Revolución Interrumpida, Adolfo Gilly

Download Revolución Interrumpida, Adolfo Gilly

Post on 09-Nov-2015

69 views

Category:

Documents

9 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Revolucin Interrumpida, Adolfo Gilly

TRANSCRIPT

<ul><li><p>lNDlCE</p><p>1'1</p><p>2r,</p><p>4ti</p><p>87</p><p>119</p><p>139</p><p>Tres concepciones de la Revolucin Mexicana</p><p>1. El desarrollo capita1islf</p><p>n. 1910 .....</p><p>lIl. El zapatismo .</p><p>IV. La Divisin del Norte</p><p>V. La Convencin</p><p>VI. Mxico, diciembre de 1914.</p><p>VII. De Celaya R Quertaro</p><p>VIIl. La Comuna de Morelo~</p><p>IX. 1920 ...</p><p>x, El cardenismo</p><p>. . . . . .. . . . .</p><p>175</p><p>2S!;</p><p>SOl!</p><p>34'7</p></li><li><p>III</p><p>EL ZAPATISMO</p><p>El zapatismo fue la expresin ms concentrada de la irrup-cin nacional de las masas campesinas. Desde la cada de Daz,los repartos armados de haciendas se produjeron en todo el pas.En muchos lugares las partidas de campesinos se negaron a de- volver las armas. En otros, al entregarlas y ser licenciados se-gn los tratados de Ciudad Jurez, luego no eran recibidos enlas haciendas como peones y se los persegua. Se alzaban en-tonces nuevamente, o se preparaban a alzarse.</p><p>El centro nacional de la resistencia a la transaccin burgue-sa de Ciudad Jurez, fue el estado de Morelos. All se combina-ba la existencia de una buena cantidad de pueblos libres queno haban sido absorbidos por las haciendas y que defendan sustierras o buscaban recuperarlas, con la presencia de un prole-tariado agrcola numeroso y concentrado en los ingenios azu-careros. En esa base entremezclada de campesinos y obrerosagrcolas -muchas veces cada uno era una y otra cosa a lavez-, en una poblacin densa, cercana a la capital, y en viejastradiciones de lucha y organizacin campesina que venan des-de la poca de las guerras de la Independencia y de a Refor-ma y que el porfiriato nunca pudo suprimir, surgi el zapat.is-mo. Esas masas crearon a Emiliano Zapata, le trasmitieron suintransigencia revolucionaria y encontraron en su direccin elpunto de apoyo para resistir tenazmente durante diez aos to-dos los embates militares y todas las celadas jurdicas de lasdirecciones burguesas y pequeo burguesas, y para' influir de-cisivamente desde all en todo el curso de la revolucin.</p><p>Pero el estado de Morelos, cuna y base del Ejrcito Liber-tador del Sur dirigido por Zapata, no fue un caso aislado. Sinla sublevacin campesina nacional, dispersa pero irresistible, no</p><p>49</p></li><li><p>habra habido revolucin del sur ni Zapata. El sur fue el nudode una situacin nacional y como tal cumpli una funcin in-sustituble. Las masas de Morelos crearon el zapatismo y todasse lanzaron a la guerra revolucionaria, se hicieron todas gue-rrill~ros zapatistas, inventaron mil formas de combate paraderrotar a los ejrcitos federales -porfiristas, maderistas, huer -tistas y despus carrancistas-, tuvieron en jaque constante ala capital burguesa, Mxico, la ocuparon por dos veces y man-tuvieron en todas las alternativas de la revolucin el centro po-ltico de masas que nunca interrumpi la lucha ni se rindi.</p><p> En el estado de Morelos, las haciendas azucareras eran la</p><p>fuerza econmica dominante desde el siglo XVI, y la regin eratradicionalmente la primera productora de azcar en la rep-blica. A fines del siglo XIX, las haciendas haban devoradogran parte de las tierras de los pueblos, y stos se alzaban mu-</p><p>, chas veces como islas prisioneras en un mar de sembrados decaa de las haciendas, caas que crecan en las tierras que enun tiempo haban sido propiedad comunal. Al acercarse 1910,este proceso de despojo de tierras continuaba, a pesar de la de-fensa tenaz de los pueblos, muchos de cuyos dirigentes localespagaban esa tenacidad con la prisin, la deportacin al territo-rio de Quintana Roo o a Yucatn, y aun la muerte. Esa fuela suerte corrida en 1904 por los dirigentes de Yautepec, cuan-do intentaron oponerse legalmente al robo de 1200 hectreasde tierras de pastos comunales realizado el ao anterior por lahacienda de Atlihuayan mediante el habitual expediente de ten-der una cerca en torno y sembrarlas con caa.