88894838 kant i critica de la razon pura caimi parte i

Download 88894838 Kant I Critica de La Razon Pura Caimi Parte I

If you can't read please download the document

Post on 19-Oct-2015

183 views

Category:

Documents

75 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • IMMANUEL KANT

    CRTICA DE LA RAZN PURA

    Traduccin, notas e introduccin: Mario Caimi

    COLIHUE ([CLSICA

  • Kant, Immanuel Cnt1ca de la razon pura 1 lmmanuel Kant co11 prologo de

    Mano Ca1m1 la ed -Buenos Anes Cohhue 2\)07 lO-leO p, 18xl2 cm (CohhueCia>H.a) Traducoon de i\1ano Catnll ISB0: ()78 ll'iO 563 O t9 3 1 flosofta Kant 1 Mano Ca1ml prolog II l\[ano Catmt,

    trad III Titulo CDD 190 -lc3

    T1tL1lo ongmal Krztt!.. der remm T'nunft

    Coordmador de coleccwn LK v1anano Sv erdloff F qmpo de producoon echtonal Cnstma Amado, CeCJha Esposlto,

    Juan Pablo La-.. agnmo r LP

  • vlll

    en el continente europeo. Era una corriente de pensamiento basddct en la razn y en ideas humanitarias y republicanas, la Ilustra( ton u el Iluminismo.' El pensamiento -de races lute-ranas- de senirse cada cual de la propia razn como criterio ltimo ele la verdad, haba sido desarrollado largamente por DesLai-ct'' y por Spinoza. En el s. XVIII, e5e pensamiento lleg a ser un modelo y un programa de cultura, que inclua la crtica racional de toda doctrina que pretendiera ejercer autoridad

  • X MARIO C4!M!

    teres por casi todos los aspectos del Iluminismo; rl en poltica simpatiz con la revolucin francesa v con la independencia americana, y sostu,o el sistema republicano de en filosofa, su evolucin personal muestra que pas por etapas en que predominaba el influjo del racionalismo leibniziano-wolffiano, y por otras en las que prevaleca el empirismo de origen ingls. l mismo, en sus aos maduros, concibi su filosofa transcendental como una sntesis de empirismo y de racionalismo. y a la vez como una superacin de la oposicin de ellos. 1'

    K \:'-IT EN Ko:-JIGSBERG La historia de Europa, en el siglo XVIII, e>t marcada por

    las tensiones que provocaba el Iluminismo en las instituciones polticas. Inglaterra, crecientemente industrializada, tolerante en las ideas, avanzada en las ciencias, se presentaba como un modelo de Holanda segua siendo, por su tole-rancia, el lugar donde se editaban muchos libros que estaban prohibidos en otros pases. En Francia la monarqua absolu-tlsta se encaminaba hacia su terrible final, con la Revolucin y el Terror. Tres emperadores se sucedieron en este siglo en Imperio Romano Germnico, una institucin poltica hoy casi olvidada, pero que entonces daba su configuracin poltica y jurdica a la Europa central. Dentro del Imperio las guerras eran incesantes. En el pequei1o Estado de Prusia Federico Guillermo I Hohenzollern, el , destinaba dos tercios del presupuesto nacional a gastos militaresY Su hijo,

    73. Kant Bmntwortung da Fragc: if Aufklanmg?, Berln, 178-L Der St1eit der Knigsberg, !798. 74. Kant: Zum rwigrn Fneden. Ein Phdompht

  • Xll MARIO

    ciudadano respetado y pudiente. Su hijo menor (el padre del tilsofo) emigr a Komgsberg, y se cas all, a los 33 aos, con :\nn.l Regma Reuter, oliginaria de Nrenberg, cuyo padre era talllOt'n t,d,IOcti tero de ot!Clo.''' A :,u cum to hijo le pusieron ele nombre Emanuel, como corresponda segn el calendario. El pastor franz Albert Schulz, de cuya grey formaba parte la Luuiha Kant, lo hizo ingresar, a los ocho aos, en el Coleg1o Fncler ioano, una institucin de enseanza secundaria de marcada oriemacin No se e:,tud1aban all las ciencias de la !latmaleza. ni historia; pero si matemtica, griego, he-breo, francs ) polaco. veinte hora:, :,emanales se al estudio dd latn El jO\ en Kant se :,inti inclinado al e:,tudw de lo:, cl,Jcos de Antig;uedad. A los diecisis aos, el 27 de :,epttembre de 17 !0, ingres en la universidad. Haba facultddb en la universidad de Knigsberg: la de Teolog1a, la de .]tu ispmclencia, Id de :viedicina y la de_ Filo:,ofa. Kan: sigui de ciencias natm a les, de mate mal! ca, de filosofla y de teologa. Marnn Knutzen, pietistd y seguidor de \Nolff, fue uno de lo; profe:,ores que tuvo mayor influjo en la formacin del joven y quien le hizo conocer la: de N:=wton. En Kant tenmn sm e:,tudio:, muve:,!lauos. Un tw, que era ayud prob.1blemente al de los estud10s v pao la edictn de la tesis, que apareoo publicada ' ' ::0 en 171

  • XIV 'vJAR!O CAf,'vl!

