1581 testimonio

Download 1581 Testimonio

Post on 01-Feb-2016

227 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Franciscanos, religión

TRANSCRIPT

  • Centro de Estudios Literarios "Antonio Cornejo Polar"- CELACP is collaborating with JSTOR to digitize, preserve and extend access to Revista de Crtica Literaria Latinoamericana.

    http://www.jstor.org

    Testimonio oral, memoria y violencia en el diario de Diego Perez de Luxan: Nuevo Mexico 1583 Author(s): Maureen Ahern Source: Revista de Crtica Literaria Latinoamericana, Ao 21, No. 41 (1995), pp. 153-163Published by: Centro de Estudios Literarios "Antonio Cornejo Polar"- CELACPStable URL: http://www.jstor.org/stable/4530801Accessed: 30-08-2015 02:48 UTC

    Your use of the JSTOR archive indicates your acceptance of the Terms & Conditions of Use, available at http://www.jstor.org/page/ info/about/policies/terms.jsp

    JSTOR is a not-for-profit service that helps scholars, researchers, and students discover, use, and build upon a wide range of content in a trusted digital archive. We use information technology and tools to increase productivity and facilitate new forms of scholarship. For more information about JSTOR, please contact support@jstor.org.

    This content downloaded from 187.233.51.218 on Sun, 30 Aug 2015 02:48:55 UTCAll use subject to JSTOR Terms and Conditions

  • REVISTA DE CRITICA LITERARIA LATINOAMERICANA Afio XXI, Ng 41. Lima-Berkeley, ler. semestre de 1995; pp. 153- 163.

    TESTIMONIO ORAL, MEMORIA Y VIOLENCIA EN EL DIARIO DE DIEGO PEREZ DE LUXAN:

    NUEVO MEXICO 1583

    Maureen Ahern The Ohio State UJniversity

    Con este ensayo quisiera contemplar el papel que desempefnan la memoria, el testimonio oral y la escritura en una relacion inedita en lengua espaniola que narra -aparentamente sin censura ni autoriza- ci6n oficial- la expedicion de Antonio de Espejo al territorio de Nuevo Mexico en 1582-83. La interaccion de estos tres elementos revela los intersticios entre testimonio oral y memoria, en la configuracion na- rrativa de la frontera del norte de la Nueva Espaiia.

    El 26 de octubre de 1583, el arzobispo de Nueva Espania, Don Pe- dro Moya y Contreras, escribio una carta a Felipe II para informarle sobre el "descubrimiento de Nuevo Mexico y otros asuntos":

    Estando escribiendo esta, me dieron essa relaci6n ciertos hombres que los dias passados vinieron del Nuevo Mexico, de que el conde de Coruha di6 noti: cia d V.M., que si es como dizen, se descubre por aquella parte otro Nuevo Mundo;1 (El 6nfasis es nuestro)

    Los informes a los que hacia referencia eran las relaciones oficiales del segundo ciclo de entradas a Nuevo Mexico emprendidas entre los anios 1581 y 1583. De la primera, realizada por Fray Agustfn Rodriguez y Francisco Chamuscado en 1581, da cuenta La relacion y conqudio del viaje y subseso... de Hernan Gallegos2. La segunda fue el informe oficial que remitio Antonio de Espejo en setiembre de 1583 a su regreso de la comitiva que dirigio al rescate de los tres misioneros franciscanos que habian quedado el anio anterior entre los Tiwas3. Durante un periodo de dos anios estos pequenios grupos de soldados y religiosos visitaron mas de sesenta comunidades indigenas. Subieron el valle del Rio Grande, llegando hacia el nordeste a Zuni, luego tornaron hacia el oeste, a las mesetas de los Hopis y finalmente hasta el Rio Verde en lo que es hoy el estado de Arizona. Tanto por la informacion que contienen estos dos documentos, como por su presentacion discursiva, pareciera al lector

    This content downloaded from 187.233.51.218 on Sun, 30 Aug 2015 02:48:55 UTCAll use subject to JSTOR Terms and Conditions

  • 154 MAUREEN AHERN

    que se hallaba aquel tan buscado "otro nuevo mundo", en tierra aden- tro. En contraste radical con los rigores de la frontera minera de Nueva Vizcaya -guerra, enfermedades y tribus nomadas- estos dis- cursos oficiales configuraron un espacio utopico en los limites del norte4. Para sus lectores, tanto como para el Virrey, el Rey y el Consejo de Indias, Espejo describio su gira por el norte como recorrido por un espacio ideal para la evangelizacion y el comercio donde, debido al exito de sus contactos pacificos con los pueblos indigenas, se resolverfan todos los problemas de un futuro asiento espanol5.

    Pero existia otra version de esta entrada de Espejo que seguia al pie de la letra la prescripcion de las Ordenanzas de 1573 que ordenaba que cada escribano "haga comentario y memoria por dias" de todos los sucesos6. Se trata del diario de campo que llevaba Diego Perez de Luxain, soldado y alguacil mayor de la comitiva, que conserva la relacion ma's detallada y precisa de la expedicion de Espejo. Mi estudio se basa en la copia del original que fue enviada a la Corte en 1602, la cual permanece aun inedita en lengua castellana en el Archivo Gene- ral de Indias en Sevilla7. En la actualidad la relacion de Luxain ha sido poco estudiada. Sin embargo, mi hipotesis de trabajo defiende que este texto sobre una expedicion marginal, generado desde la periferia del mundo colonial, arroja mucho mas luz sobre la problemaitica del con- tacto inicial entre indigenas y espanoles en el continente nortenlo que aquel discurso oficial y propagandistico que Antonio de Espejo envio a la Corona.

