destaca. destaca. destaca. estoy viva de no sé ?· terminó de caer y murieron porque ya no los...

Download DESTACA. DESTACA. DESTACA. Estoy viva de no sé ?· terminó de caer y murieron porque ya no los oí…

Post on 12-Oct-2018

212 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • DESTACA. DESTACA. DESTACA. DESTACA

    EN LA CALLE 5

    ENELTr

    imes

    tre

    uerto Prncipe, 23 de enero de 2010

    Hola a todos: Primero de todo, gracias por tanto apoyo estoy

    viva, s, de milagro NO S POR QUEEE Y LODIGO CON UNA RABIAAAA!!! pero tanta gente queest muerta que siento estoy muerta con ellos, no spor qu estoy yo viva me da rabia estar siempre entrelos que tienen suerte no s qu quiere Dios de m yde todo esto

    El terremoto me pill en casa, en la sala de comu-nidad, con una religiosa a la que doy clase de espaol ycon Gardine, la postulante. El temblor fue horrible, nonos mantenamos de pie y salimos como pudimos fueray nos tiramos al suelo; el ruido era estremecedor;omos un gran estruendo y una nube de polvo y cas-quetes cay sobre nosotras; no s cunto dur, yodira que unos 20 segundos o ms. Cuando par nosvimos cubiertos de polvo blanco yo me di cuenta quela escuela de secundaria de al lado de casa se habacado, y gritos y gemidos y la gente no saba dndeir, no saba qu hacer, todo el mundo aturdido; yoqu s no s describir, pero pens que en la escue-la habra chicos dentro y entr El polvo no me deja-ba ver bien, pero v varios chicos muertos y unamujer con las piernas cubiertas de bloques pidindomeayuda, la cabeza abierta, las piernas prcticamentecortadas pero no la pude sacar; ped ayuda, pero nadiehaca nada; la gente no saba lo que hacer debajo delos pisos que cayeron vea manos que salan pidiendoayuda; por lo menos v siete u ocho manos que semovan; me acerqu a tocarlas y a decirles que iba aayudarles. Pero un nuevo temblor me hizo salir corrien-do tena miedo de que ms bloques cayeran sobrem; miedo no, pnico; no saba qu hacer, los chicosme pedan ayuda y yo si volva me pona en riesgopero volv; no haba espacio suficiente para que salie-ran, los bloques no les permitan salir; me fui a bus-car un martillo a casa y volv a romper bloques; notengo fuerza suficiente pero abr un poco y consegu queuna chica muy flaquita saliera; todos me suplicabanque los sacara pero no pasaban por el agujero, erademasiado pequeo; solo esa chica se salv; el pisotermin de caer y murieron porque ya no los o ms

    La mujer de las piernas tambin muri al pocorato. Me fui por la parte de detrs y encontr un

    chico metido de pie entre los bloques y los hierros. Mepidi ayuda estaba hundido y haba muchos cablesde hierro a su alrededor. Yo sola no poda llegar, habaun bloque sobre el que corra peligro de caer; semova y los temblores continuaban; sal varias vecescorriendo con cada temblor pero el chico me llamaba ysuplicaba que no le dejara. Le estir por los brazos peroera imposible, era muy grande y estaba muy meti-do; los hierros no me dejaban llegar; me dijo quetena las piernas rotas pero que le estirara, que simeta las manos y le sacaba los zapatos podra salir;me met para sacarle los zapatos y me enganch con loshierros, pero se los saqu; un hombre nos vino aayudar, me estir a m y luego le estiramos a l: laspiernas totalmente rotas, aullaba de dolor; me fui abuscar el coche y adems de l metimos a tresms, todos desgarrados ensangrentados, todosgimiendo Caos en la ciudad, ningn sitio a dondeir, todo bloqueado. Los dej en el hospital SacreCoeur, en el patio, porque el edificio amenazaba ruina.No poda hacer ms algo haran por ellos

    No pudimos llegar a casa, todas las casas cadas,mi calle destrozada, nuestra parroquia en el suelo, lascalles totalmente bloqueadas, dej el coche en losMonfortianos la iglesia tambin destruida cadve-res por todas partes Camin toda la noche en busca

    PPISABEL SOL, Religiosa de Jess-Mara (RJM) desde Hait

    Estoy viva demilagro

    no s por qu

  • DESTACA. DESTACA. DESTACA. DESTACA

    de Vivian que estaba en la otra punta de la ciudad.Cuando llegu a las 6 de la maana se la haban lleva-do a otro sitio. Cog un camin para llegar y seguircaminando luego a buscar, a Middia; la encontrherida cerca de casa sin poder caminar, busqu elcoche e intent juntarnos a todas y ponernos a salvo,ningn hospital nos reciba, muertos por todas par-tes inexplicable

    Despus llegaron equipos de Estados Unidos parabuscar vivos entre los escombros y recorrimos escuelasy universidades, no encontramos a nadie, el olor amuerto era insoportable He trabajado en el hospital5 das interminables todos, todos, todos, con piernasy brazos amputados, cabezas abiertas desangra-dos; hemos perdido a muchos sin poder hacernada Mi lucha estaba entre llorar o seguir aguantan-do por soportar el dolor de tanta gente; nos llegabana treintenas en camillas Indescriptible

    Ayer dijimos que no podamos ms y vinimos aGros Morne, a descansar un poco, y pensar juntas quhacemos No s qu vamos a hacer la vida ha cam-biado para m

    Gracias por vuestra solidaridad apoyo, cariotodo eso me sostiene

    HAIT: LA SEGUNDA PARTE DELTERREMOTO: EL HAMBRE Puerto Prncipe, 5 de febrero de 2010

    Hola a todos: Estoy un poco aturdida, cansada y triste pero voy

    a intentar escribir algo porque sois tantos los que meestis apoyando en este momento que es lo menos quepuedo hacer.

