Al Borde Del Abismo

Download Al Borde Del Abismo

Post on 13-Jul-2015

178 views

Category:

Documents

0 download

TRANSCRIPT

AL BORDE DEL ABISMO Richard OveryPublicado por Rodrigo | Visto 1308 veces El historiador britnico Richard Overy (Londres, 1946) es conocido por obras como Interrogatorios (Tusquets, 2003), Por qu ganaron los Aliados (Tusquets, 2005) y Dictadores(Tusquets, 2006). En esta que es su ms reciente publicacin traducida al castellano (ttulo original: 1939. Countdown to war, 2009) presenta un relato sucinto e impactante de la crisis que precedi en escasos das y horas al estallido de la Segunda Guerra Mundial. No es propsito del autor realizar en este breve libro un anlisis global de las dinmicas histricas que provocaron la ms catastrfica de las guerras habidas. En vez de esto, Al borde del abismo se enfoca en la crisis terminal en torno a la cuestin polaca, que, como sabemos, fue la causa inmediata del inicio de la contienda. La idea es mostrar que la guerra no era inevitable, e ilustrar lo que fue una verdadera pugna de voluntades entre agentes histricos de muy diversa ndole, condicionados por escenarios nacionales tambin muy distintos. Sobre esto ltimo, valgan las palabras del autor: Los lderes democrticos no disponan de la simplicidad de la que disfrutan los dictadores a la hora de optar por la guerra. Se trataba pues, desde una perspectiva amplia, de un duelo entre un dspota que prcticamente poda desencadenar una guerra a voluntad y unos gobernantes, los del Reino Unido y Francia, inhibidos por el tipo de responsabilidades y compromisos que son propios de la democracia. En el proceso de dar cuenta de la compleja y tensa interaccin entre los protagonistas de la crisis (y algunos de sus figurantes), surge el dilema relativo a la magnitud del conflicto que Hitler se propona librar: una guerra de proporciones continentales, lo que obviamente implicaba el enfrentamiento con las potencias occidentales, o una guerra local contra Polonia. Overy da por descontado que la evidencia apunta a la segunda alternativa, con el aadido de que el sometimiento de Polonia significaba adelantar un paso hacia la confrontacin con el enemigo por excelencia, la Unin Sovitica. Hitler crea que los lderes occidentales incurriran en la misma flaqueza con que se haban conducido ante sus anteriores golpes de audacia, echndose atrs frente el espantajo de la guerra; el que as no ocurriera lo sorprendi bastante Lo cierto es que Hitler quera una guerra en sus propias condiciones. La oportunidad que le brindaba el pretexto de los Sudetes se la haban birlado en Munich. La agresin a Polonia responda plenamente a sus delirios imperialistas y racistas, y, en el frente interno, a su deseo de consolidar su posicin de autoridad frente a los mandos militares y sectores conservadores. Los das finales del mes de agosto de 1939 representaban un contexto diferente del que haba propiciado el Pacto de Munich, en virtud del cual el Reino Unido y Francia prcticamente dejaron servida Checoslovaquia a la voracidad del dictador nazi. El clima de opinin en dichos pases haba variado, de un generalizado pacifismo y apoyo a la poltica de apaciguamiento, a un fatalismo que haca pensar que la guerra era inevitable. La invasin de Checoslovaquia el 15 de marzo demostraba que no se poda confiar en que Hitler honrase los acuerdos suscritos. Chamberlain, Halifax y Daladier, esta vez convencidos de que Hitler estaba decidido a alterar el orden europeo, optaron por enfrentar la fuerza con la fuerza. Overy pinta a un Chamberlain menos incondicionalmente comprometido en la poltica de contencin de lo que suele pensarse, y ms resuelto a no tolerar otro acto de agresin por parte de Alemania. Lo mismo que Daladier, detestaba la posibilidad de la guerra, pero no hay pruebas de que se planteara faltar a la garanta otorgada a Polonia. La intransigencia polaca frente a las demandas alemanas fue un factor decisivo en el estallido del conflicto, remarca Overy, pero la responsabilidad definitiva recae en Hitler, quien en ningn momento contempl la posibilidad de entablar negociaciones serias y razonables con Polonia. Prcticamente todo cuanto hizo el dictador en aquella ardua coyuntura fueron maniobras conducentes a la guerra. Segn lo planeado por l, el ataque deba haberse desatado el 26 de agosto. En los cinco das que mediaron entre la anulacin del mismo y el fatdico 1 de septiembre, el gobierno alemn se emple a fondo para hacer creer, tanto a sus ciudadanos como al mundo exterior, que la terquedad de Polonia hacia inevitable el uso de la fuerza.

A los estados de Europa occidental no les gustaba tener a Polonia como aliado, pero prevaleca la opcin de apoyarla con vistas a frenar de una vez los mpetus alemanes. A alturas de agosto de 1939, lo inadmisible era transigir ante exigencias alemanas que condujesen a una rplica del modelo checoslovaco. Overy rebate la tesis de que la garanta otorgada por Chamberlain a Polonia fraguase una guerra innecesaria. Francia y el Reino Unido dieron sobradas pruebas de no querer la guerra. El compromiso con Polonia no era una instigacin a la guerra con Alemania sino una estrategia disuasoria. Pero Hitler no desistira de sus propsitos ante la amenaza de una guerra global. Pronto se hizo evidente tambin que las potencias occidentales no estaban verdaderamente dispuestas a luchar por la sola independencia de Polonia. Lejos de idealizar las motivaciones de Francia y el Reino Unido, Overy enfatiza que lo que realmente estaba en juego para ellos era la salvaguardia de un orden internacional en que, ciertamente, detentaban posiciones de privilegio. -Richard Overy, Al borde del abismo. Tusquets, Barcelona, 2010. 161 pp.

