Revista Border #1 AL BORDE DEL ABISMO

Download Revista Border #1 AL BORDE DEL ABISMO

Post on 01-Apr-2016

220 views

Category:

Documents

0 download

DESCRIPTION

Revista Border es para aquellos letra-heridos de la indigestin pop que traen a recuerdo, con nostalgia, en las charlas cotidianas, a personajes que desaparecieron, series que fueron canceladas y autores que nadie conoce. Nos proponemos desafiar la literatura de la implosin meditica y las conjeturas que posee el verbo Hacer en el siglo XXI para que no putees cada vez que hojeas un folleto. Somos un bao pblico, una cama distendida. La mugre que se acumula en un rincn del pasillo y resiste a la corrosin hipster.

TRANSCRIPT

  • 1LA FIGURA HUMANA HA SIDO ALTERADA Y/O MODIFICADA DIGITALMENTE.

    TODOS LOS DERECHOS AL REVS

    JULIO 2014

    DEAD POP

    PSYCHEDELIC TRANCE

    LEAP MOTIONCMICS DE GNERO Y LIBROS DE AUTOR

    EGREGOR MUSIC

    LA SENSIBILIDAD SIEMPRE FUE UN BUEN GESTO

  • 2 VOLUMEN UNO: AL BORDE DEL ABISMO

    CRDOBA, ARGENTINA

  • 3El brebaje informacional slo puede lograr dos cosas: dormirte (alienacin con el resu-men de noticias fragmentadas y las minas en bolas que transmite el televisor) o despertar-te (dejar los hieratismos ideolgicos de lado y desesperar por hacer algo que fundamente tu vida de consumidor final). A nosotros nos despert por accidente, demasiado jvenes para lo que sea, no recibimos ayuda de nin-gn agente profesional o acadmico.

    Cuando hablo de que nos despert me re-fiero a que, en su dialctica misma, el orden lgico y mecnico de las cosas, nos conver-ta progresivamente en cmplices, al punto mismo de ponernos rabiosos con nuestras pequeas profecas de clase media. A par-tir de esa epifana, buscamos un refugio en el mundo externo-real y el panorama no fue muy alentador: se respiraba una atmsfera vomitivamente exclusiva cuando se trataba de crculos mediticos de difusin artstica. Lo nico que pudimos ver fue una cultura pretenciosa -rociada con lubricante fontico y alegoras a la universalizacin de ciertos pa-trones de consumo- agrandando, cada vez ms, la brecha de vaciamiento simblico que viene sufriendo cada actividad placentera de

    la vida desde la consolidacin del American Dream. Nos sentimos como dos turistas fa-nticos de Saint-Exupry perdidos en el Once; preguntando con ingenuidad por qu ciertas cosas no se decan ni se mostraban o por qu desde el discurso implcito en realidad no se deca nada ms all de un paisaje vaciado, fro, impersonal y cool.

    Eso nos hizo ruido en un plano muy profundo de nuestras conciencias y se materializ en un impulso (ms intrnseco que exogenizado por los estmulos publicitarios): crear nuestro pro-pio medio para mostrar que todava se hacen cosas originales a favor del cambio legtimo, y que no todo est abstrado por la vertigino-sa circulacin de las modas y la primaca de la inconsecuencia. El cmputo no era simple, debamos ser una especie de pesimistas del optimismo.

    Pensamos en un lugar para poder decir lo que quisisemos sin presiones de reloje-ras ni marcos acadmicos instrumentalistas, quizs para aportar algo a las colectividades que acarician spero o, simplemente, para no sentirnos tan solos. Elegimos las temticas ar-tsticas y culturales tomadas desde el relato

  • 4no ficcional, recuperando algunos viejos con-ceptos en los cuales son entendidas, en pocas palabras, como fuerzas hbridas que elaboran significaciones antitticas a los estandartes de la sociedad de consumo y crean lazos reales en las interpretaciones crticas que se obtie-nen del mundo.

    Al comenzar con la produccin nos encontra-mos o, mejor dicho, confirmamos, un panora-ma complejo: tambin formbamos parte de ese colectivo de gente y tambin estbamos perdidos en la nebulosa mainstream, por lo cual no nos pareci pertinente elaborar notas desde la otredad. ste desconcierto se ensi-mismaba de variadas formas con nuestra pro-pia inexperiencia.

    Quizs la niebla que invierte los tejidos hu-manos ya haya acabado con el mundo entero, no sabemos an; lo que s sabemos, es que en Argentina la cultura como tal, se encuentra atravesada por otras cuestiones conflictivas ms profundas: el nivel educativo del receptor o la amnesia despojada de compromiso que generan los medios masivos de incomunica-cin con sus apologas a lo naif: todo con-venientemente alegrico, confortablemente ahistrico, falazmente moderno.

    A partir de esta ausencia de deidades se nos ocurri fomentar y brindar, de alguna forma solidaria y constructiva, un espacio de interac-cin para los artistas emergentes: pequeas clulas que divagan por el astigmatismo van-

    guardista. As, aspiramos a una cooperacin entre periodismo, arte, sociedad y literatura, incluyendo elementos forneos -decisivos en gran medida- como influencias; reservndo-nos un, supuestamente incuestionable, dere-cho de seguir siendo mestizos criollos y suda-cas fanticos del tango con todo lo que ello representa.

    Optamos por compaginar una publicacin hecha por y para lectores. Una publicacin esttica y conceptualmente desalineada: Border. Apartndonos de la produccin in-dustrial del tiempo en 140 c-a-r-a-c-t-e-r-e-s para una sana difusin de la creacin artstica y, con ello, interesantes trasfondos polticos que interactan con nosotros a diario pero casi siempre pasan inadvertidos por las co-loridas distracciones de la ciudad. Esperamos reproducir con satisfaccin las significaciones perdidas de algunos ancestros censurados o muertos en combate: colisiones vitales con el mundo materia que cargan de sangre al mos-quito do it yourself que tanto molesta en la oreja del yuppie.

    Desde Crdoba para el mundo. Gracias por leer, pero sobre todo, gracias por ser Border.

  • Ilustracin de Tati Quiroga

    5

  • Direccin Editorial Franco Germn

    Gestin y CoordinacinFranco Germn/Pablo Prieto

    Diseo GrficoMauro Ramis

    IlustracinMauro Ramis

    Ezequiel farjatTatiana Quiroga

    EdicinGuillermo Donicelli

    Nicols VigliettiFranco German

    Redaccin (en este nmero)Javier paez/Ernesto Heurtley

    Guillermo Donicelli/DragFederico Gaumet/Franco German

    FotografaMarcelo Spiraglia

    TapaEzequiel Farjat

    AgradecimientosA la chica de las pestaas arqueadas y el lunar perfecto. A nuestra familia por todo el apoyo. Al negro, a la mu-gre y a flash por guiarnos en este largo camino. A javi, a marce y a fran por estar siempre y nunca decir que no. A todos nuestros amigos cercanos que estn lejos de ac. A los Atrs Hay Truenos, a Ernesto, a Ricardo y a todos los periodistas globales. A Fede y a toda la gente que parti-cip de este proyecto directa o indirectamente, y confio en nosotros hasta el final. Siempre tendrn un lugar en nuestros corazones y nuestras pginas.

    Participan en este nmeroMatias Rosanigo, Facundo Melchor, Renzo Podest, Javier Paez, Ernesto Heurtley, Atrs Hay Truenos, Guillermo Do-nicelli, Drag, Tatiana Quiroga, Federico Gaumet, Marcelo Spiraglia.

    6

  • 7

  • 8

  • 9Si vas a intentarlo, ve hasta el final, de lo contrario, no empieces siquiera.

    Tal vez suponga perder novias, esposas, familia, trabajo, y quiz, la cabeza.

    Tal vez suponga no comer durante tres o cuatro das.

    Tal vez suponga helarte en el banco de un parque.

    Tal vez suponga la crcel.

    Tal vez suponga humillacin.

    Tal vez suponga desdn, aislamiento...el aislamiento es el premio.

    Todo lo dems es para poner a prueba tu resistencia, tus autnticas ganas de hacer-lo.Y lo hars, a pesar del rechazo y de las nfimas probabilidades.Y ser mejor que cualquier cosa que pudieras imaginar. Si vas a intentarlo, ve hasta el final. No existe una sensacin igual. Estars solo, con los dioses, y las noches ardern en llamas. Llevars las riendas de la vida hasta la risa perfecta.

    Es por lo nico que vale la pena luchar.

    Charles Bukowski, Facttum, 1980.

  • 10

  • 11

  • 12

  • 13

  • 14

    Por Drag

  • Influenciados por procesos naturales, anacrnicos en un sentido, verstiles y purificadores en otro, los

    seres humanos tienden al equilibrio. Por ms pragmatista que parezca esta visin, hay ciertas cosas que no pueden ser negadas y, frente al estoicismo de algunos y el libre albedro, hasta cierto punto propio, pretendemos apartarnos de un esquema equilibrista y justiciero que siempre nos acorrala en un bando de la disputa. Existe silencio y existe ruido. Existen blancos y existen negros. Existen balances, dicotomas: el hombre frente al hombre tratando de darle una significacin a la otredad mediante las certidumbres

    azarosas del lenguaje.

    En el intento de apartarnos, aquellos que no buscamos el bienestar en las gndolas de un supermerca-do o que simplemente queremos saber quines somos y cul es nuestro propsito, interrumpimos en el continuo de la experiencia diaria y las expectativas vulgares de la sociedad consumista acomodada creando grupos, comunidades y hermandades para, finalmente, vivir como si todo dependiera de nues-tras acciones. Cuando el contexto histrico no apoya las causas y empuja hacia un lado antagnico a nuestras convicciones, en el afn de suspender el tiempo para mantener la salud mental y la pureza lmica, los grupos se desplazan geogrficamente aunque no siempre de forma intencional-, en busca

    de liberar los deseos oprimidos hacia una naturaleza autntica. Es de esta bsqueda que surge la msica Psychedelic Trance.

    A finales de los 70, las migraciones hippies a las playas paradisacas de Goa -donde coexista un bajo

    costo de vida y amigables residentes locales con las cosmovisiones indostnicas y una amplia dispo-nibilidad de hachs- funda un sistema de creencias basado en nuevos cuadros perceptivos focalizados en la naturaleza oriental y la lectura filosfica del mundo occidental, para observar de forma ntegra e

    incorprea la totalidad de la creacin. A partir de ah, la certeza de estar en mutua convivencia con seres de otras galaxias, duendes, hadas, magos y personajes mitolgicos del bosque logrando un paulatino desarrollo de los elementos psquicos ms ocultos, con el fin de sumergirse en un estado psicodlico

    complementado con la ingesta de LSD y una prolfica experimentacin sonora.

    Descendiente directo del Goa Trance, este estilo elabora formas musicales oscuras y repetitivas centra-das en el ritmo y el Groove. Las resonancias fractlicas inducen a los escuchas en elevados estados de conciencia mediante el desarrollo de un sonido nico y complejo con propiedades especficas: mltiples

    capas rtmicas y poderosas, donde se conjugan en 180 BPM cifra que vara en el desarrollo cronolgico

    de las fiestas y la historia misma del gnero- elementos acsticos y electrnicos sintetizados de instru-mentos milenarios (citaras, gongs, tambores y didgereedos) con la fraseologa de personalidades con-trovertidas como Carl Sagan, Bill Hicks, Terrance Mckenna y Robert Anton Wilson entre muchos otros.

