secu estrada

Download Secu Estrada

Post on 10-Dec-2015

216 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Mine.

TRANSCRIPT

SECUESTRADA & TORTURADA

Ftima Perdigao Domnguez SECUESTRADA & TORTURADA

SECUESTRADA & TORTURADA

SINOPSIS

Alice es una chica corriente de diecisiete aos que fsicamente destaca por el contraste de su pelo negro azabache con sus ojos verdes intensos y piel clara.En cambio, debo decir que su buen fsico no tiene nada que ver con su personalidad, puesto que Alice es una persona bastante reservada, coherente y muy responsable. En parte esto se debe a su solitaria vida, pues tan slo pasaba un par de horas al da con su hermano. Sus padres son importantes en cuanto a negocios se refieren. Quiero decir, son los fundadores de la famosa empresa Fashion Golden Books. La empresa haba emprendido un gran viaje hacia el xito tras tan solo dos aos de su apertura. En apenas unos meses el negocio de sus padres haba conseguido tener un programa de televisin, revistas, anuncios e incluso se haba convertido en una editorial de los ms grandiosos bestsellers del mercado. Por ello Evan Price y Diane Reed, los padres de Alice, apenas pasaban tiempo en casa. Sin embargo, Alice y Taylor Price contaban con un preciado equipo de profesionales en su hogar. Una niera a la que los hermanos Price no soportaban por ser prescindible, un jardinero que mantena el poco decorado patio de la casa y por ltimo dos limpiadoras que segn Taylor necesitaban un uniforme ms ajustado. Y a pesar de todo esto Taylor nunca estaba en casa, algo que Alice siempre reprenda. Su excusa ms inteligente era poner cara de nio bueno y aclarar que no estaba en casa porque le recordaba a sus padres y a lo mucho que los echaba de menos. Todos se lo tragaban excepto su hermana. Alice conoca muy bien a su hermano y tampoco lo culpaba por no querer pasar tiempo con ella. Al fin y al cabo, no era muy divertida Alice nunca haba tenido ningn tipo de relacin con ningn chico, lo que realmente coincida con su introvertida personalidad. En su instituto sacaba buenas notas aunque simplemente estudiaba lo necesario. Slo tena una amiga llamada Anastasia o simplemente Ana, lo que poda sonar un poco deprimente para Alice. Y a decir verdad le pegaba ese nombre por su aspecto plido y Albino. Eran amigas desde el primer curso de secundaria y aunque fuesen polos opuestos se llevaban genial. Ana era ms extrovertida que Alice y al contrario que ella, Ana s tena novio.Un domingo Alice iba camino a casa a medianoche tras hacer un trabajo de literatura en la biblioteca cuando cambi radicalmente su vida.Qu pasara si algn psicpata te encerrara en una oscura habitacin con otro chico y os obligaran a tener sexo?He aqu la respuesta de Alice

CAPTULO 1 Estoy muerta

Tuve que quedarme en la biblioteca hasta las doce de la noche y ni siquiera hube terminado el trabajo para entonces. Ahora mismo no recuerdo cuntas veces dese que mi profesora se largase y no volviese ms al instituto, aunque ese fuese tan solo uno de los mejores futuros que le he llegado a desear. Lo peor de todo era que al da siguiente tendra que entregar el dichoso proyecto. Nos haba dado un plazo de tres das para proporcionarle el trabajo pero, cmo se supona que iba a investigar y posteriormente redactar veinte pginas sobre El nombre de la rosa cuando no haba ledo ni el libro? Invert dos das enteros, incluyendo las noches, para leerlo. Segn mi improvisada agenda, tena que redactar el trabajo en el ltimo da que posea. Me fue imposible. Estuve prcticamente todo el da en la biblioteca, a excepcin de media hora que me permit tomar de descanso a medioda para comerme un msero sndwich vegetal, y an me faltaban las ltimas cinco pginas. Y por si no fuese poco tena que soportar las amenazadoras miradas que me diriga la bibliotecaria. Vale, puede que no haya sido del todo silenciosa y que haya necesitado, en incontables ocasiones, su ayuda, pero no era mi culpa que los diccionarios de latn no estuviesen a la vista, ni que el ordenador no se quisiera conectar a internet, y mucho menos que la escalera no se sujetase bien a la estantera! Bueno, puede que en lo ltimo mi usual torpeza tuviese algo que ver, pero para algo pagaban a aquella frgida bibliotecaria. Recog las desordenadas pertenencias que ocupaban mi mesa y dos ms y hui echando chispas de aquel insoportable lugar.Sal de la biblioteca concentrada en buscar el coche de mi hermano Taylor, el cual se supona deba estar esperndome. Di un par de vueltas a m alrededor y tras realizar un riguroso examen de los vehculos que me rodeaban dos en concreto decid llamar a mi querido hermano. Era increble, lo nico que tena que hacer era conducir el maldito coche cinco calles y en vez de eso se encontraba, estaba totalmente segura, bebiendo cerveza y gritando frente al televisor donde un par de hombres intentaban matarse entre s. Esper dos toques, tres, cuatro y colgu al or el buzn de voz. Iba a matarlo, convertira uno de sus programas favoritos en realidad, slo que l no iba a tener la oportunidad de defenderse en el ring. Llam otra vez deseando, por su bien, que contestara. Lo hizo. Taylor! Le grit cuando acept la llamada. Qu te pasa ahora? Ests loca? Ya es media noche y no has venido! Respondi. Realmente estaba llegando a pensar que tena algn tipo de problema mental. Pero, cmo se puede ser tan idiota? Que qu me pasa? Deberas preguntarte qu te pasa a ti. A ver, te voy a dar una pista de lo que deberas estar haciendo en vez de esperarme en casa. T, yo, biblioteca. Recuerdas ahora? Joder! Se me haba olvidado. Pero que se me haya olvidado algo no te da derecho a insultarme, enana. Esprame ah que ya mismo salgo. Hablas en serio? Sabiendo que es medianoche y an no he vuelto a casa, no se te ocurre ni llamarme? Da igual, djalo. Ya voy de camino a casa. Eso s, preprate porque no te voy a dejar dormir, irresponsable. Vers cuando se entere mam. No, ni se te ocurra decirle nada a mam! Esprame ah. Ya sabes que no me gusta que vayas sola a esta hora. Haberlo pensado antes, machote. En cinco minutos estoy en casa. Colgu y observ mi alrededor. Lo nico que consegu ver fue la inmensa oscuridad que cubra todo. No haba nadie, lo que es lgico ya que al da siguiente todo el mundo trabajaba. No me gusta depender de nadie. Adems, crea que la oscuridad no me daba miedo.

