de personalidad, bienestar psicologico y ...

Download de personalidad, bienestar psicologico y ...

Post on 12-Feb-2017

217 views

Category:

Documents

4 download

TRANSCRIPT

  • Interdisciplinaria

    ISSN: 0325-8203

    interdisciplinaria@fibercorp.com.ar

    Centro Interamericano de Investigaciones

    Psicolgicas y Ciencias Afines

    Argentina

    Castro Solano, Alejandro; Casullo, Mara Martina

    Rasgos de personalidad, bienestar psicologico y rendimiento academico en adolescentes argentinos

    Interdisciplinaria, vol. 18, nm. 1, 2001, pp. 65-85

    Centro Interamericano de Investigaciones Psicolgicas y Ciencias Afines

    Buenos Aires, Argentina

    Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=18011326003

    Cmo citar el artculo

    Nmero completo

    Ms informacin del artculo

    Pgina de la revista en redalyc.org

    Sistema de Informacin Cientfica

    Red de Revistas Cientficas de Amrica Latina, el Caribe, Espaa y Portugal

    Proyecto acadmico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto

    http://www.redalyc.org/revista.oa?id=180http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=18011326003http://www.redalyc.org/comocitar.oa?id=18011326003http://www.redalyc.org/fasciculo.oa?id=180&numero=11326http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=18011326003http://www.redalyc.org/revista.oa?id=180http://www.redalyc.org

  • *

    **

    ***

    RASGOS DE PERSONALIDAD, BIENESTAR PSICOLOGICO y RENDIMIENTOACADEMICO EN ADOLESCENTES ARGENTINOS *

    Alejandro Castro Solano ** y Marra Martina Casulla ***

    Resumen

    Las diferencias individuales en el rendimiento escolar obedecen a

    tres tipos de factores: los intelectuales, los de aptitud para el estudio y

    los de personalidad. Los dos primeros han sido ampliamente estudia-

    dos. Recientemente comenzaron a surgir investigaciones que sealan

    que los factores exclusivamente intelectuales son pobres predictores del

    rendimiento acadmico a largo plazo y del xito laboral fuera de los en-

    tornos educativos. Una gran cantidad de estudios revela que las varia-

    bles de personalidad son importantes predictores de las adaptaciones

    que las personas realizan a los diferentes contextos en los cuales les to-

    ca vivir. El enfoque de los cinco factores de personalidad ha sido am-

    pliamente estudiado, sin embargo casi no existen estudios con este en-

    foque en poblacin adolescente, especficamente estudios locales. El

    presente trabajo tiene como objetivo replicar la estructura pentafacto-

    rial de los rasgos de personalidad en adolescentes de 13 a 19 aos. Asi-

    mismo se analiza cuales son los rasgos de personalidad que estn ms

    relacionados con el logro acadmico y si existe alguna asociacin entre

    el rendimiento acadmico y el bienestar autopercibido derivado de la

    adaptacin efectiva a determinados contextos vitales relevantes para los

    jvenes. Participaron de este estudio 337 jvenes que vivan en la Ciu-

    dad de Buenos Aires y en el conurbano bonaerense (Argentina). Se

    aplic el Cuestionario de los Cinco Factores de Personalidad (BFI) de

    John (1990), como as tambin una encuesta sobre rendimiento esco-

    Este trabajo forma parte del Proyecto PIP 4102, Factores de riesgo en adolescentes a car-go de la Dra. Mara Martina Casullo, financiado por el Consejo Nacional de Investiga-ciones Cientficas y Tcnicas (CONICET).Doctor en Psicologa. Profesor Adjunto del Seminario de Investigacin y Trabajo Finalde la Facultad de Psicologa y Psicopedagoga de la Universidad del Salvador (USAL).Investigador Adjunto del Instituto de Investigaciones Psicolgicas de la Universidaddel Salvador (IIPUS). Miembro del equipo de investigacin del Proyecto PIP 4102(CONICET). lean ]aurs 437, Sil Piso '19', (1215) Buenos Aires, Argentina. E-mail:alexl@cvtci.com.arDoctora en Psicologa Clnica. Membro de la Carrera del Investigador del Consejo Na-cional de Investigaciones Cientficas y Tcnicas (CONICET).

    INTERDISClPLlNARIA, 2007, 78, 7, 65-85 65

  • 66

    Castro Solano y Casulla

    lar y otra sobre satisfaccinvital por reas (Escala D-1) de Andrews yWithey, 1976. Los resultados sealan que en adolescentes argentinos severifica la misma estructura pentafactorial que en jvenes estadouni-denses. La dimensin conciencia apareci como el componente ms re-lacionado con el mejor rendimiento. La dimensin neuroticismo no di-ferenciaba entre jvenes con alto y bajo rendimiento.

    Palabras clave: Cinco factores de personalidad - rendimiento acadmi-co - satisfaccin.

    Abstraet

    Individual differences in academic achievement are related to

    intellectual ability,skillsfor study and personality.The two former have

    been widely studied. Some authors (Eysenck & Eysenck, 1987; Tyler,1972) say that the twO former factors are the most important topredict academic attainment and they explain a major portion of thevariance. Recently, was presented plenty of empirical evidencedemonstrating that the intellectual factors by their own cannot accountfor long-term academic achievement and success in the outer world.The best prediction only based on intellectual ability explains around25%ofthe variance. There is a big percentage ofnot explained varianceowed to nonintellectual factors. Researches started to look for

    nonintellectual aspects to explain student's academic achievement.Personality variables are the main predictors of ecological adaptationthat people have to do in different settings. Traditionally, relationships

    between personality and academic achievement have been researchedfrom three different points ofview: a) Cognitive styles; b) Anxiety andcontrol expectancies, and c) Self concepto The two last decades a lotof researchs has been published using the Big Five Factors Model, toexplain relationships between personality and others psychologicalconstructs. Five factor personality model has been widely studied inadult population, named Neuroticism, Extroversion, Openness,Agreeableness and Conscientiousness. This perspective rests on lexicalhypothesis which assumes that individual differences between peoplehave been encoded in naturallanguage. The value ofthis model wouldincrease if the antecedents of that personality stability in youngerpopulation was demonstrated. In the same line it would be a scientificadvance to establish which of the five dimensions are more related to

