TEOLOGÍA Y LITURGIA. 14. QUÉ ES CELEBRAR. PECULIARIDAD DE LA TEOLOGÍA LITÚRGICA Buscamos responder primero si existe alguna ciencia que nos ayude a entender.

Download TEOLOGÍA Y LITURGIA. 14. QUÉ ES CELEBRAR. PECULIARIDAD DE LA TEOLOGÍA LITÚRGICA Buscamos responder primero si existe alguna ciencia que nos ayude a entender.

Post on 22-Jan-2016

214 views

Category:

Documents

0 download

TRANSCRIPT

<ul><li><p>TEOLOGA Y LITURGIA</p></li><li><p>14. QU ES CELEBRAR. PECULIARIDAD DE LA TEOLOGA LITRGICABuscamos responder primero si existe alguna ciencia que nos ayude a entender lo que significa celebrar, para luego mostrar qu es lo peculiar de esa ciencia.</p><p>ES POSIBLE HABLAR DE TEOLOGA LITRGICA?Pareciera que los trminos liturgia y teologa son distintos; el primerocorresponde a la accin, el segundo al pensar, tratado deSin embargo, si teologa es reflexin sobre la fe y la Liturgia es la celebracin de la misma en cuanto que aconteceen el culto, entonces tambin es Teologa, Tratado de Dios en el nivel de la fe vivida a travs de Signos que ocultan y revelan la accin Misteriosa de Dios = Teologa Litrgica.</p></li><li><p>Adems, la Ratio fundamentalis institutionis sacerdotalis pide a los alumnos que aprendan a conocer en qu modo los misterios de la salvacin estn presentes y operantes en las acciones litrgicas; esto es hacer de la liturgia el pundo de partida de un modo nuevo de estudiarla, haciendo teologa.</p><p>2.- TEOLOGA PRIMERA Y TEOLOGA SEGUNDASe trata de dos modos de relacionar teologa y liturgia:La profesin experiencial de fe, la fides qua, el acto de fe que hace que la teologa se convierta en lugar litrgicoLa reflexin teolgica sobre la fe, fides quae creditur, objeto de fe, que hace que la liturgia se convierta en un lugar teolgico.</p><p>3.- UN ESTATUTO DE TEOLOGA LITRGICALa liturgia exige una comprensin teolgica, por ser portadora del dato de fe revelado2. La liturgia est llamada a dar su aporte a la teologa no slo como lugar teolgico sino como un modo de ser de la revelacin</p></li><li><p>3. Es lcito llamar teologa litrgica a la reflexin que deduce el contenido teolgico de la liturgia de la praxis celebrativa y que lo ilustra con esa misma praxis4. Ms all de sta, hay una teologa litrgica porque al hacer teologa plantea su propio tratado sobre Dios segn las categoras litrgicas que son: La sacramentalidad de la revelacin, En el Sacramento Cristo est la totalidad de la revelacin, La economa de la salvacin, La presencia del misterio de Cristo, Palabra de Dios en accin5. La teologa litrgica, constituida como teologa primera, no slo admite, sino que incluso postula una teologa segunda, que deber investigar cmo en el plano histrico cultual se va realizando el misterio de Cristo en el mundo y luego, traducir a un lenguaje cultural adecuado a los tiempos, lo que la liturgia expresa en su lenguaje simblico.</p></li><li><p>4.- TEOLOGA SIMBLICA DE LA LITURGIAEl hecho de que la liturgia celebre el misterio cristiano en su lenguaje simblico, indica que ella es un acontecimiento simblicamente expresado, en un doble nivel:Nivel antropolgico, poder indicador de los smbolos y Nivel teolgico, remite al poder comunicador de los mismos</p></li><li><p>La expresin simblica implica la conjuncin de algo visible y algo invisible; remite a otra realidad hacindola presente l mismo. Esto implica relacionalidad vicaria (el smbolo manifiesta visiblemente lo invisible). Por otro lado, la consistencia del smbolo implica la presencia de la realidad simbolizada de modo figurado pero real. La expresin sacramental: lo simblico es relativo a lo sacramental. La sacramentalidad es la mediacin en la cual se realiza y se contina el misterio pascual dando una profunda unidad entre rito y misterio. Los smbolos litrgicos son seales de la gracia y fuentes de la misma.</p></li><li><p>Veamos el fundamento cristolgico de la celebracin litrgica en su doble vertiente, como acontecimiento histrico de la salvacin y como rito festivo permanente. Hemos de valorar la unin profunda entre Cristo (no slo en el pasado) y la Iglesia (acento en su protagonismo actual)</p><p>1.