chavez y fidel el encuentro de rosa miriam elizalde y luis baez

Download Chavez y Fidel El Encuentro de Rosa Miriam Elizalde y Luis Baez

Post on 18-Oct-2015

39 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Este libro nació una tarde de domingo, en La Habana, sin más preámbulos que un gesto de amistad. Hugo Chávez había llegado a Cuba la noche antes, cuando se desvió el avión que lo llevaría de República Dominicana a Caracas, tras una travesía internacional que había comenzado en Brasil. Decidió pasar unas horas por La Habana, solo para saludar personalmente al amigo que había sufrido un accidente y se recuperaba de una operación en la rodilla izquierda.Esa misma noche, al calor de la conversación y la alegría de la visita, surgió la idea de conmemorar el primer y singular encuentro de ambos, ocurrido el 13 de diciembre de 1994.Sin que aún hubiéramos definido qué rumbo darle a este libro nacido con otros planes para el aniversario, Hugo Chávez nos concedió la primera de una serie de entrevistas.Yendo y viniendo por los desvanes de su memoria, el Presidente nos reveló intacta la hermandad que ha sido, en definitiva, el sentimiento más fuerte que lo ha unido a Fidel. Revivió anécdotas, nombres, calles, frases y titulares del pasado con sorprendente precisión, pero fue inevitable que comentara hechos más recientes.

TRANSCRIPT

  • 5/28/2018 Chavez y Fidel El Encuentro de Rosa Miriam Elizalde y Luis Baez

    1/240

  • 5/28/2018 Chavez y Fidel El Encuentro de Rosa Miriam Elizalde y Luis Baez

    2/240

  • 5/28/2018 Chavez y Fidel El Encuentro de Rosa Miriam Elizalde y Luis Baez

    3/240

    EL ENCUENTRO

  • 5/28/2018 Chavez y Fidel El Encuentro de Rosa Miriam Elizalde y Luis Baez

    4/240

  • 5/28/2018 Chavez y Fidel El Encuentro de Rosa Miriam Elizalde y Luis Baez

    5/240

    EL ENCUENTRO

    Rosa Miriam Elizalde

    Luis Bez

    Oficina de Publicaciones

    del Consejo de Estado

  • 5/28/2018 Chavez y Fidel El Encuentro de Rosa Miriam Elizalde y Luis Baez

    6/240

    Edicin:Diseo:

    Realizacin:

    Fotos:

    Rosa Miriam ElizaldeLuis Bez

    Primera Edicin:

    Sobre la presente edicin:

    Chaly Reyes y Wanda CalvoErnesto Niebla ChalitaErnesto Niebla Chalita

    Ahmed Velzquez, Estudios Revolu-cin, AIN, Prensa Latina y MCIVenezuela

    ISBN ...

    Enero de 2005

    Oficina de Publicaciones del Consejode Estado de la Repblica de Cuba.Calle 17, no.552, esq. a D, Vedado,La Habana, Cuba.Telf.: (537) 55 1858Fax: (537) 57 4578e-mail: palvarez@enet.cu

  • 5/28/2018 Chavez y Fidel El Encuentro de Rosa Miriam Elizalde y Luis Baez

    7/240

    La amistad tieneen mi corazn un temploy un tribunal, a los cualesconsagro mis deberes,

    mis sentimientosy mis afectos.

    Simn Bolvar

  • 5/28/2018 Chavez y Fidel El Encuentro de Rosa Miriam Elizalde y Luis Baez

    8/240

  • 5/28/2018 Chavez y Fidel El Encuentro de Rosa Miriam Elizalde y Luis Baez

    9/240

    Si tengo un hermanoAutor: Silvio Rodrguez

    Si tengo un hermanohermano de suertehermano de vidade historia y de muertes

    no mido sus aossu poca fortunano mido su tachani mido su altura.

    Si tengo un hermano

    Si tengo un hermanohermano que ardehermano mestizohermano de hambreempapo mis himnoscon luz de su airetio mi banderatambin de su sangre

    Si tengo un hermano

    Si tengo un hermanohermano de sueoshermano de balahermano de empeosle entrego mis libros

    le entrego mis manossin un humillanterecibo de pagos

    Si tengo un hermano.