    INTERDISClPLlNARIA, 2001, 18, 1, 65-85

  • Rasgos de personalidad, bienestar y rendimiento

    successful adaptations in different ecological settings. However, thereis a lack of studies in adolescent population, mainly in the local contextoTraditionally, the adolescence was considered a stage of no stability andchange where the study of stable elements wasnot necessary.In the lastdecades appeared a lot of empirical evidence demonstrating thatadolescence is a period of relative stability, considering more theconsistency than change. Up to now, the researchs reveal that it ispossible to find these five personality dimensions in adolescentpopulation. It is not clear yet how they develop and maintain them atthat stage of the life span. Digman and Inouye (1986) and Digmanand Takemoto-Chock (1981) researched this model in adolescents andthey could verify the same factorial structure than in the adults, inpsychological assessments of younger people. The present research hasas its main goal to replicate the factorial structure in adolescentpopulation (13 to19 years old). Relations between personality traitsand academic achievement were also analyzed. Relations betweenacademic achievement and psychological well-being as a result ofsuccessful adaptations to the environment were examined as well.Participants were young people aged 13 to 19 who lived in BuenosAires (Argentine), city and suburban arcas. Big Five Inventory (John,1990), a survey of academic achievement and a domain satisfactionscale (D-T, Andrews & Withey, 1976) were administered to theparticipants. Results confirmed the same factorial structure ofpersonality traits verified in American adolescent and adult population.Conscientiousness is the trait more related to academic achievement.

    Youngsters goal oriented, organized, responsible and painstaking werethe better adjusted to scholastic routine. They could obtain highermarks and they also perceived more satisfaction with their academiclife. Academic satisfaction is not related to other domain satisfaction

    and ir is quite independent of the well being experienced with peersfriends and their overall life satisfaction. Neuroticism didn't

    differentiate between high and low achievers.Obtained results are veryuseful for their application in counseling and educational guidance

    specially in local contexto Traditionally it was considered justpathological aspects of personality. Counselors and psychologistsshould consider other aspects of personality specially those morerelated to psychological health.

    Key words: Five factors - personality traits - domain life satisfaction.

    INTERDISClPLlNARIA, 2001, 18, 1, 65-85 67

  • Castro Solano y Casulla

    "El es inteligente, pero no lo sabe demostrar". "Es vago, pero es muy inte-ligente". "Le cuesta, pero si se esfuerza mucho aprueba". "No rinde porque tie-ne problemas en la casa". Estos son los comentarios que a menudo se escuchanen ambientes escolares cuando algn joven tiene problemas de aprendizaje. Pare-ciera que la sabidura popular otorga ms importancia a las variables personales enel comportamiento escolar exitoso, que a factores exclusivamente aptitudinales.Aquello que, tanto padres como maestros y profesores atribuyen al buen rendi-miento acadmico est en estrecha relacin con las caractersticas que tenemos laspersonas y especialmente con los vnculos que se establecen en los ambientes fa-miliares. Existen realmente rasgos caractersticos de personalidad que hacen quealgunos jvenes rindan mejor que otros? Son ms exitosos acadmicamenteaquellos jvenes que realizaron mejores ajustes con su entorno y que derivan ma-yor bienestar como resultado de este proceso?

    Rendimiento acadmico y personalidad

    Desde mediados de siglo se acepta que las diferencias individuales en rendi-miento escolar obedecen a tres tipos de factores: intelectuales, de aptitud para elestudio y de personalidad. Algunos autores afirman que los primeros dos son losms importantes para predecir el xito escolar y explican la mayor parte del fen-meno (Eysenck & Eysenck, 1987; Tyler, 1972). La literatura de investigacin hademostrado que el rendimiento previo es el mejor predictor de rendimiento fu-turo, aquellos estudiantes que en los primeros aos de escolaridad tienen un ba-jo rendimiento comparado con sus pares, son los mismos estudiantes que exhi-ben una pobre performance en aos sucesivos (Francis, Shaywitz, Steubing,Shaywitz & Fletcher, 1994; Williamsom, Appelbaum & Epanchin, 1991).

    Sin embargo, en los ltimos aos las investigaciones sealan que los facto-res exclusivamente intelectuales y aptitudinales son pobres predictores del rendi-miento acadmico a largo plazo y del xito laboral fuera de los entornas educati-vos (Sternberg, Wagner, Williams & Horvath, 1995).

    Segn Fierro (1990) la personalidad y el rendimiento escolar han sido estu-diados desde tres puntos de vista:

    a. - Los estilos cognitivos:Esta lnea de investigacin se refiere a la relacin que existe entre los modos

    de conocer y el rendimiento efectivo sin importar la capacidad o la aptitud. Laspersonas pueden tener un modo de conocer analtico, crtico, de aislamiento o se-paracin de los elementos que componen un problema (independiente del cam-po) o pueden tener un estilo basado ms en la sntesis, la intuicin o la integra-

    68 /NTERD/SClPLlNARIA, 2001, 18, 1, 65-85

  • Rasgos de personalidad, bienestar y rendimiento

    cin (dependiente del campo). Pueden ser ms reflexivos o impulsivos en el an-lisis de un problema o utilizar ms o menos categoras para conceptualizar elmundo que los rodea (estilos simples vs. estilos complejos). En la mayora de lastareas cognitivas que las personas deben realizar, en especial las de rendimientoacadmico, parece ms eficaz un estilo cognitivo independiente del campo, queuno dependiente, uno ms reflexivo que impulsivo y uno ms complejo que sim-ple. Esta asociacin es ms vlida para los aprendizajes ms intelectuales y menospara aquellos interpersonales y para los aprendizajes artsticos.

    b. - La ansiedad y las expectativas de control:La ansiedad es el factor no cognitivo ms estudiado en relacin con el ren-

    dimiento acadmico. Las investigaciones demostraron de forma consistente, quetanto un muy alto, como un muy bajo nivel de ansiedad es un obstculo para elrendimiento escolar. Con gran tradicin en psicologa se cuenta con el estudio delos aspectos motivacionales tales como, la motivacin de logro de McClelland ode Atkinson, ellocus de control de Rotter o de modo ms reciente, la indefen-sin aprendida de Seligman o las expectativas de auto eficacia (Lluis, 1990).

    c.- El concepto de s mismo:

    Las investigaciones demostraron repetidamente que la propia autopercep-cin de s mismo de los aspectos intelectuales son mejores predictores que los fac-tores exclusivamente intelectuales. Un nio o joven con un alto auto-concepto enrelacin con los estudios (aunque tenga capacidades intelectuales promedio) serms exitoso acadmicamente que uno con un bajo auto-concepto y con mayoresaptitudes intelectuales.

