acerca de la relación entre el radicalismo y la clase media.pdf

Download Acerca de la relación entre el Radicalismo y la clase media.pdf

Post on 01-Dec-2015

262 views

Category:

Documents

1 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • Agradezco los comentarios que sobre versiones anteriores de este trabajo realizaron Alejandro Cattaruzza, Ana Virginia Persello, Enrique Garguin y Mirta Lobato.

    1. Ver John Johnson, Political Change in Latin America: The Emergence of the Middle Sectors (Stanford, CA: Stanford Univ. Press, 1958); adems de los trabajos mencionados ms abajo, Germani tuvo gran influencia en la serie de publicacines editadas por Theo Crevenna, Materiales para el estudio de la clase media en la America Latina (Washington, DC: Unin Panamericana, 1950).

    2. Ver Michael F. Jimnez, The Elision of the Middle Classes and Beyond: History, Politics, and Development Studies in Latin Americas Short Twentieth Century , en Jeremy Adelman, ed., Colonial Legacies: The Problem of Persistence in Latin American History (New York: Routledge, 1999), 207 28.

    Hispanic American Historical Review 89:2 doi 10.1215/00182168-2008-083 Copyright 2009 by Duke University Press

    Acerca de la relacin entre el Radicalismo

    argentino y la clase media (una vez ms)

    Ezequiel Adamovsky

    Es una creencia profundamente arraigada en el sentido comn que la Unin Cvica Radical (UCR) el ms antiguo de los partidos polticos argentinos canaliz los intereses de una clase media que, segn se afirma, experiment un crecimiento notable a partir de fines del siglo XIX.

    Los estudios acadmicos, tanto dentro como fuera de Argentina, han ten-dido a reforzar esa creencia. Ms an, en la medida en que la UCR fue uno de los primeros partidos modernos de Amrica Latina, y que encabez un recambio poltico que desplaz (al menos parcialmente) a las lites terratenientes que con-trolaban el estado hasta entonces, el caso de los radicales argentinos ha sido uti-lizado como ejemplo de procesos y tensiones de la modernizacin que afectaron a todo el subcontinente. En efecto, trabajos clsicos y enormemente influyentes en la produccin acadmica latinoamericana como los de John Johnson o Gino Germani por mencionar slo dos utilizaron el ejemplo de la UCR para argumentar en favor de las potencialidades modernizadoras del protagonismo de la clase media en el desarrollo de Amrica Latina.1

    En los ltimos tiempos, el papel de la clase media en Amrica Latina viene siendo reexaminado de acuerdo a presupuestos menos ingenuos. La propia uti-lizacin de los conceptos de clase media y de modernizacin ha sido objeto de anlisis crticos.2 En estudios recientes, la clase media, para los latinoameri-

  • 210 HAHR / May / Adamovsky

    canistas, viene dejando de ser una entidad cuya existencia social se presupone, para convertirse en un tipo de identidad especfica (y por ello contingente) cuya emergencia es necesario explicar en contextos polticos precisos.3 Sin embargo, ni la clase media argentina, ni su relacin con la UCR, han recibido todava la atencin de los acadmicos.

    El objetivo de este artculo es contribuir al debate analizando los modos en los que la UCR pudo haber participado en la constitucin de una clase media en Argentina, y los contextos polticos especficos en los que esto tuvo lugar. Sostendremos que, ms que canalizar los intereses de una clase media previamente existente, la UCR contribuy a la formacin de tal identidad social mediante apelaciones discursivas motivadas ms por necesidades y oportuni-dades poltico-ideolgicas que por una vocacin de vehiculizar intereses secto-riales particulares. Como tendremos oportunidad de observar, los hallazgos de nuestro trabajo muestran un marcado desfasaje temporal entre los tempranos procesos de cambio de la estructura de la sociedad y de la economa argentinas (que comunmente se nombran como modernizacin y que han sido amplia-mente documentados), y el surgimiento relativamente tardo de una identi-dad sociopoltica de clase media. Aunque circunscriptas al caso argentino supuestamente la ms clase media de las naciones del subcontinente , las razones de tal desfasaje pueden contribuir a repensar otros casos en Amrica Latina y en otras zonas perifricas.

    UCR, clase media y modernizacin: El debate historiogrfico

    Ya desde la dcada de 1960 un conjunto de trabajos ha salido a matizar la imagen de la UCR como partido de clase media. Los matices refieren fundamental-mente a la extraccin social de la dirigencia radical, al rol de la UCR en un supuesto proceso de modernizacin, y a la composicin de su base electoral. En su estudio clsico de 1963, Ezequiel Gallo y Silvia Sigal apuntaron que la dirigencia radical en sus primeras pocas inclua una importante proporcin de miembros de sectores terratenientes tradicionales. No obstante su hallazgo, Gallo y Sigal continan afirmando que la UCR fue vehculo poltico de un pro-ceso de modernizacin en el que la clase media ocupaba un lugar central, algo visible en el creciente reclutamiento de electores y dirigencia partidaria de ese

    3. Adems de la bibliografa sobre la clase media en Amrica Latina que se discutir ms adelante, ver las ponencias presentadas en el Simposio We Shall Be All: Toward a Global History of the Middle Class, University of Maryland, 27 29 de abril de 2006.

