experiencia artistico estética

Download Experiencia Artistico Estética

Post on 11-Dec-2015

8 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

experiencia

TRANSCRIPT

  • 38 / CUADERNOS UNIMETANOS 24 / JULIO 2010

    EL ARTE EN TRES PASOS

    Aproximacin a la experiencia artstico-creadora, obra de arte y experiencia esttica

    Anglica M. Figuera Martnez

    Historiadora del Arte

    Universidad Central de Venezuela

    ...uno nunca debe creer a un terico (historiador del arte, crtico, etc.) si sostiene que ha descubierto un fallo objetivo en la obra [de arte]. Vassily Kandinsky

    El perodo comprendido entre finales del siglo XIX

    y comienzos del XX, se caracteriza por una profunda

    conmocin en las estructuras del pensamiento euro-

    peo. El ser humano toma conciencia de la efervescen-

    cia y la rapidez del devenir histrico, lo que le lleva a

    una continua regeneracin de conceptos e ideas. Es

    as como se abren nuevos espacios para nacientes

    ciencias, dedicadas a la comprensin del comporta-

    miento y la mente humana. El hombre se vuelca hacia

    s mismo, pero esta vez lo hace con la intencin de

    indagar en las profundidades de su ser individual y

    colectivo.

    Esta caducidad incesante de conceptos, que para

    el cambio de siglo se brindan en una imperiosa ne-

    cesidad de construir, conducen, como es lgico, a la

    revisin, rescate y/o revaloracin de ideas provenien-

    tes de mltiples reas de conocimiento, para ser in-

    tegradas en otras muy distintas.1 As, durante esta

    poca era bastante comn que diversos mtodos de

    estudio de la realidad compartieran no slo el voca-

    bulario de otros, sino sus objetivos e incluso, postu-

  • CUADERNOS UNIMETANOS 24 / JULIO 2010 / 39

    lados, haciendo de sus lmites algo ms bien difuso.

    Tal es el caso de la Psicologa y la Sociologa, cuyos

    planteamientos se interceptaban en nmero signifi-

    cativo con los postulados de reas como la Esttica

    y la Teora arte.

    La vanguardia alemana de comienzos del siglo

    XX forma parte an de esa maraa de nuevas pro-

    puestas que se gestan en el plano artstico y esttico,

    y que iniciaron su andar a partir de finales del siglo

    XVIII, cuando los postulados filosficos de Inmanuel

    Kant (1724-1804) en su Kritik der Urteilskraft (Crti-

    ca del juicio, 1790), despertaron numerosas deriva-

    ciones en el campo de la esttica y del arte. Los

    principios que estructuran la base terica que ha

    podido conformar a la vanguardia inmediatamente

    posterior a 1900 no parten de cero. Las deudas son

    muchas, pero no tan evidentes como pudiera pen-

    sarse.2 De all, la riqueza y complejidad del pensa-

    miento que caracteriza incluso a las propuestas te-

    ricas en torno al arte, propias de este momento.

    Historiadores y tericos del arte sern deudores de

    Kant de una forma u otra.

    La filosofa kantiana, de la que muchos beberan,

    est estructurada, bsicamente, a partir de dos prin-

    cipios. El primero de ellos tiene que ver con el Inte-

    lectualismo, es decir, aquella va de conocimiento

    que toma al intelecto (la razn) como herramienta

    fundamental para comprender el mundo3; mientras

    que el segundo est vinculado con lo que los filso-

    fos alemanes de comienzos del siglo XVIII llamaron

    Sensualismus4, vertiente que encuentra en la percep-

    cin de los fenmenos del mundo, el camino a travs

    del cual se recopilan los datos que, luego, el intelec-

    to se encargar de organizar y dar coherencia.5 En

    Kant, tanto el Intelectualismo como el Sensualismo

    tendrn un peso notable. Cuando ste afirma que

    el hombre podr conocer la realidad por medio de

    las capacidades de su alma, se refiere al conocimien-

    to, al placer y displacer y al deseo.6 De este ltimo

    principio propuesto por Kant, se desprendern una

    serie de planteamientos en torno al arte, direcciona-

    dos a comprender por medio de una va menos

    racional los fenmenos del mundo.

    No cabe duda de que es durante el siglo XIX

    cuando se abren caminos, antes ignorados, en un

    intento por comprender enteramente la realidad. Y,

    aunque, la fe en las ciencias positivas se ha ido des-

    moronando ya para finales de esta centuria, cada

    vez son ms numerosos y contundentes los descu-

    brimientos hechos en el campo de las ciencias que

    confirman la existencia de una realidad que trascien-

    de el mundo fenomnico, cosa que desarma el dis-

    curso cientfico tradicional heredado del siglo de las

    luces. Es as como se ampla la mirada que el ser hu-

    mano tiene de la realidad, percibindola ahora como

    un complejo multifactico y, por ende, variable, lejos

    de ser unvoco. La rigidez del conocimiento terico

    de los fenmenos sensuales, antes sostenido por el

    1 .Ver Burrow : 2001 y Sebreli : 1995

    2 Ver Selz : 1989; Shearer : 2001

    3 De esta va de conocimiento se alimentan ciencias como la Lgi-ca, la Matemtica, la Fsica y todas las dems reas que requieren del pensamiento racional.