- MISTERIO Y SACRAMENTO</p><p>Hemos visto que misterio fue traducido al latn como sacramento. En griego se utilizaba en sentido religioso y en plural, las solemnidades cultuales en que participaban los iniciados. En ellas el creyente experimentaba salvacin.En un segundo momento mysterion fue empleado por los filsofos dndole ahora un sentido esotrico, como fundamento doctrinal-esotrico, como fundamento trascendente del mundo 15. El misterio pascual de Jesucristo</p></li><li><p>En tercer lugar, en un contexto veterotestamentario, significa secreto escatolgico o anuncio misterioso de un acontecimiento futuro determinado por Dios (cf Dn)En cuarto lugar, en el NT los sinpticos la utilizan para significar realidades ocultas o acontecimientos histricos, cuya revelacin o cumplimiento depende de los designios de Dios. En cambio, Pablo da un sentido determinante: afirma que el misterio de Dios se manifest en Jess; por otro lado, lo refiere a la cruz de Cristo, anttesis radical entre sabidura de Dios y del mundo.Por tanto, segn San Pablo, el misterio de Dios es la accin salvfica de Dios Padre manifestada en Cristo y realizada en la plenitud de los tiempos. Se unen misterio y kerigma.En quiento lugar, en el sentido cristiano adquiere un sentido polivalente: Ignacio de Antioqua (misterios de encarnacin, virginidad de Ma., etc.); Clemente de A. y Orgenes (ritos cristianos simblico-bblicos), Tertuliano (sacramentum), siglo IV (sentido litrgico)</p></li><li><p>Por tanto, la sacramentalida cristiana es una categora, cuya realidad se legitima a partir de Jesucristo, puesto que se lleg a hablar de los misterios de la vida y muerte de Cristo y luego, de los misterios del culto cristiano.</p><p>2.- MISTERIO EN LA TEORA CASELIANASegn Odo Casel, el mundo pagano antiguo empez ya a ver en lo terrenal, entre sombras, el resplandor de la gloria celestial. Esta esperanza se cumpli en la encarnacin de Dios en Jess en quien el vocablo misterio recibe un sentido nuevo y profundo:Revelacin del eterno silencio de Dios en la carne de CristoCristo mismo es el misterio en persona, revelacin de la divinidadEn sentido cultual, el misterio de Cristo se actualiza plena, histrica y fundamentalmente en nosotros bajo formas figurativas y simblicasPor tanto, las acciones histricas de Cristo se presencializan hoy por la virtud sacramental</p></li><li><p>3. EL MISTERIO PASCUAL DE JESUCRISTO</p><p>La pascua de Cristo tiene diferentes significados bblicos: acontecimiento histrico de la pasin, muerte, resurreccin y ascensin, paso de este mundo al Padre, humillacin en cruz y exaltacin en la resurreccin. Aparte la diversidad etimolgica de pascua: pathein, padecer (Melitn de Sardes, s. II) y phase, paso (Orgenes), s IIIPor tanto, ha de entenderse en sus dos dimensiones: la humana de Knosis (muerte redentora) y la divina de exaltacin (resurreccin y ascensin)Tambin se puede entender desde una perspectiva de totalidad: en el MP de Cristo quedan comprendidos todos los misterios de su vida, como nico acontecimiento de salvacinDesde el punto de vista csmico la Pascua de Cristo es la recapitulacin de todo lo creado.Y escatolgicamente indica el sentido ltimo de nuestra muerte y de nuestra vida futura</p></li><li><p>4. EL MISTERIO PASCUAL Y LA LITURGIA</p><p>Tambin el misterio pascual se refiere a un rito en cuanto que la pascua contina y se perfecciona cada da en el culto. En los sacramentos Cristo realiza para nosotros su misterio pascual. Hemos de aclarar que en la liturgia celebramos su sentido amplio:Se celebra el plan eterno y amoroso de Dios de salvarnos del pecado y de la muerteSe celebran todos los acontecimientos histricos de Dios a favor de la salvacin de su puebloSe celebra ritualmente la memoria de la nueva alianza en Cristo</p><p>Por tanto, hemos de superar todo reduccionismo jurdico, esotrico o histrico del culto cristiano: es acontecimiento permanente de la historia de la salvacin.