poesía popular y poesía culta ante la emancipación colombiana

Download Poesía popular y poesía culta ante la emancipación colombiana

Post on 22-Dec-2016

235 views

Category:

Documents

6 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • FUENTES PARA LA HISTORIA DE LA CULTURA EN COLOMBIA

    POESA POPULAR Y POESA CULTA

    ANTE LA EMANCIPACIN COLOMBIANA (1781-1829)

    La colaboracin erudita que ha venido ilustrando estaseccin cede hoy el paso a cuatro muestras poticas, dos deellas annimas, nacidas de la entraa misma del pueblo;todas sealan momentos definitivos de la lucha por la inde-pendencia nacional. Al movimiento popular llamado de loscomuneros pertenece la primera, Avisos y quejas del Peral Rey nuestro seor, reflejo de la angustia econmica delas clases populares. Manifiesta la segunda los sentimientosun tanto escpticos del pueblo por los sucesos polticosocurridos en la Pennsula en 1808 y 1809 con su secuencia enel Nuevo Reino de Granada de la instalacin de una JuntaSuprema, en la noche inolvidable del 20 al 21 de julio de1810. La tercera, revelacin literaria por la calidad de suautor y las circunstancias en que la compuso y, la ltima,fruto de la inspiracin de un bardo payanes oculto bajoseudnimo, que supo impregnar sus pginas del hlito ro-mntico del momento y el tono pico requerido por la in-teresante evocacin histrica, en rendido homenaje a la gloriadel Libertador.

    La protesta de los comuneros que prendi vigorosa enla provincia del Socorro para comunicarse luego a casi todoel territorio virreinal, fue propicia para que el pueblo, acosadopor los impuestos y vejado por los guardas reales, se uniesepor vez primera en busca de su redencin. La falta de im-prentas y el ejercicio severo de la censura estimul toda clase

  • 2 4 8 LA POESA ANTK LA EMANCIPACIN BICC, XV, 1960

    de propaganda clandestina que circulaba manuscrita. Prefi-rieron sus autores la manera potica esgrimida como armabien difcil de combatir y que, en el caso neogranadino, tuvoel privilegio de despertar el brioso nimo con que labradoresy menestrales se apresuraron a formar, hasta en nmero de20.000, en las filas de los caudillos populares de 1781.

    As lo manifiestan documentos de la poca y lo resumeel autorizado historiador Pablo E. Crdenas Acosta en suexcelente obra El movimiento comunal de 1781 en el NuevoReino de Granada (Reivindicaciones histricas), que acabade aparecer 1. "Por primera vez", escribe, "en el tumultodel 16 de abril, fue ledo en altas voces, en las calles y plazasdel Socorro, un papeln sedicioso y denigrativo, en malosversos, enviado de Santa Fe, cuya lectura produjo delirioy frenes patriticos en los nimos de los tumultuarios todos.Este papeln, pedestre y vulgar, que las autoridades penin-sulares llamaban con propiedad El pasqun, y que los co-muneros denominaban Nuestra cdula, El superior despacho,La real cdula, La santsima gaceta, posea la rara virtudde predecir algunos de los sucesos que habran de ocurrirluego, y de enardecer y levantar las pasiones y afectos delnimo. 'Esta cdula', deca la carta remisoria, 'ha de publi-carse para alivio'. De ah naci el nombre de 'Nuestra cdula',que le dieron los comuneros del Socorro en 1781. [ . . . ] .

    "Este papeln, repetimos, fue hallado por primera vez enSanta Fe, en un poste, en el puente de San Francisco, a lasdos y media de la maana del siete de abril de mil sete-cientos ochenta y uno, por el guarda Jos Garca de Heras,natural del Reino de Galicia, y entregado el mismo da alRegente don Juan Gutirrez de Pieres, en persona".

    Bajo el ttulo Salud, Seor Regente, el vate poltico an-nimo, desenvuelve cuarenta y una octavas y una redondillafinal que, lejos de fatigar con su chabacanera, penetr tan

    1 PABLO E. CRDENAS ACOSTA, El movimiento comunal de 1781 en elNuevo Reino de Granada (Reivindicaciones histricas), tomo I, (Biblioteca deHistoria Nacional, volumen XCV], Edicin conmemorativa del Sesqu centenariode la Independencia nacional), Bogot, Editorial Kelly, 1960, pgs. 119, 120 y 121.

  • BICC, XV, 1960 GUILLERMO HERNNDEZ DE ALBA 249

    hondo en el alma popular y la mantuvo erguida hasta lahora de las capitulaciones firmadas en Zipaquir. El citadohistoriador Crdenas Acosta, publica por vez primera eltexto ntegro, del que dio a conocer buena muestra el Ge-neral Manuel Briceo en su libro Los comuneros 2.

    No fue Nuestra cdula la sola bandera de las reivin-dicaciones econmicas. La precedi, o con ella altern otrapoesa annima, de la cual, todava en el ao de 1814 se re-cordaban algunos versos, como los que cita el celebrado autorde las Memorias sobre la revolucin y sucesos de Santajede Bogot en el transtorno de la Nueva Granada y Venezuela,precioso manuscrito del ao de 1814 que se conservaba in-dito en la biblioteca del doctor Jos Manuel Rivas Sacconi 3."Comenzaron luego a manifestarlo (el disgusto popular porlas inconsultas medidas econmicas adoptadas) en los pas-quines, y en uno de ellos expresaban las consecuencias quedeba.esperar, diciendo: La n a r a n j a , s i e m p r e a m a r -ga si se e x p r i m e d e m a s i a d o , y el b o r r i c o r e -c a r g a d o , s i e m p r e se e c h a c o n la c a r g a " 4.