    15

  • La esttica hipntica de colores vivos en las fies-tas la decoracin totmica y la vestimenta forestal, o la ausencia de sta- y el universalismo cientfi-co, proponen la unin ancestral de los hombres mediante la danza o meditacin activa, el mutuo respeto y la conservacin del medio ambiente, en-tendido como una divinidad absoluta y con vida propia, que habla a travs de las frecuencias. La desposesin material, una alimentacin sana y las prcticas religiosas orientales estn entre los prin-cipios perennes de las comunidades psychedelic que se expanden, cada da ms, hacia nuevos cen-tros de energa por el mundo entero. Alcanzando su mxima popularidad en Asia Oriental, Europa, frica del sur y en pocos pases Americanos en-tre ellos, Argentina.

    Con la amplia variedad de paisajes que posee el pas: desde la planicie pampeana que embelese horizontes y la inmensidad cordillerana de los va-lles del suroeste hasta las hmedas profundidades de la selva misionera o el pice austral del fin del

    mundo, el efecto psicodlico no tardara en produ-cirse. Desde su llegada a fines de los 90, la pulsin

    se mantiene viva gracias al empuje de produccio-nes autogestionadas, el boca en boca de peque-os guetos aficionados y un puado de crews es-parcidas por Ushuaia, El Bolsn, Neuqun, Buenos Aires, las sierras de Crdoba y Misiones.

    Uno de ellos es Egregor Music, un sello con base en la Patagonia formado por un conclave de artis-tas que, luego de su partida de su sello predece-sor, deciden formar su propio proyecto para lle-varnos a recorrer una amplia gama de ecosistemas audibles y brindar un espacio de confortabilidad sonora.

    A casi un ao de su fundacin, Egregor Music cuenta con ms de diez productores y sus inte-grantes compartieron cabina con nombres de peso internacional en los sitios ms inhspitos del pas, como Psykovsky, Sonik Scizzor, Arcek, Orestis, Zik y Fractal Gauchos entre otros. El mastering de su primera compilacin Ulav Gabz fue llevado a cabo por Frantic Noise, un referente del sello Dark Prisma (principal cpula de la ex-portacin psychedelic argentina) muy respetado dentro del ambiente.

    Un increble fenmeno moderno que rompe las estructuras temporales de la msica grecorroma-na para generar interpretaciones revolucionarias desde sus entraas mismas, naturalizando la de-mencia mstica enajenada a travs de texturas he-terofnicas reveladoras de la verdad, o al menos una de ellas: la realidad siempre supera a la ficcin.

    Qu es Egregor Music?

    .K. Principalmente es un grupo de amigos que se rene para hacer arte y encarar algo seriamen-te. Provenimos de varias zonas de Argentina como Neuqun, Gral. Roca, Buenos Aires, El Bolsn y Crdoba; tambin hay un artista de Grecia llama-do Lefteris participando en el sello. Cuando hay una amistad, todos van en la misma sintona. S desde el ncleo se gesta un entorno firme, rico y

    sano, eso va a fractalizar tambin a la gente que escuche nuestra msica.

    Para dar una explicacin breve, dira que un Egre-gor es una especie de mente colectiva de grupo, un ente primordial formado por un grupo de per-sonas, un alma grupal.

    16

  • Matas Rosanigo es utram Kalku (del idioma mapu-

    che ntram. Narracin, cuento; kalku. Brujo, hechice-

    ro), uno de los fundadores de Egregor y lleva varios

    aos apostando a la escena tocando en festivales por

    todo el pas. Particip en diversos compilados como

    productor y dj. Edit parte de su msica en el extran-

    jero con el sello ucraniano Another Dimension Music y

    Sonic Chakras Records de Rusia.

    Junto a Facundo Melchor alias Calabi Yau, otro inte-

    grante de la familia Egregor y con quien hace un do

    darkpsy llamado Oopart (out of place artifacts), nos es-

    tuvieron contando cmo surge el proyecto y en qu

    consiste su trabajo como productores de un gnero

    que crece y nunca detiene su mutacin intrnseca en

    pos de una evolucin consciente.

    Calabi Yau

    Sacaron su primer compilacin en noviembre de 2013, qu me podes contar acerca de la edicin?

    .K. Se llama Ulav Gabz que significa rbol infi-nito, palabras que encontr leyendo el Diccionario Ouranico Barbrico. La idea era hacer un pequeo homenaje a los rboles como una especie de an-tena orgnica que mueve un flujo de informacin

    entre la tierra y el universo que, desde las pocas de antao, se les dio una connotacin mstica de conexin entre los diferentes planos de existencia. Generalmente en el Psychedelic Trance, dentro de los sellos hay un dj o un productor que arma una compilacin con un contexto, con una historia y un sentido. De alguna manera es lo que desarroll con este compilado, hay cosas que son tomadas de smbolos y leyendas antiguas relacionadas con los rboles.

    La idea fue subirlo a la pgina para su descarga gratuita y hacer 300 copias fsicas para los aman-tes de la coleccin. Nosotros mismos somos afi-cionados a los discos originales y creemos que la edicin fsica le agrega un plus de seriedad al proyecto y al disco entendido como una pieza ar-tstica.

    Qu intencionalidad se busca en Egregor Mu-sic al tomar conceptos de la Magia y el Ocul-tismo?

    .K. El que buscamos siempre: entrar en un esta-do de unin y tener una experiencia mstica a tra-vs de la meditacin activa. Muchas cosas del arte y la msica que hacemos se encuentran ligadas a la magia en la historia del ser humano.

    utram Kalku.

    17

  • Siempre pens que las personas que creen en la magia y el ocultismo no confan en los postu-lados de la ciencia emprica-objetiva-corrobo-rable a la hora de enlazar sus ideas personales.

    .K. Aceptamos todo de alguna manera, desde la parte ms cientfica y racional hasta lo ms invisi-ble e irracional que tambin existe, o por lo menos eso creemos. Musicalmente tambin intentamos dar ese sentido y creo que todos compartimos esa visin. As como tenemos esa parte mgica, espiritual e invisible, tambin tomamos cosas de la filosofa y la ciencia para combinar una pluralidad

    conceptual dentro del todo.

    El Psychedelic Trance mantiene una constan-te crecida en todo el mundo y en Argentina, cmo se posiciona Egregor dentro de ese co-lectivo artstico?

    C.Y. Te tendra que dar un panorama de cmo est la agenda mundial y ubicarnos como productores en ese plano. Si es que hay una escena, podemos hablar de la existencia del Progressive, Full on, el Dub, el Childout y el Downtempo. Pero nosotros

    estamos enfocndonos en una rama ms especfi-ca. Bsicamente, el gnero de msica psicodlica que elegimos ejecutar los artistas partcipes del sello es la misma que escuchamos, que nos inspira y de la cual aprendemos. Es un movimiento bas-tante nuevo llamado Darkpsy. Hace 10 o 13 aos se empieza a generar una msica ms abstracta, a partir de eso empiezan a surgir nuevos tipos de composiciones.

    .K. Darkpsy no quiere decir que sea oscuro mala onda, sino que posee ese nombre porque es m-sica para horas nocturnas y tiene una connotacin misteriosa. Muchas veces se suele juzgar un poco al llamarlo dark, yo prefiero la palabra misterio.

    A nivel nacional en este momento, cules son los puntos geogrficos ms nutritivos del agite

    psychedelic?

    .K. Hay varios focos y varias crews. En el 2011, ao en que me fui de Buenos Aires, varios de los Djs que conoc all volvieron a sus pagos: Willy Short de Nothofagus a Ushuaia, que es la produc-tora que hace el Hain Festival. En Buenos Aires

    EGREGOR.COM

    18

  • hay muchos guetos como Annunaki Frequen-cies, Psyrockers y Nativos Digitales entre otros. En Misiones est la gente de Autumn On Mars que organizan la Transelvtica y donde toc Psy-covsky en marzo. Argentina es un lugar muy difcil, lo que hacemos es por puro amor al arte. Todos bancamos nuestros proyectos con otros ingresos, realmente no vivimos de esto pero la pasin que tenemos hace que desarrollemos nuestro arte y nos mantengamos en constante evolucin.

    Cmo llegaron a encontrarse con un gnero musical tan extrao y desconocido en Argen-tina?

    .K. Siempre fuimos melmanos, escuchamos mucha msica todo el tiempo. Cuando descubri-mos el Psy Trance, venamos de escuchar varios gneros musicales tocados con instrumentos or-gnicos y msica electrnica como Chemical Bro-thers, Underworld, Aphex Twin, Prodigy. Siempre

    curtimos mucho la escena electrnica, bamos a escuchar Minimal, Acid House, algn que otro Progre o Techno. Entonces, cuando conocimos el Psychedelic, sentimos que era un gnero que con-jugaba todo esto. Dentro de l encontrs desde otros gneros musicales hasta filosofa, poemas,

    un speech de una pelcula, etc. Eso fue lo que nos pareci groso y enriquecedor del gnero. Todo lo que conoce el ser humano, y lo que no conoce tambin, est integrado en el Psychedelic. Ni ha-blar de la composicin, que es ms compleja. Es un gnero que tiene muchas capas de sonido, un desarrollo ms profundo en la composicin y la calidad. Las capas le dan tridimensionalidad o una especie de holograma a la msica cuando uno la experimenta en vivo. Todo depende siempre di-rectamente de la calidad y la seriedad con la que

    labure el productor porque hay de todo.

    Qu lugar ocupan las drogas en una percep-cin ms ntegra de todos los elementos que componen la msica psychedelic? Que no son pocos

    .K. Depende mucho de lo que entiende cada uno por droga. Para nosotros, consumir caf, gaseosas o cigarrillos es drogarse tambin. S creemos que el Psychedelic Trance siempre est desarrollado en torno a medicinas que vienen de la tierra: los hon-gos o alguna especie de entegeno. Las sustan-cias que prevalecen son las llamadas psicodlicas.

    C.Y. Tambin hay mucha gente que va a las fies-tas y no consume drogas. Se supone que en los centros ms profesionales y serios de Psytrance estamos en una convocatoria de una cultura, ms que drogas, de solidaridad con la msica, los colo-res, las historias y los eventos en general. Ms all de la droga como una condicin. Hay otras fiestas

    donde el centro de la convocatoria termina siendo el consumo de drogas y no la bsqueda de saber de qu es lo que est sonando o quien fue el artis-ta que pint ese cuadro.

    Las veces que escuch Calabi Yau en vivo not

    Muchas cosas del arte y la msica que hacemos se encuen-tran ligadas a la ma-gia en la historia del

    ser humano

    19

  • el uso de pistas de los Backstreet Boys, Britney Spears o himnos nacionales con una conno-tacin burlesca. Llegando al punto mismo de romper con algunos fenotipos del ideario Psy, qu intenciones hay detrs de coquetear con el ridculo pop o la identidad nacional desde una tribu especfica que no reconoce banderas

    ni industrias culturales?

