los fundamentos del positivismo y el surgimiento de la sociología

Download Los Fundamentos Del Positivismo Y El Surgimiento de La Sociología

Post on 05-Dec-2015

25 views

Category:

Documents

8 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Los Fundamentos Del Positivismo Y El Surgimiento de La Sociología.asdasdasdasdasdasd0asdasdasdasdsadasd0asdasdasdasdsadasa0

TRANSCRIPT

  • 2. Los fundamentos del positivismo y el surgimiento de la sociologa

    1. Filosofa negativa y filosofa positiva

    En la dcada que sigui a la muerte de Hegel, el pen-samiento europeo entr en una era de positivismo. Este positivismo se anunciaba a s mismo como el siste-ma de la filosofa positiva, y asuma una forma muy di-ferente que la del positivismo posterior. Los Cours de pho'iophte positive, de Comte, fueron publicados entre 1830 y 1842, la Filosofa positiva del Estado, de Stahl, entre 1830 y 1837, y en 1841 Schelling inicia en Berln las conferencias sobre la Filosofa positiva, que haba comenzado a elaborar en 1827.

    Aunque no cabe poner en duda la contribucin de Comte al positivismo (el mismo Comte deriv el mtodo positivo de los fundamentos de la filosofa positiva), puede parecer exagerado el relacionar la filosofa positiva de Schelling y de Stahl con este movimiento. No era Schelling un exponente de la metafsica en su forma ms trascendente y no expuso Stahl una teora religiosa del E"stado^ Es cierto que Stahl est reconocido como un

    315

  • 316 11 M Mirgimientii tic la i (.HM l.l MH.UII

    representcintc del positivismo f i la filosofa del derecho pero rquc tenia que \cr con el positivismo la tilostifia de la mitologa \ la revelacin de Schelling. que proporciono algunos eonceptos bsicos a la doctrina de StahP

    Encontramos, sin embargo, en la Plvlosoplvc Jet Ot U''harii^. de Schelling, la opinin de que la metafsica tradicional, por ocuparse solo de la nocion de las cosas y de su pura esencia, era incapaz de llegar a su existencia efectiva v. por lo tanto, no poda proporcionar un co-nocimiento real Por el contrario, la filosofa de Schelling tiende hacia lo verdaderamente actual y subsistente, y por lo tanto, se declara posit'va. Schelling plantea la pre-gunta de si la metafsica racionalista no es una filosofa puramente negativa y de si, siguiendo la destruccin kantiana de esta metafsica, la positiva' no debera or-ganizarse libre e independientemente de la anterior, en una ciencia propia '. Adems, en 1827, al concluir sus conferencias sobre la historia de la filosofa moderna, Schelling se dedic a justificar el nfasis que los filsofos britnicos y franceses ponan en la experiencia y defen-di este impirismo en contra de sus opositores alemanes. Lleg hasta declarar que si slo tuvisemos una opcin entre el empirismo y el apriorismo opresivo (Denknot-wen dtgkeiten) del racionalismo extremo, ningn espritu libre vacilara en decidirse por el empirismo ^ Concluye declarando que la gran tarea de la filosofa alemana sera la de superar la metafsica apriorstica a travs de un sistema positivo, que transformara finalmente la filo-sofa en una verdadera ciencia de la experiencia.

    En sus aspectos fundamentales, la filosofa positiva de Schelling difiere, ciertamente, mucho de la de Comte. Lo positivo para Comte son los hechos de la observacin, mientras que Schelling subraya que la experiencia no est limitada a los hechos que se dan en los sentidos in-ternos o externos. Comte se orienta hacia la ciencia fsica y las leyes necesarias que gobiernan toda la realidad, mientras que Schelling intenta desarrollar una filosofa de la libertad y sostiene que la actividad creadora libre es el objeto supremo de la experiencia. No obstante, pese

  • 2 Los tundamentos del px)>itivismo y la sociologa 317

    a estas diferencias esenciales, existe en ambas hlosofas una tendencia comn a oponerse al dominio del aprioris-mo y a restaurar la autoridad de la experiencia .^

    Como mejor puede entenderse esta tendencia comn es considerando contra qu se diriga esta nueva filosofa positiva. La filosofa positivista fue una reaccin cons-ciente contra las tendencias crticas y destructivas del racionalismo francs y alemn, reaccin que fue particu-larmente agria en Alemania. Debido a sus tendencias cr-ticas, el sistema hegeliano fue designado como una filo-sofa negativa. Sus contemporneos reconocan que los principios que Hegel enunciaba en su filosofa lo condu-can a criticar todo lo que hasta ahora haba sido con-siderado como la verdad objetiva ''. Su filosofa nega-ba, es decir, repudiaba cualquier realidad irracional o no-razonable. La reaccin vea un reto al orden existente en el intento hegeliano de medir la realidad de acuerdo con las normas de la razn autnoma. La filosofa nega-tiva, se afirmaba, tiende hacia las potencialidades de las cosas, pero es incapaz de conocer su realidad. Se detiene en seco en sus formas lgicas y no alcanza nunca su contenido efectivo, el cual no puede deducirse de estas formas. Como resultado de ello, afirmaba la crtica de Hegel, la filosofa negativa no puede ni explicar ni jus-tificar las cosas tal como son. Esto condujo a la objecin ms fundamental de todas, a saber, que la filosofa nega-tiva, debido a su contextura conceptual, niega las cosas tal como son. Los hechos que configuran el estado de cosas existentes, cuando se contemplan a la luz de la razn, se convierten en negativos, limitados, transitorios; se convierten en formas perecederas dentro de un pro-ceso comprensivo que va ms all de ellos. La dialctica hegeliana era considerada como el prototipo de todas las negaciones destructivas de lo dado, pues en ella toda forma inmediatamente daba paso a su opuesto y slo alcanza su verdadero contenido al hacer esto. Este tipo de filosofa, decan los crticos, niega a lo dado la digni-dad de lo real; contiene el principio de la revolucin (deca Stahl). La afirmacin hegeliana de que lo real es

  • 518 II El surgimiento de la teora social

    racional era comprendida en el sentido de que slo lo racional es real.

    La filosofa positiva efectu su contraataque a la cr-tica racionalista en dos frentes. Comte luch contra la forma francesa de filosofa negativa, contra la herencia de Descartes v de la Ilustracin. En Alemania, la lucha estaba dirigida contra el sistema de Hegel. Schelling re-cibi, de Federico Guillermo IV, la misin expresa de destruir la semilla de dragn del hegelianismo, mien-tras que Stahl, otro antihegeliano, se convirti en el fi-lsofo oficial de la monarqua prusiana en 1840. Los lderes polticos alemanes reconocan claramente que la filosofa de Hegel, lejos de justificar el Estado en la configuracin concreta que haba tomado, encerraba ms bien un instrumento para su destruccin. En medio de esta situacin, la filosofa positiva se presentaba como el salvador ideolgico apropiado.

    La historia del pensamiento posthegeliano se caracte-riza por esta doble acometida de la filosofa positiva, que acabamos de resumir'. Se daba por sentado que la filo-sofa positiva haba de superar enteramente a la filosofa negativa, es decir, que eliminara toda subordinacin de la realidad a la razn trascendental. Adems, haba de ensear a los hombres a considerar y estudiar los fen-menos de su mundo como objetos neutrales, gobernados por leyes universalmente vlidas. Esta tendencia se hizo particularmente importante en la filosofa social y poltica. Hegel haba considerado al Estado y a la sociedad como la obra histrica del hombre, y los interpretaba bajo el aspecto de la libertad; por el contrario, la filosofa posi-tiva estudiaba las realidades sociales segn el modelo de la naturaleza y bajo el aspecto de la necesidad objetiva. Deba preservarse la independencia de los hechos y el razonamiento deba estar orientado a una aceptacin de lo dado. En esta forma, la filosofa positiva se esforzaba por contrarrestar el proceso crtico que encerraba la ne-gacin filosfica de lo dado, y por reintegrar a los he-chos la dignidad de lo positivo.

    Es en este punto donde se hace evidente la conexin

  • 2 Los fundamentos del pos'tivismo y la sociologa 319

    entre la filosofa positiva y el positivismo (en el mentido moderno del trmino). Su rasgo comn, dejando de lado su lucha conjunta contra el apriorismo metafsico, es la orientacin del pensamiento hacia ios hechos y la exal-tacin de la experiencia como conocimiento supremo.

    El mtodo positivista destruy, ciertamente, muchas ilusiones teolgicas y metafsicas y promovi el avance del pensamiento libre, especialmente en las ciencias natu-rales. El ataque positivista a la filosofa trascendental se vio reforzado por los grandes progresos de estas ciencias en la primera mitad del siglo pasado. Bajo el impacto de las nuevas condiciones cientficas, el positivismo poda declararse, tal como lo afirmaba Comte, como la integra-cin filosfica del conocimiento humano; la integracin habra de llevarse a cabo mediante la aplicacin universal del mtodo cientfico y mediante la exclusin de todos los objetivos que no pudiesen ser, finalmente, verificados en la observacin.

    La oposicin positivista al principio de que los hechos de la experiencia tienen que justificarse ante el tribunal de la razn, impeda, sin embargo, una interpretacin de estos datos en trminos de una crtica comprensiva de lo dado. Dicha crtica no tena ya cabida en la ciencia. En ltima instancia, la filosofa positiva facilit la capi-tulacin del pensamiento ante todo lo que existe y ma-nifiesta el poder de persistir en la experiencia. Comte declara explcitamente que el trmino positivo, con el cual designaba su filosofa, implicaba una educacin del hombre, para que tomase una actitud positiva respecto al estado de cosas existente. La filosofa positiva "habra de afirmar el orden existente en contra de los que soste-nan la necesidad de negarlo. Veremos cmo Comte y Stahl subrayan enfticamente esta implicacin de su obra. El objetivo poltico, as expresado, vincula a la filosofa positiva con las doctrinas de la contrarrevolucin francesa; Comte estaba influido por De Maistre, Stahl por Burke.

    La moderna teora social recibi su mayor impulso, durante el siglo xix, del positivismo. La sociologa tuvo

  • 20 11 L! vuigiinK-iito de la leona -ooj '

    su origen en este positivismo v, a travs de su inlluencia se desarroll como una ciencia em