alonso cortes 1955, miscelanea vallisoletana 1

Download Alonso Cortes 1955, Miscelanea Vallisoletana 1

Post on 05-Feb-2016

310 views

Category:

Documents

1 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Collection of articles on the history of the city of Valladolid, Spain. Vol. 1.

TRANSCRIPT

  • 1...

  • A

  • M I S C E L A N E A VALL ISOLETANA

  • NARCISO A L O N S O CORTES D E L A R E A L A C A D E M I A E S P A O L A , C R O N I S T A DE V A L L A D O L I D , E T C .

    M I S C E L A N E A V A L L I S O L E T A N A

    P R I M E R T O M O

    E d i c i n subvencionada por el Exorno. Ayuntamiento de Vailadolid,

    por acuerdo de la C o r p o r a c i n Municipal, siendo Alcalde-Presidente

    el limo. Sr. D. J o s G o n z l e z - R e g u e r a ! y de Jove

    M I N , S . A .

    V A L L A D O L I D

    1 9 55

  • Siete fueron las series o tomos publicados

    de MISCELNEA VALLISOLETANA, hoy

    agotados, y cfue reimprimimos aQui. Aa-

    dimos otras dos series, formadas por

    artculos no coleccionados hasta ahora-.

  • P R I M E R A S E R I E

  • E L H E R M A N O D E L O P E

    Los aos de 1550 a 1560 fuexon en Valladolid de inusitado movimiento poltico y social. Aunque el incansable emperador D. Carlos y su hijo D. Felipe andaban por tierras de Alemania, la villa del Pisuerga todava no ostentaba el ttulo de ciudad era considerada por todos como verdadera corte de las Espaas. D. Felipe, prncipe an, volvi a su villa natal en 1554, pero su estancia fu muy breve; pues muerto por entonces su cuado el prncipe D. Juan de Portugal, trjose a Valladolid a la viuda (su hermana la princesa doa Juana), y comenz a inltroducirla e instruirla en el gobierno de la monarqua, satisfacindola cuanto le era posible porque obedeciese, y a la pblica quietud y general conformidad y para su propio bien ayudase fiel y pronta. Hecho esto, puso ayos a su hijo el infante D . Carlos y parti en busca de su segunda esposa doa Mara de Inglaterra. Y ni siquiera cuando su augusto padre, poco despus, abdic en l la corona, crey preciso regresar a Espaa, en forma que la proclamacin se hizo en Valladolid por la regente, con asistencia del mismo D. Carlos, que ya se entretena en matar pajarillos y en desobe-decer a sus mentores.

    Todo ello comunicaba a la villa ese aspecto de riqueza y os-tentacin que hiciera a Navagero juzgarla como la mejor tierra de Castilla la Vieja. Propicia siempre a las demostraciones p-blicas, lo mismo supo recibir dignamente al emperador en su paso para Yuste, que solemnizar con suntuosos funerales la muerte de dos reinas. Y en medio de aquella singular vida cor-

  • N A R C I S O A L O N S O C O R T S

    tesana, bulla una turba abigarrada de andantes en corte, magnates, clrigos, cmicos, pretendientes, menestrales, poetas, que ya entretenan sus ocios con deportes y fiestas, ya buscaban distraccin en curiosear las enseanzas luteranas, de un modo demasiado inocente tal vez para merecer cruelsimo castigo. En-tonces, cuando aquellos herticos reos marchaban encaperuza-dos a la hoguera, lleg a Valladolid el rey D. Felipe, a tiempo todava para presenciar la segunda parte de tan sabroso es-pectculo.

    Entre esta turbamulta hallbanse algunas personas que ms tarde, por diversas circunstancias, han pasado a figurar en nues-tra historia literaria. Precisamente al comenzar aquel decenio lleg a Valladolid, buscando aquello que al hom'bre le es ms necesario para la vida, el zurujano alcalano Rodrigo de Cervan-tes, llevando la impedimenta de una no escasa familia, en la que figuraba Miguel, nio de tres o cuatro aos.

    Tambin estaba en Valladolid Lope de Rueda, dedicado a sus ocupaciones de farndula. Desde 1551 hasta 1559, repre-sent en esta villa el exbatihoja sevillano, si bien haciendo alguna tourne por las comarcas circunvecinas. Estaba a la sazn casa-do por lo menos as lo afirmaban algunos conocidos suyos, en oposicin a otros que ponan en entredicho la legitimidad de aquella unin con cierta bailarina llamada Mariana, que en otros tiempos haba servido a D. Gastn de la Cerda, duque de Medinaceli, proporcionndole entretenimiento con sus habilida-des coreogrficas.

    A ms de estos y otros individuos dignos de recuerdo, ha-llbanse en Valladolid y ellos son el principal objeto de este artculo dos personajes de cuenta: Felices de Vega y su mujer Francisca Hernndez o Fernndez. Aquel matrimonio carreda-no que aos ms tarde haba de traer al mundo todo un mons-truo monstruo de talento y fecundidad literaria, resida en la corte del Pisuerga por los aos de 1554.

    Hablando del origen de sus padres y su salida del pueblo natal, Lope de Vega, en la conocida epstola & Amarilis, inserta en L a Filomena, dice lo siguiente:

  • M I S C E L N E A V M J L I & O L E T A I N I A

    T i e n e s u s i l l a e n l a b o r d a d a a l f o m b r a D e C a s t i l l a , e l v a l o r de l a M o n t a a Que el V a l l e de C a r r i e d o E s p a a n o m b r a ;

    Al l otro t i empo se c i f r a b a E s p a a ; Al l t uve p r i n c i p i o ; mas q u i m p o r t a N a c e r l a u r e l y ser h u m i l d e c a a ?