    C.Y. La idea es divertirme y disfrutar el rato en el que lo estoy haciendo. S las personas se ren, me-jor... Esas intervenciones son cmicas. No siento tanto compromiso en ese sentido, me lo tomo ms ldico y sin preocuparme tanto por lo que transmi-te. Quizs en este momento tengo ganas de gene-

    rar esa situacin fuera de contexto pseudoridcula.Me gusta ver esa contradiccin que se genera en el cuerpo de una persona a la que no le gusta el Pop pero le gusta el tr y de repente se da cuenta que est bailando un tema de los Backstreet Boys.

    .K. Eso suele pasar mucho. La bizarreada o esa frase, esa cancin que te puede llevar a un mo-mento X de tu vida. Lo digo por experiencia perso-nal, la primera vez que fui a escuchar a Goa Gil en el 2007 fue una experiencia hermosa. En un mo-mento, a la maana, puso una cancin que tena el tema Welcome to the Jungle de los Guns N Roses

    La cultura seproyecta en el psy-

    chedelic, cada pas y su escena genera un

    viaje especfico

    20

  • Boom Festival. Realizado en Portugal, el evento Psyche-

    delic ms grande del mundo congrega miles de personas

    en busca de expresiones arts-ticas alternativas.

    21

  • y en ese momento volv a cuando tena 3 aos y es-cuchaba los Guns en el walkman de mi pap. Uno

    lo tilda de mundano o fuera de contexto pero los Guns y los Backstreet Boys tambin forman parte de nosotros y son tan sagrados como lo es cualquier mantra. Esas cosas te generan un flash-

    back de diferentes momentos de tu vida y aporta ms a la meditacin activa y al viaje psiconauta. ste gnero est pensado puntualmente para el psiconauta. Tiene su parte introvertida como su parte extrovertida. Todos ponemos cosas biza-rras, la idea es no discriminar. Hay una parte seria y comprometida, pero tambin queremos romper con esa seriedad y aceptar todo como es.

    En algn momento de la historia aparecen las estticas Aliengenas en las fiestas, Cmo sur-ge esa tendencia al culto ufolgico?

    C.Y. Est estrechamente vinculado a los estados alterados de conciencia, donde seguramente hay mucha data documentada de experiencias msti-cas: gente que tiene sensaciones de conectarse con algo superior a travs la danza y toda la ri-tualizacin que hay alrededor del gnero. Tambin sucede que, en los principios del darkpsy, cuando nadie saba cmo se llamaba ni cmo definirlo,

    en muchos foros apareca como Alien Trance. El Psy Trance es infeccioso, como una enfermedad que va avanzando por distintas partes del mundo y cada lugar tiene sus flashes autctonos. Ac en

    Argentina hay una cuestin ms aliengena pero en Mxico, por ejemplo, hay una escuela donde se maneja una connotacin mucho ms macabra y hacen fiestas en casas embrujadas. En otros pases

    como Japn hay interpretaciones ms robticas.

    .K. Es muy loco, porque uno escucha el sello e instantneamente crea imgenes del lugar de donde proviene. Con los rusos Osom Music me pasa mucho: tecnologizacin musical que te lle-va al espacio. Los nrdicos, por ejemplo Sanaton Records, un sello pionero del Forest, tiene un trip muy del bosque. El Groove de la msica es muy de duendes, el fluir es ms orgnico y las compo-siciones te hacen imaginar la gestacin y vida de la flora. La cultura se proyecta en el psychedelic,

    cada pas y su escena genera un viaje especfico.

    22

  • 23

  • NUMAN

    24

  • NUMAN

    Voy por Corrientes cami-nando con mis auricula-res puestos y las manos en los bolsillos de mi impermeable. La gen-te (mucha), los autos, los colectivos, todo se mueve en una pelcu-la muda. Es de noche. Llueve. A travs del vapor que sube desde el piso, veo los trazos que dibujan las luces de los carteles sobre el pavi-mento mojado. Desde la marquesina de un teatro me sonren dos pulpo-sas seoritas. Cuando me acerco veo que una tiene pintado, con marcador, un diente negro.

    Una mujer con un imper-meable transparente pasa corriendo y me empuja. Un hombre corre entre los autos, agitando los brazos y sealndola. Gesticulando un grito mudo.

    En mis odos, ese gri-to tiene la voz de Gary

    Numan que canta Now the light fades out and I wonder what Im doing in a room like this.Me apoyo en la pared, al lado de un tipo con un abrigo largo y un som-brero gris, que fuma un cigarrillo.

    Ahora estamos ms acos-tumbrados a las m-quinas. Tenemos miles de discos en nuestros diminutos dispositivos, hablamos por telfono en la calle, mandamos men-sajes que llegan al ins-tante, calentamos comida en segundos. Incluso, si quers, tens todo el resto de tu banda en una notebook y te vas de gira.Pero en 1979 la msi-ca electrnica era una rareza. Si bien ya haba gente loca que vena haciendo ruidos (Kraf-twerk, Brian Eno y el Bowie berlinense), lleg un replicante post-punk llamado Gary Numan con

    sus sintetizadores a cuestas y nos propuso un mundo mitad hombre-mi-tad mquina. Una especie de androginia paranoia. Exactamente igual a su msica.

    Y nos meti a todos en los ochenta. Eran tam-bin los principios de la PC, del cine conti-nuado para adultos. Del capitalismo invasivo, del Tercer mundo. Del slvese quien pueda. Pesimismo puro por el rumbo que tomaba la raza humana.El disco es una seguidi-lla de ganchos pop, con riffs de guitarra defor-mados por un mini-moog hipntico, y con letras casi impersonales (Me! I Disconnect from You) que invitan a exorcizar esos demonios a travs del baile, puro y sin sentido.

    Saludo al desconocido que fuma con un movimiento de la cabeza, y me alejo ha-cia 9 de Julio, recordando otro tema de Numan: Here in my car, I feel safest of all, I can lock all my doors, its the only way to live, in cars.

    Tubeway ArmyRplicas (1979) por Ernesto Heurtley

    25

  • 26

  • 27

    Nunca fu a Disney.

  • Capital EncantoATRS HAY TRUENOS

    por Franco Germn.

    Un da Yo La Tengo volvi a la Argentina y el correlato nacional era disonante y envidioso. Los padres de uno de los gneros que ms ha crecido -y ms ha sido abusado- en los ltimos aos desembarcaran en nuestro pas, pero slo una banda sera la afortunada, la elegida para expropiar la experiencia del rock a su lado. Evocarla, fragmentarla y retrotraerla algunos aos atrs, cuando Mosh Pit significaba una sana aventura adolescente y estirar las cuerdas de la Jaguar en el piso era lo cotidiano. Con un bal lleno de instrumentos cromticos tnues y un sonido de orden desprolijo que, en un principio, no fue ms que un suceso csmico, sombra de s, anunciado por all en algn lugar de la Patagonia, un grupo de encantadores romnticos llega para estacar la bandera en el podio ms oscuro y reclamar lo que merecen. Estamos ha-blando de Atrs Hay Truenos, una banda que entre tanta pleitesa baada en perfume berreta pas un poco desapercibida el pasado 5 de junio. Ocho aos de carrera vvida y tres discos de estudio hablan por s solos en un contexto que parece inhspito y agitado, impersonal pero conjugado y verosmil.

    Segn la Revista Mute estn entre las 20 bandas ms prometedoras del nue-vo rock argentino. Se sienten cmo-dos con esa nomenclatura?Es medio raro eso de las promesas. Hay mi-llones de bandas tocando y cada una tiene su pequeo mundo, estn sucediendo muchas cosas interesantes. Dependiendo de dnde te pares vas a ver a una promesa musical distin-ta. Sabemos que estamos unidos a lo que su-cede en la poca actual con bandas de nues-tro estilo, aquellas con las que compartimos una visin esttica del arte y no slo ac en Argentina sino en todo el mundo. Si bien per-tenecemos al circuito de bandas de Buenos Aires, creemos estar en sintona con el ritmo

    de la poca y eso lo vemos en cada fecha que compartimos con bandas del pas entero.

    Ya que hablan de la esttica Qu buscan trasmitir a travs del arte dis-cogrfico? Por ejemplo en la tapa de su ltimo trabajo Encanto.Hay muchos conos que a nosotros nos inte-resan: una mujer, una madre, un perro... desde ese lado se intento construir el arte de tapa. Quisimos plasmar un romanticismo clido y ms cotidiano. Es una cuestin bella por s sola, creemos que en los actos comunes tam-bin hay belleza sin que sean necesariamente pomposos o demasiado rebuscados.

    28

  • Cmo viven la evolucin como banda desde adentro a un ao de la edicin del disco y casi diez tocando juntos?Con el paso del tiempo nos dimos cuenta de lo fundamental que es hacer esto en nuestras vidas, en un principio era algo ms delirante y volado. Estilstica y artsticamente hablando, uno se va dando cuenta de las herramientas de las que dispone y qu puertas se pueden abrir en ese ratio. El disco nos ha servido de piedra curricular para atraer a ms gente que no nos conoca. Nuestro presente real es que estamos haciendo otro disco, el Encanto fue con una especie de orgasmo liberador pero ahora pasamos a otra cosa. Mucha gente nos dijo que el disco gust y que comparado con el Romanza fue un gran salto musical de par-te nuestra. Desde adentro nos vemos igual, siempre estamos tocando y a veces no nos

    damos cuenta de cuntas cosas logramos hasta que alguien lo recuerda. La verdad es que, haciendo una introspectiva en el tiem-po, nos damos cuenta de la cantidad de veces que tocamos y es algo increble. Realmente tocamos muchas veces, son muchos aos de apostar a esto. Hay una creencia divina en lo que hacemos, por suerte an queda mucho por vivir y crecer.

    El estilo que ejecutan est en alza y cada vez ocupa de forma ms genrica el espa-cio pblico y el comn denominador de los escuchas Cmo se posicionan frente a esos focus groups que surgen alrededor de g-neros con los cuales ustedes mismos estn familiarizados, como el Indie Rock, Shoe-gaze, Noise? Les sienta bien ese mundo o simplemente no piensan en ello?

    RobertoAleandri

    Ignacio MasesDiegoMartnez

    Cortesa de Florencia Russi

    Tito Zuiga

    29

  • La verdad es que no estamos en contacto con ese mundo. l Mat a un Polica Motorizado debe ser la banda ms mainstream con la que tocamos. Nosotros estamos en otra, aho-ra vamos a tocar con Yo La Tengo que no es una banda que llene estadios. Es conocida porque tiene 30 aos de trayectoria, son in-crebles y produjeron a un montn de gen-te; tienen mil discos autogestionados y obvio que para nosotros, dentro de una cierta es-cala, es como si una banda de Rock and Roll tocara con los Guns.

    Nos identificamos mucho con su universo porque mantienen un equilibrio entre el cul-

    to y las corrientes culturales dominantes. Ha-cen discos todo el tiempo y tocan siempre, compartimos esa visin del arte ms all de cualquier bsqueda social que uno quiera ge-nerar con la msica, estamos en la tarea de crear un universo propio con ciertos referen-tes.

