dossier rev. umbrales juicio histórico a las fumigaciones

Download Dossier Rev. Umbrales Juicio histórico a las fumigaciones

Post on 06-Jan-2016

214 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Seleccion de artculos sobre cuestiones ambientales en revista Umbrales

TRANSCRIPT

  • UMBRALES - CRNICAS DE LA UTOPA - 23 Juicio histrico a las fumigaciones

    Monsanto en Crdoba

    Modelo productivo, extractivismo y depredacin

  • 24 - UMBRALES - CRNICAS DE LA UTOPA

    La condena a las fumigaciones abre nuevos surcosA partir del juicio, la gesta de barrio Ituzaing Anexo encuentra impulso para afianzar las reivindicaciones sostenidas durante aos. Adems de tratarse del primer debate oral y pblico, se inaugura un camino de perspectivas alentadoras.

  • UMBRALES - CRNICAS DE LA UTOPA - 25

    Por Francisco Panero*

    Ya nada ser igual. A partir de este juicio el primero en su tipo en to-da la regin conti-nental quienes fumiguen cer-ca de reas pobladas sabrn que pueden recibir sanciones pena-les. La condena a los tres acusa-dos de contaminar con agroqu-micos a la poblacin de barrio Ituzaing Anexo, sienta el pre-cedente para que la historia que escriben otros pueblos transi-te un camino ya trazado. La ju-risprudencia judicial, las prcti-cas de cultivo, la resistencia de los hombres y mujeres de a pie que habitan en zonas rurales y la atencin que presten las auto-ridades de aqu en ms recono-cern, inexorablemente, el te-rreno que comenzaron a cami-nar las Madres y todos los lu-chadores de esta causa.

    En un contexto general, la noticia es buena, aunque las Madres en particular se sien-tan defraudadas. Acaso ellas no encuentren consuelo, pero a la corta o a la larga se las recono-cer como las pioneras de una gesta que comienza a fructifi-car en otros lugares de Crdo-ba y el pas donde ya se est ha-ciendo justicia.

    El desarrollo de este juicio fue arduo, estricto y ceido a las pruebas que arroj el deba-te. La palabra del Presidente del Tribunal Lorenzo Rodrguez al cerrar el debate sintetiz la ma-nera en que el fallo se dio lue-go de agotadoras audiencias y de un tratamiento respetuoso a todas las partes. El fallo se ba-sar en las pruebas resumi el camarista, tras nueve horas de alegatos.

    El titular del tribunal (com-pletado por Mario Capdevi-la y Susana Cordi Moreno) era consciente de que, en una cau-sa con intereses encontrados, es imposible conformar a todos. Por eso hubo decepcin tanto en los condenados el produc-tor Francisco Parra y el avia-dor Edgardo Pancello como en las madres e integrantes de la comunidad del barrio y del

    colectivo que apoy el proce-so, que esperaban penas de pri-sin efectiva. Pero la lectura ms reposada, puesta ms all del aqu-y-ahora puede ofrecer otras perspectivas. En esta l-nea, se inscriben algunos diri-gentes integrantes del colectivo que saben que la lucha es larga y que cada mojn es importan-te en este tipo de gestas. En esa idea de balance parece situarse Medardo vila Vzquez, mdi-co a cargo de Salud municipal durante la poca de los hechos y querellante en esta causa.

    Sentido y repercusiones

    Fueron dos meses de juicio, con ms de treinta audiencias, dos inspecciones al barrio y el desfile de decenas de testigos, entre vecinos, damnificados, mdicos, peritos y otros profe-sionales vinculados a la activi-dad agrcola, agroqumica y a-rea. Tras este debate oral y p-blico, seguido de cerca por nu-merosos actores sociales, que-daron plasmadas nuevas verda-des que comienzan a moldear una nueva realidad.

    Por empezar, el impacto so-cial se vislumbra en la toma de conciencia y que ahora la gen-te sabe que los agroqumicos no son sustancias inocuas, por-que son venenos diseados pa-ra matar organismos vivos. Son productos que traen consecuen-cias en el ambiente y tambin en las personas, especialmente en los nios.

    A nivel Judicial, tambin se aprecian cambios, con nuevos criterios y directivas para auto-ridades, fiscales y fiscal general.

    El Ministerio de Agricultura provincial ha mostrado a par-tir de este juicio un fuerte inte-rs en fiscalizar y aclarar cu-les son las pautas que deben se-guirse para ceirse estrecha-mente a la ley 9164 y su decreto reglamentario. Despus del jui-cio, ya hay un protocolo que se ocupa de las prcticas.

    Por el lado de la produccin, se ha ganado mucho en la con-ciencia de que esa actividad es

  • 26 - UMBRALES - CRNICAS DE LA UTOPA

    posible, siempre y cuando se respete tambin la salud huma-na, los recursos naturales y el ambiente.

    La justicia por-venir

    Tras la sentencia, el fallo de los jueces fue recurrido por los defensores de los dos condena-dos. La Casacin cuestiona an-te el Tribunal Superior de Jus-ticia la existencia del hecho, la participacin de Parra y Pance-llo y la tipicidad de los delitos. Por beneficio de la duda, Jorge Gabrielli, el otro productor, re-cibi la absolucin.

    Mientras tanto, la proble-mtica necesita el cumplimien-to de otros hechos, algunos que estn germinando y otros que se necesitan para que los avan-ces sean efectivos.

