el rey está des .1 apertura, sociedad psicoanalítica de buenos aires apertura, sociedad...

Download El Rey está des .1 Apertura, Sociedad Psicoanalítica de Buenos Aires Apertura, Sociedad Psicoanalítica

Post on 14-Oct-2018

213 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • 1

    Apertura, Sociedad Psicoanaltica de Buenos Aires Apertura, Sociedad Psicoanaltica de La Plata

    El Rey est desnudo

    Revista del psicoanlisis por venir

    Ao 1 N 1

    . (mes) 2008

    COMIT EDITORIAL: MARIANA GOMILA BORIS GONZLEZ CEJA ALFREDO EIDELSZTEIN

    ISNN

  • 2

    INDICE

    EDITORIAL .. X

    EL TRAJE NUEVO DEL EMPERADOR. Hans Christian Andersen X PSICOANLISIS Y BIOPOLTICA, 1 PARTE: EL RECURSO DE HABEAS CORPUS DEL PSICOANLISIS POSLACANIANO, por Hayde Montesano . X

    EL SUJETO DEL INCONSCIENTE COMO IMPERSONAL Y EL PROBLEMA DE LA RESPONSABILIDAD SUBJETIVA, por Mara Ins Sarraillet .X

    LA TRADICIN CRISTIANA OCCIDENTAL Y EL PROBLEMA DEL SINSENTIDO, por Edith Tage Muler. .. X FAMILIA, NEUROSIS Y PSICOANLISIS, por Silvina Weis.. X

    LA NOCIN DE ESTRUCTURA EN EL RETORNO A FREUD DE JACQUES LACAN, por Juliana Zaratiegui. . X

    Colaboraciones: POR UN PSICOANLISIS NO EXTRATERRITORIAL, por Alfredo Eidelsztein. X IDEAS DE IGNACIO LEWKOWICZ SOBRE LA EXTRATERRITORIALIDAD SINTOMTICA DEL PSICOANLISIS, por Martn Krymkiewicz ... X

  • 3

    EDITORIAL

    Con posterioridad al fallecimiento de Sigmund Freud, sus continuadores

    produjeron una interpretacin de su obra que, segn el diagnstico de Jacques

    Lacan, se caracteriz por la reduccin del horizonte de la teora y la prctica

    psicoanalticas a la funcin de un yo normalizable y de una pulsin orgnica,

    renunciando en ese mismo movimiento, entre otras cosas, a la fundamental

    importancia del inconsciente para el psicoanlisis.

    Como en tantos otros campos del saber conjetural del hablante, se

    oper en el psicoanlisis un paulatino desplazamiento de aquellos conceptos

    que resultaban ms polmicos y subversivos. El diagnstico de Lacan en, por

    ejemplo, La cosa freudiana o sentido del retorno a Freud en psicoanlisis1, es

    contundente: por haber osado espiar a Diana en su bao, como castigo por

    haber mirado lo que resiste ser visto, los perros de Acten se volvieron contra

    su amo y lo devoraron.

    De manera similar a lo ocurrido en otras disciplinas, Lacan decidi

    responder al posfreudismo con la propuesta de una enseanza constituida a

    partir de una nueva lectura del psicoanlisis.

    Como una maniobra de frente al posfreudismo, que se haba

    consolidado como ortodoxia, Lacan ense que en el psicoanlisis es posible,

    a partir de una doble apertura, volver a establecer lo que fue devorado: someter

    a una crtica los conceptos fundamentales y ponerlos en relacin con aquellos

    campos del saber que permiten articular de manera efectiva lo que tiende a ser

    rechazado.

    A casi treinta aos del fallecimiento de Lacan y la interrupcin de su

    trabajo constante de actualizacin y renovacin del psicoanlisis, su obra entr

    en un proceso de interpretacin y consolidacin cuyas lneas fundamentales

    comparten la mayora de los practicantes e instituciones que componen hoy el

    campo psicoanaltico lacaniano.

    1 Lacan, J. (2008): Escritos 1. Buenos Aires: Siglo Veintiuno.

  • 4

    La orientacin que ha tomado dicha interpretacin se caracteriza, segn

    nuestro diagnstico, entre otras cuestiones, por: a) una jerarquizacin mxima

    del valor de lo real (confundido con lo que el sentido comn entiende por

    realidad), del goce (entendido como satisfaccin y/o insatisfaccin), y del

    cuerpo biolgico; b) la preponderancia del individuo (confundido con el

    concepto de sujeto de Lacan); c) la funcin del analista sostenida en la

    suposicin de la inexistencia de valores y sentidos trascendentes y d) la

    responsabilidad individual y la autogestin del goce como destinos de la cura

    psicoanaltica.

    En este movimiento, se ha ido renunciando en la clnica y en la teora

    psicoanalticas a la nocin de sujeto del inconciente, la funcin del Otro, la

    novedad del objeto a, el campo de la palabra y el lenguaje y la lgica del

    significante; establecindose as una tendencia que olvida lo que entendemos

    constituyen las propuestas ms importantes de Lacan para el psicoanlisis: el

    inconsciente estructurado como un lenguaje, el sujeto en inmixin de otredad,

    los tres registros anudados, el psicoanlisis como lazo social, el objeto a como

    dimensin creacionista de valor, el analista como Otro y la importancia de la

    formalizacin del saber en psicoanlisis.

