cienciay filosofía en el azar y la nece8idad*€¦ · misión y el mensaje de el azar r la...

Click here to load reader

Post on 26-Sep-2018

222 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • CIENCIA Y FILOSOFA ENEL AZAR Y LA NECE8IDAD*

    MARGARITA PON CE T.Univenidad NacionalAutnoma de Mxico

    Introduccin

    Jacques Monod** presenta, en El Azar y la Necesidad,***las tesis que forman su visin del hombre y del mundo, ascomo los principios que haran posible la ciencia. Exponealgunos explcitamente. Otros, en cambio, subyacen a lo lar-go de su obra como intuiciones bsicas; como creencias queexpone, defiende y hasta trata de imponer por todos los me-dios cientficos o filosficos a su alcance. De este modoestablece una ntima relacin entre ciencia y filosofa cuyaelucidacin es el objeto de este trabajo.

    Las intuiciones previas de Monod, que nos dan la clavepara comprender tanto su eleccin, entre las muchas posibles,de ciertas teoras y afirmaciones cientficas, as como elcarcter de su filosofa, son de dos clases: ontolgicas ymetodolgicas, el azar -no Dios o dioses- en el principiode toda la aventura de la vida, y la contingencia y soledadhumanas, constituyen el ncleo de las primeras; el rechazode toda interpretacin de los fenmenosdada en trminos de"causas finales", el de las segundas.

    Su punto de partida es el reconocimiento, en virtud del

    Quiero agradecer al profesor Mark de Bretton Platts y a los doctores C.Ulses Moulines y Mario Otero sus atinadas observaciones a la primera versinde este trabajo .

    J. Monod fue profesor del Col1ege de France y director del servicio debioqumica celular del Instituto Pasteur (hasta su muerte, en 1976). Ah rea-liz los trabajos que le valieron, en 1965, el premio Nobel de Fisiologa y deMedicina, mismo que recibi conjuntamente con Andr Lwoff y Franeoe Jacoh .

    Monod, Jacques, El AlUlT y la Necesidad, ensayo sobre la Filosofa Na-tural de la Biologa Moderna, Trad. de Francisco Ferrer Lern, Barral Ed.,1972, Barcelona.

    55

  • "postulado de objetividad", de que todos los seres vivos po-seen una naturaleza proyectiva, teleonmica. **** Ese postu-lado y este hecho estaran en conflicto aparente pero funda-mental, ya que de ah surgira una paradoja epistemolgicacuya resolucin es la tarea crucial del cientfico. Tal parado-ja es el leit motiv de la "filosofa natural" de Monod; serefiere, por una parte, a la posibilidad misma de la cienciay, por otra, a la necesidad humana de explicaciones totales.La "contradiccin epistemolgica" sera un asunto decisivo noslo para la ciencia, sino tambin para el hombre que, ennuestros das, se halla "enfermo del alma", por lo que Monodintenta la solucin presentando los hechos cientficos actualesde mayor trascendencia y deduciendo, a partir de ellos, con-clusiones o ideas "humanamente significativas". Tiene laconviccin socrtica de que si el hombre conoce la verdadactuar virtuosa o por lo menos coherentemente. De ah lamisin y el mensaje de El Azar r la Necesidad.

    En este artculo expondr, inicialmente, las principalestesis de Monod, relacionndolas con las hiptesis cientficasde las cuales se 'deduciran'; a continuacin analizar si enverdad tales tesis dependen de esas hiptesis y, por ltimo,los distintos niveles en los que desarrolla su pensamiento ylas relaciones que establece entre ciencia y filosofa.

    I. Supuestos filosficosEl Azar r la Necesidad se articula en torno a ciertas afir-maciones centralesque podemos dividir en: a) tesis, intu-ciones bsicas o creencias metafsicas de Monod; b) axiomaso principios rectores de su reflexin cientfica y filosfica,

    El trmino "teleonoma" se utiliza frecuentemente, desde hace unosquince aos, para designar los procesos dirigidos hacia un fin en los organis-mos sin hacer referencia a ninguna forma de finalismo. El trmino fue ntro-ducido en la literatura por Pittendrigh (1958: 394) porque los conceptos deadaptacin, seleccin natural y tambin la construccin de autmatas habanresucitado el uso del lenguaje netamente teleolgico. Quienes emplean la pala-bra "teleonoma" en lugar de "teleologa" desean enfatizar que el reconoc-miento y descripcin de la propiedad de estar dirigido hacia un fin no implicael compromiso de adoptar la teleologa aristotlica (con la excepcin de ErnstMayr). Cf. 9, p. 101.

    56

  • y c) definiciones y conclusionesque considera cientficas.a) Intuiciones bsicas. Sus tesis se refieren a la relacin

    del hombre con el universo, al origen y carcter de la vida,a la soledad y contingencia de la existencia humana y a laestructura de la naturaleza. Constituyen su visin del mun-do y nos hacen comprensible su obra. Las ms relevantes son:

    1. El azar est en el principio de toda la aventura de lavida, y aun de toda novedad en el universo.' Y, por tanto,la existencia humana es contingente. Monod reconoce expl-citamente esta tesis pero no la considera una creencia sinoque la presenta como una de las "conclusiones que la cien-cia autoriza". La 'deduce' del origen fortuito de las muta-cionesy de la hiptesis de que quizs la bisfera sea resultadode un "acontecimiento nico"2 -hiptesis que, como vere-mos ms adelante, no aceptan la mayora de los bilogos queestudian el origen de la vida.

    2. La bisfera es imprevisible. Esta tesis de Monod es unageneralizacin ilegtima de un enunciado verdadero acercade la teora de la evolucin, que niega la posibilidad depredecir la aparicin o el desarrollo preciso de objetos yfenmenos particulares. s

    3. El hombre est solo en el universo, sin Dios ni dioses!

    1 Cf. [I2] M. J., ob. cit., p. 7. Es muy significativo que Monod comienceEl Azar y la Necesidad con la cita de Demcrito: "todo lo que existe en eluniverso es fruto del azar y de la necesidad". Esta obra intenta, .justamente,explicar la relacin entre azar y necesidad.

    2 Cf. [I2] p. 159.a Cf. [I2] M.J" ob. cit., p. 53. Para Monod la bisfera es "esencialmente

    imprevisible" en el sentido de que, no obstante que sus leyes sean las de lateora de la evolucin" "constituye un acontecimiento particular en el queninguna clase de objetos o de fenmenos que contiene podra deducirse delos primeros principios de esa teora, aunque, desde luego, sera compatiblecon ellos". En este sentido, tiene razn al. afirmar que la bisfera es impre-visible. Dado el bajo poder predictivo de la teora de la evolucin, algunosautores, como Smart, han negado la existencia de leyes biolgicas y de labiologa como ciencia autnoma.

    4 Esta tesis la expresa mediante una bella cita de Albert Camus (Le Mythede Sisyphe): "En ese instante sutil en que el hombre vuelve sobre su vida,Ssifo, regresando a su roca, contempla esa serie de actos inconexos quedevienen su destino, creado por l, unido bajo la mirada de su memoria yen seguida sellado por su muerte. As, persuadido del origen completamentehumano de todo lo que es humano, ciego que desea ver y que sabe que lanoche no tiene fin, est siempre en marcha. La roca todava rueda. Abandono

    57

  • Esta tesis expresa el credo profundo de Monod. Es el su-puesto metafsico que gua su eleccin de hechos y de teorascientficas. Es una idea que "debe defender" para terminarcon el autoengao que lleva al hombre a explicarse el uni-verso y a s mismo en trminos de proyecto de causas finales.

    4. No existe un proyecto en la naturaleza." Esta tesis mues-tra plena coherencia con las anteriores. Su justificacin ra-cional depende, para Monod, del "postulado de la objetividadde la naturaleza".

    b) Axiomas. La eleccin de ciertos axiomas que constitu-yen el punto de partida y principio rector de sus especula-ciones, se comprende por las tesis mencionadas. Monod nodice, de manera explcita, que todos ellos sean axiomas. Sim-plemente los utiliza o los propone sin tratar de justificarlos.Son principios metodolgicos, "principios fundamentales so-bre los que se basa la ciencia modema'Y

    1. "La naturaleza es objetiva y no proyectioa" (p. 15).ste es el "postulado de objetividad" que Monod caracterizacomo "la negativa sistemtica de considerar capaz de conducira un conocimiento 'verdadero' toda interpretacin de los fen-menos dada en trminos de causas finales, es decir, de 'pro-yecto"'.7 Nuestro autor lo reconoce formalmente como axio-ma, por ser "postulado puro por siempre indemostrable", yaque "no se puede imaginar una experiencia que pruebe la noexistencia de un proyecto en cualquier parte de la naturale-za". Por la importancia que tiene en su pensamiento, y larelacin que guarda en l con la verdad y con los valores, di-a Ssifo al pie de la montaa! Siempre toma a encontrar su fardo. Ma6Ssifo ensea la fidelidad aupenor que niega los dioses y conmueve las rocas,l miamo juzga que todo eJt bien. Ese universo, en adelante sin dueo,no le parece ni estril ni ftil. Cada grano de esa roca, cada destello mi.neral de esa montaa, plena de noche. para l forma un mundo. La propialucha hacia la cumbre basta para henchir el corazn de un hombre. Hayque imaginar a Ssifo dichoso."