    Estamos en sinto-na con el ritmo de

    la poca

    30

    El lugaresconde unsecreto,el encanto.

  • Cmo estn palpitando la fecha con Yo La Tengo? Da mucha curiosidad sa-ber qu sienten estando a das de tocar con una banda referente, como decan recin, para ustedes, tanto a nivel mu-sical como ideolgico.Estamos ensayando como lo hacemos siem-pre para tocar en un bar o en cualquier otro lado. Obviamente es una fecha hermosa, pero no lo vemos como una gran oportunidad sino ms bien como un regalo o una caricia. No pensamos que la gente que va a ir a ver a YoLa va a flashar con nosotros o algo as. Puede pasar o no y nuestra vida va a seguir siendo la misma. Estamos muy felices y bien parados, intentamos en algn momento pen-sar en cmo sera el show pero sabemos que no va a ser muy diferente a lo que venimos haciendo. Concretamente estamos pensando en presentar algunos temas del nuevo dis-co. Algunas veces hemos intentado comer-nos algn tipo de viaje pop pero no nos sale, siempre gana la msica y el momento. Plani-ficamos ensayos y nada ms, es algo funda-mental ir y tocar como sabemos hacerlo.

    Hablaron de un nuevo disco. Quieren contar algo al respecto? En cada disco tratamos de idear algo dife-rente, un concepto inexplorado o repetido pero tomado de otra manera. A partir de la enseanza que nos dej el disco anterior, tra-tamos de evolucionar en algo y que eso se vea materializado en el trabajo que sigue. Ahora llamamos a dos amigos para que nos ayuden: Juan Cruz Palacios -que tiene un sello llamado YoConVoz Discos- y Felix Cristiani. Dos artistas increbles de los cuales nos gusta

    mucho su mundo y sus maneras de ver la m-sica. Nunca conocimos gente con tanto vuelo a la hora de meterse adentro de una cancin. Musicalmente hablando va a ser un disco ms tranquilo con mucha acstica e instrumen-tos de madera, los discos anteriores son mas elctricos. sta vez las guitarras pasan a un segundo plano para darle ms protagonismo a la cancin.

    Forman parte del sello LAPTRA. Ro-manza y Encanto no se limitan a la edicin digital sino que fueron publi-cados en formato fsico tambin, estos discos salieron en conjunto con algu-na otra compilacin de las bandas que componen el sello?Hay varios compilados dando vueltas. Ahora justamente est por salir un compi del sello con temas de todas las bandas que lo compo-nen. Despus participamos en algunos com-pilados en Mxico y en el Compipulenta, una coleccin que hacen los organizadores del Festipulenta, un festival que agrupa mu-chas bandas under de gneros distintos. ste sera el segundo compilado que hacen con todas las bandas que participaron del festival en algn momento. Lo que tiene de llamativo es que no son temas de los discos de estu-dio sino rarezas o reversiones. Tambin par-ticipamos en un homenaje latinoamericano a Spiritualized, Spacemen 3 y Spectrum que fue organizado por el sello Pleroma Discos, en donde est la banda Bosques que a nosotros nos gusta mucho.

    31

  • Trabajar en CALL CENTERsOBRE LAS ESTRATEGIAS DE MANIPULACIN COMUNICACIONAL

    por Guillermo Donicelli

    El habla es un medio de comunicacin, eso lo sabemos todos; pero tambin es un medio para dispersar la comunicacin. El ruido, la palabra utilizada innecesaria-mente para obstaculizar la llegada de los mensajes necesarios, es una estrategia utilizada en todos los mbitos en los cuales resulta imprescindible aprovechar la distraccin del individuo-cliente.

    Las preocupaciones de todos los das, el estar al da con los impuestos y el pago de los servicios, el responder con los horarios de trabajo y sus objetivos y el despertarse todos los das y pen-sar la puta madre, llevo ms de cuatro semanas sin tener sexo, pueden llevar a

    una persona a incurrir en las decisiones ms estpidas. Una de ellas consiste en la de aceptar cualquier cosa que le pa-rezca que implicar un acercamiento a la recuperacin del falo perdido, aquello que nuestro adorable sistema capitalista har que desaparezca cada vez que lo ten-gamos en nuestra mano.

    Por qu hablo de un falo perdido, si al fin y al cabo, el hombre tiene el falo y

    nunca lo va a perder? Fsicamente, eso es algo que nunca se pierde a menos que algn pelotudo decida ponerse de novio con Lorena Bobbit... pero el tema es que la prolongacin del falo, que anterior-mente era un superpoder del automvil,

    32

  • ahora resulta que se transfiere a otros

    bienes materiales como el celular, algo ms fcil de adquirir y mucho ms fcil de estacionar cuando uno est en el cen-tro de la ciudad.Pero, de repente, la portabilidad del celular como un distintivo de estatus social se ha convertido en la prolon-gacin de la chota ms de moda en estos tiempos, por lo que no se le debe restar importancia a ese aparatito que puede medir entre 5 y 15 centmetros de largo. En este caso en particular, la longitud no es tan importante; si alguna chica les cuestiona esto, pueden rememorar aquella publicidad que rezaba lo importante es el chip, mamucha.

    En mis tiempos como vendedor de celula-res con abono, he descubierto que muchas personas queran el ltimo celular lo ms barato posible, razn por la cual, des-pus de largas charlas telefnicas, me he encontrado con que slo queran dejar de tener su inmortal ladrillo para tener un Smartphone que les va a durar lo que dura un pedo en una mano. Ejemplo:

    - Che, tens el S4 en promocin?- S, se encuentra a $6999 (ponele)- Uh... est muy caro...

    Y qu esperabas? Que te lo regale? Pensaba yo, mientras esperaba que corte la llamada o que encuentre la iluminacin

    33

  • y se d cuenta de que la vida no es tan fcil, que no vas a andar en un Ferrari por slo pagar a trmino tus impuestos. Y mucho menos, va a poder cagar por otro orificio que no sea el que le corresponda.

    De todos modos, el S4 es una poronga, y el S5, seguramente, tambin. Por qu lo s? Porque todos los celulares ltimo modelo, con la mejor tecnologa y toda la gilada, lo son, porque nunca nadie les va a sacar el provecho. El Candy Crush corre igual en el S4 que en cualquier otro coso que tenga Android. Si sos un ingeniero de la hostia, no vas a usar el Autocad en el celular, as que no necesits semejante cosa. Us tu computadora, no gasts en semejante pelotudez. Es ms fcil que te roben el celular a que te roben la compu-tadora, y cuesta casi lo mismo.

    La responsabilidad delegadaUna persona que no es capaz de hacerse cargo de la responsabilidad que implican sus acciones, es un psicpata.

    La vez pasada habl de cmo el celular nos puede convertir en seres potencial-mente ms apetecibles. Pero fuera de lo que recomiendo en celulares, mi inten-cin en este artculo consiste en que llevo ms de medio ao trabajando en un Call Center y tengo las bolas ms hin-chadas que los labios de Raquel Mancini.

    El asunto est relacionado con una falta de concientizacin de lo que es la labor

    del empleado del call center. Calculo que todo usuario ha tenido que enfren-tar la irritable situacin de tener que reclamar sobre un servicio deficiente y

    encontrarse con una maquinita que te hace marcar nmeros hasta llegar al destino deseado y terminar escuchando una musi-quita de mierda para que te atienda un representante de atencin al cliente.

    Bueno, afortunadamente, a m no me van a encontrar ah porque estoy en el rea de Ventas. Sin embargo, de los que pu-dieron escuchar mi voz, ms de uno ha tenido algo que reclamar y me ha dicho ms insultos que los que mi madre hubiese merecido. Lo que me sorprendi fue que supiesen tanto de mi madre, de todos mo-dos... De dnde sacan tanta informacin estos clientes?Como sea, el empleado telefnico es equi-parable al soldado raso que, en la bata-lla, es enviado a la vanguardia para re-cibir los primeros disparos del enemigo, de manera tal que, los generales jams estn expuestos a tales riesgos.

    Cuando un cliente est disconforme con un servicio, obviamente querr hablar con alguien que le pueda solucionar el problema, por lo que, si el empleado no puede hacerlo, buscar al supervisor o al jefe o al dios que se lo solucione... bueno, en estos casos, dios no existe.Siento decrselos tan abiertamente, pero el representante de atencin al cliente no va a tener el superpoder para instalar una antena a la vuelta de tu casa para

    34

  • que vos puedas ver el video que te pas tu amigo.

    No tiene sentido insultarlo, porque l es igual que vos o incluso est en un lugar en el que apenas puede aguantar tus de-seos de destruir el universo con tesn y angustia.

    Porque as est hecho el sistema: no vas a poder hablar con alguien que pueda ha-cerse responsable de tu problema, siem-pre vas a hablar con alguien que no tiene nada que ver. De hecho, no vas a hablar con alguien que sea de la empresa de tu servicio, vas a hablar con alguien de otra empresa, para que no puedas denun-ciar a nadie. As se organiza un buen ne-gocio; el mecanismo consiste en que otro sea responsable de lo que uno hace.

    Una empresa tercerizada se encarga de llamar por telfono a los clientes para ofrecerles el milagro de la comunicacin. Cuando eso no funciona, disculpe, seor (es ms fcil pedir perdn que pedir per-miso), pero usted ya firm un contrato y

    va a tener que pagarlo.En el momento en que te vendieron el uni-verso, alguien estuvo sobreviviendo en la ciudad a travs de un sistema manu-facturado para obligar a sus empleados a recurrir al negocio deshonesto.

    35

  • 36

  • 37

    No cuenten conmigo.

  • 38

    Paciente:Mdico: Dr. Relmpago

    PARA EL DOCTOR:

    0326559 DRAG Fecha: 07/07/2014

    Hasta ahora todo haba salido inexplicablemente perfecto, o por lo menos perfecto den-tro de los parmetros que vena manejando en su vida. Una vida desprolijamente ajetreada, un intento de cumplir con cada promesa sin renunciar a las individualidades hednicas.

    Los tiempos estaban calculados minuciosamente: la noche anterior recin pudo dormirse a las 9 de la maana. Por lo que supuso que, luego de deambular entre pensamientos por ho-ras y cigarrillos enteros, se levantara a las 6 de la tarde y preparara el examen hasta las 3 de la maana del jueves. Escribira y corregira los textos para los editores hasta las 5, quedando un margen de sueo de 4 horas hasta las 9 que deba ir a entregar dichas correcciones. Perfecto, todo calculado. Nada podra salir mal.

    Supona uno siempre supone- que, con el cansancio provocado por la lectura, no tendra problema alguno para confrontar con el sueo y hundirse suavemente en el refugio natural de los deseos. Pero las suposiciones no son de fiar y en su vida las cosas no eran as, y lo que cualquier persona podra esperar que pase en una situacin comn y corriente, nunca pasaba. Todo se sala de control, y no lograba entenderla predisposicin gentica de su desdicha ridculamente anticipada.

