porque ya estaba lleno. Nosotros estba-mos en la terraza y veamos todo el me-requetengue que haba abajo, entonces nuestro cuate el poeta empez a decir cosas y poticamente acab mentndo-le la madre al polica porque no dejaba entrar a la gente; se arm un desmadre. Lora estaba hasta atrs y en algn mo-mento yo pens en mis adentros: es que yo quiero hacer msica y no pasamos de esto, yo ya dejo a estos lorenzos. Le dije a Lora:

    -Sabes qu?, ya estoy hasta la madre de esto, quiero hacer otras cosas

    -Ah, pinche flaco, te pasas.-S, pero ya.Ya no acab ni la tocada, ellos se-

    guan tocando pero yo me fui. Me veo caminando por el paseo del Pedregal ha-cia mi casa.

    la Fuerza bruta de la cosa nostra

    Con el Three Souls grab un disco donde haba una rola ma que se llama El abuelo. Cuando me sal empec a coque-tear con un grupo de Memo Briseo que se llamaba La Fuerza Bruta. El cantante era Rudy Bant, un negro que haba per-tenecido a un grupo panameo que se llamaba los Gay Crooners; haban llega-do a Mxico y despus se fueron a Las Vegas, entonces traa todas esas ideas de show business. Yo vena con la onda del rock, un poco embarrado con la msica de protesta, y Memo Briseo era bluese-ro. La pareja de Rudy era Malena Soto, una chava que haba hecho algunos per-formances de baile para la televisin, y entr al grupo dizque bailando y dizque cantando, pero no haca bien ninguna de las dos cosas (amiguita, no vaya a ser que leas lo que estoy diciendo); de ah sali otro grupo que se llam La Cosa Nostra porque el negro vena de Las Vegas don-de hay cierta cercana con la mafia.

    Empezamos a tocar en El Patio, pri-mero tocbamos con los Cuatro Croo-ners y despus alternamos con un grupo

  • Mircoles 24 de septiembre de 201414/

    brasileo. Tuvimos algunas giras al inte-rior del pas y despus empezamos a to-car en un espacio muy bonito de Carmela y Rafael que se llama El Apache 14, est en Insurgentes. Tocbamos de todo pero bsicamente nos metimos en la onda del soul. El guitarrista haba pertenecido a El Clan, un grupo que imitaba un poco a los Tijuana Fire; le decan el Tigre, tocaba la guitarra como cualquiera de los guitarristas que haya tocado con James Brown, con un funk muy negro. El baterista era un cua-te que vena de Sonora o de Coahuila, le decan Juan, era un brbaro, has visto a Conan el Brbaro?, bueno, era Conan, le pegaba duro a la batera.

    Despus se sali el Tigre y empez a tocar la guitarra el Mounstrn, y desafa-namos al negro porque nos vesta tipo Las Vegas, nos tenamos que poner unas mallas de colores, pegadas, te imagi-nas?, y bailbamos y hacamos coreogra-fa tipo show.

    No, no, cabrn.

    Primer movimiento: la cortina y el yerro

    Despus empezamos a tocar en la Zona Rosa, en un lugar que se llamaba Ra-fles y ah lleg un grupo de show que se llamaba Peter Cheer Sound, vena de tocar en el Sheraton de Acapulco. Con ellos ve-na cantando una dama que se llama Mara, una mezcla de austriaca con suiza, y dos in-gleses, uno tocaba el bajo y otro el saxofn. Dizzy, Paul y Archie eran checoslovacos y Peter Cheer era suizo. Ah conoc a Mara y un da me dijo:

    -Qu te parece si entras al grupo, por-que el bajista no s si encontr por ac con una mariguana que no conoca y ya lo queremos regresar a Inglaterra porque est hasta la madre todos los das. Se puso una pachequeada y arm toda una bronca, dej la llave abierta del bao, inund todo el departamento y se moj la alfombra.

    Todos dijeron que s, que si yo que-ra, que entrara y acept.

    Despus tambin mandaron a la goma a Peter Scheel porque se puso de pesado con la lana y no s qu tantas co-sas hubo.

    El pianista, Paul, que era el ms gran-de y el que ms saba de msica, tom la directriz. Como eran checoslovacos y haban vivido la invasin rusa decidieron ponerle al grupo Iron Curtain (Cortina de Hierro)

    Mara y yo nos hicimos novios. Un da le dije a mi mam y a mi pap:

    -Tengo una novia suiza y se tiene que regresar a Europa; hay un contrato para tocar all y yo me pinto de colores

    -Oye! y la escuela?

