150 X 210 - ?· La Nación: universalismo versus nacionalismo 125 ... La Nación: el nacionalismo tiene…

Download 150 X 210 - ?· La Nación: universalismo versus nacionalismo 125 ... La Nación: el nacionalismo tiene…

Post on 25-Sep-2018

214 views

Category:

Documents

2 download

TRANSCRIPT

  • La Poltica. Lo que debe ser.

    Roberto ngel Capriotti

  • 2 [Roberto A. Capriotti]

    La Poltica. Lo que debe ser.

    Roberto ngel Capriotti

    Obra de acceso gratuito Versin 1.0 / Agosto de 2011

    Se puede acceder a esta edicin electrnica desde: http://capriottiypolitica.blogspot.com/

    Esta obra tiene licencia Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obra derivada 3.0 Se permite su copia y distribucin siempre que mantenga el reconocimiento de sus autores, no haga uso comercial

    de las obras y no realice ninguna modificacin de ellas. Para ver una copia de esta licencia, http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/3.0/

  • 3 [La Poltica. Lo que debe ser.]

    A Elsa, mi mujer,

    por su estancia a mi lado durante tantos aos matizando la brega.

    A Paul/Marisol, a Fabi, a Juan, a Beto/Irene,

    por su papel de fogoneros metiendo fuego a la caldera.

    A Hugo, la alegra de la familia,

    por aderezar con su inocente simpata las entrevistas por skype.

  • 4 [Roberto A. Capriotti]

    ndice

    Palabras Iniciales 9

    1. La Poltica 18 1.1. La Poltica: su trascendencia como actividad humana 18

    1.2. La Poltica: lo que debe ser y lo que es 26

    1.3. La Poltica: en esta materia las advertencias son un mal necesario 29

    1.4. La Poltica: lo que debe ser y los lmites de su universalidad 31

    1.5. La Poltica: debo reconocer que me resulta muy difcil abstraerme de lo acontecido y lo que acontece en mi entorno 33

    1.6. La Poltica adquiere sentido en el vientre de una comunidad humana 34

    1.7. La Poltica no es una ciencia, es un arte 36

    1.8. La Poltica y su contenido tico 37

    1.9. La Poltica y el Bienestar General de una comunidad humana 40

    1.10. La Poltica: la vigencia de las ideologas y de las utopas 43

    1.11. La Poltica y una inminente transformacin en el esquema capitalista: la justa valoracin de la fuerza de trabajo 45

    1.12. La Poltica y el Pacto Social 50

    1.13. La Poltica: por quin doblan las campanas? 52

    1.14. La Poltica: el privilegio a favor de los poseedores de los medios de produccin en detrimento de los poseedores de la capacidad de trabajo carece de fundamento tico 53

    1.15. La Poltica: un cambio radical en lo conceptual respecto del trabajo 58

  • 5 [La Poltica. Lo que debe ser.]

    1.16. La Poltica: las revoluciones y sus diversas formas y aptitudes 60

    1.17. La Poltica: el eplogo del inicio 63

    2. El Hombre 65 2.1. Los Homnidos: sus orgenes 65

    2.2. Los Homnidos: una breve sntesis de su evolucin 67

    2.3. El Homo Sapiens Sapiens: unidades de desenvolvimiento 73

    2.4. El Homo Sapiens Sapiens: sectores de desenvolvimiento 80

    2.5. El Ser Humano: unidad psicosomtica 82

    2.6. El Ser Humano: la Cultura 86

    2.7. El Hombre: comportamientos culturales universales 87

    2.7.1. El Hombre: la Religin 91

    2.7.2. El Hombre: la Convivencia 94

    2.7.3. El Hombre: el industrialismo con rasgos tcnicos/cientficos 99

    2.8. El Hombre: corolario 100

    2.9. El Hombre: la realidad 101

    3. La Nacin 105 3.1. La Nacin: el nacionalismo. 106

    3.2. La Nacin: instancias anteriores y posteriores a la unidad de desenvolvimiento actual 107

    3.2.1. La etapa de la Horda o Banda 108

    3.2.2. La etapa del Clan 108

    3.2.3. La etapa de la Tribu 109

    3.2.4. La Nacin. El Pueblo. El Hombre poltico 110

    3.3. La Nacin: las normas sociales frente a las leyes de la naturaleza 112

    3.4. La Nacin: Pueblo y Pacto Social 112

    3.5. La Nacin: la esencia del pasaje del estadio tribal al nacional 113

  • 6 [Roberto A. Capriotti]

