GENER - ub. ?· Ramiro Ledesma Ramos i el feixisme espanyol..... 334 Luis Pizarro ABSTRACTS..... 339…

Download GENER - ub. ?· Ramiro Ledesma Ramos i el feixisme espanyol..... 334 Luis Pizarro ABSTRACTS..... 339…

Post on 14-Feb-2019

212 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

<p>10 G E N E R2007UNIVERSITAT DE BARCELONA</p> <p>U</p> <p>B</p> <p>102007</p> <p>La biografia histrica</p> <p>Coordinaci</p> <p>ALBERT GHANIME / GIOVANNI C. CATTINI</p> <p>Publicacions i Edicions</p> <p>UNIVERSITAT DE BARCELONA</p> <p>U</p> <p>B</p> <p>SUMARI</p> <p>EDITORIAL </p> <p>El nmero deu. La biografia histrica ..................... 8GEHCI</p> <p>REFLEXIONS </p> <p>La escritura biogrfica .............................................. 10Elena Hernndez Sandoica</p> <p>El gnere biogrfic ..................................................... 26Santiago Riera i Tubols</p> <p>La biografa como experiencia historiogrfica........ 37Juan Francisco Fuentes</p> <p>Desafos de la biografa en la historia contempornea ........................................................... 57</p> <p>Joseba Agirreazkuenaga y Mikel Urquijo</p> <p>OBRA DE REFERNCIA </p> <p>El Diccionario biogrfico espaol de la Real Academia de la Historia ............................................ 82</p> <p>Jaime Olmedo Ramos </p> <p>ESPAIS</p> <p>La biografia catalana contempornia (notes sense nim dexhaustivitat) ....................................... 102</p> <p>Jordi Casassas i Ymbert </p> <p>Reflexiones y datos sobre la biografa histrica en Espaa (personajes contemporneos) ................. 114</p> <p>Albert Ghanime </p> <p>La biographie historique en France: Un essai dhistoriographie........................................................ 145</p> <p>Catherine Valenti </p> <p>La biografia nella storiografia greca contemporanea ........................................................... 162</p> <p>Constantina Zanou </p> <p>MONOGRAFIES I RECERQUES</p> <p>Les bases de dades al servei de la prosopografia. Lunivers poltic de Manresa durant el Sexenni Democrtic i la Restauraci borbnica a travs dels electes municipals............... 174</p> <p>Maria Gemma Rub i Casals </p> <p>La tela e il quadro. Per una biografia collectiva degli esuli italiani del 1821 ........................................ 201</p> <p>Agostino Bistarelli </p> <p>La persistncia dels equvocs en les biografies dalguns catalans del dinou: el cas de Vctor Balaguer...................................................................... 221</p> <p>Joan Palomas i Monchol </p> <p>Ruggiero Bonghi e il liberalismo italiano nel XIX secolo .................................................................... 235</p> <p>Nicola Del Corno </p> <p>Xavier Llorens i Barba. Un pensador catal de mitjan segle XIX......................................................... 248</p> <p>Flix Villagrasa </p> <p>Vicent Boix i la negociaci de lespai cultural a Valncia durant la dcada de 1840........................... 257</p> <p>Josep-Ramon Segarra Estarrelles </p> <p>ENTREVISTES</p> <p>Reflexions de Gabriele Turi sobre la biografia histrica ....................................................................... 271</p> <p>Giovanni C. Cattini </p> <p>Histria social / Biografia histrica. Entrevista a Susanna Tavera....................................................... 280</p> <p>Giovanni C. Cattini </p> <p>MISCELLNIA</p> <p>Una aproximaci a la biografia histrica a lAmrica Llatina: Susana Strozzi i Gilberto Loaiza.......................................................................... 290</p> <p>Gerard Pedret </p> <p>La Unitat dEstudis Biogrfics ................................. 296David Cao Costoya </p> <p>La biografia histrica a Espanya, 2000-2005 .......... 301Elisenda Carta; David Devesa </p> <p>INFORMACIONS </p> <p>Primera trobada hispano-francesa dhistria cultural........................................................................ 