    6 Cf. [12] M. J., ob. cis.; p. 7. En la naturaleza como totalidad, porqueMonod sostiene, por otra parte, que los organismos vivientes representan unproyecto. Otro aspecto de eata tesis sera la afirmacin, reiterada tantas veces,de que todo lo que se presenta como 'proyecto' o finalismo en la naturaleza,tiene una base orgnica conocida o cognoscible.

    6 Cf. [12] M. J., ob. cit., p. 28.7 Cf. [12] M. J., ob, cis.; p. 31.

    58

  • remos que, segn Monod, este postulado data del siglo XVII~cuando Galileo y Descartes formulan el principio de la iner-cia, arruinando la ciencia y la filosofa de Aristteles (elfinalismo). A partir de ese momento, habra surgido el co-nocimiento 'verdadero', pues esos cientficos no fundaronslo la mecnica, sino "la epistemologa de la ciencia mo-derna" (ibid.). Tenemos, en consecuencia, que nicamentela explicacin de los fenmenos en trminos 'objetivos' puedeproporcionar un conocimiento verdadero," Monod entiendela 'objetividad' como la adopcin de los supuestos y de losmtodos de la ciencia emprica moderna, lo que llevara a laafirmacin de que, antes del siglo XVII, la humanidad no pudoalcanzar ningn conocimiento verdadero, lo cual es falso ymuestra slo un desprecio (o una ignorancia) por la cienciaque, en ms de veinte siglos anteriores a la aparicin deGalileo y Descartes, haba alcanzado resultados notables.~Tambin revela un desconocimiento de la teleologa aristo-tlica, que no era un principio csmico universal, sino unode los varios modos posibles de conocer. La causa final paraAristteles, era, adems, relativa a la naturaleza de cada ente(clase de entes) .10

    Monod deja translucir, en todas sus lneas, una repulsinincontenible ante el finalismo en cualquiera de sus manifes-taciones. Ciertamente que el postulado de objetividad, comoexpresin del ideal descriptivo de la ciencia, ha conducido

    s Para Monod, segn El Azar :r la Necesidad, 8610 habra dos tipos deexplicaciones: la finalista o metafsica, propia de la ciencia aristotlica, dadaen trminos de proyecto (pp. 9, 15, 31, por ej.) y la cientfica: objetiva, dadaen trminos fsico-qumicos (p. 39).

    9 Como un ejemplo basta citar a la astronoma, ciencia que logr unagran madurez en la antigedad. Recordemos a Aristarco de Samos, que pro-puso la teora heliocntrica del sistema solar muchos siglos antes que Co-prnico. Tambin a Seleucos (11-1 a. C.), que declar la verdad de estateora, ya Hiparco, cuyos descubrimientos -precisin de los equinoccios- ymediciones -la duracin del ao, la del mes lunar, etc.- fueron muy im-portantes.

    10 El desconocimiento de la teleologa aristotlica es frecuente y se debe,en parte, a la filosofa cristiana que considera al mundo como intrnseca-mente finalista y dice seguir la doctrina del Estagirita. Para comprender elgenuino significado de las causas finales aristotlicas, ver "The Problem oTeleology", de W. Wieland. Cf. nai.

    59

  • a descubrimientos y aplicaciones asombrosos; sin embargo,ese modo de hablar de la naturaleza, de describirla sin refe-rencia al futuro y enfatizando el punto de partida de losprocesos (por ejemplo, sus causas fsico-qumicas) ms quesus resultados --como sera el caso de las explicacionesteleolgcas-e-," no puede erigirse en principio ontolgicofundamental. No es legtimo, como lo hace Monod, pasarde la perspectiva lingstica a la afirmacin de que "la natu-raleza es objetiva y no proyectiva" (p. 15).

    2. Slo hay conocimiento de lo objetivo. 0, en otras pala-bras, el postulado de objetividad es condicin necesaria detoda verdad en el conocimiento. Este principio, que es con-secuencia del anterior, est patente en las relaciones que seestableceran entre tica y conocimiento. Monod afirma que"la tica, por esencia no objetiva, est por siempre excluidadel campo del conocimiento't." El fondo del asunto consiste,nuevamente, en la separacin definitiva que nuestro autorquisiera imponer entre el conocimiento y cualquier forma definalismo. La tica representara el reino de lo 'no-objetivo',de la intencionalidad, del proyecto (evidente en las accionesmorales).

    3. El conocimiento se fundamenta en una decisin tica:la adopcin del postulado de objetividad. En lo que se refiereal conocimiento sostiene que "la definicin misma del cono-cimiento 'verdadero' se basa en ltimo trmino en un pos-tulado de orden tico"." Este tercer principio surge de losanteriores y, adems, de una hiptesis que no tiene suficienteevidencia emprica y que Monod mismo expresa con reserva:

    11 Para la diferencia entre explicaciones teleolgicas y no teleolgicas, cf,{l4]. Emest Nagel, en La Estrtuctura de la Ciencia (cf, [11], pp. 368 y 369),aclara la manera en la que difieren las explicaciones teleolgicas y las cau-sales ordinarias ('objetivas' para Monod), en lo que se refiere al punto deatencin. Por ejemplo, en biologa, una explicacin teleolgica indicara "lasconsecuencias que tiene para un sistema biolgico dado una parte o procesoconstituyente". Dira que y es un efecto de x. La no-teleolgca, en cambio, enun-ciara "algunas de las condiciones (a veces, aunque no invariablemente, en tr-minos fsico-qumicos)" en las cuales el sistema permanece en su organizaciny funcionamiento caractersticos. Dira que x es una causa o condicin de y.

    12 Cf. [12] p. 188.18 Cf. [12] p. 187.

    60

  • la de la semejanza entre la evolucin del ser vivo y la de lasideas; del proceso evolutivo en la bisfera y en el reino de laoultura.r' Esta analoga levanta fuertes controversias, pues nose ha logrado establecer una correspondencia precisa entrelas distintas conductas (menos an entre ideas determina-das) que muestran los organismos y los genes responsablesde ellas. Para Monod esta hiptesis es muy importante, por-que el remedio para el mal del alma que manifiesta el hom-bre de nuestros das, dependera precisamente de la adopcindel postulado de objetividad, de esa "decisin tica" que leabrira la posibilidad de recuperar su equilibrio y, quizs,hasta de encontrar la dicha.

    4. Todas las propiedades de los seres vivos son interpreta-bles en trminos fsico-qumicos.Encuentro que este principiodependen del postulado de objetividad y de la afirmacin deque slo hay conocimiento de lo objetivo. No existiran ni co-nocimientos ni verdad fuera del mbito de estos principios, esdecir, fuera del alcance de la ciencia emprica cuyos logros

    u Cf. [lO] M. J., ob. cit., p. 179. Monod afirma que "las ideas han con-servado algunas de las propiedades de los organismos" ya que tienden tambina perpetuar su estructura y a multiplicarla, pueden evolucionar y estn sujetasa la seleccin natural (p. 180). La aptitud para 'sobrevivir' dependera delvalor de "funcin" y del valor de "invasin" en las ideas. El primero consisteen la capacidad de algunas ideas de aumentar la cohesin del grupo humanoque las adopte, dndole mayor confianza, seguridad, ambicin, etc.; por ejem-plo, una ideologa religiosa. As, esta idea ser promovida por la seleccin.El "poder de invasin" depende "de las estructuras preexistentes del esporitu, entre las que se ha1lan las ideas ya encaminadas por la cultura pero,tambin. .. ciertas estructuras innatas que nos son ... muy difciles de den-tificar".

    La analoga entre la evolucin biolgica y la evolucin de la cultura sehace con mucha frecuencia. Una disciplina recientemente aparecida, la socio-biologa, tiene como objeto explicar la conducta -sobre todo la conductasocial del individuo- en funcin de la teora evolutiva. Este sentido de hablarsobre la evolucin de la conducta sera correcto si se demostrase que: a)ciertas conductas especficas constituyen un fenotipo (carcter visible delindividuo) debido a la accin de uno o de varios genes, y b) que tal con-ducta es un carcter adaptativo f, en consecuencia, ha sido favorecido porla seleccin natural. En principio es un intento legtimo de explicacin. Sinembargo, en el estadio actual de la ciencia, no puede hablarse, en rigor, deque las ideas evolucionan, pues se extrapola as una teora biolgica a eam-pos mucho ms amplios, como son, por ejemplo, los de la poltica, la filosofay la tica, en los que no puede establecerse tal paralelismo estricto. Esto,desde luego, no resta mritos a la investigacin de las bases biolgicas dela conducta, que la explicaran parcial, pero no totalmente.