    -La escuela ya vali madres desde hace rato, entonces ya me voy

    Time is on My side

    Nos fuimos a Europa. El primer lu-gar al que fuimos fue un pueblo que se llama Lbeck, en el norte de Alemania. Ah haba un barco anclado en el ro que era un bar y ah era el hueso.

    -Tengo mujer, hueso, estoy en Euro-pa; cabrn, me est yendo a toda madre -pens.

    Ah estuvimos tocando y sucedieron cosas raras, el dueo del bar era un cuate que haba ganado la Cruz Gamada, ha-ba sido capitn de un submarino y es-taba muy orgulloso de haber sido nazi.

    De ah fuimos a tocar a Trier, un lu-gar tambin en Alemania donde haba una base norteamericana. Tocbamos en una casa, en la noche llegaban unos soldados negros a bailar y llegaban chicas muy j-venes, de 13, 14, 15 aos y estaban felices porque los negros bailaban padrsimo.

    A partir de ah hubo problemas con Mara porque traa muy daada su voz, no s si por la mala tcnica o porqu, pero ya tena mucho tiempo cantando. Despus de esa temporada tenamos un receso y cada quin se fue por su lado y quedamos de encontrarnos en Suiza.

    las nieves de suiza / platearon mi sien

    Fuimos a Zrich a ver a la mam de Mara que era una psicoterapeuta espe-cializada en todo lo que se relaciona con la voz: personas tartamudas, gente que no sabe hablar pero que no tiene nada fsico, no habla porque tiene problemas. Ella conoca muy bien todo lo que tiene que ver con la voz porque, adems, haba sido cantante de pera. Se llamaba Frau Ana Lindner, era una doctora muy ca-paz, haba estado con Freud

    Se dio cuenta cmo estaba Mara y le dijo que tena que tomarse unas vacacio-nes de un mes o mes y medio. Fuimos a hablar con los del grupo, se enojaron y ah tron. La seora, muy buena onda, nos dijo que nos furamos a vivir a Gos-sau, un pueblo al norte de Suiza, donde viva la familia de Mara; sus hermanas, sus hermanos y su pap (los paps esta-ban separados).

    En Gossau, como en todos los pue-blos de Suiza, todo est bien, todo est organizado pero te aburres mucho por-que no hay nada y cuando viene el fro es peor, nada ms ests adentro del depar-tamento, slo sales a comprar algunas cosas, riqusimas por cierto. Las tiendas estn muy bien pertrechadas, todo est perfecto y muy limpio, pero yo me pre-guntaba qu iba a pasar.

    Empezamos a ensayar, yo haba ido como bajista pero comenc con la gui-tarra, as que la agarr y le ech todas las ganas del mundo, empec a sacar rolas.

    Despus nos casamos a la usanza me-dieval, yo me puse un traje de mosquetero llenos de plumas con el que pareca garza y ella se visti de cortesana. La seora nos rent un castillo e hicimos una fiesta, ella pag todo y despus nos invit a la Ami-none, que es un lugar en la parte france-sa de Suiza con unos Alpes maravillosos, donde tena un departamento. Al regresar, la familia se haba cambiado a un pueblo que se llama Wil y nos fuimos para all.

    Mara tuvo problemas con su mam por razones familiares y nos tuvimos que salir de la casa. Seguimos ensayan-do, grabamos una cinta con lo que to-cbamos, la mandamos a varios hoteles y nos contrat uno que se llama Nova Park, era un hotel muy grande, muy bue-no, en Davos. Nos pagaron bien pero de ah para el real nos empez a costar muchsimo trabajo conseguir chamba en Suiza, entonces dijimos hay que irnos a Alemania.

    A partir de eso y de que no haba chamba me dio una pequea crisis, se me juntaron muchas cosas. Las leyes suizas son muy exactas, yo haba entrado como msico y no poda trabajar de otra cosa.

    Mara empez a trabajar en una tienda y yo agarr el lpiz y me sal a dibujar; no haba nada feo, veas una casita, un arboli-to y todo estaba bonito, entonces me met duro y fui mejorando. Cuando Mara me vio pintado dijo vamos a comprar pintu-ras. Hice una exposicin en un lugar que se llamaba el Hof y vend algunos cuadros. Con lo que ella haba ahorrado y con lo que juntamos de los cuadros nos dimos unas vacaciones en Italia y despus decidi-mos regresarnos a Mxico.

