KLAUS WERNER HANS WEISS EL LIBRO NEGRO DE LAS MARCAS. El ... ?· KLAUS WERNER HANS WEISS EL LIBRO NEGRO…

Download KLAUS WERNER HANS WEISS EL LIBRO NEGRO DE LAS MARCAS. El ... ?· KLAUS WERNER HANS WEISS EL LIBRO NEGRO…

Post on 25-Sep-2018

212 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

<ul><li><p>KLAUS WERNER HANS WEISSEL LIBRO NEGRO DE LAS MARCAS. El lado oscuro de las empresas globalesTraduccin de MARIANO GRYNSZPAN y ALEJANDRA OBERMEIER. EDITORIAL SUDAMERICANA - BUENOS AIRES</p><p>(PGINA 43)CONEJILLOS DE INDIAS A la hora de probar medicamentos nuevos, los grandes laboratorios farmacuticos no dan demasiadas vueltas: falsifican los resultados, ocultan los efectos colaterales. Pacientes con enfermedades graves reciben placebos. Los mdicos se transforman en cmplices.CRNICA DE HANS WEISS</p><p> De la noche a la maana cambi de profesin. Ayer escriba libros, hoy me convert en consultor far-macutico. El nombre de la profesin lo invent yo. Hasta hace poco no saba nada de mi nuevo trabajo. Hoy ya negocio con directores de clnicas cunto saldr llevar a cabo dudosos ensayos clnicos. Para hacerlo, no fue necesario invertir un solo centavo. Lo nico que necesit fue informacin bsica sobre ensayos clnicos, un poco de intuicin y una computadora con conexin a Internet. Hacindome pasar por consultor farmacutico, quera investigar si los mdicos se atienen o no a los principios ticos que la Asociacin Mdica Mundial estableci en octubre de 2000 en la Declaracin de Hel-sinki1. Esta declaracin prohibe tratar las enfermedades graves con placebos cuando ya se cuenta con una terapia probada. Esto tambin rige expresamente para los pacientes que toman parte en ensayos clnicos. Los nicos ensayos permitidos son aquellos en los cuales un grupo de pacientes recibe la medicacin nueva y otro grupo el tratamiento estndar. Yo tena indicios de que haba mdicos que violaban estos principios a pedido de los grandes laborato-rios y quera indagar si era cierto. Mi plan era averiguar si estaban dispuestos a llevar a cabo un ensayo en el cual enfermos graves seran tratados nicamente con un medicamento inocuo, o sea, con un placebo. De ser as, se probara que los mdicos dejan a sabiendas que sus pacientes sufran innecesariamente. Como seuelo ofrecera honorarios elevados.</p><p>Las prcticas de la industria farmacutica La ventaja era que yo ya haba trabajado en la industria farmacutica por motivos periodsticos. A principios de los aos ochenta haba hecho un curso de asesor mdico en los laboratorios Bayer y Sandoz, no para ganar dinero, sino para denunciar cmo los grandes laboratorios sobornan a los mdicos y utilizan a los pacientes como conejillos de Indias2. En aquel entonces tuve una suerte increble con mis investigaciones. Tanto en Bayer como en Sandoz, el curso se desarroll en un saln que tambin funcionaba como archivo de la empresa. Tena todas las carpetas con los expedientes secretos al alcance de la mano, y todos los das tomaba un par prestadas y fotocopiaba el contenido. Finalmente, tras un ao de investigaciones, reun 40.000 pginas de documentos confidenciales y publiqu junto con otros tres colegas el libro Negocios sanos: las prcticas de la industria farmacutica3.</p><p>El ejemplo del Trasylol de Bayer Uno de los captulos del libro llevaba el ttulo Manipulacin de los resultados en las investigaciones: el ejemplo del Trasylol4. Cuando volv a leerlo, a principios de 2001, sent curiosidad y averig si el medi-camento todava se continuaba usando. S! Para mi sorpresa, me top incluso con una pgina web sobre el Trasylol5. Este supuesto hemosttico parece seguir siendo una mina de oro para Bayer. Durante mi entrenamiento en Bayer, un gerente de marketing me habl de unas investigaciones tica-mente muy espinosas realizadas con este medicamento, que se obtiene a partir del pulmn bovino. En aquel entonces, mdicos alemanes, austracos, italianos