    Kant que el entendimiento, en su uso real, produce origina-riamente ciertos conceptos que sirven para conocer la realidad inteligibleY Los diez aos siguientes, hasta 1780, estn dedicados a entender cmo es posible que estas representaciones originadas en el entendimiento puro, y no en los objeto>, puedan aplicarse legtimamente a objetos. 1 ; Por los apunte> de 1775) se pueden reconstruir las etapas de E'sta !ilboriosa meditacin. Esta desemboca en la Cdtzca de la m;;_n pura, quE' es a la vez la culminacin del Iluminismo y el fin del ranonillismo dogmtico, es decir, el fin de aquella torriente de pensamiento que supona que mediante el empleo exclusivo de la razn, de sus conceptos y principios, y de sus reglas de funcionamiento se poda obtener conocimiento de los objetos puramente inteligibles, y se poda alcanzar, en general, conocimiento de objetos cualesquiera, sin que fuera para ello necesario recurrir a los sentidos.

    Guiado por la investigacin de estc>s problemas del co-nocimiento, Kant desarroll la filosofa transcendental, con la que lleg a una profundidad nnnca antes alcanzada en la exploracin de los fundamentos del pensamiento y de las fuentes de la conciencia, y de las leyes primeras que rigen el universo sensible y le dan su peculiar rr](ldo de ser. Al explicar como es que productos de la mente, tale> como, por ejemplo, la matemtica, se aplican necesaria y universalmente a los objetos. que son productos de la naturaleza, dio una funda-mentacin filosfica a la fsica de Newton y, en general, a las ciencias naturales.

    La C1t1ca de la razn pura tuvo pm el final de la metafsica racionalista; pero no 'iignific el fin de la metafsica en general En la misma obra se encuentran los fundamentos de una metafsica nueva. terico-prctica, que

    24. Kant: op c!l, pargrafo 6, Ed. Acad 11 25. Ve1 sob1e esto la famosa carta de Kant a Matcus Herz del 21 de febrero de 1772

    INTR00L1CCJ(l>, XV

    alcanza un conocimiento simblico a tren s de la analoga Los elementos de esta nueva concepcin se desarrollaron en las obras sucesivas de Kant, especialmente en los P1olrgomenos, en la Cntra de la mn prrtlca y en la Crll1Ca de la facultad de przgm. La exposicin sistemtica de la metafsica crtica se en cuentra en el te'\to inconcluso de los Progreso> de lo Afetajfs1ra. De5cle l79h trabajaba Kant en una magna exposicin de todo u sistema, para la que haba pensado el ttulo provisorio de Trnszto de los pnnnpw metafiwo\ de la nenna de la natura(ea, a la fts/(a. Esta obra qned tambin inconclusa: se la conoce como el Ojms potumum.

    Kant muri el 12 de febrero de 1801 a las ll de la maiana. En sus ltimos lo acompaaron y asistieron su hermana Barbara Thenerin y su disnpulo :amigo Ehregott A. Christo-ph Waianski, quien dej un emotivo relato de la muerte del fil>ofo. Su discpulo, colega y bigrafo Lud,vig Ernst Borowski en su Relato de fa utda y rl carcter de !mmanuef Kant narra los detalles de las honras fnebres, en las que tomaron parte miles de ciudadanos de Knigsberg.

    lP:TRODUCCION A LA LECfCR.A. DE LA CRITICA DE LA RAZON PURA

    En esta introduccin no intentaremos exponer en detalle temas de la filosofa transcendental, ni tampoco trataremos de resolver problemas de interpretacin de pasajes del texto. sino que nos propondremm la tarea, menos frecuentada, de poner a la vista la estructura de la obra en su la articulacin de sus partes y la fi.mcin de estas en la argumentacin general. Trataremos tambin de explicar algunos conceptos fundamentales, para que el lector no 'ersado en el tema pueda emprender por '> mismo la lectura. Naturalmente, ese lector deber buscar el auxilio de los comenta.rios, tanto de los que pre

  • XVI

    DEL TTL'LO DE L\ La Critzca de La wn pura (Kntzk der remen Vemunft) se publi

    c en l7Hl en Riga. Su autor teua cincuenta y siete aos. Una segunda edicin, con considerables modificaciones, apareci en 171>7, en la misma ciudad, y con el mismo editor: Johann Fnedrich Hartknoch. Llamarnos respectivamente A y B a estas dos primeras ediciones.

    El libro lleva cifrado en el ttulo su contenido. Se trata de un examen crtico de la razn, para establecer si acaso esta, sin apo) arse en otra cosa que no sea ella misma, puede alcanzar un conocimiento que sea digno de ese nombre.

    Esta empresa se revela en toda su novedad y audacia do se la considera en relacin con la metafsica racionalista dominante en su tiempo. Para los cultivadores ele esa metafsica -es decir, especialmente para cuienes segttan las enseanzas de Leibniz y de Wolff- la razn era un instrumento de cimiento tan perfecto y autrquico, que bastaba con aplicar cuidadosamente las reglas de su uso, para alcanzar todos los conocimientos posibles. Descartes haba mostrado que las ideas claras y distmtas eran verdaderas; ahora bien, las ideas simples no pueden contener ni oscuridad ni confusin de sus elemen tos (pues no los tienen), de manera que son necesariamente claras y distintas, y por tanto, verdaderas. Quien tuviera repertorio suficiente de estas ideas y wpiera combinarlas reglas vlidas (que no eran otras que las reglas ele la materna tica) poda estar seguro de llegar a proposiciones Por eso, si se lograse hacer un catlogo completo de las releas simples, todos los problemas filosficos podran resolverse mediante un clculo similar al del lgebra. 1'' El clculo lgico, que se identificaba con el matemtico, era suficiente resolver cualquier problema que pudiera interesar al espmtu

    26. Le1bn1z (Guilelm1 Paod Lubentiani): Aurora, en: Carl l