    Ya las luces que a lo lejos / van marcando mi retorno

    Cuando regresamos la cosa cambi porque no llegamos a tocar al Sheraton. Llegamos a la casa de mi familia donde no haba ms familia porque mi mam se muri y mi pap se volvi a casar. La casa se haba dividido; en la planta alta viva mi hermano mayor y en la baja mi hermano Javier, el msico.

    Cuando llegamos, mi pap dijo que tenamos que compartir con mi herma-no, lo cual no estuvo muy bien, no hubo qumica.

    Mara y yo empezamos a tener algu-nas diferencias; ella no quera estar ah y yo estaba buscando la manera de tener una entrada ms segura, ya no quera apostarle tanto la msica. Cuando, despus de pin-tar, vi que poda hacerlo bien, decid de-dicarme al diseo. Empec mi carrera de diseador, pero por la calle, no acadmica. Me met a un despacho de diseo que se llamaba rea Internacional, trabajbamos para una editorial que se llamaba Larios. Yo era el ilustrador y haca dibujos para li-bros de texto y de todo tipo.

    apaga la pinche luz / fue lo ltimo que dijo antes de

    partir a veracruz

    Lleg David, mi hijo ms grande, y Mara dijo:

    -No quiero que mi hijo viva en Mxi-co, me quiero ir a otro lado

    Yo tena unos amigos en Coatepec que me dijeron que viniera a ver cmo estaba la onda.

    Me vine, anduve buscando, habl con Manolo Zepeda (entonces director del Departamento de Difusin Cultu-ral de la UV) y me dijo que s, que iba a haber una apertura en la universidad, pero que me aguantara, que todava no. Despus me dijo s, que ya se iba a dar.

  • Mircoles 24 de septiembre de 2014 /15

    Me vine con Mara y con David pensan-do en que ya iba a entrar. Fuimos a ver los alrededores y a Mara le gust Xico; traamos un vocho y dije pues vmonos a vivir a Xico. Eso fue en 1982, algo as.

    Me met a trabajar al Diario de Xa-lapa, como publicista, a Enseanza Me-dia a hacer unos carteles y otras cosas, y unos amigos me invitaron a colaborar en el Telebachillerato.

    Para entonces, Mara y yo ya no es-tbamos muy contentos, ni ella conmi-go, ni yo con ella; ms bien ella no tanto conmigo porque me dijo:

    -T me prometiste que bamos a se-guir cantando

    -Pero es que con un hijo y en Mxico, t viviste un boom, venas de Europa y conseguiste chamba y aun as el grupo tuvo un proceso y despus se fueron a un lugar no tan bueno como el Sheraton, entonces, de ah para adelante bamos a tener que luchar para encontrar chamba aqu. Pero ella no lo entenda y lo senta como traicin ma:

    -Entonces eres una persona comn y corriente, de levantarte temprano e ir a trabajar

    -Posiblemente, pero pues quin trae la lana y quin paga los paales y los biberones del nio?, perdn, pero la chamba es la chamba

    Tuvimos diferencias por eso y por otras cosas que tienen que ver con los colores de las parejas, ella estaba un poco desilusionada de m pero, a pesar de eso, lleg Gabriel, mi otro hijo.

    Despus me invitaron a tocar en el Hotel Xalapa en las noches, eso fue lo que le colm el plato:

    -No tocas conmigo pero s vas a acompaar variedad en el bar

    -Yo lo hice porque necesitaba el di-nero, y no te llevo a cantar porque no estamos haciendo nada, no tenemos una propuesta.

    Despus de los trabajitos de free lan-ce de por ac y por all, entr a la uni-versidad, pero en ese momento Mara se empez a ir poco a poco.

    Cuando nos separamos yo segua tocando en el Hotel Xalapa pero me di cuenta de que ya no poda seguir ah por-que tena dos hijos y los deba atender y no poda ausentarme en las noches.

    segundo movimiento: corazn que se duerme / se lo lleva

    la corriente

    Un par de aos despus conoc a Claude Pineda, ella daba clases de ingls en la escuela de mis hijos. Entonces em-pez eso de que si ella tambin canta, que si toco la guitarra, que si le enseo

    a tocar, que dnde est Do, que dnde est Re, y le ense dnde estn Do, Re, Mi, Fa, Sol, y ella me ense otras cosas y ah empez todo.

