p16 18politica olimpica

Download P16 18politica olimpica

Post on 07-Apr-2016

212 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Previa de los JJOO Londres 2012

TRANSCRIPT

  • SUEOS EN MARCHA

    Los Juegos Olmpicos de Londres 2012 fueron precedidos por un cruce entre los gobiernos argentinos y britnicos. Extrao? En su historia, las tensiones polticas cruzaron a

    menudo el mayor encuentro deportivo del mundo. POR CRISTIAN H. SAVIO

    ESPECIAL

    312 - Apertura pack.indd 22 25/07/2012 05:44:31 p.m.

  • 312 - Apertura pack.indd 23 25/07/2012 05:44:41 p.m.

  • 18Newsweek 25 de Julio, 2012

    a pelota empez a rodar en Londres, a la espera de la ceremonia inaugural del viernes. El inicio del tor-neo de ftbol femenino el mircoles 25 levant el te-ln deportivo de los Jue-gos, pero las destrezas atlticas no son las nicas

    que se manifiestan en una reunin olmpi-ca: aunque el Comit Olmpico Internacio-nal (COI) se esmere en disimularlas, las tensiones polticas han estado presente en sus eventos a lo largo de la historia.

    Estn esperando que hagamos cual-quier tontera, pero nosotros no mezcla-mos las cosas. En el acto oficial de despedida a la delegacin argentina, el pa-sado 26 de junio, la presidenta Cristina Fernndez de Kirchner no evadi la cues-tin. No necesitamos hacer ninguna cosa que entorpezca el deporte, nuestros dere-chos los defendemos en los foros que co-rresponden, dijo. La aclaracin tena una clara referencia: el controvertido spot pu-blicitario filmado en las Islas Malvinas en la que el Gobierno promocionaba la parti-cipacin en los Juegos Olmpicos tanto como reivindicaba la soberana sobre el ar-chipilago. Para competir en suelo ingls, entrenamos en suelo argentino, rezaba el video en el final. El gobierno britnico re-accion indignado, y tambin llegaron las crticas del Comit Olmpico Internacio-nal. Los Juegos Olmpicos no deben ser un foro para tratar temas polticos, y el COI lamenta cualquier uso de los Juegos para esos fines, seal la entidad.

    El forzado espritu de prescindencia poltica parece llevarse hasta las ltimas consecuencias. Hace 40 aos, el ataque de un grupo terrorista palestino en la Villa Olmpica termin con la vida de 11 miem-bros de la delegacin de Israel, en los Juegos de 1972. La tragedia, que Steven Spielberg retrat en su pelcula Munich, impuls al presidente de Estados Unidos Barack Oba-ma a sugerir realizar un minuto de silencio durante la ceremonia inaugural de este viernes. Creemos que el ambiente no es el adecuado para recordar un incidente tan trgico, rechaz Jacques Rogge, presidente del COI. Y asunto terminado. [Al menos el belga propici, s, el minuto de silencio este lunes 23 en la Villa Olmpica, un homenaje que no fue televisado en vivo y en directo para mil millones de personas.]

    La nacin que, tal vez, ms ha experi-mentado la estrecha relacin del deporte

    olmpico con la poltica es Alemania. A favor y en contra. Sin dudas la cita por an-tonomasia en este sentido fue Berln 36, los Juegos que permitieron a Adolf Hitler mostrar al mundo el esplendor de la Ale-mania nazi. En pleno desarrollo de su plan de exterminio a judos, Hitler fue tratado con absoluto beneplcito por las autoridades del COI, entidad que jams se arrepinti del apoyo expresado al rgimen nazi en aquella ocasin. Los alemanes parecan adorar a Hitler, record en va-rios reportajes Jeanette Campbell, que en 1936 se convirti en la primera mujer en-viada por la delegacin argentina a unos Juegos Olmpicos. Con 20 aos, rubia y de ojos azules, Campbell cautiv con su be-lleza aria a las autoridades del Tercer Reich. Tras quedar segunda en los 100 metros, la nadadora recibi la medalla de plata y piropos incmodos de parte de Jo-seph Goebbels, el ministro de Propaganda de Hitler. La fascinacin de los alemanes con su lder se manifest en el desfile de los deportistas locales frente al palco de Hitler, con el brazo extendido en el clsico saludo nazi. En cambio, otro brazo exten-dido sera condenado y castigado por el