307</p> <p>Albert Pal Moncus </p> <p>RESSENYES </p> <p>Navegant a contracorrent: els records dun intellectual racionalista............................................. 312</p> <p>scar Costa Ruibal </p> <p>Quan la investigaci histrica esdev biografia ...... 322Santiago Izquierdo Ballester </p> <p>Monarquia i liberalisme a lEspanya isabelina ....... 326Flix Villagrasa </p> <p>Biographical Research Methods ................................ 331scar Costa Ruibal </p> <p>Ramiro Ledesma Ramos i el feixisme espanyol ....... 334Luis Pizarro </p> <p>ABSTRACTS ................................................................... 339 </p> <p>EDITORIAL </p> <p>El nmero deu. La biografia histrica </p> <p>GEHCI</p> <p>Lany 2004, el Grup dEstudi dHistria de la Cultura i dels Intellectuals (GEHCI) celebrava els seus quinze anys dexistncia. Avui, CERCLES. REVISTA DHISTRIA CULTURAL, publicaci universitria impulsada pel GEHCI, treu al carrer el seu nmero 10. Lesperit de recerca, debat i reflexi que ens animava el 1989, quan vrem comenar les primeres reunions, continua sent leix que lliga les diverses generacions dhistoriadors que en formem part o que en un moment o altre hem coincidit en aquest cercle intellectual. </p> <p>La sortida al carrer del nmero 10 ens diu que la revista sha consolidat com a espai plural dinformaci, anlisi i reflexi, obrint-se als diferents temes de reflexi historiogrfica, fites que ens vrem marcar al comenament. </p> <p>Lequip de redacci no voldria deixar passar aquest moment sense remarcar que la revista s el resultat de lesfor i del sacrifici de moltes persones, per especialment del seu director, el Dr. Jordi Cassasas, que la fa possible amb un grau de cordialitat i generositat poc freqents. </p> <p>Hem de donar les grcies, i no podia ser daltra manera, a tots aquells historiadors i historiadores que han collaborat de manera desinteressada i amb una pacincia infinita amb lequip de redacci al llarg daquests deu anys dexistncia de la revista, perqu el nostre ritme de treball sempre ha estat condicionat pel mn burocrtic i les ocupacions particulars. </p> <p> El nmero deu. La biografia histrica 9</p> <p>Aquest nmero 10 lhem dedicat a la biografia histrica, gnere durant molt de temps malet, per que per als membres del GEHCI t un gran valor explicatiu. </p> <p>La nostra intenci ha estat aglutinar aportacions diferents. Cadasc ha participat des del seu centre dinters, per cada article enriqueix la visi de conjunt dun gnere que en els ltims quinze anys ha recuperat vitalitat i prestigi. </p> <p>El lector trobar, en les pgines daquest monogrfic, contribucions dhistoriadors consagrats i collaboracions de joves historiadors, que tot just han acabat la carrera. Aquest esperit dgora pblica, que lliga generacions i que obre les portes a tots aquells que hi volen participar, s el que ens ha perms sobreviure durant deu nmeros i ms de setze anys. Alg pot pensar que ja en tenim, de biografia. I no sequivoca. Potser per aix mateix creiem en el gnere. La histria la fan els homes i les dones de carn i ossos, i aquesta revista existeix perqu hi ha homes i dones que hi collaboren, amb noms i cognoms, i perqu als prestatges de les biblioteques hi podeu trobar exemplars de Cercles. </p> <p>No volem acabar aquest editorial sense reiterar les grcies a tots aquells que, amb una petita part de la seva vida, han fet i fan possible CERCLES. REVISTA DHISTRIA CULTURAL.