  • 5/28/2018 Chavez y Fidel El Encuentro de Rosa Miriam Elizalde y Luis Baez

    10/240

  • 5/28/2018 Chavez y Fidel El Encuentro de Rosa Miriam Elizalde y Luis Baez

    11/240

    Este libro naci una tarde de domingo, en La Habana, sinms prembulos que un gesto de amistad. Hugo Chvez ha-ba llegado a Cuba la noche antes, cuando se desvi el avinque lo llevara de Repblica Dominicana a Caracas, tras unatravesa internacional que haba comenzado en Brasil. Deci-di pasar unas horas por La Habana, solo para saludar per-sonalmente al amigo que haba sufrido un accidente y se recu-peraba de una operacin en la rodilla izquierda.

    Esa misma noche, al calor de la conversacin y la alegrade la visita, surgi la idea de conmemorar el primer y singular

    encuentro de ambos, ocurrido el 13 de diciembre de 1994.Faltaba algo ms de un mes para que se cumplieran diez aosdel recibimiento de Jefe de Estado que le concedi Fidel Cas-tro al joven teniente coronel, pero Chvez an recordaba conasombro y todo lujo de detalles el momento en que la aerona-ve de Viasa se detuvo en un lugar desacostumbrado del Aero-puerto Internacional Jos Mart, donde se despleg la alfom-bra protocolar y un funcionario de la Cancillera lo llam porsu nombre para informarle que al pie de la escalerilla lo espe-raba el Presidente cubano.

    Sin que an hubiramos definido qu rumbo darle a estelibro nacido con otros planes para el aniversario, HugoChvez nos concedi la primera entrevista, que se produjo enpleno vuelo a Caracas, poco despus de despedir al amigo enel edificio del Consejo de Estado con un Hasta la victoria

    EL HURACN(A modo de introduccin)

    1 11 11 11 11 1

  • 5/28/2018 Chavez y Fidel El Encuentro de Rosa Miriam Elizalde y Luis Baez

    12/240

    1212121212

    siempre, Fidel!. En una cabina de ocho plazas, con butacasdispuestas de dos en dos, unas frente a otras, y el perfil som-bro de Ezequiel Zamora dibujado detrs de la silla presiden-cial, Chvez nos dio las claves esenciales para ese repaso his-trico, permitiendo que escudriramos generosamente en susrecuerdos, desde la salida de la crcel el 26 de marzo de 1994y los primeros meses de reorganizacin del Movimiento Boli-variano Revolucionario-200, hasta el abrazo de Fidel en LaHabana y el retorno del lder bolivariano, recibido en Cara-cas con insultos de la prensa y gestos de aprobacin de la Ve-nezuela humilde y profunda.

    Yendo y viniendo por los desvanes de su memoria, el Pre-sidente nos revel intacta la hermandad que ha sido, en defi-

    nitiva, el sentimiento ms fuerte que lo ha unido a Fidel. Revi-vi ancdotas, nombres, calles, frases y titulares del pasadocon sorprendente precisin, pero fue inevitable que comenta-ra hechos ms recientes. Es decir, el motivo que lo haba tra-do horas antes a La Habana. Pesaban las emociones de lavspera, no solo por el ardor con que Chvez haba ampara-do la idea de este libro que para l significaba una especie debalance sentimental de la amistad que unen a Venezuela y aCuba, sino porque nosotros ramos conscientes de la emo-cin de los cubanos, cuando se dio a conocer la noticia de que

    haba venido a la Isla expresamente a interesarse por la saludde Fidel. Al hacerle al Comandante en Jefe el regalo de supresencia en la Isla, tambin gratific a nuestro pueblo. Enrealidad coment en voz baja, conmovido, fue unautorregalo, y pas a relatarnos cmo se enter de la cadaen Santa Clara que destrozara la rtula del amigo:

    Estaba esa noche en una reunin y cuando se termi-n, el edecn de guardia me dijo de pronto: Ustedsabe lo que le pas a Fidel?. Recuerdo que trans-

    currieron fracciones de segundos, pero en ellos seme vino encima una nube de dolor: No, qu pas?.Vi que el edecn hizo un gesto: Llam su hermanoAdn y dijo que Fidel se cay. Cmo? . No, nos. Lo primero que pens fue que le haba dado