Baj las escaleras de la inmensa biblioteca y emprend mi camino a casa. Todo estaba oscuro y en total silencio, pero al menos vea el suelo lo suficiente para no caerme. Andaba por un fro callejn cuando o un coche parndose al lado. Un escalofro me recorri la espalda. Mir de reojo el coche y pude observar que era una furgoneta negra. Ni reconoc el tipo de coche que era ni me interesaba. Reconoca un BMW; un Ferrari; o un Toyota, pero ah acababan mis conocimientos sobre coches. Hasta aquel momento haba visto muchas pelculas de terror y eso quiz me hubo afectado un poco, por lo que empec a caminar ms rpido. Recuerdo que en algn momento de aquella terrible noche vi salir un hombre de la furgoneta. Por la oscuridad tan solo pude distingu su enorme estatura. Al segundo siguiente me vi corriendo como si me fuese la vida en ello, aunque casualmente as era. Divis mi casa a tan solo una calle de distancia y consegu tranquilizarme un poco, pero de pronto ese hombre se acercaba a una extraordinaria velocidad hacia m y esa tranquilidad se esfum como gotas de agua ante el amanecer del verano.Me qued paralizada, no saba qu hacer y cuando sal de aquel trance, ese hombre ya casi me haba atrapado. Me obligaba a no mirar atrs, tan solo para no entrar en pnico por la proximidad de mi enemigo. Corr todo lo rpido que pude. Si alguien conocido me hubiese visto pensara que haba tomado alguna droga. Gracias, adrenalina! Pens que iba a lograrlo, de verdad que por un segundo logr crermelo, pero aquel extrao me alcanz sujetndome por la cintura con una mano mientras con la otra tapaba mi boca con un pauelo y mi entonces mayor deseo, desapareci. Empec a gritar y a moverme. Me retorc todo lo que pude, le ara e incluso le mord la mano hasta notar sangre en mi boca. Le o maldecir y aprovech ese instante para huir. Me agarr del pelo y me lanz contra un contenedor de basura que se encontraba en el extremo derecho de la calle, a un metro de distancia. Me golpe el costado y grit a todo pulmn. Arrastr mi dbil cuerpo por el suelo, arandolo hasta hacer sangrar las puntas de mis dedos. No serva de nada. Grit nuevamente, esperando que algn vecino tuviese piedad y me ayudase. No iba a ocurrir, no a esas horas. Estoy muerta me dije a m misma. Y me rend.Dos hombres salieron del vehculo y me sujetaron. No poda mover la cintura, dola demasiado. El que me haba perseguido me sujet la nuca mientras me colocaba el pauelo de nuevo en la boca. En ese momento estaba histrica. Saba que no poda respirar el aroma del pauelo porque me drogara, pero era eso o morir asfixiada. Inspir una sola vez, una sola. se fue mi error. Poco a poco sent cmo mis parpados incrementaban su peso, cmo se iban cerrando y alguien me mova. Estaba entrando en la oscura camioneta.

CAPTULO 2Puta subconsciente

Cuando despert estaba mareada, tena unas terribles ganas de vomitar y el costado derecho me punzaba, mandando rayos de dolor por todo mi cuerpo. Fui abriendo poco a poco los ojos y emit un gemido sin apenas darme cuenta. Estaba en una habitacin oscura, escalofriante. Una cama, compuesta por esposas de cuero atadas en cada extremo de la cama y sbanas negras e intimidantes, dominaba la estancia. Eso sin lugar a dudas no tena muy buena pinta. Me asust al instante, no quera ni pensar para qu las usaban, aunque no era complicado de entender. Haba odo hablar del sadomasoquismo, s que es una prctica utilizada por personas a las que les excita el dolor. Yo definitivamente no perteneca a ese grupo. Normalmente, pensara que aquellas esposas estaban en ese lugar colocadas para una sesin de sexo duro y dominante, aunque, sorprendentemente, mi intuicin me avisaba que no estaban precisamente para dar placer. Quiz la