    3.6. La Nacin: unidad de cultura y nimo de sociedad 116

    3.7. La Nacin: la vigencia del nacionalismo 118

    3.8. La Nacin: universalismo versus nacionalismo 125

    3.9. La Nacin: el nacionalismo tiene mltiples facetas y una sola esencia 127

    3.10. La Nacin: Europa es un especial paradigma 139

    3.11. La Nacin: la globalizacin 167

    3.12. La Nacin: la subsistencia de la modalidad imperialista 172

    3.13. La Nacin: los bloques regionales 174

    3.14. La Nacin: las diversas categoras de naciones 175

    3.15. La Nacin: el desarrollo econmico 178

    3.16. La Nacin: la redistribucin de la riqueza 179

    3.17. La Nacin: el desarrollo nacional 181

    3.18. La Nacin: la nacin potencia 181

    3.19. La Nacin: la nacin superpotencia 183

    3.20. La Nacin: la nacin desarrollada 185

    3.21. La Nacin: el Estado Benefactor 186

    3.22. La Nacin: el gradualismo de las etapas 193

    3.23. La Nacin: el trnsito al desarrollo nacional 196

    3.24. La Nacin: la nacionalizacin es un proceso con caractersticas de universalidad 200

    3.25. La Nacin: la burguesa comienza a tener identidad 201

    3.26. La Nacin: crnica fragmentaria sobre la revolucin burguesa 204

    3.27. La Nacin: la Revolucin Americana del Norte y el Liberalismo 211

    3.28. La Nacin: la Revolucin Francesa y el Liberalismo 213

    3.29. La Nacin: una mutacin del comportamiento humano 224

    3.30. La Nacin: al modo de una recapitulacin 225

  • 7 [La Poltica. Lo que debe ser.]

    4. El Pueblo y el Pacto Social 234 4.1. El Pueblo: intentos de definiciones 234

    4.2. El Pueblo: la adquisicin de su autntica personalidad 237

    4.3. El Pueblo: su funcin de Soberano y el ejercicio del Poder 238

    4.4. El Pueblo: contenido del concepto de Poder 241

    4.5. El Contrato o Pacto Social: definicin 243

    4.6. El Pacto Social: sustento de una sociedad poltica 244

    4.7. El Pacto Social: la evolucin de sus formas 245

    4.8. El Pacto Social: los diversos grados de su evolucin 256

    4.9. El Pacto Social: el papel preponderante de una Constitucin 258

    4.10. El Pacto Social: la Democracia y su significado 260

    4.11. El Pacto Social: un largo camino para llegar a la instancia de la Democracia 261

    4.12. El Pacto Social: el Liberalismo adoleca y adolece de una fundamental insuficiencia 278

    4.13. El Pacto Social: la Democracia y sus alcances 279

    4.14. El Pacto Social: la Democracia y la cuestin econmica-social 281

    4.15. El Pacto Social: la Democracia y la participacin ciudadana 284

    4.16. El Pacto Social: la Democracia deliberativa y participativa 287

    4.17. El Pacto Social: la Democracia y las formas de los regmenes de gobierno en su esfera 289

    4.18. El Pacto Social: la Democracia, una breve excursin por la realidad 289

    5. El Estado Nacional 291 5.1. El Estado Nacional: una breve crnica sobre el Estado 291

    5.2. El Estado Nacional: opiniones divergentes 301

    5.3. El Estado Nacional: la repeticin de conceptos ya vertidos 303

    5.4. El Estado Nacional: ensayo sobre una definicin 307

    5.5. El Estado Nacional: la revolucin desde arriba 308

  • 8 [Roberto A. Capriotti]