    Fueron 12 aos de compartir la pare-ja y tambin la msica. Hicimos un gru-po que se llamaba Puerto Mxico, entr a tocar Toms Celis en las percusiones, gra-bamos unas cosas. ngel Luis Guerrero toc el bajo al principio; fuimos a Oaxa-ca, tuvimos algunas giras, grabamos unas cosas. Tocbamos msica popular, algunas canciones mas y de todo, boleros, bossas, el repertorio fue muy amplio. Nos fuimos una vez a Francia y a Blgica a tocar en una fiesta organizada por unos mexicanos que vivan en Blgica.

    El grupo fue cambiando de nombre, despus de Puerto Mxico se llam Mar Abierto y luego Caa Fresca. Hicimos una presentacin en Barlovento, graba-mos un disco, salimos en el programa de Ricardo Rocha. Hicimos muchas cosas que nos gustaron.

    Despus de 12 aos tron la relacin con Claude. Para m fue un golpe difcil y doloroso por muchas razones, pero fue una relacin en la que la msica siempre estuvo alrededor.

    Tercer movimiento: estar juntos ha sido una locura desde siempre

    Despus de la separacin segu to-cando la guitarra, solo, en un hotel y des-pus empec a cantar boleros y algunos estndares de jazz. No tengo la gran voz, pero te las platico bonito, aqu el asunto es el feeling.

    En eso llegu a La Corte de los Mi-lagros, el lugar de Juan Valdivia, y ah trabajaba Mercedes Boullosa como hos-tess. Juan cantaba y ella administraba el asunto, era la que manejaba los hilos; lidiaba con los meseros y las cuentas, sa-caba a los borrachos y todo eso. Empe-zamos a platicar y entre que tocbamos,

    me pagaba y eso, empezamos a flirtear y entramos en una relacin. Ella tena tres hijos, yo dos, pero no nos bast con cin-co, hicimos a Tamara.

    Vivamos en una casona de Coatepec y en la parte de atrs haba un espacio muy grande, ah hicimos un lugar que se llam el Patio de Atrs. Montamos un show que llamamos El Tendedero; nos pelebamos en el escenario y la gente estaba muy diver-tida porque hacamos, de una manera su-gerida, la diferencia entre hombre y mujer.

    Llegamos a grabar un disco que se llama Remedios Caseros, son cancio-nes mas sobre una idea que ella anda-ba desarrollando que eran los remedios caseros. En el disco ella dice cosas y yo canto. Aparte de esa produccin hicimos mil cosas ms: criar hijos, educar hijos, hacer agendas y cosas editoriales.

    En la carrera con ella hubo de todo; de repente yo era Don Quijote y ella era Sancha Panza. De repente yo era alguien que se presentaba dibujando y haciendo cosas atrs mientras ella hablaba y can-taba. Despus de 12 aos tambin tron la relacin con Mercedes. Mis ciclos son de 12 aos, no s por qu, es mi nmero cabalstico.

    l es como un dios, / ella es como una virgen

    Y as han sucedido otras cosas. Un da estbamos cantando con Mar Aden-tro en La Casona del Beaterio, lleg Messe y se ech un palomazo. Se subi a cantar y algo pas. Yo sent una especie de renovacin en mi forma de tocar a la hora que cant porque es una cosa que tiene Messe, que no est en lo suyo nada ms sino que est escuchando qu est pasando contigo y se enlaza de alguna manera, eso es algo muy padre porque t juegas y entonces viene la msica, es lo que yo entiendo que hacen los jazzistas cuando son buenos.

    Despus entra en juego Javier Ca-brera, que es otro compaero que yo respeto mucho como msico y como amigo, y hacemos otro clic, l est en-tendiendo lo que est pasando y entra al quite y entonces se empieza a hacer una cuestin que no logramos enten-der bien por qu se da, pero se da. El nombre no me gusta mucho, el grupo se llama Messedades, es un invento de Javier. Hemos tocado de vez en cuan-do por aqu y por all, el proyecto no se ha consolidado porque estamos de-jndolo que sea muy libre, solo por el goce de estar juntos y tocar.

    no soy cantinero / soy el loquero de este congal

    Ahora soy parte del elenco teatral de Tormenta Cabaret, una obra donde tambin est Mercedes. Cuando entr la directora me dijo:

