06 bartolomé

Download 06 Bartolomé

Post on 14-Dec-2015

222 views

Category:

Documents

2 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

ensayo

TRANSCRIPT

  • La construccin de la persona en las etniasmesoamericanas

    Miguel Alberto B artolomCent ro Reg iona l Oaxaca INAH

    Dedicado a Alicia Barabas

    El tema de la ident idad soc ia l de los ind genas que pueb lan e l ac tua l te r r i to r iomex icano, ha s ido h is t r icamente ob je to de una in tensa re f lex in e inc lusode un aoas ionado debate . Es to l t imo resu l ta ms comprens ib le s i loen tendemos no s lo en t rminos de las d is t in tas perspec t ivas an t ropo lg icas ,s ino tambin en razn de las d iversas vo lun tades po l t i cas que fueronin f luyendo en e l an l i s is . Los canr l l ios en las po l t i cas ind igen is tas , han s idoen opor tun idades expres iones de los cambios en la percepc in de los g rupostn icos por par te c ie l es tado;en muchos casos de f in i t i vamente in f lu ido porla o rd ica de los c ien t f i cos soc ia les . Por lo tan to una re f lex in sobre lasident idades sociales contenrporneas de las poblaciones nat ivas, distamucho de cons t i tu i r s lo un ac to de g imnas ia in te lec tua l g ra ta a losacadmicos , ya que se inser ta dent ro de l marco de una pro funda -yampl iamente compar t ida- p reocupac in po l t i ca , re fe r ida tan to a la s i tua-c i n a c t u a l c o m o a l o s d e s t r n o s p o s i b l e s d e l o s p u e b l o s i n d i o s '

    S i p re tend i ramos esbozar una apre tada s n tes is sobre la percepc in delos ind genas por par te de un gran nmero de po l t i cos y de c ien t f i cossoc ia les , noS encont ra r amos-por lo genera l -an te un d iscurso que pre tendedef in i r la iden t idad de l Ot ro , s in neces idad de recur r i ra l p ro tagon is tade la, ,o t redad" . Y es to no es s lo ad iud icab le a una de f ic ien te percepc in ,der ivada de la ya t rad ic iona l ausenc ia de una prc t ica an t r "opo lg ica quesuponga res idenc ias d i la tadas en e i seno de las comunidades na t ivas 'Tambin , en muchos casos , ha s ido un de l iberado in ten to por hacer que laident idad soc ia l de los g rupos tn icos , sean aparentemente compat ib le con

    140

  • el proyecto pol t ico del cual se forrna parte, aunque el lo supusiera unconsciente falseamiento de la real idad.

    Refer irnos a las personas y las ident idades indias supone habernosinvolucrado en un labernt ico juego de espejos. No nos podemos aproximara la conciencia sino a travs de los actos que la expresan, es decir a part i rde los eventos mentales comunicados. Pero debemos aceptar que dichosactos no son la conciencia sino su ref lejo especular, cuya imagen es a su vezcaptada por nuestra propia percepcin. La distorsin es inevi table, perotambin es inevi table la ref lexin que susci ta. Para exponerla me proponSorecurr i r a un ejercic io de comprensin, que pretende tratar de superar en loposible el reduccionismo etnocntr ico, al buscar su sustento en los sistemasde categoras nativos. As, sigu iendo la motivadora sugerencia de C. RodrguezBrando (1986:10) , t ra ta r de rea l i zar una aprox imac in a las fo rmas en quelas sociedades mesoamericanas construyen sus ideas sociales de persona. Esa part i r de el las que podremos comprender las ident idades, entendidascomo resultantes de los signi f icados atr ibuidos y asumidos por las dist intaspersonas sociales, en razn de los sistemas intertnicos dentro de los cualeshan estado y estn incluidas.

    Cabe destacar que este anl is is se or ienta hacia las cul turas del mbitoterr i tor ial mexicano, pero entendindolas como part c ipes de la grantrad ic in civ i l izator ia mesoamericana. Es decir cu l tu ras dotadas cada una deel las de caracterst icas especf icas, pero que a la vez presentan rasgosideolgicos y sociales ms o menos compart idos, como resultado de suv incu lac in h is t r ica con la t rad ic in mesoamer icana. S in embargo c reo quees necesario matizar la excesiva general izacin de lo mesoamericano, yaque puede l legar a aparecer como un barniz demasiado homogneo paranominar a una mul t i tud de cu l tu ras s ingu la res , cada una de las cua les esposeedora de sus prop ias rea l i zac ioners mater ia les e ideo lg icas . Por e l lo laneces idad de recur r i r a e jempl i f i cac iones proven ien tes de d i fe ren tes cu l tu -ras locales, para dar cuenta del aspecto especial que adoptan los rasgosmesoamer icanos presentes en e l las . En muchos casos recur r i r a mi p rop iaexper ienc ia e tnogr f ica , que en los l t imos ve in te aos ha t ranscur r ido conmayas/ chinantecos, nahuas, chat inos, mixes, zapotecas, mixtecas, ixcatecos,chochos y chonta les .