    F a l t a d i n e r o a l l , l a t i e r r a es co r t a ; V i n o m i pad re d e l so la r de V e g a : A s a l o s pobres l a n o b l e z a e x h o r t a ;

    S i g u i l e has ta M a d r i d , de celos c i ega , S u amorosa mujer , p o r q u e l q u e r a U n a e s p a o l a E l e n a , entonces g r i ega .

    H i c i e r o n amis tades , y aque l d a F u p i e d r a en m i p r i m e r o fundamen to L a paz de s u celosa f a n t a s a .

    E n f i n , p o r celos soy , q u n a c i m i e n t o ! I m a g i n a d l e vos , q u e habe r n a c i d o D e t a n i n q u i e t a c a u s a fu p o r t e n t o .

    Desde el valle de Carriedo, su tierra natal, los padres de Lope se traslaron a Madrid, efectivamenlte; pero antes, sin duda al-guna, hicieron una estancia, ms o menos larga, en Valladolid. Tal lo demuestra la partida de bautismo de otro hijo suyo, lla-mado Francisco, que dice as:

    F r a n c i s c o . E n d iez d i a s d e l mes de o tubre de m i l i e qu in ien tos y c inquen ta y qua t ro a o s y o F r a n c i s c o H o r t e g a , c u r a de N u e s t r a S e o r a de l A n t i g u a d 'es ta v i l l a de V a l l a d o l i d , b a p t i c a F r a n c i s c o , h i j o de F e l i z e s de V e g a y de F r a n c i s c a H e r n n d e z . F u e r o n p a d r i n o s G e r n i m o de B r u -selas y M i g u e l [sic] M o n t e r o . M a d r i n a s , B e a t r i z de P e r e a y C e z i l i a J u r e z ( i ) .

    No creo que haya duda en que se trata de los mismos padres de Lope de Vega. Los nombres no son vulgares para que se trate de una simple coincidencia, v aunque corrientemente se menciona a la madre del autor de L a Arcadia con el nombre de Francisca Fernndez, la verdad es que este apellido y el de Her-

    ( i ) A . p a r r o q . de N u e s t r a S e o r a de l a A n t i g u a de V a l l a d o l i d . L i b . i > de bau t i smos , fo l . 50.

  • 1(> N A R C I S O A L O N S O C O R T S

    nndez solan emplearse indistintamente. A mayor abundamien-to, puede aadirse que Jernimo de Bruselas, uno de los pa-drinos del bautizo, era bordador (i), y que en la familia de los Pereas, a que perteneca una madrina, haba tambin indivi-duos del mismo oficio ; y sabido es que Felices de Vega, como se ve por la partida de defuncin que public Prez Pastor, y por ciertas palabras de Surez de Figueroa en la Plaza universal en que no creo hubiese reparado nadie hasta que yo las saqu a colacin, profesaba tambin de bordados.

    Lo probable, pues, es que Felices de Vega se trasladase a Valladolid con su mujer buscando ms ancho campo para ejer-cer su oficio. Pero viene otra cuestin. Lope, en los versos antes citados, dice que su padre sali del solar de Vega y

    S i g u i l e has t a M a d r i d , de celos c iega , S u amorosa mujer , po rque l q u e r a U n a e s p a o l a E l e n a , entonces g r iega .

    Demostrado que la partida no fu directa desde Carriedo a Madrid, sino con escala en Valladolid, y que en este punto es-taba an el matrimonio en cordial armona, parece lo probable que la pasin de Felices hacia la espaola Elena surgiera en Valladolid despus del nacimiento de Francisco, y que desde aqu huyese el infiel a Madrid seguido de su amorosa consorte. A no ser cosa poco verosmil que Francisca Hernndez, per-siguiendo a su marido desde Carriedo, fuese sorprendida en Va-lladolid por el paito.

    E l hecho de que fuese padrino del bautizo Jernimo de Bru-selas, parece indicar que Felices ya se haba hecho conocer entre ios bordadores de la corte y que, por tanto, su estancia en ella alcanzaba alguna anterioridad. E n cuanto al tiempo que se pro-longara, es difcil precisarlo. Tal vez la fuga amorosa de Felices

    ( i ) D . J o s M a r t ( B o l e t n de l a S o c i e d a d Cas te l l ana de E x c u r s i o -nes) , t . I . p g . 379) da c u e n t a de u n poder o torgado, en 21 de A g o s t o de 1550, por J e r n i m o de Bruse la s , bo rdador , a A n d r s M u o z , de l m i s m o of ic io .

  • M I S C E L N E A V A L L l S O d i E T A N A l l

    aconteci hacia 1560, cuando Felipe II se llev la corte de Va-lladolld. Entonces todos los andantes en corte, todos los que a la sombra de la misma vivan, tendieron su vuelo hacia el Manzanares. Y teniendo en cuenta que la reconciliacin del ma-trimonio Vega, segn las palabras de Lope, debi de hacerse a principios de 1562, no parece infundada la conjtura.

    Y qu sera de ese Francisco, hermano de Lope, nacido en Valladolid ocho aos antes que el Fnix de los Ingenios, y a quien nadie menciona? Tal vez muri en temprana edad, tal vez sigui rumbos que para nada le han hecho figurar junto a su ilustre hermano.

    Lo que s resulta probado es el caso curioso de que en Va-lladolid naciera un hermano de Lope de Vega Francisco, segn se deduce de la partida copiada; una hermana de Cer-vantes, Magdalena, segn se sabe por el testamento de la mis-ma; y, aos ms tarde, cuando Felipe III restituy la cor