EL TERRORISMO EN EL PERÚ

Download EL TERRORISMO EN EL PERÚ

Post on 21-Jun-2015

27.295 views

Category:

Documents

10 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

<p>UNIVERSIDAD NACIONAL JORGE BASADRE GROHMANNFACULTAD DE EDUCACIN ESPECIALIDAD LENGUA LITERATURA Y GESTION EDUCATIVA</p> <p>El terrorismo en el Per</p> <p>Nombres</p> <p>:</p> <p>Lily Ayca Cazorla Mara Elena Maquera Vela Vanesa Morales Avendao</p> <p>Cdigos</p> <p>:</p> <p>06-29403 06-29416 06-29424</p> <p>Profesor</p> <p>:</p> <p>Oswaldo Menndez C.</p> <p>TACNA-PER 2006</p> <p>INTRODUCCIN</p> <p>En las ltimas dcadas la sociedad ha sido vctima de uno de los peores flagelos: el terrorismo, que es un hecho expresivo de violencia que se lo puede ver durante toda la historia (conquistas, guerras) con sus ms variadas formas de expresin y crueldad. El terrorismo se constituye as tanto en el mbito interno como en el mundial, como en una va abierta a todo acto violento, degradante e intimidatorio, y aplicado sin reserva o preocupacin moral alguna. No es, por lo tanto, una prctica aislada, reciente ni desorganizada pero no por ello estructurado. Los fines buscados por esta forma de "guerra" no convencional pueden tener fines polticos, religiosos, culturales y lisa llanamente la toma del poder por un medio totalmente ilcito. Por dichas causas, el mundo se ve sacudido diariamente con noticias de atentados producidos en la va pblica, donde pierden la vida gente inocente y totalmente ajena a esa "guerra" o intereses diversos. Este fenmeno es una de las formas de violencia ms difciles de contener debido a que su campo de accin se extiende ms all de las regiones de conflicto. Es un fenmeno que se caracteriza por: su violencia indiscriminada, involucrando a vctimas que no tienen nada que ver con el conflicto causante del acto terrorista; su impredisibilidad, acta por sorpresa creando incertidumbre, infundiendo terror y paralizando la accin; su inmoralidad, produce sufrimiento innecesario, golpeando las reas ms vulnerables; ser indirecto, el blanco instrumento es usado para atraer la atencin y para ejercer coercin sobre la audiencia o un blanco primario, a travs del efecto multiplicador de los medios de comunicacin masivos. A los actos terroristas debe responderse por medio de normas jurdicas que contemplen su prevencin y sancin.</p> <p>2</p> <p>EL TERRORISMO EN EL PERU</p> <p>ANTECEDENTES HISTRICOS: El Per no haba sufrido conflictos armados internos significativos antes de 1980. Los momentos de mayor agitacin poltica y convulsin social con estallidos de violencia armada (1930-1934, 1948-50, 1965, 1977-80) duraron poco tiempo, tuvieron un carcter local antes que nacional y no registraron un gran nmero de muertes o desapariciones forzadas. Todos los casos vistos en perspectiva histrica parecieron circunscritos a coyunturas muy especficas, de corta duracin y nunca tuvieron un despliegue nacional. Las respuestas estatales fueron muy violentas, en ocasiones, pero no se consolid un modelo de Estado represivo a gran escala, que tuviese extensas reas del territorio controladas bajo algn rgimen nacional de excepcin, entre otras razones porque no hubo recursos para sostener un rgimen de ese tipo. El Estado, que haba sido sumamente dbil en el pas, registr una expansin acelerada en la segunda mitad del siglo veinte, especialmente durante la dcada del setenta. La renovada presencia estatal en las esferas econmica, social y poltica, alcanz tambin a zonas marginales como el rea rural andina, escasamente vinculada al Estado si no era a travs del servicio militar obligatorio o la escuela primaria. A pesar de ello, la presencia estatal mediante infraestructura o servicios sigui siendo nfima en dicha zona del pas, en comparacin con las ms urbano costeas. Un rasgo caracterstico del pas ha sido su frgil integracin