    61

  • ms notables son, para Monod, los de la biologa molecular.c) Definiciones y conclusiones. Hay tambin otras afir-

    maciones de carcter 'cientfico'. Son las tesis y los princi-pios anteriores presentados en un lenguaje que, segn Monod,es cientfico. Adems, constituyen para l "la base empricade la filosofa natural de la biologa moderna". Hay dos queson fundamentales:

    1. El ser vivo se define mediante las propiedades esencia-les de invariancia y teleonoma. Se tratara de una genuinadescripcin emprica, pero en realidad es una definicin adMC que depende, por un lado, de la tesis de que el azar esten el principio de toda novedad en el universo y, por otro,del postulado de objetividad. La observacin hace que, en unprimer momento, Monod describa al organismo viviente me-diante tres nociones caractersticas que corresponderan aotras tantas propiedades: a) la teleonoma, b) la invarianciay e) la morfognesis autnoma y espontnea. stas nos indiocan respectivamente: que todo ser vivo est dotado de unproyecto "que a la vez representa en su estructura y cumplecon su comportamiento";" que puede reproducir y transmitir,ne varietur, "la informacin correspondiente a su propia estructura" /6 y que debe su estructura macroscpica, "desde laforma general al menor detalle, a un proceso 'autnomo yespontneo' de 'interacciones morfogenticas' internas almismo objeto"." Sin embargo, para fundamentar la tesis se-alada, slo necesita la teleonoma y la invariancia, por loque decide" que el status de la morfognesis autnoma y es-pontnea es distinto del de las otras dos propiedades, argu-

    15 Cf. [12] p. 20. Aqu utilizo la palabra "comportamiento" como traduc-cin de performance. Este trmino ofrece algunas dificultades en la obra deMonod porque se usa con varios sentidos. Su ambigedad hace que el tra-ductor Ferrer Lerin prefiera conservar la palabra francesa, advirtiendo queMonod da a performance un sentido prximo a "logro", a "ejecucin con-seguida". Puede traducirse unas veces por "realizaciones"; otras, como "actvi-dad" o como "funcin". En algunos contextos, su sentido es el de "propsito".

    16 Cf. [12] M. J., ob. cit., p. 23.17 Cf. [12] pp. 21 y 22.18 En base a que la morfognesis " ... interviene tanto en la reproduccin

    de la informacin invariante como en la construccin de las estructuras te-leonmicas".

    62

  • yendo que se trata ms bien de un mecanismo que intervieneen ambas. As se queda con dos propiedades que resultanmuy adecuadas para plantear un "dilema fundamental" en-tre la actitud cientfica y la "animista". Sostiene que "todaconcepcin del mundo, filosfica, religiosa, cientfica, su-pone necesariamente una solucin, implcita o no" del pro-blema de la relacin entre invariancia y teleonoma. Solucinque "a su vez. .. implica de forma igualmente inevitableuna hiptesis en cuanto a la prioridad, causal y temporal",de esas dos propiedades caractersticas de los seres vivos, "launa respecto de la otra"." Por su parte, el asunto est deci-dido de antemano. En virtud de que el azar est en el origende la vida y del universo, concluye que

    2. La invariancia "precede necesariamente a la teleono-ma"," Se trata de la misma tesis formulada de manera dis-tinta. Para l, esa prioridad es necesaria. Y cul sera lafuente de tal necesidad sino los supuestos metafsicos? Por-que es claro que no hay una necesidad lgica. Por otra parte,la prioridad de la invariancia sobre la teleonoma le sirvede criterio para juzgar toda doctrina y toda teora tantocientfica como filosfica: las que aceptan una preeminenciade la teleonoma formaran parte de la "tradicin animista",Tradicin que surgi, segn Monod, de nuestro pasado mslejano, cuando el hombre, para sobrevivir, forjaba explica-ciones mticas de s mismo y del mundo que conferan unsentido a su existencia. Estas explicaciones suponen la hip-tesis de que existe un proyecto inicial que orienta la evo-lucin. Implican, por tanto, "el abandono, parcial o total, de-clarado o no, consciente o no, del postulado de objetividad".En cambio, las que reconocen la prioridad de la invarianciarepresentaran la actitud genuinamente cientfica, ya que estaltima hiptesis es "la nica aceptable a los ojos de la cien-cia moderna"."

    18 Cf. [12] p. 35.20 Cf. [12] p. 35.21 Cf. [12] pp. 35-37, 180-183. El mismo Monod reconoce que esta clasi-

    ficacin es "algo arbitraria" (p. 36), lo que no le impide utilizarla como

    63

  • Las afirmaciones anteriores de Monod, aparentemente cien-tficas, muestran la importancia de. nuestros supuestos filo-sficos y de nuestra visin del mundo en la seleccin dehechos e hiptesis empricos. As lo subrayan varios autores,entre ellos Buchdahl y Ulises Moulines. Este ltimo sostie-ne," por ejemplo, que el hecho de que ciertas clasificaciones--que desde luego no sean totalmente arbitrarias- nos pa-rezcan ms interesantes y fructferas que otras "no es debidoprimariamente a la 'realidad' misma, sino a nuestras teoras,a nuestro aparato conceptual para tratar con las cosas, ysobre todo a nuestros objetivos intelectuales; en suma, a loque queremos hacer nosotros con nuestros conceptose ideas".En el presente caso, Monod se propone convencer al hombreactual para que abandone la "tradicin animista"y adopteplenamente "el postulado de la objetividad de la naturale-za" --con todas sus consecuencias. As terminara la "men-tira" (p. 185) que est en la raz del mal que padecen nues-tras sociedades. Este objetivo explica el nfasis con que des-cribe algunos descubrimientos de la biologa molecular, lomismo que algunos aspectos de la teora darwiniana de laevolucin.

    II. Nociones cientficas fundamentales

    Dos teoras y un problema tienen especial importancia enEl Azar r la Necesidad, pues Monod los utiliza como funda-mento y/o confirmacin de su 'fisiologa': la teora de la

    ltimo criterio para decidir sobre la cientificidad de una teora. La justifica,sin embargo, porque reconocer la prioridad de la invariancia representa "laidea darwiniana de que la aparicin, la evolucin, el refinamiento progresivode estructuras cada vez ms intensamente teleonmicas, es debido a pertur-baciones sobrevenidas a una estructura poseyendo ya la prioridad de invarian-cia,capaz en consecuencia de 'conservar el azar' y, por ello, de someter losefectos al juego de la seleccin natural" (p. 35). As, resultan animistastanto fsicos -Elaasser y Polanyi- como filsofos -Bergson, Teilhard deChardin, Hegel y Marx. Esta manera tan poco objetiva de calificar toda doc-trina --de cualquier tipo- aparecida hasta ahora, se analiza extensamenteen La Ideologa del Azar r de la Necesidad de Madeleine Barthelemy-Madaule,Cf. [1].

    22 Discusin epistolar con C. Ulises Moulines a propsito de su "kantismoaguado".

    64

  • evolucin, la teora molecular del cdigo gentico 23 y el pro-blema del origen de la vida. Con el fin de que se compren-dan la significacin y el alcance de esas teoras, destacarla "forma" de la biologa moderna y sus "relaciones lgicascon otros terrenos del pensamiento" (ibid.). En otras pala-bras, elegir las nociones que le convengan para estructurarsus tesis 'epistemolgicas' y ticas.

    l. Teora de la evolucin

    Desde la perspectiva de Monod, los problemas ms relevan-tes dentro de la teora evolutiva son: a) el origen fortuitode las mutaciones, del que 'deduce' que toda novedad en eluniverso se debe al azar; b) la seleccin natural, ya quesera el mecanismo por el cual la cultura se desarrollaraen el caso de que las ideas evolucionasen, y porque nuestroautor establece estrechas relaciones entre teleonoma y adap-tacin, y e) el poder predictivo de la teora, pues de ahafirmar que la bisfera es "esencialmente imprevisible".Por esto mismo, es necesario recordar someramente en quconsiste la teora de la evolucn."hombre sobre s mismo, sobre el mundo y sobre la naturaleza

    La teora de la evolucin 2ll explica que la existencia de las

    23 ef. [12] p. 10. La teora molecular del cdigo gentico es, para Monod,el desarrollo y comprensin de la teora evolutiva a partir de una teorafsica de la herencia. Asegura que, definida en un sentido amplio, "consti-tuye la base fundamental de la biologa" (ibid.).

    24 En lo que se refiere a la teora de la evolucin, lo primero que convienerecordar es que esta teora, aun ahora, contina siendo objeto de contro-versia: en cuanto al campo al que se aplica --1li a 1& materla no-viviente,si slo a la bisfera, si tambin a las ideas--, en cuanto a los sujetos delcambio evolucionarlo --1li son los individuos, los grupos, las poblaciones olos nichos ecolgicos. Tambin se discute si uno de sus componentes esen-ciales, la seleccin natural, se da a nivel genotpico (el de la constitucingentica; el del conjunto particular de alelos que est presente en cadaclula del organismo) o a nivel fenotpico (las caractersticas que manifiestael organismo). Por esto mismo hay diferencias en su definicin.

    25 Ch. Darwin form el concepto de la evolucin de las especies por mediode la seleccin natural al reflexionar sobre las diversas clases de tortugasy de aves existentes en las islas Galpagos. Concluye que la poblacin decada isla es una "especie incipiente". Formul estas ideas en El Origende las Especies (1858), aunque desde veinte aos atrs haba ya concebidoel mecanismo que explica el cambio evolutivo (la seleccin natural). ef. [10].

    65

  • especies biolgicas se debe a "un cambio en la diversidad yadaptacin de poblaciones de organismos." Para Emst Mayr,la evolucin es una idea del cambio mismo que, en periodoslargos de tiempo, transform radicalmente la visin del hom-bre sobre s mismo, el mundo y la naturaleza viviente por-que supone cuatro postulados principales: 1) el universono es esttico sino que evoluciona -las especies cambiancontinuamente, unas aparecen y otras se extinguen; los oroganismos tambin cambian con el tiempo; 2) el procesoevolutivo es gradual y continuo; 3) todos los organismostienen un ancestro comn y podra trazarse su historia a par-tir de un nico origen de la vida --quizs esto explique lasimpata de Monod por la hiptesis de que la vida apareciuna sola vez; 4) la evolucin se explica mediante la selec-cin natural. 21

    Los sujetos de la evolucin darwiniana son los individuos-o grupos de individuos relacionados entre s. En rigor,ni las poblaciones, ni las comunidades de poblaciones que seinfluyen mutuamente, pueden considerarse como "unidadessujetas a la evolucin darwiniana";" Por lo que tampocopodran serlo las ideas (hablando en sentido estricto). Enconsecuencia, resultar claro que las hiptesis de Monod, re-lativas al papel central que desempea en el destino del hom-bre la adopcin del postulado de objetividad, tienen comobase un modo de hablar analgico (en el mejor de los casos).De la misma manera, tampoco es correcto decir. sin precisarni hacer distinciones, que la materia inerte evoluciona.

