gibran khalil gibran lagrimas y sonrisas

Download Gibran khalil gibran  lagrimas y sonrisas

Post on 17-Aug-2015

81 views

Category:

Education

11 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  1. 1. GIBRN KHALIL GIBRN LAGRIMAS Y SONRISAS (1914) PALABRAS PRELIMINARES En ningn caso cambiara las risas de mi corazn por las riquezas de las multitudes; ni me contentara con convertir en quietud a las lgrimas de mi agona interior. Es mi ferviente deseo que toda mi vida en esta tierra sea por siempre de lgrimas y sonrisas. Las lgrimas que purifican mi corazn y me revelan el secreto de la vida y sus misterios, La risa que me acerca a mis prjimos; Las lgrimas que me unen a los desdichados, La risa que simboliza la dicha de mi propio ser. Prefiero mil veces la muerte feliz antes que una vida vana e intil. Un ansia eterna de amor y belleza es mi deseo; ahora se que los favorecidos no son sino desdichados, pero para mi espritu los suspiros de los amantes son ms reconfortantes que la meloda de una lira. La flor envuelve sus ptalos al oscurecer y el Amor la arrulla, y al amanecer abre los labios para recibir los besos del Sol anunciados por fugaces cmulos de nubes que llegan y se van. La vida de las flores es esperanza y logros y paz; es de lgrimas y risas. Se evaporan las aguas y ascienden hasta convertirse en nubes que se arraciman en los picos y los valles; y al enfrentar la brisa, cae sobre los campos y se confunde con los arroyos que corren dichosos hacia el mar. La vida de las nubes es una vida de reuniones y despedidas; de lgrimas y sonrisas. As el alma se separa del cuerpo y se dirige hacia el mundo material, transitando como una nube por los valles de tristeza y las.. montaas de felicidad, hasta que enfrenta a la brisa de la muerte y retorna a su lugar de origen, ese ocano infinito de amor y belleza que es Dios. LA CREACIN El Dios desprendi un hlito de S mismo y de l cre a la belleza. Derram sobre ella su bendicin y la dot de gracia y bondad. Le dio la copa de la felicidad y le dijo: -No bebas de esta copa hasta que hayas olvidado el pasado y el futuro, porque -la felicidad no es nada ms que un momento pasajero. Y l tambin le dio la copa de la tristeza y le dijo: -Bebe de esta copa y comprenders el significado de los fugaces instantes de dicha en la vida, porque la tristeza est siempre presente. Y el Dios la dot de un amor que la abandonara para siempre en el momento en que ella experimentara por primera vez la alegra terrena, y de una dulzura que se desvanecera cuando conociera por primera vez la adulacin. Y l la colm de sabidura celestial para que la llevara por el recto sendero, y coloc en lo profundo de su corazn un ojo que distinguiera lo oculto, y la cre afectuosa y bondadosa para con todas las cosas. La atavi con vestiduras de esperanza bordadas por los ngeles del cielo can las hebras del arco iris. Y l evit que cayera en las sombras de la confusin, que es el alba de la vida y la luz. Entonces el Dios tom el fuego exiguo de la hoguera de la ira, y el viento arrasador de los desiertos de la ignorancia, y las filosas arenas de las playas del egosmo, y la tosca tierra pisoteada por los siglos, y a todos los mezcl y model al Hombre. Dot al Hombre del ciego poder que lo enfurece y lo enloquece, y esa locura slo se extingue ante el acuciante deseo, y lo llen de vida, fantasma de la muerte. Y el Dios ri y llor. Se sinti abrumado de amor y conmiseracin por el Hombre, y lo priv de Su
  2. 2. proteccin. APIDATE DE MI CORAZN, ALMA MA! Por qu lloras, Alma ma? Acaso desconoces mis flaquezas? Tus lgrimas me asaetean con sus puntas, Pues no s cul es mi error. Hasta cundo he de gemir? Nada tengo sino palabras humanas Para interpretar tus sueos, Tus deseos, y tus dictados. Contmplame, Alma ma; he Consumido das enteros observando Tus enseanzas. Piensa en todo Lo que sufro! Siguindote mi Vida se ha disipado. Mi corazn se ha glorificado en el Trono, pero ahora no es ms que un esclavo; La paciencia era mi compaera, mas Ahora se ha vuelto en mi contra; La juventud era mi esperanza, mas Ahora desaprueba mi abandono. Por qu eres tan acuciante, Alma ma? He rehusado el placer Y he abandonado la dicha de la vida En pos del camino que t Me has obligado a recorrer. S justa conmigo, o llama a la Muerte Para que se desencadene, Pues la justicia es tu virtud. Apidate de mi corazn, Alma ma. Tanto Amor has vertido sobre m que Ya no puedo con mi carga. T y el Amor son un poder inseparable; la Materia Y yo somos una debilidad inseparable. Cesar alguna vez el combate Entre el dbil y el poderoso? Apidate de m, Alma ma. Me has mostrado la Fortuna Inalcanzable. T y la Fortuna moran En la cumbre de las montaas; la Desdicha y yo Estamos juntos y abandonados en lo profundo Del valle. Se unirn alguna vez El valle y la montaa? Apidate de m, Alma ma. Me has mostrado la Belleza y luego La has ocultado. T y la Belleza moran En la luz, la ignorancia y yo Somos uno en la oscuridad. Invadir