    En el mejor de los casos los factores exclusivamente intelectuales explican al-rededor de un 25% de la variancia del rendimiento acadmico, existiendo un altoporcentaje de variancia no explicada y por lo tanto atribuible a otros factores(Sternberg, Wagner, Williams & Horvath, 1995). En la actualidad, las investiga-ciones en este campo estn volcadas a la bsqueda de factores no cognitivos quepuedan explicar de forma ms acabada el rendimiento acadmico.

    Personalidad, adolescencia y Big Five

    En los aos '80 se plante que todos los rasgos de personalidad podan serexplicados por cinco grandes factores que agrupan las fuentes de variacin de to-das las conductas y actos manifiestos de las personas. Las preguntas bsicas quesuele hacerse al conocer a una persona son: 1) Es ms o menos estable emocio-nalmente hablando? (neuroticismo / estabilidad emocional). 2) Es sociable, con-versador o es retrado y distante? (extroversin / introversin). 3) Est abierto a

    INTERDISClPUNARIA, 2001, 18, 1, 65-85 69

  • Castro Solano y Casulla

    las nuevas experiencias que le suceden? (apertura a la experiencia). 4) Es unapersona agradable que suele llevarse bien con los dems o es hostil en los vncu-los personales? (agradabilidad) y 5) Suele ser una persona responsable yescru-pulosa o desordenada y poco confiable? (responsabilidad).

    McCrae y Costa (1985) demostraron que esta estructura pentafactorial eraestable a travs del tiempo, empleando diferentes mtodos, instrumentos o fuen-tes de informacin. Esta lectura personolgica descansa en la hiptesis lxica queasume que aquellas grandes diferencias entre las personas han sido codificadas enel lenguaje natural. La mayora de los trabajos que utilizan esta aproximacin per-sonolgica estn basados en auto y en heteroinformes administrados a personasadultas. El valor de este modelo se incrementara si se verificasen sus anteceden-

    tes en perodos evolutivos anteriores a la etapa adulta, pudiendo asimismo esta-blecerse cules rasgos de personalidad estn ms relacionados con las adaptacio-nes exitosas a diferentes ambientes.

    Tradicionalmente, se consideraba la etapa adolescente como una etapa deinestabilidad y cambio psicolgico donde rega ms lo dinmico que lo estable(Metcalf, 1989). Sin embargo, los estudiosos del desarrollo consideran esta eta-pa como de estabilidad relativa, enfatizando ms la consistencia que el cambio.Eccles, Wigfield, Flanagan, Miller, Reuman y Yee (1989) afirman que durante laadolescencia temprana ocurre una reorganizacin del auto-concepto y los proce-sos de personalidad atraviesan por breves perodos de transicin y cambio hastaque ocurre su ajuste definitivo.

    Los estudiosos del enfoque de los cinco factores sostienen la hiptesis de laestabilidad de los rasgos, dicen que es esperable poco cambio en la personalidad,ms all de los 30 aos. Lo ms llamativo de este estudio es que estas afirmacio-nes estn apoyadas por una abundante cantidad de datos empricos derivados deun importante estudio longitudinal (Costa & McCrae, 1998). Graziano y Ward(1992) sostienen que las cinco dimensiones valoradas por observadores externosadultos, discriminan perfectamente entre aquellos adolescentes adaptados o ajus-tados al contexto social. Los autores concluyen que esas cinco dimensiones depersonalidad pueden ser aprehendidas en las conductas de los jvenes, pero toda-va no es claro cmo emergen y cmo se mantienen. Las investigaciones deDigman e Inouye (1986) y de Digman y Takemoto-Chock (1981) estudiaroneste enfoque en nios y jvenes y pudieron comprobar la misma estructura pen-tafactorial encontrada en adultos en las evaluaciones realizadas a adolescentes.

    Graziano y Ward (1992) afirman que se conoce muy poco la significacinque tiene la personalidad para la adaptacin de jvenes a sus ambientes y coinci-den con otros autores en que los procesos de personalidad a una edad tempranatienen obvias implicaciones en la adaptacin de las personas a largo plazo (Caspi,

    70 INTERDISClPLlNARIA, 2001, 18, 1, 65-85

  • Rasgos de personalidad, bienestar y rendimiento

    Bem & Elder, 1989; Renken, Egeland, Marvinney, Manglesdorf & Sroufe,1989).

    Shiner (1998) extiende el estudio de los rasgos de personalidad a la mstemprana infancia. La autora seala que si las mismas diferencias individuales en-tre los nios fueran encontradas en adultos, se dira que se trata de rasgos de per-sonalidad. Asimismo agrega que las investigaciones sobre el temperamento enlos primeros aos de vida, estn disociadas del estudio de la personalidad en laadolescencia y el comienzo de la adultez, existiendo entre esos perodos del de-sarrollo una importante ausencia de investigaciones. Shiner propone una taxo-noma para el estudio de la personalidad en la niez y en el comienzo de la ado-lescencia.

    Hartup y Lieshout (1995) afirman que las conductas de nios y adolescen-tes reflejan las condiciones sociales en las que estos viven. Los autores hacen uncuidadoso anlisis de las complejas transacciones que ocurren entre temperamen-to, personalidad y relaciones interpersonales en la adolescencia. Concluyen quehay una secuencia de conductas observadas en la niez que se estabilizan en laadolescencia y en la adultez.

