critica de la razon impura

Download Critica de La Razon Impura

Post on 16-Aug-2015

222 views

Category:

Documents

5 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

America

TRANSCRIPT

CRTICA DE LA RAZN (MODERNA, OCCIDENTAL) IMPURAA CRITIQUE OF IMPURE (MODERN, WESTERN) REASONCRTICA DA RAZO (MODERNA OCIDENTAL) IMPURASANJAY SETH1*University ofLondon, UKs.seth@gold.ac.ukRecibido: 07 de febrero de 2011 Aceptado: 12 de abril de 2011Resumen:Este artculo plantea una serie de preguntas muy directas, cuando no simples. Cmo y por qu asumimos que el conocimiento moderno es universal, pese a su genealoga europea y su procedencia histrica reciente? Qu justifcacin tenemos para considerar tal cosa superior a los conocimientos premodernos de Occidente, y a los conocimientos autctonos del no Occidente? Tenemos, en resumen, motivos para suponer que el conocimiento occidental modernotrasciendelascircunstanciasdesusurgimientohistricoygeogrfcoydeese modo que las ciencias sociales son verdaderas para cada quien, aun cuando hacerlo sea privilegiar lo moderno y lo occidental, sobre lo premoderno y lo no occidental?Palabras clave: teora postcolonial, epistemologa, modernidad.Abstract:This paper asks a series ofvery direct, ifnot simple, questions. How and why is it that we assume that modern knowledge is universal, despite its European genealogy and its historically recent provenance? What warrant do we have for considering this superior to the pre-modern knowledges ofthe West, and the autochthonous knowledges ofthe non-West? Are we, in short, right to assume that modern Western knowledge transcends the circumstances ofits historical and geographical emergence and thus that the social sciences are true for everyone- even though to do so is to privilege the modern and the western, over the pre-modern and the non-Western?Keywords: postcolonial theory; epistemology; modernityResumo: Este estudo indaga sobre uma srie de bem diretas, se no simples, questes: como e por que consideramos o conhecimento moderno universal, a despeito da genealogia europia edahistoricamenterecenteprovenincia?Quegarantiahemconsider-losuperior aosconhecimentospr-modernosdoocidenteeaosconhecimentosautctonesdos no ocidentais? Estamos, em resumo, certos em admitir que o conhecimento moderno ocidentaltranscendeascircunstnciasdeseuaparecimentohistricoegeogrfcoe, portanto , que as cincias sociais so vlidas para todos, ainda que signifque privilegiar o moderno e o ocidental em detrimento do pr-moderno e do no ocidental?Palavras chave: Teoria pscolonial, epistemologia, modernidade.1 PhD. Profesor de Ciencias Polticas, Goldsmiths.Tabula Rasa. Bogot - Colombia, No.14: 31-54, enero-junio 2011 ISSN 1794-2489CORREDORFotografa de Martha Cabrera33TABULA RASA No.14, enero-junio de 2011Tabula Rasa. Bogot - Colombia, No.14: 31-54, enero-junio 2011 ISSN 1794-2489Permtasemecomenzarconunahistoriadefantasmas.EnsulibroGhosts of WarinVietnam,HeonikKwondescribeunaregindeVietnamenlaque abundanlosfantasmasdequienessufrieronmuertesviolentaslejosdecasa. Loshumanosquecompartensumundoconestosfantasmas-ytambincon diosesyotrasdeidades,yconlosespritusdesusancestrosmuertos-hacen partedeunasociedademinentementemoderna,caracterizadaporrelaciones de mercado de gran alcance, y muchos de las dems dependencias y smbolos delamodernidad;ylosfantasmasmismosnosonremanentesdeuntiempo muy lejano, porque un gran nmero de ellos son los fantasmas de los muertos de guerra, tanto estadounidenses como vietnamitas. Esos fantasmas requieren las mismas cosas que los vivos piden, y por tal razn se les ofrendan alimento y bebida, dinero votivo, ropa y, en ocasiones, hasta una bicicleta o una Honda. Existen en Vietnam quienes -y eso incluye a muchos, aunque de manera alguna atodos,delosmiembrosdelpartidocomunistadominante-desaprueban talesofrendas,yconsideranestocomopensamientoilusorio,peroson, nos lo asegura Kwon, superados en gran nmero por quienes al contrario lo consideran parte de la naturaleza de ser y devenir en el mundo, es decir, como preguntaontolgica(Kwon,2008:16).Losritualesylasofrendasquehacen losvivosson,escribeKwon,partedeunaconstantenegociacinsobreel espacio social y ecolgico con este grupo de seres socialmente distintos, pero ontolgicamente dados (Kwon, 2008:18)2.Sihayquienesconfundenalosfantasmasconhombres,tambinhayquienes confunden la naturaleza con la sociedad. Segn Philippe Descola, los achuar de la cabecera del Amazonas no... comparten nuestra antinomia entre dos mundos cerrados e irremediablemente opuestos, el mundo cultural de la sociedad humana y el mundo natural de la sociedad animal (Descola, 1994:324). Solo tienen una sociedad,queincluyeaanimales,espritusyplantas;ensuopinin,todoslos seresdelanaturalezatienenalgunas caractersticasencomnconlaraza humana, y las leyes por las que se rigen son ms o menos las mismas que las que gobiernanlasociedadcivil(Descola, 1994:93).Losachuar,escribeDescola, conferen los atributos de la vida social aplantasyanimales,considerndolos sujetosmsqueobjetos(Descola, 1996:405-406)3.Cuandonosotroscomoacadmicosdelascienciashumanasbuscamosexplicar