</p> <p>REFLEXIONS</p> <p>La escritura biogrfica </p> <p>Elena Hernndez Sandoica UNIVERSIDAD COMPLUTENSE DE MADRID</p> <p>a biografa viene atravesando desde hace unas dcadas una etapa de inesperada prosperidad eso al menos venimos diciendo. Y ello implica significados diferentes en la historiografa, cambios de </p> <p>orientacin y de fundamento que los historiadores nos vemos obligados a recoger y a explicar. La era de la biografa est aqu, a nuestro lado,deca a principios de 1993 el crtico G. Bowker en el suplemento del Timespara la educacin superior, recogiendo el sentir de una cualificada minora y dando cuenta de recientes aportaciones en esa direccin. La sorpresa general se hace ms acusada cuando ponemos el punto de mira en el marco o contexto de la historia social, cuyos enfoques parecan haberse alzado definitivamente con la primaca en dcadas precedentes, mostrando el triunfo de lo colectivo sobre lo individual. </p> <p>sta es la situacin en que, vistas las cosas desde Espaa y muy marcada la discusin por los debates franceses1 de los aos ochenta del </p> <p>1 A. MORALES MOYA, En torno al auge de la biografa, Revista de Occidente </p> <p>L</p> <p> La escritura biogrfica 11</p> <p>siglo XX-, se ha entendido la vuelta de la biografa a nuestro oficio: como una eleccin temtica y metodolgica, no solo recomendable y bien legtima, sino central, completamente digna y adecuada para instalarse en el eje de los registros de la historia como disciplina, como modo de conocimiento con su particular naturaleza epistemolgica.2</p> <p>A la floracin tradicional de relatos biogrficos ms o menos cuidados (sobre artistas y cientficos, filsofos y novelistas, reyes y personajes), a veces an con resabios hagiogrficos, hay que aadir el notable incremento de las biografas de polticos y personajes pblicos muchas veces mujeres-, en un caudal que aumenta cada da y que conforma a veces una escritura cercana a la novela, al borde de la literatura de ficcin3. El pblico lector de unos y de otros textos suele ser casi el mismo; los alterna y combina con frecuencia. Y, ciertamente, a pesar del reclamo editorial que en las contraportadas o reseas busca fijar los lmites entre literatura y verdad (verdad histrica frente a ficcin), sus estrategias retricas muestran ms de una vez labilidad, contactos y transferencias en doble direccin, desde una a otra: de Javier Cercas a Martnez Reverte por decirlo brevsimamente para el caso espaol-, pasando por Martnez de Pisn, nos encontramos otra vez frente a un reto que nos devuelve a los historiadores hasta el momento mismo en que la historia profesional dej el camino libre a la novela histrica para que sta reconstruyera, a su manera, lo que ella no habra de poder. Es decir, nos lleva hasta los orgenes de aquel divorcio, con el historicismo como bandera, que abandon el terreno, para hablar de lo humano libremente, a los seguidores de Walter Scott. </p> <p>El incremento de ttulos biogrficos incide en la actualidad directamente en el auge del consumo, al ser mayor la disponibilidad de ttulos y su visibilidad en libreras o quioscos de prensa. La frecuencia y el </p> <p>74/75 (Madrid 1987), pp. 61-76; Biografa y narracin en la historiografa actual, en M. MONTANARI, y otros, Problemas actuales de la historia, Salamanca, Universidad de Salamanca, 2003, pp. 229-257. 2 Entre los textos colectivos ms recientes, R. SERRANO GARCA (coord.), Figuras de la Gloriosa (Aproximacin biogrfica al Sexenio democrtico), Valladolid, Universidad de Valladolid, 2006, y J. MORENO LUZN (ed.), Progresistas. Biografas de reformistas espaoles, 1808-1939, Madrid, Taurus, 2006. 3 E. COLWILL,,Subjectivity, Self-Representation and the Revealing Twitches of Biography, French Historical Studies 24/3 (2001), pp. 421-437. </p> <p> Elena Hernndez Sandoica 12</p> <p>ritmo de la aparicin de biografas han aumentado en los ltimos tiempos tanto aqu como all, activados sin duda por estrategias de tipo comercial. Donde quiera que vean la luz las nuevas biografas con independencia de sus protagonistas, hombres o mujeres, antiguos o modernos-, los ttulos favorecidos por la publicidad y la crtica aspiran a convertirse en best-sellers; y a veces lo logran. En un marco como el espaol, la nueva situacin ha causado sorpresa, aunque an no un debate en profundidad. Lo que aqu trato de sugerir es que no parece pertinente privilegiar las razones ligadas al consumo. </p> <p>Recordaremos as, primero, que en los pases de habla