y norteamericanos haban extrado tejido de los muslos o del pulmn a pacientes con lesiones graves sin su consentimiento y sin que ellos lo supieran; el objetivo era realizar un ensayo para determinar cmo acta el Trasylol en el tejido muscular. En aquel momento, el geren-te de marketing de Bayer me haba dicho: Me asombra que los mdicos estn dispuestos a hacer semejante cosa.6 Algunos de esos ensayos incluso llegaron a publicarse. All puede leerse: La puncin pulmonar se-</p></li><li><p>guramente no est exenta de riesgos (...) Pudimos observar dos hemorragias graves, que en realidad fueron causadas por una puncin demasiado profunda y en uno de los casos por aplicar la aguja con un ngulo inco-rrecto. En un simposio acerca de estos ensayos, los participantes fueron recibidos con las siguientes palabras: Hoy en da, la investigacin mdica es impensable sin el mecenazgo de los grandes laboratorios. Los mdi-cos en ejercicio, los investigadores clnicos y experimentales y la industria farmacutica viajan en el mismo barco.</p><p>Tasas de mortalidad adulteradas Los datos que me haba pasado el gerente de marketing de Bayer me llevaron a investigar ms de cerca el medicamento Trasylol. Tropec con un estudio financiado por Bayer que se haba desarrollado ya a prin-cipios de los aos setenta en Alemania en tres clnicas universitarias, 16 hospitales centrales y 12 hospitales perifricos. Ms de 4.000 pacientes ingresados a esos lugares en grave estado recibieron al azar, adems de la terapia corriente, una dosis adicional de Trasylol o de un placebo. La comparacin de las tasas de mortalidad en un caso y otro dara una prueba fehaciente de la eficacia del Trasylol. Eso era lo que Bayer esperaba. Sin embargo, el resultado fue un shock para los gerentes de la compaa. Dentro del grupo de pacientes que haban sido tratados con Trasylol haba muchsimas ms muertes que dentro del grupo que haba recibido un placebo. En otras palabras: el tratamiento con Trasylol haba causado la muerte de muchos pacientes. Nor-malmente, la conclusin sera: hay que prohibir de inmediato el Trasylol. Normalmente. Pero los responsables del estudio saban cmo salir del brete: dieron vuelta todas las cifras y presentaron a la opinin pblica un resultado que causaba la impresin opuesta. Trasylol fue presentado as como un medicamento que salva la vida, y sigue utilizndose en los hospitales alemanes y austracos.</p><p>No se prohibi Lo ms conmocionante de todo el asunto fue que no pas nada, ni siquiera despus de que denunci-ramos esas manipulaciones en 1981. No hubo nadie en el mundo de la medicina que pusiera el grito en el cielo. Tampoco hubo ninguna reaccin por parte de las autoridades, ni de las alemanas ni de las austracas. El Trasylol, una de las principales fuentes de ganancias del laboratorio Bayer, sigui usndose masivamente. Se estima que desde su lanzamiento la compaa gener ganancias multimillonarias. Entretanto, Bayer continu financiando numerosos estudios sobre el Trasylol, en los cuales se investig la utilidad del medicamento. El remedio sigue usndose en todo el mundo e incluso fue aprobado en 1993 en los EE.UU., aunque slo como un medio para evitar hemorragias durante las operaciones de bypass. En Suiza tambin puede usar-se, pero nicamente con ese objetivo. En cambio, en Alemania y en Austria el Trasylol tambin se usa en casos de hemorragias posoperatorias y accidentes, en obstetricia y ginecologa, as como para tratar complicaciones relacionadas con episodios trombticos. Evidentemente, la lgica es: una vez que se permiti, est permitido para siempre. No importa si lo que est en juego son vidas humanas.