    El ao prximo ir a juicio la causa madre, la que inici la investigacin juzgada a me-diados de este ao y en la cual tambin estn involucrados Pa-rra y Pancello. El proceso oral tambin dej saldos para inves-tigar, como otras fumigaciones presuntamente ilegales en Los Cedros, con los mismos impu-tados. De ser hallados culpa-bles, los tres aos de prisin en suspenso se acumularan con la

    nueva condena y tendrn que ir a la crcel.

    Ya hay causas abiertas en Al-ta Gracia, Ro Tercero y otros puntos del interior provincial. Y hay otra, por fumigaciones en Colonia Tirolesa, cuya ins-truccin a cargo de Eve Flores ya concluy y ser juzgada en 2013 por la Cmara 6 del Cri-men. En otros lugares del pas el panorama es el mismo, refle-jo de la lucha de otras comuni-dades y colectivos.

    Pero lo ms significativo de lo que falta, para darle mejor marco al incipiente movimien-to judicial, sera la sancin de una ley nacional de agroqu-micos, que an no existe y hay varios proyectos en el Congre-so de la Nacin. Actualmente, por citar el caso de esta provin-cia, los cordobeses nos enfren-tamos con 17 ordenanzas muni-

    cipales que conviven con la Ley Provincial 9.164. En esas juris-dicciones se impone la norma-tiva local o la provincial, segn si se legisl por encima de la otra, es decir, si las exigencias de una son superiores a la otra. Estas dificultades de aplica-cin, quedaran definitivamente zanjadas con la existencia de la ley nacional.

    De esta forma, el ejemplo de Ituzaing Anexo marca tam-bin lo que significa una gesta que, siendo exitosa, puede ofre-cer pautas al legislador para la redaccin de una ley. Tambin en eso las Madres y quienes apoyan la causa pueden sentirse satisfechos: era escasa la legis-lacin y nula la judicializacin cuando comenzaron a pelear. Adems de llevar al banquillo de los acusados a los primeros condenados, en ese proceso se sancion una ley provincial y una ordenanza municipal.

    Ahora, con el ejemplo de las Madres que se multiplica por to-do el pas, son numerosos los proyectos en el Congreso de la Nacin para legislar la fumiga-cin con agroqumicos. Una lu-cha que revaloriza su sentido. n

    *Periodista. Trabaja en La Voz del Interior.

    Los cordobeses nos enfrentamos

    con 17 ordenanzas municipales que

    conviven con la Ley Provincial 9.164

  • UMBRALES - CRNICAS DE LA UTOPA - 27

    Las razones de las fumigacionesTambin precisaron que las

    conductas tipificadas en la ley 24.051 son de peligro lo que implica

    la innecesariedad de acreditar en cada caso que las fumigaciones

    afectan a la salud sino que posiblemente la afecte.

    Ningn fiscal podr omitir cumplir con sus obligaciones o mantenerse indiferente frente a estos hechos,

    ahora, deber investigarlos, procurar las pruebas, acusar a sus responsables, etc. El fallo Ituzaing

    ha sentado jurisprudencia.

    Por Dario vila *

    El pasado da 03 de setiembre, la Excma. Cmara en lo Criminal 1, Presidida por el Dr. Lorenzo Rodrguez e integrada por los Vo-cales, Dra. Susana Cordi Moreno y Dr. Mario Capdevila, dio a conocer los fundamentos por los que resolvieron condenar en la denominada causa Barrio Ituzaing Anexo al productor Francisco Parra y al Empresario Aero-Aplicador Edgardo Pancello y absolver al productor Jorge Gabrielli. En la pieza jurdica, que consta de ms de 600 carillas, dieron fundada respuesta a tres cuestiones fundamentales para la atribucin de responsabilidad respecto a dos de los imputados y la sancin que les corresponde aplicar. Respecto al rgimen legal, por unanimidad concluyeron que las disposiciones conteni-das en la ley nacional de residuos peligrosos 24.051 resultan de plena aplicacin al caso destacando que cuando el Estado crimina-liza conductas como las que se encuentran tipificadas en la Ley 24.051, es porque la prevencin y las sanciones contenidas en los plexos administrativos (leyes fitosanita-rias provinciales, ordenanzas municipales, resoluciones, etc.), como en los presentes obrados, han fracasado. Tambin precisaron que las conductas tipificadas en la ley 24.051 son de peligro lo que implica la innecesariedad de acre-ditar en cada caso que las fumigaciones afectan a la salud sino que posiblemente la afecte. Sin perjuicio de ello, dan por plenamente acreditada la forma en que estos productos afectan a la salud de la poblacin al mencionar: deben tambin considerarse, en cuanto a la agresin en el cuerpo humano y el ambiente que provocan las pulverizaciones con agroqumicos agropecuarios, las declaraciones de todos los especialistas, cientficos, profesiona-les en la materia que han depuesto en el debate (..) Si bien en este proceso no se investiga la relacin entre las fumigaciones con agroqumicos y las malformaciones y abortos producidos en barrio Ituzaingo Anexo, no puedo dejar de mencionar la relacin que existe entre el glifosato y esas patologas (..).Realizaron adems una caracterizacin alarmante respecto del actual productor agropecuario: Entre otros agentes, y entrando en el debate que nos concierne, estn los autores de una invasin que arrasa

    con todos los campos, para ganar ms