patologÍa cardiovascular y .2015-01-09 · a la organización de este congreso le ha parecido...

Download PATOLOGÍA CARDIOVASCULAR Y .2015-01-09 · A la organización de este Congreso le ha parecido conveniente

Post on 02-Oct-2018

234 views

Category:

Documents

1 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • 35

    PATOLOGA CARDIOVASCULAR Y PALEOPATOLOGIA

    Guerrero sala, l.Especialista en Ciruga Cardiovascular. Fundacin Althaia, XAM. Manresa. Museo Diocesano y Comarcal de Solsona. 9658LGS@comb.es

    ResumenGeneralmente los estudios paleopatolgicos suelen realizarse a partir de restos seos, y en ocasiones, de momias o tejidos preservados bajo cualquier circunstancia. La patologa que podremos hallar estar condicionada por el tipo de muestra: el sistema cardiovascular deja menor nmero de improntas en el hueso que en los tejidos momificados. Por esta razn existen pocos hallazgos de esta etiologa en la literatura especializada, pero probablemente aumentar la casustica si buscamos las trazas de la patologa cardiovascular con un buen conocimiento de sta. No es lo mismo mirar que ver, y adems es muy difcil para un paleopatlogo actuar como un generalista.

    A la organizacin de este Congreso le ha parecido conveniente ofrecer un seminario sobre la patologa del sistema cardiovascular que pueda dar lugar a interesantes hallazgos y a nuevas publicaciones sobre un tema complejo. Pero para ello no slo es necesario el conocimiento de estas enfermedades y sndromes; tambin lo es realizar excavaciones minuciosas, cuidar los traslados de los materiales, realizar personalmente la limpieza de las muestras, estudiar los orificios, surcos e improntas vasculares, hacer estudios radiolgicos sistemticos aparejando y comparando los huesos con bilateralidad, y haciendo anlisis histopatolgicos complementarios.

    Para el presente trabajo he realizado una seleccin, a modo de resumen, de la mayora de procesos patolgicos cardiolgicos y vasculares que pueden hallarse en cuerpos antiguos o en esqueletos.

    AbstractGenerally speaking, paleopathological studies are usually conducted on the basis of bone remains, and occasionally of mummies or tissue preserved under any circumstance. The pathology that we may find will be conditioned by the type of sample: the cardiovascular system leaves a smaller number of impressions on bone than on mummified tissues. This is why there are few finds of this aetiology in the specialist literature, but the casuistry will probably rise if we look for the traces of the cardiovascular pathology with a good knowledge of it. Looking is not the same as seeing, and it is also very difficult for a paleopathologist to act as a general practitioner.

    The organisers of the congress have felt it to be of use to offer a seminar on the pathology of the cardiovascular system, which may lead to interesting findings and new publications on a complex subject. Yet for this, it is not simply a knowledge of these illnesses and syndromes that is necessary; it is also necessary to conduct meticulous excavations, care for the movement of the materials, personally clean the samples, study the vascular orifices, grooves and impressions, carry out systematic radiological studies preparing and comparing the bones with bilaterality, and analysing complementary histopathologies.

    For this piece, I have made a selection, in the form of a summary, of most of the cardiological and vascular pathological processes that can be found in old bodies and skeletons.

  • 36

    PATOLOGA CARDIOVASCULAR Y PALEOPATOLOGIA

    Introduccin

    En primer lugar deseo manifestar mi agradecimiento a los organizadores de este XV Congreso Nacional de Paleopatologa por haberme sugerido que desarrolle un Seminario-Taller sobre patologa cardiovascular, un tema nada habitual en las tribunas paleopatolgicas na-cionales y extranjeras.

    Los estudios sobre Paleopatologa humana suelen con-templar aquellas enfermedades que pueden ser indu-cidas o deducidas a partir de los huesos, y en menor proporcin, de las diagnosticadas sobre restos mo-mificados, criopreservados o conservados en algunos ambientes propicios como las turberas. La iconografa alegrica antigua, artstica o no, puede informar tam-bin acerca de la existencia de enfermedades.

    La Paleopatologa se ha centrado en nuestro medio en los estudios esquelticos, y especialmente en determi-nadas enfermedades, dejando de lado grupos nosolgi-cos de difcil diagnstico, con poca repercusin en la arquitectura sea y escasa prevalencia. Hoy por hoy no sabemos lo mismo sobre lesiones dentales, fracturas o artropatas degenerativas, que sobre enfermedades of-tlmicas, pulmonares, hepticas o renales, aunque stas no sean desconocidas en la literatura paleopatolgica.

    Es evidente que el corazn y los vasos no suelen pro-ducir numerosas lesiones seas, pero esto no significa que no puedan originarlas incluso en nuestra poca y civilizacin. Ignoramos qu pudo suceder en el pasa-do ms all de las fuentes documentales antiguas de la Historia de la Medicina. Las enfermedades cardio-vasculares pueden proporcionar elementos imperece-deros, bien sean calcificaciones o huesos patolgicos que podemos hallar entre restos humanos pretritos (Zimmerman, 1993).

