lorca romance gitano

Download Lorca Romance Gitano

Post on 24-Jun-2015

562 views

Category:

Education

4 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • 1. Bibliotecas Rurales ArgentinasRomancero GitanoFederico Garca Lorca1. Romance de la luna, lunaLa luna vino a la fraguacon su polizn de nardos.El nio la mira, mira.El nio la est mirando.En el aire conmovidomueve la luna sus brazosy ensea, lbrica y pura,sus senos de duro estao.Huye luna, luna, luna.Si vinieran los gitanos,haran con tu corazncollares y anillos blancos.Nio, djame que baile.Cuando vengan los gitanos,te encontrarn sobre el yunquecon los ojillos cerrados.Huye, luna, luna, luna,que ya siento los caballos.Nio, djame, no pisesmi blancor almidonadoEl jinete se acercabatocando el tambor del llano.Dentro de la fragua el niotiene los ojos cerrados.Por el olivar venan,bronce y sueo, los gitanos.Las cabezas levantadasy los ojos entornados.Cmo canta la zumaya,ay, cmo canta en el rbol!Por el cielo va la lunacon un nio de la mano.Dentro de la fragua lloran,dando gritos, los gitanos.El aire la vela, vela.1

2. El aire la est velando.2. Preciosa y el aireA Dmaso AlonsoSu luna de pergaminoPreciosa tocando vienepor un anfibio senderode cristales y laureles.El silencio sin estrellas,huyendo del sonsonete,cae donde el mar bate y cantasu noche llena de peces.En los picos de la sierralos carabineros duermenguardando las blancas torresdonde viven los ingleses.Y los gitanos del agualevantan por distraerse,glorietas de caracolas yramas de pino verde.Su luna de pergaminoPreciosa tocando viene.Al verla se ha levantadoel viento que nunca duerme.San Cristobaln desnudo,lleno de lenguas celestes,mira a la nia tocandouna dulce gaita ausente.Nia, deja que levantetu vestido para verte.Abre en mis dedos antiguosla rosa azul de tu vientre.Preciosa tira el panderoy corre sin detenerse.El viento-hombrn la persiguecon una espada caliente.Frunce su rumor el mar.Los olivos palidecen.Cantan las flautas de umbray el liso gong de la nieve.Preciosa, corre, Preciosa,2 3. que te coge el viento verde!Preciosa, corre, Preciosa!Mralo por donde viene!Stiro de estrellas bajascon sus lenguas relucientes.Preciosa, llena de miedo,entra en la casa que tiene,ms arriba de los pinos,el cnsul de los ingleses.Asustados por los gritostres carabineros vienen,sus negras capas ceidasy los gorros en las sienes.El ingls da a la gitanaun vaso de tibia leche,y una copa de ginebraque Preciosa no se bebe.Y mientras cuenta, llorando,su aventura a aquella gente,en las tejas de pizarra elviento, furioso, muerde.3. ReyertaA Rafael MndezEn la mitad del barrancolas navajas de Albacetebellas de sangre contraria,relucen como los peces.Una dura luz de naiperecorta en el agrio verdecaballos enfurecidosy perfiles de jinetes.En la copa de un olivolloran dos viejas mujeres.El toro de la reyertase sube por las paredes.ngeles negros traanpauelos y agua de nieve.ngeles con grandes alasde navajas de Albacete.Juan Antonio el de Montillarueda muerto la pendiente,su cuerpo lleno de lirios 3 4. y una granada en las sienes.Ahora monta cruz de fuego,carretera de la muerte.El juez, con guardia civil,por los olivares viene.Sangre resbalada gimemuda cancin de serpiente.Seores guardias civiles: aqupas lo de siempre.Han muerto cuatro romanosy cinco cartagineses.La tarde loca de higuerasy de rumores calientescae desmayada en los muslosheridos