    5.6. El Estado Nacional: la forma de gobierno, los partidos polticos y los dirigentes y militantes polticos 309

    5.7. El Estado Nacional: la participacin de las minoras en el gobierno 312

    6. La Poltica y las Ciencias Afines 313 6.1. La Historia como Ciencia 314

    6.2. La Historia con mayscula o la historia con minscula 316

    6.3. No existe la Historia Universal con carcter cientfico 316

    6.4. La Historia y la Sociologa 318

    6.5. Imparcialidad y subjetividad en el estudio histrico 318

    6.6. El estudio histrico exige hiptesis de trabajo 320

    6.7. La Historia y las Biografas 321

    6.8. La Historia y su conexin con el presente 322

    6.9. Qu ms pretendo de la Historia? 323

    6.10. La Antropologa como Ciencia 324

    7. Bibliografa General 326

  • 9 [La Poltica. Lo que debe ser.]

    Palabras Iniciales

    Estas palabras iniciales pretenden anticipar, en pocos prrafos, el contenido de este ensayo y por lo tanto advertir al lector de cual es la materia principal. Ese objeto es la Poltica. En esencia, se trata de un conjunto de reflexiones sobre la Poltica y los temas que le conciernen de manera directa. En algunos temas que sobrevendrn a estas Palabras Iniciales a la Poltica la defino como la ms relevante de las actividades humanas. No habr de discurrir especficamente sobre las cuestiones que ataen a mi entorno, a mi pas, sino que dar cierta prioridad a las definiciones generales, anlisis sobre lo terico, porque pretendo aportar elementos para un debate sobre la Poltica en sus aspectos generales, ya que se trata de una materia muy devaluada por la accin psicolgica que patrocinan intereses muy mezquinos. Por momentos no estar ausente el tratamiento de lo que atae a la Repblica Argentina. Me ser muy difcil eludir dicha faceta ya que se trata del costado que ms me duele.

    Los integrantes de esta Comunidad Humana llamada la Repblica Argentina dimos la impresin que tuvimos, en numerosos casos, muchas dificultades para detectar a los buenos dirigentes polticos y por ende a los estadistas con la suficiente estatura, como para guiarnos por la senda adecuada para convertirnos en una Nacin Desarrollada o por lo menos en una Nacin Potencia. Los dirigentes polticos, ergo los estadistas son

  • 10 [Roberto A. Capriotti]

    productos de la sociedad humana que les da origen y por lo tanto la cuestin empeora y la conclusin es fatdica. Lo que sostengo, tambin se puede describir de otra manera: los argentinos arrastramos una malformacin gentica en materia de roles clasistas, por lo menos desde el segundo o el tercer decenio del Siglo XX: nuestra abundante clase media tuvo y tiene una fuerte propensin a jugar de idiota til de los grandes intereses, internos y externos y para eso le pagan hacindole creer que es culta o cuando menos, bien informada. Si asumimos esto, el debate puede transitar por buenos senderos. Me incluyo en esa clase media. Lo cierto es que somos deficientemente cultos y deficientemente informados. A nuestros abuelos la oligarqua terrateniente los import, como una manufactura ms, entre tantas, para que trabajaran sus campos. A los importados y a sus herederos se nos pegaron muchos de los defectos de visin de dichos oligarcas. Cul es el principal de esos defectos de visin, que arrastramos por carcter transitivo? El defecto ncleo es aquel de seguir creyendo que, aquello de las bondades de nuestro suelo y clima nos obligan a darle prioridad a los productos de la tierra y agradezcamos que ahora, desde hace poco tiempo, le agregamos el convencimiento de que resulta ventajoso manufacturar lo que Natura nos brinda. Abramos los ojos: los pases que transitaron y transitan raudamente hacia la condicin de Nacin Potencia o en ltima instancia al grado supremo de Nacin Desarrollada son los que siguieron o siguen el camino de una industrializacin sin cortapisas, sin sectorizaciones: autnticos productores de manufacturas cada vez ms complejas y provenientes de cualquier rubro u origen. Otro lujo que nos permitimos en pocas no muy lejanas, exportamos gran cantidad de sobresalientes tcnicos y cientficos, reconocidos mundialmente, que fueron y son aprovechados en otros pases. Al momento de esta revisin algunos de esos emigrados forzosos estn regresando. Una seal

  • 11 [La Poltica. Lo que debe ser.]

    de que estamos corrigiendo el rumbo, positivamente. Estaremos aprendiendo a manejar la brjula?