    Para Millon (1994, 1996) es posible hablar de estilos o patrones de perso-nalidad a partir de la adolescencia. Entiende la personalidad como una complejaserie de interacciones entre posibilidades biolgicas y ambientales. Sita la ltimaetapa del desarrollo al comienzo de la adolescencia, donde se observa un rpidocrecimiento de las funciones corticales y cerebrales ms elevadas. El manejo abs-tracto de smbolos da orden e integracin al mundo interior y permite a los jve-nes crear consistencia y continuidad en sus vidas. Este sentido de continuidad lepermite diferenciarse de los dems. El adolescente logra una esfera de represen-taciones internas, de modo autnomo que le permiten gobernar el curso de su vi-da. A partir de esta etapa es esperable poco cambio en la personalidad.

    El bienestar psicolgico, las reas vitales y adaptacin efectiva

    Desde principios de los aos 70 la psicologa se interes en el estudio de lasatisfaccin vital. El componente cognitivo de la satisfaccin es denominado bie-nestar y se defina en base a la forma en que las personas juzgaban globalmentesu vida como satisfactoria (Veenhoven, 1991), el grado en que las personas admi-ten como agradables los estilos de vida que llevan. Desde esta aproximacin elbienestar es un resultado de una adaptacin exitosa a determinados ambientes.Tomado de forma general, uno puede tener alta satisfaccin en un dominio y ba-jo en otro, como resultado de la mejor o peor adaptacin realizada a determina-

    INTERDISClPLlNARIA,2001, 18, 1, 65-85 71

  • Castro Solano y Casulla

    das reas vitales; por otra parte la satisfaccin global con la vida es artificial, ya queel bienestar no es un componente global sino que depende del contexto vital delcual se trate (Diener, Sandvick & Palvot, 1989).

    El bienestar resulta de la ecuacin expectativas / logro (Michalos, 1986). Siuna persona tiene altas expectativas de rendir acadmicamente bien en la escuelay rinde mal, entonces el resultado es la insatisfaccin en ese dominio, caso con-trario resulta la sensacin de bienestar y ajuste en esa rea. La mayora de los tra-bajos que estudiaron el bienestar psicolgico estn realizados con poblacin adul-ta. A partir de los aos 80 se comenzaron a estudiar las variables personales quepodan moderar la sensacin de bienestar, tales como los rasgos de personalidady los objetivos vitales. No existen prcticamente trabajos que estudien las varia-bles moderadoras del bienestar psicolgico, tales como los rasgos psicolgicos co-mentados y los ajustes efectivos a los diferentes contextos vitales en adolescentes(Castro Solano, 2000).

    Se critic enfticamente que la satisfaccin vital tenga un componente trir-quico (afecto positivo, negativo y bienestar) como es considerada por la mayorade los autores. Se seala la importancia de considerar los vnculos, la autonomapersonal, el sentido de la vida, los propsitos y el grado de control sobre el en-torno, caractersticas sanas del desarrollo humano ptimo (Ryff, 1989, Ryff &Keyes, 1995).

    Compas, Rinden y Gerhardt (1995) afirman que es necesario identificaraquellos factores protectores en la etapa adolescente que operan como barrerassobre los eventos o situaciones estresantes, y que sealan un mejor ajuste psico-lgico y adaptacin al entorno que tienen que enfrentar los jvenes. Los autorescoinciden en implementar intervenciones necesarias que aumenten la calidad devida, ya que la adolescencia es un perodo crtico para la adopcin de conductasrelevantes para la salud. Los hbitos que se establecen en esa etapa permanecen alo largo de la vida. Actualmente interesa no tanto reducir los riesgos, sino poten-ciar aquellas variables que promueven el aumento del bienestar y la calidad de vi-da (Jessor, Turbin & Costa, 1998).

    La revisin bibliogrfica realizada permiti verificar la casi ausencia de inves-tigaciones que estudien el enfoque de los cinco factores de personalidad en po-blacin adolescente.

    Objetivos

    El presente trabajo tiene como objetivo replicar la estructura pentafactorialen adolescentes entre 13 y 19 aos. Asimismo se analizar cules son los rasgos

    72 INTERDISClPLlNARIA,2001, 18, 1, 65-85

  • Rasgos de personalidad, bienestar y rendimiento

    de personalidad que estn ms relacionados con el logro acadmico y si existe al-guna asociacin entre el rendimiento acadmico y el bienestar auto-percibido, de-rivado de la adaptacin efectiva a determinados contextos vitales relevantes paralos jvenes.

    Metodologa

    Instrumentos

    Cuestionario BFI (Big Five Inventory)Es un inventario de 44 temes que evala los cinco grandes rasgos de perso-

    nalidad. Los temes se responden en base a una escala con formato Lickert con 5opciones de respuesta. La prueba es un derivado de una prueba de adjetivos depersonalidad, convertidos en frases cortas para facilitar la comprensin de los ele-mentos del test. El autor de la tcnica demostr su validez y fiabilidad en gruposde poblacin general adulta norteamericana (lohn, 1990). Esos estudios verifica-ron la validez concurrente con otros instrumentos reconocidos que evalan per-sonalidad.

    Se realiz una traduccin del ingls respetando la validez lingstica de lostemes segn los giros idiomticos locales. Dos jueces psiclogos tradujeron laversin en forma separada y luego se consensuaron los temes en los que habadesacuerdo. Se realiz un estudio piloto para verificar la comprensin adecua-da de los temes con un pequeo grupo de estudiantes universitarios (N = 12)quienes hicieron algunas correcciones menores a los mismos. Una vez conclui-do este procedimiento se desarroll el estudio que se informa en el presente tra-bajo.

    Para verificar la homogeneidad de cada una de las escalas del BFI se realizun anlisis de fiabilidad calculando el coeficiente alpha de Cronbach para cadauna de las mismas. Para el factor extraversin se obtuvo el valor .67; para afabili-dad .67; para el factor conciencia .74; para el factor neuroticismo .68 y .72 para elfactor apertura. Se puede concluir que el BFI aplicado a poblacin local adoles-cente es confiable, verificndose la homogeneidad de cada una de las escalas quelo componen

    Escala D-T

    Es una encuesta que evala el grado de satisfaccin en cada una de las reasvitales relevantes de la poblacin objeto de estudio. Posee un tem nico para ca-da variable evaluada, con formato de respuesta Lickert, en 7 opciones de respues-

    INTERDISClPLlNARIA,2001, 18, 1, 65-85 73

  • Castro Solano y Casulla

    ta. Est basada en la Escala D- T (Delight - Terrible) de Andrews y Withey (1976).Existen estudios empricos que la utilizaron con buenos resultados en estudian-tes universitarios espaoles (Castro Solano & Snchez Lpez, 2000) y con ado-lescentes argentinos (Castro Solano, 2000). Evala el grado de satisfaccin alcan-zado en cada una de las siguientes reas: estudios, familia, amigos, compaeros deestudio y nivel de vida.

