El Deber, El Ser y El Deber Ser

Download El Deber, El Ser y El Deber Ser

Post on 04-Jul-2015

93 views

Category:

Documents

9 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

<p>EL SER, EL DEBER Y EL DEBER SER</p> <p>Qu es el ser? Cul es su diferencia con el llamado deber ser? Ambos se refieren a maneras diferentes de ver sectores de nuestra realidad. El Ser, hace referencia a aquello que es natural, que procede de una causa, la necesidad y que carece de voluntad. Es el mundo de lo fsico, las cosas que ocurren siempre, sin necesidad de que intervengan una opinin. Mas el Deber Ser, nos habla de todo aquello donde la voluntad humana gobierna e influye de manera libre.</p> <p>El deber ser es lo que da pie a la moral, a la tica, ya que en el deber ser se encuentra la libertad humana, la cual es fundamental para poder hablar de moralidad.</p> <p>El deber ser nos habla de los deseos y la voluntad del hombre, y digo del hombre ya que es el nico animal racional, que tiene voluntad, la cual puede cambiar los acontecimientos a su alrededor.</p> <p>Y ahora que se conocen estos temas, la pregunta recae en el dilema entre ellos. Debo ser? O simplemente soy?</p> <p>Podra solo decir: si tengo hambre, como; si tengo frio, me cubro; si necesito dinero, lo tomo. stas son necesidades bsicas del hombre y el saciarlas podran ser la manera ms instintiva y bsica de actuar, por lo que hacerlo, no debera de resultar en ningn mal; mas en algunos casos, el comer si uno tiene hambre no sera lo correcto, si por ejemplo, le quitamos la comida a alguien ms.</p> <p>Aqu es donde entre la voluntad humana, porque todo individuo libre tiene conciencia de sus actos y puede decidir sobre ellos. No se deja guiar completamente por el instinto sin antes reflexionar sobre lo que va a hacer.</p> <p>Por lo que este Deber ser va ms all de lo animal, para adentrarse en el lado humano del hombre. Da pie a explicar que es lo correcto, porque ah donde el hombre decide en base a algn aspecto, la decisin que tome puede ser buena o mala.</p> <p>Algunos pensadores se cuestionan si el hombre es bueno o malo por naturaleza, o si tiene la capacidad innata de actuar con dualidad. Pero al observar el mundo que nos rodea, podemos ver que existen tantas personas cuyas acciones son reprochables, como personas cuyas acciones pueden ser vistas de una manera ms sublime, por lo que razono que esta dualidad se presenta en los hombres, y la decisin de cmo actuar radica en su Deber ser.</p> <p>Con esto, quiero decir que el hombre es un Ser, que Debe Ser; un animal que puede cambiar su situacin con su voluntad; una alimaa que con sus decisiones puede convertirse al fin en hombre.</p> <p>Porque al final de todo, el hombre no lo es por su inteligencia, su capacidad fsica o de adaptacin; el hombre es hombre porque razona, sabe que razona y lo usa.</p> <p>DEBER SER</p> <p>Immanuel Kant. Lo formal en los valores es su deber-ser. La axiologa se construye a partir de la percepcin directa del deber-ser (Kant) en alguna accin concreta o materia (Max Scheler: "intuicin material de los valores"). La conciencia moral, que es el nombre tradicionalmente dado a la intuicin axiolgica del ser humano, percibe con mayor nitidez ese deber-ser cuando no es (ante la injusticia se siente la necesidad de la transformacin). El deber ser vaco de contenido (Kant) es menos entendible que la conducta concreta que lleva a su realizacin.</p> <p>El deber-ser nunca se deduce a partir del ser (fue Hume el primero en plantear este problema: concretamente, en el libro III, parte I, seccin I de su Tratado sobre la naturaleza humana). Si placeres y ventajas son hechos (ser), entonces quedan descalificados axiolgicamente el hedonismo (reduce valor a placer) y el utilitarismo (reduce valor a ventaja). Que del Ser se derive necesariamente el Deber-ser es una falacia (ver metafsica).</p> <p>El deber ser y las bases de la conducta moral La tica es una disciplina filosfica que ha sido caracterizada como una ciencia del deber ser. Immanuel Kant ha distinguido dos grandes sectores de la realidad: el ser y el deber ser. El mundo del ser se refiere a lo que es de fijo, a lo que acontece en la realidad fenomnica, independientemente de nuestra voluntad y nuestro obrar. Se trata del mundo de la naturaleza, donde todo acontece por necesidad. As segn esta concepcin, en la naturaleza impera la explicacin casual: a determinadas causas corresponde determinados efectos; por ejemplo si yo arrojo un objeto (por ejemplo un libro) ste caer inevitablemente al suelo; si no me alimento enfermare. Pero, al lado de este mundo regido por la necesidad, por las regularidades fenomnicas, por los encadenamientos causales, es posible hablar de un mundo donde reina la libertad humana, donde las cosas no suceden en forma necesaria, sino por la plena voluntad del hombre. Se trata entonces del mundo del deber ser a partir del cual se establecen las bases de la conducta moral, ya que solamente los actos libres, voluntarios y autnomos son los que pertenecen al mundo moral. En este mbito del deber ser es donde se ha instalado la