la experiencia estética y su poder formativo .alfonso lópez quintás la experiencia estética y

Download La experiencia estética y su poder formativo .Alfonso López Quintás La experiencia estética y

Post on 27-Jan-2019

212 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

Alfonso Lpez Quints

La experiencia esttica y su poder formativo

Segunda edicin

Publicaciones

Deusto

6/5/10 09:00:526/5/10 09:00:52

La experiencia estticay su poder formativo

Alfonso Lpez Quints

La experiencia estticay su poder formativo

Segunda edicin

2010Universidad de Deusto

Bilbao

Serie Filosofa, vol. 33

Pablo Buitrn ha redactado los Captulos 11. y 12. e Iigo Nagore los Captulos 3. y 7. de la segunda parte del libro

Cualquier forma de reproduccin, distribucin, comunicacin p-blica o transformacin de esta obra slo puede ser realizada con laautorizacin de sus titulares, salvo excepcin prevista por la ley.Dirjase a CEDRO (Centro Espaol de Derechos Reprogrficos,www.cedro.org) si necesita fotocopiar o escanear algn fragmen-to de esta obra.

Ilustracin de la portada: Naturaleza muerta de los cuatro cacharros, Francisco de Zurbarn AISA-Archivo Iconogrfico, S.A.

Publicaciones de la Universidad de DeustoApartado 1 - 48080 Bilbaoe-mail: publicaciones@deusto.es

I.S.B.N.: 978-84-9830-718-4

Dedico este libro aAmelia Crdoba de la Torre,

licenciada en filosofa y Secretaria Generalde la Escuela de Pensamiento y Creatividad,

por la excelente colaboracinque me ha prestado.

Un nuevo humanismo deber necesariamente surgircuando hasta el sentido comn se familiarice suficientemente

con la ambigedad de lo real.

Ph. Faur-Fremiet,Esquisse dune philosophie concrte,

PUF, Pars 1954, 171.

Hay un momento en el que la forma de algo nuevo que va a llegar est en el aire,

y, a modo de mutacin brusca, surge simultneamente

en diversas cabezas pensantes.

Jean Guitton, La Existencia temporal,

Editorial Sudamericana, Buenos Aires 1956, 50.

Indice general

Presentacin (de M. Luisa Amigo F. de Arroyabe). . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21

Prlogo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25

I. Funcin pedaggica de la experiencia esttica

Captulo 1.La experiencia esttica y la formacin integral del hombre . . . . . . . . . . . . . . . . 29

1. La formacin humana. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30

a) Libertad y vinculacin . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31b) Formacin humana y unidad valiosa con lo real . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 32c) El ideal del dominio y el alejamiento de lo real. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 32d) Fecundidad de la experiencia artstica. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33e) Cmo se entra en relacin de presencia con una obra cultural . . . . . . . . 34

2. El encuentro y los mbitos de realidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 36

Ambitos que tejen la vida humana. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37

3. La tarea del arte: plasmar mbitos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 38

La realidad se hace ms compleja y rica. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39

4. Fecundidad de la experiencia artstica. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39

a) El cambio de ideal. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39b) Carcter relacional de la realidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 40

El trigo es fruto de una confluencia mltiple . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 40El simbolismo y el lenguaje . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 41

c) La patentizacin de la verdad de realidades y acontecimientos . . . . . . . 41d) Ampliacin de la capacidad de conocer . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42e) La experiencia esttica y la conversin de ciertos dilemas en contrastes 43

11

Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-718-4

f) La experiencia esttica promueve la capacidad de integrar los diversos niveles de la persona. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 44

g) Afinidad de la experiencia esttica y la tica, la metafsica y la religiosa 47h) La verdadera cultura y la unidad con lo real . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48

5. Capacidad formativa del arte . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 496. Visin sinptica. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 52Bibliografa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53Textos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 54

Captulo 2.La experiencia esttica y la solucin de la crisis cultural . . . . . . . . . . . . . . . . . . 61

1. Misin cultural del arte . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 622. La cultura y la fundacin de modos eminentes de unidad del hombre con

lo real. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 633. Relacin gentica entre los acontecimientos de juego, encuentro y presencia 64

Creatividad y juego. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65

4. La crisis cultural contempornea . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 66

a) Raz de la crisis . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 66

La fascinacin de la unin fusional y la nostalgia por lo infrahumano. . 67La entrega al vrtigo y la crisis de la cultura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69

b) La crisis del arte actual. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 70

La falta de creatividad y el recurso a lo novedoso . . . . . . . . . . . . . . . . . . 71El origen del tedio. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72

5. El juego y el encuentro como entreveramiento de realidades inobjetivas,ambitales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72

a) El entorno verdadero del hombre es una red de mbitos . . . . . . . . . . . 74b) Visin ambital, ldica, de la vida humana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75

6. El juego como fuente de luz y de sentido . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 76

a) Relacin reversible entre el hombre y las obras culturales . . . . . . . . . 77b) La cultura y la unin del hombre con lo real . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 78

7. La verdad artstica. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79

Concepcin relacional de la realidad, la verdad y el conocer . . . . . . . . . . . . 80

8. La experiencia artstica y la clarificacin de la lgica de la creatividad . . . 809. Visin sinptica. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 81

Relacin fecunda entre filosofa y arte . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 82

Bibliografa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 83Textos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 84

12

Universidad de Deusto - ISBN 978-84-9830-718-4

Captulo 3.Tres ejemplos de realidad relacional: un cuadro de Van Gogh, un templo, una jarra. Anlisis de textos heideggerianos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 91

1. Textos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 91

a) Las botas de aldeana, de Van Gogh . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 91b) El templo griego . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 93

2. Comentario descriptivo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 95

Interpretacin ldica de una ermita . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 95El doble plano de una ermita. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 96Confluencia, belleza y verdad. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 98La instalacin de los hombres en el mundo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 99La verdad como patentizacin luminosa. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 100Mtodo de la descripcin. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 102Diversos modos de relacionarse el hombre con el fenmeno templo . . . 104La glorificacin de lo sensible . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 105

3. Modo relacional de contemplar las cosas. Anlisis de una jarra . . . . . . . . . 107

El autntico ser de una jarra . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 108La jarra es fruto de una confluencia. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 108La jarra es un vaco destinado a albergar . . . . . . . . .

Recommended

View more >