</p></li><li><p>Celebrar el misterio pascual nos obliga tambin a entrar en comunin con el sufrimiento del hombre y del mundo, evitando toda huida de la realidad. Es ms, el misterio pascual fundamenta y da eficacia a todo empeo liberadorAs el culto litrgico no es slo algo que nosotros tributamos a Dios sino, principalmente, algo que Dios nos regala a nosotros para su gloria y para nuestra liberacin.Por tanto, la celebracin litrgica no tiene otra finalidad que la de incorporarnos al misterio pascual de Cristo a travs de la fe y de los sacramentos de la fe.</p></li><li><p>EN ESPRITU Y EN VERDAD</p><p>No se trata de contraponer un culto ritual, externo y falso, al culto espiritual, interno y verdadero, ni de exclusin de la funcin ministerial y las mediaciones sagradas.Lo que Juan quiere indicarnos es que a Dios se le adora slo en el Espritu: para que el hombre sea capaz de tributar a Dios un culto en espritu y en verdad, ha de ser colmado por el Espritu de Dios (por el Bautismo); indica que el nuevo culto se realiza slo en comunin con Cristo, que el Espritu de Cristo nos constituye en comunidad litrgica, que la celebracin debe prolongarse en la vida, pues exige el fruto de vivir en el amor y en la verdad, cumpliendo la voluntad de Dios.16. Un culto en Espritu y en verdad</p></li><li><p>Por tanto, el culto nuevo nace de Jess muierto en la cruz y resucitado de entre los muertos y se celebra en la virtud del Espritu Santo, de manera que Jess al hacernos partcipes de su Espritu, nos capacita para ser celebrantes de la liturgia. No est contra el culto externo y visible sino contra el culto vaco</p><p>2. LA LITURGIA, ACCIN SACERDOTAL DE JESUCRISTOEn la liturgia, los signos sensibles significan y realizan la santificacin del hombre y as el Cuerpo Mstico de Jesucristo, cabeza y miembros, ejercen el culto pblico ntegro. Toda celebracin litrgica, por ser obra de Cristo sacerdote y de su Cuerpo que es la Iglesia, es accin sagrada por excelencia. Esto quiere decir que:Es accin sacerdotal de Cristo, personalmenteSu sacerdocio es sacramentalizado por el Espritu SantoCristo se hace presente en su ministroDe ah dos consecuencias: la liturgia nos ayuda a clarificar la identidad entre el Cristo de la historia y el Cristo de la fe; la celebracin cristolgica impide que la religin prevalezca sobre la fe</p></li><li><p>3. LA PRESENCIA DE CRISTO EN LA LITURGIA</p><p>Todo lo que el Hijo de Dios realiz y ense no lo conocemos solamente por la historia de sus acciones pasadas, sino que lo sentimos tambin por la eficacia de lo que l hace ahora en el presente (Len Magno) Es decir, todo lo que en Cristo fue visible, ha pasado ahora a ser rito sacramental. A Cristo lo encontramos ahora en los sacramentos.La SC 7 lo dice as: Para realizar una obra tan grande, Cristo est presente siempre en su iglesia, sobre todo en la accin litrgicaEl sentido de esta presencia es por el memorial histrico y escatolgico de la Pascua ya realizada en Cristo (el mismo evangelio es a la vez buena nueva y profeca de esperanza). La participacin activa y fructuosa en la liturgia implica disponernos para la lucha en este mundo de pecado y para el gozo de la vida futura, ya pregustado.Y todo esto, concentrado en la Eucarista pero no reducido a ella ni slo en la presencia real sino diversificada. </p></li><li><p>Hablamos siempre de una presencia personal de Cristo, no slo de los efectos de su obra.Por otro lado, hablamos tambin de la presencia de sus misterios, que continan en el culto litrgico, lo que exige de nuestra parte, acogida para entablar una relacin de amistad con l.Razn de todo esto: los actos de Cristo son tendricos y por tanto, trascienden el tiempo y el espacio comunicando salvacin.