    4 Christian Wolff (1679-1754), antecesor de Kant, desarroll ampliamente el principio del Sen-sualismus, pues se fundament en la capacidad conocer la realidad a travs de los sentidos. Trat de explicar racionalmente aquello que estaba fuera de los alcances de la razn, abordando temas metafsi-cos y comprendindolos por medio de la experiencia sensual del sujeto, acto que asuma con las luces de la razn.

    5 De esta rama se desprende la Fenomenologa, cuyo mtodo parte del conocimiento de la realidad a travs de la experiencia del sujeto. Aunque, Georg Wilhelm Friedrich Hegel (1770-1831) hizo referencia al trmino al tratar de explicar la evolucin histrica del espritu absoluto, fue Edmund Husserl (1859-1938) quien se convirti en el mximo exponente de la escuela fenomenolgica, conformada a finales del siglo XIX.

    6 Las dos ltimas relacionadas con los juicios a priori, es decir, no racionales. En este sentido, no se puede dejar de nombrar la corriente de pensamiento que se desprende de los principios del Intelectualismo y que, en predios de Kant, parte de la capacidad de conocimiento (juicio a posteriori) que segn este autor tiene el alma humana. Se trata de aquella tendencia que en-cuentra en la idea conceptual la va por medio de la cual comprender las formas artsticas, y cuyo prin-cipal exponente se halla en Erwin Panofsky (1892-1968)

    Vassily Kandinsky Composicin V, 1911 leo sobre tela, 190 x 275 cm Coleccin Privada

  • 40 / CUADERNOS UNIMETANOS 24 / JULIO 2010

    Positivismo, cede espacio a la especulacin cientfica,

    abriendo as el abanico de posibilidades que explican

    la existencia de una realidad mucho ms maleable y,

    a veces, ininteligible. En este sentido, John Burrow

    nos comenta que:

    El pluralismo terico y la creciente disposicin a tratar

    las teoras como hiptesis de gua hizo insostenible la

    ingenua suposicin de que la ciencia proporcionaba

    una imagen o copia literal de cmo era realmente

    el mundo. El recin nacido siglo XX estaba entrando

    en el mundo subatmico, que a la sazn no poda

    examinarse con el microscopio y al que, al parecer, no

    podan aplicarse las leyes duras y deterministas de la

    mecnica newtoniana y los inicios de la teora

    atmica.7

    As las cosas, poco a poco se fueron legitimando

    aquellas vas de conocimientos fundamentadas en la

    intuicin o en la imaginacin creativa, que tuvieron

    origen a finales del siglo XIX. Lo que conducira a

    comprender la experiencia en s misma como la po-

    sibilidad de acceder a aquellas cosas que no pueden

    ser captadas a simple vista. Entonces, se intenta mar-

    car definitivamente la lnea que separa a lo material

    de lo espiritual, a pesar de que ambos elementos son

    entendidos como componentes del mundo. Es im-

    portante destacar que la religiosidad y el pensamien-

    to sobre lo religioso (y lo mstico) adquieren una

    inusitada y paradjica importancia a todo lo largo

    del siglo XIX.8 Incluso, ya en el siglo XX toman un

    nuevo impulso que les llevar a adoptar un discurso

    mucho ms ortodoxo y que, de alguna manera, su-

    planta la dominacin cuasi absoluta que hasta el

    siglo XVIII sostuvo la Iglesia Catlica.

    La creciente relatividad, motivada por el auge

    de diversas corrientes de pensamiento que para

    entonces estaban en boga9, no impide que en el

    ser humano pierda el ansia de profundizar cada vez

    ms en el conocimiento del mundo, buscando as

    la esencia que compone la realidad. Al contrario,

    tanto el viraje que han dado las ciencias en torno

    a sus posturas, como la difusin esperanzada de

    un mundo supraterrenal propia de los movimientos

    espirituales de la poca, configuran el panorama

    para que se indague en aquellos aspectos vincula-

    dos con la esencia absoluta de la existencia, aunque

    ello implique adentrarse en terrenos oscuros y des-

    conocidos.

    En un sentido, la bsqueda de lo absoluto con-

    ducir al hombre a desprenderse de todos los refe-

    rentes histricos (sobre todo los vinculados con lo

    nacional) en funcin de aprehender y comprender

    la naturaleza de la humanidad y la relacin que sta

    tiene con el mundo. En el otro, tambin le llevar a

    buscar las races ms profundas, que expliquen lo

    realmente autntico de su ser, en los orgenes de su

    identidad nacional, postura, esta ltima, heredada

    expresamente del pensamiento romntico decimo-

    nnico.10

    No obstante, en predios del arte, podra decirse

    que esta tendencia a lo absoluto, cuyo centro se en-

    cuentra en la necesidad de alcanzar lo esencial de la

    realidad, in

Recommended

View more >