  3. 3. La luz alguna vez las tinieblas? Tu deleite llega con el Fin, Y ahora te revelas anticipadamente; Mas este cuerpo sufre por la vida Mientras vive. Esto es, Alma ma, el desconcierto. Presurosa huyes hacia la Eternidad, Mas este cuerpo fluye lento hacia El Fin. T no lo esperas, Y l no puede apresurarse. Esto es, Alma ma, la tristeza. Te elevas raudamente, por el mandato De los cielos, mas este cuerpo se desploma Por la ley de gravedad. No lo consuelas Y l no te quiere. Esto es, Alma ma, la desdicha. Eres rica en sabidura, mas este Cuerpo es pobre en comprensin. T no te arriesgas Y l no puede obedecer. Esto es, Alma ma, el lmite de la desesperacin. En el silencio de la noche visitas Al enamorado y gozas con la dulzura De su presencia. Este cuerpo ser por siempre La amarga vctima de la esperanza y la separacin. Esto es, Alma ma, la tortura despiadada. Apidate de m, Alma ma! DOS PEQUEOS El prncipe estaba de pie en el balcn de su palacio, y dirigindose a la inmensa multitud all reunida. -Dejadme que ofrezca a vosotros y a esta vasta nacin afortunada -dijo- mis felicitaciones por el nacimiento del nuevo prncipe que llevar el nombre de mi noble familia, y de quien es justo que os enorgullezcis. Es el nuevo portador de esta ilustre estirpe, y de l depende el gran futuro del reino. Cantad y sed dichosos! La voz de la multitud embargada de dicha y agradecimiento, colmaba los cielos de jubilosas melodas, recibiendo al nuevo tirano que ceira en sus cuellos el yugo opresor, gobernando a los dbiles con autoritaria crueldad, explotando sus cuerpos y devorando sus almas. A ese destino atroz el pueblo elevaba sus cnticos, y brindaba extasiado por la salud del nuevo emir. En ese mismo momento otro nio abra los ojos a la vida del reino. Mientras la muchedumbre glorificaba a los poderosos y se empequeeca alabando a un dspota en cierne, y mientras los ngeles del cielo vertan lgrimas sobre la debilidad del pueblo y el servilismo de sus gobernantes, una mujer enferma meditaba. Viva en una vieja casucha semidestruda, y a su lado, en un burdo lecho y envuelto en harapientos paales, su beb recin nacido s mora de hambre. Era una pobre y desdichada joven desdeada por la humanidad; su, esposo haba muerto vctima de la opresin real, dejando a una solitaria mujer a quien Dios haba enviado esa noche un diminuto compaero, que le impidiera trabajar y ganarse el sustento. Cuando la muchedumbre se dispers y el silencio gan el vecindario, la infortunada mujer acun al nio en su regazo y contempl su rostro, llorando sobre l como si fuera a bautizarlo con lgrimas. Y con voz debilitada por el hambre, mir al nio y le dijo:
  4. 4. -Por qu has abandonado el mundo espiritual y has venido a compartir conmigo las amarguras de la tierra? Por qu has dejado a los ngeles y el vasto firmamento y has venido a habitar esta msera tierra de humanos, plena de agona, opresin y crueldad? Nada tengo para ofrecerte excepto lgrimas; te alimentars de lgrimas y no de leche? No tengo mantos de seda para arroparte; acaso podrn mis pobres brazos desnudos darte calor? Los animales pequeos pastan en los prados y regresan a salvo a sus establos; y las aves pequeas recogen las semillas y duermen plcidamente en las ramas de los rboles. Pero t, amor mo, tan slo tienes una desvalida madre que te ama. Entonces llevo la boca del pequeo hasta su mustio seno y lo rode fuertemente con sus brazos, como si quisiera fundir los dos cuerpos en uno, como antes. Elev lentamente sus encendidos ojos al cielo y grit: -Dios, ten piedad de mis infortunados compatriotas! En ese momento las nubes dejaron entrever el rostro de la luna, cuyos rayos se colaban por los intersticios de aquella humilde morada, cayendo sobre ambos cuerpos. LA VIDA DEL AMOR Primavera Ven, amada ma; caminemos entre las cumbres, Que la nieve es agua, y la Vida ha despertado de su Letargo y vaga por montes y valles. Sigamos las huellas de la Primavera hasta los Campos lejanos y trepemos las cuestas para elevar la Inspiracin por encima de las hmedas y frtiles praderas. La Primavera ha desplegado al alba sus adormecidos ropajes invernales Y los ha colocado en los melocotoneros y los citros, Y parecen novias en el rito ceremonial de La Noche de Kedre. Los retoos de las vidas se enlazan como Amantes, y los arroyos irrumpen con su danza Entre las rocas, entonando la cancin de la alegra; Y las flores surgen sbitamente del corazn de la Naturaleza, como la espuma surge del corazn prdigo del mar. Ven, amada ma; bebamos en copas de lilas las Ultimas lgrimas del Invierno; aquietemos el espritu Con una cascada de trinos y vaguemos Extasiados por la brisa embriagadora. Sentmonos junto a esa roca, donde se ocultan las violetas, Contemplemos el tierno encuentro de sus besos. Verano Internmonos en los campos, amada ma, que se Aproxima el tiempo de la cosecha, y los ojos del sol Maduran las mieses. Brindmonos a los frutos de la tierra, como el Espritu alimenta los granos de Dicha de las Semillas del Amor en lo profundo del corazn. Colmemos nuestras alforjas con los frutos de la Naturaleza, como la vida colma prdigamente los Dominios de nuestras almas con infinita bondad. De flores hagamos nuestro lecho, y de Cielo nuestra manta, y reclinmonos, juntas