    El conjunto de publicaciones actuales sobre Cardiologa se centran mucho en aspectos hemodinmicos, de diagnsti-co y de tratamiento, y en raras ocasiones localizamos citas acerca de los aspectos que vamos a tratar aqu y ahora. La Angiologa y Ciruga Vascular orienta la mayora de sus publicaciones al diagnstico y al tratamiento quirrgico, y nuestro tema es reiteradamente soslayado a excepcin de las frecuentes lesiones seas de los diabticos.

    La literatura paleopatolgica mundial cardaca y vascular es muy escasa y dispersa y resulta muy di-fcil agrupar este tipo de estudios, y an ms siste-matizarlos.

    Para estudiar las trazas de las enfermedades cardio-vasculares debemos analizar metdicamente todas las piezas de los esqueletos y buena parte de los tejidos de las momias, puesto que la vasculatura se distribuye por todos los sistemas y rganos de la economa.

    Los materiales a estudiar son los esqueletos, los cuer-pos y tejidos preservados, y las representaciones fi-gurativas.

    Para analizar la patologa cardiovascular en el pasado hay que tener un buen bagaje clnico en estas especiali-dades, y contextualizar siempre las lesiones por sexos, edades, enfatizando en su ubicacin, caractersticas lesionales, y diagnstico diferencial. Los estudios ico-nogrficos y anatomopatolgico son decisivos para el diagnstico de las distintas entidades (Runge, 2007).

    Nosotaxia cardiovascular

    Para racionalizar el estudio de las enfermedades car-diovasculares, es preciso clasificarlas de acuerdo a de-terminados criterios.

    Desde un punto de vista anatomofisiolgico, podemos dividir las noxas en cardacas, arteriales, venosas, lin-fticas. En ocasiones diagnosticamos cuadros mixtos, arteriovenosos, linfovenosos, y otros.

    Des de una perspectiva etiolgica, apelamos a la sis-temtica general, pudiendo ser congnitas, del desa-rrollo, inmunolgicas, inflamatorias, infecciosas y parasitarias, metablicas y carenciales, traumticas, degenerativas, tumorales y por agentes externos. Esta clasificacin comunmente aceptada no es de fcil apli-cacin a causa del desconocimiento de los mecanismos etiopatognicos y fisiopatolgicos de muchas enferme-dades; por ejemplo, en base a estos criterios la arterio-pata obliterante podra encuadrarse entre las inflama-torias y las degenerativas, y an no sabemos a ciencia cierta cmo se desencadena.

  • 37

    GUERRERO SALA, L.

    Otra dificultad con la que invariablemente tropezamos es la complicada sinonimia de muchas de estas entida-des y su evolucin, ya que la terminologa vara con los aos. Lo que para un autor puede ser una malforma-cin, para otro es una angiodisplasia e incluso un tumor vascular; un hemangioleiomiosarcoma, para otro es un leioangiosarcoma, e incluso un tercero puede utilizar un epnimo para designar la misma entidad; en algu-nos casos la sinonimia es conocida y en otros casos simplemente supuesta, y no existen tratados claros y exhaustivos hasta el momento.

    Para realizar diagnsticos cardiovasculares a partir de restos seos o momificados, es preciso tener un cierto bagaje de Anatoma, Fisiologa y Fisiopatologa, Histo-loga y Anatoma Patolgica, Microbiologa, Patologa Mdica y Quirrgica, Ciencia Forense y otras ciencias y conocimientos de diversas especialidades mdicas.

    Por todo ello, para no complicar mucho este resumen expositivo y hacer sistematizaciones de riesgo, nos centraremos en temas concretos, dejando para el futuro la clasificacin nosotxica de los hallazgos atribuibles a este tipo de patologa.

    Aproximacin a la patologa cardiovascular

    Patologa cardaca:

    La mayora de las enfermedades congnitas con shunt arteriovenoso suelen cursar con acropaquias y altera-ciones propias de la osteoartropatia pulmonar hipertr-fica, con aposicin de hueso subperistico, sobre todo en los huesos largos de los antebrazos y extremidades inferiores, metacarpianos, metatarsianos y falanges (Gatzoulis et al., 2003). Algunos sndromes congnitos que producen hipertrofia ventricular derecha abomban el esternn y pueden diagnosticarse en cuerpos momi-ficados de subaldultos, y tambin en el esqueleto en el caso improbable que la supervivencia alcance el mo-mento de unin del manubrio al cuerpo esternal. Tam-bin es posible hallar calcificaciones de un conducto arterioso persistente e incluso heterotaxia, un situs in-versus en uno de cada 10.000 individuos, o un situs ambiguus. La aranodactilia del sndrome de Marfan puede asociarse a la comunicacin interauricular, y el sndrome de Ehlers-Danlos puede hacerlo a la amplia-

    cin de las superficies articulares en las zonas de exten-sin, y a otras malformaciones. En la momia de Santa Rosa de Viterbo se ha descrito una malformacin car-daca y torcica, con hamartoma septal (DAnastasio et al., 1999).

    Algunas conectivopatas producen asociaciones sin-drmicas de cardiopatas y afectacin osteoarticular. La artritis reumatoide puede cursar con pericarditis y valvulopata artica o mitral, con calcificaciones y di-latacin de