inglesa (cuyas tradiciones historiogrficas no privilegian en exceso la historia social, sino que la contienen dentro de un marco amplio, y con preocupaciones estilsticas menos estructurales o sociologizantes que otras escuelas o tradiciones nacionales), el liberalismo, como trasfondo cultural o contexto ideolgico, y el individualismo metodolgico, como estrategia discursiva, nunca dejaron de producir sus frutos, a veces muy notables4. De manera que un nmero muy alto de biografas, un flujo continuado de relatos sobre la vida y la obra de autores, bien fueran cientficos, artistas o polticos, en un abanico amplio de personajes variados, nunca haba dejado de existir y de ser aplaudido por un pblico lector muy heterogneo, independientemente de que unos u otros ttulos merecieran ms o menos aprecio en s mismos por su calidad historiogrfica o literaria. </p> <p>Arraig aquel flujo, es bien sabido, en la tradicin humanista de la cultura que imper en los pases anglosajones y remite, en definitiva, a la formacin de las elites en la tradicin clsica y a su entronque posterior con recursos mediticos de uniformacin de la cultura popular. Como un subgnero de la historia (vidas ejemplares se le llam), haba nacido, efectivamente, la biografa en la Antigedad clsica, con una motivacin poltica del todo explcita -incluso partidista sin disimulo-, al incrustarse en las luchas polticas y la pugna constante de las facciones por el poder. Trataba de despertar entre los jvenes patricios la emulacin de hroes y sabios, los filsofos, bajo la gua de un preceptor que se afanaba en exaltar </p> <p>4 I. BURDIEL, La dama de blanco. Notas sobre la biografa histrica, en I. BURDIELy M. PREZ LEDESMA (eds.) Liberales, agitadores y conspiradores. Biografas heterodoxas del siglo XIX, Madrid, Espasa-Calpe, 2000, pp. 17-47. </p> <p> La escritura biogrfica 13</p> <p>su carcter modelo y ejemplar. Era un esfuerzo por inculcar valores que, a su vez, la Edad Media trasladar despus, en pautas estilizadas menos realistas- a las vidas de santos y de reyes, que sern ledas tambin por las mujeres. </p> <p>La revitalizacin renacentista del clasicismo dar un nuevo empuje a la corriente biogrfica, incorporndole esta vez otros motivos de inters profano y de curiosidad, particularidades que no son ya estrictamente moralizantes, pero que tampoco rehuyen cumplir esa misin. Una atenta y minuciosa prospeccin de las vidas de ciertos pintores y escritores se instala as en el Renacimiento, con Vasari, en una trayectoria orientada a conocer mejor los resortes del genio, las claves de la innovacin artstica y cientfica, los efectos estticos del riesgo y la aventura personal. Una corriente que se aplica a indagar en la excepcionalidad de la obra artstica y en el carcter particular, irreductible, de seres humanos que se muestran algo ms que especiales, dignos de admiracin en su rareza excelsa. La heterodoxia del comportamiento personal cabr tambin, entonces, en esa atencin hacia lo extraordinario, aunque complacerse en ella no sea precisamente el objeto principal. El periodo romntico, a su vez, ya bastante ms tarde, apostara por exaltar la subjetividad rescatando lo heroico y su simbologa, ponindolo al servicio de la cultura nacional y el Estado liberal-burgus, preparando el camino para lo que, inmediatamente, constituir el despliegue -ya bajo pautas del positivismo y la historia metdica- de un caudal infinito de vidas ejemplares. Vidas que los bigrafos y divulgadores van a buscar (y encuentran) en los circuitos de la filosofa y de la ciencia, de la msica y la literatura y, cmo no, tambin de las artes plsticas. La historia de la fsica, en especial5, nutrir de incitaciones constantes al bigrafo en su dimensin moralizante y ejemplar. </p> <p>Las biografas constituyeron as una aportacin constante y sistemtica al corpus fragmentario de narraciones mltiples, de reconstrucciones del pasado no cohesionadas y desigual...</p>