    Treinta aos de interpretacin de la obra de Lacan han establecido,

    segn nuestro diagnstico, un poslacanismo que rechaza lo ms polmico y

    novedoso de su legado; los perros han vuelto a devorar a Acten. Se ha

    configurado un psicoanlisis acorde a la demanda biologicista, individualista y

    nihilista de la poca y sociedad en las que vivimos.

    Los que hacemos Apertura hemos venido elaborando elementos y

    herramientas conceptuales que nos permiten proponer otra lectura de la obra

    de Lacan, en especial de sus ltimas concepciones, y que divergen de manera

    notable con lo que tiende a constituirse en una ortodoxia poslacaniana. Esta

    otra lectura nos habilita a proponer como formacin del analista una

    articulacin dialctica, en lugar de la lgica monista imperante en nuestro

    campo, que nos habilita un dilogo crtico y racional con los grandes autores de

    la historia del psicoanlisis (S. Freud, M. Klein, J. Lacan, etc.), con las

    versiones actuales del psicoanlisis y los autores que las sostienen y,

  • 5

    finalmente, con los campos de saber dentro de los cuales el psicoanlisis, con

    sus particularidades, se inscribe.

    La apertura que proponemos apunta a volver a articular el psicoanlisis

    con disciplinas afines, recuperando de este modo su "interterritorialidad" con la

    lingstica, el anlisis de discurso, la matemtica, la fsica, la lgica, la filosofa,

    la historia etc., en relacin a las cuales la novedad que introduce el

    psicoanlisis adquiere relevancia y funcin.

    La apertura que planteamos se funda en un programa de investigacin

    que desarrollamos en nuestras instituciones, desde las cuales intentamos

    volver a establecer la dimensin ms subversiva y nuevamente olvidada de un

    psicoanlisis que no teme a la desnudez de la verdad, de un psicoanlisis que

    no renuncia a leer su propia historia y su contexto, de un psicoanlisis por

    venir.-

  • 6

    El traje nuevo del Emperador1 Hans Christian Andersen [Cuento infantil. Texto completo]

    Hace muchos aos haba un Emperador tan aficionado a los trajes nuevos, que gastaba

    todas sus rentas en vestir con la mxima elegancia.

    No se interesaba por sus soldados ni por el teatro, ni le gustaba salir de paseo por el

    campo, a menos que fuera para lucir sus trajes nuevos. Tena un vestido distinto para

    cada hora del da, y de la misma manera que se dice de un rey: Est en el Consejo, de

    nuestro hombre se deca: El Emperador est en el vestuario.

    La ciudad en que viva el Emperador era muy alegre y bulliciosa. Todos los das

    llegaban a ella muchsimos extranjeros, y una vez se presentaron dos truhanes que se

    hacan pasar por tejedores, asegurando que saban tejer las ms maravillosas telas. No

    solamente los colores y los dibujos eran hermossimos, sino que las prendas con ellas

    confeccionadas posean la milagrosa virtud de ser invisibles a toda persona que no fuera

    apta para su cargo o que fuera irremediablemente estpida.

    -Deben ser vestidos magnficos! -pens el Emperador-. Si los tuviese, podra averiguar

    qu funcionarios del reino son ineptos para el cargo que ocupan. Podra distinguir entre

    los inteligentes y los tontos. Nada, que se pongan enseguida a tejer la tela-. Y mand

    abonar a los dos pcaros un buen adelanto en metlico, para que pusieran manos a la

    obra cuanto antes.

    Ellos montaron un telar y simularon que trabajaban; pero no tenan nada en la mquina.

    A pesar de ello, se hicieron suministrar las sedas ms finas y el oro de mejor calidad,

    que se embolsaron bonitamente, mientras seguan haciendo como que trabajaban en los

    telares vacos hasta muy entrada la noche.

    Me gustara saber si avanzan con la tela-, pens el Emperador. Pero haba una

    cuestin que lo tena un tanto cohibido, a saber, que un hombre que fuera estpido o

    inepto para su cargo no podra ver lo que estaban tejiendo. No es que temiera por s

    mismo; sobre este punto estaba tranquilo; pero, por si acaso, prefera enviar primero a

    otro, para cerciorarse de cmo andaban las cosas. Todos los habitantes de la ciudad

    estaban informados de la particular virtud de aquella tela, y todos estaban impacientes

    por ver hasta qu punto su vecino era estpido o incapaz.

    Enviar a mi viejo ministro a que visite a los tejedores -pens el Emperador-. Es un

    hombre honrado y el ms indicado para juzgar de las cualidades de la tela, pues tiene

    talento, y no hay quien desempee el cargo como l.

    El viejo y digno ministro se present, pues, en la sala ocupada por los dos

    embaucadores, los cuales seguan trabajando en los telares vacos. Dios nos ampare! -

    pens el ministro para sus adentros, abriendo unos ojos como naranjas-. Pero si no veo

    nada!. Sin embargo, no solt palabra.

    1 http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/euro/andersen/trajenue.htm

  • 7

    Los dos fulleros le rogaron que se acercase y le preguntaron si no encontraba

    magnficos el color y el dibujo. Le