  • Acerca de la relacin entre el Radicalismo argentino y la clase media 211

    sector a partir de los primeros gobiernos radicales.4 Por su parte, utilizando mtodos de sociologa electoral, Daro Cantn y Jos Luis Moreno demostraron en 1970 que, si en 1916 la UCR alcanz sus mayores apoyos en zonas de clase media, con el correr del tiempo fue cosechando mayores niveles de voto entre los obreros y en zonas menos urbanizadas. De hecho, hacia 1928 y 1930, fueron los sectores de menos recursos los que tendieron a permanecer ms fieles a Hiplito Yrigoyen lder mximo de los radicales, electo Presidente en 1916 y en 1928 , mientras que la clase media fue desertando.5 Tambin atento a las variaciones regionales, David Rock cuestion en 1977 la idea de modernizacin y la tesis de la UCR como su vehculo. De hecho, durante los primeros gobiernos el partido radical se las arregl para movilizar apoyo electoral tanto en zonas moder-nas como en zonas que lo eran menos; por otro lado, en las zonas urbanas su apoyo electoral provena fundamentalmente de la clase media, pero en medida no despreciable tambin de los trabajadores. En referencia al origen social de su plantel dirigente, Rock sostiene que a partir de 1924 se hara evidente una tran-sicin iniciada varios aos antes que, a la postre, concedera un rol dominante a los grupos de clase media por oposicin a los dirigentes-hacendados primitivos. En conclusin, la UCR fue un partido de rasgos populistas, que articul un movimiento de coalicin entre un sector de la lite e importantes sectores de las clases medias, con una tendencia creciente a apoyarse en estos ltimos.6

    4. Ezequiel Gallo y Silvia Sigal, La formacin de los partidos contemporneos: La Unin Cvica Radical (1890 1916), Desarrollo Econmico 3, no. 1 2 (abr. sept. 1963): 173 230.

    5. Daro Cantn y Jos Luis Moreno, Bases sociales del voto radical en la Argentina de 1928 30, Revista Latinoamericana de Sociologa 6, no. 3 (sept. dic. 1970): 459 64. Ver tambin Daro Cantn, Elecciones y partidos polticos en la Argentina: Historia, interpretacin y balance 1910 1966 (Buenos Aires: Siglo Veintiuno, 1973), 149 56. Otro importante estudio de sociologa electoral es Richard J. Walter, Elections in the City of Buenos Aires during the First Yrigoyen Administration: Social Class and Political Preferences, HAHR 58, no. 4 (nov. 1978): 595 624. En este trabajo el autor refuta la tesis de Peter Snow, segn la cual no haba correlaciones significativas entre clase social y preferencias electorales en el perodo de los primeros gobiernos radicales. Peter Snow, The Class Basis of Argentine Political Parties, American Political Science Review 63 (Mar. 1969): 163 67. Por el contrario, Walter demuestra que la UCR tendi a tener ms apoyos entre la clase media en general, con mayor constancia entre los trabajadores no-manuales de baja categora (especialmente empleados pblicos) y ms variabilidad entre los mismos de categoras media y alta. El Partido Socialista tenda a beneficiarse del voto de trabajadores manuales tanto calificados como de baja calificacin. Ambos partidos, sin embargo, obtenan importantes caudales de votos en todas las categoras sociales mencionadas.

    6. David Rock, El Radicalismo argentino 1890 1930 (Buenos Aires: Amorrortu, 1977), 266 67, 53, 238, 243 44. Otro aporte cercano a esta interpretacin en el de Patricia Romer,

  • 212 HAHR / May / Adamovsky

    Trabajos ms recientes volvieron a atacar la tesis de la UCR como vehculo o expresin de un proceso de modernizacin. Anbal Viguera ha mostrado la combinacin de prcticas y apelaciones polticas tradicionales y modernas por parte de la UCR en los primeros aos de la democracia, dirigidas a una masa de sectores populares que, por su escasa diferenciacin, sera abusivo dividir en clases obrera y media.7 Por su parte Paula Alonso ha argumentado que, en el momento de su nacimiento, no podra considerarse a la UCR como represen-tante de la clase media o como agente modernizador, ni por las condiciones de su surgimiento, ni por su programa, ni por el origen social de sus dirigentes o sus votantes.8 Estudios del surgimiento de la UCR en las provincias llegan a conclu-siones similares en lo que respecta al radicalismo como supuesta expresin de un proceso de modernizacin socioeconmica; antes bien, su surgimiento obedeci puramente a conflictos faccionales intraoligrquicos.9

    Los matices expuestos, sin embargo, no han alcanzado para poner en cuestin la tesis de la UCR como partido de clase media. En las narrativas hegemnicas de la historia argentina y en la historiografa reciente, se ha hecho lugar a las nuevas propuestas interpretativas sin desarmar lo que constituye el ncleo duro de aquella tesis, a saber: 1) que en la Argentina, aproximadamente a partir del perodo 1869 1895, hubo un crecimiento