Por qu ganaron los aliados, Richard Overy19 de Abril de 2011 | Autor: Leiva

Richard Overy es ese historiador britnico que luce una inmaculada melena blanca, una mezcla entre Paco Umbral y Jacobo de Alba, que ha escrito buenos libros, claros, amenos y nada engolados. Es una de las estrellas de la escudera de editorial Tusquets en sus varias colecciones. Tusquets public este libro hace ya un tiempo y ahora sale en la coleccin de bolsillo de Fbulas (la de la pequea cuadrcula de ajedrez, diseo de ese gran artista italiano de la lnea y la proporcin que es Pierluigi Cerri). El ttulo no engaa: Overy nos explica porqu ganaron la guerra los Aliados y no la ganaron en cambio las potencias del Eje. El mismo Overy en su prlogo de 1995 nos explica que cuando se supo que su prximo libro se iba a titularPor qu ganaron los Aliados, la rplica habitual fue Ganaron?. Hay muchas formas de ganar. El paso del tiempo ha permitido argir que ninguno de los tres aliados principales Gran Bretaa, Estados Unidos y la URSS- gan gran cosa. Gran Bretaa perdi su imperio y su papel de lder mundial; Estados Unidos se encontr con que haba cambiado un enemigo europeo por otro, un imperio del mal ms peligroso e impenetrable que el de Hitler; en cuanto a la URSS, el coste de mantener su condicin de superpotencia, adquirida en 1945, acab por provocar una crisis en su propia sociedad, que la condujo al derrumbamiento en 1991. Los tres pases del Eje Alemania, Italia y Japn- no han vuelto a hacer ningn intento de convertirse en grandes potencias militares, pero los tres han conocido la prosperidad econmica. Alemania y Japn son las superpotencias del mercado mundial y sus ciudadanos son mucho ms ricos que los britnicos, cuyo esfuerzo blico estuvo a punto de arruinar una economa que en 1939 era de las ms ricas del mundo. En eso piensa la gente cuando pregunta Ganaron?. Es indiscutible que los Aliados ganaron la contienda militar en 1945; y este libro trata de la victoria en este sentido ms restringido. Y este es el marco al que se cie el libro. No es una historia de la guerra mundial. El autor se limita a describir algunas campaas o batallas cuando esto aclara determinadas tesis; presta

ms atencin a la produccin, la tecnologa, la poltica y la moral que a los movimientos de tropas. Solo cuando determinadas inflexiones militares (Mosc 1941-Stalingrado 1942/43; el Mar del Coral-Midway 1942, etctera) redondean alguna de las conclusiones de Overy estas son tratadas con algn detalle. Pero los lectores que busquen prrafos del tipo la 1459 Brigada de Fusileros atac el saliente de Veliky Luky a las 17:00 horas abstenerse. Precisamente el enfoque de Overy, el del gran historiador, es lo que hace atractivo al libro. Personalmente, yo lo colocara en una triloga de la Segunda Guerra Mundial, junto con La guerra que haba que ganar, de Williamson Murray y Allan R. Millett y Tiempo de guerra, de Paul Fussell (curiosamente tanto el de Overy como el de Murray y Millett estn traducidos por Jordi Beltrn Ferrer). Bueno, si explico las tesis del autor corro el riesgo de dejarme algo en el tintero, o de cargar las tintas en algo o, peor, de aburrir al lector o disuadirle de comprar el libro, por no hablar de que alguien puede reprocharme que le quito la gracia al libro, como cuando te explican el final de una peli de intriga. Corro el riesgo tambin de que se malinterpreten cosas que Overy no dice o que, a menos que le dediques el mismo espacio que l, se entiendan mal por falta de talento para explicarlas. Para dar una pequea pista, enumerar los puntos del ndice del libro y vuesas mercedes pueden sacar sus conclusiones: 1. 2. Victoria imprevisible. Explicacin de la segunda guerra mundial Barcos pequeos y aviones solitarios. La batalla por el dominio de los mares

3. Guerra profunda. Stalingrado y Kursk4. 5. 6. Los medios de la victoria. Bombarderos y bombardeos Por buen camino La invasin de Francia Genio para la produccin en serie. Economa en guerra

7. Una guerra de motores. Tecnologia y podero militar8. 9. La unidad imposible. Aliados y lderes en guerra Cosas malas, cosas excelentes. La contienda moral

10. Por qu ganaron los Aliados S que puedo decir en cambio, sin que nada peligre, que es un libro muy interesante, lleno de datos sorprendentes, muy redondo, que no se deja por tocar ninguno de los aspectos esenciales de la guerra y que se lee en un periquete. Una mezcla sabia de divulgacin y de profundidad que no se encuentra muy a menudo sobre el conflicto ms terrible de la historia de la humanidad, que ojal no se repita, tanto si lo perdemos como si lo ganamos. Saludos y buenas lecturas. Traduccin: Beltrn Ferrer, Jordi Abril 2005 Tusquets Editores ISBN: 978-84-8310-

Por que Ganaron los Aliadosde Richard Overy Editorial: TusquetsI.S.B.N : 9789876700566Clasificacin: Derecho Y Ciencias Sociales Historia Historia UniversalFormato: RsticaDisponibilidad: Salida del depsito en 48 horas hbilesPaginas:504Publicacin: 30/08/2011 | Idioma: Espaol