    Hemos vuelto a Gros Morne a descansar porqueestamos muy cansadas creo que cada vez aguantamosmenos; bueno, yo menos que Jackie y Britany, me pare-ce. Todo esto es tan dantesco que s que tardar aosen digerirlo, pero pido que algo bueno salga de estacatstrofe; no s qu, no entiendo por qu, peronecesito tener un agujerito de esperanza para poderseguir viviendo despus de todo lo pasado hasta ahora.

    Al principio fue el encuentro con la muerte cruday dura, despus los heridos, ahora somos los supervi-vientes refugiados, y todas las consecuencias que va tra-yendo un terremoto. Nunca se piensa en ello hasta quete toca en tu carne.

    Necesito seguir vislumbrando por donde seguir,estoy perdida, como tanta gente, sin casa, sin comuni-dad. Eso es lo que me hace sentir ms cerca de ellos,que estoy pasando lo mismo, aunque sin que me hayancortado una pierna, y sin haber perdido a nadie de mipropia comunidad.

    Hay comunidades religiosas que han sido golpea-das duramente. Las Hijas de Mara han perdido a 26hermanas, incluido el Consejo General, los Salesianos atres, las Hijas de la Caridad a uno, los Monfortianos aonce seminaristas y un sacerdote No sigo

    Despus de colaborar en el Hospital Sacre Coeur,como vinieron muchos equipos mdicos potentes ybien organizados de Estados Unidos, Francia, Jamaica;y, dado que donde estoy alojada con mi tienda de cam-paa, hay un grupo de religiosos que han venido deRepblica Dominicana a colaborar, me integr en sugrupo, que trataba de llegar donde nadie haba llegado.Decidimos llegar a la parte de la ciudad que sube porla montaa en una zona llamada Martisan. Es una zonade chabolas, de bloques que forran la montaa de unaforma increble. No hay acceso con coche, slo hastacierto punto; luego toca a pie. Nos dijeron que habamuchos heridos arriba que no podan bajar al hospitalpor la dificultad de la bajada, y que llevaban dos sema-nas as. Empezamos el ascenso y yo me qued aterra-da. Todas las casas estn destruidas y hay que escalarentre bloques, para subir. Pero la gente sigue ah, enci-ma de sus casas, muchos de ellos porque nos decanque debajo de las ruinas estaba su mujer, o sus hijos osu hermana, y no queran dejarlos. Empezaron a salirheridos por todas partes, sobre todo nios, cabezas conbrechas sin curar, piernas rotas sin entablillar, brazosrotos o dislocados, heridas infectadas abiertas; eso decerca. Si levantabas la vista veas dos colinas totalmentedestruidas, como si una batidora las hubiera revuelto.Me qued sin respiracin. Baj la mirada y slo v mira-das tristes de nios heridos que seguan haciendo suvida como podan, con esa brecha abierta o esa heridainfectada. Bajamos a un hombre con la pierna gangre-nada. Amputacin segura, pens yo, ya me lo s. Unhombre paraltico, una mujer con la pelvis rota, unamujer embarazada de seis meses con amenaza deaborto y con el brazo roto.

    Creo que estuvimos ms de cuatro horas pasan-do por las casas haciendo curas; vimos a bastantes quenecesitaban ir al hospital y bajamos a los que pudimosy que nos parecan ms urgentes. No todos. Era dema-siado difcil moverlos y no tenamos los medios parahacerlo bien. Ped ayuda a las Hijas de la Caridad y ellasllamaron a un grupo de bomberos espaoles que vinie-ron para rescates difciles y bajaron a otros tantos.

    No me acostumbro a ver tantas casas destruidas,tanta gente durmiendo en la calle y en tiendas improvi-sadas con telas y palos.

    ENELTr

    imes

    tre

    6 EN LA CALLE

    La segunda partedel terremoto es el HAMBRE.

    La gente empieza a ponerse aveces violenta porque tiene

    HAMBRE.

    A m ya no me extraa nada,he experimentado que el

    HAMBRE te puede empujar ahacer cualquier cosa.

  • DESTACA. DESTACA. DESTACA. DESTACA

    Cuando me encuentro en mi tienda de campa-a durmiendo sola, me digo a mi misma: Vaya cam-bio, Isa, antes vivas con tres personas en una casa tanlinda, y estbamos tan a gusto las cuatro, y ahoraestas sola en una tienda de campaa. Vivian a puntode ser operada del brazo, Middia recuperndose ensu casa de su fisura de fmur y de todas las magulla-duras tras estar cuatro horas bajo los escombros,Gardine superando la muerte de su hermano en lacomunidad de Gros Morne y yo aqu. Cmopuede cambiar la vida en cuestin de un minuto?Slo Dios sabe.

    Las calles, a partir de las seis de la tarde, se cie-rran y se vuelven dormitorio.

    La mayora de edificios, escuelas e iglesias toda-va tienen los cadveres debajo y toda la ciudad sigueoliendo a muerte, aun despus de tres semanas.

    Las filas de gente para recoger la alimentacindel WFP con ayuda de los camiones de la ONU pue-den ser de varias horas de espera o de varios kilme-tros. Pero quiero que se diga que aunque lentamen-te y aunque an no se llega a todas las zonas, se esthaciendo bien y con orden. O por lo menos eso es loque yo he visto. Puede haber algn disturbio, pero nofuera de la norma

Recommended

View more >