    -Es un tugurio, un teatro de revista donde hay puras pirujas bailando y t eres el dueo, un gnster. Invntate lo que quieras, crea tu personaje, di lo que quieras decir

    Roco, hace mucho tiempo, me puso galgo, entonces mi personaje es Don Galgo. Toco un blues donde digo cosas de los gngsters, pero el que habla es el galgo que soy y as, como ahora te cuen-to la historia de mi vida, lo hago con el pblico pero con canciones, con ms ancdotas, con algunas cosas chistosas, con otras no tan chistosas, con algn poema sentidn.

    la loca de la casa

    La msica y la vida van de la mano, cuando no, es porque t eres un ente separado; uno que toca y otro que vive las cosas sin que haya una traduccin, un puente entre las dos cosas. Vas a tocar en la sinfnica o donde tengas que tocar y cuando sales eres otro. Para m no se tra-ta de eso, para m se trata de establecer muchos puentes entre lo que vives y lo que tocas, y estoy entrando en una etapa en la que ya quiero decir las cosas que de veras siento, no cosas que estn en mi cabeza. Eso me cuesta mucho trabajo, t sabes que la cabeza es la loca de la casa, siempre est ella y difcilmente bajas a la parte del sentimiento real, por eso hay canciones que estn hechas con la cabe-za y no perduran mucho, para mi gusto no tienen ese arraigo de tierra, pero B-same Mucho no s por qu, pero ah est y ah estn otras canciones, muchos es-tndares de jazz, muchas canciones que llegaron y nunca ms se fueron, y ya ni hablemos de los Beatles.

  • Mircoles 24 de septiembre de 201416/

    Manuel Vsquez

    cartelera realia centro

    culturalofrece

    diplomadoMetodologa para elestudio de pblicos

    impartido por Carlos Csar valos

    ConacultaInformes: 817 3889

    Diplo

    mados

    Salman RushdieTeatro

    va ldica corno no. 19

    presentaNosferattu

    3 y 4 de octubre21:30 horas

    Cover: 80 pesos

    Hay Festival 2014: Del 2 al 5 de octubre

    En el caso del Hay Festival los pre-parativos no tienen mucha signifi-cacin pues pocos sabemos todo lo que pasa antes para que puedan llegar artistas de todos los niveles y de muchos pases a esta nuestra capital; es como ha-cer que el ajetreo de una cocina, cautive a los comensales antes de que salgan de ella los primeros aromas o los primeros fuegos encendidos por aceite quemado, o como si fuera algo ms ntimo, un panqu dulce hecho con una receta que se probar por primera vez; como sea, buscando espacio en la cocina clara cuenta me doy que con 70 ingredientes no podr cocinar sino un verdadero amasijo de cosas sin sentido y sin sabor.

    Aprendiz de varias cosas entre ellas de escritor, hay elementos de este festival que me llaman la atencin significativamente, pero es la presencia de Salman Rushdie, au-tor del libro incendiario y proscrito Los ver-sos satnicos, lo que seguramente convierte el escenario del Hay Festival en un suceso cultural sin precedente.

    Que venga a nuestra ciudad Salman Rusdhie es muy significativo pues su obra, desde 1981, sigue causando la misma po-lmica que entonces, es en la narrativa del escritor que decide inventar en un perso-naje Gibreel Farishta la imagen del ngel Gabriel, entidad intermediaria entre Ala y Mahoma, Dios y su Mesas, donde aparece el nudo de conflicto moral ulterior; refe-rente unvoco del dictado por inspiracin y revelacin del libro sagrado musulmn que es El Corn, a lo que le subyace un senti-do intrnseco de apostasa y blasfemia, toda vez que el escritor Rushdie expone hechos histricos y personajes que sostienen una trama mundana, que cuestiona tambin de fondo el mismo origen de la religin como tal, y la presencia de figuras tan complejas en este devenir como el Ayatola Jomeini, l-der religioso de origen iran que declara una fatwa o sentencia de muerte, en contra del autor, incitando a la comunidad islmica a liquidar a Rushdie, incluso ofreciendo una recompensa de un milln de dlares a quien lo hiciera.

