ahir, dem - macba: museu d'art contemporani de recuerdos del futuro, del autor suizo erich von...

Download ahir, dem - MACBA: Museu d'Art Contemporani de   Recuerdos del futuro, del autor suizo Erich von Dniken. Publicado en 1968, en la antecmara del primer viaje del hombre a la Luna y unos aos despus de que

Post on 04-Mar-2018

213 views

Category:

Documents

1 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • El tiEmpo apriEta

    El presente en plural

    En el marco de una nueva va de actuacin destinada a la produccin de proyectos desde que no sobre el espacio de la Capella MACBA, el artista Armando Andrade Tudela ha realizado tres obras: dos pelculas rodadas originalmente en 16 mm y una pieza de pared compuesta por un gran panel de conglomerado y cinco cristales que cubren casi la totalidad de esta falsa madera. Este material, bautizado por el mercado como tblex perforado y nada fcil de conseguir en estas latitudes, le sirve tambin para crear un espacio geomtrico en el que el espectador encuentra en cubculos paralelos las dos obras flmicas, Synanon y Marcahuasi, rodadas durante el ao 2009 y terminadas a escasos das de la inauguracin de esta muestra. El mdulo, que es y no es una obra, funciona como una arquitectura establecida por el artista para esta primera presentacin. El color y las dimensiones estndar del material le confieren el estatus de objeto emplazado temporalmente en el espacio de esta antigua capilla. Ligeramente desplazado de la entrada, no solo aloja muy eficazmente las dos pro-yecciones, sino que hace an ms obvias las diferencias entre los dos espacios de la Capella MACBA y crea un entendimiento elocuente entre dos interioridades: la de la iglesia y la del contenedor.

    1

    ahir, dem

    Armando Andrade Tudela

    #01

    http://www.macba.cat/controller.php?p_action=show_page&pagina_id=24&inst_id=400&lang=ESPhttp://www.macba.cat/controller.php?p_action=show_page&pagina_id=28&inst_id=27504&lang=ESPhttp://www.macba.cat/controller.php?p_action=show_page&pagina_id=28&inst_id=27504&lang=ESP

  • La obra Synanon puede considerarse el eje-origen del proyecto que se presenta aqu bajo el ttulo general de ahir, dem. La cinta, situada en el segundo com-partimiento del mdulo de proyeccin, nos traslada al espacio de un almacn de muebles de segunda mano perteneciente a la Fundacin Synanon. Creada en 1958 en la ciudad de Santa Mnica, California, por iniciativa de Charles E. Dederich,

    la Fundacin Synanon tena como finalidad constituir una comunidad cimentada sobre las tcnicas de autoayuda y el crecimiento personal. Entre sus adeptos la vida se conceba como un incesante ejercicio de rehabilitacin para ayudar a quienes, en algn momento de su existencia, haban confundido el camino. Pensada como una ecclesia y guiada por un lder de culto, la Fundacin atrajo desde sus comienzos a una multitud de discpulos algunos de ellos personalidades muy conocidas que necesitaban una slida estructura de grupo para superar, principalmente, sus adic-ciones. La organizacin fue perdiendo entidad progresivamente y en la dcada de los noventa apenas se adivinaba un plido rastro de lo que fue en sus escasas actividades sociales, como el comercio a travs de almacenes de muebles de segunda mano.

    La pelcula de Armando Andrade Tudela nos muestra uno de estos lugares donde, por las razones ms variopintas, van a parar muebles y artefactos dispares:

    Synanon, 2009-2010. 16 mm transferido a vdeo, 8 48, sin sonido.Obra producida en colaboracin con el Museu dArt Contemporani de Barcelona (MACBA).

    2

    ahir, dem

    Armando Andrade Tudela#01

    http://www.synanon.org/Synanon/

  • una acumulacin de objetos que supone una acumulacin de formas. Pero esas formas no surgen de la naturaleza sino que han sido creadas por el hombre; como tales, son parte integrante de la historia del diseo, de la historia de la adaptacin de la forma a los usos, que ha generado estilos y mundos diferentes. La amalgama de esa diversidad de maneras de aprehender los objetos y sus relaciones en los espacios pone de manifiesto los lmites de los distintos presentes que han vivido esos objetos y bocetan la marca entre pasado y presente en la que se fundamentan la historia del estilo y la historia del gusto. Esa suma de pasados acaba en la trastienda de un alma-cn: todos ellos tienen una actualidad, un aqu y ahora, no son contemporneos a nosotros. Muy al contrario: esos objetos evidencian que existe una gran diferencia entre habitar el presente y pertenecer a l, no son de este mundo aunque estn en l; son solo vestigio y testimonio de otros.

    Este aspecto seala la interseccin entre esta obra y Marcahuasi, la segunda pelcula producida con ocasin de este proyecto. Marcahuasi es el nombre de una planicie de unos cuatro kilmetros cuadrados situada en la cordillera de los Andes, al este de la ciudad de Lima. Se trata de una impresionante formacin de rocas de origen volcnico a ms de cuatro mil metros sobre el nivel del mar. Las rocas, ex-traordinarias no solo por su tamao, sino tambin por sus singulares formas, han dado lugar a teoras extravagantes sobre su origen y han sido objeto de los bautismos ms elocuentes.

