fran§ois villon poes­a

Download Fran§ois Villon Poes­a

Post on 21-Dec-2015

21 views

Category:

Documents

3 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

poesia de Francois Villon Poesía francesa del medioevoPoesía de amorpoesía de honor

TRANSCRIPT

Franois Villon

BaladaBalada a su DamaBalada a su Dama para Robert d'EstoutevilleBalada de buena doctrinaBalada de la Bella Armera a las jvenes...Balada de la gorda MargotBalada de las contra-verdadesBalada de las damas de antaoBalada de las mujeres de ParsBalada de los ahorcadosBalada de los proverbiosBalada de los seores de antaoBalada en vieja lengua francesaBalada para rezar a Nuestra SeoraBalada y oracinCancinDoble baladaLas rplicas a Franc GontierLay o rondel de la muerteLos lamentos de la Bella Armera

BaladaQue en rejalgar * y anhdrido arsenioso,en sulfuro amarillo y en cal viva,en pez y holln disueltas en coladahecha con pis y cacas de juda,en plomo hirviente que las desmenuce,en agua sucia de leproseras,en raspones de pies y ropa vieja,en sangre de spid y diversas vboras,en hiel de lobos, zorros y tejoneslas lenguas envidiosas sean fritas!

Que con sesos de un gato que ni pesquepor no mojarse, y de podrida enca,o con los de un mastn tambin roosogotendole de rabia la saliva,con, en sus propias babas cocinados,los pedacitos de una mula tsica,en agua en que hunden el hocico y bocaranas, ratones, sapos, lagartijas,serpientes, ratas y otras nobles bestiaslas lenguas envidiosas sean fritas!

Que en sublimado, peligroso al tacto,sobre el ombligo de una sierpe viva,en las sangres expuestas en las ollasdel barbero cuando la luna brilla,una ya negra, la otra verde obscuro,en los tachos en donde las nodrizasraspan paales, y en las palanganasen que se lavan las venales ninfas(quien no me entiende nunca fue a burdeles)las lenguas envidiosas sean fritas!

Pasad, Prncipe, luego estos manjares,si no tenis tamiz ni tenis criba,por los fondillos de cagadas bragas,pero antes que en soretes de porcinalas lenguas envidiosas sean fritas!

Balada a su Dama.

Falsa beldad que me costis tan caro,Ruda en verdad, hipcrita dulzura,Amor muy duro de roer y avaro,Nombraros puedo, muerte ya es segura,Cobarde flor que pincha con delicia,Orgullo loco que se afirma ahorcandoY ojos helados. No podr Justiciaa un pobre socorrer que estn matando?

Mejor que yo buscara hubiese sidoAlgn jardn de amor en otro lado,Rival no hubiera esa mujer tenido;Tengo que huir ahora, y humillado.Auxilio! Auxilio! Que me ayude alguna!Si hay que morir , he de morir peleando.Quiera Piedad, que me falt en la cuna,a un pobre socorrer que estn matando.

Ya vendr el da en que se encuentre seca,mustia y ajada vuestra flor fragante.Y aunque mi risa ah parezca mueca,mi risa en la vejez ser triunfante.Viejo ser, vos fea y con arrugas.Bebed ahora que.el arroyo es blando!Ya se helar, y no pueden las verrugasa un pobre socorrer que estn matando.

Prncipe del Amor, excelso amante,a quien no quiero andar importunando:sabed que debe un buen seor, no obstante,a un pobre socorrer que estn matando.

Balada a su Dama para Robert d'EstoutevilleAl alba, cuando el gaviln se agitaMovido de placer y de nobleza,Brinca el tordo y alegremente gritaRecibiendo a su amada en la maleza,Ofreceros quiero, y por hacerlo vibroImpaciente, lo dulce a aquel que ama.Sabed que Amor lo ha escrito ya en su libro.Este es el fin para el que Dios nos llama.

De mi vida seris siempre la dueaEnteramente, hasta la muerte ma:Laurel afable con quien mi alma suea,Olivar noble que a Amargor enfra.Razn ordena que perviva el fuego(En este punto sigo su proclama)que a vos me empuja, aunque parezca ciego.Este es el fin para el que Dios nos llama.

Y cuando sobre m avanza una pena,cuando Fortuna arrjame un tormento,vuestra mirada dulce y tan serenalos desvanece igual que al humo el viento.Y yo no pierdo lo que voy sembrandoen vos, pues que ser mo el fruto clama.Lo pide Dios: os seguir cavando.Este es el fin para el que Dios nos llama.Od, Princesa, lo que grita mi ansia:para siempre mi pecho vos reclama.De vos espero idntica constancia.Este es el fin para el que Dios nos llama.

Balada de buena doctrinaPues ya bulas apcrifas trafiqueso vivas de ir trampeando con los dadoso monedas corrientes falsifiquescomo los que terminan escaldados *,delincuente sin dios ni rey, bandido,as estafes o robes o adulteresen qu termina tu oro mal habido?todo se va en tabernas y en mujeres.

Rima, zahiere, pulsa un instrumentocomo los locos que el disfraz protege,hazte el payaso, el mago, inventa un cuentoy representa donde se te dejeescarnios, farsas y moralidades,gana a las cartas: todo lo que adquieres-escucha atentamente y no te enfades-todo se va en tabernas y en mujeres.

Que ante tales infamias t reculas?Entonces ve a labrar campos y prados,almohaza caballos, asnos, mulassi no te cuentas entre los letradosy ganars bastante. Mas si acasode los que el camo trituran eresno es verdad que el producto de tu brazotodo se va en tabernas y en mujeres?

Calzas, jubones, bragas, capay todos los vestidos que tuvieresllvalos -vmos! que la edad se escapa!-a las tabernas pronto, a las mujeres.