tica, la cual descansa en la libertad humana. La libertad, es la condicin de posibilidad de la conducta moral y de la tica. De la conducta moral, en cuanto a los actos libres y consientes de los individuos en la sociedad; y de la tica cuanto a los actos libres y consientes de los individuos en la sociedad; y de la tica, en cunto a la reflexin sobre la validez universal de dichos actos. La tica no estudia lo que es de por s, sino lo que debe ser. En la antigedad, Calicles alegaba que el abuso de los fuertes poderosos era lcito por que era algo que ocurra regularmente en la experiencia y en la vida diaria; sin embargo, esta opinin es errnea por que el</p> <p>legendario sofista basaba su tica en el ser y no en el debe ser. El hombre no es por naturaleza ni bueno ni malo, pero puede llegar a ser plenamente bueno si fomenta una serie de valores en lugar de unos contravalores (la crueldad, la injusticia, el cinismo, la deshonestidad, etc.). Kant y el deber ser El bien moral puede existir si las criaturas racionales se dan cuenta de lo que deben hacer y, actuando por un sentido del deber, lo hacen. Esto es lo nico que tiene valor moral. Kant deca que los seres humanos ocupan un lugar especial en la creacin, donde se han considerado distintos de todas las criaturas y no solo diferentes sino mejores, los seres humanos tienen un valor intrnseco esto es dignidad que los hace valiosos sobre cualquier precio. Segn Kant, los seres humanos nunca deben ser usados como medios para un fin. Imperativo categrico Artculo principal: Imperativo categrico Obra de tal modo que uses a la humanidad, tanto en tu persona como en la persona de cualquier otro, siempre como un fin al mismo tiempo y nunca solamente como un medio. DEBER Domingo Garca Marz 1. La actuacin moral El concepto de deber ocupa uno de los lugares centrales de nuestro lenguaje moral. Nos referimos con l a los mandatos y obligaciones mediante los cuales modificamos nuestra conducta y, en general, al conjunto de exigencias que conforman nuestra praxis cotidiana. Aadir el predicado moral implica introducir un factor diferenciador esencial: se trata ahora de una autoobligacin, de una autolimitacin, que, a diferencia de otro tipo de coacciones, se enfrenta slo a las sanciones internas derivadas de nuestra propia conciencia de la</p> <p>responsabilidad de la accin. Como todas las formas de obligacin, el deber moral limita el mbito posible de eleccin y, por tanto, de actuacin. Pero aqu nos encontramos con una obligacin libre, es decir, voluntaria y reflexivamente aceptada. La existencia de este tipo de actuaciones la encontramos directamente reflejada en nuestra capacidad de realizar juicios morales. De ah que podamos afirmar que estamos ante un hecho o factum que no admite discusin. Las dificultades aparecen ms bien cuando dejamos el nivel intuitivo de nuestro propio lenguaje moral y nos comprometemos a explicar el sentido de este tipo de acciones. Esta ha sido y es, precisamente, una de las tareas bsicas de la filosofa moral o tica: dar razones del porqu de esta peculiar forma de obligacin y, de esta forma, hacerse cargo de los fundamentos de la actuacin moral. Dentro de esta tarea, la tematizacin del concepto deber apunta hacia las posibles respuestas a la pregunta Por qu ser moral?, esto es, por qu actuar moralmente?. Detrs de estas cuestiones no se esconde sino la necesidad de orientacin de la accin que caracteriza al actuar humano. La distincin entre ser y deber ser no viene impuesta por la reflexin tica, sino que la reflexin tica intenta responder a esta escisin inherente a nuestra praxis social. Tales respuestas forman parte, como nos recuerda Aranguren, de esa necesidad de ajustamiento, de iustum facere de justificar nuestros actos, sin la cual perdera la conducta su sentido y razn de ser. De tal necesidad ya se haban dado perfecta cuenta los pensadores estoicos cuando adelantaron las palabras que despus Toulmin convertira en tema central de la tica: deber hacer algo implica tener buenas razones para hacer algo. A la tica, como teora de la moral, le corresponde averiguar qu convierte a una razn en buena razn para justificar nuestra conducta. En la historia de la tica encontramos dos respuestas globales al</p> <p>tema del deber en este sentido general. En primer lugar, aquellas posiciones que ven en el deber un medio para alcanzar el fin propio del hombre. Son las denominadas ticas teleolgicas (telos = fin), para las cuales lo moral tiene que ver con los resultados de la accin, segn se acerquen o se alejen de ese fin. En segundo lugar, aquellas posiciones que encuentran en el deber mismo el elemento moral de la accin. Son las denominadas ticas deontolgicas (deon = deber), encargadas de definir lo debido o correcto para todos y, por tanto, de establecer el marco normativo de lo justo. El propsito de este artculo es mostrar cmo el concepto de deber se ha ido paulatinamente convirtiendo en el lugar bsico de referencia para la conducta moral y, por consiguiente, para la reflexin tica. La razn de ello, as reza la tesis, es que la dimensin deontolgica puede abarcar los principales rasgos de la actuacin moral (autoobligacin y universalidad), sin perder la posibilidad de una justificacin intersubjetivamente vlida. Para lo cual, sin embargo, el concepto de deber tiene que saber incorporar tambin las referencias a la accin y alejarse, de esta forma, de las propiedades de dogmatismo y rigorismo con las que generalmente se le asocia. 