    A las 3 no haba terminado de leer ni la mitad del material, quizs esas eran las conse-cuencias de la procrastinacin que surge cuando una persona estudia con un ordenador al lado. No hay forma de que funcione, simplemente te vas a desconcentrar. La presin de los editores comenz a recorrer su espalda como un ltigo mimtico, su economa dependa fun-damentalmente de eso. Ah est, una presin mas, una preocupacin ms para evitar el sano descanso justamente la ms asumida por la raza humana que vive del dinero!: Ya falta cada vez menos.

    Entonces mand el estudio a la mierda y se puso el sombrero de escritor. Preparo caf, acentuando la terquedad que se impuso hipcritamente hacia lo que vendra. Escribi hasta las 5, esta vez algo haba salido cronolgicamente bien. Ley un poco ms hasta las 6 y se dispuso a dormir como lo haba planeado. Slo que esta vez no serian las 4 horas que program con anticipacin, serian 3. Todo calculado, todo perfecto, todo meticulosamente casi a la orden del da.

    Diez minutos antes de acostarse ya sinti la odiosa ansiedad de lo que estaba por venir: un insomnio; nada diferente a las noches anteriores. Pero esta vez no podra darse ese lujo. Dicen que cuando uno piensa en que algo suceder, la energa cuntica y perniciosa de la atraccin simplemente hace que suceda. Pero l no crea en estas barrabasadas. l era mejor que cualquier puta teora cuntica. Se acost, afuera estaba nublado y pareca que nunca iba a amanecer. El aroma de la humedad impregnaba la habitacin.

  • 39

    Al principio lo hizo con ropa y la luz encendida, pero eso slo funciona en la siesta, de noche resulta realmente incmodo e inaprensible. Luego de algunos minutos de insolencia, se dispuso a quitarse la ropa y tender la cama que no era ms que un colchn pelado y un cmulo de sbanas desordenadas.

    La encrucijada de pensamientos y planificaciones a futuro ya invadan su psique. Trat de ignorarlos repitindose a s mismo: no sos tus pensamientos, no sos tu mente, no sos tus problemas. Pero los pensamientos no cesaban, los problemas no dejaban de aflorar y la mente no dejaba de carburar. Porque si no existan tales problemas, l los inventaba. Afuera los pjaros comenzaron a cantar y entonces el insomnio pas a una segunda etapa. Una etapa que giraba alrededor de un verbo, de un sentimiento desquiciado para esas horas: extraar.

    Extraaba el bosque, extraaba a sus amigos, a su familia, los grafittis del barrio, el asado de los domingos, el viento clido de enero, la extraaba a travs de pensamientos, siem-pre se trataba de pensamientos. Pero haba algo real, la nostalgia de un tiempo perdido y un impulso malgastado.

    Tengo que dormir, tengo que dormir, tengo que dormir. Comenzaba a contar, cada respiro era un nmero: inhalar 1, exhalar 2, inhalar 3, exhalar 4. Pero nunca superaba la decena. Y las especulaciones volvan.

    Se le ocurra alguna que otra idea para un cuento o un relato, y estiraba la mano hasta su anotador personal para registrarla y perpetuarla en el tiempo. Luego el insomnio pas a una tercera etapa: las cosas que no dije y las cosas que hice mal. Por qu no le dije esto a tal, por qu no respond de tal forma cuando me hablaron de tal otra. Por qu me mantuve sumiso? Por qu nunca se me ocurre qu decir en ese momento? Por qu me dej llevar? Te imaginas como sera todo si nada de eso habra pasado?. Todo por qu, todo pasado, todo in-alterable. Todo insomnio. De nuevo, la inmadurez emocional invadiendo su ser.

    El cielo se esclareca, los primeros colectivos se oan frenar y acelerar frenar y acelerar, frenar y acelerar-. La campana de la catedral marc las 8. Los pjaros en sinfona completa y l segua despierto con un largo da por delante. Con muchas expectativas para cumplir, muchos compromisos para asumir y muchas horas de vigilia por resistir.

    Entonces los ruidos, las luces entonces; la comezn, el sudor, la incomodidad endogmica entonces. Primero era el bao que goteaba, se par y cerr la puerta (no sin antes tirar la cadena dos veces). Luego era la luz de la ventana, cerr las cortinas y la puerta de los pla-cares por las dudas. Luego el despertador del vecino, fuera del rango de accin: una puteada, un golpe en la pared. Luego la comezn, un estmulo formulado por el inconsciente para evitar lo inevitable.

    Las comezones sucedan en los lugares ms inoportunos y acuciantes. S estaba boca abajo, picaba la ingle. S estaba boca arriba, la espalda. S se pona de costado el brazo opuesto, y as sucesivamente. Todo difcil, todo rebuscado y obsesivo. Era una constante lucha con supropio cuerpo.

  • 40

    Encendi un cigarrillo, y lo que pareca estar decidido en realidad no lo estaba. Mien-tras muchos despertadores sonaban al mismo tiempo con melodas diferentes, l se resista a la idea de permanecer sin dormir todo el da. Un da que terminara tarde, muy tarde. Otra puteada, otra queja, otra noche menos.

    Se miraba la mano, repeta la reverberacin de sus pensamientos en voz alta: Perdn. Pensaba en El Aullido de Ginsberg, por ejemplo, y en cmo lo sagrado estaba siendo profa-nado de manera sistemtica; o en una pelcula que haba visto la noche anterior Selec-cionaba y fragmentaba sus escenas predilectas y, a partir de ah, formulaba una crtica. Pensaba en la gente que lo rodea. Pensaba en alternativas, huecos, mrgenes para, final-mente, lograr el equilibrio entre la ideologa y la praxis. La vida diaria que moldea la identidad y la nebulosa ideolgica que estructura nuestras acciones.

    Su compaero de piso despert luego de un profundo descanso: Hijo de puta. Una fina lnea verde se desdibujaba entre los celos y la envidia. Entre una pared y la otra. Su despertador son y ya era Maana. Era hora de cumplir con expectativas ajenas, era hora de levantarse.

    Con una pesadez mental trmula y la capacidad motora de un mueble, se levant de la cama desordenada. Opt por dejar de mentirse a s mismo y abri las cortinas pero inmedia-tamente las cerr, la luz gris le aborreci. Despert una vez ms de un sueo que nunca tuvo, que nunca sucedi. Una triste cancin sonaba en el despertador mientras las campa-nas de la iglesia marcaban las 9.

    Fecha: 07/07/2014

  • dibujo de minita bizzarra de bellas artes

    41Ilustracin de Tati Quiroga

  • 42

  • 43

    dead popDead Pop es una editorial que atraviesa la percepcin visual para infestar con flujo punk a la industria magalmana, partiendo desde el principio bsico de la autogestin y el respeto a los lectores mediante una pra-xis profesional que permanece cerca nues-tro como un viejo amigo, sin imponer una relacin de poder autor-lector. La calavera surge al combinar talento crtico, literatura e ilustracin con visiones que se sustentan de pequeos preceptos a-narcticos como sexo, violencia, soledad, decepcin, hipnosis y terror: lascivas actitudes no future que se traducen como una resistencia a los engrana-jes que oprimen nuestra piel al punto de no dejarnos pensar.

    Sumando cada vez ms lectores y autores, ms puntos de venta en ms ciudades y de-nunciando el acoso textual, en coaccin con otros estigmas que le discuten en silencio al orden impuesto, la editorial mantiene un constante desarrollo. Llegando, incluso, a las manos de Mario Pergolini y Reynaldo Siete-case quien asegur estar sorprendido con la calidad de esta produccin, inusual para la Argentina mientras sostena el segundo tomo de El Aneurisma del Chico Punk -algo as como el Pedro Picapiedra de la editorial- e Hipnorama, una revista antolgica con re-miniscencias de las Revistas Pulp curtidas en EEUU hasta los aos de persecucin macar-tista.

  • Calavera no chillaPor Drag.La calavera humana ha sido representada de varias formas iconogrficas a lo largo de la historia, desde el receptor errtico de aquel Hamlet sediento de venganza, pasando por la coraza puramente instrumentalista de un cerebro congelado, hasta el culto a la muerte practicado en Mxico cada ao y su encarna-cin literaria en epitafios burlescos que no se podan decir en otra fecha. Una calavera nos dice mucho -interpretaciones que varan a partir de los traumas personales de cada individuo- pero el argumento ms urgente puede ser muerte, apocalipsis o descrei-miento en la tecnologizacin de la materia orgnica y el rumbo que estamos tomando como raza.

    Algunos pocos mantenemos la fe en que el renacer social ser una anarqua solidaria en

    el mejor de los casos, un interludio Cyber-punk en el peor. Sea cual sea el futuro, en el presente hay una editorial preparada. Dibu-jando en la quietud de las luces tenues cada momento de las eventualidades posmoder-nas. A partir de ah se elabora una toma de postura -ms religiosa que poltica- que re-plantea un significado y una forma de vida: la muerte del pop. Un axioma apologtico de las estructuras artsticas y el empecina-miento que no permite distincin alguna en-tre Shakespeare y los comics. La audacia del odio fundamentado a travs de un amor in-condicional hacia lo que se hace; la nostalgia para con las cosas que nos hacen realmente humanos expresada en vietas blanco y ne-gro. La salida puede estar a la vuelta de la es-quina o ms lejos que nunca, en algn rincn de un Tokio envuelto en llamas.

    Comics de gnero y libros de autor

    44

  • 45

    Calavera no chillaPor Drag.

    Portada: Sueos de un hombre muerto - Connelly Pittau

  • gnesisSegn el sitio oficial de la editorial, Renzo Podest es historietista, msico y escritor de variedades. Es de Rosario, lugar donde fue punk mugriento, fanzinero y raspapare-des hasta que se cans. Ms luego se mud a Crdoba y se pele con todo el mundo. Ha publicado en los lugares ms dismiles y en los pases menos frecuentes (EEUU, UK, Ca-nad, Francia, Espaa, Noruega, Dinamarca); abri, cerr, fue y vino por sellos editoriales nacionales e internacionales como quien se cambia de bombacha y nunca tiene tiempo para nada. Adems de todo esto, atrvase, es crtico de msica y cine, y dict clases de comics en el centro cultural Como Pez en el Agua y el Cineclub Municipal Hugo del Carril de Crdoba. En el ao 2012 cre Dead Pop junto a su

    amigo y colega Damin Conelly. En un pla-no ms terrenal, sera apropiado descifrarlo como un tipo que tiene mucha fe. Si no, no vivira en la provincia gobernada por De La Sota.

    Cmo definiras la postura ideolgica de la editorial?

    Hay que tener una voluntad de hierro para generar algo como una editorial. Al principio no sabamos con exactitud qu queramos, pero estbamos seguros de lo que no que-ramos hacer. Nos propusimos entonces sa-car las mejores publicaciones que podamos y que sean accesibles porque no estamos en plan de hacernos millonarios. Nosotros auto-res, compramos nuestros propios comics. Yo

    46

  • compro el libro de mi amigo y mi amigo el libro de tal amigo. La cuestin pasa por su-perar ese criterio. Hay otras editoriales que prefieren crecer vendiendo libros a $200 y distribuyndolos solamente por cadenas de libreras como El Ateneo. Para nosotros, en cambio, es muy importante el acercamiento al pblico in situ y, a partir de ah, hay una toma de postura por parte nuestra que va mas all de lo contextual. De alguna forma prevalece una decisin ideolgica y poltica.