  • 5/28/2018 Chavez y Fidel El Encuentro de Rosa Miriam Elizalde y Luis Baez

    13/240

    1 31 3131313

    un decaimiento, como hace un par de aos. Logrcomunicarme inmediatamente con Adn: No fueun decaimiento, Hugo; se cay, iba caminando, yluego, habl con Felipe, el canciller, que estaba enLa Habana: El Comandante viene hacia ac portierra; puedes llamarlo, est bien. Convers un ratocon Fidel, cuando estaba todava en la ambulanciaque lo trasladaba desde Santa Clara Solo enton-ces me tranquilic.

    La conversacin no termin cuando aterriz el avin enCaracas a la una de la maana del 8 de noviembre de 2004 y seasomaron por la ventanilla las luces afantasmadas de una ciu-

    dad recin dormida. El Presidente se despidi con una invitacinexplcita: Nos volveremos a ver, algo que ocurri ms prontode lo que esperbamos. Lo acompaamos ese mismo da a unagala dedicada al 80 aniversario de la muerte de Pedro PrezDelgado, conocido por Maisanta, su bisabuelo y hroelegendario de la guerrilla popular contra el dictador JuanVicente Gmez. Tambin, a Cartagena de Indias, donde se re-uni con el presidente colombiano lvaro Uribe para articularun modelo de integracin latinoamericana, al margen de los in-tereses norteamericanos en la regin. Un concepto que estaba

    perfectamente estructurado en el pensamiento de Hugo Chvezcuando convers por primera vez, diez aos atrs, con FidelCastro en La Habana: Creo que Colombia y Venezuela de-beran preocuparse ms bien por potenciar sus relacionesdijo en una entrevista para el diario El Tiempo, de Bogot, el31 de julio de 1994. Por qu no pensar en un gran mercadobinacional que salga por la costa colombiana hacia el Pacfico?.

    Pero tal vez el momento ms emocionante de todos losque compartimos con el Presidente venezolano mientras ar-mbamos este libro, fue la tarde del 13 de noviembre, en el

    Fuerte Tiuna, cuando l se diriga a clausurar la primera granasamblea de gobernadores y alcaldes bolivarianos despus dela victoria en las elecciones regionales.

    Chvez lleg manejando el vehculo que anteceda la escol-ta presidencial. Tena los minutos contados, pero al descender

  • 5/28/2018 Chavez y Fidel El Encuentro de Rosa Miriam Elizalde y Luis Baez

    14/240

    1414141414

    del auto, inesperadamente, unas 20 personas se abalanzaron sobrel, con el ruego de que las atendiera. Mujeres, nios y hombrespobremente vestidos le hablaban a la misma vez. Tenan proble-mas diferentes, pero un drama comn: cierto funcionario los en-ga. Haban recibido un cheque en blanco y no tenan qu co-mer, ni dnde dormir, ni atencin mdica. Una anciana, cuyohijo vegetaba en algn lugar del llano venezolano despus dehaberle cado un rayo durante una tormenta elctrica, se desma-y virtualmente en los brazos del Presidente, a causa de la emo-cin y las horas sin probar alimentos. Chvez dio una extraordi-naria leccin de humildad. Atendi personalmente a la seora,rez con ella y dispuso para todos un mnibus que los llevara aun lugar donde recibiran atencin mdica y se tendran en cuen-

    ta sus reclamos.Escuch con paciencia a aquella pequea Corte de los

    Milagros y le habl con ternura a cada uno. No se separ deellos hasta que un teniente, nombrado jefe para la atencin deeste grupo, advirti que el mnibus haba llegado. Se despidide cada hombre y mujer, de cada nio. Mientras esperaba suturno para el abrazo, un anciano murmur: Este Presidentes que no se pone egosta y deja que todos lo agarren.

    Chvez coment el incidente en el encuentro con los l-deres bolivarianos, unos minutos ms tarde:

    Cmo puede acostarse alguien a dormir tranquilo,sabiendo que puede hacer ms por esta pobre gen-te? Nosotros no podemos descansar mientras hayamiseria en nuestro alrededor; nosotros no podemos

    permitir que el pueblo est desamparado. No po