    En ninguna otra obra colombiana sobre el tema de loscomuneros hemos visto citado tan expresivo reclamo, preludiode la tumultuaria revuelta. Tenemos la fortuna de poseer unahoja, manuscrita de la poca con el texto completo de trecedcimas de la anunciada Avisos y quejas; pertenecen a laquinta los cuatro versos citados de memoria por el doctorJos Antonio de Torres y Pea en sus Memorias.

    En el habla popular propia del altiplano cundinamar-qus, un desconocido coplero, con socarrona malicia, dejaentender las inciertas esperanzas de lo que, para bien de la

    2 MANUEL BRICEO, LOS. comuneros: Historia de la insurreccin de 1781,Bogot, Imprenta de Silvestre y Compaa, 1880.

    3 JOS ANTONIO DE TORRES Y PEA, Memorias sobre los orgenes de la In-dependencia- nacional, Transcripcin del manuscrito, prlogo y notas de GuillermoHernndez de Alba, Ex-Presidcnte de la Academia y Cronista de la Ciudad deBogot, (Biblioteca de Historia Nacional, volumen XCII, Edicin conmemorativadel Sesquicenienario de la Independencia de Colombia), Bogot, Editorial Kelly, 1960.

    4 Ibidem, pg. 66.

  • 250 LA POESA ANTE LA EMANCIPACIN BICC, XV, 1960

    olvidada provincia, pudiera lograr la Junta Suprema delNuevo Reino de Granada, ocupada en menesteres palaciegos.Muchos ojos y muchas manos debieron repasar la tira depapel que tambin conservamos en nuestra biblioteca. Casidiez dcimas llenan, por ambas caras, los 39 centmetrosde longitud que tiene el manoseado manuscrito, remedo delos viejos rollos o cdulas de los copleros populares de Es-paa, lectores callejeros de romances, entonados con mon-tono ritmo. Los octoslabos estn rimados con las normasde la retrica, dejando entender que su autor posea algunacultura gramatical. Este gnero popular expresado en ro-mances asonantados, en coplas, en jcaras y ensaladillas oen las socorridas dcimas, fue bien aprovechado por escritorescultos durante los primeros aos de vida republicana (1810-1816) y esgrimidos como jocosa y disolvente arma poltica,de eficacia similar a la caricatura de nuestros das. Clebresse hicieron en Santa Fe de Bogot los seudnimos de ElDuende Taqugrafo, Juan Guarneta y El Orejn, que seconservan en hojas impresas, curiosidades bibliogrficas re-seadas en su mayor parte por el erudito historiador donEduardo Posada (1862-1942), en sus dos tomos de Biblio-grafa bogotana (1917-1925).

    Propias para evocar los dramticos aos de la Recon-quista espaola (1815-1819) y la lucha de los libertadores porimplantar la democracia en los aos que siguieron al triunforepublicano de Boyac, 7 de agosto de 1819, se ofrecen las dospoesas cultas. Vehemente y dolorida la que se atribuye alilustre procer eclesistico el agustino bogotano Fray DiegoFrancisco Padilla (1754-1829), de tan calificadas letras divinasy humanas, de quien ignorbamos que hubiese cultivado lapoesa, y con estro nada vulgar, como lo revela su valientedespedida de la patria en 1816, camino del destierro por susservicios a la causa de la libertad. La casualidad llev elmanuscrito a manos de un patriota venezolano, al parecercaraqueo, quien los copi de su mano y los remiti enel mes de marzo de 1821 a un peridico desconocido conel buen propsito de darlos a la publicidad, lo que, cree-

  • BICC, XV, 1960 GUILLERMO HERNNDEZ DE ALBA 251

    mos, solamente tiene lugar ahora en las pginas deThesaurus 5.

    De mayor aliento por su extensin y apreciable tonopotico es la empresa de Marcelo, dedicada a su amigo Fi-leno, sobre la revolucin de la provincia de Popayn. Corres-ponde al ao de 1829 a juzgar por el tema histrico tratado.Ocupa 16 pginas de 14.5 centmetros por 18.5 centmetros, arazn de veinticinco renglones por pgina. El manuscritoforma los folios 616 a 623 del volumen XXVIII de la seccinHistoria del Archivo Histrico Nacional. Creemos quefue conservado por el poltico y literato doctor Jos Fran-cisco Pereira, por hallarse entre borradores de sus propiaspoesas.

    La importancia del poema, los aciertos lricos que loesmaltan y ms an el fuerte sentido regional que lo carac-teriza, testimonio de la presencia de una verdadera poesanacional; la emocin ante el paisaje "del valle hermosopor donde corre el Cauca peregrino"; la evocacin angus-tiada y pattica de los sucesos blicos fratricidas de que fuerontestigo las "riberas deliciosas del Cauca cristalino", colofnde la nefanda noche septembrina de 1828, cuando sus bosquesy collados vieron tremolar los pabellones rebeldes de doscoroneles de la Guerra Magna, Lpez y Obando, que prefi-rieron la sedicin y la secesin a continuar gobernados porla dictadura del Libertador-Presidente, todas estas circuns-tancias nos movieron a investigar por su autor, digno dememoria.

    Repasamos las pginas del parnaso payanes de los dasde la Independencia y los aos gloriosos de la Colombia deBolvar y tuvimos la suerte de encontrarnos con Jos MaraGrueso (1778-1835), el traductor de Harvey e imitador de

    5 Debemos la noticia de la existencia de esta poesa al seor ArchiveroNacional, doctor Enrique Ortega Ricaurtc