    A nivel autoral, cmo conviven dentro de Dead Pop?

    La idea es tener un modelo de trabajo en el cual no haya personalismos y ninguno de nosotros sea indispensable para continuar la produccin constante de historietas. Bus-camos procurar el espacio para que nuestra produccin sea presentada de manera pro-fesional o medianamente acorde a nuestras ideas, y tambin para aquellos autores que

    les guste el concepto de la editorial. Cual-quiera lo puede hacer. Esa es la idea funda-mental de D.P: cada autor decide qu hacer con sus publicaciones.

    Hipnorama es el nodo donde todo esto confluye?

    En principio es el rgano de difusin de D.P.; es una revista antolgica que publica series continuadas a lo largo de los nmeros y que remiten a la exploracin de gneros: hay una historieta de terror mezclada con western, otra mezclada con superhroes, un thriller sobrenatural y una de ciencia ficcin que hago yo llamada Dummy. En esta historia utilizo las distopas basadas en la experi-mentacin con energa atmica en los aos 50. La revista est enfocada a contar histo-rias de manera folletinesca y agregar un re-lato ilustrado como se haca en las Revistas Pulp. En una poca donde la produccin na-cional se reduce a Oesterheld y Trillo como los grandes productores de historieta y guio-nistas argentinos, salir a reivindicar las Pulps es una gran apuesta que deviene de nuestra misma insolencia en retomar esta cuestin de la deconstruccin de los gneros, y ver qu puede aportar cada autor desde su en-torno cotidiano.

    Manteniendo siempre una postura crtica?

    Eso depende mucho del autor y cada uno va a decirte lo suyo. En mi caso personal siempre hay algo de crtica, a veces de manera ms directa y a veces apelando a diversas sutile-zas. De todos modos, tanto Hipnorama como

    47

  • todas las publicaciones, siguen en ese plan de rescatar el comic de gnero y ver hasta donde llegamos. La pregunta interna nuestra gira en torno a qu aporte puede generar, a nivel autoral, una persona que no responde a un sistema de produccin poltico-partidista sino que escucha su propia voz.

    Qu me pods decir acerca de la interna-cionalizacin de la editorial?

    Estamos enviando material a editoriales de Espaa, EEUU y Francia con el fin de gene-rar una comunidad entre historietistas sin importar las barreras geogrficas. Nuestras publicaciones estn siendo traducidas al in-gls, al portugus o al francs. Si hay algo que nos tiene realmente cansados es la ar-gentinidad al palo. Si un dibujante que vive en el Congo es bueno y se interesa por noso-tros, bienvenido sea.

    Recientemente editaron Las Ratas de las Paredes de H.P. Lovecraft y publicaron Anar-kiskovich de Black V en formato fsico. Qu lugar ocupara la literatura de autor en el espectro de Dead Pop?

    Nosotros somos escritores y lectores tam-bin, creemos que hacer historietas y es-cribir prosa es lo mismo, aunque ambas disciplinas tienen su propio lenguaje y sus propias herramientas. El punto es que nos consideramos autores integrales que com-prenden la narrativa como un rasgo intrnse-co de la historieta, por ende no iba a tardar mucho en producirse un efecto narrativo complementario. Si bien somos una editorial

    de comics, necesitamos tener un catlogo ms profundo en materia literaria, pero tam-bin sabemos que publicar libros de literatu-ra implica pensar en otro tipo de pblico, de idiosincrasia de compra y llegada. Estamos preparados para eso, pero en este momen-to no creemos conveniente abrir tanto el re-pertorio literario. Narrativamente hablando, nos sentimos mucho ms cmodos dndole lugar a la coleccin digital Dead Pulp que ti-rndonos de cabeza contra un mercado tan carnvoro como el de la literatura.

    Hay una alianza editorial?

    En el pas, estamos craneando un cnclave de editores junto con Salamanca Ediciones de Mar del Plata, Terminus de Rosario y La Pinta de Buenos Aires con el fin de estrechar lazos de manera comunitaria en la resolucin de problemas de distribucin y difusin. Pero tambin para afianzar una representatividad unvoca en la mayor cantidad de eventos po-sible. A nivel internacional hay vnculos con Espa-a, Brasil y, ms concretamente, con Rhythm & Books de Mxico. Con quienes estamos trabajando una novela grfica, escrita por Damin (Conelly) y dibujada por m, que se va a publicar all, y que va a generar un in-tercambio interesante porque va a ser pre-sentada en la Feria del Libro de Guadalajara.

    Ubicndonos hoy en Argentina, cul es el panorama para los comics?

    La lucha es muy desproporcionada. Hay una

    48

  • 49

    Portada de Hipnorama #2. Dibujada por Pedro Mancini, coloreada por Maan House y diseada por Hernn Gmez.

  • oferta relativamente organizada y estable-cida pero no hay una demanda plausible de ser verificable ni que contenga varia-bles. En un nivel ms general, la produccin editorial est muy separada, en trminos de acceso, entre libreras y kioscos. Quiz tambin se deba a que Clarn compr y lo-bbyz la mayora de las distribuidoras. Esto lleva a pensar que estamos asistiendo a un cambio en la cultura argentina, en el terre-no de la lectura, que va a desembocar en la desaparicin paulatina de las revistas de informacin general con ciertos rasgos in-dependientes. En mi opinin, hay un cam-bio de percepcin en la nocin de lectura. En el campo de los comics, hay que pensar que tambin tenemos a las comiqueras como espacios donde llegar ms al lector.

    Increble, Y en qu posicin quedan los au-tores independientes?

    Tarde o temprano llegamos a la conclusin de que debamos olvidarnos totalmente de las revistas y enfocar en libros. De la mano de esta extincin del concepto de revistas, solamente queda el circuito cerrado de li-breras y, en el caso de la historieta, las co-miqueras. Los libreros, debido a un miedo atroz de violar alguna ley, quieren todo es-trictamente legal y por ende te piden hasta el grupo sanguneo para dejar libros. Esto se debe a que no les importa la calidad de lo que venden, de ltima tienen que pagar el alquiler y as es la calidad literaria y edito-rial que se le vende a la gente. Ni que hablar de las ferias del libro que estamos teniendo ltimamente, donde solamente ves libros

    de autoayuda, Harry Potter y 50 sombras de Gray.

    El ao pasado nosotros estuvimos en la feria del libro de Crdoba y fue un chiste. Dimos una charla el mismo da que se presentaba Beatriz Sarlo, haba millones de personas sa-cndole fotos y nosotros, ramos tres tipos hablando sobre autogestin para un cmulo de sillas vacas. Entonces, Qu clase de apo-yo recibimos por la feria del libro? Ninguno. As que qued demostrado que esa clase de lugares persiguen intenciones que no nos incluyen, por ende nosotros no tenemos por qu incluir esos espacios dentro de nuestras propias intenciones.

    De todos modos siempre nos interesaron los eventos chicos, los tapados, como Dibuja-dos en Buenos Aires o el Festival Azabache de Mar del Plata. Son eventos hechos a pul-mn y con diferentes criterios pero que tie-nen como denominador comn acercarnos a los editores, a los autores y a los lectores en un mismo espacio.

    50

  • 51Taxidermista: Hoy es un lindo da para dar un paseo- Renzo Podest

  • Cmo es el lector?

    Hay formas de pensar a un lector promedio. Partiendo de la base de que no hace falta ser un megacrneo para leer un comic, el lector de historietas argentino promedio a veces es medio maoso y critica por criticar; no en-tiende, no es emptico ni tiene una forma es-tatuida de comprender lo que est leyendo. Tampoco lo culpo al lector estamos en una poca donde linchan gente; hay una incom-prensin en las escuelas sobre lo que es en-sear y lo que es aprender; no hay subsidios, no hay una mierda en ningn lado y lo que existe simplemente es llegar a fin de mes de una forma relativamente digna. Hay mucha ceguera, mucho esnobismo inne-

    cesario alrededor de un comic. Yo siempre digo que tenemos los lectores que nos me-recemos y ac estoy siendo lo ms realista posible.

    Antes tena fe pero ahora soy una especie de Rust Cohle editorial: Thetimeisaflatcircle

    Cmo se paran frente a esas perpetuacio-nes de lo peor como editorial?

    Sabemos que si no establecemos ciertos parmetros de elocuencia con el lector pro-medio no vamos a ir para ningn lado. El Aneurisma del Chico Punk es un ejemplo muy concreto de esto. En esa historieta en

    52

  • particular hacemos un rejunte de lo que le gusta a la gente abstrada por las megapro-ducciones hollywoodenses: mscaras, ado-lescentes y destruccin de edificios. Con esos elementos cuento otras cosas, otras

    problemticas, de la manera ms honesta que pueda.

    Asimismo, con D.P. buscamos rever el con-cepto que se tiene de editorial. Histrica-mente, los editores siempre se comportaron como una cabina de peaje que mediaba en-tre el que haca la obra y el que la reciba. Todo bien con eso, pero cuando estamos ha-blando de un pas o un contexto en donde no hay ni industria ni mercado ni apoyo, est bueno pensar al concepto de editorial como una punta medianamente sindicalista: los historietistas estn bsicamente solos. No tenemos una representatividad a nivel institucional, las instituciones que debe-ran cubrir esto son las editoriales, y un pro-yecto hecho por autores no puede descuidar eso. Por eso insistimos tanto con la calidad del producto, queremos que la editorial sea de los autores y ellos, a su vez, sean la edi-

    Bardo y desobediencia civil. El Aneurisma del Chico Punk por Renzo Podest

    53

  • torial. Ah recae nuestro pensamiento acer-ca de cmo se tiene que parar una editorial frente al lector y al autor en s mismo: Por qu no hay un pas, salvo algunas excepcio-nes, en el cual la industria cultural realmente sirva de algo? Hay una lnea muy fina entre lo que es el respeto y la estafa, no queremos que el autor sea estafado sencillamente por-que el lector tambin ser estafado por ex-tensin. La percepcin que tenemos a nivel autoral va de la mano con la que tenemos como editorial.

    Qu depara la cajonera de ideas para el fu-turo cercano?

    Mucho. En estos meses estamos probando cosas relacionadas con lo interdisciplina-rio. Tenemos un programa de radio llamado Frecuencia Kenneth, que se emite semanal-mente en diferentes radios del pas y de M-xico; y en un futuro cercano vamos a estre-nar Dead Pop Records, algo as como nuestro sello discogrfico. Hablando dentro de lo estrictamente editorial se vienen nuevas colecciones, como la Coleccin Winchester, relacionada a las historias que transcurren en la ciudad protagonista de Das Negros o La Autopsia, o la Coleccin Popmortem, de-dicada a libros 100% visuales y que se in-augura con lo nuevo de Pedro Mancini. Tam-bin hay que tener en cuenta que habr algo de manga por aqu, ms Aneurisma por all, Hipnorama va a agrandarse y las colecciones DeadPulp y Hell Yeah! sern espacios con grandes noticias en el corto plazo. A nivel macro, tenemos un plan de accin de ac a cinco aos para que la editorial crezca y se

    solvente sola. Ahora estamos en una fase muy primigenia, todas las inversiones estn siendo destinadas a seguir solventando las publicaciones. Igual ya estamos teniendo excedentes para poder financiar comics de otras personas y material que nos interesa publicar.