    Una de las nociones esenciales de la teora evolutiva es lade la mutacin. Las mutaciones son cambios sbitos en elDNA de los cromosomas. Si tienen lugar en las clulas repro-ductoras pueden producir cambios hereditarios en las ca-ractersticas de los organismos que surgen de ellas. Tales

    26 cr. noi p. 47.21 Ibidem.; pp. 47.48.2S [8] pp. 160175.May sin embargo explica que, en un sentido amplio,

    se puede considerar que "constelaciones de especies" evolucionan "conjun-tamente dentro de un convencional marco darwiniano" (p. 161).

    66

  • cambios constituyen, precisamente, la materia prima de laevolucin. Desde el punto de vista de la adaptacin del servivo, se dice que las mutaciones son al azar porque la evolu-cin se ha realizado por la seleccinnatural de tales mutacio-nes." El origen fortuito de la mutacin fundamentara latesis de Monod de que en el principio de toda novedad enla bisfera y en el universo, est el azar. Por una parte, lasnovedades biolgicas (distintas especies) se deben a que laseleccin natural favorece ciertos genes, pero tambin se de-ben a la reproduccin sexual, que Monod no considera. Porotra parte, la ingeniera molecular -manipulacin, median-te tcnicas modernas, de nucletidos o de aminocidos en lasmolculas de cidos o de protenas- hace que no todas lasmutaciones sean al azar, por lo que la afirmacin de Monodresulta falsa en lo que se refiere a la misma bisfera. Y,aun si tal afirmacin fuera cierta, no sera legtimo genera-lizarla de manera que se convierta en tesis absoluta, meta-fsica. Lo anterior, adems, nos muestra el peligro que co-rren las teoras filosficas construidas, al modo positivistadel siglo pasado, como una extensin de hiptesis cientficas.El tiempo, la tcnica o nuevos descubrimientos pueden modi-ficarlas y hasta falsificarlas, y la misma suerte corren, portanto, las ideas 'filosficas' que se apoyan en ellas.

    Otro concepto esencial en la teora darwiniana de la evolu-cin, y en El Azar y la Necesidad, es el de la seleccin natu-ral. Monod, impresionado por las adaptaciones que mani-fiestan los seres vivos, dir que stos son teleonmicos. Laseleccin natural es el mecanismo mediante el cual los orga-

    29 La tcnica moderna hace necesarias algunas aclaraciones. La mutacin,normalmente, es un suceso poco frecuente, aunque puede inducrsele me-diante radiaciones -con rayos X, rayos gamma, neutrones, etc .. - o median-te agentes qumicos -por ejemplo, gas de mostaza. Antes, todas las muotaciones eran fortuitas, pero ahora pueden provocarse mediante la ingenie.ra molecular, que hace posible la sustitucin de nucletidos en la molculade DNA, alterando as la secuencia de .loa aminocidos en las protenas quedependen del gene alterado. Estos cambios tienen diversas repercusiones enla estructura y funciones del organismo. O sea, que hasta ahora las muta-ciones eran fortuitas, y posiblemente lo sean mucho tiempo para los efectosde la evolucin de las especies, pero no podemos hablar de manera absoluta,pues en un futuro lejano ...

    67

  • nismos se adaptan a su medio ambiente. Supone la existenciade un depsito de variabilidad gentica -debido a las muta-ciones y a la reproduccin sexual- e implica una tasa de re-produccin diferencial entre los individuos de una mismaespecie (las diversas variantes dejan diferente nmero dedescendientes}." Por todo esto, la seleccinnatural configurael cambio evolutivo, eliminando ciertos caracteres y haciendoque prevalezcan otros.

    El concepto de adaptacin se concibe modernamente entrminos de 'problemas' planteados al organismo por el me-dio ambiente y de 'soluciones' que los organismos crean pormedio de la seleccin natural. As, "la adaptacin es el pro-ceso de cambio evolucionario por el cual el organismo proveeuna 'solucin' cada vez mejor al 'problema' y el resultadofinal es la situacin de estar adaptado"." Desde luego, no seafirma que la seleccin natural conduzca, necesariamente, auna mejor adaptacin. Hay cambios biolgicos -entre elloslos debidos a un crecimiento diferencial (por ejemplo, que elcerebro de los gorilas sea relativamente ms pequeo queel de los chimpancs) o a los fenmenosde pleiotropa (cam-

    30 Cf. [7] pp. 212-230. Lewontin dice que: "La teora de la evolucinpor la seleccin natural descansa en tres principios necesarios: 1) dentrode una misma especie los individuos difieren entre s fisiolgicamente, mor-folgicamente y en su conducta -principios de variacin. 2) Las varacio-nes son hereditarias de algn modo, Por tanto, normalmente, los hijos separecen a sus padres ms que a otros individuos -principio de herencia.3) Las diversas variantes dejan diferente nmero de descendientes, ya seainmediatamente o en generaciones remotas -principio de seleccin natural.(P. 220.)

    Tambin se define la evolucin como "el resultado de la seleccin naturalque trabaja sobre mutaciones al azar" (d. [15] p. 96). Y como la teorade la evolucin se explica mediante leyes genticas, modernamente se con-sidera que la seleccin natural opera a nivel genotpico y no fenotpico (comopensaba Darwin y como piensa Monod). Lo cierto es que la seleccin naturales una funcin de los caracteres de los organismos y "de la reaccin de losorganismos respecto a los dems y respecto al medio" iibid., p. 102).

    31 Cf. [7] p. 213. El concepto de adaptacin fue introducido por Darwinmediante el principio de la lucha por la existencia, que como l mismo aclara,utiliza "en sentido amplio y metafrico" (cit. por Lewontin en p. 220). Esteprincipio dice, en palabras de Lewontin, que "las variaciones que favorecenla supervivencia de un individuo en competencia con otros organismos yfrente a tensiones ambientales, tienden a incrementar el xito reproductivoy as tienden a ser preservados" (ibidem.).

    68

  • bios en un gene que tienen muchos efectos diferentes en elfenotipo de un organismo) que tampoco pueden comprenderse en trminos de adaptacin. Volviendo a Monod, y. areserva de examinar el concepto de teleonoma, habla de "latendencia general ascendente de la evolucin"." Este lengua-je es ambiguo en razn de las consideraciones anterioresacerca de la adaptacin y de los cambios que pueden sufrirlos organismos. Evolucin y progreso no siempre van juntos.Hay especies que se han extinguido por no haberse adaptado.En vista de lo cual, es ms convenientepensar que las adap-taciones de los organismos muestran, simplemente, su habi-lidad para sobrevivir en un medio ambiente que cambia. Portanto, las afirmaciones de Monod en el sentido de que lateleonoma determina la direccin de la seleccin naturaly que se preservan slo las mutaciones que por lo menosconservan la coherencia, orden y aptitud de los organismos,es tambin falsa.

    El nulo poder predictivo de la teora de la evolucin (enel sentido de que "los seres vivos en.cuanto clase.no son pre-visibles" a partir de sus primeros principios) es el argumen-to que utiliza Monod para decir que la bisfera es "impre-visible". Ciertamente, no se puede predecir si un cambiodebido a la seleccin "incrementar o disminuir la adapta-cin en general"; tampoco si determinada poblacin va asobrevivir o a extinguirse." Sin embargo, en base a estudiosltimos sobre los nichos ecolgicos y sobre la adaptacin,sabemos que s es posible hacer algunas predicciones. Porejemplo, el principio de la lucha por la existencia permitepredecir, en dos organismos, cul tendr mayor nmero dedescendientes.u En consecuencia, la afirmacin de Monod esverdadera si se refiere slo a la manera exacta como evolu-cionarn los individuos o las especies, cosa que no aclara.

    32 cr. [12] p. 138.33 cr [7] p. 225.8. C. [7] p. 222. Los estudios citados de Lewontin y de May. Precisa-

    mente una de las ventajas que tiene el planteamiento de la adaptacin como"problemas de diseo" y que los caracteres se comprendan como "solucionesde diseo" es que se puede predecir qu individuos "sern ms aptos".

    69

  • Como observacin final acerca del uso que hace Monodde la teora de la evolucin, es evidente que el modo deenfocar las mutaciones, la seleccin natural y la adaptacindepende de sus intuiciones previas. Sin embargo, no es elnico que procede de este modo. Tenemos tambin a W. Wim-satt, quien sostiene, en "Teleology and the Logical Structureof Function Statements"," que la estructura de la teora de laevolucin es teleolgica, concluyendo de ah que los organis-mos son teleolgicos porque se explican mediante una teoracuya estructura es teleolgica. Esta utilizacin de la mismateora para afirmar tesis opuestas no justifica a ninguno delos dos autores pero sirve para probar que diversos supuestosfilosficos hacen que un mismo hecho pueda ser interpretadode manera distinta y hasta contradictoria.