    A mediados de la dcada de los cincuenta, Daniel Ruzo, para unos arquelogo reputado, para otros profeta y criptgrafo, escribe que las piedras son esculturas creadas hace ms de diez mil aos por lo que l denomina la cultura Masma o Cuarta Humanidad, y profetiza lo que ha resultado ser cierto la aparicin a lo largo del siglo xx de nuevas piedras o esculturas. Del conjunto, el bloque de piedra que ms llama su atencin es la Cabeza de Inca o Peca Gasha, que ms tarde sera considerada por su singularidad Monumento de la Humanidad. En su flanco dere-cho (orientado hacia el sureste) se pueden observar una serie de rostros escribe que desafan la casualidad erosiva. Una de las caras parece representar a un negroide y otra muestra a un extrao ser macrocfalo de apariencia simiesca. Ni que decir tiene que en la dcada de los sesenta Marcahuasi se convierte en un lugar de culto, un centro que atrae en peregrinacin a hippies de todo el continente, y que se conoce con el nombre de la meseta de los dioses.

    Marcahuasi, la gliptoteca al aire libre ms grande del mundo, representa la posi-bilidad de invertir las grandes narrativas arqueolgicas e histricas que han pasado por alto este enclave y tambin otros que s fueron origen de cultura y civilizacin a favor de aquellos lugares geogrfica y etiolgicamente ms prximos a Europa. Marcahuasi y la Cuarta Humanidad apelan a un giro en la interpretacin del

    3

    ahir, dem

    Armando Andrade Tudela#01

    http://www.altarcheologie.nl/south_america/gallery_marcahuasi_01.htm

  • pasado e invocan una cultura anterior a las modernidades que atribuimos a Egipto o a Grecia. As se insertan en la Historia no solo como cultura tecnolgicamente avanzada, sino como la matriz del resto de culturas, como tribu primigenia.

    La elocuencia de las cosas

    Con la llegada del hombre a la Luna, en 1969 se reaviva en el imaginario colectivo la cuestin de la posible existencia de seres extraterrestres poseedores de una tecno-loga avanzada. Si nosotros hemos sido capaces de llegar a la Luna, qu nos impide suponer que los presuntos seres de otras galaxias hayan podido alcanzar nuestro nivel de desarrollo? Es ms, quizs esas civilizaciones aliengenas hace siglos que manejan tecnologas sofisticadas y ya nos hayan visitado. Dentro de esta misma lgica, las grandes civilizaciones de nuestro pasado podran ser fruto de un primer contacto entre seres de galaxias, tiempos y espacios distintos. Desde mediados de la dcada de los sesenta, en Europa y en Estados Unidos aflora un inters renovado por la vinculacin entre el estudio de los vestigios del pasado, la arqueologa, y su potencial conexin con una tecnologa desconocida y capaz de atisbar el futuro, mucho antes incluso del futuro mismo, de los viajes interespaciales y de la nueva ola de coloniza-cin del espacio infinito. Sin embargo, una cosa es segura. Hay algo inconsistente en nuestro pasado, ese pasado que se extiende miles y millones de aos detrs de nosotros. El pasado abarrotado de dioses desconocidos que visitaron la Tierra pri-mitiva en naves espaciales tripuladas.1 La cita est tomada de la introduccin del libro Recuerdos del futuro, del autor suizo Erich von Dniken. Publicado en 1968, en la antecmara del primer viaje del hombre a la Luna y unos aos despus de que se completara con xito el primer viaje orbital en el espacio, el libro caus furor y las cifras del nmero de ejemplares vendidos en las ediciones en alemn y en ingls nos resultan hoy difciles de creer. Esa mirada hacia el pasado estaba estrechamente relacionada con la condicin del individuo en un presente marcado por la guerra fra, cuyo horizonte poltico y cultural haca necesario plantear la funcin social de los avances cientfico-tcnicos y su contribucin real a la formulacin de un entendimiento de la condicin humana y el mundo. No se trata nicamente de rescatar el pasado del olvido o de la erosin, sino de entender las diferentes formas de civilizacin.

    1. Erich von Dniken: Recuerdos del futuro (Plaza y Jans, 1970). Original alemn: Erinnerungen an die Zukunft (Econ Verlag, 1968); edicin inglesa: Chariots of the Gods (Souvenir Press, 1968).

    4

    ahir, dem

    Armando Andrade Tudela#01

    http://www.scribd.com/doc/2978547/Von-Daniken-Erich-Recuerdos-del-futurohttp://www.daniken.com

  • La historia del arte se inscribe en una disciplina mucho ms amplia que es la historia de las cosas, de todos aquellos artefactos realizados por la mano del hombre. La tesis que expone Erich von Dniken en Recuerdos del futuro es sencilla: la presencia en las culturas prehistricas de objetos y smbolos que implican un conocimiento tc-nico avanzado indicara que estos han sido creados o bien por extraterrestres o bien

    por sociedades humanas que han aprendido de ellos. Las pirmides de Egipto o las lneas de Nazca en Per solo pueden explicarse por un conocimiento cientfico-tcnico muy superior al que se presupone a su tiempo. La escala, la perspectiva monumental que rige su construccin para una vista area ms que para ser visitadas o habitadas desde tierra muestra claramente que estamos ante fenmenos que