    54

  • 55

  • 56

    Sea jven, y despus sea viejo.

  • 57

  • 58

  • 59

  • Las formas de interactuar con una computadora, un celular, una tablet o un lavarropas son cada vez ms simples (o al menos eso nos ofrecen las empresas que las fabrican). Es as que en las ltimas dcadas la tecno-loga de interaccin digital evolucion desde las interfaces tctiles hasta las no tctiles, o como cientficamente se las conocen: interfaces natura-les (en ingles natural user interface o NUI)En definitiva una interfaz natural es toda aquella que no necesita con-tacto fsico alguno mediante un mecanismo o dispositivo sealador. El caso que presentamos aqu es de un tipo de interfaz que transforma movimientos de las manos en controles digitales para una computado-ra. Es decir que con un simple gesto podremos dibujar, ejecutar sonidos, escribir, realizar movimientos de pantalla, etc. en la computadora o en el sistema digital al cual tengamos conectado sta interfaz natural deno-minada LEAP MOTION.

    Una breve historia.La aplicacin sali al mercado el 22 de julio de 2013. Durante un tiempo antes estuvo en etapa de prueba en donde mu-chos consultores pudimos ver la evolucin de ste sistema de sensores espaciales que estaban desarrollando unos empren-dedores independientes relacionados a la Universidad de Carolina del Norte (Chapel Hill) y la Universidad George Washington (EEUU). El desarrollo de este sistema en un breve tiempo recorri el camino hacia lo que hoy es un gran avance cientfico de la interaccin digital.

    Y Kinect...?Es inevitable comparar ste comando areo con su predecesor Kinect (joystick areo de la consola de juegos Xbox de la compaa Microsoft). Pero la principal diferencia no es slo el grado de sensibi-lidad milimtrica del Leap Motion sino el creciente campo de accin y aplicacin

    al cual se lo est sometiendo en la actua-lidad. LM ya se utiliza en medicina para realizar operaciones laparoscpicas a distancia, en controles militares para la desactivacin de artefactos explosivos a travs del manejo de robots (sistema Arduino); se lo aplica al manejo de los

    recientes medios de filmacin remota lla-mados drones. Incluso se puede encon-trar en la versin ENVY 17 de la notebook HP reemplazando al mouse, teclado e incluso a su pantalla tctil. Kinect, sin em-bargo sigue en el podio mtico del josytick areo por excelencia y, como un digno precursor, su gran aporte en noviembre del 2010 fue popularizar las interfaces naturales, sacarlas de los laboratorios y llevarlas al hogar.Ambas comparten el mtodo de deteccin de campos en movimiento delante de la interfaz, les asignan puntos de control y con ellos manejan diferentes parmetros en la computadora logrando as ejecutar comandos.

    60

  • En el caso de Kinect abarca un mayor espacio de actividad y su rango de sen-sibilidad comienza desde los 140 cm en adelante y llega a detectar movimientos hasta los cinco metros dentro de un ngulo de 60 grados. All, el dispositivo detecta los movimientos, tanto de personas como de objetos, y los transforma en comandos para la consola de juego Xbox. Cabe des-tacar de sta interfaz natural la capacidad de reconocimiento de comandos acsti-cos, es decir que la interaccin se puede realizar con la voz.

    En una versin ms actual del software de la Xbox se pueden detectar la presencia de hasta seis personas en el campo de accin de Kinect, logrando seguir e iden-tificar rasgos caractersticos de cada una para individualizar sus comandos e inte-racciones con la interfaz. Aunque est re-lacionado con la industria del video game tambin puede utilizarse para controlar otros parmetros dentro de la PC y es all donde el camino de Kinect comienza a desarrollarse en otros mbitos de aplica-cin. En la Ciudad de Crdoba el grupo de Investigacin GIEM dirigido por Sergio Poblete Barbero que desde la Facultad de Artes de la Universidad Nacional de Cr-doba explora nuevos alcances del sistema para lograr aplicarlo a la composicin y ejecucin musical.

    Leap Motion, en cambio, crea un espacio aproximado a un metro cbico desde el sensor y en donde las manos u otro objeto con punta que se mueva all se transforma en un control de la computadora, pudien-do servir como puntero de mouse, lpiz, pincel para dibujar, manos para tocar un piano con teclas virtuales, pasar pginas de una navegador Web, editar imgenes, escribir en un teclado virtual y dems pa-rmetros que nuestra PC pueda procesar.

    Tamao y facilidad de instalacin. Asisten-cia online. Precio (U$S99.99.- mas envo a Argentina). Posibilidad de disponer el

    software de Airspace en todas las compu-tadoras en donde iniciemos la sesin del usuario, lo que implica que slo es nece-

    sario instalar los drivers del dispositivo (es necesaria una conexin a Internet). Mlti-ples foros en donde los usuarios desarro-llan software y comparten conocimientos y experiencias. Extrema sensibilidad y po-sibilidad de calibracin. Aplicacin diversa y fcil adaptacin a las interfaces grficas

    del presente.

    Varios software disponibles en Airspace son Beta o versiones Demo. Cambios o

    desaparicin de software del men Airs-pace. La capacidad de ser Plug and play todava est en desarrollo. Tendencia no-toria a aplicarse como joystick para Video Game, lo que quiz asegura un xito eco-nmico y comercial, en un futuro puede

    atentar a un desarrollo ms productivo en otras utilidades. Algunos software slo se presentan para sistemas operativos MAC

    OS o Windows individualmente.

    A favor de LM:

    En contra de LM:

    61

  • LEAP MOTION EN MSICA.Aunque hemos hablado de las mltiples apli-caciones a las que se est sometiendo a esta nueva interfaz existe una forma particular de unir los controles digitales de parmetros musicales y la puesta escnica de un artista en vivo. LM exige una gestualidad de movimien-tos, principalmente de las manos, pero que no estn exentos del lenguaje corporal que emite la sola presencia del artista en un escenario. Con esta realidad el msico se enfrenta a una situacin de expresin simblica sonora de sus

    movimientos, que le exige tomar decisiones estticas que justifiquen el uso de interfaces naturales. El resultado de su utilizacin es, en un gran porcentaje, de carcter escnico ya que el resultado de control de parmetros se podra lograr en su mayora a travs de otros controladores digitales, aunque se perdera la fluidez, caracterstica principal de la interfaz natural.

    Al adquirir LM el usuario recibe una platafor-ma virtual llamada Airspace en donde puede descargar e instalar software de diversas

    Matthew Bellamy de Muse es un claro ejemplo del especial agregado que propo-ne la tecnologa Leap Motion en la msica.

    62

  • utilidades y aplicaciones. Similar al Google Play, la plataforma virtual especfica de LM es una paleta de software que varios de ellos estn en versin Beta. Relacionados a la msica se en-cuentran software que son fuentes sonoras tales como AirHarp o Chordion Conductor o DRUM Air; y software que se utilizan como controles externos podemos encontrar Geco, AeroMIDI o OSC Motion. Lo interesante de los controles externos es la relacin con software que son procesadores de sonido que logran resultados ms profesionales que las fuentes sonoras que posee Airspace. Tal ejemplo es el resultado de

    relacionar Geco con Ableton Live (secuenciador, grabador, procesador y editor de sonido y MIDI en tiempo real).

    El proceso es simple: el usuario, a travs de Leap Motion, con los gestos genera comandos que son convertidos a MIDI por Geco. ste los enva, a travs de un cable MIDI virtual (en Windows se utiliza el software LoopMIDI; LoopBe30; MIDIJoke; en MAC OS el sistema operativo cuenta con su propio cable MIDI virtual) a la entrada MIDI de Ableton Live quien ser el procesador, generador y emisor del sonido controlado.

    63

  • Adaptacin al medio y utiliza-cin ptima.Depende de la capacidad y habilidad del usuario para incorporar un sistema de control en donde las interfaces del pre-sente slo tienen un espacio reducido de visin, dejando a la interfaz natural en-cerrada en cuatro lados de una pequea pantalla. Al usar esta herramienta es fcil deducir el futuro de las interfaces, stas no tendrn lmites de espacio visual ya que, como si se tratase de un periscopio, el monitor slo nos mostrar una pequea fraccin de una realidad virtual infinita en la que slo este tipo de controles nos per-mitirn navegar con simples gestos.

    Lejos de la Ciencia Ficcin. Aunque ms desarrolladas en el cine que en la realidad y antes de ser ampliamente populares, las interfaces naturales tienen una gran exigencia entre las personas que esperan en un futuro cercano poder contar con el servicio que ellas brindan, incluso sin saber bien para que va a ser aplicada. Como si se tratara de un ju-guete nuevo que al breve plazo agotar el entusiasmo de tenerlo y, frente a tanta ansiedad por su obtencin, no llegar a cumplir con todas las ilusiones puestas sobre l. Este problema obviamente no es de la interfaz y su potencial sino de un proceso social y comercial el cual se comienza a desarrollar una necesidad sin que las personas tengan un objetivo claro de la satisfaccin de dicha necesidad.

    El fenmeno es interesante de pensar ya que se repite frente a otros avances tecnolgicos en donde al ser atravesados por los tiempos comerciales se ve amplia-mente reducido el potencial real de esa creacin.Sin embargo las mltiples aplicaciones tcnicas y el futuro de las interfaces

    naturales son indiscutibles dado a que es un paradigma de la relacin humana con el mundo virtual. Es all en donde el ser hu-mano deber dejar de pensar en los mo-nitores, teclados, Mouse, etc. para concen-trarse en que sus gestos y movimientos son los verdaderos controles. Dado que la computadora ya se encuentra muy atenta a lo que hacemos, deberemos concentrar nuestra atencin en la accin y no ya en la interaccin.

    64

  • Fede Gaumet

    Para m las sensaciones que despiertan los colores son un misterio as como las que estimulan los ruidos. Slo la repeticin hasta la costumbre nos hace determinar y ordenar nuestras sensaciones para que no perda-mos tiempo en interpretarlas cada vez que nos enfrentamos a uno de s-tos estmulos. Quiz los colores y los ruidos no sean tan determinantes si nos tomamos el tiempo de reanalizamos y jugamos a ordenarlos de otra

    forma

    65

  • Corre 1994, y se vislumbra el ocaso de dos de los discursos ms crticos sobre la modernidad tarda: cae Cobain en EEUU, y Debord en Fran-cia. El situacionismo francs y el grunge nor-teamericano actualizan una lucha que reivindica formas de resistencia llamadas al silencio. Al silencio de las drogas en el mejor de los casos, al silencio del suicidio, en el peor. Como escri-b hace algn tiempo, las drogas y los suicidios noventosos sirven como una metfora crtica a una modernidad onrica y mesinica, narctica y suicida. Pero no todo est dicho, a una forma de resistencia industrial y urbana se le opone sin-crnicamente una rural y campesina.