de los jinetes.Y ngeles negros volabanpor el aire del poniente.ngeles de largas trenzasy corazones de aceite.4. Romance sonmbuloA Gloria Giner y Fernando de los RosVerde que te quiero verde.Verde viento. Verdes ramas.El barco sobre la mary el caballo en la montaa.Con la sombra en la cinturaella suea en su baranda,verde carne, pelo verde,con ojos de fra plata.Verde que te quiero verde.Bajo la luna gitana,las cosas la estn mirandoy ella no puede mirarlas.Verde que te quiero verde.Grandes estrellas de escarcha,vienen con el pez de sombraque abre el camino del alba.La higuera frota su vientocon la lija de sus ramas,4 5. y el monte, gato garduo,eriza sus pitas agrias.Pero quin vendr? Y por dnde...?Ella sigue en su baranda,verde carne, pelo verde,soando en la mar amarga.Compadre, quiero cambiarmi caballo por su casa,mi montura por su espejo,mi cuchillo por su manta.Compadre, vengo sangrando,desde los puertos de Cabra.Si yo pudiera, mocito,ese trato se cerraba.Pero yo ya no soy yo,ni mi casa es ya mi casa.Compadre, quiero morirdecentemente en mi cama.De acero, si puede ser, conlas sbanas de holanda.No ves la herida que tengodesde el pecho a la garganta?Trescientas rosas morenaslleva tu pechera blanca.Tu sangre rezuma y huelealrededor de tu faja.Pero yo ya no soy yo,ni mi casa es ya mi casa.Dejadme subir al menoshasta las altas barandas,dejadme subir!, dejadmehasta las verdes barandas.Barandales de la luna pordonde retumba el agua.Ya suben los dos compadreshacia las altas barandas.Dejando un rastro de sangre.Dejando un rastro de lgrimas.Temblaban en los tejadosfarolillos de hojalata.Mil panderos de cristal,heran la madrugada.Verde que te quiero verde,verde viento, verdes ramas.Los dos compadres subieron.El largo viento, dejaba 5 6. en la boca un raro gustode hiel, de menta y de albahaca.Compadre! Dnde est, dime?Dnde est tu nia amarga?Cuntas veces te esper!Cuntas veces te esperaracara fresca, negro pelo,en esta verde baranda!Sobre el rostro del aljibese meca la gitana.Verde cama, pelo verde,con ojos de fra plata.Un carmbano de lunala sostiene sobre el agua.La noche se puso ntimacomo una pequea plaza.Guardias civiles borrachosen la puerta golpeaban.Verde que te quiero verde.Verde viento. Verdes ramas.El barco sobre la mar.Y el caballo en la montana.5. La monja gitanaA Jos Moreno VillaSilencio de cal y mirto.Malvas en las hierbas finas.La monja borda alhelessobre una tela pajiza.Vuelan en la araa gris,siete pjaros del prisma.La iglesia grue a lo lejoscomo un oso panza arriba.Qu bien borda ! Con qu gracia!Sobre la tela pajiza,ella quisiera bordarflores de su fantasa.Qu girasol! Qu magnoliade lentejuelas y cintas!Qu azafranes y qu lunas,en el mantel de la misa!Cinco toronjas se endulzanen la cercana cocina.Las cinco llagas de Cristocortadas en Almera.Por los ojos de la monja 6 7. galopan dos caballistas.Un rumor ltimo y sordole despega la camisa,y al mirar nubes y montesen las yertas lejanas,se quiebra su coraznde azcar y yerbaluisa.Oh!, qu llanura empinadacon veinte soles arriba.Qu ros puestos de pievislumbra su fantasa!Pero sigue con sus flores,mientras que de pie, en la brisa,la luz juega el ajedrezalto de la celosa.6. La casada infielA Lydia Cabrera y a su negritaY que yo me la lleve al rocreyendo que era mozuela,pero tena marido.Fue la noche de Santiagoy casi por compromiso.Se apagaron los farolesy se encendieron los grillos.En