</p><p>Cmo sacar oro del barro A pesar de que el consumo de medicamentos por parte de los alemanes sigue una tendencia estable, o incluso un poco decreciente (de 1.588 millones de cajas vendidas en 1997 a 1.574 millones en el ao 2000), las ganancias se incrementaron en aproximadamente un ocho por ciento anual: ascendieron a 15.650 millones de euros en el ao 2000. sta (junto con el envejecimiento creciente de la poblacin) es una de las principales causas de la crisis financiera que atraviesan las obras sociales. Los altos costos surgieron a partir de una oleada de medicamentos que fueron aprobados recientemente y cuyo precio es altsimo. Si bien muchos de ellos no tienen mayor efectividad ni mejor tolerancia que los ya probados, el aparato de marketing de la industria farmacutica se encarga de que los mdicos los receten, presionndolos y otorgndoles pequeas y variadas atenciones. De la industria farmacutica alemana puede decirse, con total razn, que sabe muy bien cmo sacar oro del barro. Porque en Alemania sigue habiendo miles de medicamentos en venta cuya eficacia y posible nocividad no estn comprobadas. Si bien esto contraviene las leyes de la UE vigentes y por lo tanto es ilegal, al gobierno alemn parece no importarle mucho7 , ya que permite generosamente que los laboratorios conti-nen vendiendo ese tipo de frmacos hasta el ao 2003, con o sin defensa del consumidor. En estos casos, es evidente que los intereses del lobby farmacutico tienen ms peso que los intereses de los consumidores.</p></li><li><p>Resultados maquillados El del medicamento Trasylol de Bayer no es un caso aislado. En la literatura mdica especializada hay decenas de casos bien documentados en los que los laboratorios manipularon groseramente el resultado de los ensayos. Algunos mdicos de renombre afirman incluso que el control de los laboratorios sobre la investiga-cin mdica ha llegado a tal extremo que los resultados son sistemticamente falseados. Por esa razn, sugie-ren tomar con pinzas los datos sobre la accin teraputica y los efectos colaterales8 , ya que, segn afirman, suelen estar maquillados y manipulados9. El tema es que hay mucho dinero en juego, porque desarrollar un medicamento nuevo implica costos elevados y riesgos considerables. Slo uno de cada cinco medicamentos logra ser aprobado por las autoridades de salud10. No hay nada a lo que los laboratorios teman ms que a un ensayo con resultado negativo, ya que el lanzamiento al mercado podra ser desautorizado, con lo cual todas sus inversiones habran sido en vano. Para evitar eso, aspiran a lograr un control absoluto sobre la investiga-cin y los investigadores. Cuando una compaa inscribe un nuevo principio activo en el registro de patentes, queda protegida de la competencia por veinte aos. Pero eso solo no da dinero. Porque el reloj de la patente comienza a correr ya desde el momento de la inscripcin, a pesar de que el laboratorio slo entonces puede empezar con los ensayos para determinar si el medicamento realmente es eficaz y carece de efectos colaterales indeseables (un proceso que suele demorar muchos aos) Cuanto antes logre el laboratorio dar las muestras de eficacia y tolerancia necesarias y recibir la aprobacin de las autoridades sanitarias, ms tiempo le quedar antes de que expire el plazo de la patente. A partir del momento de la aprobacin quedan entre ocho y doce aos de pinges ganancias, ya que a los medicamentos nuevos se les puede poner cualquier precio. Una vez expirado el plazo de la patente, todo eso se acaba. Los otros laboratorios farmacuticos pueden copiar la frmula y hacer negocios abaratando el precio. De este modo se produce una cada automtica de las ganancias.</p><p>Consultor farmacutico A comienzos de 2001, antes de que pudiese comenzar mi investigacin (para saber si los mdicos esta-ban dispuestos sin ms ni ms a llevar a cabo ensayos no ticos a pedido de los laboratorios), tuve que decidir una serie de cuestiones decisivas: A qu mdicos interrogara? Qu me convena ms: presentarme en persona, hacindome pasar por colaborador de un laboratorio verdadero, o mandar mis tentadoras ofertas por correo electrnico? Cul sera la enfermedad grave por tratar? Cul el medicamento por testear? Cunto dinero deba ofrecer a los mdi-cos?