    COI, cuando en 1968 los atletas negros John Carlos y Tommie Smith cerraron su puo en alto del Black Power en el podio de los 200 metros de los Juegos de Mxico. Eran tiempos de agitacin social en Esta-dos Unidos por los derechos de las mino-ras negras. El ao anterior, haba sido asesinado Martin Luther King. La sancin lleg de parte del presidente del COI, Avery Brundage, quien sin embargo haba avalado las manifestaciones nazis cuando fue presidente de la delegacin estado-unidense en Berln.

    Tambin un ao antes, pero en la sel-va boliviana, era asesinado Ernesto Che Guevara, cuya imagen fue explcitamente prohibida por el COI para Londres 2012. Ni Malvinas, ni el Che, ni el Black Power. Las sensibilidades polticas del COI pare-cen estar regidas por las consideraciones

    del establishment. Alemania sufri en varias ocasiones el

    desaire olmpico. No fue invitada a Amberes 1920, Pars 1924 ni Londres 1948, ediciones que castigaron su papel en dos Guerras Mundiales. Los dos grandes conflictos bli-cos del siglo XXI fueron los nicos aconteci-mientos que provocaron la suspensin de los Juegos, cuando al contrario, en la anti-gedad, la cita olmpica provocaba la sus-pensin de las batallas.

    La cara ms explcita de la manifesta-cin poltica es el boicot. Aunque el prime-ro fue en Melbourne 1956, los ms recordados y masivos- fueron los que, motorizados por EE. UU. y la URSS en el marco de la Guerra Fra, afectaron conse-cutivamente a Mosc 1980 y Los ngeles 1984. La dictadura militar a travs del Co-mit Olmpico argentino- se pleg al des-aire a los juegos moscovitas, a pesar de que por esos aos exportaba grandes cantida-des de granos a la Unin Sovitica, en opo-sicin al embargo internacional a la exportacin de granos promovido por Car-ter desde enero de 1980, como record el doctor en filosofa e historia del deporte Csar Torres en una nota en 11wsports.

    Aquella decisin dej sin chance olmpica a una generacin con aspiraciones genui-nas, como la seleccin de bsquet de Car-los Raffaelli, Eduardo Cadillac y Miguel Corti. Entre Montreal 1976 y Los ngeles 1984, perodo regido mayormente por la dictadura, se dio la nica sequa de meda-llas argentinas. Adems del boicot a Mos-c, hubo escasa o nula preocupacin estatal por el deporte. Otro gobierno mili-tar, la autoproclamada Revolucin Liberta-dora, conden el gesto con que Juan Domingo Pern premi a Delfo Cabrera tras ganar el oro en la maratn de Londres 1948: una casa en Sarand. Aquella fue la mejor actuacin argentina (7 medallas, 3 de oro) en la historia olmpica y 64 aos despus, en la misma ciudad y con mayor apoyo oficial, la delegacin nacional sale a las pistas con sus sueos a cuestas.

    ESPECIAL LONDRES 2012

    CON 20 AOS, RUBIA Y DE OJOS AZULES, LA NADADORA ARGENTINA JEANETTE CAMPBELL CAUTIV A LOS JERARCAS DEL TERCER REICH EN BERLIN 1936. Y RECIBI PIROPOS INCMODOS DE GOEBBELS. EL COI, ENTONCES, TRATABA CON BENEPLCITO A HITLER.

    L

    FOTO P

    GINA A

    NTERIOR: TELA

    M

    312 - Apertura pack.indd 24 25/07/2012 05:44:41 p.m.