    Se obtiene una nica puntuacin por rea que revela elgrado de satisfaccinalcanzado en cada aspecto de la vida considerado.

    Rendimiento acadmico

    Se evalu el rendimiento acadmico de los participantes en el ltimo ao desecundario por medio de una encuesta. El participante tena que responder enuna escala de 1 a 10 acerca de su rendimiento en la escuela en el ltimo ao (10sealaba un rendimiento acadmico excelente y 1 un rendimiento acadmico muypobre).

    Muestra

    Participaron 337 adolescentes con edades entre 13 y 19 aos que cursabanestudios secundarios en escuelas pblicas y privadas de la Ciudad de Buenos Ai-res y el conurbano bonaerense argentino: 159 varones (47%) cuya media de edades de 16.38 (DT= 1.94) Y 158 mujeres (53%) cuya media de edad es de 16.46(DT= 1.90).

    Procedimiento

    A un grupo de alumnos que estaban realizando prcticas de investigacin,se les solicit que administraran protocolos al azar en poblacin no consultan te,que residiera en la Ciudad de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires. Dichos estu-diantes haban recibido un entrenamiento previo en la administracin de las prue-bas. De la implementacin de este procedimiento resultaron 358 protocolos queconstituyeron la poblacin general incluida en este estudio. Del total, 21 proto-colos fueron eliminados por contener respuestas incompletas o por no haber in-dicado el sexo o la edad. Los datos se analizaron con el paquete estadstico SPSS,versin 8.01. Los clculos de potencia estadstica y tamao del efecto fueron ob-tenidos mediante el programa Statistical Power Analysis (Cohen & Borenstein,1988).

    74 INTERDISClPLlNARIA, 2001, 18, 1, 65-85

  • Rasgos de personalidad, bienestar y rendimiento

    Resultados

    La estructura de la personalidad en la adolescencia

    Para verificar que la estructura factorial de los elementos del BFI respondeal modelo de los cinco grandes factores de la personalidad, se llev a cabo un an-lisis factorial de los temes. Se comprob previamente que la matriz de correlacio-nes era adecuada para este tipo de anlisis (Test de Esfericidad de Barttlet=4105.91, p < .0001; ndice de adecuacin muestral Kiser Meyer Olkin =.80).Se impuso a la matriz de correlaciones una estructura de cinco factores, ya queera el modelo que se intentaba replicar. Los cinco factores obtenidos explicabanun 40% de la variancia de las puntuaciones. Los factores fueron rotados de formaortogonal segn el mtodo Varimax. Con la matriz factorial obtenida se verificque los temes del BFI en poblacin adolescente argentina se agrupan segn lascinco grandes dimensiones esperadas (ver Tabla 1). Se encontraron excepcionesen algunos casos. En cuatro elementos del inventario se observaron pesos facto-riales ms altos en un factor vecino, que en el factor para el cual haba sido dise-ado. En un caso se encontr que un tem no tena peso en el factor para el cualhaba sido construido. Estas desviaciones se consideraron menores ya que en ca-si todos los casos los factores se agrupaban segn la estructura pentafactorial bus-cada (desviaciones en Tabla 1).

    Para analizar diferencias por edad y sexo en cada una de las puntuacionesen los factores de personalidad, se llev a cabo un anlisis multivariado de la va-riancia (MANOVA) con un diseo 7 (grupos de edades de 13 a 19) x 2 (sexo =varn o mujer).

    El anlisis no arroj diferencias estadsticamente significativas entre los vec-tores de medias de los diferentes grupos de edades tomando en cuenta los resul-tados de forma agregada (Lambda de Wilks = .87, F(30,337) = 1.39, P> .05,eta cuadrado = .02). Por lo tanto puede afirmarse que la estructura de la perso-nalidad a nivel de estos cinco grandes factores se mantiene estable en los gruposde edades estudiados (13 a 19 aos).

    En cuanto a la influencia del sexo, el anlisis realizado arroj diferencias es-tadsticamente significativas entre el vector de medias de ambos grupos (Lambdade Wilks = .93, F (5.331) = 4.77, P < .001, eta cuadrado = .07). Por lo tanto elcontraste de las medias arroja diferencias en la mayora de las escalas del BFI. Si-guiendo las indicaciones de Cohen (1991) para la interpretacin del tamao delefecto del contraste multivariado implementado se puede considerar la magnitudde estas diferencias como muy pequea (eta cuadrado alrededor de .10). Si seatiende al porcentaje de variancia explicada por la diferencia de sexos (Yl) se pue-

    INTERDISClPLlNARIA, 2001, 18, 1, 65-85 75

  • Castro Solano y Casulla

    de apreciar que no alcanza valores superiores al 5% o 6% de la variabilidad total.El resto de la variancia que no est explicada por esta diferencia, estara en fun-cin de otros factores distintos, limitando por lo tanto la significacin prctica delas diferencias observadas. Para revisar cules eran las escalas que discriminabanms entre ambos grupos, se llev a cabo un anlisis discriminante segn las reco-mendaciones de Tatsuoka (1971). Se obtuvo una funcin discriminante que sibien era significativa (Lambda de Wilks = .92, chi cuadrado = 27.67, gl = 2,P < .001), explicaba un 8%de la variancia. La variable que ms diferenciaba a losgrupos era neuroticismo, dimensin en la cual las mujeres obtenan una puntua-cin sensiblemente superior a los varones (rcon la funcin = .89) Yen menor gra-do el factor afabilidad (rcon la funcin = .20) donde los varones puntuaban msbajo.

    No se observ interaccin entre el sexo y la edad. El anlisis realizado noarroj diferencias estadsticamente significativas (Lambda de Wilks .95,F (30.337) = .54, P > .05, eta cuadrado = .01).