    2. Teora molecular del cdigo genticoMonod interpreta esta teora en un sentido amplio que in-cluye tanto "las nociones relativas a la estructura del mate-rial hereditario y de la informacin de la que es portador"como a "los mecanismos moleculares de expresin, morfo-gentica y fisiolgica, de esta informacin"." En esta teorafundamenta su inclinacin a considerar que la vida apareciuna sola vez en la tierra y la tesis de que todas las propie-dades de los seres vivos son analizables en trminos fsico-qumicos. Tambin encuentra ah los modelos para caracte-rizar las nociones de invariancia y teleonoma, y, por ltimo,su concepto de emergencia est ligado a la estructura de lasprotenas.

    Monod destaca la unidad que existe en labisfera, puestodo el mundo viviente revela, a escala microscpica, una"profunda y rigurosa" uniformidad: "desde la bacteria hastael hombre, la maquinaria qumica es esencialmente la misma,tanto por sus estructuras como por su funcionamiento". Losorganismos estn constituidos por dos clases principales de

    86 Cf. [19].86 Cf. 02] p. 10.

    70

  • macromolculas, las protenas y los cidos nucleicos. Y, encuanto a su funcionamiento, las mismas secuencias de reac-ciones son utilizadas en el metabolismo. 81 Esta unidad haraplausible la hiptesis de que la vida hubiese aparecido unasola vez sobre la tierra. Pero Monod de nuevo afirma muchoms de lo que permiten los hechos, ya que, en base a ellos, lonico que se puede decir es que probablemente slo unaforma de vida, una organizacin particular, pudo evolucio-nar. As queda abierto el campo para que futuras investiga-ciones nos revelen si entre varias formas de vida slo unasobrevivi y dio origen a todas las especies o si, de acuerdoa la hiptesis grata a Monod, la vida apareci una sola vez.

    En todos los seres vivos, los cidos nucleicos y las prote-nas son, respectivamente, los principales responsables de laherencia y del metabolismo, fenmenos cuya comprensinha sido la gloria de la bioqumica -en la que Monod par-ticipa con toda justicia- en los ltimos afios." El xito de

    81 Cf. [12] p. 116. Las operaciones qumicas esenciales del metabolismoson: "movilizacin y puesta en reserv. del potencial qumico" y "biosntesisde los constituyentes celulares".

    8S Monod explica ampliamente la estructura de la molcula de DNA (quees el material gentico) porque ve en ella la base fsica de la invariancia.La forma de esta molcula fue explicitada por Watson y Crick en 1953.Desde entonces sabemos que se trata de una doble hlice cuyos bloques deconstruccin estaran formados por un fosfato, un azcar y una base (yligaduras de hidrgeno). Lo m interesante en las molculas de DNA es lasecuencia de las bases pricas y pirimfdicas y su complementariedad (ctoena-guanina; tmina-adenina) . En esa secuencia reside el programa que gua aldesarrollo de todas las funciones de los seres vivos.Cada triplete de bases puedecompararse a la letra de un alfabeto que nos remite a un aminocido particularde los veinte que estn presentes en el organismo -o a seales que organizanla sntesis de las protenas (por ejemplo. 'start', 'stop' ... ). En la secuenciade las bases -o en el orden de las letras del cdigo- se halla la clavetanto de las diferencias especficas de los organismos, como de las indivi-duales. Y tambin de la sntesis de las protenas, que son los agentes delas funciones metablicas.

    Las protenas son molculas, generalmente enormes, formadas por una se-cuencia de aminocidos unidos entre s por ligaduras peptdicas. Monod sos-tiene que ellas constituyen la explicacin ltima de todas las funciones yconductas teleonmicas del organismo. Son en verdad fundamentales porquede ellas depende el metabolismo (toda la serie de reacciones qumicas quepermiten al ser vivo desempear sus funciones). Nuestro autor dice que lasfunciones principales de las protenas son: la de fungir como catalizadoresespecficos, las reguladoras y las constructivas. Pueden llevarlas a cabo"gracias a su capacidad de formar con otras molculas complejos estereoespe-

    71

  • esos descubrimientos explica en parte que nuestro autor trate,primeramente, de establecer un paralelismo exacto entre lateleonoma y la conducta de las protenas en el organismoy, luego, formule la tesis de que "se puede admitir que todafuncin o estructura teleonmica de un ser vivo, sea cual sea,puede en principio ser analizada en trminos de interaccionesde una, de varias o de numerosas protenas"," Esta afirma-cin tiene serias consecuencias,ya que las palabras "sea cualsea" incluiran toda idea y toda creacin cultural -poemas,religiones, etc.- que contribuya de algn modo a la cohe-sin y supervivencia de grupos humanos. Todas ellas depen-deran, en ltima instancia, de la estructura de las protenasy, "en la medida en que se supiera describir el origen y laevolucin de esta estructura, se rendira cuenta tambin delorigen y de la evolucin de la performance teleonmica a laque est entregada" /0 En vista de las enormes dificultadesque encierra este programa, puesto que algunos fenmenosepigentcos --como la construccin de un tejido o la dife-renciacin de un rgano-- no han podido hasta ahora redu-cirse a lo microscpico,Monod aclara que tal reduccionismoa ultranza es "una posicin de principio" y no una verda-dera teora."

    Considero que el reduccionismo radical, aun como "posi-cin de principio", es errneo, pues terminara con la plura-lidad de las disciplinas cientficas. Como ideal, quizs seafructfero porque incita al descubrimiento de las causas fsi-co-qumicasque subyacen en los fenmenospsicolgicos, his-

    cficos y no-covalentes" y a su capacidad de ser "detectores e integradoresde informacin qumica" (M. J., pp. 59, 76, 77). Todas estas funcionesdependen" en ltima instancia, de las propiedades "estereo-eapecficas" de lasprotenas (capacidad de reconocer a otras molculas segn su forma, "quees determinada por su estructura molecular" (p. 58). De paso diremos que,precisamente, esta electividad tan extraordinaria es lo que distingue a loscatalizadores biolgicos de los no-biolgicos. Tambin explicara que, en labisfera, los organismos slo metabolicen uno de los ismeros pticos de unasustancia (por ejemplo, 108 aminocidos L y los azcares D).

    89 Cf. [12] p. 58. 0 Cf. [12] p. 59.~1 Cf. [12] p. 102.

    72

  • tricos, sociales y morales. No obstante que Monod es, sinduda, coherente con el postulado de objetividad (entendidoa su manera), muestra, una vez ms, poco rigor filosfico.En su tesis reduccionista se confunden dos afirmaciones di-ferentes: que todo comportamiento de los seres vivos tienealguna base fsica y que todo es interpretable o puede seranalizado en trminos de interacciones a nivel molecular.No hay mayor problema para aceptar la primera, pues a me-dida que la ciencia avanza se descubren, justamente, estruc-turas y comportamientos que posibilitan las distintas funcio-nes del ser vivo. Esto no sucede slo en biologa sino tambinen ciencias como la sociologa, la economa, etc. Lo mismosucede en la qumica con respecto a la fsica. Pero se trataranicamente de condiciones necesarias para que algn sucesobiolgico, qumico o sociolgico pudiese realizarse." Si Mo-nod sostuvieseslo la primera afirmacin, estara de acuerdocon l, pero palabras como "interpretables", "ser analiza-das", etc., que reitera una y otra vez en El Azar y la Nece-sidad, indican que sostiene una tesis reduceionista fuerte. Y,si un moderado "reduccionismo epistemolgico" (en pala.bras de Mario Bunge}," representa una actitud fructferapara la ciencia y la filosofa, y hasta necesaria para nuestramejor.comprensin de los fenmenos, un reduccionismo radiocal no es compatible con la variedad y pluralidad de la natu-

    42 Hay estudios muy interesantes sobre la explicacin, por ejemplo, de laconducta altruista en trminos matemticos y genticos (cf. [17] pp. 176192). W. D. Hamilton encontr la explicacin precisa,gentica y matemticamente, del tipo de conducta --considerada paradjica- de los padres que,con el fin de salvar a su prole, atraen en algunos casos la atencin del animalque amenaza a sus cachorros, arriesgando -yen ocasiones perdiendo-- lapropia vida. Sobre la base de que tal conducta tiene uno o varios genes res-ponsables de ella, es probable que estos mismos genes se vern ms favore-cidos por la conducta altruista que si 108 padres huyen y su prole muere. Enconsecuencia, la seleccin natural favorece el altruismo de los padres. Talexplicacin, de UD nivel ms bsico que el de la etologa, no va a suprimiresta disciplina pues, como bien seala E. Mayr, "ningn darwinista cues-tiona el hecho de que los procesos de evolucin orgnica son consistentes conlas leyes de las ciencias fsicas, pero no tiene sentido decir que la evolucinbiolgica ha sido reducida a leyes fsicas" (Cf. [10] p. 53).

    48 Cf. [3].

    73

  • raleza ni con los diversos intereses humanos reflejados en losdistintos niveles de conocimiento.