nacional, expresada en la gran fragmentacin de sus espacios regionales y la falta de reconocimiento cabal de la diversidad tnica de sus habitantes. En ese contexto, se constata la imposicin de patrones culturales occidentales y la tendencia a marginar a los dems sectores, especialmente a los rurales indgenas. Sin un sistema educativo nacional e integrador ni revoluciones populares como la</p> <p>3</p> <p>mexicana o boliviana, los procesos de integracin social y cultural ms radicales del pas han surgido de proyectos autoritarios como el del General Velasco (19681975) o a travs del impulso de los mismos actores bajo la forma de desborde popular. Los acelerados cambios demogrficos y las transformaciones en el aparato productivo ocurridos a partir de la dcada del cuarenta transformaron radicalmente el perfil poblacional del pas. En pocos aos, el acelerado crecimiento demogrfico y la migracin del campo a la ciudad, produjeron un pas ms poblado y ms urbano. De los 6.2 millones de habitantes de 1940 se pas a 17 millones en 1981. Las polticas econmicas aplicadas, mientras tanto, contribuyeron a ampliar la brecha entre ricos y pobres, aumentando el nmero de estos ltimos, especialmente en las reas rurales andinas, cuyos habitantes de menores ingresos son los ms pobres del pas. El gobierno de Velasco transform radicalmente la sociedad peruana anterior a 1968 y cre un nuevo escenario militar en el que se desenvolvieron los principales actores del proceso de violencia. De las numerosas medidas realizadas por este gobierno, tienen particular importancia para dicho proceso la reforma agraria, la expansin industrial, el reconocimiento de sindicatos, la reforma educativa y la radicalizacin de discursos. El gobierno militar impuls una corriente de opinin en contra de los partidos polticos y la democracia parlamentaria. Persigui a los miembros de Accin Popular, el partido del ex presidente Belaunde, alentando ms adelante un rgimen al que denominaba del no partido. Asimismo, incentiv el contacto directo con la poblacin al que denomin binomio pueblo-fuerza armada. La expansin del sistema educativo, en todos sus niveles, fue intensa y sin correlato con un crecimiento econmico que asegure la absorcin de la poblacin educada por un mercado laboral formal. En trminos sociales y culturales, los efectos fueron bastante ms all de la insatisfaccin de expectativas econmicas. La educacin proporcion un mito de progreso a cientos de miles de peruanos que por su procedencia tnica, capacidad econmica o lugar de residencia se encontraban bastante lejos de</p> <p>4</p> <p>poder transformar su condiciones de existencia y de participar en el proceso poltico nacional de otra manera. Hasta la dcada del setenta la economa peruana se caracteriz por presentar una industrializacin escasa y tarda, a la que correspondi una clase obrera de reducido tamao y sin mayor presencia en la escena poltica nacional. La abundancia y diversidad de materias primas, en un pas casi desprovisto de servicios pblicos, permiti relegar por varias dcadas la industrializacin. No obstante, este carcter primario de la economa peruana no implic una dependencia total del capital norteamericano como ha ocurrido en varios casos latinoamericanos de economas similares. La inversin norteamericana en el Per no ha sido permanente sino concentrada en algunos perodos de la historia republicana, como 1919-30, 1948-56, etc. No ha existido en el pas una tradicin de organizaciones subversivas armadas. De las excepciones registradas, el aparato militar y clandestino aprista prefiri la toma de ciudades y las acciones de propaganda armada urbana a la creacin de focos guerrilleros permanentes y siempre estuvo subordinado a una estrategia poltica general orientada a lograr la inclusin del partido en la escena poltica legal. Las guerrillas de1965 pugnaron