    Un poco al sur, ese sur de Souza Santos, al sur del mundo, y al sur de Mxico, el primero de enero de 1994, no slo entra en vigencia el Tratado de Libre Comercio con Amrica del Norte (TLC); sorpresivamente ese primero de

    enero en Chiapas comienza el levanta-miento Zapatista que dar mucho

    que hablar las prximas dos dcadas. Inspirados en

    el foquismo latinoa-

    mericano de los 70s, vestigios de lo que fue-ron las Fuerzas de Liberacin Nacional (FLN), ya neutralizadas para comienzos de los 80s, fundan (en conjunto con mestizos e indgenas) el Ejrcito Zapatista de Liberacin Nacional (EZLN). Ese primero de enero, emerge un Chia-pas de resistencia: San Cristbal de Las Casas, Altamirano, Las Margaritas y Ocosingo, Oxchuc, Huixtn y Chanal amanecen copadas por las fuerzas armadas campesinas.

    Aquel panorama setentoso, convulsionado y li-minar no fue obviamente- el encontrado, casi 20 aos despus del levantamiento, por dos ar-gentos medianamente pasados de los 20s.

    Me sito (como nos situara la epistemologa de Donna Haraway): mi compaera y yo llegamos a Mxico en el marco de un intercambio acad-mico y de un voluntariado feminista a mediados de 2013. Luego de atravesar tres sismos en el D.F., comer muchos (muchos) tacos, sobrevivir a un intento de secuestro y al huracn Manuel en Acapulco, al comienzo de las vacaciones del invierno mexicano nos dispusimos a conocer Chiapas y algo del EZLN.

    UN ARGENTINO EN CHIAPASPor Javier Pez

    66

  • 67

  • A fines de noviembre tomamos un bus ilegal en

    El Zcalo para cruzar Mxico junto a comer-ciantes unos mil kilmetros al sur, y llegar a San Cristbal de las Casas poco tiempo antes de cumplirse el aniversario nmero 20 del levan-tamiento de 1994. Llegar all era, para m, como llegar a la revolucin permanente, a un pequeo paraso terrenal donde los cambios polticos ra-dicales todava encontraban condiciones de po-sibilidad... un lugar mtico donde la emancipa-cin a costa de rifle y marxismo latinoamericano

    poda suceder.

    Pero Chiapas no nos reciba como jvenes idea-listas (al mejor estilo mayo del 68). El Chiapas de 2014 nos reciba como dos forneos ms que visitaban el sur mexicano integrando un flujo

    importante de turistas polticos. Aquel trmi-no (con que despectivamente nos vimos clasi-ficados rpidamente) sintetizaba bastante bien

    las formas en que el mercado capitalista logra apropiarse de todo hasta de la curiosidad cr-tica de la juventud.

    Pero sin ser demasiado pesimista, y un poco ms Border, pasemos a una breve crnica: Fundada a comienzos del siglo XVI, San Cris-tbal goza de una arquitectura colonial que da envidia, un paisaje que resulta de ensueo (recuerda a la cordillera patagnica argentina) y una diversidad cultural que se podra definir

    como una meca para cualquier tesista en Antro-pologa (en cada esquina uno puede encontrar uno/a campesino/a hablando tsotsil).

    Ni bien uno llega a San Cristbal de las Casas lo golpea un aire fresco, olor a guisados a lea, y un ambiente heterogneo que combina co-mercio-turstico-poltico, intelectuales de todo

    68

  • el mundo que cureosean, turistas (lanzados por Centroamrica) que han cado de sopetn va norte-sur o sur-norte, y campesinos, indgenas y mestizos hablando a duras penas el espaol que aprenden recin en la escuela primaria. En dicho panorama no se puede excluir la pobreza a simple vista. Chiapas es el estado con mayores ndices de pobreza de Mxico , rozando un 80% en las mediciones estatales y cerca del 90% se-gn las ms diversas consultoras privadas.

    Mi compaera y yo hicimos amigos rpidamen-te, y en pocos das planeamos el arribo a Oven-tic, la comunidad autnoma ms importante del EZLN. Llegar a las comunidades no resulta fcil: stas guardan un gran hermetismo, y resultan an ms reservadas con los extranjeros. Slo se

    puede tener contacto con las comunidades de forma personal, ya que no es posible comuni-carse va telfono o mail. Tenamos historias de extranjeros que, habiendo viajado hasta las co-munidades, no los haban dejado entrar. Saba-mos que corramos el riesgo de rebotar, pero al caso daba igual ya estbamos ah.

    Un martes de diciembre nos levantamos tem-prano, alrededor de las 9 de la maana, pre-paramos unos buenos mates y con un poco de cereal en la mochila nos dispusimos a buscar las Van que viajan por los poblados cercanos a Sancris y que llegan hasta Oventic. El camino es sinuoso, lleno de curvas y est acogido por una selva no apta para porteos.

    Los ndices de pobreza de Mxico rondan el 46% segn mediciones estatales y cerca del 60% segn consultoras privadas. Desglosados stos ndices por Estados, Chiapas emerge como el estado con mayor poblacin bajo la lnea de pobreza.

    69

  • Perdidos en aquellos paisajes lentamente co-menzamos a observar consignas zapatista. Arri-bamos a Oventic en el momento menos pensado. Con la vista perdida en la bruma y las tierras fr-tiles trabajadas a fuerza de tozudez en los miles de accidentes geogrficos, un chofer con acento

    tosco y malhumorado esgrima simplemente un aqu. Se abren las puertas de la atiborrada Van en que viajbamos y al descender no haca falta estar muy atento para cruzarse con dos pares de ojos muy oscuros, escondidos detrs de dos pasamontaas, emanando vapor de respiracin. All, la mirada glida de dos mujeres zapatistas custodiando el ingreso a mi primer contacto con un caracol zapatista.

    Oventic es un pequeo poblado zapatista que rene no ms de 60 caseros y construcciones, donde no falta hospital y escuela, y donde no se sabe bien cmo un puado de campesinos in-dgenas y mestizos sobreviven desde hace dos dcadas en una lucha constante contra los ase-dios del gobierno mexicano, la CIA estadouni-dense, y el acoso de la prensa (bueno ejemplo de ello son los ltimos ataques y la prdida del asesinado Jos Luis Sols Lpez Galeano- en La Realidad el pasado dos de mayo). Aquel caracol era realmente de la factora de los ms pessuttis.

    El proceso de admisin es largo, tedioso y do-tado de mucha incertidumbre. Luego de un in-terrogatorio de cerca de una media hora (donde se nos pregunta nacionalidad, oficio/profesin,

    edad, objetivos, etc). Nos dejan enfriando unos 40 minutos a espera de la decisin de La Junta de Buen Gobierno sobre nuestras posibilidades de ingresar a Oventic. Nos invade una mezcla

    de adrenalina, ansiedad, e incertidumbre que nos hacen fumar cinco cigarrillos en 20 minu-tos. Mientras esperamos, resulta imposible qui-tar los ojos de los famosos murales que cubren toda la fachada de la comunidad, aunque al mismo tiempo nos avisan que no estamos auto-rizados para fotografiar nada.

    El lugar se ve totalmente militarizado, con todos los protocolos militares que uno pueda imagi-nar, y donde se vislumbra al fin un poco de ese

    foquismo latinoamericano, o por lo menos una lectura libre de la TAZ de Hakim Bey.

    Parece llegar una respuesta:

    Nos informan que estn en condiciones de en-trar. Realizarn un recorrido guiado por el ca-racol. Pueden preguntar lo que consideren ne-cesario y en caso que estn en condiciones de contestarles, aqu el amigo lo har. No pueden fotografiar ninguna persona, y estn habilitados

    para fotografiar slo los murales y las pinturas.

    La idea original era empujar la posibilidad de pasar cerca de una semana aprendiendo tsotil y trabajando la tierra o aprendiendo algunos teji-dos. Pero no fue esa nuestra suerte. Al contra-rio, slo nos dejaron pasar para recorrer durante el da el lugar, hacer algunas preguntas y luego comprar artesanas recordando que el consu-mismo ahistrico no deja ningn cabo suelto.

    Ni bien ingresamos a Oventic, un zapatista muy tosco nos acompaa adelante, mientras inme-diatamente se nos pone otro atrs, al que no vemos y el cual va a seguir todos y cada uno de nuestros movimientos. Nos acompaan hasta lo que parece un granero, de donde sale finalmente

    70

  • el que ser nuestro gua. Dice llamarse Manuel y la verdad es que tiene un espaol muy trabado. Manuel es nuevo y tiene mucha paciencia con los extranjeros, lo que nos hace sentir, por pri-mera vez desde que llegamos, bienvenidos. Nos deja caminar libremente, fotografiar tranquilos

    los murales, y aquellas preguntas que no le es permitido contestar simplemente devuelve un no puedo contestar eso. Cada persona, mu-ral, o cada piedra que cruzo podra ponerme la piel de gallina eternamente. Manuel no para de hablar de Marcos, y las ganas que tiene de ver-lo. Que hace mucho que no aparece y que ya es hora que vuelva.

    Desde la Candona Macos ha dejado la exposi-cin meditica de los comienzos, para dar es-pacio a una nueva configuracin en el EZLN. De

    hecho en la escuelita que se sucedi durante agosto de 2013 (a la cual asistieron miles de militantes de todo el mundo y haban invitados de la talla de Chomski o el Eduardo Galeano). Marcos siquiera dio seales de vida. Con Mar-cos (sabido filosofo egresado de la UNAM) a

    la cabeza de la cpula intelectual del EZLN, y ocupando el centro de la atencin meditica, la horizontalidad de la que se ha jactado el EZLN quedaba siempre en duda. El EZLN da signos de actualidad

    Manuel contina expresando su admiracin por Marcos, mientras yo viajo por dentro. Por pri-mera vez en muchos aos una pequea espe-ranza se despierta en m. Hijo del neoliberalismo menemista, el trabajo fino de la desesperanza

    ya est hecho. Pero experimentar de cerca cmo aquellas tierras campesinas olvidadas por todos (menos por el capital) lograron lo que nadie crea

    y lo pusieron en el centro de la agenda mundial, mismo sea por dos das, me da la sensacin que tranquilamente podra tomar un rifle y radica-lizar mi marxismo acadmico en La Candona. Entre vapor de respiracin, cigarrillos, la voz de Manuel, y las risas de los nios dndonos vuel-tas me doy cuenta que soy un argentino de clase media y que mi mayor aporte a la lucha de clases dudosamente estara detrs de un rifle. Puteo

    por dentro la cpula de montoneros, puteo por dentro a Pea Nieto, puteo a la clase media pero ese da mis puteadas cotidianas y mi nihi-lismo tercermundista no van a opacar para nada una experiencia determinante.

    Manuel nos acerca a la puerta del galpn donde se venden las artesanas. Compramos algunos aros y tejidos.

    Huele a final... Saludo atentamente a nues-tro amable gua que se acerca y antes de darse vuelta para cerrar la tranquera que nos recibi al comienzo, esgrima al odo vengan en enero. Esto va a estar lleno. Va a venir Marcos.

    71

  • 72

    Buscar.

  • 73

  • 74

    Pedro Mancini.

    Botn 3: Botn 1: