Maiz Clima y Suelo Para Su Cultivo

Download Maiz Clima y Suelo Para Su Cultivo

Post on 07-Dec-2015

9 views

Category:

Documents

5 download

DESCRIPTION

Menciona el tipo de suelo, y el clima que debe de tener para cosecharlo.

TRANSCRIPT

Maiz clima y suelo para su cultivo

El maz es muy exigente en cuanto la fertilidad fsica del suelo. Esto que a menudo se olvida, puede ser en muchos casos el principal factor limitante de la produccin. Tambin son importantes varios aspectos relacionados con el clima.Entre las caractersticas fsicas del suelo, las ms importantes, desde el punto de vista del maz, son:Capacidad de retencin de agua,Aireacin yTemperatura.Capacidad de retencin de aguaLa capacidad de almacenamiento de agua del suelo es fundamental para asegurar un suministro continuo entre riegos. El maz es particularmente sensible a la falta de agua en el entorno de la floracin, desde 20-30 das antes hasta 10-15 das despus. En suelos con escasa profundidad, o pedregosos, la capacidad de almacenamiento se ve limitada y, cuando es posible, debe suplirse con mayor frecuencia de riegos. Lo ideal es mantener una alta disponibilidad de agua en el suelo, en trminos de potencial de agua del suelo (no debe superarse 1,5 atmsferas en el periodo de la floracin y algo ms en el resto del ciclo). Si el potencial hdrico es mayor (en trminos absolutos) comienza a mermar la produccin.En relacin con la disponibilidad de agua, el maz es muy sensible a la salinidad del suelo. Una concentracin salina, expresada como conductividad elctrica en extracto de pasta saturada, superior a 1,7 dS/m a 20 C comienza a afectar al cultivo, y con 3,8 dS/m la produccin desciende un 25%.AireacinEl maz es muy sensible a la asfixia radicular. No soporta los suelos apelmazados o con mal drenaje. Necesita un mnimo del 10% del volumen de suelo ocupado por aire. Tanto la aireacin del suelo como la circulacin de agua estn estrechamente ligadas a la estructura del suelo, que favorece la formacin y mantenimiento de la porosidad. Es esencial proteger la estructura frente a agresiones como el trnsito de maquinaria pesada en malas condiciones de humedad, el laboreo intenso o la elevada energa del agua aportada en riegos por aspersin.TemperaturaRespecto a la temperatura, el maz se muestra especialmente sensible durante la germinacin, nacencia e inicio de la vegetacin. Requiere un mnimo de 12 C de temperatura del suelo para la germinacin. Algunos sntomas de carencia en el inicio del cultivo estn originados por bajas temperaturas que impiden el desarrollo radicular. La temperatura del suelo puede, hasta cierto punto, modificarse mediante el manejo de los restos orgnicos en superficie y del riego.En resumen, es esencial el mantenimiento de la fertilidad fsica del suelo. Su deterioro puede causar limitaciones no siempre fciles de identificar y, a menudo, de muy lenta correccin.El maz tiene unas necesidades nutricionales por unidad de produccin similares a otros cereales, como el trigo o la cebada. Pero debido a sus producciones, habitualmente mucho ms altas, las cantidades de nutrientes demandadas por el maz, en trminos absolutos, son mucho ms elevadas.Existen diferentes referencias sobre las cantidades de nutrientes esenciales consumidos en mayor cantidad.EXIGENCIAS EDAFOCLIMTICAS

5.1. Exigencia de clima

El maz requiere una temperatura de 25 a 30C. Requiere bastante incidencia de luz solar y en aquellos climas hmedos su rendimiento es ms bajo. Para que se produzca la germinacin en la semilla la temperatura debe situarse entre los 15 a 20C El maz llega a soportar temperaturas mnimas de hasta 8C y a partir de los 30C pueden aparecer problemas serios debido a mala absorcin de nutrientes minerales y agua. Para la fructificacin se requieren temperaturas de 20 a 32C.

Pluviometra y riegosPluviometraLas aguas en forma de lluvia son muy necesarias en periodos de crecimiento en unos contenido de 40 a 65 cm.RiegosEl maz es un cultivo exigente en agua en el orden de unos 5 mm al da.Los riegos pueden realizarse por aspersin y a manta. El riego ms empleado ltimamente es el riego por aspersin.Las necesidades hdricas van variando a lo largo del cultivo y cuando las plantas comienzan a nacer se requiere menos cantidad de agua pero s mantener una humedad constante. En la fase del crecimiento vegetativo es cuando ms cantidad de agua se requiere y se recomienda dar un riego unos 10 a 15 das antes de la floracin.Durante la fase de floracin es el periodo ms crtico porque de ella va a depender el cuajado y la cantidad de produccin obtenida por lo que se aconsejan riegos que mantengan la humedad y permita una eficaz polinizacin y cuajado.Por ltimo, para el engrosamiento y maduracin de la mazorca se debe disminuir la cantidad de agua aplicada.Exigencias en suelo

El maz se adapta muy bien a todos tipos de suelo pero suelos con pH entre 6 a 7 son a los que mejor se adaptan. Tambin requieren suelos profundos, ricos en materia orgnica, con buena circulacin del drenaje para no producir encharques que originen asfixia radicular.LABORES CULTURARESPreparacin del terreno.La preparacin del terreno es el paso previo a la siembra. Se recomienda efectuar una labor de arado al terreno con grada para que el terreno quede suelto y sea capaz de tener ciertas capacidad de captacin de agua sin encharcamientos. Se pretende que el terreno quede esponjoso sobre todo la capa superficial donde se va a producir la siembra.Tambin se efectan labores con arado de vertedera con una profundidad de labor de 30 a 40 cm. En las operaciones de labrado los terrenos deben quedar limpios de restos de plantas (rastrojos).Antes de efectuar la siembra se seleccionan aquellas semillas resistentes a enfermedades, virosis y plagas.Se efecta la siembra cuando la temperatura del suelo alcance un valor de 12C. Se siembra a una profundidad de 5cm. La siembra se puede realizar a golpes, en llano o a surcos. La separacin de las lneas de 0.8 a 1 m y la separacin entre los golpes de 20 a 25 cm. La siembra se realiza por el mes de abril.Fertilizacin.El maz necesita para su desarrollo unas ciertas cantidades de elementos minerales. Las carencias en la planta se manifiestan cuando algn nutriente mineral est en defecto o exceso.Se recomienda un abonado de suelo rico en P y K . En cantidades de 0.3 kg de P en 100 Kg de abonado. Tambin un aporte de nitrgeno N en mayor cantidad sobre todo en poca de crecimiento vegetativo.El abonado se efecta normalmente segn las caractersticas de la zona de plantacin, por lo que no se sigue un abonado riguroso en todas las zonas por igual. No obstante se aplica un abonado muy flojo en la primera poca de desarrollo de la planta hasta que la planta tenga un nmero de hojas de 6 a 8.A partir de esta cantidad de hojas se recomienda un abonado de:N : 82% ( abonado nitrogenado ).P2O5 : 70% (abonado fosforado ).K2O: 92% ( abonado en potasa )Durante la formacin del grano de la mazorca los abonados deben de ser mnimos.Se deben de realizar para el cultivo de maz un abonado de fondo en cantidades de 825Kg/ha durante las labores de cultivo.Los abonados de cobertera son aquellos que se realizan cuando aparecen las primeras hojas de la planta y los ms utilizados son:Nitrato amnico de calcio. 500 kg/haUrea. 295kg/haSolucin nitrogenada. 525kg/ha.Es importante realizar un abonado ajustndose a las necesidades presentadas por la planta de una forma controlada e inteligente.Nitrgeno (N): La cantidad de nitrgeno a aplicar depende de las necesidades de produccin que se deseen alcanzar as como el tipo de textura del suelo. La cantidad aplicad va desde 20 a 30 Kg de N por ha.Un dficit de N puede afectar a la calidad del cultivo. Los sntomas se ven ms reflejados en aquellos rganos fotosintticos, las hojas, que aparecen con coloraciones amarillentas sobre los pices y se van extendiendo a lo largo de todo el nervio. Las mazorcas aparecen sin granos en las puntas.Fsforo (P): Sus dosis dependen igualmente del tipo de suelo presente ya sea rojo, amarillo o suelos negros. El fsforo da vigor a las races.Su dficit afecta a la fecundacin y el grano no se desarrolla bien.Potasio (K): Debe aplicarse en una cantidad superior a 80-100 ppm en caso de suelos arenosos y para suelos arcillosos las dosis son ms elevadas de 135-160 ppm. La deficiencia de potasio hace a la planta muy sensible a ataques de hongos y su porte es dbil, ya que la raz se ve muy afectada. Las mazorcas no granan en las puntas.Otros elementos: boro (B), magnesio (Mg), azufre (S), Molibdeno (Mo) y cinc (Zn) . Son nutrientes que pueden a parecer en forma deficiente o en exceso en la planta.Las carencias del boro aparecen muy marcadas en las mazorcas con inexistencia de granos en algunas partes de ella.

Consecuencias que sufren los agricultores y poblacin en general si en la poca de invierno llueve poco y se pierde la cosecha de maz.La sequa en El Salvador se ha convertido en uno de los temas de la agenda pblica con una mayor presencia en los medios. El estado de emergencia hdrica en ms de 90 comunas de todo el pas nos lleva a reflexionar sobre que es la sequa, cules son sus consecuencias y de qu manera podra evitarse sus consecuenciasEn trminos generales, cuando nos referimos a la sequa, la vinculamos con una situacin temporal en la que la cantidad de agua, bsicamente las lluvias, es menor a la esperada.

Los primeros en sentirse afectados por la falta de agua son los cultivos y los animales. Si no llueve, la situacin tiende a agravarse y la sequa comienza a sentirse en la produccin industrial y en el uso domstico. A ese fenmeno se lo suele llamar escasez de agua.

Tranques y lagos sin agua son algunos de los sntomas de la gran sequa que atraviesa Chile.Lamentablemente y como consecuencia del cambio climtico las sequas se dan con mayor frecuencia en distintas partes del mundo, y Chile no est exento a esta realidad.Cuando las sequas se mantienen por un tiempo mayor al habitual sus resultados son muy graves:- Afecta a las economas regionales: Los pequeos productores agrcolas y ganaderos se ven afectados por la falta de agua. La sequa trae consigo consecuencias econmicas nefastas, al punto que muchos optan por vender sus tierras e instalarse en las ciudades cercanas.Suben los precios del producto.