    Perfiles de alto y bajo rendimiento acadmico

    Para examinar la relacin entre las variables de personalidad y de satisfaccinen aquellos jvenes que rendan mejor y en los que rendan peor, se construye-ron empricamente dos grupos de jvenes con rendimiento acadmico diferen-cial. Quienes puntuaban hasta S puntos se consideraron de bajo rendimiento(n = 19) Yaquellos que puntuaban 8 o ms puntos, de alto rendimiento acad-mico (n = 62).

    Luego se examin si ambos grupos obtenan puntuaciones diferencialesen cada uno de los factores de personalidad. Se llev a cabo un anlisis multiva-riado de la variancia en el que se introdujeron como variables dependientes laspuntuaciones del BFI Ycomo variable independiente el rendimiento acadmico(dicotomizada en alto y bajo). El anlisis realizado arroj diferencias estadstica-mente significativas entre el vector de medias de ambos grupos (Lambda deWilks = .63, F (5.76) = 8.34, P < .001, eta cuadrado = .36). Por lo tanto elcontraste de las medias arroja diferencias en la mayora de las escalas del BFI. Si-guiendo las indicaciones de Cohen (1991) para la interpretacin del tamao delefecto del contraste multivariado implementado se puede considerar la magnitudde estas diferencias como amplia (eta cuadrado> .25). Para revisar cules eranlas escalas que discriminaban ms entre ambos grupos, se llev a cabo un anlisisdiscriminante. Se obtuvo una funcin discriminante que era significativa (Lambdade Wilks = .65, chi cuadrado = 33.56, gl = 2, P < .001) Yexplicaba un 54%

    76 INTERDISClPLlNARIA, 2001, 18, 1, 65-85

  • Rasgos de personalidad, bienestar y rendimiento

    de la variancia. La variable que ms diferenciaba a los grupos era conciencia puesen ella el grupo de alto rendimiento obtena las puntuaciones ms altas (r con lafuncin = .91) Yen menor grado el factor afabilidad (r con la funcin = .61) enla cual aquellos que tenan bajo rendimiento puntuaban sensiblemente ms bajo(ver Figura 1).

    El mismo procedimiento se concret con las variables de satisfaccin. Pa-ra examinar en qu reas ambos grupos obtenan puntuaciones diferenciales res-pecto del grado de bienestar percibido, se llev a cabo un anlisis multivariadode la variancia, en el que se introdujeron como variables dependientes, las pun-tuaciones de la escala de satisfaccin por reas y como variable independiente elrendimiento acadmico (dicotomizada en alto y bajo). El anlisis realizado arro-j diferencias estadsticamente significativas entre el vector de medias de ambosgrupos (Lambda de Wilks = .22, F (5.76) = 53.20, P < .001, eta cuadrado= .78). Por lo tanto el contraste de las medias arroja diferencias en la mayorade las puntuaciones de bienestar. Siguiendo las indicaciones de Cohen (1991)para la interpretacin del tamao del efecto del contraste multivariado imple-mentado se puede considerar la magnitud de estas diferencias como muy amplia(eta cuadrado> 0.25). Para revisar cuales eran las escalas que discriminaban msentre ambos grupos, se llev a cabo un anlisis discriminante. Se obtuvo unafuncin discriminante que era significativa (Lambda de Wilks = .22, chi cuadra-do = 113,81 gl = 2, P < .001) Yexplicaba un alto porcentaje de la variancia.La variable que ms diferenciaba a los grupos era satisfaccin con los estudios yaque en ella el grupo de alto rendimiento obtena las puntuaciones ms altas (rcon la funcin = .78) Yen menor grado la satisfaccin con la familia (r con lafuncin = .36) en la que tenan bajo rendimiento puntuaban sensiblemente msbajo (ver Figura 2).

    El tener, tanto un muy alto como un muy bajo rendimiento no estaba rela-cionado ni con la edad (chi cuadrado = .44 gl = 1, P > .05), el sexo (chi cua-drado = .91,gl = 1, P > .05) o el hecho de trabajar o no (cm cuadrado = .02,gl = 1, P > .05).

    Discusin

    Las dimensiones de personalidad encontradas en adolescentes y adultos sonlas mismas. Esta estructura pentafactorial de la personalidad aparece estable en elperodo evolutivo estudiado. Asimismo no se registran mayores diferencias entrevarones y mujeres. Estos resultados coinciden con los obtenidos por Digman yInouye (1986), Digman y Takemoto-Chock (1981) y Graziano y Ward (1992)

    INTERDISClPLlNARIA, 2001, 18, 1, 65-85 77

  • Castro Solano y Casulla

    quienes verificaron la estructura de los cinco factores en poblaciones de jveneshawaianos y estadounidenses. En el presente estudio se encontr una menor pro-porcin de la variancia explicada, probablemente debido a que la metodologautiliza el auto-informe y no la hetero-evaluacin a travs de pares, docentes o pa-dres. Asimismo el cuestionario era una adaptacin de uno diseado para pobla-cin norteamericana. La Escala BFI resulta un instrumento sencillo, breve y con-fiable para efectuar mediciones de los cinco factores de la personalidad en adoles-centes argentinos.

    Las dimensiones de la personalidad estudiadas parecen diferenciar entre losperfiles de buen y bajo rendimiento en la escuela. Los adolescentes ordenados,esmerados, menos impulsivos y orientados al logro son tambin aquellos que seadaptan mejor a la rutina escolar, obtienen calificaciones ms altas y auto-perci-ben una satisfaccin mayor derivada de su performance acadmica. Asimismo,aunque en menor grado, estos jvenes resultan los ms sensibles, agradables, coo-perativos y afectuosos. Tambin perciben mayor satisfaccin en relacin con susvnculos familiares que aquellos con una peor performance en el mbito escolar.

    Por el contrario, los jvenes en situacin de riesgo proclives a mostrar con-ductas en relacin con el fracaso escolar son ms irresponsables, despreocupados,informales y olvidadizos, obtienen bajo bienestar respecto de sus estudios y sesienten muy poco satisfechos con sus vnculos familiares, son ms hostiles y me-nos amables que el grupo con alta performance acadmica.