</p><p>La enfermedad Me decid por una depresin de moderada a severa. Si la enfermedad no se trata, existe un alto riesgo de suicidio. Por eso la terapia estndar recurre a los antidepresivos.</p><p>El medicamento Para no despertar sospechas, tena que determinar claramente la accin teraputica y los efectos cola-terales del medicamento por testear. Un psiquiatra de Munich me ayud a inventar un nuevo frmaco. Me decid por un antidepresivo del tipo de los inhibidores selectivos de la recaptacin de serotonina (ISRS) Ese tipo de frmacos refuerza la ac-cin de ciertos transmisores en las clulas nerviosas del cerebro, mejorando el estado de nimo, disminuyendo la tensin y el pnico y aumentando la motivacin. Entre los antidepresivos del tipo ISRS ms conocidos estn, por ejemplo, el Cipramil, el Neupax y el Seroxat. En los ltimos aos, estos frmacos fueron comercializados con gran xito en todo el mundo.</p><p>Los mdicos Primero pens en poner a prueba a mdicos alemanes y austracos. Pero despus me acord de la frase que me haban inculcado veinte aos atrs, durante el curso de asesor mdico en el laboratorio Bayer: Los asuntos de dinero son asuntos confidenciales, sobre todo cuando se trata de sobornos. Antes de ofrecerle dine-</p></li><li><p>ro a un mdico, hay que conocerlo muy bien. Si bien en este caso no se trataba de sobornos, haba mucho dinero en juego: entre 50.000 y 250.000 euros. Por supuesto que yo no iba a gastar tanto dinero en mi investigacin; slo quera saber si los mdicos aceptaran mi oferta. No poda hacerlo con mdicos austracos o alemanes, no poda preguntarles a boca de jarro o man-darles un email ofrecindoles jugosos honorarios para que realizaran un ensayo clnico. En esos pases, los negocios de ese tipo se desarrollan a travs de los visitadores mdicos, o bien la misma casa matriz se pone en contacto con los profesionales. Pens que tal vez deba decidirme por esta segunda opcin y presentarme como colaborador de una casa matriz, por ejemplo de Bayer o Boehringer Ingelheim. Sin embargo, desech la idea por miedo a que esas compaas me iniciaran demandas. La nica opcin que me quedaba era intentar en el extranjero. All no importaba si usaba mi nombre verdadero. Adems, tal vez no fuera necesario que me presentara en persona. Poda intentar una primera negociacin con los mdicos va e-mail. Lo nico que me faltaba era denominar mi trabajo de un modo tal que no despertara sospechas. Invent una nueva profesin: consultor farmacutico. Sonaba tan pomposo que hasta poda arriesgarme a contactar directamente al director de una clnica.</p><p>A Hungra Mientras pensaba todo esto, la casualidad acudi en mi ayuda. A travs de medios norteamericanos, encontr indicios de que los laboratorios de ese pas tendan cada vez ms a efectuar sus ensayos en el Tercer Mundo y en Europa Oriental11. Esto se debe a muchas razones, sobre todo la ausencia parcial o total de control por parte de las autoridades de salud. Adems, el dinero por cabeza (que reciben los mdicos por cada pa-ciente que participa del ensayo) es mucho menos que en Europa Occidental o en los EE.UU., y los ensayos se pueden realizar de manera ms rpida. As, las empresas ahorran el triple y pueden seguir incrementando ms y ms sus ganancias, que ya son en s cuantiosas. Me llamaron poderosamente la atencin las declaraciones que haca un psiquiatra hngaro en uno de los artculos: Las ofertas econmicas de los laboratorios nos hacen perder la cabeza.12 Esas declaraciones me ayudaron a decidirme: pondra a prueba al director de un hospital de Budapest. Estara de acuerdo en llevar a cabo un ensayo no tico con pacientes depresivos? A travs del buscador Google13 , di con el nombre y la direccin de correo electrnico del doctor ko...</p></li></ul>

Recommended

View more >