</p><p>4. PASCUA, EFUSIN DEL ESPRITU SANTO</p><p>La liturgia es pascual, se convierte en esperanza para nosotros, por la accin del Espritu Santo. Es as porqueLa Iglesia, desde pentecosts, no ha dejado de reunirse para celebrar en la virtud del Espritu Santo SC 6Nuestra misma unin con la Iglesia, es obra del mismo Espritu Santo; as celebramos juntos el culto cristiano por l (LG 50)Los presbteros actan in persona Christi por obra del Espritu Santo. Esto nos invita a valorar estos aspectos:</p></li><li><p>Pascua y PentecostsPentecosts complementa y culmina la pascua; la liturgia es a la vez culto pascual y pentecostal, presencia constante en el Espritu consolador, de Jess como Kirios. Es decir, la liturgia es epifana de la efusin y experiencia del Espritu, al celebrar el misterio pascual de Cristob) El carcter espiritual del cultoEl culto que Cristo ofrece al Padre es en su propio cuerpo y es un culto espiritual (muere obedeciendo; su nota es el amor, humildad de corazn). Tambin la escritura habla del culto espiritual de los cristianos, llamados a ofrecer sus cuerpos como hostia viva, santa, agradable a Dios, culto espiritual (Rm 12)c) El carcter carismtico del cultoLa presencia dinmica del Espritu en la liturgia no slo convierte al culto en la plegaria carismtica por excelencia, sino que sobre todo capacita a la iglesia con dones para actuar sacerdotalmente en ella. Tambin el Espritu libera al ministerio de toda concepcin mgica y manipulacin de la fe</p></li><li><p>5. LA CELEBRACIN PARA LA GLORIA DE DIOS PADRELa glorificacin de Dios por medio del culto es fruto de la experiencia salvadora del misterio pascual y de la transformacin de la propia vida. Ni el racionalista ni el distrado podrn alabar al Seor pues no se deleitan ni se extasan ante las maravillas de la obra de Dios a favor nuestro.La alabanza es una consecuencia coherente del misterio pascual, puesto que no podemos separar el sentido latrutico del sentido soteriolgico de la liturgia, ya que la glorificacin de Dios implica la salvacin del hombre.No hay qu pasar por alto que la gloria de Dios no significa olvidar al hombre, al contrario, a Dios se le honra desde la vida y muerte de Jesucristo y desde nuestra propia vida y muerte. La gloria de Dios es el hombre que vive por la gracia de ver a Dios, San Ireneo.</p></li><li><p>La liturgia se entiende como culto de Cristo y de la Iglesia. No podemos hablar de la presencia de Cristo sin la mediacin de la Iglesia. Una teologa de la liturgia presupone siempre una eclesiologa. Toda celebracin litrgica, por ser obra de Cristo sacerdote y de su Cuerpo, que es la Iglesia, es accin sagrada por excelencia, cuya eficacia, con el mismo ttulo y en el mismo grado, no lo iguala ninguna otra accin de la Iglesia SC 7</p><p>17. La liturgia en el misterio de la Iglesia</p></li><li><p>1.- LA IGLESIA, COMUNIDAD CULTUALTanto el AT como el NT describen al pueblo y a la Iglesia en trminos cultuales. El pueblo liberado se constituye en asamblea reunida en el Sina. En el NT, la Iglesia es llamada templo del Seor (1 Cor 3, 16-17). Cuando ofrece en la Eucarista el Cuerpo de Cristo, se ofrece a s misma, participando de la santidad de Jesucristo.</p></li><li><p>La iglesia, comunidad de culto, se manifiesta en la iglesia diocesana, las asambleas parroquiales y conventuales y otras comunidades presididas por un obispo, presbtero o dicono. La asamblea litrgica es vista desde su ser (comunin y sacramento) o desde su actuar (ministerios): </p><p>La asamblea, comunin y sacramento de la IglesiaLa asamblea manifiesta el ser mismo de la Iglesia, por esto hemos de ubicar en su lugar eventos como la Misa televisada, en cuanto el carcter sacramental de la iglesia. En el conjunto de smbolos y acontecimientos la asamblea aparece como signo y accin sacramental de la iglesia terrena y celeste. El culto es epifana de la Iglesia.</p></li><li><p>En el culto, la Iglesia peregrina manifiesta toda su riqueza sacramental: las tres dimensiones temporales (memoria, gracia actual y pregustacin de la espera), manifiesta y realiza la comunin de dones y carismas y manifiesta a la iglesia como comuni...</p></li></ul>

Recommended

View more >