</p><p>En la primera dcada del siglo, los dueos de los ingeniosde Morelos realizaron importantes inversiones en maquinariasy mejoras, Y la industria de la regin -24 ingenios que produ-can ms de la tercera parte de la produccin nacional y quehacan de Morelos la tercera regin azucarera del mundo, des-pus de Hawai y Puerto Rico-- era la ms moderna de Mxico.Tambin en las casas de las haciendas se reflejaba esta prospe-ridad de los terratenientes: magnficos muebles importados,lujosa decoracin de mansin de capital europea, jardines devarias hectreas, establos con caballos de polo y de carrera,perros de raza.</p><p>A principios de 1909 hubo eleccin de gobernador en el es-tado. Como eco de la divisin que ya exista nacionalmente enlas clases dominantes, se present un candidato burgus de</p><p>50</p><p>oposicion, que tuvo el apoyo de dirigentes campesinos localesque despus se hadan zapatistas, y posiblemente del mismoZapata. Hubo mtines disueltos por la polica, presos, prfugos,y triunf con el fraude habitual el candidato de Porfirio Daz,un rico hacendado de la zona, Pablo Escandn.</p><p>Unos meses despus, en un pequeo pueblo del estado, Arre-necuilco, que por entonces apenas llegaba a los 400 habitantes,se celebr otra eleccin, esta sin fraude, con la participacin delos vecinos en asamblea, sin informar a las autoridades del es-tado para que no la interfirieran, con la clandestinidad de ma-sas de los campesinos cuando se preparan a organizar sus lu~chas. En esta eleccin inadvertida entonces, pero infinitamentems importante en la historia que aquella en que el escurenombre del terrateniente Escandn result designado goberrra-dor de todo el estado, fue elegido presidente del consejo eomu-nal de Anenecui1co un hombre de 30 aos de edad, EmilianoZapata. Era el 12 de setiembre de 1909, y todos los campesinosdel lugar estuvieron de acuerdo en que se haba hecho una bue-na eleccin para los tiempos de pelea que se sentan flotar enel aire."</p><p>Zapata era descendiente de una antigua familia campesinade la zona de Anenecuilco y Villa de Ayala -la poblacin ve-cina, con unos 1700 habitantes por ese entonces- cuyos ante-pasados haban combatido en las guerras de la Independenciay de la Reforma. Tena algo de tierra y de ganado, heredados desus padres, y no era un campesino pobre segn los criterios lo-cales, pero tampoco entraba en la categora de campesino rico.se haba ocupado tambin, por la insuficiencia de las tierras ylas cosechas, de la venta de ganado, y era considerado un cono-cedor de caballos y un excelente domador por los hacendadoslocales, que se disputaban su trabajo. Su hermano mayor, Eu-femio, haba emigrado a Veracruz donde desempe varios ofi-cios, entre ellos el de comerciante.</p><p>Emiliano Zapata haba nacido el 8 de agosto de 1879 en.A(\enecuilco, y al llegar a sus 30 aos, tanto por los antece-dentes familiares como por su propia actividad, tenia un firmeprestigio local y la confianza de los campesinos. Junto con losotros cuatro miembros del consejo comunal, elegidos en la mis-ma asamblea, se convirti en depositario de los ttulos de pro-</p><p> Jess Sotelo Incln, en su libro Rat.z 11razn de Zapata, refiereestos hechos, pero particularmente los desarrolla John Womack en elprlogo a su libro Zapata 11la revolucin mexicana, titulado "Un pue-blo elige un dirigente".</p><p>~1</p></li><li><p>piedad de las tierras comunales' que venan desde la pocacolonial y aun antes --el pueblo tena siete slglos y algunos desus papeles estaban en idioma nahuatl, que por entonces menosde un lQo/c de la poblacin del estado hablaba-, y que eranel testimonio escrito de la existencia de Anenecuilco como co-munidad.