    3. Problema del origen de la vidaEste problema, cuyas races son las razones metafsicas yemotivas de que la naturaleza humana se comprender mejorsi develamosel secreto de la vida, ha vuelto a estar de modaen la ciencia a partir de los estudios de Haldane y Oparin(1929). Monod lo enfoca desde las perspectivas de la contin-gencia de la vida humana y de la prioridad de la invaran-cia sobre la teleonoma. Como se complace en subrayar lofortuito y solitario de nuestra existencia, simpatiza con lahiptesis de que la vida, resultado de un acontecimientonico, apareci quizs una sola vez y, por tanto, la probabi-lidad a priori de que surgiera era "casi nula"."

    El trmino 'nico' se utiliza, generalmente, de maneraambigua. Analizar sus diversos sentidos es un problema genuino de la ciencia y de la filosofa porque lo que est enjuego es si el enorme nmero de acontecimientos 'nicos'en la historia, no slo de la vida sino del universo, puedenexplicarse mediante leyes cientficas, Los principales senti-dos del trmino som" a) el hecho de que un suceso no com-parta sus coordenadas espacio-temporales con ninguna otracosa. Esta singularidad no es obstculo para la aplicacinde alguna ley "porque todas las dems cosas son nicas eneste sentido".46 b) Que una cosa no tenga nada en comn

    44 Cf. [12], p. 159. Afirma desde luego que no tenemos elementos paraafirmar ni negar esta hiptess, pero se inclina por ella porque va contranuestra idea de la "necesidad" de "toda cosa real".

    46 Seguir el anlisis que M. Ruse hace de "nico"; cf. [15] pp. 90-92.(Ruse parte, a su vez, del anlisis de Gruner. 1%9.) El principal objetivode Ruse es mostrar la falsedad del argumento de Goudge en el sentido deque las explicaciones narrativas. propias de los sucesos evolutivos, no se con-forman al modelo hipottico-deductivo, ya que tratan de acontecimientos 'nicos' (pp. 8990).

    46 Ruse dice, por ejemplo, que hasta un pndulo simple tiene coordenadasespacio-temporales nicas pero "esta singularidad no nos impide afirmar laley 'Siempre que se tenga un pndulo simple, el periodo es proporcional ala raz cuadrada de la longitud"', porque toda ley hace abstraccin, "comodebe ser", de las coordinadas espacio-temporales.

    74

  • con ninguna otra. En este caso no podra subsumrsele bajoninguna ley. e) Se puede utilizar la palabra 'nico' en elsentido de que cierta combinacin particular de condiciones--como por ejemplo, la falta de oxgeno libre en la atmsfe-ra, radiaciones adecuadas, etc., en la aparicin de la vida-se da una sola vez. En este sentido s son nicas tanto las.condiciones como el suceso considerado. Sin embargo, con-cuerdo con Ruse en que esta ltima clase de singularidadno impide la aplicacin de la ley, que sera: "Siempre quehay un caso de s, se da uno de E" /7 Resulta claro que Monodse refiere a este caso de singularidad cuando habla de lavida como posible acontecimiento 'nico', pero el contextonos dice que lo utiliza como opuesto a 'necesario' - no auna necesidad lgica, sino a lo contrario de contingente."

    Actualmente, varios autores --entre ellos Oparin, Fox,.LazcanoAraujo, R. Dickerson, etc.- se dedican a esclarecerla manera "cmo las formas vivientes pudieron emerger;paso a paso, desde la materia inanimada en la tierra primi-tiva"." Inquieren sobre el origen de la vida, y algunas de sus.conclusiones son relevantes en lo que se refiere a las tesis.que sostiene o adelanta Monod. Oparin dice que no es acep-table la creencia de que la vida surgi una nica vez "comoresultado de una combinacin accidental de agrupamientosatmicos"; lo ms probable es que haya habido varios. sur-gimientos de vida, en distintos sitios, de los cuales unos des-aparecan y otros nuevos se formaban.50 Esta afirmacin deOparin es compatible con el hecho de que las condiciones-las especficas de la tierra hace muchosmillones de aos-y el suceso -la aparicin de la vida- considerados, hayansido nicos, pues tal sucesobien pudo haber tenido instancias

    47 Cf. [15] p. 91. El problema para aplicar una ley a los acontecimientos.'nicos' en este sentido, residira en la complejidad del material con el quese cuenta y no en una imposibilidad Igica.

    4S Por eso mismo dice Monod que la idea de la aparicin de la vida comoresultado de un acontecimiento nico choca profundamente con el sentir, noslo del hombre comn, sino tambin con el de los cientficos, porque es unaidea que va contra la tendencia de creernos necesarios.

    49 Cf. [4] pp. 70-108.50 Cf. [13] p. 31.

    75

  • mltiples. Sin embargo, no es compatible con la imprecisahiptesis de que la vida posiblemente apareci "una sola vezen la tierra". Por otra parte, estos autores no aceptaran elplanteamiento que hace Monod de una prioridad necesaria--causal y temporal- entre invariancia y teleonoma, esdecir, entre cidos nucleicos y protenas. Opinan que estosconstituyentes del ser vivo evolucionaron juntos. En conse-cuencia, si se aceptase el dilema de El Azar y la Necesidad(considerar que alguno de ellos tiene prioridad sobre elotro) sera como preguntarse nuevamente qu fue primero,la gallina o el huevor " As, la misma ciencia, que Monodinvoca como juez definitivo en sus conclusiones, rechaza quepueda hablarse siquiera de la prioridad de la invariancia(o de la teleonoma para los "animistas"), pues todo el pro-blema est mal planteado de base. Nuestro autor pens que,investigando sobre el origen de la vida, hallara la evidenciapara afirmar que la teleonoma es propiedad secundaria yque no hay Dios ni dioses que hayan sido los autores delproyecto que manifiestan los organismos. Y aunque estofuese verdad, ninguna conclusin emprica puede aparecercomo premisa en la 'deduccin' de tal creencia.

    111. Ciencia y filosofaLa distincin que hace Monod entre ciencia y filosofa esambigua porque no precisa estos conceptosy acepta, sin ana-lizarlas debidamente, nociones de uso comn como deber,idea, forma, etc. Aunque no dice de manera explcita quentiende por ciencia, tanto el contexto general como algunasafirmaciones aisladas nos permiten conocer su objetivo, suprincipio rector y su naturaleza.

    Para este autor, "la ambicin ltima de la ciencia enteraes fundamentalmente... dilucidar la relacin del hombrecon el universo"." No aclara qu clase de relacin es sta, side conocimiento,de dominio, de comunicacino alguna otra

    In Cf. [13] p. 32, ef. [6] p. 105, ef. [4] p. 86.lI2 Cf. [12] p. 9.

    76

  • de las que se pueden establecer. Acudiendo al contexto, ve-mos que Monod piensa en una relacin que podramos deno-minar metafsica: est el hombre solo en el universo, opuede volverse hacia alguna deidad en busca del sentidode la vida o de sus leyes morales? La interrogante sera deeste tipo. El Azar y la Necesidad, desde las referencias a De-mcrito y a Camus38 hasta las palabras finales,u as lo de-muestra. Sin embargo, la respuesta deber darse "en unostrminos que no sean metafsicos"." Encontramos ya la pri-mera ambigedad: los problemas que se plantean dentro dela ciencia pueden pertenecer al nivel de nuestras creenciasbsicas, pero las soluciones tendrn que encontrarse en otraparte. Monod no se da cuenta de la inconsistencia anteriory lo primero que afirma acerca de la naturaleza de la cien-cia es que sta se opone a la metafsica. Deja traslucir unaactitud 'comtiana' pues, en el prrafo citado, el trmino "me-tafsicos" tiene un sentido peyorativo con respecto a "cen-. "cIa.

    La ciencia sera de naturaleza objetiva; y tambin una po-sicin de principio, as como el reino del conocimiento ver-dadero. Nunca lo dice directa y explcitamente; sin embargo,afirma que "el postulado de objetividad es consustancial a laciencia"," Como ya sabemos en qu consiste tal postulado,podemos conocer qu es la ciencia para nuestro autor. Elpostulado de objetividad es, adems de lo sealado en pgi-nas anteriores, "la piedra angular del mtodo cientfico";el principio rector de la ciencia y condicin necesaria delconocimiento." La verdad tambin se define en relacin a

    53 Cf. [12] p. 7.u Cf. [12] p. 193: ".. el hombre sabe al fin que est solo en la nmen-

    sidad indiferente del Universo de donde ha emergido por azar. Igual que sudestino, su deber no est escrito en ninguna parte. Puede escoger entre elreino y las tinieblas".

    55 Cf. [12] p. 9.36 Cf. [12] p. 31. Recordemos que el "postulado de la objetividad de la

    naturaleza" es la negacin sistemtica de que la "interpretacin de los fen-menos en trminos de causas finales" pueda "conducir a un conocimientoverdadero".