por insertarse en el campo pero sufrieron una rpida derrota militar. La Comisin de la Verdad para comprender mejor lo ocurrido durante 20 aos, los dividi en cinco periodos:</p> <p>Etapa 1: Inicio de la violencia armada: (mayo de 1980-diciembre de 1982) El conflicto armado interno que padeci el Per se inicia con la decisin del PCP-SL de declarar la guerra al Estado peruano que deseaba destruir. La accin simblica que caracteriza este comienzo de la lucha armada fue la quema pblica de las nforas electorales en el distrito de Chuschi (Cangallo-Ayacucho) el 17 de mayo de 1980, con ocasin de las elecciones generales.</p> <p>5</p> <p>Con ello, el PCP-SL se automargin del proceso democrtico abierto con los comicios celebrados ese da, luego de diecisiete aos, y dio inicio a una violenta campaa para destruir el Estado peruano y someter a la sociedad peruana a un rgimen autoritario y totalitario bajo su conduccin. Esta etapa finalizar cuando, a fines de 1982, entren a tallar en el conflicto las FFAA. En un principio, Sendero Luminoso realiz atentados aislados contra la propiedad pblica y privada y acciones de propaganda armada. La gravedad de sus actos fue aumentando progresivamente, llegando al asesinato sistemtico y a los ataques contra las fuerzas policiales, buscando provocar una mayor dureza en las respuestas estatales en su contra, hasta lograr que se definiese una situacin de conflicto armado interno. El conflicto armado interno fue percibido inicialmente como un hecho marginal, enfocado con una combinacin de subestimacin y desconcierto que permiti el crecimiento de la presencia senderista, en ciertas reas del departamento de Ayacucho y Huancavelica. El PCP SL no apareci de inmediato en los medios de comunicacin nacional como el nico responsable de las acciones sino recin cuando se le atribuy directamente la actora de las mismas. Aun as, se trataba de una agrupacin muy pequea dentro de un conglomerado de organizaciones radicales izquierdistas 60 difciles de identificar por alguien que no estuviese familiarizado con ellas. En los dos aos y medio que dur la fase inicial del conflicto estudiado por la CVR, Sendero Luminoso tuvo un terreno inmejorable para desarrollar sus planes y corregir sus errores. Al inicio, el gobierno de En realidad Belaunde crey que se trataba de un juego poltico de la oposicin o de un grupo de abigeos y no les dio mayor importancia a los subversivos. A lo largo de 1982 qued claro que la Polica no poda controlar la subversin. El 27 de diciembre de 1982 el presidente Belaunde solicit a las Fuerzas Armadas que se encargara del orden en Ayacucho. Para entonces ya se contaban cientos de campesinos muertos, con autoridades locales entre vctimas.</p> <p>6</p> <p>Etapa 2: La militarizacin del conflicto (enero de 1983-junio de 1986) A partir del ingreso de las Fuerzas Armadas a la lucha directa contra Sendero Luminoso se inici un nuevo curso en el conflicto que habra de mantener la presencia militar en varias regiones del pas por ms de quince aos. Se abre as una segunda etapa del enfrentamiento que durar hasta mediados de 1986, momento en que SL decidir intensificar sus acciones violentistas. La primera consecuencia de la decisin tomada, fue lo que la CVR ha denominado la militarizacin del conflicto. En ningn momento anterior del siglo veinte se haba producido un fenmeno similar de constitucin de instancias poltico militares de conduccin de la respuesta estatal al fenmeno subversivo. El Ejrcito no estaba bien preparado para esta lucha y no conoca bien a los senderistas: ni su pensamiento maosta ni su forma de lucha. Tena la orden de terminar rpidamente con el con el conflicto, por lo que las muertes, las desapariciones y otras violacin de los derechos humanos se asumieron como un costo necesario. El Ejrcito calific algunos lugares como zonas rojas donde entraba a matar a cualquier sospechoso sin averiguar si era subversivo o no lo era. Asimismo, es en esta etapa que Sendero Luminoso crea su autodenominado Ejrcito Guerrillero Popular y realiza acciones guerrilleras como ataques a puestos policiales y emboscadas a patrullas militares, sin abandonar los asesinatos selectivos y los atentados terroristas.