    Personas

    Entender la noc in de persona imp l ica un in ten to de des to ta l i zac in ,

    141

  • de desconstruccin conceptual, que pretende arr ibar a la reconst i tucin desu objeto una vez que hayamos podido comprender algunos de los aspectosno tan vis ibles de su naturaleza. N uestro punto de part ida supone que parahab lar de la cons t rucc in de la ident idad, se requ ie re en pr imer lugarrefer irnos al proceso de construccin de la persona, tal como se registra enlos espacios tnicos. Resulta entonces inevi table recordar a Marcel Mauss(1971:106) , qu ien expuso con c la r idad la re lac in or ig ina l en t re los concep-tos de mscara, personal idad mt ica, y persona como una nocin moral delos romanos; sentando as las bases para comprender el papel de lasrepresentaciones colect ivas en la conf iguracin de la ident idad individual.

    Se trata entonces de entender la forma en que las sociedades conciben,de f inen y f ina lmente cons t ruyen una par t i cu la r vers in de lo que debe serun ser humano. Ta lcomo lo anotara C. Ceer tz (1987:57) , s lo se l lega a serun ind iv iduo gu iado por los esquemas cu l tu ra les y los s is temas de s ign i f i ca-cin histr icamente const i tuidos que ordenan nuestras vidas. Por lo tanto loque nos preocupa no es la cons t rucc in de un ind iv iduo, s ino de los "serescolect ivos", facultados para desempearse ef ic ientemente dentro de lasredes soc ia les y s imb l icas , p rop ias de los d is t in tos mundos cu l tu ra fes quehab i tan (C. Rodr guez Brando, op . c i t . :15) .

    En toda estructura social existen diveisos pr incipios operantes en elp roceso de cons t rucc in de las personas, que t ienden a hacer a los ind iv iduosmiembros p lenos de l mundo que les ha tocado v iv i r , a t ravs de lain te rna l i zac in de las representac iones co lec t ivas e laboradas por la soc ie -dad de la que forman parte. En este sent ido queda claro que no me estoyre f i r iendo a la noc in de persona como con jun to de ro les y pape les soc ia lesv incu lados a un s ta tus , s ino como concepto resu l tan te de la exper ienc iapropiade una sociedad, en el que secondensa su sedimentacin intersubjet iva.Se trata entonces de una categora construida por la intereaccin, en cuyaconf igurac in in te rv ienen procesos ideac iona les a l tamente var iab les , no-slo entre las di ferentes cul turas, s ino tambin a travs del proceso histr icod e u n a m i s m a c u l t u r a .

    Ent re las mscaras soc ia les de las personas ocupa un lugar impor tan tela imagen de l cuerpo, la corpora l idad, la inserc in de l cuerpo humano ene l marco de la na tura leza y de la cu l tu ra ; tema a l que se le ha ded icado unare la t i vamente escasa a tenc in en los es tud ios mesoamer icanos . Pero no s lola imago corpora l responde a una ideac in co lec t iva , pues to que la personasoc ia l tambin es t cons t i tu ida por med io de los s ign i f i cados que le o to rganlos s is temas c las i f i ca to r ios parenta les ; ,po l t i cos , los g rupos generac iona ies

    142

  • de edad, la asunc in de ident idades ceremonia les , e inc luso las ideasrfer idas a los aspectos inmater iales de la existencia, como es el caso de lasconcepciones anmicas. Tratar entonces de refer irme a algunas de estasrepresentaciones, haciendo especial nfasis en el papel que juegan en raconf iguracin de la persona y dejando para otra oportunidacl el vasto temade las ident idades ceremonia les . Pero no pre tendo reduc i r e l comple jomundo simbl ico mesoamericano al carcter de ref lejo de estructurassubyacentes, s ino sealar el papel fundamental que le toca en el proceso oeconstruccin social de las personas. Podremos de esta manera, tal como yalo p ropus ie ran seeger , da Mat ta y V ive i ros de Cast ro (1987:19) , asumi r a lasca tegor as de la d imens in s imb l ica no como abs t racc iones idea les , s inocomo aspectos cruciales conformadores de la praxis de toda cultura.

    Personas fsicas

    Resu l ta indudab le que e l ensayo fundamenta l para aprox imarnos a lasconcepc iones de l cuerpo de los an t iguos nahuas, es la magna obra de A l f redoLpez Aust in (1984) , S i b ien se basa pr inc ipa lmente en fuentes h is t r icasre fer idas a l a l t ip lano, e l m ismo autordes taca que puede genera l i zarse a o t rasreas, portadoras de rasgos ideolgicos compart idos por las cosmovisionesmesoamericanas. Por otra parte adviel te que estos elementos del pasaoo, seencuent ran an presentes y v ivos en una mul t i tud de cu l tu ras contempor-neas per tenec ien tes a la g ran t rad ic in mesoamer icana. In ten tando s in te t i -zar la r ica informacin que expone, se podra destacar que los nahuaspract icaban un antropomorf ismo clasi f icator io, a travs del cual se equrpa-raban las taxonomas corpora les , soc ia les , na tura les y