    57 Cf. [12] p. 31.

    77

  • este postulado, pues slo si lo adoptamos como principio ygua alcanzaremos la verdad en el conocimiento.Habra unacorrelacin entre ciencia y naturaleza: ambas son objetivas.Monod trata como equivalentes el postulado de objetividad-principio metodolgico- y la afirmacin -ontolgica-de que "la naturaleza es objetiva y no proyectiva" .58 Se com-prende as que la ciencia sea, bsicamente, el conjunto delas ciencias empricas, en especial las llamadas naturales. fi9

    Monod asigna a la biologa un puesto central entre las-dems ciencias. Es la "ms significativa" de todas ellas por-que trata el problema de la naturaleza humana en trminosque no son metafsicos y porque es la ciencia que ha tenidomayor influencia "en la formacin del pensamiento moder-no";" Pensando un poco, diremos que, ciertamente, el serhumano es lo ms importante para la ciencia, pero no por lasrazones que aduce Monod. En primer lugar, resolver el pro-blema de la naturaleza humana en "trminos no metafsicos"significara que las explicaciones de la biologa seran en tr-minos fsico-qumicos,como lo muestra el hecho de que, paranuestro autor, la perspectiva fundamental en estos problemases la de la "biologa moderna", entendida como una teorafsica de la herencia." Desde este punto de vista, no hay mo-tivos para considerar que la biologa sea ms 'significativa'que la fsica o la qumica, exceptuando, claro est, la raznemotiva de creernos distintos de los dems entes. Y, efectiva-mente, lo somos en algunos sentidos, pero estos sentidos sonlos que Monod calificara de "metafsicos" y no caerandentro del mbito de la ciencia "objetiva". En lo que se re-fiere a la segunda de las razones, es verdad que la teora

  • la teora de los conjuntos, o de la lgica simblica, o de lateora cuntica. Aun aceptando que los avances de la biolo-ga han sido formidables en el ltimo siglo, y que es unaciencia que tendemos a considerar como fundamental porquecreemos que nos puede develar el "secreto de la vida", losargumentos de Monod no son convincentes. Reflejan slosus preferencias, eso s, muy legtimas (todos tenemos algu-nas), pero que no autorizan a convertir en dogmas las creen-cias particulares.

    Monod abandona el seguro terreno de la ciencia y se aden-tra en el azaroso de la filosofa -por lo menos en El Azary la Necesidad- porque est convencido.que los cientficostienen el "deber de enriquecer el conjunto de la cultura mo-derna" con "ideas salidas de su ciencia"; ideas que se con-sideran "humanamente significativas"." As. "caballero an-dante" de la ciencia, incluye en su obra una parte "estricta-mente biolgica" que, por supuesto, no considera original yque consiste en la exposicin de la teora molecular del cdi-go gentico. Luego intenta "extraer la quintaesencia" de esateora," para deducir de ah algunas "generalidades ideol-gicas" o interpretaciones que permaneceran en el terreno dela epistemologa.

    Su pensamiento se mueve, pues, en tres niveles que en al-gunas ocasiones distingue pero en otras (la mayora) entre-mezcla y confunde: 1) El de la ciencia, en el que expone lateora molecular del cdigo -teora general de los sistemasvivientes- y la teora de la evolucin. Asimismo expone,como hemos visto, los descubrimientos recientes acerca de laestructura y funciones de las protenas y de los cidos nu-cleicos. Las teoras cientficas que elige y los conceptos queenfatiza, reflejan el 'clima' predominante en la ciencia ac-tual: el deslumbramiento por las hazaas de la bioqumi-ca. Monod busca en ella la respuesta a toda clase de interro-gantes, sean empricas, psicolgicas o ticas. 2) Un nivel in-

    62 Cf. [12] pp. 10 y 11;63 Cf. [12] p. 11.

    79

  • termedio entre ciencia y filosofa, que sera el de la "forma"de las nociones de la biologa moderna. Las comillas son deMonod, que utiliza esta palabra porque insiste en que su tareaes dar a conocer "la significacin general" y el "alcance" dela teora molecular del cdigo. ~'Antes que las nociones mis-mas de la biologa moderna, es su forma lo que he intentadodestacar, as como explicar sus relaciones lgicas con otrosterrenos del pensamiento" (ibid.).

    La lectura de El Azar y la Necesidad nos indica que lapalabra "forma", en la manera como la utiliza Monod, no serefiere a la estructura lgica de las teoras sino a la "quinta-esencia": lo que est oculto y sera relevante, no para la filo-sofa de la ciencia, sino para la conducta humana. :ste esel sentido que tienen para Monod "la significacin general"y el "alcance" de las teoras. Nada ms lejano de su pensa-miento que una axiomatizacin de teoras cientficas. Necesitallegar a la "quintaesencia" de una teora para aplicarla a suvisin del mundo, a la conducta y a la bsqueda de la feli-cidad humanas. Por "relaciones lgicas" en este contexto,entiende que las conclusiones filosficas son deducibles dealgn modo a partir de premisas cientficas. Pienso que eneste nivel encontramos los peores equvocos de toda la obra,pues Monod presenta pseudoproposiciones cientficas -porejemplo, que los seres vivos se definen mediante las propie-dades de invariancia y teleonoma y que, de ellas, la primeratiene prioridad sobre la segunda- como si fuesen una ex-tensin legtima de verdades empricas; como si estuviesenplenamente comprobadas P9r los mtodos de la ciencia ex-perimental. Nos da "gato por libre" ya que se trata, en cam-bio, de especulaciones muy discutibles que pretenden sercientficas. 3) El nivel propiamente filosfico es el reinode las ideas "humanamente significativas". No es el de laciencia misma, sino de las ideas que ella sugiere. Sin em-bargo, existe para Monod una relacin estrecha entre ambosniveles: las ideas filosficas resultan de "llevar hasta suslmites las conclusiones que la ciencia autoriza" (p. 11).

    80

  • Ahora que en el asunto de saber cules son esas conclusionesque la ciencia autoriza, no hay ms criterio que el de su au-toridad, Son "generalizaciones ideolgicas" que, de algnmodo, se pueden "deducir". Monod se revela de nuevo comobuen positivista ('decimonnico') al concebir que la filoso-fa es una extensin de la ciencia, cuyas "generalizacionesideolgicas" pueden incluso deducirse. Esta 'filosofa' goza-ra de la misma respetabilidad que la ciencia y, desde luego,no se identificara con la metafsica. Para finalizar debodecir que hay muchas relaciones entre ciencia y filosofa,cuyo estudio y explicitacin constituye, precisamente, la ra-zn de ser de la filosofa de la ciencia. Pero es evidente quetales relaciones no pueden ser las de premisas a conclusiones(en ninguna clase de 'deduccin') .84

    ConclusinEl examen de la relacin que existe entre la ciencia y la fi-losofa de Monod, nos muestra claramente el error de baseque mistifica y desfigura su pensamiento: toma como con-clusiones de la ciencia lo que en realidad son supuestos fi-losficos e intuiciones previas. Y, en consecuencia, desde elprincipio estn mal enfocadas las relaciones que puede haberentre ciencia y filosofa. Ciertamente se relacionan de mu-chas maneras. La filosofa va de la mano con la ciencia. Asdebe ser y as ha sucedido siempre en las pocas creativasdel pensamiento. Pero estas relaciones son mucho ms com-plejas que las sealadas por Monod. Los enunciados empri-cos de las ciencias 'naturales' jams podrn ser premisas deconclusiones filosficas. No hay un nexo lgico entre ellasa la manera que sugiere este autor cuando utiliza la palabra"deduccin" (aunque no la entienda de manera rigurosa).

    Recordemos que hay varias clases de afirmaciones rela-

    61 Cf. [12] p. 88. Monod distingue entre lgica y filosofa. Adems tam-bin utiliza "lgica" en el sentido de un modelo de conducta en un sistemao en un obj!ltO.por ejemplo cuando nos dice que las enzimas no se comoportan de acuerdo a una lgica hegeliana, sino al lgebra de Boole, y questa es la "lgica" de su funcionamiento.

    81

  • cionadas con la ciencia: En primer lugar, estn los supuestosfilosficos de las teoras cientficas. Son el conjunto de afir-maciones extraeientificas que, sin embargo, nos explican elorigen y muchas veces la forma de tales teoras. Constituyenlo que se ha llamado el 'clima' de opinin que prevaleceen cada poca. En el caso de Monod, este "clima" explica-ra en parte los motivosque le hacen considerar a la biologamolecular como la clave de toda la explicacin acerca de lanaturaleza humana. Est de moda; es una de las disciplinasms recientes y ha logrado avances espectaculares. En sutiempo, el gusto por las matemticas explicaba la afirmacinde Galileo en el sentido de que el libro del universo estabaescrito en caracteres matemticos . Para Monod, estos ca-racteres seran ahora los del cdigo gentico.

    La filosofa de El Azar y la Necesidad demuestra asi-mismo que la combinacin de supuestos filosficos y creen-cias particulares hace comprensible que un mismo hechoemprico pueda interpretarse de maneras muy distintas, yque una misma teora cientfica sirva de bandera para laspropuestas ms contradictorias. sta no es una relacin sim-ple entre ciencia y filosofa porque, si bien es verdad quenuestras creencias determinan en parte la formacin de lasteoras cientficas, tambin los resultados de la ciencia parti-cipan en la formacin de nuestra visin del mundo. En estesentido, algunas afirmaciones sobre el hombre y el mundoson, efectivamente, ideas "sugeridas" por la ciencia. El errorde Monod reside en tratar como equivalentes 'sugerir' y 'de-ducir'. Esta perspectiva equivocada explica que sus tesis,presentadas como descripciones -resultados de investigacio-nes empricas-, sean en realidad definiciones ad hoc. Yexplica tambin la ambigedad con que utiliza muchos desus trminos.

    Adems de los supuestos filosficos y de las ideas suge-ridas por la ciencia, estn las autnticas conclusiones quese deducen de ella. En este caso s hay un puente lgico.Justamente, una de las tareas ms interesantes de la filosofa

    82

  • consiste en establecer las relaciones lgicas entre los diver-sos enunciados de una teora cientfica. Por eso mismo em-prende la ardua tarea de formalizar y axiomatizar teoras.Desde este punto de vista, Monod tendra razn en afirmarque el deber del filsofo es dar a conocer la "significacin"y el "alcance" de las teoras, slo que desafortunadamenteno se refiere a ese legtimo empeo de la filosofa de laCIenCIa.