    Este ensayo propone examinar solo dos temas: primero, la entra- da espaniola a los pueblos de los Hopis y la forma como Luxain se vale del testimonio oral y la memoria de los interpretes indigenas para con- figurar su discurso, al evocar y relatar la presencia anterior de Coro- nado; y en segundo lugar, el cruento relato de la masacre perpetuada en el pueblo Tiwa de Puala por la misma comitiva de Espejo a su re- greso a Nueva Vizcaya.

    Luxan consign6 su informe en forma de apuntes precisos anotan- do, para cada jornada de la expedicion, la fecha, el nuimero de leguas andadas, los lugares alcanzados, los toponimos espafnoles que se les pusieron, los grupos linguiisticos y etnicos que encontraron, sus cos- tumbres sociales y ceremoniales y los nombres de sus caciques, tal como lo requerfan dichas Ordenanzas de 1573. Sin disimulo alguno Luxan apunta franca y abiertamente los nombres y apellidos, lugares y fechas de las cacerias de esclavos y los capitanes que los llevaban a cabo a lo largo de la zona que va desde el Rfo de los Conchos hasta el Rio Grande, con referencias explicitas a las cacerias en las que su hermano, Gaspar de Luxan, habia participado el anlo anterior. La aparente facilidad que muestra el narrador al registrar estos sucesos que aun en los mejores terminos rozaban la ilegalidad, respalda nues- tra hipotesis de que el diario de Luxan era un texto que no habia pasado por la censura oficial y que, de hecho, nunca fue destinado a los ojos de otros lectores, sino que lo conservaba para su propia informa-

    This content downloaded from 187.233.51.218 on Sun, 30 Aug 2015 02:48:55 UTCAll use subject to JSTOR Terms and Conditions

  • EL DIARIO DE DIEGO PEREZ DE LUXAN 155

    ci6n, como parte de una ganancia sobre el capital que el y su hermano habian invertido en busca de futuros filones de fortuna que prometian tan rica informacion sobre ese territorio desconocido8.

    Memoria de Coronadio

    Cuando la expedicion de Antonio de Espejo llego a la provincia de Zuni y sus seis pueblos en marzo del anio 1583, encontraron cruces en todos aquellos pueblos9.

    ...hallamos en todas los pueblos cruces muy bien hechas por que en esta tierra estubo Coronado, y en todo lo que descubri[eron] Fray Agustin y Fran- cisco Sanchez Xamuscado porque en todas partes nos digeron como abia es- tado alli. Aqui hallamos Yndios mexicanos y de los [sic] de guadalajara de los que trajo Coronado, con quien nos entendiamos, aunque hablaban tor- pemente, i aqui hallamos un libro i un cofrecillo viejo que dejo Coronado" (127V)10.

    Al representar la llegada de los espafnoles al pueblo Zuni de Hawikuh, Luxain intercala la historia que le han relatado los dos inter- pretes mexicanos originales de Guadalajara que hacia 40 anios habfan optado por quedarse entre los Zunis en vez de regresar con el ejercito de Francisco Vasquez y Coronado a Nueva Espania. "Supimos por los naguat[l]atos" Luxain escribe, que dos capitanes de la tropa de Coro- nado habian pasado dos anios en el pueblo de Zuni y que cuando Coro- nado supo que los Tiguas de Puala habian matado diez de sus caballos, volvio alli y sitio el pueblo, "y les dio tanta guerra que los que no morian a manos de espanoles... morian de hambre y de sed". (128R y 128V) De este modo, son las voces de los mexicanos Andres y Gaspar, acultura- dos a los Zunis, enemigos tradicionales de los Hopis, las que revelan el motivo de la muerte de los tres franciscanos que habian quedado en Puala el anio pasado.

    supimos por los naguat[l]atos que estubieron en este pueblo dos ahos dos capitanes de Coronado y que desde aqui yban a descubrir provincias y que estando Coronado en Puala de los martires donde mataron los frayles vino para el pueblo arriba dicho de Acoma y les dio guerra y despues se rrindio y alli le fueron nuebas de como los Tiguas que es la gente en Puala y su comar- ca auia muerto diez caballos de los que Coronado auia dexado en el con la gente de guarnicion i Coronado cuando lo supo se partio para Puala que son los Tiguas i los serco serca de un pueblo en una sierra redonda y les dio tanta guerra que los que no morian a manos de espanioles que los naturales llaman Castilla que ansi se llamaban los de Coronado morian de hambre y sed y asi Chamuscado y sus soldados no ygnoraron esto que todos lo supieron y no lo quisieron decir a razon de que se viniera a poblar la tierra y al fin se rindieron los de Puala y se le dieron a merced y tomo el servicio de Yndios y Yndias necesarios y bolbio a este pueblo (128R y 128V).

    Luxain utiliza la memoria de la invasion anterior de Coronado rela- tada mediante las voces mediatizadas de estos naguat[ilatos o inter- pretes aculturados a los Zuni, para incorporar el testimonio indigena s