    Parece que la buena adaptacin a la rutina escolar no est muy relacionadacon la adaptacin exitosa a otras reas vitales, es bastante independiente de las re-laciones que los jvenes establecen con sus pares, amigos, o el nivel general de vi-da que tienen. En menor grado est relacionada con los vnculos familiares. Unadisposicin ms general de la personalidad relacionada con la orientacin al lo-gro, la planificacin y la organizacin es el mejor predictor de rendimiento aca-dmico exitoso y alta adaptacin a la vida escolar.

    Estos resultados tienen una clara implicancia para las tareas de asesoramien-to y orientacin educacional. En primer lugar, es importante la consideracin delas variables de personalidad en las tareas de orientacin escolar, ya que tradicio-nalmente solo se consideran los aspectos patolgicos de los jvenes. En nuestroestudio la inestabilidad emocional (medida a travs del factor neuroticismo) no di-ferencia entre los jvenes con mal y buen rendimiento. En segundo trmino, re-sulta conveniente tomar en cuenta que determinada disposicin de la personali-dad, modera la adaptacin efectiva de los estudiantes al entorno escolar. Si la pla-nificacin, el orden y la organizacin permiten una buena estimacin del rendi-miento escolar, bastara con incluir en cualquier proceso de asesoramiento esco-lar una evaluacin y entrenamiento sobre los hbitos de estudio, la utilizacin del

    78 INTERDISClPLlNARIA,2001, 18, 1, 65-85

  • Rasgos de personalidad, bienestar y rendimiento

    tiempo escolar y el tiempo libre y la planificacin de la rutina acadmica, aspec-tos que en mbitos locales son considerados secundarios al rendimiento, privile-gindose los aspectos menos generadores de salud: Si no aprende como los dems,debe tener algn problema personal.Futuros estudios debern considerar si la evaluacin temprana de las varia-bles de personalidad predice las adaptaciones efectivas al contexto escolar, al uni-versitario y el xito extraescolar.

    Tabla 1

    Estructura factorial del BFI

    Item N

    AfabilidadAperturaNeuroticismoConcienciaExtraversin1

    2345

    32

    .746 -.12507

    .69242

    .59622

    .571.20817

    .54019

    .516* .231.21313

    .469*.132.105.34838

    .450*.263 .40041

    .777.12630

    .71720

    .670 .15625

    .108.664 .15344

    .652.12805

    .190.584 .23715

    .251.522 .211.17840

    .354.511 .19726

    .246*

    29

    .195.106.598 -.18339

    .130 .579-.18437

    .187 -.577*14

    .570-.17334

    -.192.539-.19509

    -.259-.216.526-.119

    INTERDISClPLlNARIA, 2001, 18, 1, 65-85 79

  • Castro Solano y Casullo

    Tabla 1 (Cont.)Estructura factorial del BFI

    Item N

    AfabilidadAperturaNeuroticismoConcienciaExtraversin1

    2345

    24

    -.147.51212

    .309 -.458-.13204

    -.127.437 -.31402

    .203-.184-.365.131.11810

    .262.132.332*-.19128

    .189.166.108.62308

    -.114 -.220.62118

    -.219.61423

    -.167.598.20203

    .326.168 .542.10843

    -.211.470-.13733

    .349.240 .44435

    .164-.22621

    .107 .71406

    -.178 -.112.63036

    .420 .56601

    .315.195 .56316

    .357.304 .52131

    -.236 -.283.188.50411

    .248.229-.139.206.42627

    .171-.217-.305-.147.329*

    Nota:*: desviaciones de los temes respecto del factor original.Negrita: temes que integran cada uno de los factores.

    80 INTERDISClPUNARIA, 2001, 18, " 65-85

  • ~iii::ooVia;!2~:t>::op""

    3

    2--

    2

    ,00

    ::-" '"

    0'1

    .,v

    lf1

    "5.

    00

    +:;

    \J1

    '"

    QJe Oo 'v.,:;,~ -1:;,ll..-2

    -3

    Figura 1Perfiles de personalidad de adolescentes con alto y

    bajo rendimiento acadmico

    =.=:=-=-~-=~=.=.=~~~~~~~"~"~:~~~~:.:";;~-~~::":::-=-::

    l;?~Sl

    ii}~;

    ~g:,Q.

    o-

    ~"

    mlil"..,

    '"

    ;:J

    '~.

    8"

    00.....

    Extroversin

    Notacin

    _.- Bajo rendimiento-- Alto rendimiento

    Afabilidad Conciencia

    EscalasBFI

    Neuroticismo Apertura

  • 00N

    Figura 2Perfiles de satisfaccin autopercibida por reas de adolescentes

    con alto y bajo rendimiento acadmico

    3

    2

    -3 I I I IS. Estudios

    Notacin

    _.- Bajo rendimiento-- Alto rendimiento

    ~rt1

    ~Q;32

    ;2:p::tij;N8,--,00

    ,-

    ~

    '"'"

    .5. 1.,'"(lJ

    g o'0'"::>

    ' -1::>...

    -2

    _._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._.-

    -------------------------------------

    S. Familia S. Amigos S. Compaeros S> Nivel de Vida

    Satisfaccin autopercibida por reasQ'"a~i'::lo'"

    Q'"c:5'

  • Rasgos de personalidad, bienestar y rendimiento

    REFERENCIAS BIBLlOGRAFICAS

    Andrews, F. & Withey, S. (1976). Social indicators of well being: American'sperceptions of life quality. New York: Plenum.

    Caspi, A., Bem, D. & Elder, G. (1989). Continuities and consequences ofinteractional styles across the life course. Journal of Personality, 57, 375-406.

    Castro Solano, A. (2000). Estilos de personalidad, objetivosde vida y satisfaccinvital [Personality styles, life goals and life satisfaction]. Tesis doctoral nopublicada. Universidad Complutense. Madrid.

    Castro Solano, A. & Snchez Lpez, M. (2000). Objetivos de vida y satisfaccinautopercibida en estudiantes universitarios [Personal strivings and subjectivepsychological well-being in university students]. Psicothema, 12(1), 87-92.

    Cohen, J. (1991). Statistical power analysis for the Behavioral Sciences. NewJersey: Hillsdale Lawrence Erlbaum Assoc.

    Cohen, J. & Borenstein, M. (1988). Statistical power analysis: A computerprogramo New Jersey: Lawrence Erlbaum Associates.