</p> <p>Etapa 3: De Ayacucho a todo el Per Al producirse el descontrol de la economa y la aceleracin del ciclo de hiperinflacin, el gobierno perdi la iniciativa poltica en manos de la oposicin de derecha luego de la estatizacin y abandon sus intentos por controlar la poltica contra subversiva, dejando el terreno libre a las FFAA en las zonas de emergencia. Sin embargo, mantuvo un trabajo especializado de inteligencia e investigacin policial, principalmente en Lima y otras ciudades, que tuvo logros como la captura ya mencionada de Osmn Morote. La situacin se hizo ms difcil al iniciarse un ciclo de huelgas de diversa ndole.</p> <p>7</p> <p>Sendero Luminoso se senta fuerte y sali de Ayacucho para organizarse tambin en los departamentos de Junn, Pasco, y Puno, en el norte de Huancavelica y en el Huallaga. Expandiendo su guerra popular en el campo y sembrando terror en la ciudad. Ms tarde se expandieron tambin a Huanuco, San Martn, Ucayali y parte de Loreto. Empezaron los asesinatos selectivos de personalidades y dirigentes, entre ello el presidente del JNE, y dirigente aprista Rodrigo Franco. Luego de la matanza de los penales Sendero Luminoso opt por una poltica de asesinatos selectivos de autoridades para sembrar el terror y debilitar al Gobierono. El ataque a la base policial de Uchiza en marzo de 1989 fue una de las mayores operaciones militares realizadas por Sendero Luminoso, aun cuando fuese en alianza con narcotraficantes. Frente a la violencia de los subversivos, el Gobierno mostro la falta de preparacin para proteger a la ciudadana. La violencia sorprendi a todos, incluso a las fuerzas del orden, que al inicio debieron trabajar en malas condiciones, sin entrenamiento adecuado y sin tropas suficientes. Sin embargo, las violaciones de los derechos humanos por miembros de las fuerzas del orden son hechos que de ningn modo se deben olvidar. Recin en 1989 las FFAA elaboraron una verdadera estrategia contrasubversiva, distinguiendo tres tipos de poblacin: amigos, neutrales, y enemigos. Se crearon escuadrones de la muerte para eliminar a los enemigos. Esto trajo consigo ms violencia. Etapa 4: Crisis extrema: ofensiva subversiva y contraofensiva estatal (marzo de 1989-setiembre de 1992) El ao 1989 fue uno de los ms difciles de nuestra historia republicana, siendo el clmax e inicio de un perodo de crisis extrema que se prolongara hasta 1992, en el que el conflicto armado interno se vio exacerbado.</p> <p>8</p> <p>SL afianzaba su presencia en LIMA. Entre sus actos ms crueles estn el asesinato de Mara Elena Moyano y el atentado en la calle Tarata, en 1992. Con estos crmenes y con otros atentados coche bomba, el grupo subversivo aceler su ofensiva sobre la capital, ocasionando mayor inestabilidad social y emocional en la poblacin.</p> <p>La calle Tarata, Lima, al da siguiente del atentado senderista del 16 de julio de 1992, que dej 22 muertos, ms de 100 heridos y cerca de 200 viviendas inutilizadas</p> <p>En este contexto de crisis extrema, los policas de los grupos especiales contra el terrorismo (DINCOTE) sorprendieron al pas con una serie de capturas de altos dirigentes subversivos. Estas capturas fueron un aporte fundamental a la derrota estratgica del terrorismo. Entre ellas destacan la de Vctor Polay Campos. Y la de Abimael Guzmn Reinoso. Estos xitos fueron producto de un aprendizaje por parte de las fuerzas del orden. El nuevo gobierno de Alberto Fujimori no cre una nueva estrategia contrasubversiva,...</p>