</p><p>Estos viejos ttulos comunales, en Morelos como en todo elpas, desempearon un papel transitorio de importancia en loscomienzos de la revolucin. Toda revolucin busca establecerdesde unprinclpio, en su programa, en su teora, en su ideolo-ga, o en la defensa de derechos arrebatados, su propia legiti-midad y su propia legalidad. La revoluci6n campesina de M-xico se nc empricamente, sin programa ni teora previos.El primer objetivo campesino, al generalizarse la lucha en todoel pas, era la recuperacin de las tierras de los ejidos. Es de-cir, la lucha se presentaba como una continuacin natural de laque venian llevando desde mucho tiempo atrs amparados enla legalidad de sus titulos.</p><p>El impulso interior que se expres en la revolucin era mu-cho ms poderoso, era una verdadera insurreccin de las masasco~t.ra todas las formas de opresin, represin, despojo y explo-tacin exacerbadas por el desarrollo capitalista bajo la dictadu-r~ de Daz. Pero al no tener centro programtico propio, nece-sitaba en sus comienzos una demanda legtima elemental yaaceptada por todos desde tiempo atrs, que unificara a todos''''una reivindicacin accesible a todos, que no pareciera exagera~da, ms an, que se justifica:ra no como una subversin de)orden establecdo sino como un restablecimi~nto de los dere-chos y de la legalidad violados y subvertidos por los terrate-nientes con el apoyo del gobierno. El centro de esa reivindica-cin, lo que legitimaba la insurreccin y el recurso a las armaseran los viejos titulos comunales. Cumplieron entonces una fun:cin de centro transitorio legal y de lazo en la conciencia delos campesinos entre su lucha secular a la defensiva de sus tie-rras y el estallido ofensivo y generalizado que fue la revolucin.</p><p>Apoyado en esos ttulos, pero aprovechando sobre todo laaitu~ci.6n favorable que se vea madurar en el pais, el cor.sejopres1d1dopor Zapata continu la pelea legal por las tierras. Elnuevo gobierno del terrateniente Escandn, sin conciencia de latormenta que se iba acumulando, multiplicaba los ataques a lospueblos y a sus tierras, tanto en las leyes claramenie favorablesa los hacendados que dictaba como en los atropellos d hechoque amparaba. En abril de 1910. los dirigentes de Anenecuilco-Zapata estaba ausente en esos meses- enviaron al goberna-</p><p>52</p><p>dor una carta en cuyo tono de splica aqul no poda sospecbarel menor indicio de que esos seran l?s mis.mos hombres queantes de un ao, armas en mano, lo hartan huir vergo~zosamen-te del estado e iniciaran una de las mayore~ revoluciones de lahistoria. Deca el escrito: " ... estando prximo el temporal deaguas pluviales. nosotros los labradores pob~es debemos c~~en-zar a preparar los terrenos para nuestras ~lembras de malz,. enesta virtud. . . ocurrimos al Superior Gobierno del Estado, ,lm-plorando su proteccin a fin de que, si a bien lo tiene, se slr~aconcedernos su apoyo para sembrar los,exp~esados terren~s Sintemor de ser despojados por los propletanos de la Haciendadel Hospital. Nosotros estamos dispuestos a reconocer al q~eresulte dueo de dichos terrenos, sea el pueblo de San MI-guel Anenecuilco o sea otra persona, pero deseamos s~mbrarlos dichos terrenos para no perjudicarnos, porque la siembraes la que nos da la vida, de ella sacamos nuestro sustento y elde nuestras familias". .</p><p>El .gobernador respondi dando largas al asu~to con trmi-tes burocrticos y dejndolo morir luego. La Hacienda del Hos-pital, entretanto, siguiendo un procedimiento ~radici~nal paraenfrentar campesinos con campesinos, arrendo las tierras -:ndisputa a gentes de la Villa de Ayala, que come~zaron a CUlti-varlas. Zapata regres al lugar despus de las fiestas del cen-tenario de la Independencia en la capital, en septiembre de 1910,despus de haber trabajado all esos meses como C~lldadordelos caballos de la mansin capitalina de uno de los r1COShacen-dados de Morelos. Los mtodos de Anenecuileo cambiaron consu presencia. Reuni