las ltimas esquinastoqu sus pechos dormidos,y se me abrieron de prontocomo ramos de jacintos.El almidn de su enagua mesonaba en el odo,como una pieza de sedarasgada por diez cuchillosSin luz de plata en sus copaslos rboles han crecido,y un horizonte de perrosladra muy lejos del ro.Pasadas las zarzamoras,los juncos y los espinos,bajo su mata de pelohice un hoyo sobre el limo.Yo me quit la corbata.Ella se quit el vestido.Yo el cinturn con revlverElla sus cuatro corpios.Ni nardos ni caracolas7 8. tienen el cutis tan fino,ni los cristales con lunarelumbran con ese brillo.Sus muslos se me escapabancomo peces sorprendidos,la mitad llenos de lumbre,la mitad llenos de fro.Aquella noche correl mejor de los caminos,montado en potra de ncarsin bridas y sin estribos.No quiero decir, por hombre,las cosas que ella me dijo.La luz del entendimientome hace ser muy comedido.Sucia de besos y arena,yo me la lleve del ro.Con el aire se batan lasespadas de los lirios.Me port como quien soy.Como un gitano legtimo.La regal un costurerogrande de raso pajizo,y no quise enamorarmeporque teniendo maridome dijo que era mozuelacuando la llevaba al ro.7. Romance de la pena negraA Jos Navarro PardoLas piquetas de los galloscavan buscando la aurora,cuando por el monte oscurobaja Soledad Montoya.Cobre amarillo, su carne,huele a caballo y a sombra.Yunques ahumados sus pechos,gimen canciones redondas.Soledad, por quin preguntassin compaa y a estas horas?Pregunte por quien pregunte,dime: a ti qu se te importa?Vengo a buscar lo que busco,mi alegra y mi persona.Soledad de mis pesares,caballo que se desboca,al fin encuentra la mar 8 9. y se lo tragan las olas.No me recuerdes el mar,que la pena negra, brotaen las sierras de aceitunabajo el rumor de las hojas.Soledad, qu pena tienes!Qu pena tan lastimosa!Lloras zumo de limnagrio de espera y de boca.Qu pena tan grande! Corromi casa como una loca,mis dos trenzas por el suelo,de la cocina a la alcoba.Qu pena! Me estoy poniendode azabache, cama y ropa.Ay mis camisas de hilo!Ay mis muslos de amapola!Soledad: lava tu cuerpocon agua de las alondras,y deja tu coraznen paz, Soledad Montoya.Por abajo canta el ro:volante de cielo y hojas.Con flores de calabaza,la nueva luz se corona.Oh pena de los gitanos!Pena limpia y siempre sola.Oh pena de cauce ocultoy madrugada remota!8. San Miguel(Granada)A Diego Buigas de DalmauSe ven desde las barandas,por el monte, monte, monte,mulos y sombras de muloscargados de girasoles.Sus ojos en las umbrasse empaan de inmensa noche.En los recodos del airecruje la aurora salobre.Un cielo de mulos blancoscierra sus ojos de azogue9 10. dando a la quieta penumbraun final de corazones.Y el agua se pone frapara que nadie la toque.Agua loca y descubiertapor el monte, monte, monte.San Miguel lleno de encajesen la alcoba de su torre,ensea sus bellos muslosceidos por los faroles.Arcngel domesticadoen el gesto de las doce,finge una clera dulcede plumas y ruiseores.San Miguel canta en los vidrios;efebo de tres mil noches,fragante de agua coloniay lejano de las flores.El mar baila por la playa,un poema de balcones.Las villas de la lunapierden juncos, ganan voces.Vienen manolas comiendosemillas de girasoles,los culos grandes y ocultoscomo planetas de cobre.Vienen altos caballerosy damas de triste porte,morenas por la nostalgiade un ayer de ruiseores.Y el obispo de Manila,cieg

Recommended

View more >