* Escaldados se refiere a los acuadoresde monedas falsas, pues as moran losque hacan monedas sin autorizacin.

Balada de la Bella Armera a las jvenes...Pensad pues, t, bella Guanteraque mi alumna solas sery t, Blanca la Zapatera,que a vivir debis aprender.Tomad a izquierda y a derecha-hombre que pase, Dios lo puso-que a la vieja se la desechacomo moneda fuera de uso.

Y t, bellsima Fiambreraque danzando quitas el sueo,y Guillerma la Tapicera:los caprichos haced del dueo!Pronto este tiempo se ir lejos,feas seris como un lechuzo,no serviris ni a curas viejos,como moneda fuera de uso.

Tu, Juanita la Sombrerera:que ningn amor te detenga;t, Catalina la Bolsera:no desprecies a aquel que venga;pues aunque yo, por recordarme,les sonro a veces y azuzos que nadie vendr a tomarme,como moneda fuera de uso.

Sabed, muchachas, que si estalloen tan triste llanto y profusoes que quien me requiera no hallo,como moneda fuera de uso.

Balada de la gorda Margot

Si amo a la bella y srvola os asusto?me juzgis vil y tonto y mentecato?Tiene ella bienes para todo gusto.Por su amor cio daga, escudo y mato.Cuando alguien viene tomo pronto un vasoy de la pieza escrrome callando.Despus le traigo queso y pan, lo abrazo,si paga bien le digo: "Vuelve? Cundo?Cuando est en celo, amigo, lo esperamosen el burdel en donde el pan ganamos".

Mas si amanece y no aport dineroay de Margot! entonces enfurezco,no puedo verla, degollarla quiero.Tomo sus atavos, salgo al frescoy con que ir a venderlos la amenazo.Ella se planta como el Anticristoy de matarla ah mismo sera el casopues por la muerte jrame de Cristoque no lo har. Y as peleamosen el burdel en donde el pan ganamos.

Pero vuelve la paz, se tira un pedoms criminal que de un can la bala,riendo me da un golpe, luego, quedo,"sbete!" dice, en tanto que se instala.Dormimos como un zueco, ambos beodos.Si despierta y su vientre an reclamase alza y me monta, tales son sus modos.Nos aplasta!" gemimos yo y la cama,"Por tu lujuria nos desvencijamos!"en el burdel en donde el pan ganamos.1Que llueva o truene, tengo el pan seguro.Soy vicioso y hallme una viciosa.No s cul de los dos lo es ms, lo juro.Y la basura nos parece hermosay el honor nos repugna y lo ahuyentamosen el burdel en donde el pan ganamos.

Balada de las contra-verdades

No hay preocupacin, ms que cuando se tiene hambre;ni servicio, ms que de enemigo;ni se saborea si no es un fardo de heno;ni gran vigilancia sino de hombre adormilado;ni clemencia sino de traicin;ni seguridad sino de miedosos;ni lealtad sino del regenerado;ni ms sensato que el enamorado.

No hay engendramiento sino en los baos;ni buena fama sino de hombre afrentado;ni risa sino despus de un puetazo;ni prestigio, sino tras negar las deudas;ni autntico amor, sino en la adulacin;ni buen encuentro, sino con los desgraciados;ni verdadero informe, sino en la mentira;ni ms sensato que el enamorado.

Ni reposo semejante a vivir en la preocupacin;ni se puede hacer honor mayor que decir bah;ni vanagloria, sino de falsos acuadores;ni salud, sino la de hombre abotargado;ni alta osada, sino la de cobarda;ni razn, ms que en el enfurecido;ni dulzura, sino en la mujer aturdida;ni ms sensato que el enamorado.

Queris que os diga la verdad?No hay juego sino en la enfermedad;palabra verdadera, sino en la tragedia;cobarde, sino caballeroso;sonido horrible, sino meloda;ni ms sensato que el enamorado.

Balada de las damas de antaoDecidme en qu comarca, decidme en dndeencontrar a Flora, la beldad romana;dnde Archipiada de la luz se escondey Thas que fuera la su prima hermana;Eco condenada a repetir, lejana,el cantar del agua, del monte el ruido,que tan bella fue cuando lo quiso el hado;mas las mismas nieves del ao pasadoadnde se han ido?

Decid dnde Helosa est, la tan juiciosa,por quien fue castrado y enclaustrado luegoAbelardo el Sabio en Saint-Denis famosa:pag con tal pena su imprudente fuego.Dnde aquella reina est, asimismo agrego,quien a Buridn, que la hubo posedo,quiso que arrojaran al Sena embolsado?Mas las mismas nieves del ao pasadoadnde se han ido?

La reina Blanca como flor de lisque con falsa voz de sirena cantaba,Berta la del gran pie, Beatriz, Als,Haremburgis que en todo el Maine reinaba,y la lorenesa Juana, buena y brava,que en Rouen quemara el Ingls forajido,Virgen soberana dnde se han guardado?Mas las mismas nieves del ao pasadoadnde se han ido?

No buscaris, Prncipe, ao ni semanaun oculto sitio al que hayan escapadosin que mi estribillo cante en vuestro odo:"Mas las mismas nieves del ao pasadoadnde se han ido?"

Balada de las mujeres de ParsTienen las boquitas finasflorentinas, venecianas,bien pueden ser celestinas,sobre todo las ancianas;frente a lombardas, romanas,genovesas -lo adverts-,piamontesas, saboyanas,el buen pico es de Pars.De buen hablar tienen fama,dicen, las napolitanas,cacarear las inflama,alemanas y prusianas;sean griegas, egipcianas,de Hungra o de otro pas,es