unos 80 hombres armados" se fue a la5tierras en cuestin, pidi a los de Ayala que se retiraran porquela cosa no era con ellos sino con la hacienda, y as los de Anene-culco quedaron en posesin de las tierras. Reclam luego ~teel gobierno central y ste dio un fallo ~8vorable a Anenecuil-co. Luego de esta victoria, gente de la Vllla de Ay~a y de ~trolpoblados apoy a Zapata, y ste interv~o en varios coIl:fbctosde tierras entre pueblos y haciendas, a tmes ~e uno! aplicandOel mismo mtodo: derribar las cercas, repartir las tierras ~jOla proteccin de sus hombres armados y dejar a los campeamosen posesin de sus lotes. Ya haba comenzado p~a entonc~s larevolucin en el norte y en Morelos se extenda el amb1entede sublevacin.</p></li><li><p>En noviembre de 1910, Zapata tenia reuniones conspirativasen Villa de Ayala como miembro de un grupo de partidariosde Madero.</p><p>El dirigente oficial de aquel grupo conspirador era PabloTorres Burgos, pero la fuerza y la autoridad efectiva corres-pondan a Zapata. En diciembre, Torres Burgos viaj a EstadosUnidos a entrevistarse con Madero para acordar los trminosde la sublevacin en el sur conforme al plan de San Luis Potos.El centro urbano de la conspiracin maderista en el sur queera Aquiles Serdn en Puebla, haba sido descubierto y liqui-dado dos das antes de la fecha formal de la insurreccin, el 18de noviembre de 1910, y el maderismo estaba descabezado enla regin.</p><p>Mientras los conspiradores esperaban el regreso de T~rresBurgos, los campesinos se impacientaban. Los hacendados y elgobierno, alarmados, comenzaron a armarse rpidamente desdecomienzos de 1911. En febrero de 1911, varios dirigentes cam-pesinos locales se levantaron en armas con gentes de sus pue-blos, formando bandas que se multiplicaron por tI estado peroque carecian de centro y de objetivo poltico definido. A me-diados de ese mes finalmente regres el enviado, confirm elreconocimiento de Madero al grupo y mostr los documentospor los cuales l, Torres Burgos, era designado jefe del rna-derismo en el estado. Este reconocimiento ligaba al grupo de~~.pata con la revolucin en escala nacional y, con esta arma po-h.tlca .en la mano, Zapata, que haba estado conteniendo la impa-CIenCIa de sus partidarios y se vea desbordado y arrastradopor la iniciativa de otros dirigentes (entre ellos el que sera elms destacado de sus jefes militares, Genovevo de la O que sehaba .~l~ado a fines de 1910 con 25 hombres y un sol~ rifle),resolvi Junto con Torres Burgos lanzar la insurreccin.</p><p>EllO de marzo se encontraron ambos dirigentes en Cuautlaultimaron los preparativos, y al da siguiente se sublevaron enVilla de Ayala, desarmaron a la polica y reunieron al puebloen asamblea, ante la cual Torres Burgos ley el Plan de SanLuis Potos y llam a todos a sumarse a la revolucin. Fuerecibido con vivas y aplausos y una incorporacin en masa detodos los hombres aptos para la guerra. En ese mismo mitinOtilio Montao lanz una consigna que ya adelantaba la dife~rencia entre las intenciones de Madero y las de los campesinosdel sur: en vez de los vivas a Madero y los mueras a Daz lanzel grito de Abajo haciendas y viva pueblos".</p><p>Desde un principio, el objetivo de los rebeldes fue apoderar-se de la ciudad de Cuautla. Pero antes tenan que ganar fuer-</p><p>54</p><p>zas, armas, hombres y expenencia en combates previos. A lospocos das de iniciada la revolucin en nombre del Plan de SanLuis Potosi, y luego de las primeras acciones y de algunos con-flictos iniciales en la direccin, el jefe reconocido por Madero,Torres Burgos, fue sorprendido por tropas federales y fusiladoen el acto.</p><p>El movimiento qued sin jefe.Uno de los grupos armados ms fuertes decidi elegir a Za-</p><p>pata Jefe Supremo del Movimiento Revolucionario del Sur.Pero no fue slo esta decisin la que dej la jefatura en manosde Zapata, sino un proceso de seleccin posterior en el cual suautoridad como jefe de...</p></li></ul>