    Antes de continuar con la tarea de sacar nuestros trapitos al sol, quiero hacer una especial referencia, aunque breve, a un acontecimiento singular que ennegrece ms que ensombrece a un perodo de la vida de nuestra comunidad, que no est muy lejano en el tiempo. Se trata de hechos que ponen en descubierto otra desgraciada deficiencia como Comunidad Humana. El episodio tiene dos caras como una moneda y en ambas la figura tiene los rasgos de la tragedia. Por un lado la accin subversiva que desplegaran grupos, en su mayora personas jvenes, de muy diversa procedencia social y por el otro la represin sin reglas y con mucha alevosa ejercida en nombre del Estado Nacional, por una abultada porcin de integrantes de las Fuerzas Armadas. Recordemos que los integrantes de las mismas son el brazo armado de la Nacin, investidas de tal carcter por el Pueblo y en consecuencia por razones profesionales deben dar ejemplo en materia de respeto a los derechos ciudadanos, a las leyes y fundamentalmente a la Constitucin Nacional. Esa forma de aplicacin constituy una usurpacin y malversacin de la gestin gubernativa. Una apropiacin indebida de las funciones del Estado Nacional para fines perversos y no para la defensa de las instituciones republicanas. Por empezar no fueron autnticos gobernantes en ejercicio de sus responsabilidades. Repito, se trat ni ms ni menos que de la prepotente irrupcin de algunos personeros, malversadores de la condicin de soldados de la Patria, instrumentos de su propia visin y acicateados por determinados sectores sociales de carcter reaccionario, que utilizaron el nombre de las Fuerzas Armadas y la predisposicin de militares traidores a su mandato profesional y usurpadores de los estamentos del Estado Nacional y las funciones gubernativas inherentes para amaar y trastocar el orden poltico normal de nuestra Repblica. Esto no era una novedad, pues ni bien la oligarqua perdi el

  • 12 [Roberto A. Capriotti]

    manejo de las riendas del poder poltico en la Argentina, por la irrupcin ciudadana a travs del voto secreto y obligatorio, sus personeros fueron ideando mtodos para burlar esa voluntad cvica. En primera instancia inventaron el llamado Fraude Patritico y luego cuando se les hizo imposible mantenerlo, apelaron asiduamente al Golpe de Estado encabezado por militares que oficiaban de idiotas tiles en algunos casos y en otros como partcipes conscientes. El nico Golpe de Estado que tuvo carcter reparador fue el del 4 de junio de 1943. Ese juego perverso que se prolong y profundiz a partir de 1955 y alcanz su cenit en 1976, hizo que nuestros jvenes interpretaran que en el pas no exista la va poltica normal para restablecer las reglas lgicas del juego institucional. La proscripcin de dirigentes y partidos, principalmente el peronismo, fue un acto inicuo. Fueron inducidos a convencerse que tan slo la lucha armada poda redimir a la Patria y a su Pueblo. Fueron empujados a una encerrona. Algunos actuaron encandilados por el xito de hechos revolucionarios de liberacin acontecidos a nivel planetario. En nuestro pas hubo hechos que deformaban la realidad y esa realidad trastocada los indujo a que se lanzaran a la accin armada irregular, que ellos crean legtima. Es aqu en donde quedan en total descubierto las anomalas, las pstulas malsanas, de una sociedad que enviaba seales equivocadas a sus jvenes que ansiaban participar y jugar un rol importante en las cuestiones de la Cosa Pblica. Casi en su totalidad eran jvenes no indiferentes al quehacer ciudadano argentino. Muy pocos respondan a directivas provenientes de pases con ideologas ajenas a lo nacional y popular. Estaban preocupados porque deseaban que las mayoras populares condujeran los destinos nacionales. Las seales equivocadas que le enviaba su entorno les demostraban que los caminos institucionales estaban cerrados. Eran seales equivocas originadas en abundantes sectores de una sociedad realmente enferma, que envi al sacrificio a muchos de sus milita...

Recommended

View more >