    Compas, B., Hinden, B. & Gerhardt, C. (1995). Adolescent development,pathways and processes of risk and resilience. Annual Review of Psychology,46,265-298.

    Costa, P. & McCrae, R. (1998). Estados de nimo y personalidad en la etapaadulta [Mood and personality in adulthood]. En M..P. Snchez Lpez &M.A. Quiroga Estvez (Eds), Perspectivas actuales en la investigacinpsicolgicade las diferencias individuales (pp. 295-310). Madrid: EditorialCentro de Estudios Ramn Areces SA.

    Diener, E., Sandvick, E. & Pavot, W. (1989). Happiness is the frequency not theintensity of positive versus negative affect. In F. Strack, M. Argyle & N.Scwartz (Eds.), Subjective well being, and interdisiplinary perspective(pp.119-140). Oxford: Pergamon.

    Digman, J. & Inouye, J. (1986). Further specification ofthe five robust factorsof personality. Journal of Personality and Social Psychology,50, 116-123.

    Digman, J. & Takemoto-Chock, N. (1981). Factors in the naturallanguage ofpersonality: Reanalysis and comparisons of 6 major studies. MultivariateBahavioral Research, 16, 149-170.

    Eccles, J. Wigfield, A., Flanagan, C., Miller, C., Reuman, D. & Yee, D. (1989).Self-concepts, domain values and self-steem: Relations and changes in earlyadolescence. Journal of Personality, 57,283-310.

    Eysenck, H.J.& Eysenck, S. (1987). Personalidad y diferencias individuales[Personality and individual differences]. Madrid: Pirmide.

    INTERDISClPLlNARIA, 2001, 18, 1, 65-85 83

  • Castro Solano y Casulla

    Fierro, A. (1990). Personalidad y aprendizaje en el contexto escolar [Personalityand learning in school context). In C. Coll, J. Palacios & A. Marchesi(Eds.), Desarrollo psicolgico y educacin, II. Psicologa de la educacin (pp.175-182). Madrid: Alianza

    Francis, D., Shaywitz, S., Steubing, K., Shaywitz, B. & Fletcher, J. (1994). Themeasurement of change: Assessing behavior over time and withindevelopmental contexto In G.R. Lyon (Ed.), Frames of reference:Measurement of learning disabilities (pp. 63-78). Baltimore,MD: PaulBrooks.

    Graziano, W. & Ward, D. (1992). Probing the Big Five in adolescence:Personality and adjustment during a developmental transition. Journal ofPersonality, 60(2),425-439.

    Hartup, W. & Lieshout, C. (1995). Personality development in social contextoAnnual Review of Psychology, 46, 655-687

    Jessor, R., Turbin, M. & Costa, F. (1998). Protective factors in adolescent healthbehavior. Journal ofPersonality and Social Psychology, 75(3),788-800.

    John, O. (1990). The five factor taxonomy: Dimension of personality in thenatural language and in questionnaires. In L. Pervin (Ed.), Handbook ofpersonality: Theory and Research. New York: Guilford Press.

    Lluis, J. (1990). Temperamento y eficacia academica: Construccin de una escalade pronstico acadmico derivada del EPQ- J de Eysenck [Temperamentand academic achievement: Development of a scale to predict academicachievement from Eysenck's EPQ-J). Anuario de Psicologa, 46, 119-128.

    McCrae, R. & Costa, P., Jr. (1985). Updating "Norman's adequate taxonomy":Intelligence and personality dimensions in natural language and itsquestionnaires. Journal of Personality and Social Psychology, 49,710-721.

    Metcalf, A. (1989). Desarrollo del nio y del adolescente [ Child and adolescentdevelopment]. In H. Goldman (Ed.), Psiquiatra general (pp. 50-74).Mxico: El Manual Moderno.

    Michalos, A. (1986). Job satisfaction, marital satisfaction and the quality oflife:A review and a preview. In F. Andrews (Ed.), Research on the quality oflife(pp. 57-83). Michigan: Institute for Social Research. Univesity ofMichigan.

    Millon, T. (1994). Inventario Millon de Estilos de Personalidad [Millon index ofpersonality styles). Buenos Aires: Paids.

    Millon, T. (1996). Disorders ofpersonality. New York: Wiley & Sons.Renken, B., Egeland, B., Marvinney, D., Manglesdorf, S. & Sroufe, A. (1989).

    Early childhood antecedents of aggression and passive-withdrawal in earlyelementary school. Journal ofPersonality, 57, 257-282.

    84 INTERDISClPLlNARIA, 2001, 18, 1, 65-85

  • Rasgos de personalidad, bienestar y rendimiento

    Ryff, C. (1989). Happiness is everything, or is it? Explorations on the meaningof psychological well-being. Journal of Personality and Social Psychology,57(6), 1069-1081.

    Ryff, C. & Keyes, C. (1995). The structure ofpsyehologieal well-being revisited.Journal of Personality and Social Psychology, 69(4),719-727.

    Shiner, R. (1998). How shall we speak of ehildren's personalities in middleehildhood? A preliminar y taxonomy. Psychological Bulletin, 124(3), 308-332.

    Sternberg, R., Wagner, R., Williams, W. & Horvath, J. (1995). Testing eommonsense. American Psychologist, 50(11),912-927.

    Tatsuoka, M. (1971). Multivariate analysis: Techniques for educational andpsychological research. New York: Wiley.

    Tyler, L.E. (1972). La psicologa de las diferencias humanas [Psyehology ofhuman individual differenees). Madrid: Maranova.

    Veenhoven, R. (1991). Questions on happiness. Classieal topies, modernsanswers, blind spots. In F. Straek, M. Argyle & N. Scwartz (Eds), Subjectivewell-being (pp.7-26). England: Pergamon Press.

    Williamson, G., Appelbaum, M. & Epanehin, A. (1991). Longitudinal analysis ofaeademie aehievement. Journal ofEducation Measurement, 28, 61-76.

    Facultad de Psicologa

    Universidad del Salvador (USAL)

    Buenos Aires - At;gentina

    Fecha de recepcin: 17 de mayo de 2000Fecha de aceptacin: 21 de febrero de 2001

    INTERDISClPLlNARIA, 2001, 18, 1, 65-85 85