el conocimiento del dios santo a w tozer

Download El conocimiento del dios santo a w tozer

Post on 29-Mar-2016

249 views

Category:

Documents

12 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

 

TRANSCRIPT

  • Un libro popular y fcil de leer sobre losatributos de Dios!

    - .EternityRecupera aspectos de la fe bblica que estabanperdidos para el cristianismo contemporneo.

    - Book News Letter

    El conocimiento del Dips Santo es una obraclsica de testimonio cristiano y deconsagracin, escrito por un destacado vocero delcristianismo evanglico. El doctor A. W Tozerpresenta los atributos de Dios con palabras que vandirectamente al corazn en esta magnfica obrapensada para fortalecer y profundizar la vidaespiritual. Cada captulo comienza con unaoracin, estudia de manera lcida y reverente unaspecto divino -desde la infinitud de Dios hasta suamor- para relacionar despus este atributo con elmundo de hoy. Tan informativo como inspirador,El conocimiento del Dios Santo restaura en la mentereligiosa popular el concepto supremo que tiene elcristianismo sobre Dios.

    1I I j .'! . ,,//

  • ~CONOCIMIENTODEL DIOS SANTO

    ~AWR.lOZE

    DEDICADOS A LA EXCELENCIA

  • g misin de Editorial Vuia es proporcionar losrecursos necesarios afin de alcanzar a laspersonaspara Jesucristo Y ayudarlas a crecer en su/e.

    ISBN 0-8297-0466-3

    Categora: Vida cristiana

    Este libro fue publicado en ingls con el tituloThe Knowledg 01the Holypor HarpetCollins Publishers

  • Prefacio

    L a religin genuina confronta la tierra con el cielo y hace que laeternidad alumbre al tiempo. El mensajero deCristo,aunquehablalo que Dios le ha dado, tambin debe, como solandecir los cuqueros,"hablara lasituacin" de susoyentes; de nohacerlo, estarahablandounlenguaje conocido sloporl mismo. Su mensaje noslodebesereterno;tambin debe ser oportuno. Le debehablar a su propiageneracin.

    El mensaje de este libro no procede de nuestros tiempos, pero esadecuado paraellos. Ha sido puesto en accin por una situacin que haexistido en la Iglesia por aos, y que est empeorando de maneracontinua. Me refieroa la prdida del conceptode majestad en la mentereligiosa popular. La Iglesiahaabandonado suelevadoconceptodeDios.Esto no se ha hecho de manera deliberada, sino poco a poco, y sinconocimiento de la Iglesia, y el hecho mismo de que no est conscientede loqueestpasando, slosirveparahacermstrgicaansu situacin.

    El pobreconcepto de Diosque prevalece entre loscristianosde unamanera casiuniversal es lacausadeun centenarde malesentrenosotros,dondequiera queestemos. Unanuevafilosofa de la vidacristianahasidola consecuencia de este errorfundamental en nuestropensar religioso.

    Con nuestra prdidadel sentidode majestad ha llegadouna prdidamayordel temorreverencial religioso y del reconocimiento de la Presen-cia divina. Hemos perdido nuestro espritude adoracin. El cristianismomoderno no est produciendo el tipo de cristianoque pueda apreciar oexperimentar la vida en el Espritu. Las palabras "Estad quietos, yconoced que yo soy Dios" no significan nada en la prctica para eladorador bullicioso y confiado en s mismode este siglo veinte.

    Esta prdidadel concepto de majestad ha llegadoen el momentoenquelasfuerzas de lareligin estnlogrando unfuerteavanceylas iglesiasestnmsprsperas queen ningn otromomento en unoscuantossiglos.Lo alarmante es que nuestros xitos son externos en su mayora ynuestras prdidas totalmente internas; y puesto que es la calidad de

  • 6 Elconocimiento del Diossantonuestra religin la afectada por lascondiciones internas, bienpodraserquenuestros supuestos xitosno seanmsque prdidas.

    Lanica forma de recuperarnos de nuestras prdidas espirituales esregresar a la causade ellas y hacerlas correcciones que exija la verdad.La falta de conocimiento del Santo es lo que nos ha trado nuestrosproblemas. El redescubrimiento de la majestad de Dioslogrargrandescosas en cuanto a la solucin de esos problemas. Nos ser imposiblemantener sanas nuestras prcticas morales, y rectas nuestras actitudesmientras nuestra idea de Dios sea errnea o inadecuada. Si queremostraer de nuevo el poderespiritual a nuestra vida, debemos comenzar apensar enDiosdeunmodoqueseaproxime msacomolesenrealidad.

    Comohumilde contribucin a unacomprensin mayorde la Majes-tadde los cielos, ofrezco este reverente estudio de los atributos de Dios.Si los cristianos de hoy leyeran obras como las de Agustn o Anselmo,un libro como ste no habra tenido razn de ser. Sin embargo, loscristianos modernos slo conocen de nombre a esos iluminados. Lascasas editoras cumplen consudeberdehacerreimpresiones desuslibros,y a su debido tiempo stasaparecen en losestantes de nuestros estudios.Ahes donde se encuentra el problema: se quedan en losestantes.

    Es evidente que no son muchos los cristianos dispuestos a leercentenares de pginas de m aterial religioso querequiere unaconcentra-cinconstante. Estoslibros lesrecuerdan ademasiadas personas aquellosclsicos seculares que se vieronobligadas a leer mientras estaban en laescuela, y se apartn de ellos conunasensacin de desaliento.