ycomprendertalesfenmenos,porlogeneralnosembarcamosenunaforma detraduccinconceptual.Confrontadosporquienescreenenfantasmas, diosesyespritus,tratamostaleseventoscomomanifestacionesdealgnotro 2 Elcasovietnamita,dondelamodernidadno parece haber reducido la supersticin, est lejos de ser nico, por supuesto. La modernidad en frica, comoloobservabanJeanyJohnComaroffenun ensayo que le ha picado la espuela a una literatura fascinantesobrelamodernidaddelabrujera, hageneradounaeflorescenciadelabrujerayla magia- (Comaroff y Comaroff, 1993: xiv).3 Ver tambin Eduardo Viveiros de Castro, Cosmological Deixis and Amerindian Perspectivism, The Journal of the Royal Anthropological Institute, 4:3, septiembre de 1998.SANJAY SETHCrtica de la razn (moderna, Occidental) impura34Tabula Rasa. Bogot - Colombia, No.14: 31-54, enero-junio 2011ISSN 1794-2489fenmeno inteligible. Entonces explicamos tales creencias: como formas de auto-extraamiento,sisomosmarxistas,ocomoenciertaformanecesariosparala representacin de unidad social, si somos seguidores de Durkheim, o en trminos dealgnrequerimientofuncional,sisomosfuncionalistas.Hacemostalcosa pesealhechodequelosfantasmas,espritusyancestrosmuertos,paraquienes buscamos entender, son fenmenos ontolgicos, no alegricos ni metafricos; su existencia (como la de las brujas que siguen causando ansiedad a muchos africanos) nodependedesisecreeonoenellos.4Cuandoconfrontamosaquienesno diferencian la naturaleza de la sociedad, sonremos con indulgencia, pues sabemos queestamosenpresenciadeaquellos paraquieneselmundoannoha sidodesencantado,paraquienes-de manera cautivadora aunque errnea- el mundo como un todo, y eso incluye la naturaleza,estpreadodesentidoy propsito. Y por lo general intentamos hallarunaexplicacinsocio-culturala sus confusiones, una explicacin que las hiciera comprensibles; o, si somos sociobilogos, buscamos una explicacin natural en forma de limitaciones ambientales o genticas. En cualquier caso, el modo de nuestra explicacin presupone una diferencia entre la naturaleza y la sociedad -la diferenciacinmismaquenopuedenconcebirninegarlossujetosdenuestro estudio-. En los casos de los achuar y los vietnamitas, las nociones que las ciencias humanas ponen a nuestra disposicin, por variadas que puedan ser, se basan todas enlatraduccindelasexplicacionesyopinionespropiasdequienessonobjeto denuestroescrutinio,ennuestrospropiostrminos.Nosolotraduciendo,sino tambin pasando por encima de ellas, pues asumimos que nuestras descripciones y explicaciones ofrecen una comprensin superior a la suya.Claro est, a menudo se ve como signo de rigor de las explicaciones socio-cientfcas quevayandetrsopordebajodelconocimientodesmismosquetienen los agentes sobre causas y condiciones fuera del alcance de los actores sociales. Pero ntese que cuando aplicamos las ciencias sociales a nuestras concepciones, cuando invocamos causas veladas o subyacentes para explicar rasgos de nuestra cultura,todoelloformapartedenuestromundoconceptual.Podemos,por ejemplo, aseverar o negar si se nos dijera que nuestras relaciones erticas estn ligadas a los mecanismos de nuestro inconsciente, pero reconocemos esta suerte de explicacin, porque, en general, el Inconsciente hace parte de nuestro mundo. El tipo de explicaciones que ofrecemos en los casos anteriores, sin embargo, no hace parte del mundo de ellos siempre y absolutamente. Es como si los achuar de la Amazonia y los vietnamitas de Cam Re quisieran explicarnos que el desatender 4 Denuevo,seaplicalomismoalasbrujasde frica.Enreferenciaalaliteraturaenciencias socialesquehaintentadoexplicarelauge deacusacionesdebrujeraylaansiedadcomo expresindelconflicto,ascomounamanera demanejarconflictos,AdamAshforthobserva quepadecedelsingulardefectodetratar lasafirmacionesquelosafricanosclaramente entiendencomoliterales,ofactuales,comosi tuvieranunsignificadometafricoofigurativo- (Asforth, 2005:114).35TABULA RASA No.14, enero-junio de 2011Tabula Rasa. Bogot - Colombia, No.14: 31-54, enero-junio 2011 ISSN 1794-2489lasnecesidadesdelosfantasmas,ylaadoracinanuestromalignodios,el Inconsciente, nos condenar a una tortuosa vida ertica. El problema, en otras palabras, no es si tenemos que tomar los conocimientos de s mismos que tienen nuestros sujetos en su valor nominal -claramente no tenemos que hacerlo, y las cosmologas de otros pueblos tambin apelan por lo regular a factores velados comoexplicaciones-,sinomsbiensilascategorasalasqueseapelaenlas explicaciones de las ciencias sociales son superiores a las categoras que traducen.Dedndeprocedennuestrascategoras?Comotodoslosconocimientos, tienenorigenenuntiempoyunlugarparticulares.EllugaresEuropa.El tiempoeslosiniciosdelamodernidad,cuandotuvolugarunarevolucin conceptual y epistmica que colind con la formacin de las prcticas polticas y tecnolgicas que hemos llegado a asociar con el mundo de la modernidad (WittrockyMagnusson,1998:2)5. Conformesurgaelconocimiento moderno y se defna a travs de una crtica de los conocimientos escolsticos, otrosconocimientosmedievalesydelRenacimiento,todosloscualesfueron condenadosporconfundiraloshumanosconsumundo,poratribuirleun senti