    La posicin de los islamistas, es-pecialmente de los fundamentalistas, incluido el Ayatola, contiene varias quejas directas sobre el tratamiento y la significacin en los captulos del libro sobre cosas ocurridas en el gnesis is-lmico; por ejemplo, llamar bastardo a Ibrahim, Abraham, por enviar a Ha-gar, su concubina, y a su hijo Ismael a vagar por el desierto, recrear en forma muy directa una escena de un burdel en la que aparece Ayesha, la esposa ms joven de Mahoma, y adems re-ferirse a ella como una prostituta de la Meca o comparar a este mismo perso-naje con una carismtica pequea pa-kistan india quien conduce a sus fieles seguidores a la muerte.

    La apologa de la santidad de los profetas, que implica una visin dog-mtica saturada de una sicologa ni-camente entendida en trminos teo-lgicos, visualiza la transgresin de Rushdie en un entorno en el que ade-ms ha habido una extrema injusticia colonialista del Reino Unido, su pas de adopcin, que mantiene a raya a todo

    aquel refugiado inmigrante que intenta es-tablecerse en un pas ecumnico como el Reino Unido, aparentemente alejado de las posiciones fundamentalistas de las tribus yijahidistas y ortodoxas del islamismo, pero inmerso hasta el cuello en la irrupcin his-trica colonialista en los pases musulma-nes del Medio Oriente, en el que el libro de Rushdie desat toda una persecucin y satanizacin de la obra literaria, que como el mismo Rushdie asevera, no fue escrita para confrontar las realidades de la inter-pretacin del Corn, si no para establecer posiciones crticas de anlisis en torno a las figuras arquetpicas de los santos iniciales fundadores de la religin, y sus preceptos filosficos teolgicos, algunos de ellos de-cadentes hasta la saciedad y otros extre-madamente alejados de toda proporcin moral, en el sentido espiritual, de las otras religiones, especialmente la cristiana.

    Esa controversia inicial provoca una repulsa al libro, a quienes lo editaron y co-mercializaron; en el mundo musulmn se vivi una afrenta nunca antes vista debi-do a la supuesta irreverencia con la que se trata a la figura del profeta Mahoma; India prohibi el libro, despus fue Sudfrica, y varias semanas despus, en septiembre de 1988, se prohibi en Pakistn, Arabia Sau-dita, Egipto, Somalia, Bangladesh, Sudn, Malasia, Indonesia, Qatar y, finalmente, en Islamabad donde hubo muertos en febrero de 1989.

    Posterior a esto y la declaratoria de la fatwa, Salman Rushdie tuvo que vivir ocul-to y protegido por la guardia britnica du-rante algunos aos, que se convirtieron en una prisin sicolgica primero y despus en una libertad problemtica, como apunta el mismo autor en diversas entrevistas, ya en-trada la dcada de los 90.

    Rusdhie, alejado de la iglesia de nio y de joven, recupera en su historia el tiempo en que la religin musulmana comenz a perseguirlo, primero en el contexto de las creencias de su propia familia y despus ante la evidente naturaleza de las interpe-laciones de El Corn, que exponen como fundamento de la teologa la separacin del bien y del mal y la separacin y exclusin

  • Mircoles 24 de septiembre de 2014

    del hombre y de la mujer, diferencias que existen por igual en religiones como la cris-tiana y que expresan tambin una dualidad omnisciente; quizs la misma que utiliz como elemento y tema Jos Saramago en su obra El evangelio segn Jesucristo y que pone el paradigma de la santidad compro-metida por el mal, representado por sata-ns, en un dilogo exacerbado por la culpa y las pasiones, en una sicologa inherente a una edad o a un tiempo de la historia de la humanidad en el gnesis de la religin, pero tambin en el gnesis de una reflexin que an ahora nos persigue a todos, cmo se estructura la nocin moral del bien y del mal, qu es lo que representa satans, el diablo o el infierno; cmo distinguimos conscientemente el bien? cundo se defi-ne el espritu como una entidad intrnseca del ser moral? cmo fluye en lo espiritual la naturaleza contradictoria del ser proclive siempre a cometer pecado?, o ser influido abiertamente como sucede en Los versos satnicos, en un acto tan primigenio como la revelacin de una escritura, para tentar a quien escribe y cambiar el contenido de un libro sagrado, que despus guiara a todo un pueblo, en un acto de autoconciencia antici-pada, verdaderamente intrincado, que hace an ms inaccesible la obra literaria para el grueso de lectores no musulmanes que no saben leer El Corn y que ni remota idea tienen de las similitudes en la exgesis de La Biblia, que tambin fue revelada e ins-pirada por un d