    Para finalizar, reiterar un punto que considero impor-tante: es muy peligroso fundamentar la filosofa en teorascientficas (adems de que es imposible) porque stas semodifican o se abandonan de acuerdo a nuevas investigacio-nes. La filosofa no es, como dira Monod, una extensin dehiptesis empricas, y no est supeditada as al conocimientocientfico ya que precisamente es ella, como seal Kant,la que nos dice qu es el conocimiento, qu vale ...

    BIBLIOGRAFA

    1. Barthelemy-Madaule, Madeleine, La Ideologa del Azur y de la Necesidad,Barral Ed., Barcelona, 1974.

    2. Buchdahl, Gerd, Metaphysics and the Philosophy 01 Science, B. Blackwell,Oxford, 1969.

    3. Bunge, Mario. "Levels and Reduction", Am, J. Plvysiol, 233 (3). R 75 .R 82, 1977.

    4. Dickerson, Richard E. "Chemical Evolution and the Origin of Lfe",Scientific American, Sept. 1978. Vol. 239, No. 3, pp. 70108.

    5. Kmer, Stephan, Experience and Theory, RoutIedge and Kegan Paul, Lon-don.

    6. Lazcano Araujo, Antonio, "La Vida en el Universo", El Origen de laVida, UNAM, Mxico, 1978, pp. 99136.

    7. Lewontin, Richard C. "Adaptation", Scientijic American, Sept. 1978. Vol.239.,No. 3, pp. 212230.

    8. May, Rohert M. "The Evolution of Ecological Systems", Scientijic Ame-rican, Sept. 1978. Vol. 239. No. 3, pp. 160-175.

    9. Mayr, Emst, "Teleological and Teleonomic: a New Analysis", Boston Stu-dies in the Phil, of Science. Vol. XIV, Reidel Publ. Co., Dordrecht, Hol-land, 1974, pp. 91117.

    10. Mayr, Emst, "Evolution", Scienti/ic American, Sept. 1978. Vol. 239, No.3, pp, 4555.

    11. Nagel, Ernest, La Estructura de la Ciencia, Paids, Buenos Aires, 1968.12. Monod, Jacques, El Azar r la Necesidad, Barral Editores, Barcelona, 5a.

    ed., 1972 (Ed. en francs, Le Hasard et la Necessit, Ed. du Senil, Pa-rs, 1971).

    83

  • 13. Oparn, A. r., "Los Conceptos Contemporneos en Tomo a los Procesosdel Origen de la Vida", El Origen de la Vida, UNAM, Mxico, 1978,pp. 19-26.

    14. Ponce, Margarita, "Explicaciones Teleolgicas en Biologa", Crtica, Vol.X, No. 28, Mxico, Abril de 1978, Jlp. 77-102.

    15. RUle, Michael, The Philosophy 01 Biologr, Hutchinson and Co., Ltd., Lon-don, 1973.

    16. Sarton, George, A History 01 Science, W. W. Norton and Company, Inc,New York, 1970-

    17. Smith, John Maynard, "The Evolution of Behavior", Scientijic American,Sept. 1978, Vol. 239, No. 3, pp. 176-192.

    18. Wieland, W., "The Problem of Teleology", Articles on Aristotle, Duckworth,London, 1975.

    19. Wimsatt, William C. "Teleology and the Logical Structure of FunctionStatements", Studies in History and Philosophy 01 Science, 3 (1972), No.1, Great Bretain.

    84

  • SUMMARY

    Jacques Monod presents in Chance and Necessity some theses aboutman and the world, and other theses concerning the possibHity ofscience. The aim of this paper is to elucdate the relations betweenscence and phiIosophy as well as to point out the different levelsof Monod's thought. Hence, 1 expound his philosophical andmeta-physicaI presuppositions and then 1 analyze whether or not they canbe 'deduced' from a set of scientific hypotbesis, as the author claims.

    The presuppositions of Monod's theories are: a) his basic beliefs,b) axioma or metholological principles, and e )some 'scientific'elaims.

    a) Bosic beliefs

    1. Chance is the only source of novelty in the universe. Thushuman existence is contingento Monod 'deduces' this belief fromthe hypothetical statement that life might be the outcome of a "uniqueevent".

    2. Life is unpredctable, This thesis in an illegitimate generalisa-tion of evolutionary theory's true statement denying the possihilityof predicting the precise evolution or tbe appearance of particularphenomena.

    3. Man is alone in the universe. There is no God, nor gods. Thsthesis is Monod's profound credo. It is this presupposition whichdetermines his choice of scientific facts and theories,

    4. There is no plan or design in nature. Ths statement is justified,in Monod's thought, by the "postulate of nature's objectivity".

    b) AxiomsThese are sorne fundamental methodologcal prncples upon which,

    according to Monod, modern science is based,1. "Nature is objective and not projective," This statement consti-

    tutes the so-called "objectivity postuIate", which in other words,consista in the assertion that no teleologcal explanation -which ismade in terms of final causes-e- would ever give us real knowledge.Monod locates the origin of ths postulate in the 17th century,when the prineple of inertia was formulated by Galileo and Desear-tes. If Monod's claim were accepted, it would follow that only sincethen could there be a real knowledge of nature, which is false. It isalso erroneous to move from a methodological principIe -the non-

    85

  • teleological explanation of phenomena- to an ontological one as-serting that nature is objective.

    2. Only what is objective can be known. In other words, theobjectivity postulate is a necessary condition of knowledge.

    3. The wtimate foundation of knowledge is an ethical decision:the adoption of the objectivity postulate, This princple is impliedby the preceding ones and also, in Monod's opinion, by the dubioushypothesis that ideas and life evolve similarly.

    4. AH the living organism's properties can be interpreted in phy-sico-chemical terms. Monod, therefore, hoJids strong reductionisttheses,

    e) Sciensijic claims

    1. Every living object has two essential properties, invariabilityand teleonomy. The first one would consist in any organism's abi!ityto reproduce and to transmit without any variation the informationthat corresponds to his own structure. The second one would consistin the fact that every living creature expresses a purpose which srepresented in its structure and accomplished through ts behavior.For Monod, this is an empirical description but, in fact, it is an adhoc definition wbich depends on the thesis that chance is at theorigin of any novelty in the universe, as welI as on the objetivitypostulate.

    2. Invariability is necessarly prior to teleonomy. Monod considersthat a central problem for any conception of the world is the relatonbetween those properties. The only scientific attitude would be theone which recognizes the priority of invariability. Those doctrineswhich accept the preeminence of teleonomy belong to the "animistictradition", wbich appeals to purposive explanations.

    Monod's statements show very clearly that our basic beliefs arean essential factor in hoth the formation of scientifc theories and inthe choice of the empirical facts intended to support our theories.This author uses as ground and confirmation for his philosophy thefolIowing notions of evolutionary theory and of molecular hiology:the mutations' fortuitous origin, naturel selection and the non-pre-dictive power of evolutionary theory.

    From evolutionary theory, Monod 'deduces' bis thesis about chanceand novelty; he establishes an analogy in the evoluton of Iife andideas and asserts that IHe is unpredictable. From the molecular theoryof the genetic code, he infers that life appeared only once on earth,and that aU the organisms' properties can be analysed in physico-chemical terma, He also fnds there the models necessary to charac-terize the notions of invariability and teleonomy.

    86

  • If we analyze the aboye mentioned scientific theories, it is clearthat no metaphysical or methodological thess can be 'deduced' fromthem, as Monod 'intends. Besdes, the radical reductionism he holdsis mistaken because it does not fit properly with the richness andvariety in nature nor with the variety of human interests that arerevealed in the different levels of knowledge. FinaUy, he uses someterms ambiguously, as we can see when he says that life might bethe outcome of a "unique event". Without further precisin, he op-poses "unique" to "necessary", thus making it a synonym for "con-tingent".

    For Monod, the aim of science consists in the elucidaton of therelation that man has with the universe. Although he does not expli-city define science, from his claim that the objectivity postulate is"consubstancial" with science it follows that science is of an ob-jective nature, that it constitutes the realm of true knowledge, andthat it is a matter of choice, an individual's ethical decision.

    Chance and lVecessity shows three levels of Monod's thought:1) the scientific one, in which the molecular theory of the genetccode and the evolutionary theory are developed. 2) A level betweenscence and philosophy, where the "form" o scientific theories -inthis case, of modero biology- is found. It is here where the authorcommits the worst ambiguities. He presents pseudo-scientific proposi-tions as legitimate extensions of empirical truths. 3) Last1y, thephilosophicaJi level, the one of the "humanly significant" ideas. Theseideas are the outcome of pushing scientific conclusons to theirlimito

    Conclusion

    The relatons that Monod estahlishes between science and philosophyare distorted by a fundamental mistake: he takes his own basobelefs as if they were legitimate scientific conclusons. Certainly,there are many connections between the two disciplines, but not theway Monod posts them, Philosophy can never depend tota1ly onscientific theories, because there is no logical implication betweentheir statements and because scientific theories change or are re-placed due to new fidings. Philosophy, on the contrary, is the sub-ject that considers what is science, what its value is ...

    [M.P. T.]

    87