    Por este motivo, un esfuerzo como el presente no dejar de teneralgnefectobeneficioso. Como este librono es ni esotrico ni tcnico,y ya que est escrito en el lenguaje de la adoracin, sin pretensiones deelegancia en su estilo literario, quiz hayaunas cuantas personas que sesientan atradas haciasulectura. Aunque creoquenosehallar aqunadaque sea contrario a la sana teologa cristiana, con todo, no estoy escri-biendo para los telogos profesionales, sino para las personas cuyocorazn las mueve a buscara Diosmismo.

    Tengo la esperanza de que este libropuedacontribuir en algo a lapromocin dela religin personal y,si unos cuantos se sienten animadospor su lectura a comenzar la prctica de la meditacin sobre la esenciade Dios,esobastaraparapagarconcreces el esfuerzo de producirlo.

    A. W.Tozer

    Captulo 1

    Por qu debemos pensarcorrectamente sobre Dios

    Seor todopoderoso, no el Diosde los filsofos y de los sabios,sino el Diosde los profetas y los apstoles, y lo mejorde todo, el Dios y Padrede nuestroSeorJesucristo: me permites reconocer tu santidad?

    Losque no te conocen,quizte invoquen como otrodistintoal queeres,y asno te adoran a ti, sino a una criatura de su propia imaginacin; por eso,ilumnanos la mente para que te conozcamos tal como eres, de maneraque tepodamos amarde maneraperfectay alabarte dignamente.

    Enel nombre de Jesucristo, nuestro Seor,Amn.

    Lo que nos vienea la mente cuando pensamos en Dios es lo msimportante de nosotros.Es probable que la historia de la humanidad sealar que ningn

    pueblo se ha alzado a niveles ms altos que su religin, y la historiaespmtual delhombre demostrar queninguna religin hasidojamsmsgrande que su concepto de Dios. La adoracin ser pura, o baja, segnel lugaren que el adorador tengaa Dios.

    Porestarazn, lacuestin msimportantequelaIglesia tienedelantesiempre ser Dios mismo, y la realidad ms portentosa acercade cual-quier ser humano no es lo que l pueda decir o haceren un momentodado, sino la forma en que concibe a Dios en lo ms profundo delcorazn. Por una ley secreta del corazn, tenemos la tendencia deacercamos hacia la imagen mental de Dios que poseamos. Esto no escierto solamente con respecto al cristiano de manera individual, sinotambin con respecto al conjunto de cristianos que forma la Iglesia. Loms revelador acerca de la Iglesia sersiempre su ideade Dios, ascomosu mensaje ms significativo es lo que diga sobre l, o lo que deje sindecir, porque con frecuencia, su silencio es ms elocuente que suspalabras. Nunca se podrescaparde la revelacin de s mismaque harcuando d testimonio acerca de Dios.

  • 8 El conocimiento del Dios santo

    Si furamos capacesde obtenerde algnser humano una respuestacompleta a la pregunta "Qu le vienea la mente cuando piensa sobreDios?", podramos predecir con certeza el futuro espiritual de ese serhumano. Si furamos capacesde conocercon exactitud lo que piensansobreDioslos ms influyentes de nuestros lderes religiosos, podramospredecircon bastanteprecisin dndese hallarla Iglesiamafiana.

    Sin duda alguna, la palabra de ms peso en cualquier idioma es laque utilizaparadesignara Dios.El pensamiento y el hablasondones deDios a unas criaturas hechas a su imagen; stas estn ntimamenteasociadas con l, y son imposibles sin l. Es muy significativo que laprimerapalabrafuera la Palabra, el Verbo: "y el Verboera con Dios, yel Verboera Dios".Nosotros podemos hablar, porque Dioshabl. En l,la palabray la idea son inseparables entre s.

    Que nuestra idea de Dios se aproxime lo ms posible al verdaderoser de Dios es algo de inmensa importancia para nosotros. Comparadoscon nuestros pensamientos reales acerca del,nuestras declaraciones enlos credos resultan de poca importancia. Nuestra idea real de Diospudiera hallarseenterrada bajo los desechos de las nociones religiosasconvencionales, yquizsse necesite unabsqueda inteligente y vigorosaantes de ser desenterrada y expuesta tal como es. Slo despus de unafuerte prueba de doloroso examen personal, estaremos en condicionesde descubrirlo que creemos en realidad sobre Dios.

    Tener un concepto correcto de Dios es algo fundamental, no slopara la teologa sistemtica, sino tambin para la vidacristiana prctica.Es a la adoracin lo que los cimientos son al templo; donde sea inade-cuado,o est fuera deplomada, toda laestructura tendrquedesplomarsetarde o temprano. Creoque son muyescasos loserrores en ladoctrinaoen la aplicacin de la ticacristiana que no se puedan seguirhastahallarsu origenen unos pensamientos imperfectos e innobles sobreDios.

    Opino que el concepto de Dios que prevalece en esta poca es tandecadente, que se encuentra completamente por debajo de la dignidaddel Dios Altsimo, y en realidad constituye para los que profesan sercreyentes algo que equivalea unacalamidad moral.

    Todos los problemas del cielo y de la tierra, aunque se nos presen-taran juntos y al mismo tiempo, no seran nada comparados con elabrumador problema de Dios: quel existe. cmo es l, y qu debemoshacer nosotros, como seres morales, acerca