2. Deber, virtud y felicidad Si nos centramos en esta necesidad de justificacin, podemos analizar el concepto de deber siguiendo tres grandes etapas. El hilo conductor consiste en la radicalizacin de los criterios de justificacin, derivada a su vez de la progresiva separacin entre vigencia y validez, entre lo socialmente dado y lo moralmente correcto. El precio de esta separacin, como tendremos ocasin de comprobar, es la correspondiente escisin entre lo bueno y lo correcto, entre la</p> <p>felicidad y el deber. Un ejemplo claro lo constituye la polis griega. Si bien el concepto de deber como concepto aislado y referente bsico de la conducta moral no aparece hasta los estoicos, podemos encontrar en Platn (por ejemplo en los dilogos Apologa y Critn) una explicitacin clara del problema al plantear la cuestin de la obligacin de obedecer la ley que se acepta libremente. Tambin Aristteles tematiza la obediencia a la ley (nomos), canon tanto de la conducta individual como de la social y, por tanto, ncleo bsico de la vida en comn. Sin embargo, con la estoa entramos en una concepcin radicalmente nueva del deber. El motivo no es otro que el derrumbe del modelo ontolgico que serva de marco normativo de referencia: la polis. Al igual que en Aristteles, la tica estoica se preocupa por el bien, por el modo de vida adecuado para el hombre, por la felicidad. El cambio de concepcin no debemos buscarlo en la delimitacin del mbito moral, sino en las coordenadas desde las que se intenta ofrecer una respuesta. Lo propio del hombre, la naturaleza humana y, por tanto, las normas con las que ordenar una sociedad conforme a ella, ya no pueden derivarse de una imagen del mundo cuya validez es ahora una entre otras. Sin este contexto normativo previo no puede definirse la virtud, como termina haciendo Aristteles, por referencia al hombre prudente. El bien supremo del hombre, la felicidad, depende de la virtud, y sta de ese razonable clculo del justo medio. Pero sin la facticidad normativa que representa la polis, ya no es posible mantener, por as decirlo, un referente objetivo del uso correcto de la razon. La ruptura de la unidad social de la polis y la consiguiente difuminacin de las normas e ideales compartidos conducen a la necesidad de construir un concepto de naturaleza humana sin el apoyo de ninguna comunidad de origen. Y esto slo es posible si consideramos una instancia separada, independiente de la misma</p> <p>esfera social. Aparece de esta forma la escisin entre la vida privada y la vida pblica y, consecuentemente, la aparicin de la conciencia individual. La demarcacin entre intencin y accin, ingrediente esencial del concepto actual de deber, pasa a constituir as un elemento imprescindible de la reflexin moral. Zenn (322-264 a. C.) utiliza el concepto de deber (kathekn) para referirse a lo adecuado, lo conveniente, lo exigible; pero recogiendo a su vez el matiz de que tales propiedades lo son por cualquier motivo y en cualquier situacin. Ms tarde ser Cicern (106-43 a. C.) quien restituya este significado con la palabra latina officium, siendo Ambrosio (340-397) el encargado de introducirla en el cristianismo. En el caso de Cicern, disponemos de una obra titulada Sobre los deberes, en la que podemos encontrar una buena sistematizacin de la tica-estoica. Antes de entrar en ella, sin embargo, sera conveniente apuntar algunas de las ideas bsicas de esta doctrina. Los estoicos dividan la filosofa en tres disciplinas bsicas: la lgica, dedicada al estudio de la relacin entre lenguaje, pensamiento y realidad; la fsica, encargada del estudio del ser dado del logos en la realidad misma; y, por ltimo, la tica, centrada en el estudio de lo que este logos o ley natural nos ordena hacer. La escuela mantendr a lo largo de la historia esta triple distincin, estructurada en torno al fin eminentemente prctico que caracteriza al sistema del saber: la lgica es necesaria para la fsica, y sta para la tica. El fin de la filosofa, del saber cientfico, no es otro que la orientacin de la conducta social e individual de los hombres. La seguridad que ofrecen estos conocimientos, apoyada en su pretensin de universalidad, tiene que llenar el lugar normativo que ocupaba la polis. De ah la estricta relacin entre teora y praxis, de ah tambin que la filosofa tenga como objetivo ltimo el uso correcto de la razn prestada por la naturaleza a todos los hombres. Desde estos presupuestos es lgico que Zenn defina la virtud como la conducta regida por la recta razn, y deber como lo</p> <p>que es conforme a la naturaleza y puede justificarse con buenas razones. La moral socrtica vuelve a resurgir con esta asimilacin de virtud y conocimiento que, a diferencia de Aristteles, no deja esp...</p>